Vous êtes sur la page 1sur 18

*******************************************************************************

SNQDOT EXP 2986 10 DEPASE 217001 10


"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PROV. PASE A RESOLUCION"
10/08/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 10 de Agosto de 2010.-
Al estado de autos, PASE A RESOLUCION DEL TRIBUNAL.-
gs

ANTONIO GUILLERMO LABATE


Presidente

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DECGEN 214907 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"NOTA"
28/06/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
Nota: de dejas constancia que en el día de la fecha se cumplió con el desglose orden
ado por Resolución Interlocutoria Nº17 dictada el 18/05/10.-
SECRETARIA, 28 de Junio de 2010.-
gs

Dra. CECILIA PAMPHILE


S
ecretaria

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DECGEN 214906 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"COSTILLA DESGLOSE"
28/06/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
CORRESPONDE al desglose de fojas 69-109 conforme lo ordenado mediante Resolución I
nterlocutoria Nº17.-
SECRETARIA, 28 de Junio de 2010.-
gs

Dra. CECILIA PAMPHILE


S
ecretaria
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DEVIFI 214741 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"VISTA FISCAL"
24/06/2010
*******************************************************************************
DEVIFI
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 24 de Junio de 2010.-
Por contestado el traslado conferido en tiempo y forma. Por constituido nuevo do
micilio procesal, NOTIFIQUESE.
Al estado de autos, pasen las actuaciones en VISTA FISCAL al Dr. Gavernet.

ANTONIO GUILLERMO LABATE


Presiden
te

mc

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 LIBOFI 213962 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"LIBRAMIENTO OFICIO (LOF)"
09/06/2010
*******************************************************************************
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DETREX 213705 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PROV. TRASL. RECURSO EXTRAORD."
04/06/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 4 de Junio de 2010.-
Del recurso extraordinario interpuesto, traslado a la contraria por el término de
diez (10) días. NOTIFIQUESE.
Al escrito que antecede: concédase las actuaciones en préstamo por el plazo de ley y
bajo debida constancia.
gs

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DECGEN 213557 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PRESTAMO"
01/06/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 1 de Junio de 2010.-
Facilítense las presentes actuaciones en préstamo, por el plazo lega
l, bajo debida constancia.
ms

Dra. CECILIA PAMPHILE


Secretaria

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 AGREGU 213231 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"AGREGUESE CEDULA"
28/05/2010
*******************************************************************************
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DECGEN 212832 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PROVIDENCIA"
20/05/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 20 de Mayo de 2010.-
Habiéndose prestado caución juratoria, dándose cumplimiento a lo ordenado en el punto
IV de la R.I Nº17/2010, notifíquese a sus efectos a la demandada, librándose cédula de n
otificación con habilitación de día y hora.
Sin perjuicio de ello, póngase en conocimiento del Consejo de la m
agistratura , a cuyo fin líbrese oficio.

ANTONIO GU
ILLERMO LABATE
Presidente
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 RESINT 212623 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"RESOLUCION INTERLOCUTORIA NRO 17"
18/05/2010
*******************************************************************************
RESOLUCION INTERLOCUTORIA N° 17.-
NEUQUEN, 18 de mayo de 2010.
V I S T O:
Los autos caratulados TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/PROVINCIA DEL
NEUQUÉN S/MEDIDA CAUTELAR , Expte. Nº 2986/10, en trámite ante la Secretaría de Demandas O
riginarias del Tribunal Superior de Justicia, venidos a conocimiento del Cuerpo
para resolver, y
CONSIDERANDO:
I.- A fs. 8/16 se presentan Walter Richard TRINCHERI y Miguel Ángel VALERO, por su
propio derecho, y solicitan la suspensión de la vigencia del Art. 28 de la Ley 2.
533 y del Reglamento de Evaluaciones de Idoneidad y Desempeño de Magistrados y Func
ionarios Judiciales (en adelante, REID) dictado por el Consejo de la Magistratura
(en lo sucesivo, CDM), de manera previa a la acción de inconstitucionalidad que d
icen- oportunamente presentarán.
Luego de argumentar sobre la legitimación activa y pasiva, reseñan los antecedentes
de la incorporación del CDM en el esquema constitucional de la Provincia y describ
en los preceptos normativos involucrados.
En primer término, sostienen que las normas cuestionadas lesionan el principio con
stitucional de independencia del Poder Judicial, consagrado en el Art. 229 de la
Carta Magna Provincial.
Puntualizan: [ ]la independencia del Poder Judicial es uno de los atributos que de
manera más significativa califica a una República democrática y por ende, a un Estado
de Derecho que se precie de tal. Ello, más aún, cuando se comprueba que es precisame
nte en la Justicia en quien reposa un ejercicio reforzado de control y fiscaliza
ción de las leyes y demás actos de gobierno de los poderes políticos (Ejecutivo y Legi
slativo)[ ] (fs. 10vta./11).
Agregan que la novedosa introducción de la facultad directa de contralor sobre la
actividad de la magistratura no debe ser interpretada aisladamente, sino enmarca
da en el bloque de constitucionalidad que delimita las posibilidades del Poder C
onstituyente delegado. Y que esos límites están dados por los principios fundamental
es del régimen de gobierno y organización social, conforme las normas de la misma Co
nstitución, de la Carta Magna Nacional y los tratados internacionales con jerarquía
constitucional, toda vez que el Art. 5 de la Constitución Federal resulta meridian
o respecto de los límites infranqueables del Poder Constituyente provincial.
Prosiguen señalando que, a los efectos que los magistrados desempeñen la importante
misión de controlar la legalidad de los actos estatales, es que se garantiza la in
dependencia del Poder Judicial, la cual presenta una doble vertiente: interna y
externa. Esta última es la que consideran más gravemente afectada por las normas imp
ugnadas.
Postulan: [ ]la independencia externa de los magistrados y funcionarios requiere qu
e estos se encuentren exentos de vaivenes políticos, sin amenazas de ninguna índole
respecto de su continuidad en el supuesto de tener que decidir en contra de la o
pinión y/o de los intereses de las circunstanciales mayorías políticas, e incluso de l
a opinión pública mayoritaria .
Es por ello que insisten- la Constitución Provincial garantiza a los jueces y func
ionarios judiciales la inamovilidad en el cargo.
Y dicha garantía, a su criterio, resulta conculcada al establecerse una periodicid
ad, de cuatro años como mínimo, en la evaluación de idoneidad y desempeño, agravada por
el procedimiento plasmado en el Reglamento, que califican de inquisitivo.
Plantean que las normas cuestionadas conllevan un mecanismo de evaluación que dest
ruye la inamovilidad de los magistrados mientras dure su buena conducta, ya que
los sume en una permanente zozobra, al estar sujetos a presiones.
Citan, también, la opinión de Daniel Sabsay, señalando que el órgano extrapoder ejercerá d
e manera continuada una suerte de control de calidad de los jueces, al someterlo
s permanentemente a exámenes de idoneidad convirtiendo al Poder Judicial de Neuquén
en la víctima más evidente del asimétrico funcionamiento de los tres poderes del Estad
o, que transformará a los jueces en verdaderos rehenes de sus designios, como mari
onetas del poder político.
En cuanto a la periodicidad de los exámenes, postulan que nada impide realizarlos
cuantas veces lo desee el Consejo, de modo de conseguir que se concreten sus eve
ntuales designios en relación con el futuro de determinados jueces. Y el seguimient
o previsto en el Reglamento agrava tal situación.
En otro acápite refieren que el Reglamento contiene varias disposiciones que resul
tan claramente violatorias del principio constitucional del debido proceso.
Al respecto, alegan que la duración fijada para el procedimiento de evaluación resul
ta irrazonable. Explican que el proceso evaluatorio se extenderá aproximadamente
155 días hábiles judiciales, de acuerdo con los plazos previstos en los Arts. 11, 17
, 20, y 21 del Reglamento.
Es decir, durante casi siete meses y medio más de un semestre-, el magistrado o fun
cionario evaluado se encontrará sometido a una investigación, cuyo resultado puede l
levarlo a comparecer ante el Jurado de Enjuiciamiento o al sumario administrativ
o, según el caso. Más de medio año de la vida laboral del juez se desarrollará bajo la p
resión de la evaluación, circunstancia que indudablemente afectará su desempeño (fs. 14)
y el servicio de justicia.
Estos alongados plazos de evaluación contrastan, siempre desde su óptica, con los br
eves términos otorgados al evaluado para tomar vista de las actuaciones y formular
observaciones (5 días, Art. 17) e impugnar el informe final (5 días, Art. 22).
El mismo reproche les merece la posibilidad de introducir información (Arts. 9 y 1
0 del Reglamento) sin posibilidad de control por parte del evaluado, el que solam
ente en un exiguo plazo de 5 días puede formular objeciones, pero no impugnar conc
retamente, posibilidad que se reserva únicamente para el informe final y solo medi
ante la revocatoria (fs. 14 vta.).
A continuación, esgrimen que el proceso evaluatorio referido avasalla e invade las
facultades que la Constitución de la Provincia otorga al Jurado de Enjuiciamiento
y al Tribunal Superior de Justicia (Arts. 267 y 240, inc. a), de la Constitución
de la Provincia).
También afirman: [ ] el Consejo de la Magistratura se ha excedido en sus facultades r
eglamentarias. Ello así toda vez que extiende la aplicación del procedimiento evalua
torio a funcionaros que se encuentran excluídos del proceso de selección que efectúa d
icho órgano extrapoder (fs. 15).
A modo de ejemplo del avasallamiento mencionado, señalan que puede ser evaluado el
Administrador General, lo cual implicaría una burda intromisión a las facultades de
este Alto Cuerpo en temas tan delicados como son el presupuesto de uno de los P
oderes del Estado. E igual objeción esgrimen en torno a la inclusión de la Secretaría
de Demandas Originarias de este Tribunal, conforme lo prevé el Art. 26 del Reglame
nto.
En cuanto al peligro en la demora, alegan que conforme surge de las actas Nº3 y 8
de fecha 9/02/10 y 2/03/10, respectivamente, el Consejo ha iniciado los trámites t
endientes a concretar la mentada evaluación de magistrados y funcionarios.
II.- A fs. 17 y vta. las doctoras Cecilia Pamphile y Luisa A. Bermúdez ponen a con
sideración de este Tribunal, en los términos del Art. 39 C.P.C.y C., que el Reglamen
to que en esta causa se impugna contempla, entre los sujetos comprendidos, a la
Secretaría de Demandas Originarias de este Tribunal (Art. 26 del REID). Por lo tan
to, piden que este Cuerpo resuelva su apartamiento, si así se juzga pertinente.
III.- A fs. 49/58 vta. la Provincia de Neuquén contesta traslado de la medida caut
elar de suspensión y solicita su rechazo.
Recusa con causa a la Dra. Lelia Martínez de Corvalán, toda vez que como Presidente
del Consejo de la Magistratura ha vertido opiniones que si bien las formuló a título
personal- en realidad constituyen un adelanto de opinión incompatible con la ajen
idad que demandaría intervenir y resolver en la presente cautelar. A tal fin, acom
paña copia del Acta Nº 8 del CDM.
Postula la improcedencia de la suspensión solicitada, con fundamento en que no sur
ge la verosimilitud del derecho ni el peligro en la demora que se invoca. Tampoc
o se advierte, prima facie, la transgresión constitucional alegada.
Afirma que la voluntad del constituyente fue reforzar el sistema de controles en
su conjunto. Y luego de enumerar las notas características de la potestad de eval
uación de idoneidad y desempeño que se asigna al Consejo, refuta el argumento relati
vo al carácter inquisitivo del Reglamento, puesto que dicho órgano extrapoder carece
de facultades de remoción.
Seguidamente, señala que la propia Constitución manda que las evaluaciones sean periód
icas, con lo cual es legítimo, adecuado y acorde al principio de inalterabilidad (
o razonabilidad) que la norma reglamentaria (Art. 28 de la Ley 2.533) determine
que las evaluaciones se hagan cada cuatro años como mínimo.
Apunta que los actores no cuestionan el procedimiento constitucional que dio lug
ar a la normativa reglamentaria que impugnan.
Desde esa perspectiva y dada la amplitud de la cláusula constitucional habilitante
(Art. 251, inc. 3 de la Constitución Provincial), estima que no puede alegarse qu
e la aplicación de la normativa reglamentaria exhiba una discordancia tal que deba
ser conjurada con la suspensión de su vigencia.
Más adelante, afirma que los actores cambian el objeto de la cautelar y lo confund
en con el de la futura acción principal.
Con respecto al Art. 25 del Reglamento, sostiene que la norma razonablemente est
ablece que el Consejo puede realizar un seguimiento para verificar la suerte seg
uida por sus recomendaciones.
Niega que los evaluados carezcan de la posibilidad de controlar los elementos co
lectados como resultado de las solicitudes previas (Art. 10 REID), ya que de ell
os se confiere vista (Art. 17 ); y aduna que el informe emitido puede impugnarse
.
Asevera que la única facultad que roza lo punitivo sería la del inc. 5 del Art. 24 d
el Reglamento, pero que antes autoriza la Constitución Provincial. Se trata -según
sostiene- de una posibilidad y una facultad promotora de un eventual proceso ant
e el Jurado de Enjuiciamiento, no de la aplicación de una sanción.
Luego, cuestiona la premisa de la cual parten los actores, en el sentido que el
Consejo sólo podría evaluar a quienes a su vez designa, puesto que el inc. 3 del Art
. 251 de la Constitución Provincial refiere a la evaluación periódica de magistrados y
funcionarios conforme lo establezca la ley.
Por otra parte, considera no configurado el peligro en la demora. No hay certeza
aún según afirma- de que la primera evaluación vaya a tener lugar en el semestre en c
urso (Art. 6, primera parte, del REID) y también es posible que, de ejercerse, ni
siquiera afecte a los actores.
Por último, y como sustento del rechazo de la cautelar, refiere al riesgo de daño al
interés público. Ofrece prueba, manifiesta hacer reserva del caso federal y peticio
na.
IV.- A fs. 62/68 el Sr. Fiscal subrogante ante el Cuerpo evacua la vista oportun
amente conferida. Propicia hacer lugar a la medida cautelar en relación con el Re
glamento, atento la superposición de funciones que prima facie advierte entre las
facultades de Superintendencia de este Tribunal Superior y las propias del Conse
jo (Arts. 240, inc. a), y 251, inc. 3, de la Constitución Provincial, Leyes 2.475
y 2.533 y sus respectivos reglamentos). También razona que la evaluación de idoneida
d y desempeño debe quedar circunscripta a quienes el mentado Consejo se encuentra
facultado para designar porque, caso contrario, se desnaturalizaría el sistema ide
ado por el constituyente.
V.- A fs. 101/109 se agrega un escrito presentado por el Dr. Gustavo M. Olivera,
Consejero del CDM, en el que peticiona ser parte en autos.
Manifiesta que actúa en defensa de las facultades del Órgano que conforma, de la leg
alidad y del orden constitucional.
Pide, también, se corra vista de la pretensión cautelar a la persona pública posibleme
nte paralizada en su actividad constitucional. De lo contrario asevera-, se rest
ringe el derecho del Consejo a estar en juicio en defensa de sus facultades y de
ser oído por un tribunal independiente e imparcial.
Transcribe el Acta Nº 8 del Consejo que conforma en la cual la Dra. Graciela Martíne
z de Corvalán vertiera apreciaciones que, a su entender, constituyen adelanto de o
pinión incompatible con la ajenidad que demandaría intervenir y resolver.
Refiere que parte de los integrantes actuales de este Tribunal también han adelant
ado opinión sobre el alcance de las potestades del CDM. Cita al respecto los Acuer
dos de Superintendencia Nº 4546 y 4389, punto VI, dictados por este Cuerpo.
Por ello, recusa a los integrantes de este Tribunal Superior y plantea que exist
en fundados motivos de hecho y derecho- para que todos los miembros del Poder Ju
dicial se aparten del conocimiento en esta causa y se integre el Tribunal con co
njueces que no pertenezcan al Poder Judicial de la Provincia.
Por último, adhiere a la contestación efectuada por el Sr. Fiscal de Estado en cuant
o a la improcedencia de la medida cautelar.
VI.- A fs. 111 la Dra. Graciela M. de Corvalán evacua el informe previsto en el Ar
t. 22 del C.P.C.y C. de aplicación supletoria en la materia-. Señala que en su carácte
r de Presidente del CDM ha vertido opinión sobre la cuestión a abordar en autos. Agr
ega que, más allá de la recusación deducida con fundamento en lo normado por el Art. 1
7, inc. 7, del Rito indicado, solicita se la excuse de intervenir en la causa po
rque tales circunstancias producen, además, una interferencia en su juicio y provo
can una situación de violencia moral que la privan de la tranquilidad de espíritu ne
cesaria para fallar, conforme el Art. 30, segunda parte, de idéntico Ritual.
VII.- Por razones de orden, corresponderá, en primer término, analizar la presentación
del Dr. Olivera, quien peticiona ser tenido como parte y que se dé vista de la pr
etensión cautelar al Consejo de la Magistratura.
También recusa, como se reseñara, a todos los miembros del Poder Judicial en los térmi
nos del Art. 17, incs. 2 y 7, del C.P.C.y C. Y, con respecto a los integrantes a
ctuales de este Tribunal Superior de Justicia, señala que se ha adelantado opinión e
n los Acuerdos de Superintendencia que identifica.
Ahora bien, de acuerdo con jurisprudencia constante de la Corte Suprema de Justi
cia de la Nación, las recusaciones manifiestamente improcedentes deben desestimars
e de plano.
Así ha señalado: Que con arreglo a la tradicional doctrina de la Corte Suprema sobre e
l punto, que reconoce como precedente a la sentencia del 3 de abril de 1957 en e
l caso `Cristóbal Torres de Camargo (Fallos: 237:387), y se ha mantenido inalterad
a en todas las composiciones del Tribunal (Fallos: 240:123 y 429; 241:249; 246:1
59; 247:285; 249:687; 252:177; 262:300; 270:415; 280:347; 291:80; 303:241; 312:5
53; 322:720,entre muchos otros), cuando las recusaciones introducidas por las pa
rtes son manifiestamente inadmisibles, deben ser desestimadas de plano (Fallos:
270:415; 274:86; 280:347; 287:464; 291:80; 326:4110)
Y agregó: Tal carácter revisten las que se fundan en la intervención de los jueces del t
ribunal en un anterior procedimiento propio de sus funciones legales, que no con
stituye causal de recusación (Fallos: 245:26 y sus citas L.L. 98-433-), ya que la
actuación de la Corte en la medida que lo imponga el ejercicio de sus atribuciones
específicas importa juzgamiento y no prejuzgamiento (Fallos: 244:294; 246:159, en
tre otros) ".(FALLOS:314:415).
La situación de autos es subsumible en dicho supuesto: resultan manifiestamente im
procedentes las recusaciones que como en el caso- se sustentan en la intervención
de los Jueces del Tribunal en la faz administrativa, es decir, en las funciones
propias de Superintendencia, en tanto el juicio emitido por los Magistrados en e
sa oportunidad, ha sido indispensable en el momento en que se ha expresado y den
tro de los estrictos límites del aspecto considerado y valorado, aventándose con ell
o la figura del prejuzgamiento .
Desde este vértice, debe señalarse que no corresponde efectuar una formulación disyunt
iva del accionar del Tribunal, esto es, plantear el ejercicio de sus facultades
como administrativa o jurisdiccional. Si los Jueces del Tribunal dictan un Acuerdo
como consecuencia de la función administrativa, el ejercicio de ella no puede da
r lugar a la recusación con causa de sus miembros, ya en sede jurisdiccional, pues
to que ambos ámbitos de actuación, en orden a su dispar naturaleza, deben ser difere
nciados no siendo excluyentes entre sí.
Así lo ha entendido nuestra par bonaerense al expresar: El ejercicio por esta Corte
de los poderes de superintendencia que inviste no puede dar lugar a la recusación
con causa de sus miembros individualmente considerados fundada en la emisión de `
opinión´, razón por la cual, la que formulare el actor con ese basamento, debe ser des
estimada de plano por manifiestamente improcedente (SCBA, Vazquez Espirio, Héctor c
/ Provincia de Bs. As. s/ Demanda contencioso administrativa . En igual sentido, S
CBA B. 52.300, resol. del 12-III-91).
Tampoco podría hablarse, en este caso, de la existencia de un interés en el pleito.
Tal como lo ha sostenido este Tribunal, aunque en distinta integración, resulta an
taño conocida la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, según la cual
la recusación de los señores Ministros de la Corte es manifiestamente improcedente y
debe ser rechazada de plano, si se omite señalar cuál es el interés personal en el pl
eito de los miembros de Tribunal (Fallos: 252:177; 303:1943; 310:687), sobre tod
o, por cuanto el Tribunal cimero también ha dicho que dicha causal de recusación se
refiere a intereses económicos o pecuniarios(Fallos: 317:993 y su cita, 321:3220).
En el sub examine no se ha cumplido tal recaudo, sin perjuicio de lo cual cabe t
ambién agregar que los magistrados aquí cuestionados lo han sido a raíz del ejercicio
de las funciones propias de Superintendencia que les atribuye, pero también les im
pone, el Art. 240 de la Constitución Provincial. Esto es, actuando en la faz admin
istrativa, no en la jurisdiccional, tareas ambas que, en razón de su distinta natu
raleza, le competen en forma exclusiva, pero no excluyente (cfr. R.I. 6896/09, e
ntre otras).
Conforme a todo lo expuesto, resulta claro que, con arreglo a la doctrina de la
Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la especie no se configuran las causal
es de prejuzgamiento o de interés alegadas y, por lo tanto, corresponde el rechazo in
limine del planteo recusatorio.
El tratamiento que precede ha sido efectuado a fin de dar mayor satisfacción al pr
esentante, sin perjuicio de remarcar que, en rigor, y conforme se explicará seguid
amente, el Dr. Olivera, en su carácter de Consejero del CDM, carece de legitimación
para ser parte en autos, de modo que el principal obstáculo a sus planteos es la
falta de cumplimiento de dicho presupuesto ineludible.
En efecto, este Cuerpo ya se ha pronunciado sobre la inviabilidad de la particip
ación del CDM como legitimado pasivo en la causa Demiz Graciela Isabel c/Consejo de
la Magistratura s/A.P.A. .
Dicho ente es definido en el artículo 249 de nuestra Constitución como un órgano extrap
oder al que se le han asignado las específicas funciones detalladas en el artículo 25
1. En idéntico sentido, la Ley 2.533, lo califica como órgano extrapoder permanente .
En el precedente citado se razonó que si bien el CDM no se encuentra vinculado jerár
quicamente con ninguno de los Poderes del Estado Provincial, no por ello constit
uye una persona jurídica de carácter público (en los términos del Art. 33 del Código Civil
).
Su calidad de órgano constitucional no es susceptible de alterar el hecho de que c
arece de personalidad jurídica propia, distinta de la del Estado Provincial y por
ende, que le permita ser parte en este proceso judicial (cfr. Consejo de la Magis
tratura del Poder Judicial de la Nación v. Estado Nacional C.Nac.Cont.Adm.Fed, sala
3°, 21/2/06, con nota de Estela B. Sacristán La legitimación procesal del Consejo de l
a Magistratura publicado en Derecho Administrativo, Revista de Doctrina, Jurispru
dencia, Legislación y Práctica, Año 18, 2006, pág 521/530).
De ese modo, se concluyó que la circunstancia de ser órgano extra poder no quita que s
ea un órgano del Estado Provincial y, por lo tanto, que sea este último el legitimad
o pasivo en los procesos en los cuales se cuestione su actuación (cfr. R.I. 6616/0
8).
Luego, aplicando estas líneas directrices al caso de autos, puede colegirse que si
el CDM carece de legitimación pasiva para intervenir en el pleito, otro tanto ocu
rre, con mayor razón, con sus integrantes.
Máxime si se tiene en cuenta que el Consejero forma parte, con todos sus colegas,
de un órgano colegiado. Y que por ello, en principio, debe insertar su actuar en t
al órgano colectivo, siendo su desempeño individual de carácter excepcional y, por end
e, de interpretación restrictiva (ver al respecto Ac. 362/95).
Por tales razones, corresponde rechazar in limine el pedido formulado por el Dr.
Gustavo Olivera de ser tenido como parte y, en consecuencia, ordenar el desglos
e del escrito de fs. 101/109 y la documental que allí se adjunta, a los fines de s
u devolución.
VIII.- Despejado el punto anterior, se abordarán las excusaciones vertidas en la c
ausa.
La Sra. vocal de este Tribunal Superior, Dra. Lelia Graciela Martínez de Corvalán, f
undó su solicitud de apartamiento no solo en el artículo 17, inc. 7 fundament
o del planteo recusatorio de la demandada-, sino también en el artículo 30, ambos de
l C.P.C. y C., que prevé además, la posibilidad de abstenerse de conocer en el juici
o por motivos graves de decoro o delicadeza.
Con respecto a esta última causal, la segunda parte del Art. 30 del Código de marras
adopta una fórmula flexible que tiende a respetar todo escrúpulo serio que el magis
trado pudiere poseer, en orden a una posible sospecha sobre la objetividad de su
actuación y que, por tanto, debe ser apreciada con mayor amplitud de criterio y a
favor del juez excusado, en contraposición a la estrictez con la que se evalúan los
planteos recusatorios tendientes a apartar al Juez del conocimiento de la causa
.
De allí que los motivos graves de decoro y delicadeza han sido calificados como una
causa de abstención que la ley preceptúa como fórmula flexible, remitiéndose principalme
nte a las motivaciones subjetivas del juez.
En otros términos, puede decirse que la causal de excusación invocada por la Sra. Vo
cal es una fórmula genérica, amplia o residual, que ha de entenderse como motivos de
tal entidad que originan una violencia moral en su ánimo, violencia que la inhibe
de poder juzgar con la debida imparcialidad, ponderación y ecuanimidad propias de
la función jurisdiccional (R.I. 6525/08).
Por ende, los argumentos expuestos en cuanto trasladables a la situación en la que
se encuentra la Sra. Vocal, determinan que su excusación en el caso deba ser rece
ptada.
En función de ello, deviene abstracto analizar los fundamentos que sustentan la re
cusación planteada por la demandada, dado que en definitiva- la finalidad persegui
da, ha sido alcanzada por los efectos de la excusación que se resuelve aceptar (R.
I. 6532/08).
IX.- Resta considerar el pedido de apartamiento efectuado por las doctoras Cecil
ia Pamphile y Luisa A. Bermúdez, Secretaria y Subsecretaria de la Secretaría de Dema
ndas Originarias de este Tribunal, respectivamente.
En ese sentido, debe señalarse que no obstante la loable intención de las funcionari
as mencionadas a fin de aventar toda sospecha que pueda cernirse sobre la objeti
vidad de su actuación, su pedido deberá ser desestimado.
La equiparación que efectúa el artículo 39º del C.P.C.y C. de las causales de recusación d
e jueces y secretarios no debe entenderse en sentido riguroso sino que correspon
de apreciarla a través de un criterio acorde con las específicas funciones que los s
ecretarios desempeñan (cfr. Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Lino Enriq
ue Palacio y Adolfo Alvarado Velloso, TII, Editorial Rubinzal Culzoni, pág. 310).
En el caso de los Secretarios de este Alto Cuerpo, sus funciones se encuentran r
eguladas tanto en la Ley Orgánica del Poder Judicial (Arts. 68, 74 y ccdtes.) como
en el Reglamento sobre Funcionamiento de las Secretarías del Tribunal Superior de
Justicia, aprobado por Acuerdo de Superintendencia Nº 3780/04, punto IX.
Acorde con dicha normativa, los Secretarios y Subsecretarios como subrogantes le
gales de aquellos- se encuentran facultados para suscribir providencias de mero
trámite o despacho de trámite-, pero no se les confiere potestad de juzgamiento.
Por ello, al carecer de imperio para juzgar, es claro que no cabe apartar a las
mencionadas funcionarias, debiendo continuar su intervención en los presentes (cfr
. R.I. 5392/06).
X.- Ingresaremos ahora al tratamiento de la medida cautelar peticionada.
Como se dijo, los actores piden la suspensión de la vigencia del Art. 28 de la Ley
2.533 y del Reglamento de Evaluaciones de Idoneidad y Desempeño de Magistrados y F
uncionarios Judiciales (REID) dictado por el Consejo de la Magistratura (CDM).
Conforme el diseño constitucional neuquino, este Cuerpo resulta competente para co
nocer y resolver la medida peticionada, toda vez que se impugna una ley provinci
al y un reglamento de alcance general dictado por un órgano extrapoder, tal el Con
sejo de la Magistratura de la Provincia (Arts. 241, inc. a), y 249 de la Constit
ución Provincial y Arts. 1º y 6º de la Ley Nº 2.130).
A raíz de la atribución de competencia señalada, este Tribunal debe hacerse cargo de l
a enorme responsabilidad que significa dirimir un caso de marcada trascendencia
institucional, en tanto se encuentra comprometido, como se verá, uno de los cimien
tos básicos en que se apoya la organización institucional del Estado: el principio d
e independencia del Poder Judicial.
No debe olvidarse que la independencia de los jueces hace a la esencia misma del
régimen republicano y su preservación no solo debe ser proclamada sino respetada po
r los otros poderes y sentida como una vivencia insustituible por el cuerpo soci
al todo (FALLOS: 322:1253).
El objetivo de tal protección radica en evitar que el sistema judicial en general
y sus integrantes en particular, se vean sometidos a posibles restricciones inde
bidas en el ejercicio de su función por parte de órganos ajenos al Poder Judicial o
incluso por parte de aquellos magistrados que ejercen funciones de revisión o apel
ación (cfr. Corte Interamericana de Derechos Humanos, caso Apitz Barbera y otros vs
. Venezuela , sentencia del 05/08/08).
Debe aclararse que la circunstancia que el reglamento cuestionado apunte a una a
ctividad específica propia de un grupo determinado de personas magistrados y funci
onarios-, no obsta a su consideración como norma de alcance general , a tenor del Art
. 2º de la Ley 2.130 y la doctrina de este Alto Cuerpo sobre el tema(cfr. R.I. N° 29
09/01, 5826/07, 6771/09, entre otras, del Registro de la Secretaría de Demandas Or
iginarias).
A su vez, quien activa la intervención judicial puede hacerlo en defensa de la leg
alidad misma, conforme a la recepción jurisprudencial del principio amplísimo de leg
itimación activa que también ha ido forjando este Cuerpo (cfr. R.I. 223/84 in re Arom
ando , 811/01, 5/10, entre otros).
En punto a los recaudos específicos para la suspensión de la vigencia de una norma t
achada de inconstitucional, es preciso recordar que, acorde la jurisprudencia de
l Tribunal Superior en la materia, el único requisito exigido en el trámite de la Le
y 2.130, es la acreditación prima facie de la inconstitucionalidad que se invoca.
Tal es la postura adoptada a partir de la causa Maidana Silvia y otros c/Provinci
a del Neuquén (R.I. 1328/96) reiterada en numerosas resoluciones posteriores, en la
que se resolvió que el legislador provincial omitió como recaudo de procedencia de
este tipo de medidas, la acreditación de la ocurrencia de un daño grave o irreparabl
e para el peticionante.
El fundamento de tal omisión, encuentra su razón de ser en el siguiente motivo: quien
tacha de inconstitucional una norma, y logra acreditar prima facie dicho extrem
o, atento la gravedad que posee la falencia demostrada, no deberá probar la produc
ción de daño alguno a sus derechos o garantías constitucionales , aseveración que se encue
ntra ligada al criterio de legitimación amplia receptado en la Ley 2.130 (cfr. R.I
. 3393/02).
XI.- Delineado entonces, el presupuesto de procedencia de la medida intentada, c
orresponde ponderar si dicho recaudo se encuentra reunido en autos.
Y, al respecto, debemos adelantar que los accionantes han demostrado, con el gra
do de certeza requerido, la verosimilitud del derecho que invocan.
Ello, dado que prima facie se vislumbra que la evaluación periódica de magistrados y
funcionarios prevista en la normativa impugnada pone en riesgo la garantía de ina
movilidad e independencia de los jueces y funcionarios judiciales consagrada en
los Arts. 110, 115 y 120 de la Constitución Nacional, 229 de la Constitución Provinc
ial, 8 de la Convención Americana de Derechos Humanos, 14 del Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos, 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos
y 26 de Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.
Conforme han puesto de resalto los accionantes en su presentación, el sistema que
el CDM pretende implementar, contempla un procedimiento de evaluaciones que pued
e extenderse por más de un semestre, período durante el cual los evaluados deberán, po
r ejemplo, entrevistarse con los consejeros, evacuar informes, responder cuestio
narios y atender los requerimientos que en general formule el Consejo, a más de se
r pasibles de inspecciones (o visitas , como las denomina el REID) en las que se ex
aminarán los expedientes, registros y documentos de la oficina judicial(cfr. arts.
11, 12, 14, 16, 18 y Anexo I del Reglamento citado).
Jueces y funcionarios deberán afrontar un proceso evaluatorio prolongado y masivo
sabiendo que, como resultado de aquél, podrán ser sometidos a sumario administrativo
o Jurado de Enjuiciamiento, en su caso(Art. 251, inc. 3, Constitución Provincial)
.
A lo expuesto se suma que, el régimen aludido deja abierta la posibilidad de que l
os miembros del Poder Judicial comprendidos sean sometidos a un estado de evaluac
ión permanente . Ello surgiría, prima facie, del seguimiento dispuesto en el Art. 25 del
REID y de la periodicidad prevista, tanto en el Art. 11 del citado Reglamento c
omo en el Art. 28 de la Ley 2.533. Periodicidad que, como apuntan los accionante
s, solo establece una frecuencia mínima de cuatro años, pero no obsta a que el proce
so se active cuantas veces se desee.
En ese contexto, puede afirmarse -con las limitaciones propias de esta instancia
y la provisoriedad del caso-, que la situación reseñada conllevaría una inadmisible p
resión a la que podrían verse sometidos jueces y funcionarios, la cual muy probablem
ente afectará su desempeño, con el consiguiente impacto en el servicio de justicia.
Y esa indeseable consecuencia colisionaría frontalmente, además, con las normas cons
titucionales invocadas por los actores, que establecen y garantizan el sistema r
epublicano de gobierno, mediante la división de los poderes del Estado, la indepen
dencia del Poder Judicial, y la inamovilidad de jueces y funcionarios. También, qu
ebrantaría el propio objeto y finalidad perseguido en el Reglamento en cuestión, en
cuanto dice propiciar y contribuir en todo momento a la calidad del servicio de j
usticia preservando la dignidad e independencia de las personas que lo prestan (A
rt. 1º).
Lo dicho hasta aquí, sin perjuicio de que el sistema de evaluaciones incluiría a fun
cionarios excluidos a primera vista- del proceso de selección que realiza el CDM,
tal como lo señala el Sr. Fiscal subrogante ante el Cuerpo en su dictamen.
El grave panorama descripto justifica, entonces, la adopción de la medida cautelar
solicitada por los accionantes.
XII.- Resta el tratamiento del recaudo atinente a la contracautela que deberán pr
estar los peticionantes(Art. 199 del C.P.C y C.). Conforme lo ya resuelto por el
Cuerpo (R.I. Nro. 1705/97, 1752/97, 2192/99, 6981/09, entre otras) y la natural
eza de los intereses cuya protección se persigue, ha de disponerse el cumplimiento
de caución juratoria que deberán prestar los presentantes en el expediente, en tiem
po y forma hábiles.
XIII.- Las costas serán impuestas en el orden causado, en atención a las particulari
dades y complejidad de las cuestiones involucradas (Arts. 69 del C.P.C. y C. y 1
1 de la Ley 2.130).
En mérito a todas estas consideraciones y, de conformidad Fiscal,
SE RESUELVE:
1º) Rechazar in límine el pedido del Consejero Dr. Gustavo Olivera de ser te
nido por parte en estos autos y, en consecuencia, ordenar el desglose y devoluc
ión del escrito de fs. 101/109 y la documental que allí se adjunta.
2º) Aceptar la excusación formulada a fs. 111 por la Dra. Lelia Graciela Martínez de C
orvalán.
3º) Tener presente lo manifestado por las Dras. Cecilia Pamphile y Luisa A. Bermúdez
y hacerles saber que deberán continuar su intervención en los presentes.
4º) Suspender la vigencia del Art. 28 de la Ley 2.533 y del Reglamento de Evaluacio
nes de Idoneidad y Desempeño de Magistrados y Funcionarios Judiciales dictado por e
l Consejo de la Magistratura, hasta tanto se resuelva el fondo de la cuestión, pre
via caución juratoria que deberán prestar los accionantes en estos autos, en tiempo
y forma hábiles.
5º) Imponer las costas en el orden causado en atención a lo dispuesto en el
considerando XIII (Arts. 69 del C.P.C y C. y 11 de la Ley 2.130).
6º) Regístrese y notifíquese con adjunción de copia de las presentes.

ANTONIO GUILLERMO LABATE


Presidente
DR. RICARDO TOMAS KOHON DR. O
SCAR E. MASSEI
Vocal
Vocal
-en disidencia parcial-

DR. ALBERTO MARIO TRIBUG


Vocal Subrogante

Dra. MARIA T. GIMÉNEZ de CAILLET-BOIS


Secretaria

DISIDENCIA PARCIAL DEL DR. RICARDO T. KOHON:


Comparto tanto los argumentos como la solución propiciada por la mayoría del Cuerpo,
excepción hecha en lo que atañe puntualmente al apartamiento de la Dra. Lelia Graci
ela Martínez de Corvalán.
Fundo mi postura en la falta de configuración de las causales de prejuzgamiento o int
erés en el pleito , a cuyo respecto cabe remitirme a lo ya señalado en el considerando
VII.
Pues, el espíritu que guía la doctrina de la Corte Suprema de la Nación allí desarrollad
a, resulta plenamente aplicable al caso de mi distinguida colega.
Por otra parte, debe hacerse hincapié en que, conforme surge de la documental adju
nta (fs. 3vta. y 29) y de las propias manifestaciones de la Dra. Martínez de Corva
lán, ella no participó en la ronda de reuniones previas a la elaboración del Reglament
o aquí cuestionado, como así tampoco en el texto aprobado.
De modo que el condigno rol institucional cumplido por la citada integrante de e
ste Tribunal como Presidente del Consejo de la Magistratura- en asuntos diferent
es a los que aquí y ahora se traen a conocimiento del Cuerpo, dista de comprometer
la no menos preciada garantía de imparcialidad.
A lo expuesto, se suma que los dichos vertidos por la Sra. Vocal (acta Nº8/10 del
CDM), en ejercicio de las funciones propias que le atribuye, pero también le impon
e, el Art. 249, inc. 1, de la Constitución Provincial, no se vinculan con el princ
ipal reparo constitucional que formulan los actores, es decir, la afectación del p
rincipio de independencia e inamovilidad de jueces y funcionarios.
Los argumentos hasta aquí reseñados, determinan que, no obstante los términos del info
rme elaborado por la Sra. Vocal a fs. 111 (art. 22 C.P.C.C.), considere que su a
partamiento debe ser desestimado, sin que implique mengua alguna a su persona ni
a su investidura.
En este punto debe señalarse que, pese a la redacción del artículo 23, primer párrafo, la
circunstancia de que aquél reconozca los hechos alegados por el litigante no bast
a, por sí sola, para tenerlo por separado del conocimiento de la causa, pues puede
ocurrir que los hechos admitidos no configuren, a juicio del Tribunal (Corte Su
prema, Cámara de Apelaciones o Superior Tribunal Provincial), un motivo de recusac
ión. En un orden de ideas similar se decidió que el juez no puede admitir por sí la re
cusación con causa, porque ello tendría el efecto de una excusación (cfr. Palacio, Lino
Enrique, Alvarado Velloso Adolfo, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Ex
plicado y anotado . Tomo Primero, pág. 473).
Desde este vértice, ya sea que el tratamiento se realice desde el instituto de la
recusación o el de la excusación con fundamento en el artículo 17, inc. 7º, del C.P.C.C.
, el planteo debe ser rechazado, por cuanto, conforme se ha expresado, en la esp
ecie, no se configura el supuesto allí previsto.
Por lo demás, la excusación formulada en los términos del artículo 30, segunda parte, de
l C.P.C.C., debe ser igualmente desechada.
La especial naturaleza de la acción de inconstitucionalidad en la que se encuadra
la presentación que nos ocupa y la trascendencia institucional que involucran los
pronunciamientos que en su marco se dictan, nos enfrenta a la gravedad de la sit
uación que provocaría el apartamiento de quienes natural, exclusiva y originariament
e son llamados a intervenir como órganos judiciales en este tipo de conflicto.
Dicha circunstancia demuestra la importancia de la actuación de este Cuerpo y el c
eloso ejercicio de las potestades que expresa, exclusiva y excluyentemente le ha
n sido acordadas por la Carta Magna Provincial. Y ello determina que, en estos s
upuestos, la excusación de quienes la desempeñan, deba analizarse con mayor estricte
z.
En este orden, no se desconoce que la segunda parte del Art. 30 del C.P.C.y C. a
dopta una fórmula flexible que, remitiendo fundamentalmente a las motivaciones del
juez, tiende a respetar todo escrúpulo serio que éste manifieste en orden a una pos
ible sospecha sobre la objetividad de su actuación y que, por tanto, debe ser apre
ciada con mayor amplitud de criterio y a favor del juez excusado.
Pero, tampoco puede olvidarse que en el análisis debe atenderse tanto al interés par
ticular, como al general.
Y es precisamente el interés general el que impone un especial celo y preservación d
e la competencia de los jueces y funcionarios que deben entender en el proceso.
No debe soslayarse que el desplazamiento de un juez de la causa constituye un ac
to de máxima gravedad. Más allá de que la redistribución de asuntos conlleva un trastorn
o en el desenvolvimiento de la organización judicial, implica un recorte personal
a la facultad de decir el derecho.
Bien está que quien considere que pueden existir sospechas sobre su eventual falta
de objetividad en una causa, así lo haga conocer. Empero, de allí no se sigue, sin
más, que el Tribunal deba acompañarlo en su proceder, porque siempre mantiene la fac
ultad de analizar las razones motivantes (cfr. Fallos 250:811).
La causal de excusación en estudio, otorga al juez la libertad de obrar con total
independencia de conciencia para no sentirse subjetivamente presionado al emitir
su fallo. Mas ello exige también, una gran responsabilidad, toda vez que la ampli
tud en su utilización puede conducir a desnaturalizar el instituto (cfr. R.I. n°3850
/03).
En este orden, los motivos de decoro o delicadeza que autorizan al juez a aparta
rse del conocimiento del juicio deben ser graves , de modo que son inadmisibles las
excusaciones que traduzcan un exceso de susceptibilidad.
Y en este caso puntual, considero que debe denegarse el pedido de apartamiento f
ormulado por mi colega. Puesto que, más allá de la trascendencia institucional del p
ronunciamiento que habrá de dictarse en autos, la Sra. Vocal no ha intervenido en
la emisión del Reglamento impugnado, a lo que se suma la inexistencia de interés en
el pleito o prejuzgamiento, tanto desde la óptica de la doctrina de la Corte Supre
ma, adoptada por este Tribunal, como del análisis atento de los términos vertidos po
r la Sra. Magistrada en el Acta Nº08/10 del Consejo de la Magistratura.
Hecha tal salvedad, comparto en lo demás como dijera- la postura mayoritaria.
MI VOTO.
DR. RICARDO TOMAS KOHON
Vocal

Dra. MARIA T. GIMÉNEZ de CAILLET-BOIS


Secretaria

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 CEDNOT 212635 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"CEDULA NOTIFICACION (ACT)"
18/05/2010
*******************************************************************************
CEDULA DE NOTIFICACIÓN
HABILITACION DE DÍA Y HORA - URGENTE

FueroCódigo de barras
ORGANISMOSECRETARIANº EXPEDIENTECANTIDAD DE COPIAS
TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA
SECRETARIA DE DEMANDAS ORIGINARIAS
2986/10
10
DESTINATARIO:
DRES. WALTER RICHARD TRINCHERI
MIGUEL ANGEL VALERO (Act)
DOMICILIOCARACTERZONA
Avda. Argentina 179 1º piso
Local 41 Galería Jardín
Constituido
Neuquen
HAGO SABER A USTED(ES) que en los autos caratulados: TRINCHERI WALTER RICHARD Y O
TRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR expte. Nº SNQDOT 2986/10 registro d
e esta Secretaria de Demandas Originarias del Tribunal Superior de Justicia, se
ha dispuesto notificarles la RESOLUCIÓN INTERLOCUTORIA 17, dictada en fecha 18/05/
10, cuya fotocopia se acompaña para su toma de razón.
QUEDA(N) USTED(ES) DEBIDAMENTE NOTIFICADO(S).-
NEUQUEN, 18 de Mayo de 2010
ms
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 CEDNOT 212639 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"CEDULA NOTIFICACION (DDA)"
18/05/2010
*******************************************************************************
CEDULA DE NOTIFICACIÓN
HABILITACION DE DÍA Y HORA - URGENTE

FueroCódigo de barras
ORGANISMOSECRETARIANº EXPEDIENTECANTIDAD DE COPIAS
TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA
SECRETARIA DE DEMANDAS ORIGINARIAS
2986/10
10
DESTINATARIO:
SRES. PROVINCIA DEL NEUQUEN (Dda)
Dra. Ana Lía Ramírez (Apod)
Dr. Raúl Gaitán (Patroc)
DOMICILIOCARACTERZONA
Diag. Alvear 191
Constituido
Neuquen
HAGO SABER A USTED(ES) que en los autos caratulados: TRINCHERI WALTER RICHARD Y O
TRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR expte. Nº SNQDOT 2986/10 registro d
e esta Secretaria de Demandas Originarias del Tribunal Superior de Justicia, se
ha dispuesto notificarles la RESOLUCIÓN INTERLOCUTORIA 17, dictada en fecha 18/05/
10, cuya fotocopia se acompaña para su toma de razón.
QUEDA(N) USTED(ES) DEBIDAMENTE NOTIFICADO(S).-
NEUQUEN, 18 de Mayo de 2010
ms

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 CEDNOT 212644 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"CEDULA NOTIFICACION (OLIVERA)"
18/05/2010
*******************************************************************************
CEDULA DE NOTIFICACIÓN
HABILITACION DE DÍA Y HORA - URGENTE

T
FueroCódigo de barras
ORGANISMOSECRETARIANº EXPEDIENTECANTIDAD DE COPIAS
TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA
SECRETARIA DE DEMANDAS ORIGINARIAS
2986/10
10
DESTINATARIO:
DR. GUSTAVO OLIVERA
CONSEJERO DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA
Dr. Gustavo Mazieres (Patroc)
DOMICILIOCARACTERZONA
San Martín 195 5º p. 2
Constituido
Neuquen
HAGO SABER A USTED(ES) que en los autos caratulados: TRINCHERI WALTER RICHARD Y O
TRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR expte. Nº SNQDOT 2986/10 registro d
e esta Secretaria de Demandas Originarias del Tribunal Superior de Justicia, se
ha dispuesto notificarles la RESOLUCIÓN INTERLOCUTORIA 17, dictada en fecha 18/05/
10, cuya fotocopia se acompaña para su toma de razón.
QUEDA(N) USTED(ES) DEBIDAMENTE NOTIFICADO(S).-
NEUQUEN, 18 de Mayo de 2010
ms

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DECGEN 209653 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PROVIDENCIA"
12/04/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 12 de Abril de 2010.-
Por recibidas las actuaciones del Sr. Fiscal Subrogante.
A la presentación que se encontraba reservada: pase a conocimiento de los
Señores Vocales.
Asimismo, cúmplase con lo dispuesto en la providencia de fecha 30 de Marzo
de 2010 último párrafo.

ANTONIO GUILLERMO LABATE


Presidente

mc
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DECGEN 208864 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PROVIDENCIA"
30/03/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/ MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 30 de Marzo de 2010.-
Téngase por presentada a la Dra. Ana Lía Ramírez en el carácter invocado. Por co
ntestado el traslado conferido en autos.
Por oblado Bono Ley.
Agréguense por cuerda los expedientes administrativos acompañados.
Pasen las actuaciones en vista fiscal al Dr. Alejandro Tomás Gavernet.
Cumplido, en atención a la recusación con causa deducida contra la Sra. Vocal Dra. G
raciela Martinez de Corvalán, pase a la citada Magistrada, a los fines previstos e
n el artículo 22 del C.P.C.C. (de aplicación supletoria en la materia).

ANTONIO GUILLERMO LABATE


Presidente

*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 AGREGU 208572 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"AGREGUESE CEDULA"
26/03/2010
*******************************************************************************
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 LIBCED 207970 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"LIBRAMIENTO CEDULAS(LCE)"
17/03/2010
*******************************************************************************
*******************************************************************************
SNQDOT EXP 2986 10 DETSUI 207840 10
"TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN S/ MEDIDA CAUTELAR."
"PROV. TRASL. SUSPENSION L. 2130"
16/03/2010
*******************************************************************************
Expte.: SNQDOT 2986/10 "TRINCHERI WALTER RICHARD Y OTRO C/ PROVINCIA DEL NEUQUEN
S/MEDIDA CAUTELAR. ".-
NEUQUEN, 16 de Marzo de 2010.-
Se tiene por presentados a los Dres. Walter Richard Trincheri y Miguel A
ngel Valero, parte, con su propio patrocinio letrado y domicilio constituido.
Por oblada Tasa de Justicia y Contribución al Colegio de Abogados.
De conformidad con lo establecido por el art. 6 de la ley 2130, del pedi
do de suspensión del art. 28 la Ley 2533 y del Reglamento de Evaluaciones de Idonei
dad y Desempeño de Magistrados y Funcionarios Judiciales traslado a la Provincia de
l Neuquen y al señor Fiscal de Estado, por el término de cinco días. NOTIFIQUESE, hacién
dose saber que en igual término se deberá acompañar la documentación relacionada con la
presente cautelar.
En atención a la renuncia del Dr. Eduardo Felipe Cía, aceptada mediante Ac 4471.12 d
e fecha 16/12/09, de conformidad con lo establecido por el artículo 239 de la Cons
titución Provincial, corresponde integrar Tribunal con el Dr. Alberto Mario Tribug
, debiendo intervenir como Fiscal Subrogante el Dr. Alejandro Tomás Gavernet.
Téngase presente la excusación de las Dras. Cecilia Pamphile y Luisa
Analía Bermúdez. Por razones de orden y economía procesal y, a fin de no obstaculizar
el trámite de las presentes actuaciones, difiérase el tratamiento para la oportunid
ad en que las actuaciones se encuentren en condiciones de resolver la cautelar.
Ínterin, actúe como Secretario en las presentes actuaciones la Dra. María Teresa Giméne
z de Callet Bois.

ANTONIO GUILLERMO LABATE


Presidente

mc