Vous êtes sur la page 1sur 8

Cómo escribir un borrador de tesis

CAPÍTULO 1. Planteamiento del problema.

Fernando Leal, dr. phil.

Este capítulo debe plantear clara y concisamente la pregunta de investigación.

Deben indicarse los antecedentes de la pregunta en la literatura relevante. Las citas a la misma deben ser precisas y puntuales.

Deben discutirse los supuestos (téorico y empíricos) que subyacen a la pregunta.

La importancia de la pregunta debe establecerse a fin de que se justifique el esfuerzo.

Debe aclararse la relación con otras preguntas similares o relacionadas.

En este punto hay que dejar claro si la pregunta de investigación tiene un puro carácter exploratorio (debido a la carencia de literatura sobre el tema), descriptivo (preparando el terreno para investigaciones explicativas posteriores) o explicativo (que trata de establecer nexos causales específicos).

Debe darse toda la información factual que ayude a entender el contenido y consecuencias de la pregunta.

Debe aclararse el sentido de todos los términos empleados. Si esto se hace desde el principio, se evitarán los malentendidos que de otra manera se irán acumulando a lo largo de la lectura.

CAPÍTULO 2. Marco teórico e hipótesis de trabajo.

El propósito de este capítulo es derivar una respuesta tentativa a la pregunta (es decir, una hipótesis) a partir de un marco teórico.

Se puede comenzar con el marco teórico y pasar a la hipótesis, o comenzar con la hipótesis e ir explicando el marco teórico.

1

El estudiante debe asegurarse claro que la hipótesis es una respuesta posible a la pregunta planteada en el capítulo 1. Debe también hacer que le quede claro esto al lector.

Deben discutirse los supuestos (téorico y empíricos) que subyacen a la hipótesis.

Como la hipótesis de trabajo suele expresarse en términos abstractos, hay que indicar cuáles son las consecuencias concretas de suponer que la hipótesis de trabajo sea verdadera, p.ej. describir los indicadores que permiten fijar el sentido de los términos utilizados en la hipótesis o las observaciones que permitirán confirmar o desconfirmar la hipótesis.

Es conveniente (aunque no absolutamente necesario) indicar respuestas alternativas a la pregunta de investigación, es decir hipótesis rivales. Si se hace, conviene esbozar brevemente las consecuencias de suponer que la hipótesis rival sea verdadera. Igualmente es necesario discutir los supuestos (téoricos y empíricos) que subyacen a la(s) hipótesis rival(es).

En este capítulo se debe exponer el modelo (sociológico, psicológico, sociopsicológico, politológico, psicopolitológico, económico, socioeconómico, psicoeconómico, jurídico- económico, sociojurídico, etc.) que subyace a la hipótesis y a las consecuencias. Un modelo es generalmente un esquema simplificador que permite (a) eliminar factores y aspectos del problema que son de relativa poca importancia, y (b) indicar el tipo de nexos causales que el estudiante supone entran en juego en los fenómenos a los que se refiere la pregunta de investigación.

El modelo puede complementarse con un esquema que lo visualice.

Cuando se exponga la hipótesis hay que insistir en el tipo de investigación de la tesis:

exploratoria, descriptiva o explicativa. Esto sirve para remachar la conexión entre pregunta e hipótesis.

En la exposición del marco teórico se debe hacer referencia tanto a los autores más importantes del área como a los autores cuyas ideas va uno a utilizar de manera más intensa. Lo primero sirve para mostrar que está uno al tanto de quién es quién en la literatura, lo segundo para situar al lector.

Pero una cosa es la referencia (las citas) a los autores y otra cosa es la exposición clara, sucinta y vigorosa de las ideas mismas que va a uno a utilizar. Esto segundo es responsabilidad única del estudiante y la parte más importante de este capítulo (aparte de

2

la hipótesis y del modelo) consiste justamente en la enumeración de las tesis téoricas básicas sobre las que se basa la tesis.

Si la terminología utilizada aquí rebasa la utilizada en el capítulo 1, se deberán hacer las aclaraciones terminológicas pertinentes. Idealmente, no sería necesario hacer ninguna otra aclaración sobre el sentido de los términos en otros capítulos: la terminología introducida en los capítulos 1 y 2 debería ser suficiente para los propósitos de toda la tesis.

Al final del capítulo 2 se deben enumerar los objetivos que persigue la tesis, aparte del objetivo evidente de confirmar o desconfirmar la hipótesis. Es posible, sin embargo, que la tesis tenga otros objetivos, p.ej. clínicos, terapéuticos, educacionales.

CAPÍTULO 3. Descripción de la población y la muestra.

Se trata en este capítulo de dar toda la información de fondo (background information) sobre las características de la población sujeto de estudio.

Habiendo descrito la población de estudio, se procede entonces a describir la muestra, indicando si se trata de una muestra aleatoria (que aspira a ser representativa de la población), una muestra diversificada (que no aspira a ser representativa, pero que maximiza las características relevantes que varían en la población) o una muestra de conveniencia (que ni es representativa ni maximiza la variación, pero resultó inevitable por las razones que se explican).

En cada uno de los casos, hay que explicar el procedimiento utilizado, los instrumentos de análisis que permitieron obtener la muestra, las circunstancias particulares que parezcan relevantes, etc.

Si no es una muestra representativa, hay que indicar todas aquellas características peculiares de la muestra que permitan que el lector se sitúe y comprenda la decisión tomada (p.ej. la inaccesibilidad de los informantes).

Si es un estudio de caso con un sujeto o unos pocos, hay que justificar también esta decisión.

3

CAPÍTULO 4. Diseño metodológico.

Lo primero es explicar si se va a hacer una investigación cuantitativa o cualitativa y por qué. Si combina los dos tipos, explicar cómo se engarzan o cuáles son las fases.

Lo segundo es explicitar el tipo de instrumento o instrumentos que se van a utilizar (p.ej. entrevistas a los sujetos u otras personas, encuestas, observación participante, análisis lingüístico, sociolingüístico o etnolingüístico, uso del análisis estadístico, etc.). Hacer una breve discusión metodológica de la naturaleza de esos instrumentos y el tipo de datos que se pueden obtener con ellos.

Según el tipo de instrumento que se va a emplear, se debe proceder a dar la información específica que determine, caracterice o limite su pertinencia (p.ej. defectos o insuficiencias en las estadísticas utilizadas, falta o dificultad de acceso a actores clave, modificaciones que sufrió tal o cual instrumento a lo largo del trabajo, el número de veces que se examinó o entrevistó a tal o cual sujeto, etc.).

Si se trata de un estudio de caso, explicar en detalle por qué se tomaron las decisiones respectivas durante el estudio. También se debe discutir los pros y los contras de un estudio de caso y justificar la elección de este tipo de investigación.

CAPÍTULO 5. Datos obtenidos.

Este capítulo exige del estudiante que se limite a exponer los resultados obtenidos, guardándose de incluir su interpretación de ellos.

Cuando hablamos de datos, conviene aclarar que hay niveles de datos. En un extremo, están los datos en el sentido más primitivo de la palabra, p.ej. los números absolutos en una investigación cuantitativa; pero estos datos pueden ordenarse y procesarse de manera de producir otros datos que están encerrados en los anteriores, p.ej. porcentajes, promedios, medianas, clusters, etc. En el caso de los datos cualitativos, muchas veces es imposible proporcionar los datos en su nivel primitivo, ya que son muy numerosos (p.ej. 200 páginas de entrevistas transcritas). En ese caso, pueden darse muestras de ellos que ilustren el tipo de resultados obtenidos; pero luego debe procederse a un nivel más organizado de presentación de datos.

4

En el caso que se crea importante dar acceso al lector a un mayor número de datos primitivos de los que sería conveniente incluir en este capítulo, pueden presentarse en un apéndice al final de la tesis.

En el caso de los datos elaborados a partir de los primitivos, puede resultar borroso el límite que separa la nuda presentación de datos (propia de este capítulo) y el análisis en sentido estricto (propio de capítulo 6). Para decidir los casos dificiles, el estudiante debe tener en cuenta el propósito de separar ambas cosas: permitir al lector que se enfrente a los datos sin que le estorbe la interpretación que de ellos da el autor de la tesis, a fin de que pueda después leer con ojos críticos esta interpretación.

Los datos de cualquier nivel deben exponerse de la manera más clara y económica posible, utilizando al máximo recursos gráficos: tablas, figuras, diagramas, etc.

En el caso que se manejen tanto datos cuantitativos como cualitativos, los dos tipos de datos deben separarse cuidadosamente.

CAPÍTULO 6. Análisis de los datos.

Este capítulo y el siguiente constituyen el corazón de la tesis. Si se hace bien, el cap. 6, que presenta las conclusiones del razonamiento basado sobre los datos, será claro, fácil de seguir, y persuasivo.

Es un capítulo que debe esforzarse por ser objetivo: dejar hablar a los datos a la luz de ciertos elementos teóricos, que deben hacerse explícitos y plausibles.

Si la investigación es cuantitativa, y más particularmente estadística, hay que presentar las fórmulas y ecuaciones que se utilizan para el análisis con todo cuidado, tratando de justificar su uso, dado el carácter de los datos obtenidos. (Recuérdese que el lector va a fijarse si el estudiante sabe utilizar y comprender las herramientas de análisis de manera apropiada.) Se deben también hacer explícitos los márgenes de error, los intervalos de confianza, y todos los demás aspectos que aclaran y limitan el alcance de las fórmulas.

Si la investigación es cualitativa, hay igualmente que hacer, en la medida de lo posible, explícitos todos los supuestos que guían la interpretación de los datos; sugerir interpretaciones alternativas; dar buenas razones para preferir la propia interpretación, etc. Si los datos están en alguna medida sesgados (p.ej. porque la muestra no pudo ser

5

representativa o ni siquiera maximizadora de diversidad), hay que discutir por qué eso no falsifica los datos.

En todo esto, importa no cruzar el límite entre el análisis de los datos y las conclusiones y argumentaciones más largas que son el tema del siguiente capítulo. Ese límite es difícil, por lo que hay que tener siempre presente el propósito de este capítulo: permitir al lector que contemple un tipo de análisis hecho con la máxima objetividad, a fin de que él saque sus propias conclusiones, las cuales podrá confrontar con las que el autor de la tesis le presentará en la Discusión.

CAPÍTULO 7. Discusión.

Este capítulo debe comenzar por el principio: retomar una vez más la pregunta de investigación y la respuesta tentativa a esa pregunta que es la hipótesis de trabajo cuyo

examen es el propósito central de la tesis. Recuérdese que el lector ha tenido que leer cuatro capítulos llenos de detalles (los capítulos 3, 4, 5 y 6) que no le son familiares, o al menos no tan familiares como al autor de la tesis. Por tanto, hay que traerlo de nuevo a tierra, recordándole una vez más cuál es el punto de partida de todo.

Toda la discusión del capítulo 2 (teoría, consecuencias de la hipótesis, modelo) debe ser resumida a sus puntos esenciales y conectada con los resultados obtenidos (capítulo 5) y analizados (capítulo 6), de tal manera que pueda verse en qué medida o hasta qué punto la hipótesis resulta confirmada o desconfirmada.

Es un trabajo a la vez delicado y sutil, que debe realizarse con rigurosa honestidad: si los datos y su interpretación muestran que la hipótesis es cuestionable, hay que reconocerlo.

E incluso en el caso de que los datos apunten en el sentido de la hipótesis, también hay

que reconocer que nunca una hipótesis queda absolutamente comprobada. Simplemente se

ha vuelto un poco más creíble.

En algunas ocasiones, los datos obtenidos ellos mismos coinciden con datos obtenidos en

la literatura consultada; a veces los contradicen. Esta similitud o repugnancia de los datos

como datos, también debe enfatizarse y describirse con cuidado.

6

Puede ocurrir también que ciertas proposiciones teóricas se hayan visto debilitadas a la luz de ciertos datos o ciertos análisis. Esto puede también apuntarse, con el debido respeto a las teorías.

A veces es conveniente subdividir la Discusión en una serie más o menos rígidas de apartados o secciones, en las cuales se van discutiendo aspectos particulares o características específicas del tema general. A veces las secciones se deben dedicar a la discusión por separado de los casos, o de las variables (según que se trate de una investigación orientada a casos u orientada a variables). Si p.ej. se hicieron entrevistas de panel, las secciones pueden servir para separar y oponer los puntos de vistas de los diferentes actores involucrados en el proceso, acontecimiento u organización estudiada.

Toda la Discusión debe ser una cadena de razonamientos bien engarzada y coherente. (Piénsese que los datos presentados en el capítulo 5 y analizados en el capítulo 6 son como las premisas de un razonamiento, cuyas conclusiones se presentan en este capítulo.)

Si hay problemas terminológicos, del tipo de los discutidos en los capítulos 1 y 2, se deben volver a hacer aquí las aclaraciones pertinentes.

Al final de la Discusión, deben enumerarse las conclusiones obtenidas de manera clara y sucinta.

CAPÍTULO 8. Logros y límites del proyecto de investigación.

El propósito de este capítulo es conectar las conclusiones de la Discusión con el mundo ancho y abierto, tanto de la literatura académica y científica como de las realidades prácticas de la comunidad, ciudad, municipio, estado, región o país.

Es en este contexto que se necesita decir qué se logró y qué no se logró, qué falta por hacer, cuáles fueron los obstáculos encontrados, cuáles las fallas, cuáles las limitaciones intrínsecas, etc., de la investigación.

Hay que recordar que, por más que se haya logrado, siempre es muy poco respecto de las preguntas que quedan abiertas y los problemas que quedan sin resolver. No se trata de hacer menos lo logrado, pero tampoco de inflarlo.

7

Si el autor de la tesis tiene una agenda más amplia, sea de carácter práctico (p.ej. como médico o terapeuta), sea de carácter teórico (p.ej. como miembro de un equipo de investigación), éste es el lugar en el que hablar de ello.

Finalmente, en este capítulo se debe hablar de los Objetivos planteados al final del capítulo 2, y decir en qué medida se lograron o no se lograron.

NB: No se incluye en este esquema ni la Introducción ni las Conclusiones, las cuales son, sin embargo, muy importantes en la redacción final. En general, se puede decir que tanto la introducción a una tesis como las conclusiones tienen el propósito de resumir a grandes rasgos lo que la tesis contiene. La diferencia entre ambas es que la introducción resume para anticipar y preparar al lector acerca de lo que se pretende hacer, mientras que las conclusiones resumen para remachar lo obtenido e indicar hacia dónde podría continuar la investigación del tema.

8