Vous êtes sur la page 1sur 5

Hermenéutica del Sujeto(HS)

Cuidado de uno mismo y conocimiento de uno mismo

El conocimiento de uno mismo entre los Griegos era “un caso particular de la

preocupación por uno mismo, una de sus aplicaciones concretas.(35)

El cuidado de si es “una determinado modo de enfrentarse al mundo, de

comportarse, de establecer relaciones con los otros. Es una actitud, con

relación a uno mismo, a los otros y al mundo.

También es una forma de atención , de mirada. La preocupación por uno mismo

implica una cierta forma de vigilancia sobre lo que uno piensa y sobre lo que

acontece en el pensamiento.

Finalmente es un modo de actuar, una forma de comportarse que se ejerce

sobre uno mismo, de allí derivan toda una serie de prácticas: meditación,

examen de conciencia, memorización del pasado, etc.(37)

El corpus implícito en el concepto cuidado de sí es crucial para la historia de

las prácticas de la subjetividad (37)

¿Cuáles son las razones que explican el hecho de que la filosofía occidental

haya privilegiado el conocimiento de uno mismo en vez de la preocupación por

uno mismo?(37)
Entre los antiguos conocimiento y espiritualidad1 no están separados, cómo

luego sucederá con Descartes y la filosofía moderna. “El vínculo entre el

acceso a la verdad – convertido en desarrollo autónomo del conocimiento – y la

exigencia de una transformación del sujeto y del ser des sujeto por el propio

sujeto se ha visto definitivamente roto.

Los Griegos para acceder a la verdad necesitaban poner en práctica una

“tecnología de uno mismo”(45). Y como la “ignorancia no es capaz de salir de sí,

entonces es necesaria la memoria para llevar a cabo el paso que va de la

ignorancia la saber (paso que produce siempre gracias a la mediación del otro).

El mediador en este proceso es el Maestro y su presencia es imprescindible.

(55-56)

No existe cuidado de si sin la presencia del maestro, pero lo que define la

posición del maestro es aquello de lo que él se ocupa es precisamente el

cuidado que pueda tener sobre sí mimo aquel a quien él sirve de guía. (48)

Las tres grandes líneas de la preocupación por uno mismo son: la dietética, la

economía y la erótica. Dietética; relación entre el cuidado y el régimen general

de la existencia del cuerpo y el alma; Economía: relación entre el cuidado de

1
Espiritualidad es aquí –según Foucault – a la búsqueda, a la práctica, a las experiencias a
través de las cuales el sujeto realiza sobre sí mismo las transformaciones necesarias para
acceder a la verdad.
uno mismo y la actividad social y Erótica (relación entre el cuidado de uno

mismo y la relación amorosa).


Anexo: La ética del cuidado de uno mismo como práctica de la libertad

El cuidado de sí es ético en sí mismo: pero implica relaciones complejas con los

otros, en la medida en que este ethos de la libertad también es una manera de

ocuparse de otros.(HS102)

...el postulado de toda esta moral era que aquel que cuidaba de sí mismo como

es debido se encontraba por ese mismo hecho en posición de conducirse como

es debido en relación con los otros y para los otros. (HS 103)

La libertad es lo inverso de la esclavitud pero también lo es el abuso de

poder. Pues el que abusa del poder es esclavo de sus apetitos. Y un buen

soberano ejerce el poder como es debido, es decir, ejerciendo al mismo tiempo

su poder sobre sí mismo. Y es justamente el poder sobre sí mismo el que va

regular el poder sobre otros. (HS 104)

...cómo el sujeto se constituye de una forma activa, a través de las prácticas

de sí, estas prácticas no son sin embargo algo que se invente el individuo

mismo. Constituyen esquemas que él se encuentra en su cultura y que le son

presupuesto, sugeridos, impuestos por la cultura, su sociedad, su grupo social.

El cristianismo y el cuidado de sí:


El cristianismo al introducir la salvación como salvación en el más allá, va a

trastocar completamente la temática del cuidado de si mismo.(HS 106)

“Sujeto”:

Lo que yo he rechazado era que se partiese de una teoría del sujeto previa –

como la elaborada por ejemplo por la fenomenología o el existencialismo _, y

que , a partir de esta teoría del sujeto, se plantease la cuestión de saber, por

ejemplo, cómo era posible una determinada forma de conocimiento. Lo que he

intentado mostrar es cómo, en el interior de una determinada forma de

conocimiento, el sujeto mismo se constituía en sujeto loco o sano, delincuente o

no delincuente, a través de un determinado número de prácticas que eran

juegos de verdad, prácticas de poder, etc. Era necesario rechazar una

determinada teoría a priori del sujeto para poder realizar este análisis de las

relaciones que pueden existir entre la constitución del sujeto, o de la

diferentes formas de sujeto, y los juegos de verdad, las prácticas de poder,

etc. (HS 108)