Vous êtes sur la page 1sur 10

USMP – FMH Homosexualidad

UNIVERSIDAD DE
SAN MARTÍN DE PORRES

Alumno: Pierre Iván Azabache Chero


Profesor: Lic. Dante Bobadilla

-1-
USMP – FMH Homosexualidad

Tabla de contenido
La Homosexualidad.................................................................................................................3
Introducción.............................................................................................................................3
Definición................................................................................................................................3
Historia.....................................................................................................................................3
Factores que orientan al Homosexualismo..........................................................................4
La filosofía del género y la Sexualidad...............................................................................5
La Religión Actual y la Homosexualidad............................................................................5
Política y Homosexualidad..................................................................................................6
Adopción y Homosexualidad...............................................................................................8
La DSM y la Homosexualidad.................................................................................................8
Conclusiones:...........................................................................................................................9
Bibliografía............................................................................................................................10

-2-
USMP – FMH Homosexualidad

La Homosexualidad
Introducción

El tema tratar es la homosexualidad como tema principal y en el cual indagaremos por


aspectos sobre, su origen, discriminación por algunas cultural y personas, la opinión
religiosidad; y sobre todo en dos aspectos fundamentales en la problemática mundial que
son: el matrimonio homosexual y la adopción por parte de estas personas, si realmente es
moral y normal que éstas personas críen a niños para formarlos.

En la actualidad, hay personas con orientación homosexual que están saliendo del
armario o que han salido del armario (es un dicho), lo que se aplicaría a las personas que
dejan de fingir o reprimir su orientación sexual.

La actividad sexual con una persona del mismo sexo no se considera necesariamente
homosexualidad como orientación sexual, sino un comportamiento homosexual. No todos
los que desean a personas del mismo sexo se identifican como homosexuales o
bisexuales. Algunos tienen relaciones sexuales a menudo con personas del mismo sexo
pero son y se definen como heterosexuales. Es entonces importante distinguir entre
comportamiento, deseo e identidad homosexual, los cuales no siempre coinciden. Por
ejemplo, en algunos sitios segregados por sexo pueden aparecer relaciones
homosexuales "situacionales", aunque el comportamiento sea heterosexual fuera de allí.
Lo mismo puede ocurrir por razones económicas o ajenas a la voluntad.

Definición

La homosexualidad dejó de ser considerada un trastorno


psicológico para ser únicamente definida como un estilo de vida.
Los expertos repasan la visión moral de las religiones sobre la
homosexualidad y las presiones recientes para adaptarla a lo
políticamente correcto. La calificación de la homosexualidad como
"una patología" o la afirmación de que las personas llegan a ser
gays y lesbianas porque "tienen un padre violento y alcohólico… y
una madre sobreprotectora y exigente" no son compartida por la
mayoría de profesionales y carecen, según los expertos, de base
científica.

De hecho, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) retiró en 1973 la homosexualidad


de su manual de diagnóstico y la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de
considerarla una enfermedad en 1990.

Historia

Antes de todo quiero desarrollar ésta parte porque creo es importante, después de leer la
historia de la homosexualidad, ésta se inicia desde la antigüedad. El juicio sobre la
homosexualidad ha experimentado diversas variaciones a lo largo de la Historia. En
general, las culturas de la Antigüedad generalmente la juzgaron moralmente reprobable.
Egipcios y mesopotámicos la contemplaron con desdén mientras que para el pueblo de
Israel se hallaba incluida en el listado de una serie de conductas indignas del pueblo de

-3-
USMP – FMH Homosexualidad

Dios que se extendían del adulterio a la zoofilia pasando por el robo o la idolatría ( es la
conclusión de la lectura de Levítico 18, 22). No en vano, el Antiguo Testamento incluía
entre los relatos más cargados de dramatismo el de la destrucción de Sodoma y Gomorra
cuyos habitantes habían sido castigados por Dios por practicar la homosexualidad.
Durante el período clásico, la visión fue menos uniforme. En Grecia, por ejemplo, algunas
formas de conducta homosexual masculina y sin penetración eran tolerables mientras que
en Roma fue duramente fustigada por autores como Tácito o Suetonio como un signo de
degeneración moral e incluso de decadencia cívica. El cristianismo que, a fin de cuentas,
había nacido del judaísmo también condenó expresamente la práctica de la
homosexualidad.

La condena de la práctica homosexual fue común en los Padres de la Iglesia y en los


documentos más antiguos de disciplina eclesial aparece como uno de los pecados que se
penan con la excomunión. Partiendo de esta base no resulta extraño que el mundo
medieval tanto judeo y cristiano como musulmán condenara las prácticas homosexuales e
incluso las penara legalmente aunque luego en la vida cotidiana fuera tan tolerante o tan
intolerante con esta conducta como con otras consideradas pecado. Esta actitud fue
aplastantemente mayoritaria en occidente y en buena parte del resto del globo durante los
siglos siguientes. Esencialmente, la visión negativa de la homosexualidad estaba
relacionada con patrones religiosos y morales y no con una calificación médica o
psiquiátrica. El homosexual podía cometer actos censurables no más por otra parte que
otros condenados por la ley de Dios que incluso se calificaban de contrarios a la
Naturaleza y de perversión. No obstante, no se identificaba su conducta con un trastorno
mental o con un desarreglo físico. En realidad, para llegar a ese juicio habría que esperar
a la consolidación de la psiquiatría como ciencia.

Factores que orientan al Homosexualismo

La homosexualidad es la atracción sexual hacia personas del propio sexo. En


cromosomas, hormonas sexuales y constitución física los homosexuales son normales. En
el apogeo del psicoanálisis de Sigmoud Freud, se pensó que la homosexualidad se debía
a factores hereditarios, pero esta hipótesis hoy ha sido científicamente desechada. Los
homosexuales son biológicamente normales, lo que no es normal es el ejercicio de la
homosexualidad. Es de advertir que el homosexual tiene instintos heterosexuales; lo que
ocurre es que se le bloquean por alguna razón, que puede ser un complejo de inferioridad,
falta de madurez o ruptura familiar. Quienes de verdad se empeñan en luchar contra ese
complejo, aun en casos de transexualidad, en uno o dos años acaban con sus
obsesiones. Para dar la impresión de normalidad, hay quien asegura que quizá uno de
cada cinco hombres tiene "tendencias" homosexuales, pero las estadísticas lo desmienten
y afirman que en realidad no pasan de un uno o dos por ciento.

Quiero resaltar las teorías neurobiológicas sobre el origen de la


homosexualidad, Las hipótesis con relación al origen biológico de la
homosexualidad son: 1) existencia de un rasgo estructural (del
sistema nervioso) reconocible que indique la existencia de circuitos
neuronales específicos en individuos homosexuales y 2) existencia de
determinación genética. El proceso real de diferenciación sexual debe
ser un modelo interactivo en el que los genes y/o las hormonas no
especifican la orientación sexual, pero definen la manera en que un
individuo relacionándose con su entorno va a matizar su orientación
sexual y otras características de su personalidad.

-4-
USMP – FMH Homosexualidad

El doble control genético y ambiental del desarrollo del sistema nervioso (corteza cerebral)
proporcionan el marco conceptual para comprender la maduración de las facultades
cognitivas y emocionales del ser humano Existe un papel activo del individuo en construir
su propia identidad.

Podemos estudiar cuatro aspectos de la investigación biológica sobre la homosexualidad


que determinaran sus bases neurobiológicas: A) los factores hormonales, B) las
estructuras cerebrales, C) la función neuropsicológica (en estrecha relación con
variaciones estructurales-funcionales del sistema nervioso), y D) los factores genéticos.

La filosofía del género y la Sexualidad

La filosofía del género incluye ideas de diferentes corrientes de pensamiento filosófico y


psicológico armonizadas o, mejor dicho, forzadas a armonizarse en una propuesta que
busca destruir el concepto de familia tal como lo conocemos actualmente. Postula que la
misma es fruto de la sociedad decadente de nuestros tiempos y del devenir histórico que
asegura la desigualdad del hombre con la mujer. La filosofía del género busca desmitificar
la masculinidad y la femineidad como atributos inherentes a la mujer y al hombre. Tal
objetivo solo es lograble haciendo aceptable todo tipo de relación amorosa y sexual, no
solo las que consideramos como normales.

Los interrogantes antropológicas acerca del hombre son, posiblemente, tan antiguos como
el comienzo de su uso de razón. En la Grecia de Platón pareciera ser que por "el amor" se
justificaban las relaciones entre personas del mismo sexo. Varios partes de "el Banquete"
nos describen comportamientos homosexuales de los comensales, comenzando con el
anfitrión Agatón y terminando por el propio Sócrates que parece tomar este tema sin
demasiado interés. Voltaire en uno de sus escritos filosóficos nos comenta al respecto:

"Si el amor que se llama socrático y platónico fuera un sentimiento honesto, lo


aplaudiríamos; pero como fue relajación, debe sonrojarnos Grecia porque no lo prohibió"

Por ende, para lograr la igualdad definitiva entre hombre y mujer es necesario:

 Cambiar todos los roles masculinos y femeninos existentes.


 Considerar la familia actual como algo perimido.
 Estructurar un nuevo tipo de unión "familiar"
 Permitir diferentes formas de contacto sexual como parte de la igualdad.
 Negar la identidad biológica-psiquica-espiritual del "ser mujer" y del "ser hombre".
 Eliminar el lenguaje actual en lo referido a temas masculinos femeninos:
 Cambiar todos los términos que incluyen tacitamente/excluyen a la mujer dentro
del hombre. Por ejemplo: "los alumnos de esa escuela" por "los alumnos y alumnas
de esta escuela"
 Anular la proposición "de" en la determinación del nombre de casada de la mujer.
 Androginizar el lenguaje. Puesto que no existe forma de describir lo que no es
masculino o femenino que deben tender a unirse.

La Religión Actual y la Homosexualidad

En éste argumento tomo como base la ideología de la religión actual haciendo un análisis
de ello. La iglesia católica siempre ha enseñado que el acto homosexual es un pecado

-5-
USMP – FMH Homosexualidad

objetivamente grave. La Iglesia, sin embargo, distingue entre la maldad objetiva de la


actividad homosexual y la responsabilidad subjetiva de quien la realiza. Esto no quiere
decir que las personas que practican estos actos siempre sean subjetivamente
excusables, sino que a veces la ignorancia, el abuso de otras personas, las influencias
ambientales muy fuertes, etc., pueden conducirlas a realizar actos no totalmente libres, sin
embargo, tales actos son gravemente malos en sí mismos, pues ofenden a Dios y van en
contra del bien auténtico de la persona humana.

La Iglesia también distingue entre la inclinación homosexual (u homosexualidad) y la


actividad homosexual (u homosexualismo), enseñando que la primera no es pecado en sí
misma, aunque inclina a actos que sí lo son. Es necesario precisar, por el contrario, que la
particular inclinación de la persona homosexual, aunque en sí no sea pecado, constituye
sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento
intrínsecamente malo desde el punto de vista moral. Por este motivo la inclinación misma
debe ser considerada como objetivamente desordenada.

Indudablemente en mi análisis, estas personas homosexuales, deben ser acogidas, en la


acción pastoral, con comprensión y deben ser sostenidas en la esperanza de superar sus
dificultades personales y su inadaptación social. También su culpabilidad debe ser juzgada
con prudencia. Finalmente, y porque está implicado en esto el bien común, no es
apropiado para las autoridades eclesiásticas apoyar o permanecer neutral ante
legislaciones adversas, incluso si éstas conceden excepciones a las organizaciones o
instituciones de la Iglesia. La Iglesia tiene la responsabilidad de promover la moralidad
pública de toda sociedad civil sobre la base de los valores morales fundamentales, y no
simplemente de protegerse a sí misma de la aplicación de leyes perjudiciales. Hay que
tener siempre presente la maternidad de la Iglesia, que ama a todos los hombres, también
a aquellos que tienen grandes problemas. La misión primordial de la iglesia católica es
orar para hacer el bien mas no luchar contra ideología y estilos de vida de las personas y
en especial de las personas homosexuales.

Política y Homosexualidad

La problemática de las leyes es, ¿qué se puede legitimar o legalizar?, para que no haya
discriminación tendríamos que legitimar una serie de casos de uniones legitimables, como
pueden ser: la homomonogamia (el matrimonio de uno con uno) y de la homomonogamia
lésbica (de una con una), la homopoligamia (de uno con unos), la homopoligamia lésbica
(de una con unas), la promiscuidad (de dos o más varones con otros dos o más), la
heteropoligamia (de uno con unas), la heteropoliandria (de una con unos), la poliandria
bisexual (de una con unas y unos), la poligamia bisexual (de uno con unas y unos), etc.

-6-
USMP – FMH Homosexualidad

Consideremos de entrada el matrimonio entre hombre y mujer y preguntémonos si precisa


este matrimonio el reconocimiento o apoyo del Estado para que exista. Sabemos que no:
el matrimonio y la familia existen mucho antes que el Estado, en el orden cronológico, en
el social, y también en el orden ontológico.

El Estado tiene un interés especial en la unión entre hombre y


mujer porque es el único vínculo que puede generar nuevos
seres humanos, seres indefensos pero imprescindibles para la
comunidad. Este interés especial no implica una desaprobación
estatal indirecta de los monjes ni de los amigos en general. Es
verdad que hay cierto sello simbólico a favor de la familia en la
que se enmarca el matrimonio entre hombre y mujer, pero este
sello moral no es el fin que el Estado persigue; se trata
solamente de un efecto secundario. La meta del reconocimiento
y de la legitimación jurídica del matrimonio heterosexual por
parte del Estado es el bien de los hijos. Y este bien se quiere
por razones evidentes a todos: si no se protegen y no se educan
con cuidado, y por muchos años, no tendremos una nueva
generación de ciudadanos capaces de asumir su papel en la libertad ordenada que es la
democracia.

Para la protección y la formación de los niños, que son muy vulnerables, se necesita una
familia unida, un padre y una madre que puedan resistir las fuerzas desintegradoras que
vienen desde dentro y desde fuera, y se necesita hasta unos abuelos que pueden
respaldar a los padres y a los hijos. Por lo tanto, el Estado hace todo lo que puede para
fortalecer el vínculo matrimonial. Insiste en un compromiso refrendado públicamente e
impone unos derechos y deberes mutuos para todos los miembros de la familia. Más aún,
el Estado, reconoce los sacrificios que tienen que hacer los padres, sacrificios para sus
hijos, sí, pero sacrificios que sirven también al bien común y al interés general de la
sociedad. Estos sacrificios merecen una recompensa y hasta un cierto incentivo por parte
del Estado. Por eso se proponen ventajas especiales para la amistad matrimonial, para
que la gente forme y conserve esta amistad a pesar de las dificultades que puedan surgir.
Estas ventajas pueden y deben reflejarse, y así ocurre en la mayoría de los países, en el
reparto equitativo de las cargas fiscales, en el acceso a las ventajas de la seguridad
social, y en el derecho civil en general.

Todo lo mencionado hasta ahora no es nada sorprendente pues se deriva de los


requerimientos de equidad vigentes en cualquier sociedad moderna. Lo que sí es
sorprendente es cómo nos olvidamos de ello cuando se trata de legitimar como familia las
uniones entre personas del mismo sexo. Por ejemplo, se dice a menudo que los
homosexuales no tienen libertad de casarse y de tener una vida familiar normal y que, por
tanto, hay que adecuar una legislación para que ello sea posible. Pero no es cierto. Lo
mismo que el matrimonio heterosexual ya existe antes de cualquier reconocimiento
estatal, las amistades homosexuales también pueden existir sin certificación oficial. No
certificar no es prohibir. Tanto los gays y las lesbianas como los monjes tienen plena
libertad de hacer votos de fidelidad sin pedir permiso a estado alguno. Incluso si se crease
una religión que pueda aprobar y llamar "matrimonio" a su unión, el Estado también lo
permitiría. Una vez que se ha conseguido la no punibilidad de sus actos sexuales, los
homosexuales no pueden decir que haya obstáculo alguno que les impida formar uniones
permanentes de amistad a su libre arbitrio. La aprobación estatal que tiene la familia es
solamente para que logre criar bien a los hijos, no para que goce de algún estatus

-7-
USMP – FMH Homosexualidad

religioso o moral. El Estado moderno no tiene ningún propósito directo en dar sellos
aprobatorios a ciertos tipos de amistades ni a ritos particulares de iniciación, ya sean
primeras comuniones o bailes de debutantes. Según John Stuart Mill, el gran pensador
liberal en su famoso ensayo On Liberty, "sólo cuando hay daño definido o un riesgo
concreto, bien al individuo o bien al público, sale el caso del marco de la libertad y entra en
el de la moralidad y el derecho".

Adopción y Homosexualidad

La adopción por parte de los homosexuales es uno de los temas que más debate ha
provocado en la sociedad, lo más importante en esta cuestión es no perder de vista que
"lo que hay que buscar es la felicidad y lo mejor para el niño adoptado y no para los
adoptantes". Hasta el momento, los trabajos que se han hecho sobre niños criados con
homosexuales no tienen el suficiente rigor científico como para sacar conclusiones claras,
ya que se han realizado con pocos participantes y el seguimiento no ha sido muy largo. El
fin de la adopción no es tanto dar un hijo a unos padres que no pueden tenerlo como dar
unos padres idóneos a un niño que carece de ellos. Aprobar la adopción de niños por
parejas homosexuales implicaría ir contra el séptimo principio de la Declaración Universal
de los Derechos del Niño, que estipula que: "El interés superior del niño debe ser el
principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación"

Quiero resaltar la opinión que tiene el famoso y prestigioso psicólogo, El doctor Aquilino
Polaino que dice: "el derecho de adoptar pedido por los homosexuales esconde el deseo
de hacer lo que cualquier pareja heterosexual", lo que califica de "pretensión igualitaria":
"Todos somos iguales, no se puede hacer distinción en ningún caso. Es como si al ver
pasar al vecino en un Rolls Royce yo exigiera, por vivir en la misma colonia, que el Estado
me diese un Rolls Royce", explica. "De aquí se deriva una normalidad forzada, basada en
un afán contra la discriminación, muy de moda en la actualidad", añade. "En los
homosexuales y las lesbianas siempre hay un otro que no comparece: la identidad del
niño queda coja".

Esto supone que la educación que reciba un niño de una pareja homosexual se realice
intentando lo mejor para el niño y no ofreciéndole como un trofeo de las reivindicaciones
de la militancia homosexual, sería complejo que se desarrollara de un modo similar que un
niño educado por una pareja heterosexual. Un niño educado por una pareja homosexual
puede carecer del complemento que a la formación aporta cada uno de los padres, y
podría también adquirir modelos erróneos de pensamiento, sentimiento y conducta. A los
homosexuales hay que aceptarlos como son y tienen tanta dignidad como el primero. Pero
deben darse cuenta de que este experimento se sale mucho de la norma y es arriesgado.
Es bastante fácil que esa criatura, educado por homosexuales o lesbianas, se sienta
condicionado por el ambiente (el niño es una esponja hasta los siete u ocho años; lo
aprende todo). Y por otro lado, distinto en un mundo en que predomina la
heterosexualidad. Hay que pensar que decidirán por él unas personas que mediatizarán
su vida.

La DSM y la Homosexualidad

La principal discusión es la hipótesis de que los intereses sexuales poco comunes son
síntomas de desórdenes o trastornos mentales propiamente dichos. Para ello la última
publicación de la de la DSM-IV en el 2000, intenta ser neutral con las teorías sobre la
etiología, apoyándose en la observación objetiva y la investigación empírica. Del mismo

-8-
USMP – FMH Homosexualidad

modo se ha tenido que revisar las publicaciones anteriores porque no se encontraba


literatura que sustentase de forma verídica la mayoría de aseveraciones realizadas en la
sección de parafilias del DSM, varias de éstas se contradecían.

La homosexualidad fue eliminada de la DSM hace 30 años, y sus principales argumentos


para que se diera ello fueron dos aspectos, según los estudiosos y observadores, y
fueron:
 La carencia de investigación objetiva que apoyara su inclusión
 Las investigaciones que no pudieron sostener la teoría de que los homosexuales
encajaban en estereotipos sexuales psiquiátricos específicos.

En 1973, el peso de los datos empíricos, junto con el cambio en las normas sociales y el
desarrollo de una política activa de la comunidad gay en los Estados Unidos, llevó a la
Junta de Directores de la Asociación Psiquiátrica Americana para eliminar la
homosexualidad del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM).
Algunos psiquiatras que ferozmente se opuso a su acción posteriormente distribuyó una
petición en favor de una votación sobre la cuestión de la adhesión de la Asociación. Esta
votación se llevó a cabo en 1974, y la decisión de la Junta se ratificó.

Para ello, también esta en tema de discusión las parafilias que son desviaciones sexuales
independientemente de cada individuo, es por ello que también se creía que las parafilias
serían eliminadas como sucedió con la homosexualidad, pero no fue así. Algunos sugieren
que la eliminación de la homosexualidad del DSM, fue de interés político.

Las parafilias y la homosexualidad son paralelas entre sí con la única diferencia que la
primera están aún en la lista de la DSM. Las sanciones contra individuos que se implican
en conductas sexuales condenadas han cambiado con el tiempo. Al principio se
consideraba un pecado que debía estar controlado por tribunales religiosos y
penitenciales, pero después se utilizaron las leyes civiles para "controlar" la conducta
inaceptable.

Creó que la ignorancia al no conocer el rango de comportamiento sexual saludable, crea


brechas potenciales en el proceso diagnóstico de los trastornos sexuales, en
consecuencia es por eso que la DSM no puede o no define que es la sexualidad saludable
y mucho menos el temperamento, los pensamientos o las personalidades saludables.

Para poder concluir este tema complejo es muy difícil y contradictorio, ya que los
argumentos poseen fundamentos deficientes, los criterios para el diagnóstico no tienen
apoyo y sus aplicaciones están sujetas a mal uso y a abuso. Por ello la DSM debe de
revisar y cambiar la definición de trastorno mental, de parafilia o de ambas, corregir las
afirmaciones factuales, ajustar los criterios para la inclusión de un diagnóstico y añadir
salvaguardas para evitar el mal uso del diagnóstico, esto sería una solución radical.

Conclusiones:

 Las atracciones hacia las personas del mismo sexo son siempre el resultado de
dos cosas: heridas que permanecen sin sanar desde la infancia; y necesidades de
amor insatisfechas. Dentro del corazón del adolescente o del hombre que
experimenta una atracción sexual hacia sus compañeros varones, se encuentra un
niño que anhela el amor de su padre y/o el amor de sus compañeros de su mismo
sexo. En muchas ocasiones, cuando eran niños, tuvieron una gran proximidad con

-9-
USMP – FMH Homosexualidad

sus madres e interiorizaron un gran sentido de la feminidad, desvinculándose de su


padre y de la masculinidad que él representaba. En el caso de una chica, puede
darse una gran cercanía con su padre y una interiorización de su masculinidad. En
muchos casos, mujeres que sienten atracción sexual hacia otras mujeres
padecieron abusos sexuales por parte de hombres, lo que provocó una vuelta
inconsciente hacia las mujeres en busca de sus necesidades afectivas.

 En el presente y futuro del debate sobre la familia lo más importante es tener muy
claro qué no es familia. Sólo teniendo claro este punto podremos dar eficaz
protección y amparo a los seres más amables, a las criaturas más necesitadas, a
las personas mejor preparadas para el regalo y el amor. Solo en la medida en que
separemos la familia de otras situaciones podremos dar a los niños, nuestros hijos,
lo que nuestros mayores nos dieron a nosotros: un mundo dónde vivir, querer y
morir como humanos. Esperemos que así sea y que para ello rectifiquemos
algunos errores que ya han empezado a diseminarse entre nosotros.

 En cuanto al origen de las parafilias, no se ha podido demostrar la existencia de


ninguna alteración orgánica o psicológica que las explique. Se han formulado
muchas hipótesis, pero ninguna de ellas ha podido demostrarse científicamente.
Se ha sugerido que estas personas podrían tener niveles altos de andrógenos.

 La Homosexualidad contendría características que la hacen merecedora de la


consideración de parafilia, aunque actualmente se la ha retirado del manual
DSM_IV, norteamericano por la presión recibida por parte de los colectivos
homosexuales, es por ello que la mayor parte de profesionales (médicos,
psiquiatras, psicopatólogos), no consideran hoy en día a la homosexualidad
parafilia aun existe un número apreciable de profesionales que la incluirían en esta
categoría. Es por ello que resulta imposible elaborar un catálogo definitivo de las
parafilias.

Bibliografía

Charles Moser, Ph.D., M.D. Instituto en Estudios Avanzados de Sexualidad Humana. San
Francisco, California

Peggy J. Kleinplatz, Ph.D. Universidad de Ottawa, Ottawa, Ontario, Canadá


Originally published in: Revista de Terapia Sexual y de Pareja, Número 19, Agosto 2.004,
paginas 31-56

American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and statistical manual of mental


disorders (4th ed., Text Revised). Washington, DC: Author.

- Moser, C. (2001), Paraphilia: Another confused sexologicaí concept. In P. J. Kleinplatz


(Ed.), New directions in sex therapy: Innovations and altematives (pp. 91-108).
Philadelphia: Brunner-Routledge.

- 10 -