Vous êtes sur la page 1sur 8

Profesión Veterinaria

Patologías Infecciosas en
El conocimiento de las
distintas enfermedades
ligadas a nuestra
actividad laboral nos
permitirá prestar a este
la profesión veterinaria
riesgo una atención Redacción

E
particular. Esto puede n nuestro país la estimación del número de enfermedades profesionales
ayudarnos a adoptar está infravalorada. Es un hecho constatable que, en comparación con
otros países de nuestro entorno y salvando las diferencias entre los dis-
medidas de protección tintos sistemas de notificación, las cifras españolas respecto a este tema son
y control más eficaces entre dos y diez veces inferiores. Uno de los motivos que explican la baja decla-
ración de las enfermedades profesionales es la propia dificultad científica para
y originar una mejora catalogar como profesionales ciertas enfermedades.
de la prevención.
El Registro de Enfermedades Profesionales vigente no es un sistema de
información y vigilancia capaz de desencadenar las actuaciones de prevención,
inspección y control subsiguientes, sino que constituye un archivo de aquellos
daños de origen laboral que han sido objeto de notificación y posterior pres-
tación económica como enfermedad profesional. Por este motivo se está desa-
rrollando un nuevo sistema de notificación y actualizando el cuadro español de
enfermedades profesionales.

Entre las enfermedades profesionales reconocidas actualmente en nuestra


actividad, destacamos en este artículo las causadas por agentes biológicos.

BRUCELOSIS
España es el país con mayor incidencia de Europa. Se declaran más de 1000
casos anuales. Las comunidades más afectadas son Castilla-León; Castilla-La
Mancha; Andalucía, Aragón y Extremadura. El coste económico y social es muy
alto, según los casos declarados es la quinta enfermedad profesional en nuestro
país. B. mellitensis (ovejas y cabras) causa el 98.6% de los casos y B. abortus
(vacas) el 1%. Es 3 ó 4 veces mayor la incidencia en el hombre que en la mujer
(10 a 1 en el ámbito laboral).

La bacteria Brucella (mellitensis, abortus, canis y suis) infecta al ganado


vacuno, las cabras, las ovejas, los perros y los cerdos. Esta enfermedad se
transmite a los seres humanos por el contacto directo con secreciones y
excrementos de los animales, con la placenta de animales infectados o por
la ingestión de leche y derivados lácteos que contengan microorganismos
viables (no pasteurizados). La enfermedad puede ser crónica y persistir
durante años.

Tiene un periodo de incubación de 5-60 días. La brucelosis aguda puede


comenzar con síntomas leves parecidos a los de la gripe; fiebre, escalofríos, sudo-
ración, dolores musculares, dolores articulares, malestar, falta de apetito, estre-
ñimiento, pérdida de peso y debilidad. En una forma muy característica, la fiebre
sube durante las horas de la tarde hasta 40°C. Otros síntomas que se presentan
son aumento del tamaño del bazo, hígado y ganglios linfáticos y cuando existen
complicaciones pueden aparecer lesiones en articulaciones y huesos, orquitis,
endocarditis infecciosa, encefalitis, meningitis y síndrome de fatiga crónica.

La fiebre intermitente persiste durante algunas semanas, y luego los sínto-


mas desaparecen días, para aparecer más tarde, generalmente con picos febriles
repetidos y remisiones durante meses.

Las formas crónicas (de 6 meses a un año desde el inicio de los síntomas)
se relacionan con las formas más localizadas. Una forma típica es la afectación
osteoarticular, fundamentalmente de columna y articulaciones sacroilíacas,
que puede condicionar una espondilitis lumbar con compresión de las raíces
lumbares y radiculopatía secundaria imposibilitante.
Profesión Veterinaria

Agente Enfermedad profesional

Brucella Brucelosis

Carbunco (Bacillus Pústula maligna, edema maligno. Carbunco


anthracis) gastrointestinal y/o pulmonar

Mycobacterium Tuberculosis
tuberculosis

Leptospira Leptospirosis

Cestodos Hidatidosis

Posiciones forzadas Afecciones periarticulares: hombro, codo,


y gestos repetitivos muñeca y manos
en el trabajo
(extremidades
superiores)

Radiaciones Conjuntivitis aguda, Queratitis crónica.


ultravioletas Fotosensibilización - Cáncer de piel

Sustancias Rinitis alérgica recividante. Disnea asmatiforme


sensibilizantes de - Asma bronquial. Insuficiencia respiratoria
las vías repiratorias crónica
(Origen animal)

Sustancias Neumonitis alérgica extrínseca. Fibrosis


sensibilizantes del neumonal crónica
pulmón (Origen animal)

Plaguicidas Intoxicación precoz asintomática. Intoxicación


organofosforados aguda. Trastornos repiratorios. Trastornos
y carbamatos neurológicos. Secuelas neurológicas periféricas.
inhibidores de la Síndrome depresivo por intoxicación aguda.
colinesterasa

Formol Úlceras cutáneas, dermatitis, rinitis, asma o


disnea

CARBUNCO
El ántrax o carbunco está causado por una bacteria llamada Bacillus anthra-
cis. Aunque el ántrax comúnmente afecta a los animales ungulados, los humanos
también pueden adquirir esta enfermedad mediante el contacto con la piel o el
pelo de los animales infectados y productos hechos de huesos y lana.

Históricamente, la población con mayor riesgo de contraer la enfermedad


incluye los ganaderos, veterinarios, curtidores y cardadores de lana. Las vías de
penetración, por orden de frecuencia, son la cutánea, la respiratoria y mucho
menos frecuentemente la digestiva.

En el ántrax cutáneo la enfermedad se desarrolla después de que la bac-


teria entre en contacto con la piel mediante cortaduras o abrasiones. Por lo
general, primero aparece una sensación de picor (similar a la producida por la
picadura de un insecto) y más tarde se desarrolla una ampolla que se rompe
provocando una úlcera negra, generalmente indolora. Alrededor de la lesión se
produce una inflamación significativa y, algunas veces, afecta a los ganglios
linfáticos que aparecen dolorosos a la palpación. Con frecuencia, se forma una
costra que se seca y se cae en un período de dos semanas. En un 20% de los
individuos no tratados la infección se puede diseminar a través del torrente
sanguíneo y tornarse fatal; sin embargo, la muerte por ántrax cutáneo es muy
poco común en la mayoría de personas atendidas adecuadamente.
nº 6
Profesión Veterinaria

El ántrax por inhalación se produce cuando las esporas del ántrax penetran en EL ÁNTRAX NO
los pulmones. Una persona puede tener esporas en las vías nasales (lo cual indica
que ha habido exposición), pero esto no significa que contraerá la enfermedad. SE TRANSMITE
Aparece febrícula, mialgias, tos seca y malestar precordial. En una segunda fase,
fiebre de comienzo brusco y una broncoalveolitis difusa con disnea, tos con expec-
DE PERSONA A
toración hemoptoica, cianosis y taquicardia. Su mortalidad se aproxima al 100%. PERSONA, y no
El ántrax gastrointestinal es poco frecuente. El germen puede acceder por está justificada la
vía digestiva a través del consumo de carne infectada, provocando gastroente-
ritis grave con vómitos y diarreas sanguinolentas. administración
El pronóstico del ántrax por inhalación y del ántrax gastrointestinal sigue
de antibióticos
siendo aún muy desalentador, incluso con terapia de antibióticos, hasta el 90%
de los casos son fatales.
a las personas
que convivan
ENCEFALOPATÍA ESPONGIFORME con el enfermo,
TRANSMISIBLE a menos que
Tras la confirmación en el año 1990 de la epidemia de Encefalopatía
Espongiforme Bovina (EEB), también conocida como el “mal de las vacas locas”,
también éstas
en el Reino Unido; se pusieron en funcionamiento Unidades de Vigilancia hayan estado
Epidemiológica de la ECJ en distintos países (en España se creó en 1995). En
Marzo de 1996, la Unidad de Vigilancia de Edimburgo y un grupo de investiga- expuestas a la
dores extranjeros asociados describieron 10 enfermos que habían presentado
una forma de ECJ (enfermedad de Creutzfeldt-Jakob) que se diferenciaba de
misma fuente de
los casos esporádicos de esta enfermedad y que se denominó variante de ECJ
(vECJ).
contagio de la
enfermedad
El consumo de productos alimentarios que contienen tejido nervioso de
ganado vacuno afectado de encefalopatia espongiforme bovina parece ser la
causa más probable de contagio, pero recientemente ha sido descrito un caso
en el Reino Unido donde se sospecha de la transmisión por la transfusión san-
guínea de un donante que luego desarrolló la vECJ.

La vECJ se caracteriza por presentar síntomas


iniciales psiquiátricos o sensitivos (dolor, disestesias) y
Cutáneo Intestinal Pulmonar
por la posterior aparición de un cuadro neurológico. Germinación y crecimiento Germinación de baja cuantía
Aunque los síntomas psiquiátricos que manifiestan de baja cuantía produce produce derrame masivo,
edema local y lesión edema de mucosa y lesión
estos pacientes son muy heterogéneos, la gran mayoría necrótica necrótica
de ellos presentan depresión, ideas delirantes y/o aluci-
naciones. Posteriormente se instauran síntomas neuro-
lógicos, que incluyen ataxia, movimientos involuntarios
y alteraciones cognitivas y los pacientes evolucionan
negativamente estableciéndose una demencia. Bacilos Bacilos Esporas

La vECJ ocurre en personas con una media de


edad de alrededor de 27 años, la gran mayoría en un
rango de 15 a 55 años. El curso clínico suele durar
más de un año, y los síntomas neurológicos claros
suelen aparecer aproximadamente a los 6 meses del Macrófago
Factores de la viruela:
- Cápsula
comienzo de la enfermedad. - Exotoxinas
- Otros
Ganglio linfático regional

ERISIPELA
Linfadenitis hemorrágica

La erisipela es un tipo de infección causada por


un estreptococo beta hemolítico del grupo A, que Diseminación linfática y Septicemia, bloqueo linfático
hematógenica toxemia pulmonar
afecta la piel y el tejido celular subcutáneo. Existen
diversos factores de riesgo que favorecen el desa-
rrollo de la erisipela, como enfermedades cardíacas Meningitis Shock Edema pulmonar

o renales, infecciones virales, alcoholismo y desnutri-


ción. La laceración de la piel, las úlceras cutáneas y el Muerte Muerte Muerte

deterioro del drenaje venoso o linfático posibilitan la


entrada del microorganismo.
Profesión Veterinaria

A pesar del El pronóstico es favorable si se inicia una terapia antibiótica rápidamente.


Se pueden requerir varias semanas para que se normalicen los cambios cutá-
descenso neos y durante este proceso es común la descamación.
de casos en En algunos pacientes, los estreptococos pueden llegar a la sangre y afectar
humanos de los a las válvulas cardíacas, las articulaciones y los huesos.

últimos años,
HIDATIDOSIS
la brucelosis
humana El término hidatidosis es utilizado para describir la zoonosis producida por
quistes de cestodos del género Echinococcus. Está relacionada con la ganadería
constituye una de en régimen extensivo o con infraestructuras sanitarias deficientes.

las enfermedades Las especies del género Echinococcus tienen un ciclo biológico indirecto
con participación de hospedadores definitivos e intermediarios. En el ámbito
infecciosas más doméstico intervienen fundamentalmente el perro y el ganado ovino.
prevalentes en Los seres humanos se infectan cuando ingieren los huevos en alimentos
nuestro país y que han sido contaminados. La infección llega al hígado, donde se forman la
mayoría de los quistes aunque algunos de los quistes pueden afectar al pulmón,
continúa siendo así como también al cerebro, los huesos, los músculos esqueléticos, el riñón, el
bazo y otros tejidos. Un quiste hepático puede permanecer asintomático entre
un problema de 10 a 20 años, hasta que crece lo suficiente como para ser palpado durante el
salud pública examen físico o producir síntomas como dolor abdominal, compromiso de otros
órganos, y signos cutáneos. Los quistes se pueden romper y causar una enfer-
muy difícil de medad grave, incluyendo hipotensión y shock.

erradicar. Esta Muchos pacientes pueden tratarse exitosamente con albendazol o meben-
dazol (con frecuencia por períodos largos de hasta tres meses), el prazicuantel
patología plantea es otro medicamento que puede servir en combinación con los dos anteriores.
serios problemas El tratamiento definitivo consiste en extraerlos quirúrgicamente.

clínicos debido a
LEPTOSPIROSIS
la gran tendencia
Es una infección bacteriana rara y grave, causada por varias especies del
hacia la recidiva, género Leptospira.
la cronificación Algunos de los factores de riesgo son: la exposición ocupacional (agriculto-
y al desarrollo res, ganaderos, trabajadores de los mataderos, veterinarios, etc.), las actividades
recreativas en aguas dulces que han sido contaminadas por la orina de los
de secuelas animales y la exposición en el hogar (mascotas, ganado doméstico, sistemas de
recolección de aguas de lluvia e infestación por roedores infectados).
articulares
invalidantes El ser humano puede contraer la enfermedad por contacto directo con
sangre, tejidos, órganos y orina de animales infectados. Aunque es infrecuente,
es posible infectarse al ingerir agua o alimentos contaminados. La transmisión
persona a persona es extremadamente rara.

En el hombre, la bacteria sigue un ciclo similar al que realiza en los otros


huéspedes. Ésta penetra por la piel o las mucosas, se disemina por la sangre
afectando diversos órganos y se elimina por la orina.

El tiempo de incubación va de 2 días a 4 semanas. La enfermedad se pre-


senta de forma brusca, con síntomas similares a los de la gripe: fiebre, dolor
de cabeza, mialgia, malestar general o postración, náuseas o vómitos, dolor
abdominal, diarrea y artralgia.

Tras esta primera fase y de un período sin molestias, se puede presentar


una segunda fase de mayor gravedad, dependiendo del serogrupo de la bacte-
ria. Entre los síntomas podemos citar: irritación conjuntival, irritación meníngea
y rigidez de nuca, insuficiencia renal, ictericia, manifestaciones hemorrágicas
intestinales o pulmonares, arritmia o insuficiencia cardiaca y disnea.
Profesión Veterinaria

CASOS DE VARIANTE DE ECJ POR AÑO DE FALLECIMIENTO, SALVO INDICACIÓN


1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005* Total
Reino
3 10 10 18 15 28 20 17 18 9 2 150*
Unido
Francia 1 1 1 3 2 1 9*
Irlanda 1 * 1
Canada 1 1
EEUU 1 1
Arabia
1 1
Saudí
Japón 1 1
Holanda * *
Italia 1 1
Portugal * *
España 1 1
TOTAL 3 11 10 18 16 29 21 22 19 13 4 166
Actualizado a 1 de Agosto de 2005, * 14 casos mas permanecen vivos (7 UK, 4 Francia ,1 Portugal, 1 Holanda, 1 Irlanda). Fuente Centro Nacional
de Epidemiología.

La enfermedad dura desde unos pocos días hasta tres o más semanas,
dependiendo de su gravedad. La mayor parte de las personas presentan sólo
una primera fase, con síntomas moderados o sin ningún malestar. La segunda
fase puede ser grave y, si no es tratada en forma adecuada y a tiempo, puede
tener una recuperación lenta, de hasta varios meses, y dejar secuelas renales o
derivar en la muerte.

LISTERIOSIS
L. monocytogenes se aísla frecuentemente en el suelo, polvo, agua, y a
partir de múltiples fuentes animales y vegetales, incluyendo los ensilados, que
constituyen una fuente relevante de infección en los animales.

La vía de transmisión de la enfermedad en el hombre no se conoció hasta


mediados de los años 90. El consumo de leche y productos lácteos contaminados
sin pasteurizar, de quesos frescos, de vegetales sucios, de aves de corral poco
cocinadas, y de carnes precocinadas (cortes fríos), es el motivo más probable de la
infección. La transmisión vertical de la madre al feto en el útero o en el momento
del parto y el contacto directo en determinadas actividades profesionales son
otros de los posibles orígenes.

La listeriosis puede presentarse esporádicamente o en epidemias. L. mono-


cytogenes produce una toxina citolítica y hemolítica, llamada listeriolisina O, que
actúa como un importante factor de virulencia. En personas adultas, la listeriosis
invasiva se manifiesta como bacteriemia o como meningoencefalitis secundaria a
una bacteriemia, con una mortalidad elevada, de hasta el 30%. Son especialmente
susceptibles los pacientes de edad avanzada o con patología de base.

La infección en mujeres gestantes, en ocasiones asintomáticas, puede


provocar abortos, partos prematuros o el nacimiento de niños infectados que
desarrollarán una meningitis en las primeras tres semanas de vida.

Las infecciones localizadas son infrecuentes. Pueden presentarse tras un


episodio de bacteriemia, habiéndose descrito casos de endocarditis, artritis,
osteomielitis, absceso intraabdominal e infección pleuropulmonar. También se
han descrito formas locales que afectan a la piel y globo ocular en trabajadores
de mataderos o en veterinarios y otras personas relacionados con animales. En
este caso no existe una bacteriemia previa y la infección se produce por con-
tacto directo con tejidos o animales contaminados.
Profesión Veterinaria

MUERMO
La enfermedad es propia de los caballos, mulos y burros. La infección en
el hombre es sumamente rara y afecta casi exclusivamente a las personas cuya
ocupación está vinculada a estos animales, por ejemplo: veterinarios, carniceros
que manipulan carne de caballo y criadores de caballos. Es una enfermedad que
ha ido desapareciendo en el mundo, aún quedan focos en Asia, y algunos países
de la zona oriental del Mediterráneo.

El agente es una bacteria llamada Pseudomona mallei (Actinobacilus


mallei) o bacilo del muermo. Se transmite desde el animal enfermo al hombre
por vía respiratoria, provocando una enfermedad febril con síntomas que van
desde un cuadro catarral banal a una neumonía cavitaria. El período de incuba-
ción es de 2 a 30 días. No se ha comunicado la existencia de casos de contagio
entre seres humanos.

La forma de prevenirla es el control del muermo entre las especies equinas


y el extremar los cuidados al manipular tejidos enfermos.

PSITACOSIS
El principal reservorio de la Chlamydia psittaci son las aves. Los primeros
casos fueron relacionados con las aves de la familia de las psitácidas; de ahí El muermo es una enfermedad propia de
el nombre de la enfermedad. Los pájaros enfermos eliminan la bacteria por las burros, caballos y mulos.
secreciones respiratorias y del aparato digestivo. Es importante recordar que
ciertas aves pueden eliminar el organismo aún cuando no presenten síntomas.

El hombre se contagia de forma indirecta a través de la inhalación de


partículas contaminadas con las deyecciones de las aves enfermas y de forma
directa por contacto con el ave enferma, incluyendo la manipulación de aves
infectadas en los mataderos.

El cuadro clínico es muy variable, presentándose como una simple gripe,


como una neumonía o sin ninguna manifestación clínica. Tras un periodo de
incubación de 7 a 15 días, la enfermedad comienza con malestar general y fiebre.
Posteriormente, aparece un intenso dolor de cabeza, fotofobia, dolores articulares
y musculares, hemoptisis y en algunas ocasiones, acompañando al cuadro pulmo-
nar, meningitis, anemias, alteraciones cardíacas, insuficiencia renal, artritis, etc.

Cuando el tratamiento ha sido el apropiado, el pronóstico es favorable; la


mortalidad actualmente no supera el 1% de los casos.

RABIA
La rabia es una enfermedad viral que afecta el sistema nervioso central
(cerebro y médula espinal). Se transmite de los mamíferos infectados al hombre
y una vez que los síntomas aparecen, casi siempre resulta fatal.

Todos los mamíferos pueden contraer la rabia. Actualmente el perro es el trans-


misor más frecuente, cerca del 90% de los casos en el hombre son debidos a la trasmi-
sión por el perro, el gato es el responsable de solo un 5%. Entre los animales silvestres,
la rabia suele ser más común en los mapaches, los murciélagos y los zorros.

Los seres humanos pueden contraer la rabia al estar expuestos a la saliva o


el tejido nervioso de un animal con rabia, a través de un mordisco o un arañazo.
En casos raros, la exposición también puede ocurrir si la saliva o el tejido nervioso
entran en contacto con una herida reciente o con una mucosa. Se han notificado
casos de transmisión entre seres humanos, en personas que han recibido un trans-
plante de córnea y se desconocía que el donante estaba infectado con rabia.

Entre los primeros síntomas se encuentran la irritabilidad, el dolor de


cabeza, la fiebre y en algunos casos, picor o dolor en el lugar de la exposición.
Con el paso de los días, la enfermedad provoca parálisis, espasmos de los mús-
culos de la garganta, convulsiones, delirio y finalmente, la muerte.
Profesión Veterinaria

TÉTANOS
En nuestro país afecta sobre todo a mayores de 50 años no vacunados,
o vacunados de forma incompleta, pertenecientes a profesiones de riesgo o
habitantes del medio rural. En los últimos años no ha habido ningún caso en
menores de 20 años.

El C. tetani es un bacilo saprofito que se encuentra en el tracto gastroin-


testinal de diversos animales y del hombre, que actúan como reservorio, siendo
eliminado al exterior por las heces.

Las formas esporuladas del C. tetani se hallan en forma ubicua en el polvo


y en la tierra, en las aguas fangosas y estancadas, en los metales oxidados, en
los instrumentos de trabajo de campo, en las heces humanas y en especial en
las de los animales herbívoros.

Una de las principales vías de entrada La vía de entrada (en un 10-20 % de casos no se determina) son las heridas,
del tétanos son las heridas que se conta- que se contaminan con esporas. La necrosis de los tejidos produce anaerobiosis,
minan con las esporas de C. tetani. favoreciendo el paso de la forma esporulada a la vegetativa y la producción de
una neurotoxina, denominada tetanoespasmina. Ésta alcanza el sistema nervio-
so central, donde se disemina con rapidez, en un periodo de 16 a 24 horas, a
nivel de la médula y el bulbo. Si hay toxina suficiente puede haber diseminación
linfática o hemática.

La toxina interfiere con la liberación de neurotransmisores produciendo


una clínica caracterizada por aumento del tono muscular y espasmos mus-
culares incontrolados. Se afectan primero los músculos con vías nerviosas
más cortas y menor tiempo de transporte de la toxina desde la unión mio-
neural.

Aparece tétanos generalizado en el 80% de casos. Suele haber inicialmente


síntomas localizados en la zona de la herida. Es típica la afectación de los mús-
culos masticatorios con dificultad para abrir la boca por aumento de tono mus-
cular (trismo, 50%), faciales (risa sardónica) y cervicales. Más tarde se afecta la
musculatura más distal, musculatura proximal de miembros, rigidez abdominal,
etc, apareciendo contracciones sostenidas, dolorosas y posturas características
(opistótonos, por afectación de la musculatura dorsal). Los espasmos genera-
lizados pueden comprometer la vida del paciente al reducir la ventilación o
provocar apnea o laringoespasmo.

El tétanos localizado afecta solo a los músculos cercanos a la herida per-


sistiendo cierto tiempo y pudiendo remitir. Frecuentemente es la fase inicial del
tétanos generalizado.

El llamado tétanos cefálico es poco frecuente, la puerta de entrada se loca-


liza en la cabeza y puede ser localizado o generalizarse. El periodo de incubación
es muy corto, de 1 ó 2 días.

No hay resistencias naturales a la infección ni tampoco la enfermedad clínica


confiere inmunidad permanente. El tétanos es una enfermedad que puede ser preve-
nida mediante un buen manejo de la herida y una adecuada profilaxis antitetánica.

TOXOPLASMOSIS
Es una infección producida por el parásito protozoario intracelular
Toxoplasma gondii. La toxoplasmosis se encuentra en los seres humanos a nivel
mundial y en muchas especies de animales y de aves. Los gatos son el huésped
final del parásito.

La infección en humanos proviene de la ingestión de hortalizas


contaminadas, el manejo inadecuado de los excrementos de un gato, la
ingesta de carne cruda o mal cocinada, la transmisión de la madre al
feto a través de la placenta o por la transfusión de sangre o trasplante
de órganos.
nº 6
Profesión Veterinaria

El período de incubación para los síntomas es de 1 a 2 semanas. A pesar del control


Aunque más del 80 al 90% de las infecciones primarias son asintomáticas,
los bebés pueden mostrar signos de trastornos del sistema nervioso central, de la infección
esplenomegalia y hepatomegalia, ceguera y trastornos psicomotores y de
aprendizaje.
por M. bovis en
La infección por Toxoplasma en el adulto inmunocompetente suele ser
animales, con
asintomática. Habitualmente se encuentra linfoadenopatía cervical y es posible la consecuente
la fiebre, malestar general, mialgias, hepatoesplenomegalia y erupción maculo-
papulosa simulando un síndrome mononucleósico. disminución de la
Por lo general los síntomas remiten en pocos meses y rara vez persisten
infección humana,
más de un año. La enfermedad grave con encefalitis, neumonitis o miocarditis
es muy rara, salvo en individuos inmunodeprimidos.
en los últimos años
es un problema
TUBERCULOSIS reemergente. La
La incidencia anual de esta enfermedad es de 16.000-18.000 nuevos casos
aparición de cepas
al año, la mitad altamente contagiosos. multirresistentes
Los organismos implicados son el Mycobacterium tuberculosis y el a los antibióticos
Mycobacterium bovis. El principal reservorio es el hombre infectado, y
raramente algunos animales (bóvidos), siendo la fuente de exposición el de elección para
individuo enfermo (y ocasionalmente el animal enfermo o sus productos)
cuando presenta enfermedad pulmonar o laríngea, y elimina bacilos viables
el tratamiento
al exterior. de la infección
La vía de transmisión más significativa es la aérea, por inhalación de en personas, la
núcleos de las gotitas de Pflügge aerosolizadas (emitidas por el enfermo sobre
todo al toser y espectorar), con bacilos en su interior, capaces de mantenerse y diseminación
transportarse por el aire en suspensión durante largo tiempo. Ocasionalmente,
el hombre puede contagiarse por contacto a través de pequeñas heridas en la
del virus de la
piel. La vía digestiva, por ingestión de productos lácteos contaminados no con-
trolados sanitariamente, dando lugar a TBC intestinal sobretodo; actualmente
inmunodeficiencia
es muy infrecuente. humana, el
La enfermedad se caracteriza por tener un comienzo insidioso, con fiebre establecimiento de
generalmente poco elevada y vespertina, malestar general, cefalea, tos débil y
seca, que puede hacerse húmeda, anorexia y astenia, con sudoración y adelga-
reservorios silvestres
zamiento. y la persistencia
en el ganado
TULAREMIA
doméstico,han
Si bien muchos animales domésticos y silvestres pueden padecerla, el
conejo suele ser, comúnmente, el más relacionado con brotes epidémicos de la
contribuido a esta
enfermedad. situación
Las formas frecuentes de contagio incluyen: el contacto de la piel o las
mucosas con sangre o tejido al manipular animales infectados, las mordeduras
de pulgas o garrapatas, o bien, el consumo o la manipulación de carne de cone-
jo sin la cocción adecuada. Otras formas menos comunes de contagio incluyen
beber agua contaminada, inhalar polvo de suelo contaminado y manipular
pieles o garras de animales contaminados.

Puede originar simplemente una lesión en la piel y adenomegalia locali-


zada. Pero la ingestión o inhalación del organismo dará lugar a la aparición de
síntomas digestivos o respiratorios. v