Vous êtes sur la page 1sur 10

L-e cdvy'(A.

~
.'
í:
·:::r-l, 'L0
Migración y urbanización en Sonora
('
Ana Lucía Castro Luque
~

","

¡
En Sobora, el fenómeno de la migración, a pesar de ser un
elemento fundamental en el crecimiento de una población,
no ha sido objeto de estudio por los diversos actores sociales
a cargo de las políticas de población en la administración
pública. Esto no es casual, pues ahí donde los análisis de mi-
gración han avanzado son en aquellas entidades donde se ha
~,
observado una gran movilidad espacial de la población. Movi-
k
mientos que siguieron ya sea la ruta hacia el exterior del país
o bien retornaron el camino del campo a la ciudad, contri bu:..
~;' yendo a la formación de los grandes centros urbanos.
Si bien es cierto que nuestro estado no se distingue como
un gran polo de atracción de población a nivel nacional, es
evidente que acorde con los cambios socioeconómicos que
en él ocurren se genera un proceso de redistribución espacial
,~
de su población que es necesario estudiar.
I Diferentes razones apoyan esta aseveración. En primera
'''¡'
:1.
instancia no es necesario llegar a tener una gran metrópoli
para acercamos al estudio de la migración y su problemáti-
ca; en segundo, no podemos ignorar el plano internacional,
en el que el proceso de globalización coloca a Sonora como

395
,',
'1
1./\ 1JIOI/\NI / Al '((IN
una entidad importante en la estrategia de relocalización
La dislrlbuc.;l()lll.:spaclal di: la poblal'l!)ll 1'11 :111':11, 11lhlllllP¡ y
industrial. Así, por ejemplo, la instalación de la industria rurales resulta útil como una medida illdlrccla dt,\ l'I'IIÚIIII'
maquiladora en la franja fronteriza del país trastoca la de-
no migratorio. Es decir, se reconoce que el crccllllicllto dt'
mografía sonorense. Otra razón descansa en la situación
las ciudades en gran medida se apoya en la población prov"
económica del país, la cual ha orillado a emigrar a los Esta-
ni·¿nte del campo, la cual emigra a las ciudades en busca (111
dos Unidos a un gran número de compatriotas, con lo que
un empleo en la industria o los servicios. Si bien una condi-
nuestras ciudades fronterizas, como puertos de salida, se tor-
ción del proceso de urbanización mundial es el desarrollo de
nan vulnerables ante el endurecimiento de las políticas de
la industria, en el caso de los países del tercer mundo, ante
inmigración en el país vecino que dificultan el paso de estos
el empobrecimiento del campo que provocó el gran éxodo de
migrantes.
masas campesinas hacia las ciudades, éste avanzó desmesu-
Desafortunadamente, los instrumentos disponibles no per-
radamente, aun y cuando el proceso de industria.lización no
miten un estudio a fondo de la migración entre los munici- hubiese madurado.
pios al interior de Sonora. Asimismo, se dificulta un análisis Es decir, la relación urbanización-industrialización no es
de orden cualitativo del fenómeno y sus actores, que arroje
lineal. En Sonora, el proceso va de la mano de la expansión y
luz en lo referente a los determinantes socioculturales en la
. la modernización de la agricultura desde mediados del siglo
decisión de migrar y la elección del lugar de destino, así
XX. Del impulso a esta actividad económica se derivó el auge
como acerca de sus expectativas y de los efectos demográfi- en la instalación de agroindustrias y el desarrollo de las acti-
cos, sociales, económicos y políticos de la migración en los
vidades comerciales y de servicios en ciudades como Obregón
lugares de origen, efectos que dependen de las características
y Hermosillo, que experimentaron en esa etapa altas tasas de
y el volumen de los flujos. crecimiento poblacional (ver Cuadro 7 del anexo estadístico).
A pesar de lo anterior, en este artículo se propone dar un .
De ahí en adelante el ritmo de crecimiento poblacional de
panorama general de la migración en Sonora, abordando en las zonas urbanas en detrimento de las rurales no se ha dete-
primer lugar aspectos generales del tema, como el proceso de
nido. Coincidieron, además, la c,risis de la agricultura y la
urbanización y la concentración de la población, para de ahí
instalación de la industria maquiladora de exportación en
pa.<;ara la descripción de las características sociodemográficas
los años sesenta para jugar un papel relevante en esta trans-
de los migrantes en el estado. Aunque se trata de un acerca-
formación. Más adelante se sumó el despegue de las activida-
miento desde la demografía, esperamos con ello avanzar ha-
des terciarias que refuerzan dicho proceso configurando el
cia un conocimiento cualitativo del fenómeno.
actual patrón de distribución poblacional del estado. Queda

397
396
claro, como apunta José Carlos Ramírez, que la existencia de Sobre esta base y en vista de que no podemos soslayar la
estas dos economías (primaria y secundaria) ha favorecido, redistribución de población originada en el marco nacional,
no sólo la concentración de la población en los lugares tradi- sostenemos que la tendencia hacia una mayor concentra-
cionales de la costa (Hermosillo, Ciudad Obregón, Guaymas, ción urbana de población en Sonora irá en aumento. Las
Navojoa, Caborca, Puerto Peñasco y San Luis Río Colorado) l'
q:'
evidencias indican que el proceso de desconcentración ape-
i,:
y la sierra (Cananea y Nacozari), sino también en aquellas nas ha iniciado en las grandes metrópolis como el Distrito
localidades que son asiento de la maquiladora, como Noga- t¡-' Federal (Corona y Luque, 1992: 579) y Guadalajara indu-
les y Agua Prieta (Ramírez, 1991:30). En otras palabras, el ;.J ciéndonos a pensar que estamos ante una «transición de los
patrón de distribución poblacional advierte un continuo !~
i:i

patrones migratorios», lo cual implica un cambio en los


"1
avance de la urbanización, de manera tal que para 1995 la I~
t flujos principales de migrantes anteriormente dirigidos ha-
J
relación urbano/rural es de cuatro a uno (Cuadro 1). ~ cia las grandes metrópolis y las grandes ciudades naciona-
No obstante, la polarización entre los grandes centros ur- les. Ahora éstos se reorientan hacia las ciudades medias del
banos y los más pequeños no es tan grave, ya que el estado país y hacia otras más pequeñas que al interior de las regio-
dispone de un corredor de crecimiento económico que va nes muestran una gran dinámica económica (Velázquez y
desde Nogales hasta Navojoa pasando por las principales Arroyo, 1992:556).
ciudades, aparte de los centros que muestran gran dinamis- De confirmarse esta transición en tos patrones migrato-
mo en la franj a fronteriza Ooseph, 1992:6). Mientras en So- rios, podemos esperar que ciertas Ciudades sonorenses, espe-
nora, sólo el 47% de la población en 1990 vivía en las cuatro cialmente las que han mostrado mayor dinamismo y
ciudades de más de 100 mil habitantes, en otras entidades diversificación económica, como las ubicadas en la frontera
del país los porcentajes sobrepasaban el 70% (ver Cuadro 2). norte y la capital, continúen atrayendo población migrante.
Como señalamos antes, esta relación es una medida in- Sin embargo, cabe preguntarse ¿en qué cantidad y de dónde
directa del fenómeno pues las migraciones fluyen en otras 'vendrá ésta?
direcciones, como serían la migración rural-rural, la urba-
na-rural y la urbana-urbana. Este último movimiento cobra SONORA y SUS MIGRANTES
importancia conforme avanza el nivel de urbanización, ya Para contestar las preguntas anteriores y con ello pasar al
que la migración rural-urbana va disminuyendo en su peso análisis de los flujos migratorios, es necesario aclarar en
relativo como componente del crecimiento urbano, cediendo primera instancia que cuando suponemos que nuestras ciu-
lugar a los migrantes que van de un centro urbano a otro dades continuarán atrayendo población, no se trata de gran-
(Lattes, 1984:911 y Naciones Unidas, 1992: 51). des contingentes de personas provenientes de otras entidades

398 399
de la república. De los resultados del censo de población de
1990 podemos concluir que Sonora es un estado en equili- Sinaloa, Baja California, Chihuahua y en menor llIedlda del
brio migratorio pues aunque su saldo neto migratorio resul- Distrito Federal, Jalisco, Nayarit y Michoacán. Esto en lo q\1"
tó positivo no fue muy significativo, o lo que es lo mismo, la a migración interna se refiere, pero lógicamente la entidad
cantidad de inmigrantes al estado es un poco mayor a la de no es cerrada e interactúa con otros países, de donde llega-
•....

habitantes que se marchan. ron 4 028 personas, la gran mayoría de los Estados Unidos.
Existen dos maneras de visualizar esto numéricamente. La Todos ellos comprueban el postulado gravitacional, en el
primerade ellas es mediante el concepto de migración abso- sentido de la relación inversa existente entre el monto de las
luta, que relaciona las variables lugar de nacimiento con el migraciones y la distancia de las regiones de origen y desti-
lugar de residencia. Según esta medición, para 1990 en So- no (Partida, 1994:19).
nora, casi el 17% de su población eran no nativos, mientras Los nuevos pobladores seleccionaron los municipios más
los sonorenses residiendo fuera de su estado natal sumaban urbanizados para establecer su residencia. Esto es, eligieron
alrededor del 10%. La segunda es a través de la migración en primer orden la capital Hermosillo, en segundo, con can-
reciente, o sea aquella que llegó (o salió) del estado duran- tidades muy similares, los municipios de Nogales, Cajeme y
te los cinco años anteriores al censo. En el caso del censo San Luis Río Colorado; Guaymas, por su parte, fue elegido
de 1990 que refiere al quinquenio 1985-1990, se observa que en una proporción mucho menor. Obviamente cantidades
llegaron a residir al estado buscando mejores perspectivas similares de migrantes tendrán impactos diferenciados se-
72 121 personas, en contraparte se fueron, seguramente gún sea el tamaño de la población a la que arriban. Por ello
anhelando también encontrar mejorías, un total de 53 840 al relacionar los nuevos inmigrantes con la población total
personas, de tal manera que el Estado dio cobijo a 18 281 del municipio indiscutiblemente la frontera resalta por su
nuevos residentes. capacidad de atracción poblacional (Cuadro 4).
La ganancia se antoja significativa, máxime si pensamos Hasta ahora, se ha observado como una constante del fe-
que la mayoría de ellos llegan a las ciudades, por lo que una nómeno migratorio la dominación de los jóvenes en los t1u-
comparación con otras entidades será de utilidad. Pensemos jos. En el caso de Sonora, esto no fue la excepción pues en
en Baja California cuya ganancia fue de más de 200 mil per- su mayoría se trata de jóvenes en edad de trabajar. Según las
sonas, Chihuahua que recibió
,
más de 85 mil
,
o Nuevo León, estimaciones de Partida, los hombres que llegaron fueron
estado con lIna migración neta de cerca de 50 mil personas. más activos en el mercado de trabajo que aquellos que mar-
Ahora bien, ¿de dónde llegaron y dónde se establecen estos charon hacia el resto de la República; entre las mujeres no
buscadores de sueños y en:pleos? Vinieron principalmente de se aprecia diferencia significativa entre ser inmigrante o
emigrante para encontrarse activa laboralmente.
400
401
Igualmente, no se observan grandes diferencias de nivel general de población, de una u otra forma confirman las
educativo, siendo un poco mayor entre los emigrantes, lo tendencias antes mencionadas, esto es: los migrantes siguen
cual, en combinación con el hecho de que los hombres bajando de la sierra hacia la costa y la frontera, de zonas
cuando se van se incorporan menos al mercado de trabajo, rurales hacia zonas urbanas, de las ciudades en recesión
sugiere que se trata de personas cuya razón para cambiar de económica hacia las de mayor empuje. En total treinta y un
residencia es obtener mayor nivel educativo (cuadros 5 y 6). municipios, la mayoría de ellos ubicados en la zona serrana,
Contrario a lo experimentado a nivel nacional, donde So- pierden población, y otros corno Cajeme, Guaymas y Empal-
nora aparece como una entidad sin gran movilidad, al inte- me dan signos de dificultad para retenerla. Definitivamente
rior del estado se registra un gran movimiento. La Encuesta el proceso de concentración poblacional continúa su mar-
Nacional de la Dinámica Demográfica, mejor conocida cha invitando a reflexionar en los pros y contras, obligándo-
como la ENADID-92, lo registró y se calcula que el 22% de la nos a ampliar y acelerar la discusión antes de que los
población ha cambiado su residencia de un municipio a centros urbanos hoy por hoy en crecimiento amorfo se vean
otro, ocupando el cuarto lugar después de Jalisco, el Distrito rebasados en su capacidad de alojar a la población que has-
Federal y Nuevo León. ta ahí llega para asentarse. Prevenir antes de que las otrora
Cinco años después, la ENADID-97 arrojó un saldo similar, ciudades atractoras de población pierdan su encanto y resul-
19.5% de los entrevistados habían migrado de un municipio te más difícil la reorientación de los flujos migratorios.
a otro y de éstos, poco más de la tercera parte declaró haber
realizado el movimiento en los últimos cinco años, es decir LA DINÁMICA DEMOGRÁFICA FUTURA

entre 1992 y 1997. Desafortunadamente, a pesar de la cober- Para reflexionar sobre la dinámica que seguirá la población
tura estatal de la encuesta, el marco muestral no permite y especialmente el papel que en ella tendrá la migración es
conocer la magnitud de los flujos entre los municipios ni las necesario partir de un hecho importante, y es que en el caso
direcciones de éstos. Para el caso específico de Hermosillo, la de Sonora la movilidad de población representa sólo una
Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología levantó una en- fracción, incluso la más pequeña del crecimiento demográ-
cuesta en el año de 1985 donde se encontraron 649 migran- fico de las ciudades. Éste se explica principalmente por el
tes en una muestra de mil personas. De éstos, casi la mitad crecimiento natural, es decir, por la diferencia entre los na-
(49.6%) venía de zonas rurales del mismo estado y el 18.8% cimientos y las defunciones, donde entran en juego otros
de zonas urbanas (SEDUE, 1985:13). factores que hacen complej as las tareas de quienes preten-
No obstante las limitantes, las tasas de crecimiento pobla- den influir sobre la dinámica en su conjunto.
cional observadas para el año de 1995 mediante un conteo Centrándonos en el crecimiento provocado por la mi!',ra

402 lÍO.
lila, IIIuIIIIIIIIIIII'0' NIIYIIIIIIl, O""Y.'", HIH''1''1 (11'11111"', Y 1'"1
ción, está suficientemente documentada la influencia decisi- (11111110, la IlIlt'I'lIl'I'C,."I(\1I el" Cl""VIIIIIN !'tI" lu" IIHIIII(lll'lwI 111'

va que los mercados de trabajo ejercen sobre los migrantes Guaymas y Elllpalllll'. 1.:1 1'1I1111'1¡' d.· "11,," 111111'/111'1\ 1111 ¡lit"
cuando éstos toman la decisión de migrar. De este modo, sin potencial de atracción y 1(15 dll~ "Itlllli'~ 111'11011 1111 1\l111~lIljllll
duda, de la capacidad para generar empleos en una región medio de retención que es preciso I'cafll'lll:11' 11111':-: t'll :lÍlo.'.
dependerá la movilidad o arraigo de su población. Sin em- recientes han venido perdiendo dinamismo ante la crisis dl'\
bargo la atracción o en su defecto el rechazo de los flujos sector agrícola en el caso de Obregón y del pesquero que ha
también depende de la capacidad que dicha región muestre afectado notablemente a la ciudad de Guaymas que tiende a
para optimizar sus recursos y ofrecer una mayor calidad de perder aceleradamente población (CONAPO, 1997:102). Esta
vida a sus habitantes. propuesta se complementa con la de capacidad del equipa-
En ese sentido se encaminan los proyectos desarrollados miento urbano que a decir del estudio antes citado estas dos
desde la perspectiva nacional como el de Condiciones am- regiones cuentan con un nivel aceptable de influencia pero
bientales de microrregiones estratégicas para modificar se requiere reforzar esa jerarquía mediante la dotación de
la distribución espacial de la población en México» (co- equipamiento y con ello generar mejores condiciones de
NAPO) o las propuestas elaboradas en la entidad por la Secre- vida para la población y retenerla.
taria de Infraestructura. Urbana y Ecología en el estudio Desconcentrar la influencia de Hermosillo se expresa
titulado Un nuevo sistema de ciudades: bases teóricas y como una propuesta clara en estos estudios. Según el CONAPO

su aplicación en el Estado de Sonora. Es decir ;1ue a la par esto puede lograrse mediante la consolidación urbana del
que se acepta que población y desarrollo económico consti- poblado Miguel Alemán y el fomento de las actividades turís-
tuyen un binomio imposible de desligar, se plantean la ne- ticas y pesqueras en Bahía Kino. No obstante, se trata de po-
cesidad de relacionar los aspectos económicos con las blados que se encuentran en la misma región que viene
condiciones ambientales y/o con la capacidad de dotación enfrentando un serio problema con el abastecimiento del
de equipamiento urbano existente en cada uno de los cen- agua. En cambio la SIUE concluye que dada la importancia
tros urbanos como es el caso del segundo de estos estudios. de Hermosillo, es necesario definir dentro de su zona de
Para el Consejo Nacional de Población de las 44 microrre- influencia, otras ciudades con mayor equipamiento. No se
giones seleccionadas en el país, tres de éstas se ubican en especifica cuáles, pero según se entiende, se trata de locali-
Sonora: la microrregión Hermosillo compuesta por los mu- dades que deben estar .retiradas por más de. dos horas de re-
nicipios de La Colorada, Hermosillo, Mazatlán, San Javier, corrido y hacia la sierra Ooseph, 1992:36).
San Pedro de la Cueva, Soyopa y Villa Pesqueira; la de Obre- A mediano y largo plazos, cobra importancia el proyecto
gón con los municipios de Álamos, Bácum, Cajeme, Etcho-
405
404
Huites-Mayo que supone la ampliación de la frontera agrí- BIBLIOGRAFíA
cola en los límites con Sinaloa beneficiando directamente a Arroyo, A.Jesús y Luis A. Velázquez, «La transición de los patrones mi-
los municipios de Álamos, Navojoa y Huatabampo. Esto sig- gratorios y las ciudades medias» en Estudios Demogrcificos y Ul'ba-
nos, vol. 7, nos. 2 y 3, mayo-dic., 1992.
nificará un acelerado crecimiento demográfico para el cual
GONAPO, Sonora demogrdfico, 1985.
se recomienda aprovechar la experiencia histórica de Ciudad.
, Sistema de ciudades y distribución espacial de la pobla-
Obregón donde se previeron las declaratorias de provisiones ción en México, 1991.
y reservas territoriales para los nuevos fundos urbanos , Evolución de las ciudades de México, 1900-1990.
(CONAPO, 1997: 129). _ •....
__ , Condiciones ambientales de microrregiones estratégicas
Por otra parte, un análisis de cadenas productivas coloca para modifi~ar la distribución espacial de la población en Méxi-
al sector pesquel-o como actor principal en el desarrollo co. La microrregión Obregón, 1997.
microrregional, sugiere que el fuerte impulso a este tipo de , Apoyo a la descentralización de la poHtica de distribución
espacial de la población, 1997.
actividades podría desencadenar un efecto multiplicador a
Corona, Reina y Rodolfo Luque, «Cambios recientes en los patrones
gran escala y absorber una gran cantidad de mano de obra
migratorios a la zona metropolitana de la Ciudad de México» en es-
así como retener población. La propuesta es válida tanto tudios Demogrdficos y Urbanos, vol. 7, nos. 2 y 3, mayo-dic., 1992.
para la región de Obregón como para Guaymas; igualmente Chackiel, Juan y Miguel Villa, América Latina y El Caribe: distribu-
válido resultó el análisis sobre la contaminación de los lito- ción de la población y desarrollo, Naciones Unidas, DDR/1, 1992.
rales: resalta el caso de Huatabampo donde el dren Moron- HHSPP, X Censo General de Población y Vivienda. Estado de Sonora,

cárit y sus descargas han deteriorado casi la totalidad de la vol. 1, tomo 26, 1983.
actividad camaronera. INEGI, Estadisticas históricas de México, tomo 1, 1985.
,Son01'a, perfil sociodemogrdfico, 1990.
Finalmente, la importancia que en estas propuestas cobra
,IX Censo General de Población y Vivienda, 1990. Resulta-
la microrregión de Obregón tiene sentido si observamos que
dos definitivos, tomo 1,1991.
aquí habita una tercera parte de la población del estado, que' ,Encuesta nacional de la dindmica demogréifica. Sonora,
indiscutiblemente cuenta con un gran potencial económico panorama sociodemogrdfico, 1996.
y además donde el problema del agua, por el momento, no , Conteo de población y vivienda, 1995. Sonora, 1996.
es tan agudo. Pero más allá de los números, la propuesta es Joseph, Stephen, Ul'f nuevo sistema de ciudades: bases teóricas y su
pertinente porque de manera oportuna viene a recordamos aplicación en el Estado de Sonora, Secretaría de Infraestructura
Urbana y Ecología, Hermosillo, 1992.
que el sur también existe.
Lattes, Alfredo, «Algunas dimensiones demográficas de la urbanización
reciente y futura en América Latina», en Memorias del Congreso

406 407
LattÚoamerictt1lO de población y destlr/'o/lo, vol, 11,UNAM,COLMI\Xy 81.44
20.87
70.54
66.51
37916
79.13 HIII':d
4243
45321856
57.57
5468
tl?.HIl
23944
2946
19860
3349
1356iJ
3269
6731
438.79 ') I I
11111.1111/.1,1;'111
tll!,
I 'obl.ll'lt'1I .IIAII 1111
PISPAL, 1983,
1= d.,
1",111"

1960
1950
1990
1995
1980
1970 Urbana (;HAIIO f)fo, IIll11ANIZAI,It'IN 111' :iIINIlIIA I
14)~O 1l)11'1
A!\o
Partida Bush, Vírgilio. Migración interna, 1940
INEGI, COLMEX, IlS-UNAM,
1994.

Hipótesis sobre la historia económica y demo-


Rarnírez, José Carlos,
gráfica de Sonora en la era contemporánea del capital (1930-
1.990), El Colegio de Sonora, 1991.

• Número de habitantes urbanos por cada 100 rurales.


Fuente: elaboración propia CONAI'O, Sonora delllogrdfico,
en base a 1985 e INEGI, Xl
Censo Gral. de Pob. y Vil>.Y Con/ea de poblaci6n. 1995.

408 409

,1
CUADRO 2 CUADRO 3
VARIOS ESTADOS: POI3LACIÓN EN LOCALIDADES CON SONORA: PRINCIPALES ENTIDADES DE PROCEDENCIA Y

MÁS DE 100 MIL HAI31TANTES, 1990 DESTINO DE LOS MIGRANTES, 1990


Estado +2987
Local1+de
4692 I
428484
habitantes
idades
113.35
70.92
305
398842
21499179
306432100
66.64
455
de
84.02
53.47
7867
612
27.52
56.33
603
30.58
6326855
714% 675
100
234
581
709 mil
156enPoblación
1localidades
555
194 972
660855
823
Tolal
52"441873
302
3210496
2249581
36228
719
2003
708
190 098 340
mil 689
habs.
606
239
659
187
736 '-'
Entidad de
Distrito Federal
n.cs.
NuevoEntidad
Resto
Distrito
21
Jalisco 74220
123
] 2017
Chihuahua
Sinaloa 333 de
5712
261
4018
2643
Federal
19090
2013
León
6026
502
6337
2594
6756
Emigrantes097
Inmigrantes
Baja 342
California destino

Michoacán
Resto
Chihuahua
Baja procedencia
Nayarit
Jalisco California
Sinaloa

Fuente: INEGI, IX Censo C.'ellaralde Población y Viuienda, '990,

Fuente: INEGI, Censo Ceneral de Población y Vivienda, 1990 y CONAPO, El10lución de


las ciudades en México, 1950-1990.

410 411
1:1111111111 /1

::IlNIIHA l'IUNI:II'AI.I'::. MIINIC:II'lllnl)IIE A'I'I<AI\N 1;"'\11140

I NM 1<;I(AN'I'I':S H ":CII':N'I'I':S, 1<)<)0 Ml<ill¡\CIC',N HI'.ell'NTI', 1'1111NIVI'I \11 1'1(11I:t.lf)N, Il)t)()

Municipio lnmlgrantesI 10481


4641
228557
10127
2235
lO 508
16390 263.6
11.4
2.7
1289549
895
962
983
925
739
229
%3.4
1.3 .1
1.6
Total
9.2
33
9.7
.5
3.7 pob.
Sobre
<111111 "llh""~1
tes"

223
primaria 296
Sonora
- Sin ~I'('llllfhlllll
394
SCCllIHlal'ia
30.\
382
lIa:11.1
M'''''illl'
403

Inmigrantes
Emigrantes

fuente: Partida. Virgilio, Mi¡.:ración interna, INEl;¡, Clll.MEX e IIS-llNA~\, 1994.

CUADRO 6
MIGRACIÓN RECIENTE POR CONDICiÓN DE ACTIVIDAD 1990
pleadas
---- ----
0.61
I 167
2065
72.16
27.23
27.65
7542
2394
063 1l0MllRES
Inactivos
7068
173 I Empleadas
77.62
Desem-
Inactivas
Desem- MUJERES
(porcentajes)

Emigrantes
lnmigrantes I
Empleados
pleados I I
SONORA

• Población que llegó a residir a Sonora durante los cinco años previos al levantamiento
del censo.
fuente: INEl¡I,IX Censo General de Población y Vit.ienda, 1990.
fuente: Partida, Virgilio, MI~~ración inlerna, INEl;I, COI.MEX e IIS-11NAM, 1994.

412
413