Vous êtes sur la page 1sur 2

El yo superior observa – espacio – construye la visión panorámica

El ego observa – plano – contrapone lo atendido con la creencia o idea preexistente


El ojo ve –Línea – fija la atención
Esto crea la 3D – es una construcción mental
46
La mente construye sus propios conceptos y su propio espacio a la que se usan, y, por
último, los considera diferente de la propia y ajena a sí mismo. Sin embargo, tanto por
factores externos, y las diferencias son ilusiones.

52
Estereoscopía ofrece una excelente ilustración que nos ayude a darse cuenta de que el
espacio es una ilusión creada ante nuestros propios ojos. Si dos fotografías del mismo
objeto se toman desde diferentes ángulos, en un simple aparato estereoscópica, y miró a
través de su pequeña ventana, la foto ya no es un plano de dos dimensiones cosa sino un
voluminoso tridimensional. Se ha añadido a la altura y anchura de una simple
fotografía, el nuevo elemento de fondo, lo que hace que el objeto se destaque en relieve.
Lo que parece ser un espacio tangible se ha creado detrás y delante del objeto. La
consecuencia es que la imagen se transforma en una sorprendente manera de una
representación sin vida a algo que parece vívidamente real. Cuando un aparato de esas
características tan evidentemente crea espacio para nosotros, no debemos considerar que
es fantástico cuando mentalismo nos dice que la mente humana crea
subconscientemente sus propias formas y proyectos en un espacio fancied.

53
Todo este vasto y maravilloso universo está al final sólo en el juego de la mente. Somos
prisioneros en nuestra propia creación involuntaria.

54
La necesaria acción de la razón humana cuando, en su mejor y más aguda, y cuando se
orientan hacia el interior a sí misma, que conduce a esta conclusión irresistible - que
toda la experiencia de este mundo no son sino el producto final de un proceso de la
mente humana.

55
No es el reloj de sol o el que realmente mide el tiempo para nosotros, sino la mente, los
sentimientos y estados de ánimo. Tiempo, espacio, causa, forma y son todos de origen
subjetivo.

56
¿Es posible que la simple operación de pensamiento sea suficiente para producir este
inmenso y maravilloso universo, en nuestro ámbito de la conciencia? Sólo tenemos que
estudiar cuidadosamente, a modo de ejemplo, las experiencias del soñador, el novelista,
y el hipnótico tema de entender que la respuesta puede ser afirmativa.

57
"La mente, generado por tu ignorancia, imagina el universo entero", dice un antiguo
texto sánscrito, Sankshepa Sarirake, por Sarvajnatma Muni.

58
Los moldes de la hora y el lugar, el ego y sus extensiones, que dan forma a mentalismo
humanos, las formas de pensamiento, pertenecen a esta maya, este alquímico poder
transformador de la mente.

59
¿Cómo puede haber movimiento sin espacio? Pero si el espacio está en la mente, así que
el movimiento debe estar ahí también.

Mio: por lo tanto lo más sano es convertirse en el observador último, semejante al Yo


superior, sin serlo, y siendo al mismo tiempo

63
Tenemos experiencia en el mundo fuera de nosotros, no porque optamos por hacerlo,
sino porque estamos obligados a hacerlo.

64
El mundo parece estar "ahí fuera a distancia" pero en realidad está aquí dentro de la
conciencia.

65
La aparente realidad del movimiento físico no es todavía menos no más de la aparente
realidad de la conciencia mental. Movimiento implica la existencia de un espacio en el
que ocurre. ¿Dónde está este espacio? Es en nosotros, en nuestra mente. Todo el
movimiento del cuerpo es un tema de la conciencia de la mente.

66
Si el pasado es un recuerdo y el futuro un sueño, entonces ambos son pensamientos. Y si
el pasado fue una vez el presente y el futuro un día será presente, ¿qué otra cosa sino un
pensamiento también puede estar presente el día de hoy?

70
Dos personas viendo a la misma pluma fuente experimentará dos conjuntos de
sensaciones y, por lo tanto, lo que realmente deben ver es inevitablemente diferente.
Cada persona percibe su propia construcción mental, a pesar que la aparente referencia
es la misma.

71
Haber visto a su vez nieves del Himalaya rosa a la puesta del sol y el Taj Mahal de
mármol su vez fosforescentes en la luz de la luna, es haber visto la belleza de hecho. Sin
embargo, después de todo no es el lugar ni la obra que realmente importa cuando hemos
ido, pero la emoción evocada, la memoria grabada, y el gusto refinado. Todas estas
cosas son mentales. Nos parece que en momentos de tan alto reconocimiento,
levantamiento de estética, que la esencia misma de la belleza ya está presente dentro de
nosotros mismos, es un hecho interno, hecho vivo momentáneamente por un estímulo
externo.

Centres d'intérêt liés