Vous êtes sur la page 1sur 266

SUBLIMINAL

(Versión en Castellano de SUBLIMINAL, la versión de SUB de 2011)

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

Índice

Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo Capítulo

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ........................................................... ...........................................................

3 7 31 40 45 55 66 76 89 114 130 141 156 170 196 213 235 253 264

Raquel Couto Antelo

2

SUBLIMINAL Capítulo 1 Esa mañana los creativos estaban reunidos con mi jefe en la sala de juntas, apuraban los últimos detalles de una campaña muy importante y a juzgar por la cara de mi jefe habían sobrepasado el presupuesto. Siempre lo hacían y después Domínguez, mi jefe, desesperado tiraba la carpeta con todo el expediente en mi mesa. “Arréglalo tú, que para eso te pago” decía con aire despectivo y marchaba airado. En realidad él no me pagaba, me pagaba la empresa, afortunadamente para mí porque yo no era mucho de su agrado. Y tampoco me pagaban por eso, ese era su trabajo; pero ser jefe tiene estas cosas. Su secretaria ni me miró cuando pasé por delante y don Tomás, el director, todavía no había llegado. Fui a mi despacho dispuesta a empezar un nuevo día. Mi despacho era el cuarto de archivos, algo adecentado eso sí, pero yo estaba tranquila porque iba a ser provisional, como mi contrato, claro. Abrí la ventana que da al patio interior y empecé, como desde hacía dos años, a trabajar. A media mañana mi jefe entró sin llamar, con los dientes afilados en busca de sangre. Traía un expediente en la mano, pensé que era el de la gran campaña, pero no, a ver que hice mal ahora: Estuve revisando este expediente, el número 2.675-09, no sé si lo recuerdas, aquel que te había dicho que revisases con mucho cuidado hace un par de meses, que era de un cliente muy importante y que no nos podíamos permitir sobrepasar el presupuesto bajo ningún concepto – se le notaba en la voz que buscaba guerra, no era nada nuevo, lo hacía siempre para que se notase quien era el jefe. ¿El expediente 2.675-09? Por supuesto que lo recuerdo, era el del anuncio de sopa, no hace tanto que lo hicimos – dije tranquila - ¿que problema hay? Usted ya lo había revisado entonces, y ya le había dado el visto bueno. Es imposible que haya surgido ahora algún problema que no hubiese visto cuando lo revisó en su día – allí estaba yo dejando claro que la culpa era suya por no molestarse en mirar los expedientes antes de firmarlos.

-

Esa era mi baza, él ni se molestaba pensando que después me podía culpar a mi; y yo siempre le salía con el mismo cuento “usted ya lo revisó”, algo que lejos de aplacar su ofuscación la multiplicaba. Al principio me ponía muy nerviosa y eso lo hacía crecer, él era el jefe. Ahora, ahora no, ahora es más bien un pasatiempo ver como se le sube la sangre a la cabeza y se le estanca en los ojos, como pierde los nervios y como al fin tiene que marchar con las manos vacías. Esta era una de las mayores satisfacciones que me proporcionaba mi trabajo. Ya lo reviso yo, esa es tu excusa. Sabes perfectamente que no has hecho tu trabajo como se te indicó – Domínguez, esta vez estaba un poco más irritado que de costumbre. No es ninguna excusa, yo hago el trabajo según los criterios que me marcan, hay un presupuesto total que no se debe rebasar y no creo que se rebase ni en este expediente ni en ningún otro. De todas maneras – proseguí – ya le digo que de haber algún error me lo pudo haber dicho en cualquier momento antes de ser presentado, porque, por supuesto, usted lo revisó personalmente antes de presentárselo al cliente. Pues claro que lo revisé, yo hago mi trabajo no como el resto de incompetentes de esta empresa. No entiendo como se me pudo escapar este; pero tranquila que de ahora en adelante te voy a tener bien vigilada; porque parece que te gusta más estar de cháchara con los creativos que hacer tu trabajo; así que no quiero más reuniones secretas, ni tertulias en horas de oficina, quedas avisada – dijo Domínguez con tono amenazante – y por cierto, a ver si vienes a la 3

-

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL oficina con una indumentaria más adecuada, parece que vas de acampada al medio del monte; gasta un poco de dinero en ropa, que ya tienes edad para saber estar. Nunca pareció darle importancia ni a mi manera de trabajar, ni a las visitas de mis compañeros, ni a mi forma de vestir ¿a que venía eso ahora? Siempre me habían dicho que podía vestir como quisiera, nadie viene a trabajar de traje, bueno algunos si; pero por voluntad propia. Estuve toda la tarde dándole vueltas al incidente y había decidido que no tenía más importancia que una pataleta de mi jefe cuando entra Fran por la puerta. ¡Qué! ¿Qué tal lo llevas? – pregunta todo afectado. Ya ves, aquí dándole a los números – dije sin más, suponiendo que me preguntaba por el trabajo y que su estado se debía a algún bloqueo creativo de los que tenía el. Veo que no te afectó mucho la noticia ¿o es que la señorita felicidad disimula muy bien? – dijo Fran en un tono entre serio y divertido – o mejor ¿sabes de que noticia te estoy hablando, princesa? ¿De que la infanta vuelve a estar embarazada? – dije riendo – lo digo por lo de princesa. Ay que mona ella... no, desgraciadamente no me refería a eso – Fran. Me estás mosqueando – yo. Así que no te dijo nada, como lo vi salir supuse que había venido a darte la buena nueva – Fran. ¡Oye, tío! Me estás preocupando – yo. ¿No te dijo nada de nada? ¡No me lo puedo creer! – Fran. Hombre me largó un discurso sobre mi incompetencia, que si lo único que hacía era estar de parloteo con vosotros y que no sabía hacer mi trabajo; ya sabes, lo de siempre – yo. Lo de siempre, no – Fran. Tienes razón, hoy estaba un poco más prepotente – yo. No me extraña, como que lo nombraron director de la sucursal – Fran. ¿Que dices??? – yo. Como lo oyes – Fran. ¿Y don Tomás? – yo. A don Tomás lo destinaron a Madrid, van a abrir allí una nueva oficina y la va a llevar él; con los correspondientes plus, aumentos, primas y todo eso. Así que Domínguez queda en su sitio, y para el puesto de tu maravilloso jefe va a venir un ejecutivo de nivel, acabado de salir de la facultad, un inepto manipulable que casualmente se apellida Domínguez – Fran lo contaba con un tono tan irónico que en lugar de preocuparme casi me estaba haciendo reír – será para no causarte un trastorno psicológico. ¿Pero que dices? Tú no estás bien ¿no volverías a meter la cabeza en el escáner? – yo. 4

-

-

-

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL Bueno hostia, para una vez que lo hice no hay quien os lo quite de la cabeza – Fran. Ya te digo, precisamente de la cabeza... – yo. Bueno, que no, que me lo dijo Tino y ya sabes que él siempre tiene información e primera – Fran. Perdona, es que me parece increíble – yo. Pues tenías que ver la cara que se nos quedó al resto cuando nos lo contó, pensé que te lo había contado el sinvergüenza ese – Fran. Tranquilo, él no tiene ni idea de como funciona esto, se dedicará a las relaciones públicas y estará tan entretenido de cena en cena que no va a tener tiempo para nosotras – yo. Espero que tengas razón, la mayoría nos vemos con un pie fuera, y a mi no es que me venga muy bien quedar en paro ahora – Fran. ¡Qué exagerado eres! Si os echa ¿qué va a hacer él? ¿poner a toda su prole a hacer anuncios? No estaría mal, pero ya se le han adelantado los Mendoza; además, como decía un compañero mío “la guarda muere, pero no se rinde”, habrá que dar un poco de guerra ¿o no? – yo. Y habrá... mira que si el hijo de Domínguez se enamora de ti y lo tienes de suegro... ¡vaya caña! – Fran. ¡Ay! Ya tenías que hacer la gracia, pues mira que si es guapo – yo. Si es guapo es del butanero – Fran. ¡Que bueno! – yo. Si algún día me hago rico te contrato para que me administres los millones, dirijas mis empresas y hagas todo eso que decís que hacéis los economistas, vivir del cuento y tal – Fran. ¡Vas a llevar! ¡largo!... ¡fuera!... – yo. Ya se te está subiendo lo de ser nuera del jefe... ¡mujeres! – Fran. Te espero a la salida a ver si te atreves a decírmelo en la calle – yo.

-

-

-

Fran marchó todo tranquilo y feliz y a mi me dejó hecha una mierda. El desgraciado ese iba a ser el nuevo director y su hijo, mi jefe. No había que perder la esperanza de que el descendiente se pareciese a la madre, o a una persona sin más. Fran tenía que estar equivocado ¿o no? Después de todo a mi también me había parecido un poco exagerada aquella salida de tono... no podía ser. Salí de la oficina a toda prisa, sin despedirme, sin hablar con nadie, buscando aire fresco. Decidí ir a casa por el camino más largo, esto fue algo que aprendí de una amiga; cuando éramos pequeñas y el autobús del cole no venía, allá por Junio, volvíamos juntas a casa, ella siempre quería ir por el camino más largo y yo por el más corto; así que decidimos que cada día escogía una el camino de vuelta y, al final, me acabó gustando más el camino largo. Es una de las pocas amigas que me quedan, aunque no nos vemos mucho. Cuando tengo cosas dando vueltas en la cabeza y no me apetece ir a casa siempre me acuerdo de ella y elijo el camino más largo.

Raquel Couto Antelo

5

Todavía recuerdo cuando por el partido España no se quien (por lo visto no lo recuerdo tan bien). se me había quitado con el panorama supuestamente “deportivo”. a ver si se me pasaba el cabreo. muy importante.. y el fútbol en la gallega. a mi padre el médico le prohibió ver la liga desde que el año pasado casi le da al fallar un penalti decisivo en no sé que partido. Mientras cortaba en trozos la zanahoria no podía dejar de pensar en el ridículo al que se estaba llevando el fútbol. Y como en caso de mi padre. Pero cuando llegué estaba la tele puesta.SUBLIMINAL Había niebla. total el pobre hombre muerto ya estaba y sólo había salvado cientos de vida con la suya.. a mi hermano le curó la pierna y anda. el pobre... normal la reacción de mi padre. nooooooooo. mi padre empoltronado en el sofá. no hay de qué preocuparse. Lo preocupante no es esto. tendría que cenar. que soy licenciada. tan ricamente. sus señorías no adelantaron sesión ninguna. esto puede servir. se adelantó la sesión del Congreso para que a sus señorías les diese tiempo a verlo. y lo que sufre la gente. ideal.. eso sí. jamón cocido y. el pobre chaval allí medio muerto. cuando intentaba ayudar al que el creía que era un ciudadano en apuros. en la tele daban la serie “Platos combinados” por lo menos algo bueno para terminar el día. Hambre no tenía. no sé.. un partido pasa y no vuelve. En el frigorífico había un filete que sobrara del mediodía. mi madre a su lado mirando unos recibos. mi hermano durmiendo y en la tele. pero desde luego pagar por ver jugar a veintidós hombres. y que ellos (con sus excepciones) sólo saben intercalar un “bueno” entre cada dos “o sea”.. un cuchillo bien afilado para desahogarme a gusto. Era miércoles. a ver cuando hacen un canal exclusivo para el fútbol ¿interés general? ¿de quién? ¿o es que yo no cuento? Fui a preparar algo de cenar. Raquel Couto Antelo 6 .. ¡Coño! Ni se disgustó la mitad cuando mi hermano rompió la pierna al caer por la escalera. sino que no es el único que tiene esa orden de prioridades. claro. cuando los terroristas mataron a aquel policía local de Barcelona.. consecuencia del interés general. había un poco de bacón de la merienda. zanahorias y pimientos. Siempre igual. es muy pequeño. como si nada. sano deporte si se practica. en la tele el fútbol. ni la aplazaron y Aznar ni se molestó en ir a Barcelona hasta bien entrada la noche. que cobran unas cien veces más que yo. criatura. tirado en el suelo con la camiseta empapada en lágrimas. Claro que no se puede comparar. siempre fútbol. había bajado el frío y el día estaba oscuro aunque no era muy tarde. a esta edad los huesos sueldan bien.

ya se sabe. Me miró. Al final él sigue de señorito y apandamos las demás. ya lo estoy viendo: cierra los ojos.. es cierto. Recuerdo cuando lo conocí. En una semana la casa parecía una leonera y mi madre dijo que si no colaborábamos todos ella no se iba a matar. o más bien fue él quien la tuvo porque acabar con eso en la cama se podría llamar cualquier cosa menos suerte. Pagaría por saber lo que soñó la noche anterior. Mi hermano estaba fregando los cacharros del desayuno. pelo castaño. De camino a la oficina pasé por mi árbol favorito. entonces de cansancio vuelve a cerrar los ojos y lo mismo. lo normal. es que está de muerte el tío y nunca me siento muy relajada con el delante. de lo nerviosa que me puse al ver semejante espécimen se me desvanecieron los nervios. así que mi padre tuvo que callar antes de que le tocase hacer todo a él. nunca lo hacía. las que le gustaban porque le gustaban y las que no porque no le gustaban y las quería sacar de delante cuanto antes. me da vergüenza. Entré. un “buenos días” y una palmada en el hombro. soberana princesa de la noche – Simón. se puede decir que llegado ese momento estoy despierta. Si por mi padre fuese el niño no haría nada.. Entró Domínguez por la puerta con una sonrisa de campeón. así que yo decidí que tampoco haría nada. debía ser que todavía estaba durmiendo o soñando más bien. Me sorprendes. la oficina. pasé la entrevista. cuando menos muy productiva. Eso es de “Cantando bajo la lluvia” – yo. “estamos contigo”. No lo podía creer. fue la primera persona que vi en la oficina. se imagina a sí mismo de jefe y la felicidad le impide dormir. No hablamos mucho. la calma antes de la tormenta. podías poner la mano en el fuego por sus informaciones..SUBLIMINAL Capítulo 2 El día despertó primaveral. el sol despuntaba apartando la cortina e niebla del día anterior. está increíble cargado de flores rosa. no es nada creído y eso que le damos motivos de Raquel Couto Antelo 7 . así que prefiero pasar que quedar después con la sensación de ser un poco corta. estaba bastante tranquila con la mente entretenida en cierto tipo de ejercicios de relajamiento. alto y guapísimo. ojos verdes. mi jefe no ríe si no fastidió antes a media humanidad. estaba floreciendo. también sería la primera vez. “hola” “hola” “buenos días” parecía que iba a chocar los cinco de todo aquel por el que pasaba.. si fue capaz de dormir. Después de la ducha. Miraba fijamente a todos por ver si los ojos me decían algo.. A quien le importaba. Me dio unos “buenos días” para guardar en el corazón y un “puedo ayudarte” de estos que si respondes lo que tienes en la mente. no me extraña. “confío en ti”. Si. tratando de no parecer tonta es justo en lo que acabo. Tino tenía razón. pensé que a lo mejor Tino estaba equivocado. Él siempre aprobaba. casi nadie.. tenía un examen de matemáticas.. Mientras yo hice las camas y después le dimos un repaso rápido a la sala. estaba nervioso. algún día encontraré una frase que no reconozcas – Simón. me pareció que Simón se me estaba insinuando. en un día así sólo pueden pasar cosas buenas. Porque Simón no sólo está bueno. o a lo mejor de la alegría hasta consiguió excitarse y su mujer tuvo suerte. Obviamente algo pasaba. pero callaban. con una sonrisa encantadora. Buena filosofía. ¡que asco! Buenas. Lo malo es que tenemos el mismo gusto para las películas – yo. hacía fresco e invitaba a vivir. pronto. En el ambiente no se percibía nada. pero eso no tiene porqué ser malo – Simón. la sensación de infinita felicidad se vino un poco abajo. para que decir más.. Mis padres ya se habían ido a trabajar. sino que además es buena gente.

que debajo de aquellos alborotados le daba un aspecto realmente angelical. ¿Tú crees? – yo. hoy me quedé dormido y la llamé para que no me esperase – Fran. Buenos días – llegó Fran .¿Ánxela no vino contigo? No. Eso es de una de Sara Montiel – yo. da un poco de guerra. 8 Raquel Couto Antelo . Empezamos bien el día – yo. vete con cuidado. No. que sean los otros los que se mortifiquen – Simón. ¿Tú no? – Simón.. No vale. a mi me lo contó Fran. tú no te pareces a tu padre. No. Cuanto misterio. rizos Simón siempre terminaba con una sonrisa. Yo creo que lo de tenebroso se le queda corto. el rió . tienes que decir el título – Simón. – Simón. todavía no se sabe nada – Fran. que hoy juegan al despiste – Simón. No es que sea mucho más joven que el.SUBLIMINAL sobra cuando nos ponemos todas a babear por el.. otra vez esa sonrisa. Nunca se enrolló con nadie de la oficina. no nos cortamos nada y ahí le sale una vena tímida que nos desarma. Dame tiempo – yo. Vamos tiarrona. aunque lo aparento. perdiste – Simón. Venga. que llegas temprano porque adelantas el despertador. pero todo se sabe y cuando sale toda la manada dicen que no da a basto. Dios que cruz. no me estaba tirando los tejos. un encanto. no tiene por qué – yo. Calla que tu eres buena. No. hay que tomarlo con alegría porque nos espera un futuro un poco tenebroso – Simón. que si no llegabas con la lengua fuera – Fran. Hombre. Oficialmente seguimos siendo la misma familia feliz de siempre – Simón .¿andan las bestias sueltas? Si. no te rindas tan fácilmente. Ánimo – dijo Simón guiñándome un ojo – que los hijos no tienen porqué salir a los padres. mi futuro además va a ser un poco terrorífico – yo. siempre me trataba como si fuese su hermana pequeña.¿qué me estás llamando exactamente? Se sulfuró la duquesita. Eso mismo le dije ayer a Fran – yo. espero que mucho no – yo. ¿Dormido tú? Que raro – yo. a veces se me quedaba mirando con esa carita que se pone al ver un peluche diciendo con la mirada “¡si habla y todo!”.

ausente. Domínguez lo habría tirado en el montón de los “cobrado olvidado”. yo todavía no estaba. larga todo lo que sabe. Me metí en la oficina a respirar historia. siempre aparecía algo más urgente. Sofía me había dicho que era de una campaña de cigarrillos. no sé como culpa o pena. claro. Media hora para encontrar las llaves. Era la historia de siempre y siempre decía que un día.. sabes perfectamente que le tengo mucho cariño a ese trasto y la única en el mundo que se puede meter con él soy yo – dijo Ánxela con tono de profesora. nena – Fran siempre tenía que poner el punto final. lo que fuese. con ese tono que siempre utilizaba con Ánxela. pero tampoco se podía decir que no mirase por la empresa. estaba triste. la barra de pegamento. Cualquiera lo encontraba.SUBLIMINAL - Así llega siempre – Simón. Don Tomás no entró triunfal como Domínguez. mal y arrastro – yo. Si. los de Madrid se podían dar con un canto en los dientes. A mi que más me daba. excepto Xan. Ese día como estaba un poco pasota había decidido ir poniéndole etiquetas a cada carpeta para tener algún trabajo adelantado si algún día me decidía. Sofía vino hacia mi y me pidió que le sacara un expediente de una campaña de unos años antes. Llamaron a la puerta. Afortunadamente tengo mucha paciencia. seguro que veía la posibilidad de un ascenso vía Madrid. Xan e o resto y detrás de ellos don Tomás. me invadió un desasosiego. un bolígrafo y ataqué al primer bloque de carpetas. Abrí la puerta del archivador. eran buenas. un montón de carpetas sin orden. sin fecha ni código alguno que me permitiese orientarme. Raquel Couto Antelo 9 . otra media para ver qué archivador estaba.¿nos han echado ya o todavía hay que trabajar? Por lo que se ve tú no vienes con mucha intención. con eso de que eran expedientes de alto secreto no los tocaba ni el CESID y la señora de la limpieza menos. el tiburón. lo siento tío. para mi que le gustaba. ordenaría aquellos archivos. así cada una que revisaba la iba poniendo de nuevo en el archivador y me quedaba todo bien colocado de nuevo. como de celos. alguna finalidad tendría. Pero con clase. - En ese momento llegaron Tino. Estaba en el cuarto estante y todavía nada. Mara. por lo menos las cifras oficiales.¿murió el Ford Fiesta de los 80? ¡Fran! Que nos conocemos. habíamos quedado hoy temprano para terminar el milagro de la multiplicación – dijo Simón. o no. Ese traslado no era un premio. lo diría. aún me extrañó no verlo entrar arrastrado colgando de la chaqueta de don Tomás. mira tú. ¡No fastidies! ¿el clásico? – ahí va Fran con su retranca .. y yo de la comisión anti-tabaco. nos miramos y no pudimos más que bajar la cabeza ¿que pasaría? Tino seguro que lo sabía. todavía no había llegado el momento. lo echaban ¿por qué? No es que fuese un lince para los negocios. sin nombre. Quien más quien menos sentía pena. Cogí un montón de folios. lo puse en el suelo. cuando menos si volvía a tener que buscar algo antes de que lo ordenase me sería más fácil encontrarlo. las que yo conocía. Ya lo sé. Sofía. se me murió el coche – Ánxela. allí no se limpiaba. espabilados. muy buenas. pero llego a tiempo y vosotros. Cuando volví al mundo me encontré con los ojos de Fran viendo lo mismo que yo. Ola gente – entra Ánxela toda feliz . Isabel. llegáis siempre tarde. me pagaban pues perdía el día buscándolo. había ocurrido el día anterior y por la mañana todo el mundo estaba enterado. Paciencia. soy una artista. cuando tuviese tiempo.

. ¿Qué hora es? – dije con desespero. le llamamos la mesa de los castigados porque si te sientas allí estás mirando a la pared. después se me olvidó y no lo hice. poco decorado y un eslogan. hay que fastidiarse. descansé. que te lo digo yo – dice uno de ellos. dos ejecutivos con aire de mucha cosa: Domínguez es un crac. Nada especial.SUBLIMINAL era raro que los de siempre llamasen. Cuando traté de ponerme en pie para llevarle la carpeta a Sofía. Me senté en una mesa lejos de la ventana. Detrás de mi había dos hombres. le eché un ojo. Ya son las 12:30 – Sofía. vaya lujo. Con calma. No es por presionar. pasaban de las tres. guapo eso sí. pero como el hambre podía más comí igual. abrí el cajón donde tengo los dulces de emergencia para los bajones de azúcar y le di un poco de gusto al cuerpo. De momento no lo localicé – yo. llevaba muchas horas sin moverme. y lo dice tan tranquila la tipa – a ver si pudieras tenerlo para las cinco o por ahí ¿vale? Lo voy a intentar – yo. que más da. ¿Qué tal va eso? – Sofía. bastante flojo. incluso pensé en mirar si venían sus señas por alguna parte. casi ni saluda cuando me ve y ahora me viene con estas. La modelo era famosa. pero estaba de miedo. dejé allí la carpeta y bajé a comer algo al bar de al lado. Tenía las piernas anquilosadas. podía estar montando el número erótico con el amante que les daba igual. Cuando estaba comiendo me di cuenta de lo negras que tenía las manos. casi caigo de culo. mientras ríe con malicia. lo encontré por fin. a mi parecer. un poco de vía libre a la curiosidad tampoco era tanto pedir después del esfuerzo. Domínguez es un monstruo de los negocios. a ver que tenía de interesante. para ir asimilando el cambio de altura. estaba congelada y tenía un hambre que me hacía desvanecer. Si ánimo. una pareja de superguapos en una fiesta de superguapos. aunque sea porque estoy segura de que si la mamona esta piensa que soy una inútil. Era Sofía. eso nunca pasó. no me apetecía ver gente. sé que puedo. ya lo encontraré. Repuestas las fuerzas. sería como cualquier otro. vete a rascarla. Lo tomé con calma y me levanté despacio. no había nadie en la oficina. di unos pocos pasos por la habitación y me lancé a la silla. todo el polvo acumulado en las carpetas estaba ahora en mis manos. me dio un poco de asco. total para lo único que miran es para los cigarrillos no sé para que gastan en el resto. pero nos hace falta para esta tarde – Sofía. Gracias y ánimo – dice la tía con un aire comprensivo que da asco. al tío no lo conocían ni en su casa. salí y fui hacia la mesa de Sofía. me arrepentí mucho de no contratarlo cuando estuvo libre. está simpática la criatura. el pobre poco menos que va destinado a Siberia – dice el otro – aunque lo tiene bien merecido por confiar en esa alimaña. estaba más bien de mal humor. entraban como perico por su casa. Vaya jugada le hico a Tomás. mucho presupuesto para pagar a los modelos. saben lo embrollado que está esto y vienen con prisas. 10 Raquel Couto Antelo . pero de haber pasado.. Estuve allí sentada en el suelo unas tres horas más antes de encontrar el famoso expediente.

¿qué primero. personalmente. Lo que hizo nunca salió a la luz. ¿Mucho antes? – interrogó el primero con sarcasmo. por lo menos. Con la mafia no sé. Pues no sé porque te interesa una persona de esa calaña. lo pillaron. Tú sabes algo que no me estás contando bribón – el primero. se mueve a unos niveles a los que yo nunca voy a llegar. quien hace la ley hace la trampa – el segundo. Pillar. lo que sí sé es que hubo investigación oficial y todo – el segundo. Cuenta. Tomás lo dejó a un lado. No me digas que lo pillaron – el primero.¿cuánto lleva en la agencia? Debe llevar unos nueve años trabajaba ahí – el segundo. pero elude la conversación y me dice que Domínguez es un gran profesional y todas esas tonterías. No. Poco menos que me estás diciendo que tiene contactos con la mafia – el primero. Amigo. Imagínate que lo contratas y se hace con tu agencia – el primero. ya me entiendes – el primero. por eso le ganó la partida – el segundo. A mi me interesa porque tiene muchos contactos. ¿Pero no estabas diciendo que era un artista? – el segundo. Hubo un tiempo que tuvo que dejar la agencia por no sé que maniobra de estas que hace el – el segundo. pero no pudieron con él. El caso es que en un principio habían echado a Domínguez de la empresa y antes de terminar la investigación lo tuvieron que readmitir – el segundo. pero que no hay mucho quien le pueda tocar te lo digo claramente – el segundo. no sé bajo qué amenaza. Intenté sacar muchas veces el tema cuando estoy a solas con Tomás. fue lo que hizo? Este hombre es una máquina – el No se habló mucho del tema. siempre guarda un as en la manga – el segundo. no mucho antes. no creo que me gustase mucho vivir con Picasso. cuando lo conocí ya ¿Y cuando dices que estuvo libre? Porque a mi no me cuadran las cuentas – el primero. hombres como él cuanto más lejos mejor – el primero. igual terminó porque lo readmitieron. ¿Pero que demonios hico ese hombre? – el primero. digamos que los que lo saben callan. y Tomás tampoco.SUBLIMINAL - Pero de eso ya debe hacer tiempo – inquiere el primero . pero el arte en los museos. Si. Domínguez lo debe tener bien agarrado – el segundo. 11 - - - Raquel Couto Antelo .

Ola ¿comiste aquí? – Fran. Mara. estabas totalmente conectada con tu “yo” interior. Fran viene hacia mi con un café en la mano. Berta ¿estás castigada o qué? ¿qué haces ahí contra la pared? – grita Fran desde la esquina de la barra. ese que me fastidió los platos combinados. irradiaba menos inocencia. de hecho irradiaba cualquier cosa menos inocencia. Mujer. para no matar a Fran y choco con las miradas sorprendidas de los hombres de la mesa. se me da muy bien. que si ella lo habría encontrado. estaba aquí medio comiendo medio durmiendo – yo. sensibilidad como nosotros – Fran. también le quedaban Xan. Podías estar calladito. Dejé de hacerlo cuando me comenzó a parecer que se daba cuenta. di la vuelta tratando de controlar la expresión de mi cara. guapo. pero no tienen tanta - - Perdona que te lo diga tan crudamente pero lo único que le interesa de ti es el resto de la colonia de Simón que se te queda pegado cuando trabajáis juntos – yo. no la trago y no me da la gana de aguantarla. a veces fantaseaba con él. en un momento de esos en los que me siento una niña de tres años que pinta un dibujo muy bonito y todos lo están admirando. tenía buen tipo eso sí. me dije “no insistas. - - Fran era un amigo. No sé. Estuve sumergida en los expedientes viejos – yo. con retranca. tengo mucha práctica en estar en las nubes. que quede claro que estaba fuera de cobertura. Déjate de chorradas ¿para qué quiere Sofía esa carpeta? – yo. te grité. venga y dale que si eras lenta. como si no los viese. antes de marchar a comer pasé por allí y te hablé. Como te lo digo.. yo no tomo. pero “más vale prevenir” pensé.. Ya te veo eses ojos de topo – dice Fran poniéndome la mano en la nariz. como si estuviese en las nubes. muy atractivo aunque no diría que guapo. pero ya puede contener la fórmula e la coca-cola porque estuvo toda la mañana de un lado para otro. sí. hago como si no me enterase de nada. total seguro que morías del susto y no del golpe – Fran exageró. la primera vez que abrió la boca para quejarse le lanzó una de esas miraditas tan encantadoras – Fran.. pongo esa mirada de acabar de abrir los ojos después de dormir una borrachera de caballo. Lo sé. 12 Raquel Couto Antelo . eso si que es casualidad – yo. el suyo claro. seguro que no. acabo de bajar. ya sabes como es. hija. ya estoy suficientemente eléctrica sin el. ¿De veras? – yo. Yo paso de ella. Ánxela.SUBLIMINAL Domínguez tendrá ases en la manga. me hacía más gracia que Simón. pero yo conozco al sastre – el segundo. uno de ellos coge el Marca y habla del partido del día anterior. ya mandaremos una expedición arqueológica a buscar sus restos” – Fran. estuve por darte con un palo en la cabeza. Así que sólo le quedaba Simón. Sí. Los hombres cambian de tema.

mira que si ligo porque apesto como Simón – Fran. ¿Quién? ¿Sofía? – Fran. y como tú bien sabes. o crees que voy por ahí aspirando las colonias de la gente – yo. ¿De verdad que se huele la colonia de Simón en mi? – Fran. Sigue. de Sofía. con lo flojo que es Simón – yo. Es cierto. No me extraña. Veo que lo de trabajar en una resultando muy formativo – Fran. como estamos hoy – Fran. ¿A qué sí? – yo. que además después va diciendo por ahí que son íntimos y no sé que tonterías más – yo. el por hacerse el interesante. ¿Si? Porqué siempre que haces un comentario como ese me queda la duda de a qué te estarás refiriendo – Fran. 13 agencia de publicidad te está - - - - Raquel Couto Antelo . que se fastidie. La tenías que escuchar en la cena de Navidad hablando de no sé que trabajo que habían hecho juntos. Más bien apestarás tú. siempre tiene de qué quejarse. No veas cuanto – yo. y que poco menos que el otro se le echó encima – yo. si quiere que Ánxela le haga caso que la invite a cenar en lugar de andar con la fresca esa. la aguantó. Pero es de plata. porque Simón no apesta. Fuiste tú la que sacó el tema. Y será ¿De qué estaba hablando? Me desconcentras. Después anda de un humor que no veas – Fran. pedazo de bruja – Fran. que estás insinuando? ¿qué no me lavo? Ahora mismo me estoy arrepintiendo de no andar con el crucifijo que me regalaron por la primera comunión. que se le pasó la media hora del café dándole al rollo con Simón. Y yo que sé. es que tú fumas y el no. Pero si es de oro no te vale – yo. Hombre. listilla – Fran. a las adictas a la nicotina las atraerás antes tú. que éramos pobres.SUBLIMINAL - No jodas – dijo simulando ofensa – y yo pensando que la tenía en el bote. Porque tú también eres un mal pensado – yo. pero le está bien. digo yo – seguí con mi razonamiento – y a las anti-tabaco les darás así como morbillo. ¿Tú crees? – Fran. huele – yo. Mi madre. sigue que lo estás arreglando muy bien – Fran. para fastidiar a Ánxela. No quería decir que no te lavaras. ah sí. y eso influye – yo. ¿Tía.

SUBLIMINAL ¿Estás de coña? – Fran. Quien os vería en vuestros tiempos mozos. ¿Hace cinco años o así? – yo. Claro – Fran. habíamos estudiado juntos. No. a mi me gustan más hombres – yo. aún metéis miedo ahora. la plantilla actual es toda de aquella época. Claro – yo.. y poniéndose serio ¿a qué viene este interrogatorio? – Fran. Antes de subir. Desde que yo estoy no. ¿La agencia tuvo problemas alguna vez? – yo. quitando esta última hornada. Rosa como todavía no la conocía se lo creyó todo. En general – yo. estaban Ánxela y Rosa también. tú hoy vas a llevar un empacho de cojones – Fran. ya éramos colegas entonces – Fran. ¡Qué fuerte! Como te escuche Simón – Fran. creo que me expresé mal. Pregunta. a mi también me fastidia que la zorra esa ande fastidiando a Ánxela porque sabe que nunca va a ser tan buena como ella. Eso. pero yo entré aquí al acabar de estudiar porque se le habían ido todos los creativos de golpe y cogían prácticamente a todo el que se presentaba. No. y fui de los primeros. nosotras como sabemos de que va pasamos. a mi me gustan de los que solucionan no de los que se quejan – yo. y ella yendo de estrella. Sí. No es precisamente mi tipo. pero no me lo digas tan seria que asustas – Fran. no de fingir – yo. pero algo jode – yo.. ¿Subiremos? Casi es hora de entrar. No. los que conoces de cuando entraste somos de aquellos años – Fran. 14 - - - - Raquel Couto Antelo . ¿Problemas? ¿económicos quieres decir? – Fran. Tino entró conmigo. te quería preguntar algo – yo. pero en el sentido de acción. más o menos. – yo. ¿A ti también? – Fran. Si a ti también te molesta que Simón ande con otras – Fran. ¿A mi también qué? – yo. Que actúen ¿no? – Fran. Si yo te contara – dice con una sonrisa pícara. y porque sabe de sobra que le gusta Simón – yo. más o menos. ¿De verdad? – Fran.

no es nada importante – yo. sí que era. Hola. No. total no había mucho trabajo. para algo nos puso Dios en el mundo. En el ascensor coincidimos con don Tomás que seguía con esa expresión triste de la mañana. Lo siento Berta. buscando algún indicio de que aquel no era el expediente que ella me había pedido para poder gritarlo a los cuatro vientos. a ella también le gustaba un montón el fútbol. que está a todas. del partido. seamos sinceras. un par de estantes. que chula soy Dios mío. ni de impuestos. que estaba de pie observándonos espantada porque era raro verme de mal genio. Sofía fue hacia su mesa toda alterada. me guiñó un ojo con una expresión que no supe interpretar en aquel momento. Salí del ascensor y los otros dos quedaron a las puertas emocionados hablando de penaltis. con la grima que me da el papel.¿crees que vas a dar encontrado el expediente para hoy? Sí. eso sí. lo que tenía que hacer era un coñazo y además tenía todo el año para hacerlo. chula. Berta – Sofía picada . Miré para el archivador. tenía el nervio de la muela hinchado a reventar. pero se fastidió. cogí la llave. como no. ya sabrías que lo voy a encontrar para esta tarde porque lleva encima de tu mesa desde las tres – di que sí. te lo cuento a la salida mejor – yo. Ánxela pilló un comentario en el aire y se lanzó a la polémica.SUBLIMINAL - ¿Te fijaste en los dos tíos que estaban aquí detrás? – yo. y mucho más raro responderle a nadie. en realidad un poco ya la tenía trastornada de antes. - Y marché. Tranquilo ya te lo contaré. cuéntamelo de camino. Simón fue hacia la mesa de Rosa. Vi al fondo a Sofía hablando con Simón y decidí ir a estorbar un poco. esto no llevaba allí ni diez años y me había trastornado la mente en un plis plas. lo pensé bien. Hola artista – Simón. ni hoy ni en un mes – Sofía. Hola – dije yo muy original. hablar del tiempo y. era principios de mes y no había ni apuro de nóminas. las iba a ordenar el padre que las hizo a todas. hoy quedé – Fran. la encantadora. que era lo suyo. cogió la carpeta y se puso a mirarla compulsivamente. ni de presupuestos que revisar así que decidí terminar de etiquetar las carpetas. más que chula. ahí dejé a Fran. ¿Dos de traje? Pues no mucho – Fran. vaya peña. Pocas me quedaban. aún así sacó una sonrisa para darnos las buenas tardes. sí que lo creo – dije con mucha naturalidad. Me metí en mi agujero a ver si me tranquilizaba un poco. Pues yo creo que si no te pones a buscarlo en lugar de andar de relaciones públicas por ahí no lo vas a dar encontrado. mirando el reloj – venga. Pues yo creo que si estuviese trabajando en lugar de andar de “relaciones por aquí. artista que eres una artista. Fran. con razón hablaban de las maldiciones de las pirámides. Raquel Couto Antelo 15 .

me lo cuentes. no se puede aguantar. pero eso no importa ahora. Vi lo que había dentro y no me pareció nada de otro mundo – yo. Sí que lo encontré. ¿Ah sí? – yo. Para mi que oyó campanas y no sabe donde ¿Estás segura de que en esa carpeta no había nada por lo que merezca la pena morir? – Fran. princesa. Y me lo vas a decir ahora o vas a esperar a que muera de un infarto – yo. Supongo que de eso era de lo que me querías hablar. me hizo ilusión reconocer alguno de los anuncios.SUBLIMINAL También entendí que mi afectación neuronal no venía sólo por el polvo respirado. pensé que ya lo habías encontrado – Fran. no sé. según mi experta opinión de administrativa. no sé lo que sabrás tú pero ella debe tener información de primera y no sé porqué cree que la clave de todo está en ese anuncio – Fran.¿Qué me dirías si te contase que sé porqué Sofía quería ese expediente? Pues te diría que. Estaba allí babeando de gusto cuando entra Fran. Vaya lío. esa tía es tonta ¿o qué? Tiene la clave para hacerse con el control de la compañía y lo va publicando – yo. ya sabes como es Sofía. También tienes razón. Esto. Berta – dijo Fran. pero como empecé a etiquetar todas las carpetas y sólo me quedaban unas pocas decidí terminar – yo. pero también tengo derecho a opinar. de morriña. Por ahí no. claro que muchos no daban la talla para eso. no sé cómo pero dispone de cierta información sobre algo que pasó aquí hace unos años ¿te suena de algo? – Fran. Seguro que es cualquier tontería de la tipa esa. si no es mucha molestia. ¡No me lo puedo creer! ¿y fue largado todo eso por ahí? – yo. e hizo lo que se llama una pausa dramática que casi me mata de angustia – tengo que decirte algo. la verdad es que me intriga más el suspense que le echas que el motivo. le propuso a Simón una especie de trato favorecedor a cambio de ayuda para descifrar el misterio que encierra la famosa campaña – Fran. sino por la basura publicitaria que estaba absorbiendo. claro. Fue como mirar el álbum de la primera comunión a los veinte años. Berta – Fran se sentó en el suelo a mi lado . como sabe que las cosas están revueltas trata de sacar provecho – Fran. En algunos tenía más mérito la habilidad de la agencia para colarle el anuncio al cliente que el anuncio en sí. Bueno tampoco creo que sea la única que lo intente – yo. - - - - Raquel Couto Antelo 16 . Pero bueno. No debiste mirar con mucha atención porque parece ser que era muy importante – Fran. algunas cosas estaban realmente bien. Sí. De algo sí – yo. era como ver Metrópolis en un especial publicidad. te despierta ese sentimiento de ternura.

además cuando se lo dejé lo vio. Joder. estaba muy raro. vaya metedura de zueco – Ánxela. ¿Qué tal estás. igual me es más fácil. ya que has venido échame un cable – Fran. dijo algo así como que a vosotros dos os la bien jugada. Nada Berta. La interesada siempre es la última en enterarse ¿lo sabe ya todo el mundo? – yo. Perdona tía. para mi era una carpeta como otra. Yo Ánxela y se supone que nadie más lo sabe – Fran. quien quiera que le pasase la información le habló de ese en concreto. reconoció las cosas de las que supuestamente le hablaron. No. O es que lo tenemos delante y no lo vemos – yo. tampoco voy a morir – yo. Sofía desde que tiene ese expediente en sus manos se comporta como si fuese la nueva jefa creativa. el se dio cuenta y no dijo nada más. Entonces a que la que está equivocada es la fuente de información – Fran. decidlo. eh? – Ánxela hablaba conmigo. nada habitual en él. Pues le debieron hablar mucho de las virtudes del anuncio de marras ¿tú que escuchaste exactamente? – yo. Puede ser que Sofía se equivocase de expediente – Fran. lo de siempre – yo. algo – Fran. si no ya estaría yo sin cabeza – yo. si está en clave obviamente no me di cuenta. fotos. Decídmelo de una vez ¿qué pasa? ¿qué me van a echar? Joder. ¡Eh. presupuestos. venga. Déjalo. pero me dio los datos exactos de ese expediente. recortes del periódico. cuando nos pusimos a hablar del marchaste. fue al entrar. aún no se lo dije – Fran. admito que puse la antena todo lo que me da. pero muero por saber de que va todo esto. Puede ser. vaya forma más chapucera de hacer las cosas – Ánxela. No sé. ¿Ya? Todavía no ha tenido tiempo para abrir la carpeta – yo. se da unos aires – Fran. se le escapó a don Tomás – Fran. dándome el pésame. no sé.SUBLIMINAL Hombre no sé. Por mi parte no se lo dije a nadie – Ánxela. Que hay Ánxela – dijo Fran borde. el contrato y poco más. No mucho. 17 partido y tú habían jugado no debí dar se lo dije a - - - - Raquel Couto Antelo . ¿Que no me dijiste? – yo. parejita! ¿estáis haciendo un picnic? – Ánxela. mejor así en compañía. Al ver que te incluía en la expresión disimulado. miré todos esos estantes antes de encontrarla y no había mucho de diferente en esa. Más o menos.

Bueno. de la mía también – Ánxela. De eso nada. además con lo que vales encuentras trabajo en cualquier sitio y seguramente mejor que este. Venga no te preocupes. joder.. No voy a dar hecho – yo. Y no voy a ligar con Domínguez júnior. ¿Qué? – Ánxela. ¡Berta! – Fran. cachondeándose del intento de Ánxela por consolarme – quiero verte salir ahí fuera y hacerle un corte de mangas bien hecho a ese cabrón. ya sabes como es don Tomás. joder.SUBLIMINAL - Joder. Se podía decir que él estaba más afectado Raquel Couto Antelo 18 . ¡Ah! ¿te referías a Domínguez? – yo. Peque – mamá Ánxela – todavía no hay nada dicho. De todas formas gracias. casi me echo a llorar allí mismo.. por lo menos no pierdes el humor – dice Ánxela – eso es lo que más les va a fastidiar. nos pusimos las dos a reír a carcajadas tiradas por el suelo y Fran de los nervios. así me gusta y si puedes dale otra de mi parte – Fran. Ya puestos. ¿Qué? – Fran. ¡Oh! – yo. si de algo puedes estar seguro es de que me voy muy contenta y si para eso tengo que pegarle una patada en las pelotas. Yo ya estaba eligiendo el chalet en la sierra – yo. Fran controla que se está animando mucho – Ánxela. tratando de atacar a Fran.. ya me extrañaba a mí esa cara de felicidad de Domínguez y también estaba así como muy superior. Mira Ánxela. si no vas a ayudar mejor vete – papá Fran – esta es una situación muy seria. Mira. Eres la hostia – Ánxela. total estás en el paro – Fran. ¡Eh a mi no! ¡a Domínguez! – Fran. – yo. con muchos humos. – yo. gracias por decírmelo y por estar aquí – y no hablé más.. tómalo con calma. igual malinterpreté la situación. - - - - No lo pudimos evitar. Calla cabronazo – yo. por poco no paro a tiempo. Baby tú vales mucho – dice Fran riendo. No creo que malinterpretases nada. Tranquila tienes tiempo. sabe Dios a que se estaba refiriendo – Fran. no tengas miedo que lo voy a hacer – yo.

Vaya par de frescas estáis hechas... Pero deja que la señorita felicidad se despache a gusto. un poco cabreado. ya le pasó – vaya lío que tenéis aquí montado y yo que te tenía por una maniática del orden. De repente llaman a la puerta. lo que me halagaba porque si estaba disgustado era porque le importaba. Sí. – Ánxela. Tiniño ¿cómo es ella? - - Era lo que le iba diciendo Ánxela a Tino cuando salían por la puerta. Una vez sola. Adelanteeee – dije con voz de borrachera. ¿Qué coño hacéis aquí de cachondeo? – Tino. hombre. casi caen si Tino no los agarra a tiempo. Venga Tino. Sofía también me andaba en la cabeza y el que me tardaba era Xan.¿a qué viene tanta urgencia? Y a ti que te importa – Tino. ni que no conociese yo a este par – Tino. necesitaba aire fresco. no es nada agradable tener que dar ciertas noticias. Raquel Couto Antelo 19 . que hoy tengo que salir muy puntual – Tino. No hay quien os aguante.SUBLIMINAL que yo. supongo que se debía a que fue el mensajero. mira que eres soso – Ánxela. fue culpa mía – dije – tengo un mal día. A mi no me importaría – yo. Perdona Tino. si larga a don Tomás y se queda tan ancho más fácilmente me iba a dar el pasaporte a mí. la ansiedad y el pánico se estaban despachando conmigo. ven aquí – le dice Ánxela tirándole de la pernera del pantalón – que te echamos de menos. Cuéntame. vamos Ánxela es hora de volver a la jungla – dice Fran mientras se levanta e intenta arrastrar a Ánxela. ¿Y eso? – Fran riéndose con tremendo descaro . sí. no os quiero ver con unas copas de más en una despedida de soltera con un sexyboy de esos – Fran. Lo que me intrigaba era si me lo diría él mismo. no lo puedo creer – y después os vais a arrepentir. Anda que a mi. cualquier cosa. mujer. me levanté y abrí la ventana. Vale. diría yo – vamos a terminar el puto anuncio hoy y no pienso hacer horas porque a vosotros se os dé por rascarla. o quizás tenía algo previsto. Me voy a enfadar en serio – Tino colorado. La claustrofobia me estaba atacando. No hacía más que venírseme a la cabeza la cara de felicidad que tenía Domínguez esa mañana ¿cómo pudo mirarme a la cara? Como no iba a poder. Fran quedó atrás y se volvió para decirme que no marchase sin hablar con él. me hundí en la miseria. Sí ¿no me digas que tienes un ligue? – Ánxela. me tardaba en verlo arrastrado. no te vamos a hacer sufrir más. venid de una vez. Ánxela ¿por qué me da que nos ocultan algo? – yo.

si los tenía que ordenar no me iba a resultar muy difícil. lo tendría bien escondido. que sin duda eso sería si alguien preguntaba. cosas que podían estar en cualquier lado o que estarían en un cajón de objetos perdidos. Fui haciendo pequeños montones y conforme iban apareciendo hojas coincidentes les asignaba un montón. poner fechas y esas cosas. estoy trastornada.. un “da igual” y paz de nuevo. la escondí debajo de un montón de folios que tenía para reutilizar. Sí que había alguien. comparando fechas y números para casar cada hoja en un mismo expediente. volvía a tener ese sentimiento de trabajo bien hecho. a punto estuve de no dar sujetado el monitor del ordenador. Me senté en el suelo. y miré para el archivador con todas las puertas abiertas. como no – tranquila. pero no entró. o hubiese algo que podía ponerlo en la cuerda floja. Pero eso lo puedo saber. catorce. Por si alguien andaba por allí que le costase encontrar aquel despiste.. cuadraban. sólo por curiosidad. habían intentado acabar con el y no pudieron mucho menos iba a poder Sofía ahora sin saber qué era ese algo.. en una peli de Audrey Hepburn decían que cuando te cabreas era mejor tirar cosas que no se rompiesen.SUBLIMINAL Seguro que sí. a lo mejor Domínguez al ver el mal rollo quiso marchar y como era un pilar básico de la empresa lo ataron como pudieron y se quedó. podía tener un poco más de autocontrol. y si tenía que buscar algún otro expediente mientras tanto. hace tiempo. yo tardé en levantarme. al marchar tropezó con la manilla. el teclado y el ratón estaban en el suelo. Así se me fue calmando el genio. se podían ver en los laterales de las carpetas sus etiquetitas que indicaban el nombre de la campaña que contenían y la fecha de presentación. Con cierto nerviosismo y apurada por el cansancio guardé todas las carpetas clasificadas en el archivador. Al final seguro que tienen sentido y les aparece un sitio. Me senté en mi silla. Berta – la secretaria de don Tomás al teléfono. ¡Mierda! Algunas de las carpetas se habían roto y su contenido estaba extendido por el suelo mezclado con unos disquetes que debían haber caído al empujar el archivador. no te pases de complaciente. víboras. Desafortunadamente en ciertos momentos no doy para tanto. o ya no existiría.. volví a mirar uno a uno los papeles del montón de los desahuciados. si una vez. tampoco iba a tardar mucho en encontrarlo. metí los disquetes en su sitio y quedé con la de los desahuciados en mi mesa. creí escuchar algo detrás de la puerta. y cuando el ácido ya no cabía estallé y le di una patada a la última pila de carpetas esparciéndolas por el suelo. quien sabe. La esperamos – eres más sosa tía. por fin. había gente que tenía por costumbre hacer las cosas con cierto orden y numerar las páginas. Joder. a lo mejor le ofrecieron más dinero o más privilegios. Aparentemente no tenían relación con ninguna das las campañas que había en el suelo. un pequeño pinchazo en el estómago. y catorce montones. Y batí las puertas del archivador con toda la fuerza que mi constitución me permitía y empujé la mesa haciendo caer la mayoría de las cosas que tenía encima. tiene que haber una carpeta de los contratos del personal por algún sitio. como entre ahora alguien. por no andar dos metros hace cualquier cosa . conté el número de carpetas. 20 - Raquel Couto Antelo .¿puede venir usted un momento al despacho de don Tomás? Sí. Y en lugar de pensar en las cosas buenas que me había traído el día di en revolcarme una y otra vez en aquel pozo negro. Ya tenía agrupado todo lo que había. había uno para los indecisos. Y mientras volvía a sentarme en el suelo para recoger aquel desastre resolví que si realmente Domínguez hiciera algo. A lo mejor todo eran viejas historias sin fundamento. ¿Domínguez un pilar básico de la empresa?. Decidí meter cada montón en una carpeta y dejar para otro día lo de casar los papeles perdidos. en algunos casos era fácil. no sé para que guardarían aquellos papeles.

Yo seguía lavando las manos. decidí pasar antes por el baño. Hay muy poca gente con despacho en esta oficina y desde luego en el mío no había sido. esto también podía ser. con la misma simpatía con la que me recibió. que no hable. que son zona franca. si. Esta vez fue ella la que me mandó callar. en un primer momento no pude distinguir. que vivan as tabacaleras. de teléfono erótico. si definitivamente Mara – que morbo eso de veros en la oficina y hacer como si nada.SUBLIMINAL Muy bien – y colgué. ahora estaba preparando las del laboratorio Pasteur.. 21 Raquel Couto Antelo .. y no queda más jabón. que vivan las tabacaleras. Tomé unos minutos para incorporarme al mundo real.. No me digas que. o cualquier cosa. crucemos los dedos. Las fumadoras tenían identidad. puse cara de inocencia otra vez y me mentalicé de que todo lo que me habían dicho tenía que ser una sorpresa. Salí por fin de mi despacho y miré para las manos llenas de polvo. la que más hablaba era Sofía. o es de fuera. o vive con los padres o con alguien. no – Sofía haciéndose la interesante. de todas maneras muy interesante no podía ser cuando andaba detrás de Sofía. ¿En la oficina??? Esto se pone de uno interesante. ¿A un hotel y no a su casa? O está casado.. se está moviendo el picaporte de la puerta. De uno de los servicios salía una nube de humo. ya pasaban la prueba del algodón. Fue maravilloso. que quieres que te cuente. le podía ver los ojos interrogándome. con la mano que me quedaba libre le hice una señal hacia el baño que echaba humo y le quité la otra mano de la boca. excepto en los despachos de los jefes.. Además a ella le gusta Simón ¿qué dice de estar enamorada? ¿Cuando os volvéis a ver? – Mara. Alguna escapadita hacemos – Sofía. viva o vicio do tabaco. ¿En su despacho? – Mara. viva el vicio del tabaco. Me llevo a cenar al restaurante del otro día – Sofía – y después fuimos al hotel... Sofía y Mara o Charo. que caña. Como la que entre diga mi nombre estoy perdida. ¡don Tomás por Dios! Así que sólo queda superman. valor. ¡Ánxela! Casi no dio mirado para mi y yo me eché encima de ella para taparle la boca.. Venga cuenta ¿en su despacho? – dice Mara con una voz muy sugerente. – Mara. o tiene la casa llena de mierda que no se puede ver. a don Tomás. Dentro del baño había silencio ¿habrían oído algo? ¿no les daría por salir ahora? Bueno este é o último que fumo hoy .. sí.. no me parecía el tipo de Ánxela precisamente. a por el Oscar.Deus. o alguien estaba mandando señales a los indios o había fumadoras en el horizonte. Estoy enamorada. Seguí pidiéndole silencio y ella ponía una cara tan graciosa de jugar a las espías que casi me da la risa nerviosa. aunque me tentaba la idea de darle la mano a Domínguez toda llena de roña. sólo por ver la clara de asco que se le ponía y ver como buscaba disimuladamente algo a lo que limpiarse. sin hacer ruido. Bueno. Llegó el momento de la patada. en la oficina no se puede fumar. Espero que no se den cuenta de que estoy aquí. Como si nada.. guapa. valor hija mía. este es el último que me fumo hoy – Dios..

Tienes que probar alguna vez. Yo tenía el puño en la boca y Ánxela no podía más. para que te puedan ver y para que tú también puedas ver si hay alguien – Sofía. aquel día también había quedado solo en la oficina. estaban las luces apagadas así que encendí la lámpara de la mesa hasta que miró. Aquí quedamos nosotros dos. el pobre no hacía más que repetir que alguien anduviera revolviendo en la mesa. como encuentres en la calle. Ya te digo. No lo pude remediar. Ánxela y yo nos miramos a un tiempo y nos leímos el pensamiento. ya verás – Sofía. empecé a desabrochar la blusa y a tocarme. ¿Lo conocías? – María. 22 Raquel Couto Antelo . pero “casualmente” coincidimos un día en el ascensor – Sofía. estaba atendiendo a lo suyo por lo que decidí llamar su atención. Entonces hay que visitar a los vecinos de vez en cuando ¿no? – Sofía. Pero con la persiana bajada dijo yo – Mara. En aquel momento no. Mujer. No. y que hombre – Sofía. que le tenía preparada una sorpresa. mucho vacilamos a Tino aquel día que apareció cierta prenda íntima debajo de su mesa. No me lo puedo creer – Mara. ¡No! Te acabo de decir que estaba en el edificio de enfrente – Sofía. ¿También? ¿no lo habréis hecho en mi mesa? – Mara. No veas que morbo saber que te pueden estar viendo – Sofía. la dejé encendida y me acerqué a la ventana. ¡Dios! ¿no te reconocerían? Vaya corte tía. hace una pausa para bajar la temperatura supongo – nunca me había excitados tanto en mi vida como el día que vi a alguien del otro lado. tenía todo revuelto y nosotras pensando que se había quedado a hacer horas “extra”. que estrecha eres. ¿Era alguien de aquí? – Mara. pero en alguna de las de la cristalera sí – Sofía. lo vi trabajando junto a la ventana. no. después lo - - Esta tía está salidísima. era realmente expresiva. ¿Y entonces? – Mara. con la persiana recogida y con la lámpara encendida. en la tuya no. Sí.SUBLIMINAL Ánxela tenía los ojos fuera de las órbitas y en la boca le cabía un trasatlántico. yo no era capaz de mirarla sin partirme de risa. cuando tuve toda su atención llamé por el interfono a – Sofía hizo un silencio como si estuviese haciendo señas de a quien se refería para no mencionar su nombre – para ver si había terminado lo que estaba haciendo y le dije que viniese. porque era un hombre – Mara. en su despacho también – Sofía Levinski también muy sugerente. ¿Nunca te han dicho que eres un poco putón? – Mara.

y que una zorra salida lo mangonease era justo lo que merecía. Perdona tía. fue como tirarme a dos tíos a la vez. y el es tan. ¿Mal? ¿sabes de quién estaban hablando? – yo. hubo un pequeño parón debido a causas ajenas a nuestra voluntad. que tuvo una reunión de no sé qué y anuló la cita que teníamos. ¡Ya! Menos mal que lo quieres – dice Mara con complicidad. ¿Y que tal lo matasteis? – Mara. – Sofía. el aburrimiento no es bueno para la pareja.. ¿Lo volviste a ver después? – Mara. Déjalo en príncipe porque tengo entendido que a todo hay quien gane – dice Ánxela tratando de contenerse para que nadie se diese cuenta. digamos que ahora no me importa no tener que hacer – Sofía. lo miraba fijamente y veía como se estaba poniendo cachondo. - De todas maneras nos habían visto salir del baño. Raquel Couto Antelo 23 . Claro. era siempre tan atento con nosotros. A medida que lo veía acercarse me excitaba más y más. ya me entiendes. me encargué de que se nos viese bien desde el otro lado. Humm. Esperé a que saliera de su oficina y nos metemos a un tiempo en el ascensor. claro. A el – dijo Sofía repitiendo el mismo silencio de antes – le gustó tanto que lo repetimos varias veces y un día. que me pusiese en la calle un cornudo próximo a la impotencia tampoco era para tanto. la sorpresa era yo. espero que la cosa fuese en ese orden.SUBLIMINAL - ¿Él también sabía que os estaban viendo? – Mara. se me echó encima. al fin y al cabo. O sea. Muy bien es poco.. ese hombre emplea muy bien todas sus armas y vaya armas – Sofía. decidí hacerle una visita a nuestro vecino. volví a abrochar la blusa.. me llama el rey del sexo – yo. Bueno. Ahora si que estaba preparada para cualquier cosa. Me lo imagino – Ánxela. querida. Y yo que entré porque llevabas ahí mucho tiempo y pensé que te sentías mal – Ánxela.. en algo teníamos que matar el tiempo.. el también venía. quería que me la quitase el. y que quieres que te diga. Entré y allí estaban el superman y don Tomás. que muy bien – Mara. casi me arrancó la ropa y lo hicimos allí mismo.. así me excitaba más y ellos dos también. si se lo decían a la sex machine de nada valdría nuestra discreción aunque resultaba tentador largarlo todo para ver que pasaba. ¿Estás loca? Claro que no. Mejor que. – ahora esta también con el gestito – Mara. ¡Berta! – la secretaria – la están esperando. digamos que si no lo quisiera y tuviese que elegir entre los dos no me quedaría con él – Sofía.

y menos en estas circunstancias. Sabes de sobra que no lo hay – Domínguez. ya que entra dentro de tus días de trabajo. en serio – lamentamos no poder avisarla con más antelación. Dios mío”. más bien. no pretenderá que lo haga con el mismo cuidado con que lo hago habitualmente. Entonces cíñase al contrato – yo.SUBLIMINAL Siéntese – dice don Tomás con ternura – tenemos que comunicarle una noticia que afectará al futuro de esta sucursal y al suyo propio. no le podemos exigir lo que no está en su contrato – Tomás el valiente – sin embargo. La fecha que teníamos pensada para que deje su puesto sería el próximo lunes. pero vamos a tener en cuenta esta circunstancia en su liquidación. se quiere que lo haga en dos. Ya. Temo que vamos a tener que prescindir de sus servicios – para. Muy bien – dije toda tranquila. Estoy hablando – dale caña Berta – del informe sobre la situación de la empresa. así que – ahora incluso ríe – no tiene que preocuparse por perder el empleo. Muéstreme algún documento que acredite eso y lo aceptaré gustosa – interrumpiéndolo. fría como el hielo – sin ningún problema. se diría que le está costando. no veo porque va a tener ella su trabajo. ajeno. ese mismo día se va a incorporar la persona encargada de substituirla y le agradeceríamos que la informase sobre el funcionamiento de su departamento ya que nos es. me iba a echar de menos de todas maneras – viene hacia mi y poniéndome la mano en el hombro. Como bien dice el señor Domínguez – don Tomás con sorna – me queda poco tiempo de jefe en esta oficina y quien sabe si en la empresa. Tomás dígale algo – Domínguez. Esto sí que es una sorpresa. en el suyo sí consta esa función. venga Bertiña pon cara de “oh. por completo. que eres tú la que tiene un lapso – Domínguez – acordára. por fin se da cuenta. Se van a producir ciertos cambios tanto en la dirección de la empresa como en el departamento de Administración.. que en definitiva es usted – Tomás. También – Domínguez – nos gustaría que dejaras hecho un informe de la situación de la empresa en ese momento y que revisases el proyecto que están terminando los creativos. porque revisar los proyectos es tarea suya ¿o no lo recuerda? Me parece. me lleva a la puerta – quizás sea que no hay sitio aquí para los profesionales de verdad ¿no cree? 24 - - - - - Raquel Couto Antelo .. Tiene razón. aproveche mientras pueda mandar – di Domínguez murmurando en bajo – poco le queda. ¿Cómo? – fría sí. pero me acabo de acercar a una central nuclear – eso puede llevar días. que soy yo. entre hoy y mañana recojo mis cosas para dejar el despacho listo para el lunes. A buenas horas. más vale tarde que nunca.

Actualmente la empresa no tiene falta de utilizar doble contabilidad. Mientras me decidía recordé que podía echarle un ojo a las carpetas de los contratos y nóminas para averiguar algo más de aquel tiempo oscuro y misterioso. Al salir por la puerta paró y me dio la mano. Volví a mi agujero y empecé a preparar el informe del señorito. Fuera me miraba casi todos. o era importante de verdad. en estos casos es mejor ver partir el crucero al Caribe desde el muelle que embarcar en el Titanic. total. un no sé qué fruto de aquel momento. pensar que su propia amante estaba tratando de joderlo.SUBLIMINAL Quizás busquen otro perfil en el que ni usted ni yo encajamos. Además esta es una filial. No vi por ninguna parte el cese de Domínguez ¿sería algo de palabra o estaría guardado en otro sitio? Los balances y las cuentas ya las había revisado un montón de veces. de ahí no se saca nada. pero si la situación fue turbulenta seguro que algo se hizo. nunca había tantos creativos trabajando en un mismo proyecto. Lo mismo digo – casi llorando. era un poco ridículo total todo estaba en el ordenador. en las facturas y en todos los documentos. de lo que sería una situación normal de una empresa normal. que mejor visión que esa y no una interpretación apurada y sin rigor. seguramente tendrían mucho a donde ir como para sufrir aquí. que más daba. porque los creativos principales pidieran la baja voluntaria ante la situación que se atravesaba. que raro. Un mal año lo tiene cualquiera.¿qué hora es? Son casi las ocho ¿te falta mucho? – Simón. De repente me vino a la mente la imagen de los amantes furtivos ¡que asco! Hay gente con estómago para todo. Hola – Simón. o una especie de inventario de lo que pasaba en ese momento. sólo se pasa a los libros oficiales lo que se quiere que se sepa. Y cruzamos una mirada cómplice de lealtad hasta el fin de los mundos. Fue un placer tenerla con nosotros – Tomás. Total ¿que iban a hacer? ¿despedirme? Miré las nóminas y los contratos. Ya me contaron – Simón. en cualquier momento pudo venir ayuda. ni me había dado cuenta de la hora. Un vacío y unos meses más tarde los primeros contratos. Después de todo la fuente de información de Sofía había quedado al descubierto. Él se metió de nuevo en el despacho y cerró la puerta. me di cuenta en aquel momento. me voy ahora mismo. claro – terminamos por fin ¿y tú qué? ¿vas a quedar mucho tiempo más? ¿Por qué? – yo. sin llamar. 25 - Raquel Couto Antelo . Las carpetas de los contratos también estaban patas para arriba. si no ya no estaría aquí – yo. una hermandad. era lo que tenía pensado hacer. pensé que era más temprano. en todos los sentidos. No sabía muy bien si hacer un resumen de mi tiempo en la empresa. me hacía pensar que la vida muy bonita era. y lo único que saqué en limpio fue que hubo muchos despidos coincidiendo con una época de vacas flacas en la empresa. que. La empresa quedó sin ningún creativo. ¿A mi? No me falta nada. por cierto. Debía haber poco trabajo. pero no se preocupe. sorprendida . de cualquier manera por mucho que busqué no encontré nada fuera de lo normal. Ya – yo. como había dicho Fran. que más daba. Pero tenía tiempo. excepto Sofía y los que estaban metidos en el despacho de Ánxela trabajando como locos.

No tengo cita ninguna. así. ese es Tino – Fran – que no te enteras. miré a Ánxela. por lo menos así no me dejaba a merced de ese monstruo – yo. El lunes.SUBLIMINAL Parece que ya es oficial – Simón.¿sabes? Sí. pero quedé para cenar. pero te haces el interesante de todas maneras. Eso es cierto ¿Qué tal fue? ¿Lloró y todo? – Simón. ¿Cuándo te vas? – Simón. después substituya – yo. Domínguez no tiene tanto valor – yo. pero a don Tomás y a mi poco nos faltó – yo. ¿Ah no? – me dice Simón. ¡Qué no! Una de verdad – yo. mientras me pone una mano en la cabeza y me revuelve todo el pelo – pues no. Sí. pero la idea era esa – yo. - - Cuando salíamos de la oficina casi no quedaba nadie. Sí. Me estás estresando – Simón. me dijo que como lo iba a echar de menos de todas maneras. te vamos a hacer sentir vergüenza ajena hasta en las canas – Simón. Vete a paseo.. con esas palabras no me lo dijo. hoy te libras. vio Raquel Couto Antelo 26 . de coña.. ella me estaba mirando y no pudimos evitar sonreír. Que agradable eres tío. No. Venga. Aaaah – yo. serio – que es tarde. abusón – yo. Berta – Simón explicativo – cuando se dice así es que quedaste con los colegas. de dejar bien instalada la persona que me ¿No te dijeron quién era? – Simón. yo no tengo canas – yo. vamos – Fran de pie en la puerta. pero de vez en cuando te podías peinar. Fran se dio cuenta. me dieron la noticia oficialmente esta tarde – yo. Hombre. Te dijeron algo de si el también se va – Simón. pero mañana prepárate. contigo – Simón. ¡Ah! Me dijo Fran que había quedado contigo a la salida para no sé qué. No. Es que tiene una cita – yo . ¿Sí? – dice Simón pensando que hablaba en serio. miró al fondo. Él no. ¿Y no es lo mismo? – yo. Ánxela y Tino venían corriendo para pillarnos en el ascensor y al echar un ojo atrás vimos que sólo quedaba Sofía recogiendo su mesa.

Vaya. 27 - - - Raquel Couto Antelo . No te conté lo de Sofía con Simón para que anduvieses de cotorra con la otra – Fran. no creas. por ejemplo – yo. una vez en el paseo. prométeme que no vas a pasar de todo. lo que pasa es que ya estoy harta de que me cuentes penas. inocencia personificada. que ligas y te sale bien. total ni me escuchas cuando te cuento mis penas – Fran. Ay. Que más quisiera yo – Fran.SUBLIMINAL a Sofía en una actitud bastante normal. “Ay” no me digas – otra vez Franmarujita.. ¿Pero es cita? – yo. No te pases. ¿Crees que o os vi? Tanta miradita y tanta risita estúpida – dice Fran con una voz aguda despectiva que me hizo reír. A ver. para mi que pensó que no éramos bien dadas y que nos reíamos de cualquier cosa. los tíos de la cafetería estaban hablando de Domínguez. que vamos a seguir manteniendo el contacto. todo ofendido. poniéndose serio – te voy a echar de menos. ¡Qué non! Ya te lo acabo de decir – yo. Hombre. que si que te escucho. ¡Tranquila! Que me cuentes lo de los dos tíos esos de la cafetería del mediodía – Fran. Es por decir algo. ¿Qué? ¿es un chiste no? – Fran. que en realidad no me importa. Salimos del centro hacia el paseo marítimo sin hablar mucho. a ver si me cuentas algo alegre de vez en cuando. Vete a paseo. bueno sí. que si era un genio de los negocios y no se qué. cuando dices eso es que voy a llegar tarde a la cita – Fran. No me lo vas a decir porque no hay nada que decir – Fran. Que sí y el día que te enteres vas a alucinar – yo. ¿Y a qué viene eso? – yo.. con voz tranquilizadora – a lo que vamos. eso sí – yo. toda alterada. Pues si que te digo y no te voy a contar de qué iban esas risitas y esas miraditas porque eres un bocazas – yo. con que me cuentes la idea general llega – yo. tampoco tanto. que yo también soy muy cotilla y quiero saber – yo. ya te dije que no – Fran. pero su señoría se equivoca – yo. habitual y nos miró con incomprensión. Venga anda. Pues queda tranquila que si surge algo te lo cuento con todo lujo de detalles – Fran. cuenta – Fran. nos sentamos en un banco. más tranquilos. dejando las cosas claras – tampoco es que haya mucho que contar. Claro que sí – yo. Aaaah.

que no cuentan exactamente toda la verdad. que antes trabajaban con otro programa y que por eso no los podíamos abrir con el actual. pero el otro parecía un vecino de toda la vida. si lo ocultasen no se les irían los genios – Fran. Uno de ellos parecía que no lo conocía mucho. Entonces es que no sabían de quien hablaban – Fran. siempre quise saber de donde salían los números con los que estaba trabajando. pero de que largaran a Domínguez nunca se supo nada – Fran. actualmente no hay muchos clientes de aquella época. total estaba medio descapitalizada y empleados no quedaban. No. ¿Veces? ¿hoy o antes? – Fran. En los libros de cuentas si se ve el bajón. y las primeras veces pensé que era yo. porque miré todos los archivos de nóminas y contratos de personal y no encontré señal de tal cosa. Y era ese el que decía que Domínguez era un as. hablaba como si conociese bien la agencia. Antes y hoy. de la central.. una auditoria y que lo habían tenido que readmitir poco antes de que terminase.. lo de más movimiento no se ve afectado por el pasado. pensé que eras la personificación del rigor – Fran. Además ¿para que complicarme la vida? – yo. Si le dieron vía no debió ser oficial.. Esta es la versión resumida.. que hubo ciertos problemas. Tampoco le di demasiada importancia hasta hoy. – Fran. Siempre fue una agencia de mucho éxito.. La contabilidad real de esos años sólo está en disquetes. Ya te dije que la agencia estaba mal cuando entramos. que allí estaba todo. Por. quiero decir que le aplaudían más la astucia que la profesionalidad. pero creo que lo básico está – yo. que si tenía alguna duda que consultase en los libros. no sé por donde porque sólo tengo acceso a las cuentas oficiales. Eso de no complicarte la vida no es propio de ti. ya sabes lo mucho que entiendo de informática y cuando pregunté me dijeron que no tenían demasiada información útil. ¿Del Estado? – Fran. El dinero se fue por otro sitio.. quitando los directivos. Lo digo más bien por las ayudas que recibieron después – yo. Sorpresas te da la vida – dije riendo – en realidad te sobran dedos de las manos para contar las veces que me paso por el forro las 28 - - - - - - Raquel Couto Antelo . lo que no sé es como no cerraron la agencia. supongo que eso no les interesaba ocultarlo – yo.. – yo. pero nunca fui capaz de abrirlos y mira que lo intenté veces – yo. y no lo digas como si fuese un delito. no podían perder dinero – Fran.. Sí. pero no lo decía como si fuese un profesional en el buen sentido. Decía que hubo un tiempo en el que no trabajaba con la agencia y que fue una lástima no echarle el guante. como un colega profesional vamos – yo.SUBLIMINAL - No hombre – yo.

no lo vi. más veces que intenté abrir yo esos putos libros no lo vas a hacer tú. estuve a punto de entrar. tenías que ver la chapuza que hice hoy con los expedientes de las campañas. mañana los cojo y miro de sacarlos. seguro que quedó todo perfecto – Fran. pero no los vamos a tocar. si tu quieres.. quien sabe donde acabaré – yo. son pocos y como tengo que recoger todo los puedo camuflar.. siempre que los consigamos abrir el fin de semana. lo que pasa es que me está llegando el día – yo.. no me fueras a hacer a mi lo que le estabas haciendo a quien se lo estuvieses haciendo – Fran. Ni que decir tiene. pero me sobraron piezas – yo. Aparentemente sí. para intentar abrirlos los tendríamos que sacar de allí y ahora mismo sería un riesgo – yo. pero cogí miedo. si esos disquetes están muy bien guardados. ya lo sé. por accidente – Fran. que estoy muy mal. ¡Qué bueno! – Fran. Sé. ahora me está dando por filtrarte información confidencial. – yo. A mi no me hace gracia. con Sofía a la caza del tesoro. tú no sabes donde están – yo. Lo intentamos el fin de semana y si no podemos nos olvidamos del tema.. Claro que sí – yo.SUBLIMINAL normas. a mi no me pueden echar. No te veo muy convencida – Fran.. ha. Yo tengo un colega. está todo tan revuelto. De todas maneras si es cierto que trabajaban con otro programa tendríamos que tener ese mismo para poder acceder. Domínguez aprendiendo a sentarse en la silla grande y don Tomás haciendo las maletas – Fran.. 29 - - - - - - - Raquel Couto Antelo . además el problema va a ser al devolverlos. pero vas a ser tú quien los devuelva y que te quede claro que eso sería algo ilegal y que nos metemos los dos hasta el cuello – yo. pero con la de cosas que tienes en el despacho siempre se te pudieron escapar unos disquetes. Si que lo estoy. Ver. Mañana todavía vas a estar ¿no? Pues me dices donde los tengo que colocar y ya está – Fran.. ¿De qué va lo de Sofía? – me lanza Fran para pillar desprevenida. pero algo escuché. ¿A quién? Ha. ha ha – yo. empecé mi carrera delictiva... simpático.. Sí accidente. por cierto ¿sabes dónde están esos disquetes? – Fran. a ver que se puede hacer. ¡Qué drama señor!. Estaba pensando que como tengo que volver el lunes para ayudar al sustituto igual los podía devolver yo. Hombre. claro – Fran. Igual no se dan cuenta. Bueno de todas maneras seguro que no fue la mitad de lo que dices.

Sin darme cuenta pasé de largo el desvío de mi casa y si no fuera por un perro muy simpático. Vas a aprobar. ¿Qué tal ese examen? – yo. Fran puso cara de no pudo ser. Hmm – dijo mi hermano encogiéndose de hombros – creo que bien. pero no era tanta la pasión y. Raquel Couto Antelo 30 . Fui andando despacio. Jueves. Todo tomó una atmósfera de sueño que me dio una inesperada tranquilidad y me sentí feliz. que llevaba una revista en la boca y se paró delante de mi mirándome con aquellos ojillos. vuelta para atrás. no se perdían ni un capítulo. pensando en todo y en nada. al terminar de cenar me fui a dormir. casi se podría decir que los acontecimientos de aquel día me venían grandes. al pobre le costaba decidir si robaba los míos de figuritas o tomaba de los suyos de chocolate. tienes cara de aprobado – yo. Me alucinaba lo enganchados que estaban mi padre y mi hermano. A mi también me gustaba. Silvestre! Era tarde cuando llegué a casa papá y mamá ya habían cenado y mi hermano estaba en la cocina peleando con los cereales. el culebrón. seguiría andando. como estaba cansada. Desde que un día le dio por mezclar los dos y se puso a morir toma la decisión meditando bien el asunto.SUBLIMINAL - Chao – digo mientras nos ponemos a andar cada uno por su lado. Venga. ¡Vaya piernas.

y estaba con semejante actividad cuando entró Ánxela. olía a primavera. Me puse en pie y empecé a estirarme. porque. mi encantador hermano había recogido la sala y fregado los cacharros. Estuve una hora mirando a la pared con el ramo entre las manos. tenía flores blancas y azules y un verde intenso. yo no dije nada. No pude evitar emocionarme. sin llamar claro. por lo menos algo bueno. fue entonces cuando miré el reloj y me atacó el hambre atrasada y el óxido de los huesos. Salí pitando. Terminé a las cuatro de la tarde. recojo mis cosas y ya nada más – yo. pero me llevó bastante tiempo. todas esas cosas. tenemos reunión con Domínguez. porque además de que nunca llaman no esperarían tanto para entrar y si era alguna otra persona no quería hacerle caso. te dejo.. Una vez en la ducha me vino el sentido y pensando en el día que me esperaba casi se me pasa la hora.. Tenía pensado terminarlo por la mañana. ni que la nota dijese más. Traía una nota “ahora sólo te falta el novio. Era precioso. tampoco iba a escapar del sitio. él intentar lo intentó. Lo de la nota fue cosa de Fran. 31 - Raquel Couto Antelo . así que a tomar viento. era pequeñito. Cuando entré en la oficina estaban todos. Mucho. no te olvides de nosotros en ese día” y nada más. no tenía ganas de hablar con nadie. a un campo a las once de la mañana cuando el sol está derritiendo la helada. que se empeñó en que era un ramo de novia y casi no lo cogemos por su culpa – Ánxela. Sí que puedo y además sin mentir y por cierto gracias por el ramo – yo. En realidad no hacían falta firmas. Decidí hacerme buena y me puse a trabajar. supuse que no eran mis colegas. prefería estar cabreada que con el corazón destrozado. Abrí la puerta y vi un ramo de flores encima de la mesa. como de novia. Volvía a hacer un día maravilloso. ni estaba firmada. no me giré. Volvieron a llamar. eso presta mucho. Fui derecha a mi despacho. Gracias. me senté mirando a la pared y me puse a llorar.SUBLIMINAL Capítulo 3 Desperté antes que el despertador como si hubiese dormido cien años. mi habitación ya la arreglaría por la noche. Ya estaba terminando. listados de clientes. ¿Te gustó? – Ánxela. un silencio y la puerta se abre. Llamaron a la puerta. menos mal que mi hermano me dio un toque. olía a felicidad. una cosa lleva a la otra y hacer una chapuza de despedida tampoco me convencía mucho. me pareció la cosa más bonita del mundo. ¿Qué tal te va? Te veo entre papeles para no variar – Ánxela riendo por semejante postura. nos va a explicar como van a quedar las cosas ¿Puedes creer que por no revisar nuestro proyecto lo aprobó tal como se lo entregamos? Debe estar eufórico el hombre. no podía. Por lo menos espero que puedas decir que fue bonito mientras duró – Ánxela. es precioso – yo. imprimí los balances de situación. no quería que me viesen así. Que no te extrañe. balances por un lado. se les notaba que sabían lo de mi despido.. Alguien quedó de pie en la puerta. Aún me extraña que no te lo dejase como última tarea. claro. pero como me hice la sueca. seguí sin decir nada. a ver si recojo todo esto. estuvo allí unos segundos y después marchó sin decir palabra. poniendo cara de pobre criatura – es un repugnante – venga..

Nada. allí había un montón de cosas pero poco tenían que ver con lo buscaba.. dejé todo preparado en dos montones. por fin. Con calma fui recogiendo todas mis cosas.. romperlos en trozos bien pequeños para que se confundiesen con los que había en la papelera. tranquila.. deshacer libretas. pero era lo único que me gustaba. el título era sub y tenía muchas fotos y mensajes muy directas. Metí los papeles y el disco entre mis cosas. ayer no te cuadraban por ninguna parte. gente hablando con nerviosismo. Los volví a mirar otra vez. A modo de brindis rompí el primero. De los números no puede ser y si lo rompí pienso romper estos también. decidí no guardarlas. Vuelta al armario. pero que muy bien. Así que lo único que me quedaba era echarle un ojo a los discos a ver si. Estaba segura de que se me pasaría la tontería durante el fin de semana así que para qué preocuparse. Cuando paró el barullo tenía ya todos los papeles ordenados. Miré la foto de Chris. Una vez terminada la conspiración no tenía más nada que hacer. así que empecé a romper todos los papeles. Desde la máquina se veía la sala de juntas. cosas que había dejado olvidadas. los libros los iba a dejar para el final. casaban las cosas o las rompía para siempre. estaban todos atentísimos. si allí estaba un documento con el número seis. no era ninguna maravilla. ¡Hombre. la carpeta olvidada.. Decidido. al abrirlo no se sabía muy bien de que iba. no los fuese a necesitar para entender el resto. quedé sin nada que hacer y me vino a la idea lo e los disquetes. Bien. ¿por qué me sentía como si fuese una delincuente? Venga mujer que sólo son unos papeles de nada.SUBLIMINAL Y me dice adiós con la mano antes de cerrar la puerta. Se escuchaba el ir y venir de unos y otros. los informes para Domínguez en un lado y las cosas que llevaría para casa en otro. no me fuesen caer en medio de la oficina delante de todos. ya lo recuerdo. para consolarme. no estaba muy segura de querer deshacerme de ellos. no eran muchas. Empecé a mirar uno a uno todos los discos. La tentación de coger y romperla también empezó a hacerse irresistible. le puse la etiqueta del disco que me iba a llevar para mi casita y lo metí en la caja para que no se notase el hueco. sí listo y más rápido. Chris Noth! ¿y tú por aquí? De él tampoco me apetecía deshacerme. lo tenía decidido. pasé de los demás y abrí esos. En cierto sentido me tranquilizó. cerré el archivador y decidí. Mejor así. metí las cajas en el armario de nuevo y respiré tranquila. Cada vez andaba más rápido. que les den. Cogí el segundo. tonterías. Para terminar la faena cogí uno de los discos vacíos que tenía en la mesa. Seguía razonando. lo abrí y cogí todas las cajas que había. coger papel a papel. que si era algo importante lo devolvería el lunes. imperdonable. debía ser la única foto que había conseguido de él. rápido. piensa ¿de qué? Que no sea nada importante. Me levanté por los nervios y empecé a dar vueltas. Fran me miró y sonrió. otros serios. dispuesta a repetir la misma y gratificante experiencia ¡hostia! Esto me suena ¿de qué? Piensa Berta. Salí del despacho y fui a tomar un chocolate de la máquina. igual era algo de técnicas de marketing. seguro que la había llegado al despacho para animarme si me agobiaba y me olvidé de que la tenía. hoy no anduve más que con números y con los discos. cogí las otras cajas y las metí también en el armario. algunos hacían bromas. Tenía que esperar a que terminase la reunión Raquel Couto Antelo 32 . eran de color verde. o sería de algo que ya rompí. Casi terminando empecé a romper los folios que tenía para reutilizar y allí apareció el fantasma. Cogí las llaves del archivador. pegados con fiso. cerré la caja y la metí en el armario. Uno de los discos aquellos que numeraban los documentos en lugar de ponerles nombres. piensa ¿de qué te suena? De las carpetas de ayer no puede ser. Las abrí todas y volví a guardar las llaves. hoy. sólo había que abrirla. Cerré todo. tiene que ser de hoy. rompí la carpeta en trozos diminutos para que no quedase rastro de ella y pegué con fiso los tozos de papel que había roto antes. alguien fuera más listo. sentía que si las llevaba para casa me iban a dar mala suerte. cogí el disco y lo metí entre los papeles.

estirada. sería esa. o no. pero yo ni caso así que deja de lado el asunto saludo. Y comencé a buscar el despacho del mirón. sin tocar nada. pasé y puse encima de la mesa el informe. después de todo lo del despido es un papeleo interminable y además en tu currículum no quedará muy bien – Domínguez. Miré los coches y la gente en la calle y anduve de un lado para otro. Seguí las indicaciones de Sofía. pero de todas maneras lo tiene ahí delante. Berta. me ha despedido. Mujer. ¿De qué baja? Creo que es un despido – yo. Por fin la reunión terminó y la secretaria perfecta me llamó. Se me queda mirando. 33 - - Raquel Couto Antelo . llamé. se estaba sentando y al ver a alguien de pie en la ventana. un obseso o un adicto al sexo. suponía que lo podíamos arreglar entre amigos. como incompetencia o similares porque – yo. sólo tiene que abrir la carpeta y mirar – yo. en frente. Me consoló pensar que seguramente sería un pervertido o algo así. ella ni se tendría que mover del sitio. Ahí está dije sin más. la reclama el señor Domínguez ¿podría venir un momento a su despacho? Cogí el informe y fui. Ahá. nada interesante. eso sí. Los despachos de don Tomás y de Domínguez estaban pegados. antes de entrar le pedí permiso a la secre con la cabeza y ella hizo como que no me veía. pero cuando llegué al ventanal y miré para el edificio de enfrente se me vino a la mente cierta imagen. eso va a ser lo único que firme y yo de usted no inventaría motivos extraños. llegó el mirón. pero le daba el sol y no podía distinguir. con una baja voluntaria.SUBLIMINAL para entregar el informe y poder largarme pero non parecía que estuviese terminando. Estaba muy bien. De todas maneras aún tienes que venir el lunes y otro día por los papeles de la baja. a el no lo meterían en un agujero. vamos mucho interés tenía que tener yo en la empresa para no fugarme con aquel monumento. era el único del triángulo que me faltaba por conocer ¿quién sería? Muchas ventanas estaban con la persiana baja. a ver – coge los papeles como si tuviesen la tiña. había una mesa vacía. miró. porque su hijo también necesitaría uno. Y habrá – yo. yo. La reunión no terminaba y estaba impacientándome cuando de repente se movió algo enfrente. en frente. En mi currículum que quede como le dé la gana. a lo mejor él estaba detrás de alguna de ellas. supongo que esperando a que lo salude. deja tus datos ya veremos. En un principio no se me había ocurrido. ¿Está todo lo que te pedí? – Domínguez. sólo carne. Sí. Un momento. pongo el cuello. los mira por encima y – sí está todo. Primero habrá que saludar ¿no crees? – Domínguez. quizás más adelante volvamos a necesitar de tus servicios y te llamemos. además seguro que rompía el tabique y hacía un superdespacho. lo veía perfectamente. te vamos a echar de menos – ahora se pone tonto – es una lástima pero las cosas son así. fui a mirar por la ventana. sin embargo. vamos que no tendría una conducta sexual normal. cuanto más putas más suerte. Con todo.

de repente le cambió la mirada e incluso se le puso una sonrisa descarada ¿No se me estaría insinuando? No mujer. controla. - - Y salí del despacho dándome cabezazos contra la pared por irme de la lengua. Además. Raquel Couto Antelo 34 . allá se me fue el respeto. ¿Usted qué cree? – dije yo. el también sonreía. en cierto modo ahora comenzaba a respetarla. Pues eso va a ser lo que ponga en el motivo de su despido “reajuste de personal” ¿está claro? – yo. Miré a Sofía que estaba de pie hablando con el resto. ahora si se daba el caso el tío estaría sobre aviso y no podría sacar fotos comprometedoras. muy paternalista. Muy bien. Bueno. Sofía había vuelto al grupo ajena a nuestra conversación. hasta me estaba dando por pensar que lo de la conversación del baño había sido una trampa para que yo creyese esta tontería. tía. si dejaba su relación con Sofía ni siquiera los podría pillar en la oficina. esperaba que no. sólo un reajuste – terminó. Si que estaba mal. ya lo hablaremos – Domínguez poniendo otra vez esa voz perdonavidas – además aún lo tengo que consultar con la asesoría. pero yo siempre la había considerado un poco simple. y yo en medio de estos dos babosos. era una tía más bien guapa. porque esa es la verdad y así va a ser – yo. ya estaba bastante alterada. Y si no fuese el. no por enrollarse con mister X sino por el tejemaneje que se traía con los expedientes aquellos. la verdad es que la historia un poco de película sí que era. ya sabes que no tengo mucha idea de estos temas – Domínguez. pero mejor que lo haga así. Berta. triunfante que se dice. Consulte lo que quiera. ni me había dado cuenta y eso que normalmente lo huelo a kilómetros. Y si Sofía lo inventó todo. Cuanto amor y cuanta gloria. Creo que tomaste muy a pecho esta situación – dijo Domínguez con aparente indiferencia – no es nada personal. quedó Esta vez no pudo disimular. detrás de mi estaba Domínguez. o por fin lo pilló paralizado. sentí ganas de arrancarle la piel a tiras. Hasta el lunes – dijo Domínguez con una sonrisa de campeón. entonces ya sería la leche. ni de otros – el lunes hablamos más tranquilamente. Porque si lo hace igual comprende la importancia de unas buenas persianas – terminé sin escuchar lo que me estaba diciendo – yo. la criatura. hasta el lunes – yo. muy guapa.SUBLIMINAL ¡No me vengas con amenazas! – Domínguez. Me vio y me miró con aires de superioridad. hacía unas horas me había preparado para sustraer material de la oficina y ahora entraba a saco con el chantaje. firme y sonriente. ni en el hotel ¿qué hotel sería? Estás mal. serio y mirándome con incomprensión dijo: ¿Que le pasa a las persianas? – Domínguez. Y como ya me harté de tanto idilio me volví hacia Domínguez y empleando mi maravillosa y perversa sonrisa: No olvide la importancia de las persianas – le dije señalando al ventanal. un poco desquiciada incluso. Tranquila mujer. El resto no se dio cuenta y ellos seguían con las miraditas ignorándome.

le hizo un gesto de “ahora no. ya te llamo” que se reflejaba en la ventana con una nitidez pasmosa. ¿Y ese ramo? ¿fuiste a una boda? – Marcos. mejor hoy que mañana no trabajan y lo pueden asimilar mejor – yo. fui a dejar todo en casa. di que le venía bien. Estaba mi hermano viendo la tele. que lástima. es que me echaron del trabajo – yo. Ahora mismo no se me ocurre ningún sitio. Va en serio. ¿Qué temprano vienes hoy? – Marcos. Ya fuera del edificio el día volvía a ser maravilloso. Ella quedó un poco fría. fui hacia el grupo para despedirme y Sofía aprovechó para otro juego de miradas. claro quedé allí esperando por la víctima de la sociedad. Por fin marché. No dijo más. Espera – dice Fran casi sin aliento.. sobre las ocho. Y yo. bajando en el ascensor empecé a respirar. Buen chiste – dice sonriendo. Sí. Me parece muy bien que crea eso – yo. No tú eres el primero a quien se lo digo. - Raquel Couto Antelo 35 . Y ya las despedidas. Yo más bien había ido a controlar la situación post-impacto. quedó serio. que está enfurruñada y que no sabe lo que dice – Domínguez. te echaremos de menos. pero llegué tan tarde. Malo será que no encuentre algo – yo.SUBLIMINAL Creo que eres una consentida.. Llevaba andados unos metros cuando escucho la voz de Fran. ánimo y a encontrar un trabajo mejor. además ir con eso para cama. Es que ya lo superé ayer. ¿Lo saben papá y mamá? – Marcos. tanto gimnasio para esto ¿quedamos después? Vale ¿dónde? – yo. Mira quedamos en el banco de ayer.. además cambiaron las cosas y ya no me apetece trabajar allí. ¡Berta! ¡espera! – Fran. Vale. saldremos en punto. la reacción de Domínguez fue clara. ¡Qué pasada! ¿qué tal estás? No te veo muy afligida por eso no te lo creía – Marcos. di tú – Fran. me lo dijeron ayer y el lunes es el último día que voy – yo. Yo que sé tío – yo. y todas esas cosas que según de quién vengan te ayudan mucho o te revuelven el estómago. supongo que Tenía más de una hora por delante y poco que hacer.. no estamos haciendo nada – Fran. os lo iba a decir ayer. sí – yo.

hombre! Que hay viejos y críos – Fran. por hacer algo – yo. mi comida favorita después de las lentejas. mejor así. Rosa y Simón. no eran todos. algunos seguro que eran colegas de mi hermano. si sólo Y discutiendo discutiendo llegamos al restaurante. Eran casi las ocho y no había nadie conocido. los otros estaban fuera hablando. Eso también es cierto – Ánxela – pero vamos a dejar el tema de las echaduras de menos. vas a ver ahí. por lo menos sabía que iba a estar a gusto y que esa noche lo íbamos a pasar bien. aunque la comida no fuese muy buena la vista merecía la pena. No sé. pero siempre lo pasamos genial. Mira. alguna gente paseando por la arena. – yo. espabilado – yo – estaba echándole un ojo. anécdotas. porque conocer aún conocía a alguien. bueno de la gente con la que había quedado... Pedí pizza. y la tortilla. que para matarte no llega y para hacer el ridículo sobra – Fran. manadas de chicos haciendo barullo. chistes y chismes y un montón de cosas que hicieron de aquella cena una velada maravillosa. a veces es un poco. por supuesto. La verdad es que da gusto verte siempre tan optimista – Simón. Como se nota que es la jefa – Simón. Anda. No te tires. como te diría. anda. creo que me estoy desviando del tema. turismo o igual me da por buscar otro empleo.. Hablamos de muchas cosas. Se nota que os queréis mucho – Rosa – sino os habríais matado.. pusimos al corriente a Rosa de los viejos tiempos. No me iba a tirar. Tino. que lo tenemos muy claro todas y nos va a fastidiar la noche. se veía todo el puerto. Es que está siempre con el lado bueno de las cosas. ¿A quién? ¿a ver qué hay? ¡venga. contamos una y otra vez los incidentes más sorprendentes. Ánxela. 36 - - Raquel Couto Antelo . siempre discutiendo. cargante – Fran. te voy a llevar a un sitio donde hay mercancía buena. Me entretuve mirando al mar. buena – Fran. Y vosotros a mi – yo. sólo los de siempre. que quieres que te diga – yo. estaba tranquilo. Salimos pocas veces. porque me dan pena. Tenían una mesa reservada al lado de la ventana en el piso de arriba. ¿Y que vas a hacer ahora con tanto tiempo libre? – Tino.SUBLIMINAL Después de sugerirle a mi hermano que comprase más cereales al día siguiente si no quería que me cayese por accidente un poco de lejía en su camiseta favorita marché. bueno los callos tampoco están mal. Que nos vas a echar de menos – Simón. Yo siempre se lo digo – Ánxela – Fran le llama señorita felicidad. Cada quien tiene sus gustos. ellos no me matan porque no hay más quien les aguante sus neuras y yo no los mato por que.

sólo que me deis una alegría – yo.. cuando en una de las vueltas tropecé con un armario. bailando. Pero si. La de ellos la tengo clara. Sobre todo Berta cuando le toque pagar la cena – Fran. casi acabamos todos llorando. pero algo había. dejando paso a alguna relación. ellos también lo sabían. Estábamos allí haciendo el ganso porque en comparación con el resto de la gente dábamos pena. Lo de que estoy cansada es cierto. un seven-up y después de deshidratarnos en Grietax acabamos en Latino. Mira. un pub. No sé.. Moría por que me contasen. Casi al final Ánxela y yo fuimos a pedir algo a la barra y aprovechamos para hablar porque en toda la noche no tuvimos ocasión. yo acabo esto y marcho porque voy a estar muy cansada ¿vale? – yo. Y además lo pasé muy bien – yo. vamos a acabar llorando – Ánxela. Yo seguí con lo que estaba. besos abrazos llamadme no te olvidaremos. me gusta que sigas siendo la cara alegre – Ánxela. sois vosotros los que no. Sí. – yo. Salí de Latino y cogí por el paseo Raquel Couto Antelo 37 . no sé si me oyó. claro que no tenían la presión de llevar tanto tiempo de compañeros. como era lógico me invitaron ellos. Como vi que la cosa estaba seria le pedí perdón con mi inocente sonrisa en los labios. no me vaciles – Ánxela. No hay ni que decir que me sentía bastante violenta. No quiero detalles íntimos.SUBLIMINAL - No me dirás que no es cierto. pero como ellos se empeñaban en disimular todavía había esperanza. de cualquier manera hico como si no existiese. pero pena. Después de montar el número marché.. bueno no soy quien para meterme en la vida de nadie.. Igual te la dan Tino y Rosa – Ánxela. riéndome y divirtiéndome que la cosa no había sido para tanto. Fuimos andando hacia el Orzán. Me alegro. vosotros veréis lo que hacéis que ya sois mayorcitos. – yo. eso esperaba.. eso sí. Pero si todavía es muy temprano y no tienes porqué marchar – Ánxela. El tratado de desarme nuclear si te parece – yo. de veras. Fran había quedado en Grietax tomando algo con una chica. Simón y Ánxela hacían como si nada.. De hecho lloramos. Bueno ¿que tal va? – yo. yo lloré. la conversación animada y a la hora de pagar. Los más sinceros eran Tino y Rosa.. haciendo el chorra. un descafeinado. yo no noto diferencia – Ánxela. oro. por eso me tomaban el pelo con lo del dinero. La cena fue agradable. a mi me parece muy bien que no me cuentes intimidades. vamos un tío muy grande que me dijo algo que no di escuchado y me miraba con una cara de mala uva impresionante. No me vaciles más. pena. teniendo en cuenta que iban medio emparejados. ¿El qué? – Ánxela. o si no me entendió. no me importaba ni lo más mínimo pagar. - - Un poco después marché. sí.. pero como creo que la cosa va por buen camino me piro para casa y ya me contarás.

con todo el aire acumulado que salió de golpe y el corazón que quería recuperar los segundos perdidos. - - Lo miré y tenía una carita de ángel que no pude evitar besar. pero no hace falta que me ataques a traición – dije dándome la vuelta al reconocer la voz. Vaya ligue. ¿A qué está buena? – dice él. no me di cuenta – Marcos suplicando – de todas maneras como pretendía que te saludase. Un día terminaba al tiempo que vivíamos las primeras horas del siguiente. me pusiese delante y te hiciese una reverencia. había mucha gente sentada y mirando por la barandilla. que sea con plenitud de fuerzas. Ay criatura. y supongo que en la arena. además mañana es sábado y también habrá que salir. Andaba yo con mis cálculos y de repente una mano fría en el cuello. porque lo de correr siempre me pareció de cobardes. que todavía no recuperé el aliento ¿qué. pero no te costaba nada ponerte aquí al lado y saludar con normalidad – yo. además. perdona. nunca se metió nadie conmigo. si quieres escapar será porque tienes miedo y desde luego miedo tienes de que alguien más grande. ¡Iros a dormir! Estáis muertos e envida. Bueno – dice él con picardía. da gusto andar por el paseo en una noche tranquila y aquella lo era. ¡hostia! ¡el disquete! Mierda. A lo lejos se veía un pequeño grupo de tíos. con confianza. y si es todo eso te va a coger. por lo menos así te tenía inmovilizada – Marcos. Eh. mejor no mirar. tanto cálculo. Te iba a acojonar igual. hacia donde gritar. más adelante. Dios. vienes para casa? ¿tan temprano? – yo.SUBLIMINAL hacia casa. El me puso la mano en el hombro y seguimos caminando hacia casa. No es tan temprano. de todas maneras andaba controlando si había más gente. más fuerte. en la otra acera. para saber. Llegamos a casa. más que nada.. recuperada de la emoción de la partida sin darme cuenta de que conforme me alejaba del Orzán había menos gente y ya casi nadie. apura Berta que todavía estás a tiempo. más peligroso que tú. Un poco vieja para ti ¿no? – otro. ¿Y. Me iba deleitando con tanta paz. que diese un salto por encima. detrás. qué tal? – yo. Sus amigos venían hacia nosotros. Estaba preparando el puño para atacar directamente. porque se me había venido a Raquel Couto Antelo 38 . total no tenía nada que hacer al día siguiente. eso me hacía andar con mucha confianza por cualquier sitio y a cualquier hora. cuando escuché en el oído: Hola – mi hermano. A dormir. ¡Serás cabrón! ¿Qué quieres? ¿matarme? Si quieres quedar con la herencia te firmo un documento.. No. el corazón paró de latir y el aire quedó estancado en los pulmones sin poder salir. pensando en si caerían los tórtolos. que os den – Marcos. quien da primero da dos veces. colega – le gritaba uno. por lo menos no cansarse. voy a ver si guardo algunas energías – Marcos. por si en último caso hay que pegar. tanta teoría del no huir.

y su recuerdo va a durar para siempre. había olvidado meterlo en agua. contaba con que el cansancio pudiese con la rebeldía de las neuronas. con bastante torpeza. no voy a dar pillado el sueño. mientras me esforzaba por no cubrir la habitación con la ropa que iba arrancando. hay que decirlo. y si me pillan. Eché un ojo al ramo.. y que tendrá y que no tendrá. las cosas duran lo que tienen que durar. que fuese secando poco a poco sin prolongar la agonía.SUBLIMINAL la mente. Raquel Couto Antelo 39 . La noche no había ido mal de todo y me concentré en repasar los momentos buenos. ahora ya no merecía la pena. casi prefería que quedase así..

Entendiste perfectamente lo que quería decir. mis padres estaban vendo la tele en la sala. ¿Echaron a más. A ver como se lo explicaba porque muy claro tampoco lo tenía yo. si me quieres escuchar – papá. ya se que no era el único – papá. un sol vamos – es que te tendrán que decir algo. Fui a dar los buenos días y aguantar los comentarios de “vaya horas”. sigo avanzando fotos. hasta el final para comprobar que no había ninguna otra o cosa. no pueden coger y echarte sin más. Inserté el disco y comencé por el primer fichero. ¿Qué? – papá. modelos posando en ropa informal. de bebidas. Yo decidí terminar de una vez con la historia de todas las piezas sobrantes para que quedase todo a un lado de una vez. ya no lo se – yo. Había unas fotos de una fabada parecido. ¡La hostia! Llegaron los marcianos. Berta ¿soñaste o qué? – mamá .¿cómo te iban a echar? El como te lo cuento ahora.SUBLIMINAL Capítulo 4 El sábado ni siquiera me atreví a mirar el reloj cuando desperté. fui a la cocina a por algo de comer. Por algo tuvo que ser – papá. Y fui a dar un paseo. Hice un desfalco papá ¿de dónde crees que salió el chalet en la sierra que te regalé por tu cumpleaños? – dije un poco alterada. mi hermano había salido. dicen que lo - Vaya por Dios – papá – para una persona decente que trabajaba allí. mejor el otro pantalón. que bruta soy. No. hasta parece una persona. Ahora comprendo la cara que ponen los de Raquel Couto Antelo 40 . nada nuevo. y a don Tomás lo mandan a Madrid. si no fuese porque había abierto las cortinas y hacía un día maravilloso. que cuando se pone comprensivo entiendo porqué se caso mamá con él. alguna de esas fotos estaba en los papeles. si te refieres al porqué. mi madre porque no estudiaría informática. sólo a mi ascienden – yo. si es algo básico para andar por el mundo. Ni siquiera me di cuenta de que todavía no les había dicho que me echaran. Cogí y me levanté. o algo uno de y más Llegué Sub uno”. Volví para mi habitación y me tiré en la cama. Extendí todos los papeles encima de la cama y encendí el ordenador. Cuando volví mis pares habían salido a tomar algo y mi hermano estaba en reciclaje para que luego hablen de las mujeres. Sub dos”. “Seis. Entré en la sala y me dejé caer en el sofá. ir y venir. entonces? – mamá. El comienzo no decía mucho. Bien. Lo que quería decir. casi me dieron ganas de volverme a meter dentro. comida en cualquier caso. por lo menos va coincidiendo algo. “Seis. A parte de mi quieres decir – yo. no hay nada más bonito que una tarde soleada de sábado. Me echaron del trabajo – dije sin más. esta camisa no. los dejé allí discutiendo sobre mi futuro. algo inventarían ¿no? Dijeron algo de un reajuste de personal – yo. Me sentí como la mayor ignorante del mundo.

ya comeré cualquier cosa.. Más abajo venía cada uno desglosado. Sería algo relacionado con infografía o como montar un anuncio. 3. Bueno ¿quieres que te haga algo para cenar? No. pero una vez visto para que perder más tiempo. Seguro que se fueron extraviando al ir de mano en mano. Cuando por fin Raquel Couto Antelo 41 . Tan pronto como se cerró la puerta me volví a acostar. le había dado el sol todo el día. Interesante. a parte de no estar en el paro. ¿Por qué. te falta mucho? – yo. pensando que era por la mañana y que llegaba tarde. asteriscos era grande y en un momento de inspiración me vino a la mente el chiste de la fiesta de los puntos. A veces pasa cuando me mandan una imagen al correo. me tiré en la cama. tápate bien – mamá. Seguro que es una imagen de esas.¡Berta! ¿Qué? – sin moverme de la habitación. según sea el ordenador la veo o tengo un jeroglífico de tres pares de. entendería este rollo todo. abrasador. Tranquila – mamá – si vas a seguir durmiendo mejor que te metas debajo de las mantas. Me quedé dormida. arrobas. Sub tres. paréntesis. te va a coger el frío. Proyectar el resultado. tranquilo. Mira la bombona.” Estos eran los tres puntos que aparecían al principio del apartado. ¡Qué! ¿Qué hora es? – desperté alterada. y soné con el desierto. También recogí los papeles que tenía en la cama. La verdad no tenía mucho ánimo para mirarlo con atención así que saqué el disco y lo guardé en el cajón. Procedimiento”. olía a verano. no. Ahora tenían un poco más de sentido. No. “Primero selec ¡Berta! – mi hermano desde el culo del mundo .SUBLIMINAL la oficina cuando hablo de los activos y pasivos y la mierda esa toda. que creo que se está acabando – Marcos. Sólo había partes de la información contenida en el disco. magnífico. Yo volví a donde había quedado: “ 1. comas. “Seis.. acaba de una vez – Marcos. con el baño y Allí quedó el pobre todo afectado tratando de seguir recuperar la temperatura. Berta – una voz suave – Berta. 2. ya le buscaría sentido. De cualquier manera con aquello no tenía nada que hacer. No se puede negar que la curiosidad por saber que eran tantos puntos. para coger fuerzas para levantarme y sin querer quedé dormida otra vez. para mi que al ordenador le dio un chungo y no es capaz de asimilar el disco. muy interesante. desorientada.. Si estudiara Informática en lugar de Económicas. Y que más daba. Seleccionar una o varias imágenes escaneadas. me voy a levantar – dije intentando desperezarme – ya voy. Venga. asumirlo como una verdad universal y ya. Insertar configuración en Sub dos. Tía que me estoy congelando.

concentrando todo el anuncio en una imagen o una palabra. insertarla en el dos y proceder. es un medio. bajé con el cursor.. las fotos eran preciosas. me gustó mucho una de una playa que tenía mucha vegetación. mira tú y yo que pensaba que aquello era la prehistoria. Y una parrafada inmensa. cuando nos enseñaban a hacer programas para resolver ecuaciones matemáticas. si por lo menos me apuntara a una academia de informática cuando trabajaba. o como se llame. efectivamente. estaban bailando las estrellitas. Así que en resumen teníamos unas fotos. me levanté de la silla y empecé a dar vueltas por la habitación. que es la primera que percibe el espectador.. para no hacer ruido más que nada. posiblemente. como “beba”. Después de todo aquella noche estaba resultando bastante interesante y. decidí pasar de las hojas porque sólo traían parte de la información y además era mejor centrar los esfuerzos en una cosa y después en otra. mira tú que misterio. mi habitación estaba entre el cuarto de baño y la medianera con edificio de al lado. Fui para la habitación. Y cuando me cansé di la vuelta y miré para la pantalla del ordenador. “compre” y algunas más del mismo estilo. Y seguí avanzando.. allí tenía bastante libertad de movimiento.. las mismas fotos en lenguaje informático y un programita de funcionamiento. y vaya. Pues ya era algo. cuando tenía dinero para pagar los cursos. procedimiento. excepto las últimas que tenían sólo palabras en grande. mujer. let no sé qué. Proyección. Todas eran de algún producto. pero como no tenía sueño. órdenes. “Proyección. La casa estaba en silencio así que traté de no andar a tropiezos con todo como siempre. Abrí el expediente Sub uno. por fin. Abrí el archivo. en serio con los expedientes que había sustraído de la oficina.. pan y chocolate.. por si era un rompecabezas o algo así. a lo mejor este expediente también era bastante antiguo. más abajo después de que. serían las fotos. El espectador no sufre trauma alguno al percibir la Raquel Couto Antelo 42 . todo va más despacio. ampliadas. un vehículo seguro. me pareció que había dormido mucho.SUBLIMINAL desperté eran las tantas y no sabía si merecía la pena levantarse. prepara la mente de este para absorber el segundo mensaje que es el que queremos que prevalezca. por lo que recordaba del Sub tres había que seleccionar una foto. potente y muy eficaz. Eran imágenes bastante agradables. como si estuviese en medio de una selva.. con calma Berta. eres una artista. Se podría decir que la primera será el abono para que fructifique la segunda. print no sé que más. pero cuando se hacen las cosas con optimismo siempre se llega a algún lado. “fume”. Una vez completado el menú. vi lo que parecía un organigrama. los métodos tradicionales siempre funcionan. Una vez repuestas las fuerzas me sentía en plena forma y me puse.. volvieron a aparecer los chirimbolos esos. Había que leerlo. eran comandos. que noche bonita hacía. la curiosidad estaba dirigiendo mis movimientos. con bastante más entusiasmo que al principio. sin muchas esperanzas de sacar algo en limpio. cogí un par de yogures. Para la proyección de la imagen o imágenes deseadas se recomienda un entorno relacionado con el mensaje que se desea transmitir. son las fotos de Sub uno en código. fui a por algo de comer. Así que vuelta a empezar. todavía se veía alguna estrella. Una vez cogido el ritmo me metí con el Sub dos. que por cierto no era muy satisfactorio porque a esas horas siempre me apetece una pizza. de esto me acordaba de la informática que había estudiado en el instituto. Si la mirabas desde lejos podías apreciar que estaba divida en cuadros. toqué una tecla y salieron los marcianos de nuevo. un asado o algo similar. Había como unas cien. En resumidas cuentas sólo me quedaba un día para decidir si me eran útiles o no. Miré las fotos una a una. las tres líneas básicas que había visto antes y un poco más abajo venía un apartado. input no sé cuanto. para esto tanto rollo. abrí el Sub tres. me alejé de la pantalla y la miré. con el avance rápido conté tres o cuatro páginas. y que tranquila parece la ciudad vista desde aquí. no te tires de los pelos todavía. un plátano. puesto que de esta manera la imagen exterior. y vueltas y más vueltas. y miré por la ventana.

Bueno. Ese era un dato Raquel Couto Antelo 43 . de paso que desaparecieron los discos de la contabilidad porqué no desapareció este. En cualquier caso. siempre aprovechaba cuando no había mucho movimiento. por ejemplo. al ver la situación de la empresa. o que la persona que realizase estas operaciones lo tuviese bajo su custodia. lo que si es imprescindible es no conmocionar al espectador. Y aún había otra cosa que me extrañaba. Tampoco me cabía mucho en la cabeza que todavía existiese este disco.. la asociación de ideas es mucho más fuerte y rápida en este caso. es increíble. si la segunda imagen es de una bebida refrescante la primera tendrá que ser la de un paisaje helado. el medio empleado es una secuencia de imágenes no relacionadas se puede no sólo no alcanzar el objetivo deseado. ya que además de ser un esfuerzo inútil por reconducir una mente. vamos a darle el famoso beneficio de la duda. siempre fui un poco dramática. se supone que lo tendrían que confiscar. No conseguía recordar si Domínguez. era del 94. Si estamos hablando sólo de una pequeña emisión esta reacción no tendría mayor importancia. me habían visto con la caja de los disquetes alguna vez.SUBLIMINAL segunda imagen si sigue en la misma línea de la primera y. pero en emisiones a gran escala conviene tener extremo cuidado en la selección del medio y de la segunda imagen porque una reacción masiva. tanto de la primera imagen como de la segunda. sino también crear en la mente del espectador una serie de sensaciones contradictorias que lo lleven al rechazo total de la emisión. De cualquier manera. Sería inútil una segunda imagen de un filete en una emisión vegetariana porque las personas vegetarianas convencidas sienten una repulsa total hacia los alimentos cárnicos y por lo tanto pueden sentirla también hacia la primera imagen. puede captar la curiosidad de elementos no deseados”. si en ese momento está absorbiendo la segunda imagen.. no se trataba del montaje de un anuncio. si iba a dar con los huesos en chirona. a no ser que los clientes. al cerrar el archivo le di al explorer a ver si encontraba por algún sitio la fecha de creación del archivo. Existe otra corriente que asegura que el efecto es el contrario. Y ahí paré. no había sido capaz de conseguir los números del desastre pero por lo menos tenía una posible causa del mismo. dejando al margen las opiniones y corrientes. puede producir un resultado bastante obvio de desconcierto y hacer dirigir miradas de sospecha hacia el producto que se está ofreciendo. Si tomamos como ejemplo la emisión de imágenes sobre bebidas refrescantes el medio idóneo a emplear sería un film sobre el desierto o algún ambiente cálido extremo o actividad física que sitúe al espectador en el punto de necesidad de una bebida refrescante. por el contrario. seguramente no. ahora más que nunca lamentaba no tener la agilidad suficiente para coger los disquetes de las cuentas antes que nadie. lo que si aparecía era la fecha de la última modificación. reiteramos. había que tener en cuenta que la empresa había sufrido una crisis económica y en principio una cosa no implicaba la otra. y preguntarle a mi jefe era poco menos que pedir una humillación pública a gritos. Alucina vecina. Quien sabe. tampoco parecía muy desencaminado suponer que alguien estaba utilizando métodos poco éticos y que en algún momento se le fue la mano. lo que venía después era un par de teorías sobre los colores y formas más adecuadas para el medio. es decir. Si. o cometió cualquier otro error y por eso se le vinieron encima. No seguí leyendo. Desde luego si yo tuviese la clave secreta de acceso a la cámara acorazada de un banco no la dejaría al alcance de cualquiera.. porque así se asociará la bebida al frío gélido. marchasen o que al no poder ofrecerles determinados servicios dejara de interesarles.. y menos al alcance de una pardilla que no tiene ni idea de nada y que anda metiendo las narices en todo. que sería la de la bebida. porque al fin si yo consultaba esos archivos era porque tenía algún problema con mi trabajo y ciertamente me daba vergüenza admitirlo. pero si es ilegal. el espectador asociará la necesidad de refrescarse a esa bebida. Dios. no la vi. o cualquier otro. hablaba de publicidad subliminal. Mi madre ¿qué clase de cosas se hacían en la agencia?. además.

Qué prisa tienes. no había quien lo pudiese relacionar con nada. o se olvidó o pensó que ya lo había destruido. ninguna de las personas implicadas. esto se estaba poniendo de un interesante. que era bastante temprano ya. no hacía falta mirar el reloj. tranquilo. porque las personas que sabían de este disco tenían que ser las mismas que conocían la situación reflejada en la contabilidad. es decir.¡son las doce.. y de consultarlos alguien qué importancia tenía. quien se iba a molestar en consultar esos archivos. Que maravilla. puesto que los de la contabilidad eran más tentadores. apura. el disco verde. que mala uva hai que tener para ponerse a gritar así. como no estemos preparados nos va a montar un pollo. si conocían los datos que esta reflejaba también sabían lo que los causara. Era hora de dormir algo.SUBLIMINAL significativo. también es posible que la persona que sustrajera los discos de la contabilidad era alguien que sabía la historia a medias. o mejor dicho.. o. había llegado mi hermano lo que indicaba. Y bien ¿que se podía deducir de todo esto? O bien que la persona interesada en ocultar la información pasó por alto el disco verde. Yo ya – dice abriendo la porta de golpe – me duché. aunque estaba completamente despejada. levántate que llegamos tarde! Vete duchando tú. Sí. ¡Berta! – mi hermano . o bien sabiendo de su existencia pensó que era irrelevante su desaparición. pero papá dijo que nos venía a buscar a la una. Raquel Couto Antelo 44 . que yo ya me levanto – así te derritas con el agua caliente. la abuela dijo que no comíamos hasta las tres. sin duda.

Sonó el teléfono. ¿Qué pasa gente? – Simón. ya lo dejo. la persona ideal para lanzar la empresa al nuevo siglo. casi teníamos que abrir la puerta porque no cabíamos los tres y los humos de los otros dos. No. eso sí con una sonrisa encantadora en la cara dura que tenía el tío. Venga – yo. A mi me pareció increíble que estuviese hablando así de su propio hijo. no hace falta decir más – Fran. no vamos a hablar más de esto. que no había nada o que sí había y no me lo quieres decir? – Fran. Aquí despidiéndose de su agujero en el mundo – Fran. La escena fue tensa. Hola – yo. cuando sea. con Domínguez quiero decir – Fran. de veras – yo. a ver si termino pronto y me voy – yo. ¿Qué? – Fran. Júnior también era un estirado de cojones. nada es nada – yo. un genio de las finanzas. pero prométeme que algún día. cuando quedamos solos en lo que era mi despacho empezó a preguntarme dónde había estudiado y. era la secretaria perfecta para que fuese al despacho del jefe.¿qué? Nada – yo. Llegué a la oficina tarde. cuando tú quieras me lo vas a contar – Fran. El domínguez júnior era un pijo universitario que había terminado un master no sé donde y que controlaba de todo. Llegó tu sustituto. Sabía que no te lo iba a creer – Fran. Ni que lo digas. pero era de suponer que sería para presentarme a mi sustituto. Fran. Hola – dice Fran con impaciencia . ¿Qué? Una última reunión de la banda – Ánxela. ya – dice Fran decepcionado. ¿Y que tal es? – yo. las palabras justas. que además de enseñar Raquel Couto Antelo 45 . Sí. y es lo mismo que nihilismo. está en el despacho con el jefe. Prometido – yo. Es su hijo y se le nota. ¿Nada que es. No dijo para qué. mal y arrastro. claro yo que estoy muy orgullosa de poder decir que estudié en la enseñanza pública. Fran.SUBLIMINAL Capítulo 5 El lunes me levanté tarde y gracias a que mi hermano me vino a despertar porque ni me acordé de poner el despertador. Hola – yo. ya me habían echado así que daba igual. no tenía nada. Nada más entrar Fran vino hacia mí como si fuese una lancha salvavidas en el medio del océano.

el instituto y la facultad. un lunes. Había que ahorrar. Hombre. tiempo tenía. un voto de confianza para la juventud. me dijo que no hacía falta que estuviese allí más tiempo. que ya contratarían a alguna secretaria para hacer ese trabajo rutinario.SUBLIMINAL curte. las clases todavía no habían terminado. No sé cuanto llevaba dándole a los correos. yo. porque había cada borde de estos que como le saben dar al mismo tiempo al Ctrl. esperaría a las rebajas. 46 Raquel Couto Antelo . Aunque era muy temprano. ¿Qué hay? ¿Te volvió a tocar por la mañana? Pensé que le tocaba a Rober. cuando entró uno de los colegas del encargado. este no. uno de esos que no conozco más que por la voz. seguro que no tenía nada. Él no claro. Yo cogí y marché. era muy agradable e incluso sonreía cuando te daba el cambio. no iba a estar. divinas por cierto. a punto estuve pero total de momento aún podía pasar con la que tenía. de camino a casa pasé por delante del locutorio y decidí entrar a consultar el correo. había perdido la noción del tiempo. pero como siempre. te vas a enterar espabilado. que él estaba allí para otras cosas y no sé que más. Por eso se lo hice ¿qué crees? Siempre le ando haciendo horas. en la oficina no había pasado ni una hora y me dediqué a mirar escaparates. Estaba uno de los chicos agradables. Me dijo ayer que si le venía me hacía el sábado. si Keynes levantase la cabeza y lo escuchase hablar de su estudio de la inflacción ¡inflación! Pardillo ¡inflación! Cuando Fran decía que era clavado al padre no exageraba nada. sales ganando. a mi sinceramente me gustó mucho estudiar allí. además teniendo en cuenta que iba con recochineo por haberme quedado dormida el domingo aún tenía más gracia. eso es lo que dicen. el colegio. al Sup y al Alt se creen Dios. y como estaban en confianza. él estudió en Madrid con un master en USA y otro en UK. la hora ideal para conectarse. había probado un par de vestidos y unas camisetas. porque daba asco escucharlo hablar. Cuando di salido de allí la sensación de alivio fue tan maravillosa que hasta me atrevería a decir que era felicidad. Cogí un ordenador y allá me puse a leer el correo porque tenía un mensaje de mi primo David. en aquellos momentos era una decisión bastante sensata. empecé a decirle donde tenía cada cosa. Le echa cara el tío. La facultad era la que había en la ciudad. pero siempre le podía escribir algún mensaje y alguien o buscar algo interesante por la red. pero como le debió resultar aburrido. era casi medio día. Estaba muy tranquilo. eso pensaban ellos porque no puedo evitar poner la oreja: Buenas. acabé en Zara. hay que joderse con el tío. aunque un día me haga un favor no le va a pasar nada. era muy divertida. no compré nada. pero el de USA seguro que no fue en la Universidad de Chicago. como no sabía muy bien que era lo que tenía que enseñarle a su eminencia. Quedó impresionadísimo con mi expediente académico y eso que había visto mis notas. total yo estoy a lo mío. le fui indicando toda la ristra de centros por los que había pasado. fui al despacho de Ánxela a despedirme y saludé al resto de paso que marchaba. la gente comiendo o haciendo de comer. era una postal de la Bella Durmiente. entré en un par de tiendas. la postal en concreto era una actualización del cuento porque el príncipe era otra princesa. No sé como me contuve. tampoco eran tantos. el colegio y el instituto lo mejor de los barrios bajos. porque siempre están allí pero como hablan mientras están dándole al ordenador nunca les veo la cara.

Espero que me salga mejor que lo de la emisora. Vale. Toda la mañana así. no eres tú solo. pero creo que estoy en buen camino.SUBLIMINAL Como no le pongas las cosas claras pasa de todo. le pagan para encontrarlas ¿entiendes? Raquel Couto Antelo 47 . aquí mirando para las paredes debe ser un coñazo. ¿En serio? Casi. de momento no lo probé. tío. estoy con los exámenes y necesito un respiro. ¿Por qué? No creo ni que se den cuenta. menos mal que te puedes conectar y chatear. menos mal que tengo trabajos para hacer que sino no se me pasa el tiempo. ando con el miedo en el cuerpo. venía a conectarme. pero por lo que veo tú lo pones firme. además habías dicho que sólo emites unos segundos. el encargado se acerca. Bueno. pero es muy fácil de rastrear. lo digo por la página. El chaval se sienta a mis espaldas y empieza a hablar con el encargado desde el sitio. ponme el siete. No lo digo por las emisiones. Pues coge el que quieras. ¿Pero qué dices? La emisora funciona de pinga. pero hay gente a la que no le hace falta eso para descubrir las cosas. Ya. el siete. las andan rastreando todas. Todo acaba hartando. ¿Le diste la contraseña a alguien? No. Se quejan todos. Yo favores a quien los merece y sólo los justos ¿querías hablar con él? No. Es cierto. ¿El qué? Un silencio. Eres un genio. Ya casi lo tengo. Está tranquilo esto. ¿Le explicaste a alguien el código? No.

si me sale bien. Se supone que es de animación. además ni siquiera se trata de lo mismo. ¿La quiere en color? ¿Se puede hacer? Pero va a salir muy cara. si la quito no voy a poder seguir con el proyecto. como te pillen te abrasan. pero todavía tengo que trabajar mucho. Tú sueñas. que igual me dan licencia si me aprueban el proyecto. es que era muy descarado. un detalle sin importancia. no consigo lo del movimiento. Pues borra la página y ya está. ¿Cuándo lo tienes que presentar? En Octubre o Noviembre. Antes de borrarla puedes grabarla en un CD o algo así. Sólo funciona con voz. ¡No jodas! Con lo que costó hacerla. Hola – una voz en el mostrador. estaban pidiendo que los pillasen. Tengo un amigo que estudia Derecho y dice que esto del pirateo está muy chungo. Eso tenía pensado. y yo llevo tres días sin dormir. ¿Un aprobado? Una matrícula tío. tu no le robas a nadie con las emisiones. Si te pillan dices que es para el proyecto de la carrera y ya está. una matrícula. Conéctale un vídeo. Ayer colé una imagen y se veía bastante bien. ¿Pero sabe de qué va? De una emisora digital.SUBLIMINAL Si lo dices por la historia de las tarjetas de las digitales. pero no sé si pasará por vez. Ah – dijo el encargado como disculpándose por su ignorancia. no tienes de que tener miedo. Pirata ahora. hombre. Buenos días – el encargado – dígame ¿qué va a ser? A ver si me puedes hacer una fotocopia de esta foto. Sí. Es igual. que salga carita. aún no le presenté ningún informe al profesor. 48 - Raquel Couto Antelo . si no te contratan como agente doble. Todo por un aprobado. Se te olvidó lo de pirata.

Fui para la cocina con mi madre y allí cenamos y despotricamos las dos. no sé qué de la presión y era una falta de respeto por nuestra parte ver la tele cuando el tenía que estudiar. la mayoría de las veces hablan del coste de los Raquel Couto Antelo 49 .SUBLIMINAL Si la quiere de este tamaño le sale sobre unas ochenta pesetas. porque sin mucha explicación mi hermano se había aliado con mi padre. de los del otro equipo. házmela a ver como queda. ¡Bueno.. mi padre estaba empoltronado y mi hermano pasando de todo. cuando me senté me di cuenta de lo mucho que había andado. Mis padres marcharon a trabajar y mi hermano se metió en su habitación para estudiar. seguro que estaban diciendo que las mujeres no tienen ni idea de fútbol o alguna cosa semejante. en el descanso. Vaya vida más interesante la de la parada reciente. el del domingo suponía. mi madre llevó la cena de vuelta para la cocina y le dijo que si quería cenar fuese a por ella. la radio y allí metí los pies. recordé que al día siguiente tenía que ir al paro. vaya chiste. a lo mejor después igual ponían algo. mi madre metiendo baza. un poco tarde por cierto. Cuando llegué mi madre ya tenía la comida hecha. estaba inspirada. fútbol. no sé muy bien de que iba la cosa por que ya estaban hablando cuando llegué y no tenía humor para combatir. Y fui a hacer la comida. sólo había algo debajo de la cabeza que me dolía aunque no podía determinar qué era. yo fregué y marché a dar una vuelta. vaya cabreo. del resto de los equipos. vino por la cena y le dijo a mi madre que fuese para la sala con él a ver si era cierto que sabía tanto de fútbol como decía. Mi madre y yo andábamos a carreras de un lado para otro. me dio la risa. la habitación sin airear. diciéndonos que no lo entendíamos. era hora de empezar a ir a la playa. y todo a un tiempo. mi madre me miraba de cuando en vez para pedir ayuda. mi padre y mi hermano estaban hablando de no sé que partido. mi madre. andaba como en una nube. cuando se habla de fútbol. porque echan el resumen de las mejores jugadas. de estas que sirven para estrechar además de los lazos entre padre e hijo la mente de ambos. Cuando llegamos a la sala mi padre estaba todo contento. una silla. ¿Qué quieres? ¿Qué tu padre también se encierre en casa los domingos? Así por lo menos tenemos un día de descanso. A mi me dio por pensar en que el resto de los deportes no desataban las pasiones que desataba el fútbol. aún no tenía los papeles para cobrar pero por lo menos darme de alta por si surgía algo. porque la vida privada de cada quien es privada. poniendo a parir a no sé quien que había dicho no sé qué del Dépor y que. echan las cuentas de lo que falta para ganar la liga. hombre! Pensé que eran más caras. Estudia y calla. La habitación ya estaba aireada e hice la cama. no puede ser. Papá. no sentía ni las piernas ni los pies. un puñado de sal gorda. ¿Será porque no son tan machacantes como con el fútbol o no los machacarán tanto porque no mueven tanta masa? Quien lo sabe. que no era su criada y una pila de cosas más que no está bien repetir. no había quien entrase allí. abrí la ventana y fui un momento para la cocina tomar aliento y picar algo. vamos que repiten todo lo que habían dicho durante el partido para que no se pierda ni la más mínima parte de la información. No hablé mucho. Apurando. se picó y fue aunque sólo fuese para fastidiarle el partido a mi padre. Si por lo menos tuviésemos el canal.. También era cierto. del entrenador. Eché un poco de agua caliente en el bidé. no. claro. era cruel hacerle ganas de esa manera. los comentarios de los jugadores. pero una tortilla pronto se hace. apurando para pescar algo de cenar y coger sitio delante de la tele para ver Mareas Vivas. las peores. entré en la habitación ¡hostia! La cama sin hacer. Pasé toda la tarde viendo escaparates. con un aire triunfal que echaba para atrás. que más se perdió en Cuba. de todas maneras a mi me parece más un espectáculo que un deporte. me vino de perlas el remojo salado. Volví de noche. Eso sí que es vida.

Así se explicaba que todavía existiese. no era difícil suponer que cuando cambiaron el programa de contabilidad el técnico hiciese copias de seguridad de los archivos del disco duro por si había algún problema. Con tanta clase que hasta a los que quería fastidiar me diesen las gracias. ¿O no? No tenía aún una idea clara de lo que quería hacer. Y lo peor es que si te pones a verlo engancha. sólo tenía claro que ya que me fastidiaban siempre. que es más sano y seguro que es más satisfactorio. Quedó claro. esto no lo había visto antes. en aquel mismo momento. con mucha clase. ni mucho menos. tampoco le iba a pedir al chaval “mira ¿por qué no emites esta publicidad subliminal destinada a cargarse el espectáculo del fútbol?” porque igual se escamaba la criatura. pero con moderación y si no moviese tanto dinero más aún. todos me tienen por medio tonta. que hicieran pruebas durante una película con una bebida y que todo el mundo salió del cine con muchas ganas de beberla. de la propaganda y de no sé que más cosas. Por lo que decidí. no soy de esa gente que piensa que el fin justifica los medios. Pensé en aquello de que el fútbol era un deporte y que también había otros deportes que la gente quería ver. Por lo menos la meta la tenía clara y. yo soy de las que piensan que las mejores cosas de la vida son gratis. si sabes a dónde quieres ir lo demás viene dado. Fui a mi habitación. yo no necesito justificarme. siempre había sido tan angelical. yo también lo podía hacer. sobre todo alegre y dulce. Que se fastidien. Más o menos. me gustaba. en el fondo. Con la mirada fija en la foto. pero fastidiar con clase. el que creó el archivo no sabe de la existencia del disco. si lo hay que hacer se hace y ya está. ahora quería fastidiar yo. y que por una vez podía hacer una buena. Lo primero era aclarar las ideas sobre lo que quería hacer. sin hacer esfuerzos. nada de amargar a la gente. no sólo deporte. Lo principal era confeccionar el anuncio o la imagen que quería emitir. ni de cómo lo haría. el que quiera ver un partido que pague y el que no pueda pagar que lo vaya a jugar. pero no viene al caso ahora. como muy bien digo yo siempre. Además quien iba a sospechar de mí. bueno eso también. lo que quería era que la gente se sintiese bien ganase quien ganase. si. del coste de las retransmisiones. también me llevo fastidiando yo muchos años al llegar a casa y ver en la tele “fútbol”. así sí que iba a escribir sin mirar para el teclado. y que aunque hiciese una travesura en la vida tampoco pasaba nada. y las menos veces de la calidad del deporte en sí. Tampoco pretendía acabar con el fútbol. Que no se me entienda mal. Con la excusa del deporte desvían mis impuestos en su beneficio. pero en mi cabeza funcionaba de maravilla. Raquel Couto Antelo 50 . Pensé en lo que contaban de la publicidad subliminal. probablemente porque nunca prestara mucha atención.SUBLIMINAL fichajes. que no centrase su atención en un solo foco y que pensasen que había que gastar menos dinero en el espectáculo y más en el deporte. ni nada de nada. La coloqué en la pared detrás del ordenador para verla al levantar la cabeza. no traumático y alegre. si el fútbol tiene tanto éxito es porque les sirve de refugio y tampoco hay que andar por ahí fastidiando. esto si que es un hombre. sentada en frente del ordenador me vinieron a la mente un montón de ideas. Cogí el disquete y cuando lo estaba abriendo vi que ponía “copia de seguridad”. tomar medias. Medidas muy serias. cuando me diese la gana. y a lo hecho pecho. pensé en la emisora pirata del chico del locutorio y pensé en la de tiempo que tenía para hacer lo que me diese la gana. nada que ver con el sexo. si conseguía hacerlo entonces ya me preocuparía de como conseguir que se emitiese. tenía que ser algo sencillo. y otras cosas. Si alguien estaba utilizando el fútbol para manipular a las masas y sin que se diesen cuentas. son perfectamente capaz de asumir las consecuencias de mis actos sin atenuarlas con simplezas. busqué entre las cosas que había traído de la oficina la foto de Chris. claro. Igual era una idea sin sentido.

esta para el primer mensaje pensé. pero cuando levanté la cabeza allí estaba Chris para decirme “adelante”. ya desde que la vi la primera vez. es por una buena causa Berta. Tú siempre tan interesado.. Pensar así me dio alas. aún no me explico como las pagué. menos quien me siguiese la pista.. vaya nombre le pusiste a tu cuenta – Roberto.. todo muy happy. que debía ser el tal Rober porque se andaba quejando de que tenía que trabajar el sábado y el otro poco menos que lo mandó a paseo. Había un montón de imágenes. Para las otras era un poco más difícil. A ver informático de máquina? – Roberto. Un genio. y para la de ganar menos. ¡Entra coño! Y siéntate de una vez que quiero ver lo que haces. y cuando me estaba desconectando aparece la estrella de la fiesta: hola fulanito. abrazándose. me parecían incluso más que cuando las mirara el sábado. vi una lámpara de la pantera rosa monísima ¿cuánto costaría? Estoy en el paro. del Goofy deportista. riendo. En realidad el Chris este siempre me daba la razón. unas letras o un mensaje con cualquier foto por delante de gente jugando. era una opción como cualquier otra. con ganas de hacer muchas cosas. Fui a la oficina de empleo a que me buscasen trabajo y después fui a una tienda de esas que tienen cosas de dibujos animados. Te voy a jubilar yo a ti – Roberto. Y en el momento de más euforia me vino la idea de que aquello no era legal y de si sería muy normal tener ocurrencias como las que se me pasaban por la cabeza. y pensando llegué a la conclusión de que si no encontraba ninguna foto. por la que me clavaron quinientas pelas. pensé que si veía su dirección de correo electrónico igual le podía mandar un correo. Apura tío o ya me estás descontando estos minutos – el otro. a ver donde encontraba algo que se ajustase a esas ideas. para mi que me estaba vacilando. la verdad. La verdad es que me preocupó un poco. unos asientos más allá ¿cómo iba a ver algo? ¡Qué putada! Aún así tuve suerte porque se le estropeó el ordenador. Marché. que tal. pero no había nadie así que pasé de largo. así que de no encontrar algo adecuado siempre podía buscar por ahí. en las películas siempre hace de cabrón. Tuve que recorrer cuatro tiendas antes de encontrar una postal. nunca le había visto la cara. pacotilla ¿qué le has hecho a esta pobre ¿Yo? A ver si renováis los equipos que son de la posguerra.SUBLIMINAL por eso no desapareció cuando los da la contabilidad. se é así. 51 Raquel Couto Antelo . nadie sabía lo que contenía el disco o que existiese siquiera. Una sí que me gustaba. como a los locos.. ya volvería por la tarde o mañana. igual pensó que lo había borrado o lo borró después de estar grabado. esperé media hora. ya ves. y llamó al encargado. la de varios deportes siempre me traía a la mente a Goofy disfrazado. o si chateaba dejarle caer algo. El martes me levanté como nueva. si no encontraba nada mejor.. aunque pensándolo bien yo tenía un escáner.. peluches y todo eso. haría un cartel o algo así. era libre para hacer lo que quisiera. este está pidiendo la jubilación a gritos – el otro. se le quedó colgado que dicen los que saben de esto. En el locutorio no había nadie. no sé para qué. por ver si encontraba algo de Goofy. era un montón de gente en ropa de deporte saltando. La meta era encontrar tres que se adecuasen perfectamente a lo que yo quería. va el tío y se sienta en la misma fila que yo. Pero esperar algo de un hombre es mucho esperar. había que tener cuidado con él. no era muy bueno pero serviría. Mira que si estaba enloqueciendo. Pasé por delante del locutorio y miré si estaba el chico del día anterior. una hora e incluso dos y el tío no apareció. a ver como encontraba algo para eso. que te lo digo yo. me sentí como uno de esos dictadores pasados de rosa que se llamaban a si mismos “visionarios”..

demuéstralo” por supuesto lo mandé con un correo creado para la ocasión y que no iba a utilizar más veces de las necesarias con lo que se acabaría borrando. Entonces iremos pidiendo vez en el médico. Le iba a decir que me ayudase. un mensaje que decía “¿org xxl? Ya será menos. Ya era algo. Te noto muy contenta hoy ¿qué Silvestre? ¿comiste el canario por fin? – Marcos. Volví para casa toda orgullosa de lo ingeniosa que era y con tanta impaciencia por saber si daba resultado que tenía pensado volver por la tarde a comprobarlo. en aquel momento era lo único que se me ocurría y envié. no me hables – yo. Una buena manera de seleccionar era por el idioma. si iba a conocer al hombre de mi vida por internet y yo en la cárcel. no fueron muchos. pero no era el momento. seguro que no fue tan mal – yo. si no como íbamos a saber que eras humano. con copia oculta para que no viesen a quien más se lo estaba mandando. ni siquiera llegaban a los diez. Pues no veas la gente que me escribe – el otro. pero yo también me equivoco – yo. mi hermano también estaba. si no entendían el gallego no podían ser el. No me extraña “orgxxl arroba – Roberto. Había que eliminar alternativas así que cogí y mandé un correo a cada uno. alguna vez te tiene que salir algo mal. Hombre. Ya – Marcos – si empiezo a suspender ahora me voy a juntar con un montón. porque ya sería casualidad que las que había fuesen todas de gallegos. no. Es total – Roberto. había tenido un examen y por la cara que tenía no había ido muy bien. suponiendo claro que alguno de ellos no me siguiese escribiendo. Yo pensaba que Silvestre era tu favorito – Marcos. daba igual. Mira que seguro estoy de que voy a cargar que acepto – Marcos. No me hables de dibujos animados hoy. buenas ¿hay alguien? – un cliente gritando. Tranquilo. malo sería que hubiese muchas con esa descripción. Me levanté. El resto todavía no los has hecho. Casi pienso que eres superman – yo. su plato favorito. Ya voy – Roberto. Esta vez llegué antes que mi madre.SUBLIMINAL ¿Te gusta? – el otro. mucha no. pagué y marché. tú por encima vacílame – Marcos. mira que segura estoy yo también – yo. Como apruebes haces la comida durante todo el mes de Julio – yo. pues no había muchas. ¿A qué hoy no tengo cara de aprobar? – Marcos. 52 - Raquel Couto Antelo . Hola. así que no digas nada y no te agobies que no pasa nada. así que hice tortilla y baje a por lechuga a la tienda. Sí. Fui a un ciber que hay más abajo y me puse a buscar. si non. no te parece que exageras.

El primero. La tercera me acojonó un poco.SUBLIMINAL Hoy no. Dormir. no hacían sino aumentar el ansia. se demuestra. Ahora tenía el canal preparado. Como si tuviese quince años. o de pequeña cuando venían los reyes. pero utilizando las menos palabras posible tampoco la cosa sería para tanto. Seleccioné la primera foto. me sentí como si me pillasen llamando a las tres de la mañana a casa de alguien para gastar una broma “me parece que se ha confundido usted. por lo menos en aquel momento. Las dudas sobre si pasar a la práctica todo lo que tenía tan bien organizado en mi cabeza sería fácil. hecha un trapo. y por mucho que busqué no di encontrado una sola imagen que reflejara lo de cobrar menos. el destino de la humanidad. pues no eran tan buenas noticias. puesto que yo no le he facilitado la dirección y si no lo he hecho es porque no deseo que usted me escriba”. por lo menos todo estaba quedando muy bonito.. en circunstancias normales. la del chico este. había posibilidades. escaneé la del Goofy deportista que me había costado quinientas pesetas. el mensaje contenía los “fatal errors” eses das narices y no sé que más porque como estaba en inglés y sinceramente no me interesaba ni lo más mínimo corregir esos fatal errors. Salí inmediatamente de casa. Bueno no había encontrado al hombre de mi vida sentimentalmente hablando. por si a alguien le daba por rastrear. porque pretendía quedar hasta que lo consiguiese. no al mismo de por la mañana. no se puede negar. con la sensación de poder controlar el devenir de los acontecimientos. ni nada. o sí. No estaba mal. Estaba tirado. pasé olímpicamente. sí que lo tenía. o cuando compraba algo que deseaba desde hacía tiempo. de todas maneras le ruego que no vuelva a dirigirse a esta cuenta. El segundo era bueno “si hay que demostrarlo. no me extraña que espabilen tan pronto. llevaba el disquete envuelto en un papel para no sobarlo de camino al ciber. Casi no dormí con la emoción. conocía aquella sensación. tiene que haber de todo en esta vida. lo podía ver desde la cama. Llegué sin aliento. tuve que encender varias veces la luz y mirar para allí. entré y lo primero que hice fue poner el pijama. aunque me pareció algo estúpido porque seguramente ni funcionaría y si funcionaba nadie lo notaría. Una vez tenía casa cosa en su sitio lo grabé todo y lo dejé encima. así que me decidí por la medida más drástica de utilizar letras. me pondría de mala uva. Frente al ordenador por un momento me sentí Dios. dormí de maravilla. reducido es. no salían errores y cada paso dejaba sitio al siguiente. la del hombre de mi vida y la otra de un petardo. Tenía mensajes nuevos. pero siendo algo optimista había encontrado al hombre que sí podía serlo de mi vida en importancia. en el estudio que venía al final del archivo decía que esto no era muy aconsejable. cuando me regalaban algo que me impresionaba. bajé por el paseo y entré en uno que estaba lleno de críos. Al día siguiente me levanté con toda la energía del mundo. pero demostrarlo para ná es tontería”. No me dieron las piernas a correr tan rápido como deseaba para llegar a casa y ponerme a organizar toda la historia. No me atreví a ir al locutorio. igualito. Seguí las instrucciones al pie de la letra y todo fue como la seda. lo quería conseguir ese día aunque tuviese que estar sin dormir para que el día no terminase. buscaré otro. en el mejor sitio de toda la habitación. y. cómo iba a resistirse. mi madre. pero cuando me comenzó a pitar el ordenador porque estaba presionando con demasiad fuerza una de las teclas volví a mi forma mortal. – yo. además. fui a otro ciber. Y antes de empezar con el rollo decidí lanzar Raquel Couto Antelo 53 . no entiendo su mensaje. En definitiva. De repente pensé que igual era buena idea ir a otro distinto. Después de comer salí a comprobar el resultado de mi trastada. lo más sucinto que se me ocurrió fue “cobrar menos”. tenía muy buena pinta. ¿Mensajes? No. más o menos. se entienden con las máquinas estas del demonio a las mil maravillas. ya se me ocurriría algo tentador. aquella de la gente abrazándome y tal. que se le va a hacer. pero ese día me dio una gran alegría. porque no me cuadraba de camino.. Ni gracias.

. ni veía la tele de pago.. pero como en el fondo soy un demonio de cuidado y como tampoco creía que fuese para tanto. que resultaban de no se qué operaciones matemáticas realizadas automáticamente con cada paso. aunque me iba a reír.SUBLIMINAL una súplica a la entidad suprema “por favor.. mira que si le da a la gente por ir por ahí como Goofy. Raquel Couto Antelo 54 . a punto estuve de dejarlo todo. Algo tentador. hay mucho espabilado suelto. el caso era que nunca me relacionase con aquel mensaje. El mensaje en cuestión era sencillo: “en la próxima emisión prueba con esto y que sea durante un partido de fútbol” Lo siguiente que aparecía eran las imágenes. buscar empresas y tal. al final el anuncio quedaba completamente codificado. de leer anuncios del periódico. estuvo todo el tiempo con el ordenador. pensé que estaba perdiendo demasiado tiempo con aquella tontería y acabé decidiendo que ya era hora de actuar con un poco de madurez y ponerse a buscar trabajo. si me sale mal por lo menos que no cause trastornos graves”. claro que. Entré en el correo y decidí mandarle desde allí el mensaje a mi orgxxl favorito. El chaval apareció por allí. El miércoles me dejé caer por el locutorio a ver si había algo. irresistible.. pero no habló con nadie. o eso me pareció entender. el no vería más que un montón de símbolos. porque aunque según las instrucciones era casi imposible sin las claves que tenía yo. así que no será difícil. que peligro. si él sabía de informática algo deduciría. que casi había olvidado el tema de no ser porque los papeles andaban por la habitación y de vez en cuando me venían a la mano. casi ni hola dijo al entrar. Días después estaba tan inmersa en la dinámica de mandar currículos. de todas maneras daba igual. que nunca lo relacionasen a él con la emisión del anuncio y que a nadie le diese por internar descodificarlo. Algo decepcionada. a lo mejor fue porque había más gente y no lo iba a compartir con todo el mundo “atended todos estoy haciendo emisiones piratas en el canal”.

la gente no tenía cara de muchos cuentos – yo. como siempre esperó al último momento y no quedaban ni de tribuna – papá. no? – yo. en el campo o ir a la playa. ¡Qué. y fuimos hacia donde nos llevó el viento. Tanta historia con el partido de hoy y si por encima perdisteis. pues se fastidió que perdieron. un equipo de fútbol. pero mamá no pasaba por el aro y mi padre cada vez se alteraba más. fue un partidazo – papá. la gente abatida por las calles cargando con las bufandas y los banderines con la desesperación de estar viviendo una injusticia. Entonces quedasteis aquí toda la tarde. ha ha. mala señal. ganar. A mi me dio un ataque de pánico. Ganar. no quiso venir conmigo. porque aquello ya estaba pareciendo un interrogatorio. Raquel Couto Antelo 55 . no – papá. No por nada. Y mi padre me mira ordenando que pregunte de una vez y que le deje en paz. la gente – papá. para vosotras un equipo no vale nada si no gana. Hombre a tribuna no iríais de todas maneras – yo. ¡Era imposible! Había que investigar. muy pronto marcho el tío – yo. Cogemos la carretera. en realidad tampoco era para tanto. Pues no quedamos.. defendiendo. ¿Por qué lo dices? – papá. ¿Cómo que no? Tal día como hoy. que me venga ahora con disimulos. mi madre quería ir a pasar el día por ahí. es bonito ver a la gente con ilusión por la calle. La primera cosa que me extrañó fue ver a mi padre todo contento tirado en el sofá. De cualquier manera el colorido le daba un aspecto festivo a la ciudad. Cuando volvimos.SUBLIMINAL Capítulo 6 Ese sábado mis padres no paraban de discutir. hay que entender el fútbol como un deporte – dijo mi padre empleando toda la filosofía del buen entendido de fútbol. - A mi madre le sonó a cachondeo y se fue a la cocina sonriendo victoriosa por el día desastroso que había vivido mi padre. Pero a ver hombre – mi madre . como en las pelis americanas.. un partidazo Berta. es que me parecía que habíamos perdido el partido. Como no tenía nada que hacer le dije a mamá que íbamos nosotras dos y que pasábamos de aquellos mantas.¿cómo quedasteis? Ganaríais por lo menos. ¿Al final el tío consiguió las entradas? – yo. papá! ¿te pasaste al enemigo? – yo. ¿Ah. Que iba a conseguir. La gente. papá empleaba el argumento de que todavía era muy temprano y que el sol estaba muy bajo. en la ciudad se respiraba ambiente post-contienda.

SUBLIMINAL Bajamos al bar, lo echaron por el canal – papá.

¡¡¡DIOS!!! ¿Por el canal? – dije cuando di pillado escaleras abajo y recuperando el aliento. el corazón que corría

Sí, Berta, sí – dijo papá algo picado – nuestros partidos también los ponen en el canal, ya ves hay quien les da más mérito que tú – y cambiando de tono – fue un partidazo, lo tenías que ver. Disfrutamos como enanos, después hicimos una fiesta y todo.

Llegó mi madre con la cena y sirvió a mi padre mientras le decía que ya que había estado todo el día en casa podía haber hecho la cena; y que no sé qué y tal. Al coger el cartón de leche me di cuenta de lo nerviosa que estaba y encontré mi cara en el cristal de la alacena con una sonrisa victoriosa. En realidad soy algo malvada. Pero mira mi padre que contento está, pobre, disfruto del partido, no puede estar mal hacer que la gente disfrute de lo que le gusta... Dios ¡lo justificaba! ¡Un monstruo!... en todos los sentidos. El lunes a la hora de comer, papá estaba muy alterado porque en el trabajo había discutido con un compañero, mi padre dijo algo de que el partido había sido precioso y al otro no le gustó mucho. Mi padre nos contó la discusión con todo detalle y con sólo ver la cara de mi hermano, al que todo aquello que sonaba más bien a vacile, ya me di por satisfecha. Claro que cuando se levantó para marchar y le puso una mano en la cabeza y le dijo “mira que sois bien más civilizados los del baloncesto” casi me emocioné. Mi hermano no daba acertado con la mandíbula para cerrar la boca, y al mirar para mi, y verme como si lo que acababa de decir mi padre fuese de lo más normal del mundo, pensó en la posible existencia de un universo paralelo y que todo aquello era por los exámenes que lo estaban volviendo loco. ¿De verdad que no le notas nada raro a papá? – Marcos. ¿Raro? – falsa. Serán imaginaciones mías, entonces – Marcos. Yo que sé, estaba muy alterado por la discusión esa – yo. Sí, será eso – di sin mucho convencimiento, pobrecito.

La cuesta abajo comenzó el día del partido en el que se decidía cual de los dos equipos en cabeza ganaba la liga. En la ciudad del equipo ganador la fiesta fue tremenda, aún recuerdo cuando pasó aquí. Sin embargo, no fue esta la noticia de primera plana en todos los periódicos, no, no fue. Lo que salía en primera plana era la fiestorra que se estaban pegando los que quedaron de segundos, que a nadie le extrañaría si fuese un equipo que acababa de ascender a primera; pero, no sólo llevaba en primera la tira de tiempo, sino que eran rivales a muerte de los ganadores. Las noticias destacaban la enorme deportividad de los seguidores de ambos equipos, que si la fiesta del fútbol, que no sé qué; y a cada cosa que decían, y a cada celebración que se hacía a mi me quitaba años de vida, lo mío sí que era un corazón partío, sentía como paraba de latir. El terror lo había invadido. ¡Pero que cojones hizo ese desgraciado! Se lo puse bien claro, por lo menos a mí me pareció muy claro “en la próxima emisión”, no puse en las próximas, ni en todas, ni... ¡será mamonazo! Críos, para que te fíes de estos gusanos inmaduros. Y rezaba, rezaba como nunca. Supongo que lo que les puso la mosca detrás de la oreja fueron aquellas negociaciones del convenio colectivo de no sé que gran multinacional en las
Raquel Couto Antelo

56

SUBLIMINAL que... hace falta ser torpe... los representantes de los trabajadores, después de un montón de reuniones, manifestaciones, protestas, incluso una huelga de hambre habían hecho, van y dicen que no les importa cobrar menos, esto sí escamó a las autoridades. Pudieron pensar que era un intento de desorientar a la patronal; pero la posterior firma del convenio demostró que era palabra firme. Claro, tanto fútbol, tanto fútbol, si viesen los documentales de la dos no les iba a pasar tal. Y mi ruina total fue cuando en determinado periódico salió una noticia que repitieron en varios diarios de la tele. La noticia hablaba de una posible manipulación de los medios dirigida a reconducir la mente del espectador hacia determinados objetivos predeterminados. ¡Qué sutil! Esta noticia hablaba más bien de un complot de la patronal; pero pese a ser desmentida dejó una fuerte huella, los medios de comunicación audiovisuales comenzaron a perder audiencia, la tele estaba bajo mínimos, ni el cine tiraba; eso sí, el teatro y los espectáculos en vivo aumentaron sobremanera. Lo que me consolaba era que nadie te podía obligar a hacer algo si no querías, así que cada uno que analice su conciencia, y con argumentos como este fui levantando el ánimo. En cuestión de dos semanas todo había vuelto a la normalidad, la tele ofrecía lo mejor de sí, la radio entregada a sus oyentes, todo con una pasión de primera vez, con ganas de ser aceptados. Por fin un respiro. Casi todo arreglado, menos lo de aquel convenio, la patronal una vez firmado no se volvió atrás, de cualquier manera, el sueldo de esa gente era como dos o tres veces el de una persona normal que realiza el mismo trabajo, así que tampoco era para cortarse las venas, en el fondo ellos también lo sabían. Tuve una entrevista ese día y me parecía que me había salido bien, quedaron en llamarme al día siguiente si la pasaba, para quedar para la siguiente. De camino a casa pasé por el locutorio, hacía tiempo que no escribía ningún correo y no se puede dejar tanto de lado a la gente. El día anterior lo había dedicado por completo a revisar la página de la empresa para preparar la entrevista y tardara tanto tratando de retener la máxima información posible para quedar bien que ni tiempo tuviera. No había mucha gente, porque era hora de cenar supongo; estaba por allí mi cómplice involuntario. Miré el correo y tenía bastantes que responder, me supo mal descuidar tanto a los que me escribían, al final, eran lo único que tenía; incluso había uno de Fran que decía “¿dónde te metes?” él siempre tan escueto, no le gustaba nada escribir; pero siempre me mandaba chuminadas, tíos en pelotas, sexyboys y cosas de esas. El encargado no hacía más que pasear de un lado a otro, miré la hora porque normalmente está abierto hasta las dos o tres de la mañana, pero él parecía impaciente. Poco a poco la gente se fue marchando, yo me hice la sueca, ya que me pusiera quería terminar, además es que me resulta irresistible saber que tengo correo y no leerlo, y una vez que lo leo mira que no responder... Sin contarme a mi, el último en levantarse fue el chico este, el inmaduro, que cuando lo pile lo mato vivo... Tranquilo, tío; peor tengo que estar yo – el chaval inmaduro. Es que se lo dependiente. tiene bien merecido, ese tío es gilipollas – el

Mira, yo, como se vaya de la lengua, me desentiendo de todo; digo que no sabía nada y que él anduvo en mis cosas, no la voy a pringar porque ese retrasado se vaya de guay – el chico inmaduro. No te pases, algo tenemos que hacer – el dependiente. ¿Hacer? Que aprenda a tener la boca cerrada, si se quería tirar a una tía que se fuese de putas – el chico inmaduro. ¿Crees que lo ficharán? – el dependiente. 57

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

Que van a fichar, en cuanto le pregunten y vean que no tiene ni puta idea de nada lo dejan, de lo que tengo miedo es de que largue lo de la emisora – el chaval inmaduro. Ya sabes como es – el dependiente. Claro que lo sé; no, si la culpa es toda mía por no saber estar callado, no sé porque os lo conté – el chico inmaduro. ¡Ey! A mi no me metas, que yo ni palabra – el dependiente. Mira, tarde o temprano van a venir por aquí – el chico inmaduro. ¿Y qué? – el dependiente. ¿Y qué? ¿no recuerdas que una de las emisiones la hicimos aquí? – el chico inmaduro. ¡Hostia! – el dependiente. Nos van a empapelar a todos, que te lo digo yo – el chaval inmaduro. A lo mejor es lo que dices tú, cuando vean que no tiene ni idea pasan de él – el dependiente. Claro, pero ya los orientó, porque de algún sitio lo tuvo que sacar, además seguro que se va de la lengua, que te lo digo yo – el chaval inmaduro. Sabiendo como es – el dependiente.

-

-

Hablaban con toda tranquilidad, para mi que ni se daban cuenta de que yo todavía estaba allí, o que pensaban que estaba sorda. ¿Dónde lo tienen? – el chico inmaduro. Su madre dijo que en Elviña – el dependiente. ¿Cómo está? – el chaval inmaduro. Mal, su niñito... mi madre me echa la culpa a mi, dice que lo lié y que le eché las culpas a él – el dependiente. No jodas – el chaval inmaduro. Ya – el dependiente.

Y les dio la risa tonta. Tienes que reconocer que la tía estaba de primera – el dependiente. Si que estaba, razón de más para mosquearse – el chico inmaduro. Algo ya sabían, sino ¿qué andaban haciendo allí? – el dependiente. Que van a saber, andarán rastreando todo, a ver que pescan – el chaval inmaduro. Pues a esa la ascienden – el dependiente. Lo merece, fue a buscar al tonto del lugar y lo manejó a su antojo – el chico inmaduro. 58

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

A mi también me puede manejar lo que quiera – el dependiente. Y a mi, con decirte que casi me dan ganas de entregarme si me cachea ella – el chico inmaduro. ¿Qué vamos a hacer? – el dependiente. Tú decir que no sabes nada, ¿qué vas a hacer? No vas a perder el trabajo encima. Y yo ya veré, si no lo sueltan mañana, iré por allí y les contaré lo de la emisora – el chico inmaduro. Y lo del mensaje misterioso – el dependiente. No sé, me pueden acusar de cómplice, aunque yo no sabía de que iba el rollo – el chico inmaduro. ¡Joder, tío! ¡sabías que normal no era! O por lo menos la segunda vez sí que lo sabías – el dependiente. Ya; pero no me puedes negar que fue emocionante. No sé, igual lo digo, yo intenté saber quien lo mandara y no lo di localizado – el chico inmaduro. Pero ellos sí lo van a hacer – el dependiente. Pues que pague quien sea, al final me utilizó ¿no? Pues eso también tiene un precio – el chico inmaduro. Más bien, te dejaste utilizar – el dependiente. No sé que te diga, seguro que es alguien que me conoce y sabe lo curioso que soy – el chico inmaduro. Alguien que te conoce fijo ¿si no cómo sabía lo de la emisora? – el dependiente.

-

-

Y de repente un silencio, me dio la impresión de que me miraban, no levanté la cabeza, seguí con lo que estaba por disimular, intentando ver de reojo lo que hacían. Y con los nervios tiré el bolso, al recogerlo vi que estaban en la puerta mirando hacia afuera, no sé que habría allí, no hablaban. Se metieron dentro y con ellos entró otro. ¿Qué? – el dependiente. De momento nada, no me dejaron hablar con él, quedaron allí los padres a ver, dijeron que me llamaban cuando supiesen algo – el otro. ¿Aún lo están interrogando? – el chico inmaduro. No sé, ni lo vi, creo que habló su padre con él, pero no quiso decir nada delante de mi – el otro. ¡Joder, joder, joder! – el chico inmaduro. Mirad, si sabéis algo mejor que lo digáis cuanto antes – el otro. Ya te dijimos que no teníamos ni idea de la historia esa, para mi que se lo inventó todo para ligar con la tipa aquella – el dependiente. Que se lo inventó está claro, bien sé como es; pero a mi me da que vosotros sabéis más de lo que decís y si sois un poco hombres vais y le echáis una mano – el otro. 59

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

Mira, Rafa está donde está por fanfarrón, nosotros no tenemos la culpa – el chico inmaduro. Lo que queráis, yo marcho allá vosotros con vuestra conciencia – el otro mientras sale.

Me pareció un buen momento para levantarme y marchar. ¡Joder! – el chaval inmaduro. Tranquilo tío, tú ni palabra, él no sabe nada, lo de las emisiones sólo lo sabemos tú y yo – el dependiente. Y quien me mandó el mensaje – el chico inmaduro.

Me acerqué al mostrador; pero no pareció importarles y mientras miraba el ordenador para cobrarme para cobrarme seguían la conversación: El está donde está por bocas, que se joda; no vas a pagar tú por su culpa. Lo hicimos por diversión y en cuanto nos dimos cuenta de lo que era paramos ¿no? – el dependiente. Sí; pero eso no me hace sentir mejor – el chico inmaduro. Son trescientas – me dice el dependiente. Gracias, hasta luego – yo. Muchas gracias, hasta luego – me dice.

-

“Mañana, si no sale voy por allí” fue lo último que escuché al salir por la puerta y me dio vueltas y más vueltas en la cabeza ¿para qué iba a ir por allí? No había hecho nada, en realidad casi le había obligado, yo sabía perfectamente... lo había utilizado. Pobres chicos, no podía dejar que fichasen a aquellos chavales, futuros genios, el susto ya se lo habían llevado, ahora iban a tener más sentido. Ellos habían aprendido su lección. Me tocaba a mi aprender la mía. Apuré tanto como pude en llegar a casa, me metí en la habitación, hice una copia del anuncio y lo metí en el bolso. Mamá, marcho, vengo tarde – yo. ¿Sales hoy? – mamá mientras yo cerraba la puerta.

Bajé a cien, asalté un taxi que pasaba por la calle y fui a la comisaría. Nunca había estado allí, me colé por la primera puerta que vi abierta. No se veía a nadie, sin embargo se escuchaba a gente, vi luz y fui hacia ella, entré, nadie me hizo caso, aquel debía ser el lugar adecuado si no me echaban sería por algo. Pregunté en un mostrador que había en la entrada y que era de suponer que sería el de información. Disculpe, venía por un chico que tienen aquí – como habían dicho que se llamaba, ah sí – que se llama Rafael. ¿Rafael y que más? Aquí hay mucha gente – dijo el agente muy serio, incluso se podría decir que borde. No sé que más, es por algo relacionado con lo de la tele – yo. ¿Con lo de la tele, eh? – el agente. Debe ser el que lleva Andrea – le dice otro en voz baja. 60

Raquel Couto Antelo

era un tipo grande. 61 Raquel Couto Antelo . Era alto. excepto uno de ellos que se me queda mirando como si acabase de ver a la cosa más maravillosa del mundo. ¿Dígame? – él con su voz profunda de “en qué te puedo ayudar. Viene por el chico que tiene Andrea retenido – dice el de información desde la entrada. dice él realmente desagradable – Como las otras siete que vinieron antes – dice otro muerto de la risa.¡Por favor! ¿podéis atender a la señorita? – el agente. Es cierto. supongo que se sentirán así. cosa que lo alteró aún más. porque no era normal. Me acerco a la mesa. se me echó encima como si me fuese a comer. de poco le sirvió porque la reacción fue en cadena y al resto se les puso esa cara que tienen los chulos de discoteca. que se creen los reyes del mundo. siguieron con la conversación. me clavó los ojos hasta lo más profundo del alma con rabia. seguía con su sonrisa encantadora y con aquella mirada. no se veía casi gente. la atenderán mis compañeros – dijo señalando a un grupo que estaba junto a la ventana. ¿Y qué? – dijo en tono repulsivo . menos mal que había una mesa por el medio. Sí ¿y que estarían haciendo? – seguro que son novios formales. porque ya me parecía que me estaba puteando. ahora su voz era más amable. ¿Y no será muy joven para ti? – dice él. ellos van girando la cabeza con cierto aire indiferente. tuerce por un pasillo y lo pierdo de vista. levaba una camisa blanca de manga larga remangada hasta medio brazo y unos pantalones azul marino. bueno. que para mi que la ponía para desconcertar. espere aquí un momento – se levanta y va hacia el fondo de la sala. moreno. a lo suyo. Ni se inmutaron. bastante fuerte. Si no estuviese tan nerviosa daría la vuelta para comprobar si de verdad me estaba mirando a mí. en cierto sentido era tranquilizador. vi a su compañero reaccionando como si de repente se diese cuenta de quien era yo y se volvió para evitar reírse en mi cara. Me sentía como si fuese una supertopmodel. A lo mejor le gustan jovencitos – dice otro casi tocando el suelo. ¡Quién tal le dijo! Le cambió la cara completamente. . En la sala había un montón de mesas llenas de papeles. a ti te gustan jóvenes – dice él con seguridad. El de la camisa blanca se acercó. Mire. me estaba derritiendo. en realidad era muy agradable. ordenadores.¿también nos vas a contar que es muy buen chaval y que no hizo nada? Seguro que estaba con ella en el momento de los hechos – dice el de atrás. pero está ocupada en estos momentos y no podemos molestar. Mientras me dirigía hacia ellos el de información grita detrás de mí. Los compañeros estaban tirados por el suelo con la risa. andarían vigilando y protegiendo por ahí adelante. guapa”.SUBLIMINAL - Muy bien. ese caso lo lleva la agente Louzado. se le puso una cara de mala hostia que acojonaba. En un momento que desvié la mirada.

¿Sí? – el de la camisa blanca. tanto que incluso noté un cierto arrepentimiento en su rostro. por todo lo que acabo de decir y además porque la persona que buscáis soy yo. y de que manera. ¿Así que eres tú? – el de la camisa blanca. Me miró. La prueba de que soy yo y no él – yo. Me vino bien. - El de la camisa blanca lo mira y el otro calla.¿y eso por? Pues. entre muchas cosas porque a vosotros no os importa lo que me guste o me deje de gustar – paré para coger aire. estos seguían con el cachondeo. Esperé a tener toda su atención y con toda la chulería de la que pude echar mano: Vine a deciros que el chico ese que tenéis retenido no hizo nada. estudiándome. ni porque me gusten jovencitos. no porque piense que es un encanto de chaval. Habrá que verlo. supuse que ese sería un buen lugar para que lo viese. tampoco vengo porque esté enrollada con él. Miran o que hay en el disco y hacen una llamada. pero la actitud del servicio público me tocó la moral de tal manera que me devolvió la seguridad. el de la camisa blanca viene hacia mi y me dice muy profesional. ¿Qué es? – él. ¿Qué es esto? – dijo extendiendo la mano para cogerlo. aquí el tono sonaba a cachondeo Cogí el disquete y lo tiré encima de la mesa. porque había entrado allí con miedo. Metí la mano en el bolso. esa es la palabra. Se echó para atrás. los compañeros se habían callado y estaban atentos a los movimientos del de la camisa blanca de las narices. Aparté el disquete y lo miré fijamente muy cabreada. miré desesperada hacia el de información y vi como bajaba la cabeza. Vine – sigo – porque quiero que lo soltéis. y en voz bien alta – habrá que pasarlo por el antivirus – como si yo fuese una terrorista informática y le da el disco a uno de los que estaba sentado mientras el me sigue mirando.SUBLIMINAL Hablaban y hablaban y no me dejaban ni decir palabra. se le había ido el desprecio de la mirada y volvió a preguntar: Dime ¿a qué viniste? – esta vez con la voz dulce del principio. saqué el disquete y lo puse entre la cara del tipo y la mía. Eso depende – dice uno. El de la camisa blanca se acabó poniendo realmente asqueroso. ya que tengo entendido que es un cretino. A los que estaban detrás les volvió a dar la risa y el de la camisa blanca me miró con ese mirar de perdonavidas que ponen los hombres cuando piensan que lo tienen todo controlado. Sí – yo. entonces – dice él mirando a los compañeros. ¿Ah sí? – dice el de la camisa blanca . Raquel Couto Antelo 62 . sí. Vengo – seguí – porque es la verdad.

Quedamos solos.¿y se puede saber como te llamas? – dirigiéndose a mi . había una mesa grande y varias sillas. ¡Dejadme en paz! – él – tenemos cosas más importantes de las que ocuparnos ahora – otra vez ese tonito. Vete a avisar a Louzado – le dice el de blanco al otro. Que hay Campos – dice ella sonriente . No creas – dice el petardo – aquí Campos sabe muchas cosas. en estos casos lo mejor es decir la verdad y hacer únicamente lo que una cree. pero lo que dices que hiciste es un delito muy grave ¿lo sabes? Sí – dije sin saber muy bien a qué venía aquello. primero vas a hacer una llamada a quien quieras. pasando de almas caritativas.¿qué tenemos aquí? Aquí la “señorita” dice que fue ella. ¿A qué no lo sabíais? – mirándolos de nuevo – sabes. Ahora su mirada era la de alguien agotado. que el chaval es inocente y además nos trajo un disquete un tanto – el de blanco. creo que no asimilaba la situación. Yo estaba toda entretenida observando cada detalle. te tomaremos declaración y a ver qué pasa. Todavía no te 63 - Raquel Couto Antelo . Estás a tempo de rectificar – él. - Lo miré sin saber si estaba tratando de ayudarme o tendiéndome una trampa. a veces se les olvida que son personas – dice con voz cómplices. ¿Qué hay? – dice el de blanco. Tienes razón – ella – mira Berta. el cachondo mental. Esto no es un juego – me dice en voz baja – está muy bien que quieras ayudar a ese chico. no había el espejo que sale en las películas. a lo mejor ya lo sabía – riendo. No quiero rectificar – dije con firmeza. fuimos para una habitación. sí era tan guapa como decían. si es cierto lo que dices la cosa va a ir de la siguiente manera.¿a qué esto todavía no te lo habían preguntado aquí mis compañeros? – y miró hacia ellos censurándolos. Campos. eso también le pasaba a los otros. parecía desear terminar cuanto antes. aunque parecía que no había dormido mucho. ya lo vi – interrumpe ella . El se levantó decepcionado y se fue hacia la puerta. Berta. La verdad. cuando la abrió apareció la famosa Andrea. Esperó a que me sentara. Tampoco era que los otros me tomasen mucho más en serio. me llamo Berta – yo. Detrás de nosotros viene otro.SUBLIMINAL - Ven conmigo – él. me señaló la silla invitándome a sentar. uno que conozcas o uno de oficio. Campos ¿qué vamos a hacer contigo? – dice ela. cogió una silla también y se sentó bastante cerca. después buscaremos un abogado. Detrás de ella entró el impresentable. Sí. pero había cámaras. casi pegado a mi. tenía la sensación de que se reía de mi.

Calla tío. así que si te quieres retractar de algo o de todo aún estás a tiempo. vaya situación para salir con mis tonterías. suplicando. ¿Y qué pasa? – dice Campos . porque este no es un tema que salga precisamente en la primera plana de los periódicos. Comprende que tenemos que verificar si nos estás tomando el pelo – Andrea. no quiero nada – yo. te dejamos – Andrea. por lo que no tendremos en cuenta nada de lo que has dicho hasta el momento. me miraba fijamente. pero tendrás que reconocer que alguna tenía. No. Muy bien. ¿Ah no? – yo arqueando la ceja. Ya te lo dije antes – y los otros dos miran hacia él extrañados – y te lo repito ahora. esto no es una coña – Campos – muy graciosa. todavía no – dice ella. ni sé como es. hablas como si lo presenciases todo y no recuerdo verte en el lugar de los hechos. Santi – le dice al asqueroso – tráele algo. no hace falta – yo. No. o qué? ¿Perdón? – dijo yo sin saber de qué va. traje el disquete del que me serví y no creo que haya otra forma mejor de demostrarlo. No gracias. ¿Cómo? – yo nerviosa. - - - - Raquel Couto Antelo 64 . como si desease que dijese que todo fuera una broma. quieres algo de beber. vamos que fui yo la que manipulo la emisión de los partidos. Pensadlo bien – dice ella – si quieres salimos. pero supongo que no será muy difícil ver si está mintiendo – con el tono un poco alto. el tal Campos.SUBLIMINAL hemos leído los derechos. Estuvo bien – dice el tal Santi – por lo menos tiene sentido del humor. Supongo que ya habréis soltado al chico. A ver si nos entendemos de una vez – dije armándome de paciencia – fui yo la que realizó esa “maniobra”.¿tú eres Dios. De cualquier manera es más de lo que vais a tener nunca. y además si tenéis un poco de cerebro sabréis que el chaval estaba fanfarroneando. Tengo poderes – no me lo puedo creer. ¿Seguro? – dice Campos. De acuerdo – dice Andrea – supongamos que todos sabemos que el chico no tiene mucha idea de qué va esto. fui yo. te tranquilizas y después hablamos. Que si eres Dios – repite él acercándose – o como explicas sino que sepas que al chaval le gustaba Andrea. El de blanco. nunca en mi vida lo vi delante. me salió sin pensar. un café – la tipa era agradable de verdad.

pero mirad que pinta tiene – Campos. Quedé sola.. ¿Y piensas ir a la cárcel así sin más? – Andrea. - - - - Campos salió de la habitación a toda prisa. con su encanto. – vais a soltar al chico ahora mismo. en que no iba a ir a la cárcel. que soltéis al chico de una vez para que pueda seguir con su vida y no angustiar más a su familia. Vamos. Ya te expliqué como funcionaban las cosas ¿no? – Andrea firme. Hombre – Andrea – caso cerrado. Andrea. yo firmo una declaración que voy a escribir en cuanto me dejéis un papel y un bolígrafo. pero ya se me ocurriría algo. Sí. creo que dejé de caerle en gracia. claro que lo sabía ¿y no serás tú – volviendo a mi – la que te lo estás inventando todo? Sí. Bueno. Raquel Couto Antelo 65 . cuando me pongo. Seamos realistas. empezaba a caerme bien. pensando en lo que había dicho..SUBLIMINAL Déjalo. lo más probable es que lo haya escuchado todo en algún ciber. Y Andre me miró diciéndome que me había pasado de chula. y terminará todo. qué por qué te parece la personificación de la inocencia no pudo ser? – Andrea – ella dice que fue y lo sabrá mejor que nadie. si no lo sabía ella se lo acabas de contar tú – Andrea – la chica es lista. lo de las emisiones era la tapadera de una banda de seductores de policías – cachondeándose del de blanco. no sabía muy bien cómo. Santi salió detrás de él porque. A sus órdenes majestad – Campos. para ligar contigo – Santi – no me digas más – riendo. ¿Qué me vas a decir. para mi que le dio algo y necesitaba reanimación. si no os importa – yo – me gustaría terminar con esto cuanto antes. era un cachondo mental. el pobre. no pienso ir a la cárcel – y me quedé tan ancha. no daba aguantado la risa. se levantó y marchó cerrando la puerta detrás de ella. pero ahora te voy a explicar yo como va a funcionar esto – mi madre. No.

este casi le va a la chepa – Santi. debo confesar que me tardaba llegar a la tienda y ver que cojones había tan interesante en aquel escaparate. y yo aguantando al niñato – Andrea. Nos miramos y decidimos esperar donde estábamos.. al final no iba a poder estar mucho tiempo allí mirando. yo iba observando. seguro.SUBLIMINAL Capítulo 7 ¿Pero a ti qué te pasa? – Louzado – primero tratas de influir en la testigo. me llamó la atención porque venía de frente. gente que iba y venía. botas de montaña. No sabíamos lo que estaba mirando. mirando para mi. tenía un aspecto corriente. – y se echa a reír. Él hablaba. muy blanca por el trozo de cara que se le veía y tenía la nariz roja. un abrigo bastante gordo. vaqueros. Todo el mundo paseaba tranquilamente. Santi también se dio cuenta de la maniobra. volvió atrás y se quedó mirando fijamente un escaparate. los de los perros mucha guerra dan. aquí se hace lo que yo digo. pero lo hacía con mucho interés. era imposible que estuviese disimulando. estas mujeres siempre pensando en lo mismo. tío. y tengo la impresión de que estás yendo un poco por libre – hace una pausa y mira a Santi – y tú para de reír de una puta vez. no sabíamos si trataba de ocultarse. ya no aguantaba más. ya puede ser que cenó ensaladilla. con cien ojos por ver algo sospechoso. ella estaba blanca. ¡Parad de una vez! – yo. Raquel Couto Antelo 66 . llevábamos un tiempo algo alterados. Claro que lo saben. Seguro que la había visto antes. mirando escaparates unos. pero siempre tiene algo divertido que contar. fue como si nos viese y tratara de esconderse. que lo hace con tal gracia que te partes. iba hablando. Conforme me acercaba el abrigo parecía más exagerado. la ciudad no es tan grande y nosotros la pateamos bastante. Recuerdo la primera vez que la vi como si fuese hoy. un día tranquilo. lo necesitaba. Dejadme en paz – yo. La verdad. en el trabajo es muy estricto. No ¿quién es? – Andrea. Cuando terminó el estudio siguió su camino y vino hacia nosotros. cuando estaba a nuestra altura sacó las manos de los bolsillo y se sonó la nariz. no sé como se arregla. ¿Lo saben los demás? – Andrea. No ¿es famosa o algo? – mira a Santi – ¡hostia! Esa es. - Marché. Aquel día también me pasaría desapercibida si no fuese por la reacción tan extraña que tuvo. Nosotros esperando. era ella. aunque es un profesional. un trapo cualquiera. esto se avisa. no sabíamos quien era. la tipa se presentó ahí delante de todos con el disquete en la mano. pero si lo hizo a propósito no le iba a salir mejor. mi compañero. es imposible hablar en serio con él. la verdad es que tampoco hacía tanto frío. está seguido de broma. Santi. cubriendo toda la cara.. ahora te marchas sin más. no sé como lo aguanta su mujer. paseando el perro. que ya me tienes harta ¿se puede saber qué te hace tanta gracia? ¿No sabes quién es la tipa esa? – Santi. corriendo detrás de los niños otros. ¿Pero no la reconoces? – Santi. tío este caso es mío. de repente alguien cambió de sentido bruscamente. daba una vuelta y otra como si tratase de ver lo que fuese desde todas las perspectivas posible. por si trataba de evitarnos. traía la cara de quien acaba de ver la octava maravilla. salí fuera a fumar un pitillo. Joder.

levantó levemente la cabeza y se marchó riendo. y conseguí dormir unas horas. Sí. No estaba tan blanca. no seas malo. Al día siguiente nos tocó la misma ruta. Tal era la angustia que en el medio de la noche llamé a mi jefe para contárselo. 67 Raquel Couto Antelo . aunque no podía entender dónde se había metido. no te voy a comprar el vestido – dice Santi echándome la mano a la cabeza – ya te dije que no. el modelito era el mismo del día anterior. mirando de un lado a otro. pero lo pillé más de una vez clavándole la mirada a chicas que cumplían con la descripción de ella. andábamos a la que saltaba. coña. Aquella noche no pegué ojo. Ahora entiendo eso de un vestido que quita los sentidos. Bonito es – yo. iba a estar buena y todo. ¡Ay mi amor! – dije siguiéndole la cómpramelo. Claro que estas tías dan muchas sorpresas. ya está bien. yo con estas mariconadas y ella a mi lado. Estás hecho un lince. todo tranquilo. mejor será – yo. Era coña tío ¿la seguimos un poco a ver qué hace? – Santi. no insistas – seguía él – ya te dije que no – tratando de hacerme girar la cabeza con la mano – no haces más que pedir. me alegré de no tener novia porque si se me para delante de un escaparate de estos me da algo. como decirlo sin faltar. No insistas más cariño. a lo mejor no le sentaba mal el vestidito. De camino a casa Santi no paraba de decirme que seguramente fuera impresión nuestra. pero tenía las piernas largas. seguro que se estaba partiendo el culo a nuestra cuenta. me mandó a la mierda y me dijo que no se me ocurriese volver a irle con mis comeduras de tarro a esas horas de la noche en lo que me quedaba de vida. si pasaba algo. venga cariñín. Te juro que ni la oí – yo. ¡Joder. la seguí con la mirada. no era muy alta. No le pegaba mucho con su estilo. Santi! – yo. Así que si mi jefe no se preocupaba. no es precisamente mi tipo – Santi. era de un color parecido al rojo y de esos con pedrería que cuestan un ojo de la cara. siempre pensé que era por el precio. seguro que es de esos que hacen milagros con los monstruitos. Recordé que no había ido a mirar lo que tenía el escaparate y al pasar por delante paré. Casi muero con la vergüenza. Pero cuando tratamos de verla entre la multitud. si lo pude evitar. Hombre. estaba visto.SUBLIMINAL - ¿Qué te parece? – le dije a Santi. chaval – me dice Santi – la tienes al lado y ni te das cuenta. marimacho. había desaparecido. nos dio muy mala espina y echamos a andar calle abajo. menos me iba a preocupar yo. un vestido. pero ya veo que no – Santi. y el Santi. con voz de niña – - No. Santi decía que no pasaba nada. como nos la había podido jugar de aquella manera. que cabronazo. ni siquiera tenía el precio puesto. ella era más bien. así que uno ya se imaginaba. no pudo desaparecer tan rápido. que no sería nadie. entramos en un par de cafeterías y tampoco estaba. que cobraba para eso. se salvaba que era delgada y aún disimulaba algo. además ese color no te va.

Tampoco era tanta cosa y no sé porqué a veces paraba delante del escaparate para verla. y cuando nos juntábamos comparábamos las posibles descripciones para comprobar quien la había encontrado. De acuerdo en que tampoco era algo tan importante como para preocuparse. lo miré detenidamente. Lo del gimnasio era un coñazo. empaquetada hasta las orejas y más sosa que el pan sin sal. además era de un tipo bastante común. poco a poco empezó a fluir la sangre de nuevo. Cambiamos de ruta por unos días y cuando volvimos el vestido ya no estaba. con decir que era baja. Santi no decía nada. Logré controlarme y comencé a andar en círculos para no enfriar y coger aire. Pasó algún tiempo hasta que la volví a ver. por dos motivos fundamentalmente. muchas veces se lo habíamos hecho a otros. aquel no tenía nadie de especial. ni en los días siguientes que pasamos por allí. buscando a Wally como quien dice. La pobre llegó a monstruo en poco tiempo. llegaron a traerme una rosa roja con una nota firmada por “la chica misteriosa” y si me despistaba por cualquier razón venían con lo del enamoramiento. había otro en su sitio. Era el primer día y se notaba. lo que me molestaba era que la ansiedad por volverla a ver era cada vez mayor y ellos no hacían más que aumentarla. los ojos fueron solos hacia ella. menos de tabaco y un poco más de ejercicio. en ese sentido quiero decir. Dio vuelta y yo esperé antes de correr detrás de ella. estaba hecho una mierda. con la mirada perdida. Correr y fumar son incompatibles y este último era más fuerte que el primero. no tenía suficiente sino que de cada vez aumentaba un defecto. Aquello transcendió de nuestro grupito y pronto todo el departamento estaba en el ajo. la que le cayó a Andrea la noche de la despedida de soltera fue criminal. Eso. le venía la vida a la cara. Venía andando muy despacio. en lugar de aborrecerla cada vez le fui cogiendo más cariño y creo que los demás también. pero había decidido intercambiar las dosis. prefería salir a correr. pero bien me veía y soltaba picadas y andaba con cuentos con los compañeros de que estaba enamorado. además. uno negro. llorando por las esquinas por culpa de una dama misteriosa y cuando le preguntaban por la descripción de la susodicha venían las coñas. había una especie de juego secreto. Santi era el armadanzas. a mi las coñas del otro me hacían gracia. no sé si esperando a que ella volviese a aparecer a mi lado. me hizo estar a la que saltaba. miraba a la gente que iba y venía. era de las que les gustaban los perros. Mucho me putearon. mismo pensé que le iba a largar una patada a aquel perro. en el paseo siempre hay mejores vistas. La vi de lejos. traté de aguantar. no sé como se apañaba para sacarle punta a todo y cando no era uno la víctima se pasaba de miedo. Sin embargo. Pero no apareció. nos partíamos el culo en las horas muertas a cuenta de la chavala. se le plantó allí delante mirándola y ella sorprendida le regala la mejor de las sonrisas y le cede el paso. en un momento de lucidez di parado y no fue mala idea porque tenía las pulsaciones al límite. había ido a correr al paseo. En realidad. con lo que podía aparecer cualquier cosa. desde que volviera había pasado bastante del ejercicio físico. por mantener el tipo no me tiré allí en el medio y medio. por ver si veía por donde Raquel Couto Antelo 68 . igual no le gustaba el vestido nuevo.. de comenzar a correr de nuevo. la idea que habíamos proyectado era bastante distinta de la real.SUBLIMINAL - No me vengas con caralladas. relajarme y volver en mi. fui hacia la barandilla y me apoyé en la pose más digna que mi estado me permitía. sin duda. Las bromas eran divertidas. pero estaba seguro de que era ella. que era lo que de verdad me pedía el cuerpo. Y no me lo compró el muy cabrón. que ya te dije que no te lo compraba – Santi. casi nos mata a todos.. y cuanto más me cabreaba más agudos se ponían. Me notaba en baja forma. quiero decir. ni siquiera estaba de servicio. muy seria. a veces pensaba que si la volvía a ver ni siquiera la reconocería. tenía pinta de morder al primero que se le cruzase en su camino. y ya casi se podía decir que estaba fondón. y no lo hizo. vaya por Dios. No la había visto muy bien. la presión se hacía cada vez mayor. estaba empapado en sudor y el aliento no me alcanzaba. Parecía otra cuando sonreía. porque llegó un momento en el que el juego dejó de hacerme gracia.

Chicos. me gustaban un poco más maduras. Hmm – Santi. apareció la sosita – Santi..¡hombre! Va a ser que apareció la dama misteriosa. ¿No? – Santi. Me gustan con un poco de aguante – yo. Se escucha música de violines – Avendaño . ¡No jodas! – Louzado – por eso venías tan contento. una que babea por los perros no era precisamente mi concepto de mujer ideal. esta tipa tenía un aire infantil que me resultaba repulsivo. ella todavía seguía por el paseo y a mi ya se me estaba haciendo demasiado tarde para ponerme de vigilancia. digo yo. No dormí muy bien – yo. estaba deseando contarle que la había visto ¿pero por qué me gustaría? ¿Y esas ojeras? – Santi. y si no mejor. a mi. No dije nada. Nada que enseñes las piernas y ligas ¿eh cabrón? – Santi. Claro.SUBLIMINAL se metía y para que me vise en plenas facultades. vestía como si tuviese quince años y se le notaba bien que pasaba de los veinticinco. Id a la mierda todos. no había necesidad ninguna de que me diese un achaque delante de ella. Decidí volver a casa y que ya la vería si cuadraba. Sí – dije tratando de contenerme.. me mira . No ligué – yo. Ya. que os den – y metí la cabeza en los papeles.! ¿Cómo fue? – Santi – cuéntanos. Ayer no – yo dejando las cosas claras – o por lo menos que yo me diese cuenta. como decirlo. ¿Qué a qué viene esa sonrisa? Tienes un bajón de azúcar o que.. cabronazo. tú para las que se desmayan ni miras – Santi. - Raquel Couto Antelo 69 .¡qué romántico. Cuando adelanté. entonces esa sonrisa ¿qué? – Santi.. empezamos el día con buen pie. ¿Qué de qué? – yo. ¿Qué hay para hoy? – yo. pero Santi me caló enseguida. Muy contento te veo hoy ¿parece que el ejercicio hizo milagros? – Santi. andas lento hoy – para. Vete a rascarla Santi – dije haciéndole gestos para que bajase el volumen. esperando a que escampase.

los otros parecían vivir más acorde con su edad. o hasta que la herede. ni por la noche. me arrastró a Latino. por encima borracha. mirando como baila el resto y aquí entra la chiquilla de mis ojos. malo sería que no cayese algo. me estaba poniendo de peor humor. buena cosa. ¿Iría más ligera de ropa por lo menos. el tío era un profesional. en realidad no me molestaba. les había dicho que no estaba de muy buen humor así que Xosé. algún baile. ya me llegaba aguantar a los otros. ella no tenía pareja. siempre acabamos allí para curar la depresión y eso que pocas veces nos comemos una rosca. Santi no hacía más que mirar para mí a ver si le contaba algo. yo no paré de murmurar. que por encima tenía libre. al llegar el fin de semana no tenía plan. Que manía le tienes a los perros – Santi. No bailaba mal de todo. Algo más sí – yo. ¿Le echarías una de esas miraditas tuyas. ni trabajo tendrá. seguro que va a vivir en casa de sus padres hasta los cuarenta. Sí y de botas – yo. se veían muy compenetrados. no? – Santi. Y el resultado fue que aquel viernes. la llevaba abrochada – yo. eso sí. Seguro que no se había depilado. “hay que beber menos” “ya tienes edad Raquel Couto Antelo 70 . ella no. Ni me vio. con decirte que en lo único en lo que se fijó fue en un puto perro – yo. gente que no le pegaba. se podría decir que con cara de perro pero ya es demasiado. pero yo también bailo muy pero que muy bien. ¡Para joder! Que no hay nada que contar – yo. La noche no estaba yendo mal del todo. menos mal que los baños están como están y aguanté. Xosé estaba de ligue con el bombón que tenía al lado y yo me acerqué más hacia donde estaba ella. no sé siquiera si tenía pensado bailar. venía con más gente. Se dio la vuelta y con una sonrisa de “soy tan cándida e inocente” me pidió perdón. Ella siguió como si nada. andaba con la cara larga. le sacaron punta a todo lo que pudieron. Una chaqueta de lana y no sé que más. Cuando quedamos solos. no? – Santi. contaba con tener de sobra y ni me había molestado en coger la agenda. siempre anda de paseo toda despreocupada. hombre. parecía que se conocían. Quedé con los colegas para salir. En una de las vueltas perdió el equilibrio y tropezó conmigo. está mal que lo diga.SUBLIMINAL Pero no escampó. pero sentía cierta “envidia” del tipo que bailaba con ella. con ellos. ni una ¡manda carallo! Tanto aguantar los vaciles para nada. Se pusieron a bailar. Nosotros dos apalancados en la barra. me faltó poco para vomitar. al principio todos juntos y después poco a poco se fueron emparejando. por lo menos. me alejaba del tema de moda. bailó un par de piezas con un tipo que tenían al lado y que no perdió ni un minuto en cuanto la vio sola. Lo que me jodía era que me gustaba igual. eso no se lo aguanto yo a una tía. que es un colega cojonudo. mucho no me apetecía. porque me había cuidado muy mucho de no decir ni palabra. dale para aquí y para allá. Hmm ¿de vaqueros? – Santi. ¿Y? – Santi. El plan de ligar por sensible no dio resultado. con la esperanza de que me alegrasen la noche. las compañeras se ponían muy cariñosas con eso de “estar enamorado”.

Fuese lo que fuese estaba hecho una mierda. por mi no te preocupes.SUBLIMINAL para tener sentido” y todo lo que se me pasó por la cabeza. para mi que te mira un poco mal – yo. Y con el escote tan bajo. que fue bastante pronto. pero no se escuchaba muy bien con la música tan alta – Xosé. ¿Y ella no te había dicho nada? – yo. vaya noche que llevas – Xosé. - Salimos y anduvimos de ronda.. yo los escuchaba con total claridad. Pues venga y pásalo bien.. la falta de costumbre. – Xosé. Sentí la mano de Xosé en la espalda. Igual sí.. me agarré a su pie como si se me fuese la vida en el. por lo menos para que diese recordado donde había aparcado el coche e ir dormirla a el. Noooo. Ya te digo. No me pasa nada. aquel de dos metros que me mira fijamente – Xosé. Nos encontramos con el resto e hicimos fiesta nosotros solos. Como estaba la. 71 Raquel Couto Antelo . Es raro que beba. Cuando se cansaron de pasearme. que la tipa tiene novio – Xosé.. Xosé estaba un poco salido. bueno. – yo. estoy de malas. más bien andábamos de caza. Debió ser algo que me sentó mal. ni que me conocieras – me miró con cara de cachondeo – ya tenía las llaves del coche en la barra cuando me viene este por detrás a ponerme las pilas. hay días así. cubre mi parte también – yo. Venga a hablarme e a intentar que reaccionara. pero no daba articulado mis cuerdas vocales. casi lo tengo asociado a la misa. pero ese día agarré una borrachera de carallo. ¿Así que ligaste con la mujer invisible? – Xosé.. sólo debo pesar unos veinte kilos más que ellos. ¡Joder! – yo. me aparcaron en una farola. que no cenaste bien.. Pero hombre ¿no le entrarías? – yo. No tuvieron suerte. tampoco había bebido tanto. ¡Chicos! – Xosé – disimulad. ¿Tú crees? – Xosé. ahí viene una tía. ¿Qué? – yo. no me quiero ni ver en la misma situación con Santi. que cada uno de ellos quiero decir. a ver si me despejaba. en las bodas. sola. – yo Quiero – Xosé. no los culpo. en ocasiones. ¡Qué si estás hablando solo! Me cuentas lo que te pasa. funerales y todo eso. menos mal que era Xosé. y ellos mientras me iban soltando poco a poco por ver si me tenía en pie. yo agarrado a la farola y él en el suelo partiéndose a mi cuenta. entre Xosé y Alex me llevaron a tomar el aire del mar. ¡No hombre! Que si marchamos nosotros. Lo que siempre te dicen. Oye. si quieres marchar.

por la tarde me llamó Xosé. ¡Ni tocarla! Es mía – salió de mi garganta obedeciendo más al corazón que al cerebro.. en la segunda vuelta me fijé mejor. Las tías son la hostia. cabrón aparta de ahí. tengo la espalda deshecha de cargar contigo y eso que tienes ascensor – Xosé. Será hijo de puta y después me llama obseso a mi. Y no sé que dijo el chaval de que iban para casa. En aquel momento me alegré de que no vistiese como las demás un viernes por la noche. o una manzanilla si lo prefieres – Xosé. tranquilo. y yo porque no me había decidido antes. ¿Cómo te va? – Xosé. pero el estilo era inconfundible. os voy a empapelar a todos. Pues no lo era. si había vuelto en mi. pues como a todas les dé por ahí ¿qué vamos a hacer nosotros? Tengo que ponerme en forma.. pensé. miramos hacia donde señalaba. Un café hombre. baja y tomamos algo – Xosé. vaya sorpresa me dio. allí desperté el sábado. No me riñas – yo. Esta se va con cualquiera. 72 Raquel Couto Antelo . hasta que Alex me dio arrancado de la farola y arrastrado a un taxi. a parte de la resaca de campeonato.. a lo mejor ahora estaría en camita muy bien acompañado y no con estos. Sí – yo.SUBLIMINAL Con toda la discreción. para vestir santos. me dejaron en casa. de la que se puede disponer en tales circunstancias. claro. por lo que veo – Xosé. Me despejé de repente. cabrón! – Alex. ¿Bajas ahora? – Xosé.. Vale – yo.. Venga. Cuando abrí los ojos. ¡Resucitaste. di apoyado la nariz en el escudo de la farola y conseguí estabilidad en la observación. yo pensando que era el estandarte del puritanismo y mira tú. Pero si podía ser su hijo y por encima los amiguitos felicitando a la pareja feliz. Sí era ella. Mal – yo. Estaba llegando a nuestra altura y yo casi preparado para decirle algo que fuese un poco más agradable que antes y aquel niñato desgraciado le pasase la mano por el hombro como si fuese suya. si llego a saber que con pasarte a una tía por los morros ya llegaba. Me alegro. porque la cara no se la veía muy bien. Estuve desbarrando algún tiempo más. mujeres. pero de momento aún no me gustan ciertas cosas. Esta tía era una asaltacunas. para ver si estaba. Es un putón. tengo que dejar de fumar y nunca jamás en la vida volveré a beber.. ¿De dónde habría sacado al bebé? Si no hacía ni una hora que la había visto más sola que la una. por eso ni se fijó en mí. que son muy buena gente sí. Era ella. – Xosé. ¿Tomamos qué? – dije mientras se me revolvía el estómago. tenía una tristeza que no di arrancado en todo el día. Mira que si le gustan jóvenes. Sigues de mal humor. sin comerse una rosca.

No me pasa nada. Lo siento – dije yo dejándome caer en la silla. A ver hombre – dice Xosé. quien sabe cuantas horas llegaba tarde. Por nada. aficionados. ni nada – yo. con mirada de padre. Después de conseguir meterme en la ducha y abrir el grifo casi controlaba todos mis movimientos. casi nunca salen como esperas y a lo mejor eso es lo más interesante de todo – Xosé. diciendo suéltalo que te voy a entender – me vas a contar de una vez lo que te pasa. hoy las cosas van muy despacio – yo. nunca hablé con ella.SUBLIMINAL Dame una hora. se supone que el experto eres tú – Xosé. no la doy sacado de la cabeza y por encima ayer no. Boh – yo. Ya. Ya. comprende que no te dé consejos de cómo ligar.yo No pensabas encontrarla y no preparaste un plan de ataque – Xosé. pero el eterno enamorado eres tú – yo. No. No te hace caso – Xosé. ibas ciego tío – Xosé.. ¡Coño! Te debió gustar bien ¿te acuerdas de ella? Me extraña que la vieses. sólo estoy cabreado – yo. pensé que caería alguna compañera – yo. ¿Y por qué? ¿te lo voy a tener que sacar a la fuerza? El de los interrogatorios eres tú – Xosé. es que las cosas no siempre salen como un espera – yo. Ah. 73 - Raquel Couto Antelo . Corta el rollo – yo sin ganas. Sólo la conozco de vista. La tía aquella del paseo – yo. Ya la conocía – yo.. Aún así ¿qué pasa? ¿te gusta? – Xosé. . entonces – dice él con sorna – no te hace caso porque aún no te conoce. Bajé y fui al café de siempre. Más o menos – yo. Xosé me estaba esperando. En realidad. – Xosé. me desarma cuando me mira así. Te libras de que no salimos juntos porque si no ahora te estaría montando un número – Xosé. Yo que sé. ¿Estás enamorado? No me vaciles – Xosé. Vale ¿de qué va? – Xosé.. Dice boh..

si podía aprovechar. seguramente son vecinos o aún puede ser su hermano – Xosé. Perdona ¿antes me dijiste que te gustaba o que la odiabas a muerte? – Xosé. Porque por culpa de la tipa esa todos me vacilan en el trabajo y las tías se ponen muy sensibles con esto del amor – yo. si hay juicio estás perdido – Xosé. Diecisiete o dieciocho – yo. ¿Lo viste? – yo. Vaya. seguro. ¡Qué quieras que te diga! – yo. claro que no soy un experto como tú – Xosé. Tío que error de cálculo. A ese sí que lo conozco – Xosé. No sé. ¿Crees que se enrollarían? – yo. me tiene cara de solterona – yo. Hombre no sé. Me refería a ella – Xosé. pero es que me pone de los nervios ¿Y la viste con aquel crío? – yo. Es cierto – yo. pensaste que alguna se ofrecería a consolarte – Xosé. tranquilo tío – dijo riendo – tropezó contigo y poco más y le pegas. Eh. ¿Tantos? – Xosé. Sí. 74 Raquel Couto Antelo . Es un poco pequeño para ser su hermano – yo. Todito. ¿Cuántos años tendrá? – Xosé. ¿Qué me dices? – yo.SUBLIMINAL - ¿Y si te gustaba la otra como era que pensabas? – Xosé. le calculo sobre los veinticinco – yo. a todo esto ¿la tía esa no era una que estaba en Latino? – Xosé. ¿Sí? – dije emocionado. además. Sí ¿qué pasa? ¿a ti también te gusta? – dije alterado. si me la pones entre otras cinco no sabría distinguirla por su estado civil. tiene casi setenta años y no me atrevería a llamarla solterona. Joder. vas recuperando el aliento – Xosé. Claro. mi tía Mercedes es soltera. Si es un niño. Juega en uno de los equipos de Xesús – Xosé.

El caso es que la vi alguna vez más por la calle.. pero más o menos todo volvió a la normalidad. pero trátala como a una persona. tipo comedia romántica ¿no sabes? Y en cuanto la tengo cerca se me altera la neurona – yo. Bueno. a lo mejor tiene razón. con un cierto desasosiego. Xosé diría que no sólo es una impresión. que simpático. No lo puedo evitar. lo que era peor. pero yo estaba a lo mío y no le pude prestar la atención que el asunto requería.. para una que tienes. igual debí decir cama en lugar de casa – Xosé. te salió rebelde – Xosé. Puede parecer que soy un insensible. - Le había dado tantas vueltas a la cabeza que quedé dormido sin problema. que no tenía porqué se como yo pensaba y que sería interesante conocer la algún día para ver como era realmente. que no fuese yo. Ha.. Mira vamos a dejar el tema porque ya me está calentando – yo. no? Si te gusta habla con ella. sólo que siempre he procurado pasar un poco del rollo sentimental y da la impresión de que veo a las mujeres como un objeto de placer. Pues ella se fue muy bien acompañada para casa y tú. y no. Con el tiempo fui aceptando que era una persona como otra. Vaya.SUBLIMINAL - A mi me lo parece. mira allí va” y por otro Xosé que alucinaba con lo de mi enamoramiento. porque. no me dejaron olvidarla. Raquel Couto Antelo 75 . claro. pero al día siguiente me levanté mal. – Xosé. Por un lado Santi que no paraba de comerme el tarro con lo de “mira. el trabajo es lo primero.. cuando pienso en ella todo es muy idílico. Eso sí – yo. que se enrollase con cualquiera. A los compañeros se les fue olvidando el tema y dejaron de tomarme el pelo. – Xosé Yo también – yo. que le voy a hacer – yo. me andaba en la cabeza lo de que tuviese novio o. tío. ¿Ere un poco machista. ha. Fue un momento de paz antes de la tormenta. Santi seguía en su línea.

no hasta esos extremos. “Lo de siempre. Sam” esa parecía la conversación. No dejaba de ser un tema de conversación como el resto. todavía no hacía tanto del anterior. volvimos a hacer un rastreo. cuando crees que te está llamando incorruptible te está diciendo que no tienes cerebro. hasta yo me sentía feliz porque ganaran esos tocahuevos. lo recuerdo bien. pero había cierto tráfico de información que nos podía resultar muy útil. que a ti nunca te van a manipular”. No iba empaquetada hasta las orejas. La verdad es que el peligro siempre está ahí. y el muy cabrón me seguía las coñas. no me lo puedo creer. hay que colgar al culpable. Cerré los ojos y recé. vaya coña. ¡Hostia! ¡y con modelito de verano! – yo – no tiene mal tipo ¿verdad? Puede pasar – Santi. el dependiente le señaló los ordenadores. empezó a apoderarse de mi una cierta angustia y aquel pinchazo en el corazón otra vez. Tardó bastante en salir. allí se cocía de todo. no tengo precisamente una profesión de las que dejan a uno dormir tranquilo. Entró en el ciber. Más tranquila. sin embargo esto era distinto. O casi. Pusimos bajo vigilancia cualquier posible centro emisor. a veces tenía la sensación de que era una coña y de que era imposible que algo así ocurriese en la ciudad más tranquila del universo. trabajando sin descanso. no hubo excusa posible el día de la firma del famoso convenio. En realidad nadie tenía una idea muy clara de lo que buscábamos. Después se empezó a hablar de la manipulación de los medios. recé para que ese día no Raquel Couto Antelo 76 . no lo podía creer. pero aún seguía teniendo ese aspecto de spice deportista que decía muy poco a favor de su madurez. pensar que alguien estaba jugando con mi cerebro me hizo sentir desnudo.. tonterías. ella hizo un gesto con la cabeza y se fue a sentar. se lo conté a Santi y me tranquilizó “tú no te preocupes.. yo no me perdía una y no había notado nada raro. que en todas partes se cuecen habas. la tensión espesaba el aire. el comentario dio la vuelta al mundo. listo y que entienda. Ya no se pudo contener la situación.SUBLIMINAL Capítulo 8 Los rumores se hacían cada vez más fuertes y tuvimos que movilizarnos. no hablaron mucho.. a saber que hacía este mirando la televisión. a mi me pareció mucho tiempo. Aquello era distinto. más bien un locutorio. andábamos todos con los nervios de punta. Al final obtuvimos la recompensa y vuelta a la normalidad. la señal de las supuestas emisiones procedía de aquí. nunca se enfada. era uno de esos que hacen fotocopias. ya hubo problemas unos años antes. tienen cabinas de teléfono y conexión a internet. ¿estaría cambiando de chaqueta? Me acojoné.. controlábamos uno de los cibers más “activos” de la ciudad. yo celebré. es lo bueno que tiene. ¡Mira! la princesita – dice Santi. puerta por puerta a ver si encontrábamos algo. Saltó la liebre y a nosotros nos comenzaron a apretar las tuercas. de no sé qué le pasaba a las retransmisiones de los partidos de fútbol. al final hubo un despendido público. una sensación extraña. fue donde la volví a ver. estaba con lo del final de liga. La saludaron como si fuese habitual. joder. Fue en una de esas vigilancias. Pero la teoría de la manipulación dejó de ser pura teoría y se convirtió en una realidad el día de la final de la liga. ya nos entendemos. no era para menos. que sentía no sé qué que le hacía quedar relajado después de los partidos. Santi decía que sí. hoy en día cualquiera un poco listo puede intervenir una señal de televisión. otro. cuando nos lo dijeron sentí una punzada en el corazón. ahí no valía lo de la deportividad. aquello no era normal. lo quemé a más no poder. hacía días que no pensaba en ella. yo. Esa fue la del desquite. En la central debían llevar tiempo trabajando en el tema. para mí que era un bulo para joderle el negocio de las retransmisiones a alguna cadena. aquel era un delito muy grave.

no paraba con lo de los cuernos. Santi quedó sol vigilando el ciber. es como una feria y además puedo fumar con total libertad. otra compañera. y a otras cosas. es la mejor. se le encendió la cara cuando vio a Andrea. igual vivía cerca o le quedaba de paso. se ve que es una chica agradable – y lo dice con ese tono pícaro que tiene. no sé para que le conté que la había visto con aquel tío. supongo que se quiso hacer el listo con Louzado. Le pareció interesante un comentario que oyó en un café y quedamos en seguir con lo que estábamos a ver que pasaba. el chaval había largado cuanto pudo y más. chico – Santi. siempre les acababa pudiendo la vanidad. Yo estaba conectado en el del medio.¿la chica? Para mi que debe ser muda. ¿Qué? – yo. porque era la única que tenía algo. el tío con total confianza se pone a hablar con Louzado como si la conociese de toda la vida. para que aquello fuese una casualidad. así que fui con ella. sin la presión de que alguien que no fume me mire mal. Nadie acierta siempre. dice que preguntar es limitar las respuestas. ella le lanzó una de esas miraditas sensuales que hasta me hizo sentir celos. Se sentó con ellas. en el de la esquina estaba Manuel y Andrea estaba en una mesa tomando un café con Sonia. Tranquilo.SUBLIMINAL hubiese emisiones. ya sale. quien más quien menos le daba al tabaco. tienes suerte. Igual sí – yo. Están bien estos sitios. los que andaban de “infiltrados” tuvieron algo más de suerte. ella como si nada y deja que las cosas vayan cayendo sin darles demasiada importancia. Vi algunas caras conocidas. la verdad es que es un bombón. eso también se me hace conocido. había un grupo que debían ser amigos del colega de Andrea. cosas que encuentran. ¡Santi! – yo de los nervios. La pista de Andrea tendría prioridad.. Ah ¿hizo algo? ¿dijo algo? – pregunté desesperado. pero aquel no era el momento. Santi estaba a lo suyo. esta juventud. reconocí la actitud en seguida. hay ambiente de camaradería. todo el mundo se conecta a internet.. Andrea había dicho que un chaval le había contado que allí había madera. sorprendido . Me relajé. yo olvidé el tabaco y di Raquel Couto Antelo 77 . esta gente no es capaz de hacerla y callarla. miraban hacia allí y hacían bromas. se acaba de levantar – Santi. tú espérame a la salida que te voy a poner a andar. mejor. Sonia se levantó y vino a sentarse a mi lado. Ahí te sale – Santi. Andrea tiene un estilazo de primera. no maduramos nada. le acaba de dar las gracias al dependiente – para – mira tú que sonrisa el echó. a los compañeros les pasara más o menos lo mismo. Llegó el individuo en cuestión. vas a tener que vigilarla. yo he pasado horas por la red. La princesa. mira. todos se intercambian trucos. Pasamos allí todo el día y no encontramos nada fuera de lo normal. No. Marchamos muy discretamente. andan de un ciber en otro. ni se dio cuenta de mi angustia. al chico se le caía la baba. lo hacíamos nosotros cuando alguno ligaba. A una señal de Andrea nos levantamos todos.. ¿Quién? – Santi. Pero no eras tú el que decía que era sosa – yo.. total no había mucho que hacer.

Eran las siete de la tarde cuando por fin se empezaron a mover las cosas. no suelta prenda – Manuel. a mi me dio pena. el contenía el aliento. Manuel entró con ella. la metí en una bolsa de plástico y la cerré. Se está poniendo muy nervioso – Manuel. hasta que consiguiese más. le gustaba más el trabajo de oficina. Nosotros esperamos fuera por si había que salir. Y marchamos como los de Corrupción en Miami. lo único que hace es tontear con Andrea. ¡Campos! – era Andrea – vamos. esa no era nuestra guerra en aquel momento.. que conozcan a algún amigo. al pobre le estaba dando una taquicardia. le extendí la mano y le indiqué que me diese lo que tenía. siempre lo decía. miraba para nosotros con una sonrisa prepotente que pedía dos hostias. una especie de aviso. puede que sepa quien lo hizo. Manuel salió a tomar un café. entre las caras de desconcierto había una de pavor. 78 - - Raquel Couto Antelo . Supuse que de momento era suficiente. Yo daba vueltas por allí. era un niñato. Vamos a dejar que llame a la familia y luego seguimos – Andrea – puede que los padres nos ayuden en algo.. sacó un paquete de papel con provisiones para un mes. era lo suyo. se le notaba. a veces nos pasamos de guays. Ya veremos dentro de unas horas. “te tengo controlado chaval”. mala señal. todo el día perdido por culpa de este retrasado – toma aliento – de todas maneras algo tiene que saber. le resultaba muy interesante revolver en casos viejos. porque me pilló de buenas. A Manuel le dio la risa. Eso mismo creo yo. Por supuesto que no lo hicimos. tenía mentalidad de forense. ¿Los padres? – Sonia – esos son los últimos en enterarse. Y aprovechando que miraba para Manuel el chaval soltó el aliento y justo en ese momento volví la cara. cuando dio pisado con el pie algo que había tirado al suelo se tranquilizó. Apretadle las tuercas de una vez – dije mientras Manuel volvía a entrar. Andrea salió varias veces de los nervios. Le hice un gesto de “ya voy” y me puse al lado del elemento. fui hacia el y empezó a ponerse nervioso. Andrea está perdiendo la paciencia y sinceramente yo también – Manuel. a mi modo de ver. Sonia estaba mirando archivos. Se hace el duro ¿eh? – yo. lo miré fijamente y me esquivó. aunque a este no sé si le daría para tanto. ¿Qué pasa? – Manuel. casi me hizo sentir culpable. El tío fue todo el camino tonteando con Louzado. Es un crío.. Me acerqué más.. Su puta madre. Igual si – yo. casi cojo un colocón. Los demás seguían en sus puestos. Andrea se lo llevó para interrogarlo. tío controla.SUBLIMINAL vuelta. Que dice que el no fue – sale Andrea toda cabreada de la sala de interrogatorios – que lo dijo por fardar.

¿Y estos? – Santi. Louzado y Oso aguantándolo y el disgusto que le dio a sus padres. Entraron poco a poco y todos venían con el rollo de que había sido un error. llevo todo el día sin hacer nada de provecho – yo. Estuvieron allí dentro casi una hora. uno que se fue de listo y parece que ni sabe encender el ordenador – yo. Andrea y Manuel salieron. Vázquez tiene muy buena mano con la gente.SUBLIMINAL - También tienes razón. estuvo mandando sms durante un tiempo y de repente empieza a aparecer gente. lo que yo decía. Andrea cree que dice la verdad. ¿Actúan los Back Street Boys? – Santi mirando a la multitud. Minutos después llamaron por ellos. 79 Raquel Couto Antelo . Hablando de Bambina – Santi – cuando venía para aquí ¿adivina quién entró en el locutorio? No estoy para coñas. el hizo unas llamadas desde el móvil. pero igual le ponen respeto y lo convence para que suelte prenda – Andrea. si que es mi novio. la madre parecía que había envejecido de repente. ya podían ser mis padres así de comprensivos. Mala suerte. Si Andrea lo dice – Santi. No se rebotaron ni nada. les dijo que no se preocupasen. ¿Qué me contaron de que ya lo tenemos? – Santi. hablaron. – yo. que era muy buen chico. si les llego a hacer algo así me dejan quedar preso. Los padres llegaron muy alterados. aquello parecía una manifestación estudiantil y cuando no los di aguantado más le dije a Vázquez que los largara. Teníais que haber llegado hace un momento – Sonia – esto parecía Bambina.. Vienen a dar apoyo moral y certificar la buena conducta del. tanta popularidad me pone de los nervios. Pues que se vayan a la calle – dijo no sé quien – que estoy harto de aguantar a adolescentes. decepcionado. Entraron juntos a hablar con el chiquillo. Lo que acabó por desquiciarme fue el comentario de “fue una broma. si que lo conozco como si lo pariese. el padre estaba muy serio. le señalé a la madrea y ella se abrazó a el como si fuese su salvación. que nosotros valorábamos su colaboración y teníamos muy en cuenta todo lo que nos habían dicho ¡qué íbamos a tener en cuenta! ¡que la rubia de rizos había dicho que era muy guapo! ¡o que la pelirroja había dicho que era la persona más dulce del mundo! ¡o que su amigo del alma había dicho que nunca rompió un plato! A mi ya me estaba cayendo gordo el genio de los cojones. ¿Pero había más? – Santi. Igual lo de que no fue es sólo para disimular – Santi. Ya los está largando Vázquez – yo. Llegaron de vuelta los compañeros del turno de día. Eso parece – yo. después salió la madrea e hizo una llamada. él es así” ¿él es así? Un día perdido. así que me parece que no – yo. dos hostias. Al poco apareció un chico preguntando por el otro. parece que no. chavalada..

Como me puse. Hija de puta. sólo eran chavales inquietos. pero aún así prefirieron esperar. Los padres parecían buena gente. lo de Oso no le pega nada. pero Manuel era buena gente. Lo de siempre. la besó y se sentaron juntos en el banco. Los fulminé con la mirada. era el que parecía tomar la cosa más en serio. ya sonreía. no es que yo sepa que voz tienen. Ramón y no sé quien más bajaron a tomar algo. no tenía ni ganas de mirar. era lo que me faltaba. que cambiara de cándida inocencia a un estado de. No lo pude evitar.. ni un simple chiste. el muy cabrón no daba aguantado con la risa. nos echó una mirada a todos. por decir algo.SUBLIMINAL Por fin Vázquez consiguió que fuesen marchando tranquilamente. Sonia. Oso le dio una palmada en la espalda a Andrea diciéndole “bien hecho”. serio y tranquilo como un oso. Estábamos repasando lo que habíamos hecho en aquellos días por si podíamos sacar algo en limpio. lo peor era que nos habíamos puesto al descubierto y que no podíamos seguir en el caso. Andrea también salió. que me puso a cien vamos. Me estaba derritiendo y un “dígame” me salió involuntariamente. si por lo menos fuese verdad que iba a valer para algo. Era un sentimiento general. porque era obvio que no había hecho nada. yo que estoy a todas. Después salió Manuel. Era desesperante. Antes de que ella pudiese decir nada “viene por el chaval ese que tiene Andrea” dijo el muy cabrón. Fue en ese momento cuando empezaron a respirar. para que después digan de la juventud. este es que ni se le ve. mira como cuidan unos de otros. Oso viene de Osorio. podéis atender a la señorita” detrás de nosotros y dimos la vuelta sin mucho ánimo. Verla fue una inyección de vitaminas como dice la canción. Yo sudaba como un cerdo. ni recuerdo lo que dije. Escuchamos un “Por favor. entonces Andrea les dijo que no hacía falta que quedasen. señaló a Oso y les dijo que los llevarían si lo deseaban. estudiando y después me clavó aquellos ojos. Oí que Vázquez decía no sé qué de Andrea. tenía que haber una cabeza pensante detrás de todo aquello. El marido salió de la sala y la abrazó. El último en marchar fue aquel amigo de la familia. era muy tranquilo y no hacía caso de nuestras coñas. pero tú no tienes vergüenza ni tienes nada. por lo menos no el la calle. Me gustaría saber que se me pasó por la cabeza en aquel momento ¿a qué suponía yo que venía? ¿a decirme que era el hombre de su vida y que no podía vivir sin mi? Me pareció guapa y más alta. este aún parecía más joven que el otro. ellos no quisieron. Santi estaba apático del todo. y eso no era lo peor. Oso y Andrea volvieron a entrar. me parece que la Raquel Couto Antelo 80 . haciendo chistes con nuestro cociente intelectual. un psicópata de película. La madre decía que esperaba que le sirviese de escarmiento y que tenía bien merecido el susto. que sentía todas las molestias. vi a Santi de reojo y quise morir. los animó a que se fuesen para casa. No lo podía creer.. una mente “perversa”. podían salir a reírse a otro lado. Daba igual. me tiré encima de ella como un depredador sobre su presa. sentía que los adolescentes que nos invadieran habían dejado un virus de inseguridad en el aire. mantuvo la mirada fija en todo momento. salieron las estrellas y empezaron a sonar violines. y los que quedamos dejamos de hablar del tema de puro aburrimiento. traía una mirada de víctima inocente que me pareció más que sugerente. de. nos hace coña porque es el más bajo y además está muy delgado. no parecía tan deshecha. a veces doy asco. este también. la madre estaba más tranquila. ¿Es que no se daba cuenta de que podía ser mi futura mujer? Vaya voz “dígame” parecía la bienvenida de un teléfono erótico. vaya voz. Andrés. No pararon de darle las gracias. afrontaron la cosa abiertamente. que vaya inconsciente tenían de hijo. para mí que ya los tenía acostumbrados. No cabía en mí. que lo iban a retener un par de horas más por si les decía algo y después lo soltaban. podía ser cualquiera o ninguno. que mil perdones y que no se qué. por lo menos el otro era alto. el padre decía que lo sentía. sólo veía su cara. ya los veía venir. “Dígame” “dígame” su cara lo dijo todo “este tío es tonto”. Ya lo estaba viendo al día siguiente alardeando de que nos había tomado el pelo. analizando.

pero en aquel momento ella era la más competente. a sudor y sabe Dios a qué más. sólo desvió la vista un segundo. Seguía con la mirada fija. me di cuenta de que me había levantado a las cinco de la mañana. me hacía sentir mal. pero olía bien. También como llegase a fijarse más en Andrea me mata del disgusto. su voz sonaba a insulto. se volvió mujer ante mi. O era impresión mía o se fijaba más en mí que en el resto. Aún así él traía su sonrisa. ni siquiera Santi. ni aire había. Al final iba a ligar y todo. si que me estaba mirando. tenía una manera horrorosa de radiografiarme. no quería vaciles.SUBLIMINAL cabreé. Olía bien. y porque no estaba la Sonia para tomar notas. estaba absorta en sus pensamientos. De repente un disquete se interpone entre nosotros. estudiando cada detalle. sabía que algo andaba mal. Entramos los tres de nuevo. pero lo de Santi era un estudio científico. por no cambiar de camisa a medio día. un silencio. de que apestaba a tabaco. Me lo confirmó con un gesto de cabeza. ¿Fue ella? Un vacío. baldosa a baldosa. mucho no entendía pero aquello tenía muy mala pinta. Me acerqué a ella. enamorado de una delincuente y ni siquiera llevaba un vestido blanco ajustado. Esta quería matarme. ella. seguía mirándome fijamente. Menos mal que ella no estaba en la misma onda que nosotros y no pareció percibir las segundas intenciones de los comentarios. No me debieron ver muy buena cara porque no hicieron chistes. guapa. esta vez me miró disculpándose. parecía el escáner de un robot. claro que ya me tiene acostumbrado. 81 Raquel Couto Antelo . de que ya era muy tarde. las sillas. salí porque los nervios no me daban más. los otros casi cantaban victoria y yo hundido en la mierda. yo frente a ella. Juegos a mi. Los escuchaba reír y me pareció demasiado cruel. igual se le subían mucho los humos. ¡Joder! Ahora si que estaba sexy. No tenía ganas de aguantarlo y lo mandé a buscar a Andrea. los fichó a todos. me habían abandonado las fuerzas. Santi vino conmigo. Me volvió a salir aquella voz ¡joder! ¡joder! ¡joder! No me quiero ni ver como la tenga que cachear. Santi no perdía detalle. todo a cámara lenta. son un campeón. me senté a su lado. Santi y Andrea a los lados. La analicé. le dije que lo meditara y me miró como si le hablase de meterse en el opus. cada uno en un lado. que a mi no me ganas a chulería. La miré. no sé si para evitar que hiciese una locura como soltarla o que la matase a palos. las cámaras. me jodía pero era una tía legal. estaría armando la historia para contársela al resto al detalle. No dudaba con la mirada. quiero decir. sin más. los colegas hacían comentarios. casi ni pestañeaba. “depende” mirándome. Llamamos al jefe y la llevé a una sala de interrogatorios. Lo sabía. no. Yo también la miraba fijamente. ni las manos. los demás también estaban al loro. Cuando miramos el disquete aún tenía esperanza de que fuese otra tomadura de pelo. sabiendo que hacía lo que tenía que hacer. estaba tranquila. Ella estaba en su mundo. la mesa. cuando volví ya habían mandado el chaval para casa y Andrea me estaba esperando para seguir con el interrogatorio. no a colonias ni perfumes. Berta – Andrea . seguía clavando los ojos en todo. allá se fueron mis defensas. lo voy a coger y ella lo aparta. Empecé a respetarla. Nos soltó aquello de que no iba ira la cárcel con tal seguridad que me dio la impresión de que se estaba cachondeando. A Santi lo mato. ni le temblaba la voz. directa a los ojos. Nos sentamos a la mesa. Le pregunté a que venía y ella se desquitó. y sin embargo no parecía nerviosa. un “lo siento de veras” le salía de los ojos ¿qué podía hacer yo? Vaya desastre. Me hizo falta algún tiempo para tranquilizarme. una guerrillera de estas que andan dando la vara por que sí. aquel pinchazo volvió insistente. Cuando entró Andrea pareció sentirse más cómoda aunque seguía teniendo la mirada de análisis. Me sentía observado.¿pensaste en lo que hablamos? Sí – ella. mira que si era la mujer biónica. que venga Xosé a vacilarme. ¡coño díselo! ¡dile que me gusta! Seguro que ni se dio cuenta al verme babear.

SUBLIMINAL Muy bien – dice Andrea mirándome – entonces te tomamos los datos. – dice ella sonriendo. ¿La pescaste tú. al ser mujer le da más confianza a la chica. hay menos mis compañeros al acecho. Me dices el nombre completo – Andrea. edad. Yo miraba para el papel. había un ciento de las de abajo sería más adecuada. No sé si hacía tanto calor como tenía yo. yo quedé detrás porque soy un tío educado y también para pedir explicaciones. haces una llamadita cortesía de la casa. Dirección. Ella también se levantó. suplicando que ninguna de mis extremidades me delatara. suponía que así no se me notarían los nervios.Muy bien – dijo Andrea cuando terminamos – ahora mi compañero – señalándome – te acompañará a la cabina para que hagas esa llamada – y me guiña el ojo.¿de acuerdo? Vale – ella. necesitaba una ducha urgentemente. Como la iba acompañar a la cabina si no me tenía de pie. para mi que le soné un poco paternalista – no voy a tardar mucho. No quise ni ver lo que estaba haciendo Santi. no me salió la voz de gilipollas. me daba la impresión de que no paraba de sudar. Aún no podía creer que Andrea me hiciese eso. Era difícil con estos cabrones partiéndose a mi cuenta. ayudaba a quitarle gravedad al su lado y empezamos a andar ellas. Agárrala bien – Santi – que no se te escurra. miré a Andrea. - Yo era quien tomaba nota. Santi hacía todo lo posible para que me sintiese violento. no? – dijo ella bajando la voz. no hace falta. pero supuse que una de barullo y sobre todo no están Los dejé por imposible. - ¿Tienes monedas? ¿Te dejo alguna? – menos mal. se suponía que tenía que ir ella. No hay prisa – yo. me levanté. Me esperó en el pasillo. haciendo las pausas pertinentes para que me diese tiempo a escribir. número de DNI Estado civil – dice Santi como quien no quiere la cosa mirándome. tengo filosofía se lo toma. . uno a uno. intentando dar la imagen de macho castigador que se espera de un tipo como yo. joder. porque ellos sí sabían que me temblaban las piernas. No. Ella me dio los datos. la letra de Santi no hay cristo que la entienda. por lo menos aquello asunto. te tomamos declaración y después ya se verá ¿te parece? Vale – dice con una sonrisa. llegué a juntos hacia la cabina. Berta Cea Lema. creo que ella también lo pensaba porque no paraba de mirarme. lo voy a capar. 82 Raquel Couto Antelo . le abrí la puerta y le indiqué que saliese. con que Me voy a sentar allí mientras hablas – señalando a un banco . si de algo les tengo que estar agradecidos es de los veinte kilos que debí adelgazar aquel día.

¿Te puedo preguntar algo extraoficialmente? – yo. ¿Y cómo te enteraste si se puede saber? – yo. También creo que puedes oficialmente – ella. Tú verás. y haz más de una llamada si lo necesitas. piénsalo mientras puedas rectificar – yo... 83 Raquel Couto Antelo . aprovechando el buen rollo. por fin me había tranquilizado. ni me enteraría de que estabais investigando – ella con sorna – como oficialmente no pasó nada.SUBLIMINAL - Sólo voy a avisar que no voy a dormir – ella. ¡Joder tío! – Santi – ¿no había una cabina más lejos? ¿Qué pasa? – yo.. ¿Habrías venido igualmente si no tuviésemos algún sospechoso? – yo. quizás tardes en poder. hasta tenía buen tipo. Quiero decir. ¿Dónde? – yo. La observé mientras llamaba. muy bien. sujetaba el auricular con la mano derecha y con la izquierda jugueteaba en el teléfono. creo que no – ella. no me refería a que no tardase. puedes llamar a quien quieras. Es que no hay nada que dudar. que si no fuese por el sospechoso ese. sino a que creo que me va a llegar con una llamada – ella. curiosidad nada más – yo. me vino bien aquella conversación. No creo – dijo ella interrumpiéndome. Era una tía agradable. Por ahí – dice sonriendo. No. Dale pues – ella. No. – yo.. Pensándolo bien. Cuando terminó parecía que se había sacado un peso de encima. lo hice y ya está – ella. Muy segura te veo – yo. Ahora si que estaba nerviosa. Ya lo pensé muy bien antes de venir – ella. No me tienes que contar nada de esto. No. Lo oí – dice encogiéndose de hombros. pero esto es algo que me interesa personalmente. - - Bien. Pues si que estás segura – yo. ganaba con menos ropa la verdad. Hmmmm – yo. Ya – yo.

¿No le meterías mano. Ella iba delante. no voy a llamar a ningún abogado – ella. Santi y yo detrás. Venga. Di la vuelta para cogerla y que hiciese esa llamada. Sí. pero no parecía que hablase con un abogado. no tenía ni la más mínima intención de contarle la conversación que había tenido con la otra. esta vez muy en serio. hasta las orejas. estaba muriendo por contarle que había tonteado un poco y que la tía me siguió el rollo – soy un profesional y ella una sospechosa ¿no? Ya. vaya elementa ¿no te metería mano ella a ti? – Santi para y me mira fijamente – no. ¿Y yo que sé? – dije algo mosqueado – no estaba escuchando.. sabía de sobra que sí. pero me tranquilizó tanto que volviera a su estado de cachondeo constante que me delaté.SUBLIMINAL El jefe quiere hablar con nosotros. Está metida en un buen lío. pero no tanto. volved. claro que no había escuchado la conversación.. sí. más bien hablaba con la familia.¿qué le hiciste a la chavala? No le hice nada ¿pero de qué vas! – no se lo pude decir más en serio. – yo. Sí. ¿No te propasarías. escandalízate lo que quieras – Santi . ya me lo había dicho. No voy a morir porque no me haga caso. ¿Llamó a un abogado? – Santi. No te pases que tampoco es la única del mundo. pero cuando termine esto – Santi. Mira tío. Ella nos miraba. lo miré esperando alguna explicación. ya hizo la llamada ¿no? – Santi. llévala a la sala de nuevo. Nada – dije haciéndome el interesante. volved y que llame a uno – dice Santi. ¡Tío! – dije todo cortado. ver a Santi hablar en serio corta la sangre. ¿Qué? – dije sorprendido. además. - - Me agarró el brazo y me miró muy serio. 84 Raquel Couto Antelo . tanto que metía miedo – le va a hacer falta. Tírale los trastos lo que te dé la gana. No. Dijo esquivando mi mirada. ya terminé – dijo sonriendo. no? – Santi. procura mantener las cosas del trabajo lejos de las personales. ¿Terminaste? – le pregunté. Yo me quedé frío. pero ella ni me miró y se nos adelantó escaleras arriba. estás contento. yo voy subiendo – Santi. ni nada de eso? – Santi. ¿¿¿Además??? – Santi.

no estabais vosotros partiéndoos el culo a nuestra cuenta. Esto también lo puedes decir. Carallo. Sí. su caso. y por mi culpa. parecía que estaba pasando lista – antes de nada felicitalos pola súa agudeza . podían disimular un poco. cuando estábamos a punto de resolver el caso un giro inesperado nos obligó a desistir. Rodríguez – ese era Santi – Campos – presentes mi general. había visto así. Nos mandó sentar. por eso me - Junto a la escalera estaba Andrea con Oso. ¿Pero de qué me está hablando? – yo. la señorita Álvarez – el jefe – que recuerda bastante a este y que en su momento no se pudo cerrar por falta de pruebas. La tipa no es tonta y yo tampoco – sentencié. si bien las pruebas conducían a una agencia de publicidad de esta ciudad. ya no había sonrisas pícaras. Probablemente ahora tengamos la oportunidad de resarcirnos de ese pequeño “error” del pasado. ni vaciles. en cierto modo tenía razón cuando me dijo que no había sido muy profesional. Santi y yo fuera del caso. Lo de siempre – dije asqueado. por un lado está la presión de la cadena de televisión que quiere un culpable y por otro está ese caso que encontró su compañera. Santi tenía razón. vaya poder de convocatoria que tenía la tía. Sonia – aclaró Santi. ¿No? ¿entonces a qué vino traerla aquí abajo? – Santi. los otros se fueron arrimando por donde pudieron. pero fuera del caso. Oso también fue. y allá fuimos seguidos de los cuervos. todo eran miradas de compasión. que putada. pero repasando mentalmente mi actuación creo que no vulneré ninguna ley. Detrás de Oso estaba el jefe y todo el cuadro de superiores. ¿Qué pudo pasar que sea tan grave? – yo. nos miraron. Hace unos cinco años se dio un caso de manipulación similar – dice uno de los trajeados – nunca se pudo llegar a comprobar realmente.SUBLIMINAL - Creo que nos conocemos bien para que ahora me vengas con esas – yo.¿está de coña? Miré para Santi para comprobar si estaba hablando en serio o se aproximaba tormenta – ya me ha comentado Rodríguez que llevaban tiempo vigilando a la sospechosa . no la vigilaríamos aunque llevase un cartel de culpable pegado en el culo. fueron para la sala. 85 - - - Raquel Couto Antelo . Claro que nos conocemos y nunca te preocupo – Santi. a estos pocas veces los veíamos. hace un momento que dejamos las coñas – Santi. Andrea le dijo a Berta que la acompañase. miraban a una condenada a muerte. Quise partirles la cara a todos.¿qué? Serás cabrón. Estaba más tranquilo. No te preocupes por nosotros. es bastante delicado. ella sonrió. Me mosqueé porque me dio la impresión de que me querían dejar fuera. El jefe nos llamó a su despacho. que era para donde mirábamos normalmente – el caso que nos traemos entre manos. Ya te lo contará el jefe – Santi. vacilad lo que queráis. Pues no tienes de qué – yo.

no lo había puesto ni dos veces y ya lo había roto. le tomamos loas datos e hizo una llamada telefónica. Es un arañazo de nada – Santi – para de quejarte. venga. porque no está bien que el departamento haga el ridículo – dije mirando para los cuervos – dos veces con el mismo asunto ¿no le parece? Menos cachondeo – el jefe. al que tenía pensado partirle las piernas. pero pensé que me había pasado bastante con el discursito de antes. esta vez muy serio – si no se cree competente para llevar este caso adecuadamente. y lo de entregarse voluntariamente puede ser. Hombre – yo – disculpe. Sinceramente. miré la pierna y vi un agujero en el pantalón. ¿Duele? – Santi. una maniobra de despiste como cualquier otra. fui al cuarto de baño a comprobar que no necesitaba puntos. me levanté tirando de Santi. Sinceramente. tenía una marca roja de medio centímetro de diámetro que amenazaba con sangrar. - Se quedaron todos mirándome. ¿Una maniobra? – yo – claro. o si carece de interés para usted – Santi baja la cabeza para que no se le vea la risita cínica – mejor será que lo diga ahora y se lo asignaremos a otros agentes. Sí. menos cuento – Santi. y además le prometo que voy a cerrar el caso a pesar de cualquier “giro” que se produzca. 86 Raquel Couto Antelo . a Santi casi le da – y prometo que lo llevaré hasta el final. la encontraré. era de marca. algo más tendrán que saber ¿no? - - - - Miré a Santi asesinándolo y estuve por decir que sabíamos que paseaba mucho y que era una asaltacunas. investiguen. ni muchos datos sobre la sospechosa. Santi me metió un pinchazo en la pierna con su bolígrafo que mal rayo lo parta. ¡Si hombre! Si no le pasa nada. es que aún acaba de llegar. De camino a la sala me dio por pensar que tendría gracia que me tuviesen que amputar la pierna por un incidente con un bolígrafo. por aquello de que el culpable es siempre el menos sospechoso… Campos – dice el jefe. ahora entren ahí. mi interés por este caso roza casi lo personal – digo con retranca. pero si llevaban tiempo siguiéndola – un cuervo – como bien dijo su compañero. además hace cinco años todavía no había nacido. que tampoco simpatizaba con los colegas – y póngase a trabajar de inmediato. averigüen si existe relación entre los dos casos y actúen en consecuencia. por favor – el jefe – este no es el momento. según Louzado tampoco es que tengan mucho trabajo adelantado. No.SUBLIMINAL Campos. callé. ¿Quieres comprobarlo tu mismo? Cabrón – yo – mira el agujero que me hiciste – enseñándole el pantalón. por lo menos hasta que se me infectase. y que si hay alguna relación. Dolía como si fuera un socavón. pareces un niño. por pequeña que sea. la verdad. Salí cojeado. señor. jefe – yo – no creo que exista relación alguna. Campos – el jefe – a mi me parece que sí había nacido. le recuerdo que la sospechosa se vino a entregar voluntariamente. simplemente. El pantalón me lo pagas – yo. pero no tenía mayor importancia.

¿No? Yo aguantando a adolescentes salidos y a ti te viene a llamar a la puerta la culpable – Andrea.SUBLIMINAL Antes de entrar en la sala apuré el cigarrillo. Al salir me crucé con los padres. Estaban Andrea y Oso hablando. en el calabozo poco mal podía hacer. Bueno. Lo estaba viendo. 87 Raquel Couto Antelo . Me estaba esperando Andrea. ¿Crees que será cierto? – Santi. después la llevamos abajo y mañana nos ponemos manos a la obra. ni bebe. la chica perfecta. nunca un disgusto. Sólo esperaba no tener que encarar con ellos otra vez porque igual los ponía al corriente del angelito que tenían por hija. tan virginal y encantadora. Sonia andaba a vueltas con los archivos de aquel caso y hasta que los tuviésemos para analizarlos no podíamos hacer mucho. Oso me dio su bendición y Santi me sugirió al oído que quedase en la celda contigua por si se escapaba. Así que había pensado que durmiese en una de las celdas. medita bien las cosas esta noche porque te va a hacer falta tener las ideas claras – mi intención era animarla. obligada a confesar un delito que no había cometido. ofensiva. me lo dijo ella – yo. ella estaba hacia la mesa. Andrea – yo – espera un poco. Yo tampoco – dice Santi reconfortándome. si nadie tiene inconveniente. Voy contigo – Andrea – vaya día más perdido – dice mientras salen por la puerta. ni hombres. Muy bien – yo – que pasen. No – yo. que nosotros también fuésemos a dormir. era el jefe. no eran tan sumisos como los del chaval. ni fuma. Decirte que no creo que sea cierto que perdieses el tiempo – yo. los vamos a dejar media hora. ¿Qué querías? – Andrea. quiero hablar contigo un momento – y mirándola – ahora vienen tus padres. No. atosigada por unos sabuesos carniceros. porque al final si era culpable. Están sus padres ahí fuera – dice Oso. a nuestras casas quiero decir y que al día siguiente Dios diría. Ya. Andrea me miró con indiferencia como si no tuviese ni idea de lo que estaba haciendo. a lo mejor deberías saber que vino porque supo que habíamos detenido a alguien – yo. Santi quedó dentro mientas ella hablaba con sus padres y después la llevaría abajo. mañana hablamos. pero me salió una voz seca. Era muy tarde y todos estábamos cansados. venga. la madre me miró como quien mira al demonio y el padre no me partió la cara porque le llevaba una cabeza. lo dices para que me sienta mejor – Andrea. yo voy marchando – Oso. Entramos. Me sentía bien controlando la situación. Ni que fuese culpa mía que tuviesen una piratilla en la familia.

SUBLIMINAL ¿Si? Y que más te dijo. Vale – Sonia. pensó que el cabreo era con ella. – de todos modos gracias por Di la vuelta para hablar con Sonia y vi de refilón a alguien sentado en el banco. Quise tirarlo por la ventana. ¿Tienes esos informes? – le dije a Sonia de muy mala uva. tu novia es mucha mujer para ti. pero las noticias corren ya sabes. Estaba tan afectado. hasta reparadora. porque… . Vino con sus padres – Sonia. Ya – dice sin mucha convicción decírmelo. Había venido con los padres. Muy bien. no. No sé. hasta mañana. no dijo nada. no te diría como lo supo. Raquel Couto Antelo 88 .Andrea. Sí claro. ¿Quién es? – yo. entonces déjamelos encima de la mesa y mañana los miramos juntos – yo. los padres entraron y el se quedó ahí. Aún no. como lo ves – Sonia. había venido con los padres. No. Id con Dios – yo. No pasa nada ¿estarán para mañana a primera hora? – yo. en cinco minutos ya está – Sonia. eso no. Venga. era el mamón que iba con ella el otro día de noche. Gilipollas. mañana y muchas gracias – dije con una sonrisa Hasta mañana Campos – dijo perdonándome la vida. pobrecito. lo oiría por ahí – yo. espabila tontito. pero me falta poco para terminar de sacarlos – dijo ella muy cumplidora. ¡Buenas noches! – Oso. profundo. si todavía iba a resultar que eran novios formales.

aún pensando en ir a la cárcel lo que me preocupaba era hacerles daño. pero tenían un aire con Domínguez que no me los hacía muy simpáticos. viene desde casa echando cuentas de dónde metiste el dinero y si lo podemos emplear para hacer una casita – mamá. ¡Mamá! ¿tú también? – yo. No sé quien serían. ¿Pero se puede saber de una vez que es lo que confesaste? – mamá. estás loco o qué? – dije sorprendida de lo fácil que le resultaba a mi padre cargarme un muerto encima. Creo que fue lo que más me costó. ¿No habrás hecho nada malo? – mi padre. o por lo menos eso sugería el nerviosismo de última hora. Berta ¿qué pasa? ¿qué haces aquí? – como esperando a que dijese que había matado a alguien. eso no se me había ocurrido. pero si se le ocurrió a alguien no tengas duda que aquí el agente ya toma nota de que pude ser yo – dije a ver si se daban cuenta de que había gente escuchando y se cortaban un poco. ¡El desfalco! – dice papá interrumpiéndome. desde que entré allí todo tenía atmósfera de sueño.¿qué pasó? Hice algo – yo. dicen que te tienes que quedar aquí – papá. No mujer. pero algo tuviste que hacer – mamá. actuaba por instinto más que por consciencia. claro – papá. Tenía el corazón en la garganta y casi se me escapa cuando entró mamá con las lágrimas en los ojos. Me resultaba una situación confusa. lo que se dice nada no debe ser. ¿qué fue? – dice mi madre. ni maté. Daño en realidad no. con las lágrimas - - - No te pongas así mamá. Después papá y mamá. al Santi se le escaparon las manos al móvil – tanto decías que no habías hecho nada para que te echaran. Aún no doy quitado de la cabeza la manera de mirarme de aquellos tipos. Cuéntanos entonces asomando de nuevo. la cosa era más grave de lo que suponía. menos mal que lo tomaron bien. sentenciándome. Ya.SUBLIMINAL Capítulo 9 En realidad había perdido la noción de todo. ni robé. Nada. Hombre. No le hagas caso. no es nada – yo. en su línea . porque tampoco se puede decir que hiciese algo terriblemente espantoso. salir desnuda en… estoy desvariando. ya sabemos que no fue eso. Le pinchaste las ruedas al mercedes de Domínguez y el se cabreó. porque confesé – yo. Recordáis lo que se decía hace un tiempo de que alguien manipulaba a la gente con la tele y toda aquella historia – yo. fue duro. ¡Papá! ¿Qué dices? ¿Cómo iba a hacer un desfalco. 89 Raquel Couto Antelo . ni lo que para mi padre sería peor.

Mi padre no pareció darle más importancia que a una travesura de la “niña”.SUBLIMINAL Sí. así que a ver si podéis ir buscando alguno que sirva para algo. Mirad. bueno no me quejo que cuando le llama “el pequeño” a mi hermano que mide casi dos metros. no te aguantabas. la culpa es tuya. tantos partidos. ¡Hay que joderse! – dice mirando a Santi – tú ves como son las mujeres. La cosa es bastante distinta – papá. ¡Pues sí! – dijimos las dos a la vez y Santi se rió. la niña – ni quise mirar para Santi. Tú dale ideas. no lo habrías hecho digo yo – papá. ¿Qué? Tú fuiste quien lo hizo. Como era serio traté de dejarles las cosas bien claras. la niña. aún no sé lo que va a pasar. 90 Raquel Couto Antelo . Si no. si la hija hiciese algo bueno había de ser cosa suya. Daba gusto ver a la gente tan contenta ¿no me diga que no? – mirando a Santi. si no quisieses ver siempre el partido – mamá. ¿Y se va a la cárcel por eso? – mamá. Pues fui yo – yo. ¿Y lo hiciste igual? – papá. porque lo que es para mí. Será para ti. bien me acuerdo. pero entre muchas opciones está la de ir a prisión – dije muy seria – si hay juicio voy a necesitar un abogado. no podía ser otra. que ya era de la familia. ¡Mamá! – yo. Claro que sabía que era algo malo – yo. - No sabía si estaban tan histéricos que no asumían lo que pasaba o si se lo estaban tomando bien. Pues no veo que tenga de malo – mamá. No me estraña. ya está trastornada la pobre. supongo que a ti tampoco te parecería tan malo si no. en cualquier caso la visita acabó convirtiéndose en una lucha de sexos y mi madre en mi mejor aliada. ¡Mamá! – yo. lo de los partidos de fútbol del canal. aún es peor – tiene mucha razón en lo que hizo. como a ti no te gusta el fútbol andas jodiendo a los demás. la niña. casi treinta años. ¿Qué? – a mi padre lo maté – claro. vaya chorradas se dicen – papá. tanto fútbol. Yo nunca te había visto tan contento como desde que pasó aquello. ¡Hostia! Eso no se me había ocurrido – yo. También sabes tú que está mal no ayudar a mamá con las cosas de casa y no le ayudas – yo.¿Así que fue eso? ¿Y nada más? ¿Y qué más querías que hiciese? ¿Qué le metiese a la gente en la cabeza que en lugar de hombres tenían que jugar las mujeres? – papá. como estoy en paro igual puedo coger uno de oficio. ¡Para ya! – mamá .

Bueno. ¡Qué dices. Y lo que quiero también lo tengo bastante claro – yo. y también te veo a ti. Hombre.¿y crees que por pedirlo te lo van a dar? Tendrás que darles algo – otro que estaba viendo una película. debía estar viendo una película antes de venir. Tranquilízate – yo. Ni va a volver a pasar. Tu hermano está fuera – mamá – no lo dejaron pasar. si con la familia que tenemos aún no sé como no llevamos más disgustos – papá. No. Menos coñas. No ir a la cárcel – yo. Ibas a estar muy tranquila tú si fuese yo el que estuviese encerrado – papá. Cuando se entere tu tío Antonio de lo que hiciste le das un disgusto – mi madre. Tranquilo.¿y eso de no hablo sin la presencia de mi abogado? – a mi madre le pasaba algo. menos coñas.SUBLIMINAL ¡Mujer! – mi padre espléndido – ya buscaremos uno. Vosotros no os preocupéis ¿vale? – yo. que no es el momento – dice mi padre riendo y dándome un abrazo. si tú estuvieses aquí por hacer lo mismo que yo. da por aprender de esta y hace - - - ¡Papá. era poco matarla – papá. Y no. ¿Y qué es? Si nos lo quieres decir. ya veremos. a ver si le obligatorio el baloncesto – papá. tiene - Papá. Pues porque no me dio la gana – yo. mamá. Dale un beso de mi parte – yo. Y en lugar de decirnos eso porque no tuviste las manos quietecitas y así estábamos más tranquilos todos – papá. ni Marcos va a hacer semejante cosa. ya vale! Era un pequeño experimento y se me fue de la mano. De momento no hace falta – yo. ¿Cómo que no? – mi madre . Sí. 91 Raquel Couto Antelo . Esta hija mía. otro elemento. estaría muy orgullosa de ti – yo. la verdad y nada más. vendrá con una pancarta para que la liberen y David con otra. verás como todo se soluciona – mamá – tú también… mira como está tu padre. no adelantes la cosa que la chiquilla todavía posibilidades – por lo menos no dijo “la niña” – mamá. ¡Boh! De momento lo que tengo que decir ya lo sé. Ya lo veo. claro – mi padre todo ofendido. mujer! Su tío es como ella. por eso os digo que no os preocupéis – yo. querer también quiero yo un barco – mi padre .

cuanta menos gente se enterase mejor. Sí. a mi me llevó para abajo. porque no me gustaría terminar los interrogatorios encima de la mesa. dirección y estado civil. a veces tan agradable y de repente se convertía en un ogro. acusada también de tocamientos diversos a la autoridad. la jodió un poco al final. Podía imaginar la cara de Fran diciéndome “así que en el disquete no había nada. una idea un poco prejuiciosa tengo que decir. No podía más que sentirme orgullosa por que había hecho lo que debía. Si tú lo dices – dijo haciendo un gesto de despedida . Es que ni una simple mención a “¿qué te indujo a hacerlo?” “¿qué pretendías conseguir?”. orgullo de no sé qué. parecía que estaba viva y que la gente me veía. no. lo podía ver perfectamente desde donde estaba. gracias – yo. Llegué a pensar que no me tomaban en serio. de como organicé la historia esta ni hablamos. Había dejado de lado la voz de “hey nena” y me pareció encantador.SUBLIMINAL Mi madre también se unió. si por lo menos me lo hubiese pedido. habría quien me intentase persuadir. Un gesto demasiado tierno para un duro y cruel policía. les faltó poco para preguntarme con quien me había acostado el día antes. tanta paz y tranquilidad. No. Tenía una letra pequeña y redonda. Repasando lo que había sido aquel día sentí mucha felicidad. Él traía un cuaderno pequeño y un bolígrafo. Aunque conmigo ni lo había intentado. pero cuando me vi sola me pareció un palacio. la visita de la familia en contra de lo que pensaba me había levantado la moral. además. Me dio por pensar que lo había hecho por llamar la atención. cuando volvimos a la sala. más a mi favor. pero a el que le importa lo que me gusta. ¿O sí? La verdad es que me desconcertaba. Empezó a gustarme cuando lo vi repasar mi nombre. ni que hubiese ido a renovar el DNI. olía a humedad. No tenía muy claro que postura adoptar para exigir mi libertad. Nombre. le gustaban mujeres mujeres y no como yo. nada de nada. En lo tremendamente sexy que estaba cuando se puso a mi lado en la cabina y hablamos “extraoficialmente”. Y tirada en el banco empecé a pensar en él. tenía que reconocer que no estaba mal. Pasó la media hora y ellos se fueron. nada mal. daba igual. Tienes suerte – Santi – no hay mucha movida hoy. chulo diciendo “¡dame un beso. no sé a que venía eso. algo se me ocurriría por la mañana. supuse que igual lo había juzgado a la ligera. me consoló que. guapa!”. espabilada”. me tenía pinta de eso. sería interesante – dije toda animada. Y lo que me enfadó fue lo que me preguntó el otro del estado civil. una amenaza con una nueva emisión desprestigiando al gobierno o incitando a la población a teñirse de rubio platino. pensé que no pegaba nada con su apariencia externa. en el fondo creo que pensaba que no vendrían. empecé a decir mis datos y el escribía. porque supongo que ese no sería un dato crucial. Tardó en pasarme el cabreo de la faltada aquella de “a ti te gustan jóvenes”. que sabía que existía. quede allí sola. - Aquel sitio era asqueroso. seguro que había hecho mucha caligrafía de pequeño. Iba por ahí con sus aires de.¿quieres algo de comer? – mientras cerraba. Supongo que hice bien en no hablar antes con nadie. como si los tipos grandes no fuesen Raquel Couto Antelo 92 . no sé. no quiero ni pensar que viniese a denunciar una violación. eso sí. de no ser por el capullazo aquel que habló de más. casi me ofendió que no me esposasen y me mandasen a prisión directamente. cotillas. a ver si ahora sólo se va a poder salir con él. un alivio en cierta manera. yo no estaría allí. lo que yo creía que debía. seguro que andaba detrás de todas. En el choque inicial me pareció un imbécil. me resultaba increíble que hubiese mujeres allí que lo aguantasen. A mi padre le daba.

SUBLIMINAL inteligentes o cultos. Igual era humano y todo. El boli que traía era verde, eso ya me pareció un poco excesivo; no debía ser suyo porque en cuanto vio el color terminó de escribir el nombre y le pidió otro al compañero, el nuevo era azul, un color un poco más adecuado. El hecho es que mientras seguía hablando, lo poco que hablamos, él repasó en azul mi nombre, Berta, iba letra a letra, despacio. Lo repasó varias veces. La verdad, es un detalle sin importancia, me hice la ilusión de que estaba pensando en mi mientras lo hacía, como cuando escribías dentro de un corazón el nombre del chico que te gustaba. Me pareció tan romántico. Después dije la frase mágica y el príncipe desapareció. Otra de mis virtudes, hacer que la gente desaparezca. ¿Estaría enrollado con Andrea? Al principio me pareció que no; pero aquel “espérame” del final me mosqueó, me matan los celos; ella es guapa y comparada conmigo no te digo nada; además era muy buena gente, se le notaba, si por lo menos fuese una furcia, la podría odiar sin remordimientos. Para mi que cojeaba. Pronto dejé de pensar en aquellas tonterías, mi vida colgando de un hilo, la tranquilidad de mis padres en peligro y yo pensando en el tipo ese; que, por si no tuviese suficiente, iba a ser uno de los encargados de enchironarme. Antes de quedar dormida volví al momento de la cabina, para dormir a gusto más que nada. Y así fue. Desperté feliz, como si hubiese dormido en el mejor hotel del mundo. Pronto me vinieron a buscar Andrea y otra agente, me dijeron que podía ir a los aseos si quería. Claro que sí, prácticamente paso la mitad del día en el baño, la que no paso durmiendo o paseando. Fui, me lavé un poco, no tenía ropa para cambiarme, ni me había dado cuenta de ese detalle hasta aquel mismo momento. Intentaría que alguien llamase a mi casa para que me trajesen ropa limpia. La idea de un extraño revolviendo en mis cosas no me atraía demasiado; pero una urgencia era una urgencia. Ya estaba viendo a mi hermano escogiendo mi ropa interior, seguro que tenía que hacer él la maleta, seguro que me traía todos los sujetadores y una braga, como si lo viese. Él tiene sus prioridades. ¿Qué tal dormiste? – dice Andrea mientras me lavo la cara. Bien, muy bien. Por cierto – dije - ¿habría alguna manera de que alguien me pudiese traer otra ropa? Sí que lo hay – Andrea – pero eso vas a tener que hablarlo arriba. Tranquila, igual tienes razón y no echas aquí mucho tiempo – dijo con sorna.

Subimos y me llevaron a la sala del día anterior, dentro estaban Campos y Santi. Cuando entramos se levantaron, me pareció algo un poco ridículo, como de otro tiempo, tendrían que hacerlo. Andrea me dijo que me sentara. ¿Qué quieres para desayunar? – Andrea. Cualquier cosa, chocolate... – yo. Muy bien – Andrea – ahora te lo traen ¿vale? – que encantadora. ¿Vosotros queréis algo, Santi, Cris? – Andrea.

¿Cris? No lo podía creer, ya decía yo que se me parecía a alguien, era clavadito a Chris Noth. Igual no se le parecía tanto; pero no se le podía negar que tenía el mismo estilo y como el otro también hacía de poli, era fácil asociar. Yo no – Campos. No, yo tampoco – Santi. 93

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL Salen. En aquel momento me sentí abandonada, yo sola con aquellos dos. El que andaba siempre de coña estaba más serio, más distante. Campos llevaba una camiseta, de marca, quien puede, puede. Estaban mirando un montón de papeles y siguieron a lo suyo sin prestarme atención. Yo quedé allí sentada esperando por el desayuno que tardó en llegar, más bien sería que tendría mucha hambre, no había cenado. Miraban aquellos papeles una y otra vez, hablaban entre ellos cosas inconexas: ¿En el cuatro? No, en el tres, cuarta página. Ya lo tengo y dices... Hombre, a mi me parece... Pues marchamos, pronto llega el desayuno – dice Andrea mirándome.

No levantaban la vista, debían llevar allí tiempo, el cenicero estaba lleno de colillas. Mientras yo estuve no fumaron, era algo que agradecía; pero ni siquiera me lo habían preguntado, supongo que los fumadores se están sensibilizando con los pasivos. El que fumaba era Campos, podía ver el paquete de cigarrillos en el bolsillo de su camiseta. Llamaron a la puerta, entró un señor vestido de camarero, que debía ser de la casa porque lo trataron con familiaridad. Chocolate y medias lunas ¿está bien? – dice sin mucho entusiasmo, como si no le agradase mucho servirme. Sí – yo. Buenos días – el camarero.

Y marchó por donde entró. Me eché al desayuno con toda la energía que la vergüenza me permitía. Al terminar casi me apetecía volver a dormir; pero no hubo suerte, Santi me miró y vio que había terminado. Le hizo una señal a “Cris”, la verdad es que el nombre sonaba un poco ridículo, igual era Cristóbal, que también es bonito. Como fuese Crisóstomo... Espero que hayas dormido bien – “Cris” – porque te va a hacer falta tener los cinco sentidos a punto – sonaba a amenaza. Sí, la verdad es que dormí bastante bien – yo a mi aire.

Trataba de concentrarme, con lo del hambre no había tenido tiempo para pensar nada, venga a improvisar. Se te nota – Santi – se te nota, como ves los hay que lo pasaron un poco peor – señalando a Campos. Bueno, a ver si atendemos a lo que estamos – Campos – ayer, antes de marcar aparecieron nuevos datas sobre este caso. ¿Nuevos datos? – yo acojonada, pero qué nuevos datos, joder no habría venido el chico del locutorio... Sí, son datos un tanto preocupantes – Campos serio – o, cuando menos, van a ser preocupantes para ti.

Raquel Couto Antelo

94

SUBLIMINAL ¿Para mi? – digo sorprendida – no lo creo. Si no recuerdo mal, ayer llegué aquí confesando ser la culpable de un delito, no creo que pueda haber nada más preocupante que eso. No escupas contra el viento – Santi – siempre puede ir a peor. Pues entonces para que quede claro, si al presidente le dio por teñirse de platino no es cosa mía – dije, no sé como pude, Santi rió pero Campos me asesinó con la mirada. Lo tendremos en cuenta – Santi, mirando para Campos.

-

-

Campos se levantó y empezó a pasear por la habitación; pues no, no cojeaba, debieron ser imaginaciones mías. De un lado a otro, lo miraba como al péndulo de un hipnotizador, si llegan a tocarme en la frente y decirme “duerme”, allí me quedo. No conseguía tomarlo en serio, tan convencida estaba de que todo saldría bien, en el único momento en que tomé algo de conciencia fue en la visita de mis padres, aunque no mucha porque la verdad es que fue un tanto surrealista. Bueno, si consigues encontrar algo de sentido en esa cabecita tuya empezamos – Campos. Y conseguiré – dije toda ancha. Bien. Ahora nos vas a decir con todo detalle, hasta el más insignificante detalle, qué hiciste y cómo, y de dónde sacaste la idea y los medios para hacerlo – Campos - ¿quedó claro? Clarísimo – yo. Pues venga – Cris desafiante. Estaba hasta las narices de ver fútbol a todas horas, de que la gente sólo disfrutase ganando y de que ciertos individuos cobren muchísimo más que yo y ni siquiera sepan hablar. Decidí tomar medidas introduciendo unos nuevos conceptos de ver fútbol, lo hice utilizando el disquete que os entregué y un ordenador. Creo que con esto respondo a todas las cuestiones – dije más que tranquila, con chulería. Menos mal que te lo pedimos con todo detalle – Santi – que si no a ver que nos decías. Como comprenderás eso no es suficiente – Campos. ¿No? Pues no tengo más que decir – yo. Ya lo creo que vas a tener que decir mucho más – Campos – y si no lo dices por propia voluntar te lo tendremos que sacar nosotros. Hice una revisión médica el mes pasado – yo, trataba de controlarme, pero no podía – creo que os conviene saberlo.

-

-

A Santi le dio la risa. Mira tú lo que son las cosas, cuando acabe con esto yo voy a tener que hacer otra – Campos - ¿sabes que me estás poniendo de los nervios? ¿Yo? – con lo inocente que soy.

-

Raquel Couto Antelo

95

SUBLIMINAL Sí, tú y tu actitud de superioridad - ¿quién yo? – o de lo que sea ¿Crees que esto es un juego? No, aunque no te lo creas lo tomo totalmente en serio; pero tampoco hay que dramatizar – yo. Claro, como no vas a ir a la cárcel – Campos. Sí – Santi – y como es eso de que no piensas ir a la cárcel. Tengo preparada una emisión de emergencia, que cause un desorden social – me salió sin pensar, soy genial.

No tanto, Campos me miraba fijamente, no me había creído ni palabra, es que a veces son demasiado imaginativa. Ya – Campos – como dice aquí mi compañero, lo tendremos en cuenta – se rió, vaya. A ver, Berta – Santi – a lo mejor no comprendes la magnitud de los hechos, no se trata sólo de que hayas tratado de influir en la gente por métodos no autorizados, sino que además has boicoteado las emisiones de un canal de televisión privado, lo que no es muy buena publicidad para ellos. Como decírtelo – para – los cabreaste mucho. Hmmm – dije encogiéndome de hombros – hombre no suponía que me fuesen a dar las gracias, pero tampoco me parece para tanto. Pues si que lo es, les bajó el número de abonados de una manera radical – Santi – y, sinceramente, no me extraña ¿quién va a ver un canal en el que te van a andar con el cerebro? Haber, hay de todo – yo. ¿No me digas que vas a hacer el chiste de quien no tiene cerebro? – dice Campos interrumpiéndome. No – yo. ¿No? – Campos. No, iba a hacer el chiste de quien no tiene ideas propias – yo. Ya me parecía raro que lo tomases en serio – Campos, más relajado. De verdad que lo tomo en serio, de verdad – dije autoconvenciéndome más bien. Dime – Campos - ¿de dónde sacaste el programa ese de los anuncios subliminales? Lo encontré – yo. ¿Lo encontraste? – Campos serio - ¿Dónde? Entre otros muchos archivos, fue por casualidad, ni siquiera sabía de que iba, estuve a punto de tirarlo y todo – yo. Santi – Campos - ¿tú me entiendes cuando hablo? Porque parece que la señorita no me entiende muy bien – echa mano del bolsillo de la camiseta y arrepintiéndose - ¿dónde? ¿en qué sitio? Quiero la dirección, localización exacta ¿lo pillas? 96

-

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

Sí, ya lo había pillado antes, pero eso no te lo voy a decir – yo.

En ese momento agradecí que él en concreto no llevase pistola, aún me iba a demandar por causarle una alteración nerviosa. ¿Y supongo que tampoco me vas a decir cómo conseguiste interrumpir la emisión del canal y colar el anuncio? – dice Campos un poco alterado.

No dije nada, lo miré poniendo cara de “si yo pudiese” a ver si colaba. Bien, entonces igual te tenemos que hablar de ese asunto tan serio que llegó a nuestros oídos ayer noche – Campos – algo ya te adelanté antes; pensábamos que nos lo ibas a contar tú, por lo menos eso te ayudaría en tu defensa, aún estás a tiempo. Y no pienses que tragué lo de la emisión esa que dices. Haces mal – yo faroleando. No creo – con voz repelente – tienes dos segundos para cambiar de actitud. No voy a cambiar, lo que quería decir ya lo he dicho – yo. Muy bien, pues pon atención porque te va a encantar – Campos macabro, a veces metía miedo, pero estaba tan sexy – tenemos una compañera muy curiosa ¿sabes? En cuanto oyó hablar del tema este de la publicidad subliminal le dio por rebuscar en los casos viejos; lo hace con todos, no te creas nada especial – vaya – y, mira tú que cosas, encontró algo que te va a hacer morir de gusto. De gusto no sé – Santi – pero para morir no te va a faltar mucho. ¿Qué puede ser tan grave? Casos de publicidad subliminal supongo que se darían muchos, pero lo que yo hice no es exactamente eso – yo. No sé si es exactamente o no; pero se le parece bastante, mucho, muchísimo, diría yo – Campos – la cosa es que hay unos cinco años, aproximadamente, se produjo un caso muy grave de manipulación indebida de los medios y, curiosamente – con esa voz de sarcasmo – también tenía su origen aquí. ¿Aquí? – yo con sorna. En la ciudad – Campos, mosca – quiero decir. ¡Ah! – yo. Hubo una investigación y unos problemitas de última hora hicieron que no se pudiese detener a nadie. ¡Qué cosas! Como puedes imaginar, en aquel caso el departamento no se lució precisamente; y como puedes imaginar, también, estamos deseando tener la revancha y, mira tú por donde, estás en el medio de todo. ¡Vamos! – yo, algo acojonada - ¿no será mucho suponer que hay alguna relación? ¿Suponer? ¿Quién está suponiendo nada? – Campos – te lo estoy diciendo, lo de los “supuestos” es para los juicios y los noticieros... igual era hora de que fueses buscando un abogado. No, no te cortes, sigue con lo que estabas, que dices que hice – yo, en el fondo la curiosidad me podía. 97

-

-

-

-

-

Raquel Couto Antelo

¿Seguro? – Campos – tú sabías que el era policía. sigue – empecé a sudar. pero tengo suficiente – yo. ya sabes. Aficionada. El desfalco es un chiste entre mi padre y yo. eso no lo podéis utilizar. Sí. - - Sentí como me leía el pensamiento. la temperatura del cuarto había subido de repente y había perdido la movilidad en los brazos. lanzándome un cable – ni éste – mirando a Campos – ni yo creemos que haya relación. era la misma agencia de publicidad en la que trabajabas tú hasta hace unos días – Campos el triunfador. ¿Cómo había sido tan tonta para no suponer que iban a asociar ambas cosas? Y yo que sabía que la poli se encargaba de esas estupideces. No. ¿En qué estaría pensando? ¿cómo pude ser tan ingenua. Nosotros no creemos nada – dice Campos acallando al compañero – vas a ser tú la que nos convenza ¿a que ahora te está resultando más interesante esto? Raquel Couto Antelo 98 . del despido. No te ofendas – dice Campos bajando la cara hasta la mía – sólo era una broma. Ayer – Santi – tus padres hablaron problemas y no sé que de un desfalco. aunque seguro que no. ¿Te sobra el dinero. para hacerlo más llevadero. Sentí su respiración en mi cara. ¿A mi? No. de nada. de hecho esto es de la policía. este mundo es un pañuelo. Querían la revancha. era una conversación privada. para otra ya lo sabía.SUBLIMINAL - Pues decía que en aquel momento se investigó muy a fondo a una agencia de publicidad . lo que oíste – dije mirando a Santi – es lo mismo que nada. por lo de ahora. las piernas ni que decir tiene. Tranquila – dice Santi. lo había dicho bien clarito.¿y porqué no iba a estar? Por nada. y el no iba a tapar los oídos. ni a tus padres... pedazo de cínico. sin compasión.. su aire de triunfador.? ¿Estás bien? – Campos. ¿Para otra? ¡Tú no aprendes nunca! No iba a haber otra. de que tenías Vamos. a Dios gracias. a los hombres no les da para tanto. qué cosas. sigue. nadie te obligó a decir nada. Campos me miraba descubriéndome – parece que te suena el tema. ¡Él no tenía que estar allí! Igual no. - No respiraba. lo que me faltaba – dije para mi. eso si es fácilmente demostrable. Da igual.¡joder! Vaya metedura de pata. pero estaba – Campos. ofendida – no me hace falta robar. estaba muerta. supongo – Campos. entonces? – Campos. muy bien – yo .. con recochineo. Se me venía el mundo encima y no tenía ni idea de qué hacer. Ya ves.

No 99 - Raquel Couto Antelo . prefiero bombones. O bombones. Se actuó a partir de una denuncia de la organización de consumidores. si lo prefieres – Santi riendo. desorientación y no se que gilipolleces más. en la que se afirmaba que determinados anuncios provocaban reacciones anómalas en los consumidores: consumo compulsivo. - - Campos me dedicó una sonrisa encantadora y se me quedó mirando como si me viese por primera vez. Porque no me soporta – digo yo. Las pesquisas empezaron en la sede principal de la agencia que firmaba los anuncios y poco a poco fueron derivando en la sucursal local. hace cinco años se descubrió que la agencia en la que trabajabas manipulaba los anuncios. Ayer no es hoy – Campos – y mejor nos resultaría a todos si las cosas quedasen como estaban cuando llegaste. Como te decíamos. que se aliasen los locos del Universo contra mi – Campos resignado – si me hacéis algún caso podremos llegar a algún sitio. puede ser – Campos – pero viniste. no creo que sea “exactamente” eso – Santi mirando de reojo a Campos. al parecer nadie sabía nada del asunto. Algo es algo – dije – por cierto. Lo que me faltaba. ojala no estuviesen jugando. te enviaremos flores por tu cumpleaños – dice con recochineo. Eso. ya sabes – había conseguido desconcertarlos. No. el de la revancha. que tampoco es mucho. Hay declaraciones de muchos de los empleados de la agencia de aquella época. Sí.. Eso no es asunto suyo – Campos cortante.SUBLIMINAL Sí – cuando hablaba tenía una tranquilidad que hasta a mi me ponía de los nervios – y veo que a vosotros también – mirándome sorprendidos – porque ayer. eso – Campos siguiendo con la coña – sin reparar en gastos. Que si yo o hubiese venido por aquí ni ibais a tener culpable para este caso ni para el otro. que sí – Santi – relájate. a veces es así de cabrón – dice mirando para mi – en el fondo no es malo. la verdad.. Digo yo – viendo luz al final del túnel – y si yo no hubiese venido ¿qué cojones haríais vosotros? ¿Cómo? – Campos que ese altera de nuevo. Me agradaba la idea de que intentasen ayudarme. Que sí hombre. Pero este caso lo trastorna y no sé por qué ¿no lo sabrás tú? Campos lo controla con la mirada. Entonces sigue tú – Santi – no vaya a ser que le facilite demasiados datos y acabe por corrompernos a todos. Te decimos lo que tenemos – Santi – lo que nos dijeron y lo que sacamos de estos informes. Parecía el famoso juego del poli bueno poli malo.

no era algo imposible de descubrir. ¿Sabes Santi? pensábamos. sin pruebas físicas. salvo que alguien se fuese de la lengua. Tengo mis razones para hacer lo que hice – yo – y haceros un “gran” favor no está entre ellas.SUBLIMINAL había forma de demostrar que había sido una persona en concreto. En realidad – mirándome – nos hiciste un favor de tres pares de cojones. coge la silla y se sienta a mi lado mirándome de frente. sabes – Santi lo mira extrañado – el pijo ese no tenía ni idea de nada. llega a pasar aquí una hora y me cae la perpétua. Para que yo me entere – Campos. Algo ya nos imaginábamos – Santi. Tú di lo que quieras – Campos – ahora tiramos a la basura el disquete que nos trajo la señorita . Casualidad. vino unos minutos.¿y la soltamos porque no hay pruebas? ¿sabiendo lo que sabemos? ¡No me jodas! Bueno.. sería un cante. eso es fácil de entender ¿no? – le gusta. la orden de registro puede tardar unos días. Hmm – yo bajando la mirada.¿qué pasa? ¿no se sabe mi nombre? Muy fina le debo parecer “señorita” “señorita” . Hombre – Santi escandalizado.. pero en realidad. Supongo que no le interesaba mucho ver su nombre involucrado en semejante asunto.. con su tono sarcástico de nuevo .. Fue el principal sospechoso durante meses.¡Domínguez! ¿no me dirás que no te suena? De esto también habló mi padre – yo – si al final. en esta situación “Cris” – el tipito fanfarroneó con Andrea.. Existen muchas irregularidades y contradicciones en todo este embrollo. y hay declaraciones contradictorias de empleados y despidos misteriosos. casualidad – Santi . pero lo que sí se podía hacer era cargar contra la empresa. Se ríen. así que lo soltaríamos y listo. Para cuando se dio conseguido una orden para registrar la oficina había desaparecido cualquier información que lo pudiese comprometer. – Campos – igual el chico sabía más de lo que - - - No jodas – Santi con curiosidad. 100 Raquel Couto Antelo . – Santi.¡Qué noble! Pero no trago... sinceramente. Así que viniste para que no encadenasen a un inocente – Campos. por razones fácilmente comprensibles – yo no le quitaba ojo. qué mierda – pero de algún sitio tuvo que sacar la idea. parecía una de esas escenas cruciales de una peli de juicios – así que empezaron a sonar nombres. Y también suponemos que hubo presiones desde otras esferas porque se paralizó la investigación y. No me lo digas a mí – Campos – díselo a ella.. mientras Campos sonríe. para irse de guay. Hombre – Santi – tampoco te tires de la moto.

eso fue lo que me dijeron – Campos de vacile – el programa original. Cuéntame – Campos. ¿Ninguno? – Campos. ¿Fuiste a mi casa? – yo. pero el que nos trajiste es una copia. Bien. A mí casi me da que lo sabía – Santi. ahora mismo pienso que soy la imbécil más grande del planeta. y para el otro tardan semanas en conseguir la orden – yo. Que eso no le interesa – Santi repitiendo el tono que había puesto Campos en su momento. ¡Gracias! – yo. a estos piratillas también se les escapan detalles. Soy muy noble. Mira. Claro hombre – Santi – tienes cada cosa ¿y con qué si no? – Campos sonríe. pero nada generosa – yo. sí. no sabemos cómo – le dice a Santi – y lo emitiste ¿cómo? Con una emisora pirata – yo. 101 con voz de confidente radiofónico ¿cuántos - - - - Raquel Couto Antelo . lo siento – Campos – pero nuestros compañeros sí. cómplices tienes? Ninguno – yo. joder. Mujer. ¿No me harás quedar mal? – Santi – dale en la cabeza. Yo no tuve el gusto. entonces obtuviste el programa ese. Y bueno ¿qué encontraste? – por curiosidad. Y nada más. que morbo si llega a ser el quien registra mi habitación ¿no? No mucho. Hombre – dice disculpándose – al fin y al cabo es su casa. jodeeeeer. Pero tú no se lo dijiste a nadie – Campos atravesándome . no creas – Campos. Joder.SUBLIMINAL Ya – Santi – pudo oír campanas por los cibers. pero puedes estar seguro de que no iba a cargar con el muerto de nadie. ni rastro de un interruptor de señal. porque no sé si lo sabes.¿a que no? No – joder. Pues nada. dicen que tienes una habitación monísima – hablando como un decorador amanerado – que la toga dorada no te sienta nada bien. Además hasta aposté con Santi – dice señalándolo – a que no tenías ni idea de la pinta que tienen esas cosas. Ya te dije que había cosas muy raras en todo esto – Campos. ¿Y dónde está esa emisora? – Campos – porque en tu casa ni rastro. ni emisora ni nada que haga las funciones.

son bastante básicos – Campos. eliminando por completo la referencia al sexo de las personas. Digamos que utilicé algo que me permitió hacerlo – yo. pues lo emitió. Por el contenido del disco duro de tu ordenador. Sobre esa persona no voy a hablar – yo. la básica. no imaginaciones. Llega para organizar las imágenes – Campos serio – pero no para emitirlas.SUBLIMINAL Bajé la mirada. como has dicho. Y esa persona – Campos . Sí – le dice Campos a Santi. pero con eso llega para hacer lo que hice. no ofende quien quiere – yo – ya lo deberías saber. Esta gente tiene mucha inquietud por descubrir cosas nuevas – yo. ¿Y. estaba tonteando conmigo. tus conocimientos de informática. yo no puedo? – Dios. serio. no sabía muy bien que decir. No – yo. le puse el dulce en bandeja y como la curiosidad mueve mundos. Claro que podías estar disimulando informática de la hostia. yo ver no la he visto – yo. veo – Santi. Esta nos dice a todo que sí – Campos hablando con Santi – como los locos. Veo. Era raro – Campos. ¿El qué? – Campos. sino quien puede. y no te ofendas. En realidad estaba segura de que lo haría. ¿Más bien a quién? – yo. muy sutil él. 102 – Santi – y ser una pirata - - - Raquel Couto Antelo . Es cierto – dije – no tengo mucha idea de informática. No sabía de que iba el rollo. ¡Qué se le va a hacer! Pero razón tengo ¿o no? – Campos. Bueno ¿pues a quién? – Campos. Igual sí – yo. Una poca sí – yo. ¿Ves? – Campos a Santi – esto es lo que se llama de un modo políticamente correcto. Tranquilo. ¿Y cómo supiste que podías contar con “esa persona”? – Santi. tranquilo.¿es quien tiene la emisora? No lo sé.

También es cierto – yo. Vamos. Santi queda. 103 Raquel Couto Antelo . ¿Te conoce? – Campos. así que vosotros también deberíais ser sospechosos – yo. Que no lo hagáis de la misma manera no quiere. Vale – Santi – ya vamos. No creas – Santi – quedaríamos en el paro. No hubo más emisiones después de aquella de los sindicatos. Pues os vendría muy bien un mensaje de “culpable entrégate” – yo. Básicamente – yo. no le sigas la corriente – Campos .SUBLIMINAL Escuché una conversación que me pareció irrelevante en su momento. Y ahora nosotros – Santi. Sí. Será “nos” – corrige Santi – que yo todavía estoy aquí. que te aprovechaste de uno de esos genios inquietos – Campos. ¿No me vas a decir cómo? – Campos. Eso me parece estupendo – Campos – pero a nosotros quien nos garantiza que “quien sea” no va a seguir con las emisiones. que no cuela – Campos. Comprended que ya le he hecho suficiente daño como para involucrarlo ahora en esto – yo. Eso ya está – dice. Hay que joderse con la tipa esta – Campos a Santi – a nosotros no nos da por volver loca a la gente. o que no copia el modelo y lo dedica a otros fines. No le hagas mucho caso – Santi – está en una edad muy difícil – dice sonriendo. No – yo. sólo la imagen configurada. No – yo. ¿Qué fue a través de un chat? – Campos. Pero tío. pero que me fue muy útil llegado el punto de poner en práctica mi pequeña conspiración – yo. Y no tiene el programa. No me vengas con retóricas... o por lo menos eso creo. Campos se levanta y acompaña al otro agente. – yo. hay unas claves para descodificarla y sólo las sé yo. - - - Llaman a la puerta y entra un agente.¿tú eres meiga? Creo que no – yo – pero nunca se sabe.

Berta – dice sentándose junto a mi y sin parar de reír – así que de la emisora no nos vas a decir nada ¿no? No – yo. y sale. Y llegará un momento en que vaya tan mal que sólo pueda ir mejor – yo – y entonces estaré salvada. En serio – Santi – es un buen tío. No – yo. Pues si quieres un buen consejo – Santi – vete asumiéndolo. ¿Sabes? – Campos – me dijeron mis compañeros – mirándome fijamente – los que registraron tu habitación. apartando la cabeza – es que estoy haciendo un cursito de vudú y necesitaba algo para practicar. Sí – él. ¡Mujer! – Santi. estoy – yo.¿no serás de mi club de fans? – dice casi tocándome con su nariz. ¿Ves? – yo . que habían encontrado la foto de un tío bastante parecido a mi – hay que joderse. debía estar más que colorada. En realidad creo que no asumo lo que me está pasando – yo. Bueno – dice Santi al entrar. puedes estar segura. conocedor de que me gustaba. vaya panda de cotillas . Estoy. me gusta que me cuenten historias – yo. Como no – Santi – ánimo mujer – dice mientras me pone la mano en el hombro.¡nunca falla! Por lo menos tienes sentido del humor – Santi – otra persona en tu situación no lo llevaría tan bien. siguiendo la conversación con la gente que venía con él – aquí está la elementa ¿nos conocemos todos. mirando a Santi . Esta te va a encantar – Campos. No – Santi – tú de depresión no vas a morir. ya me había dado cuenta – yo. no? Raquel Couto Antelo 104 . porque eso se pone cada vez peor. Se abre la puerta y entra Campos con una sonrisa victoriosa. No – repite él – pues entonces igual te lo tendremos nosotros a ti ¿qué te parece? que decir A mi me parece estupendo.SUBLIMINAL Ya.¿diles que pasen? Están ahí fuera esperando. sentía el calor en la cara – ya sé. Sí – yo – cada vez que un hombre dice de otro que es un “buen tío” resulta ser un cabronazo. Berta. ya sabes. ¿Pero este de qué va? Que se ponga a hacer abdominales que parece que está de quintillizos.

¿Lo sabías? – dice Carlos mirándome – tía es que me parece alucinante – todo entusiasmado . en el mismo locutorio. nosotros que te teníamos por medio autista. ¿Seguro? – ya estaba este con los “seguros” – y claro – mirándome ¿tú a él tampoco lo conocías? No – yo – ya os lo dije antes. Lo mismo digo – yo. tío – Carlos – ciego no estoy. era el chico del locutorio ¿qué coño estaría haciendo allí? ¿y yo que iba a decir? ¿que lo conocía o que no? ¿quién sería el otro? El abogado seguramente. tenía una emisora? – Campos – de algún lado tuviste que sacar esa información. aquí che presento a Carlos. ¿cómo supiste lo de la emisora? ¿y el rollo ese que me dónde lo sacaste? A mi que me hacía gracia la cara de ponías cada vez que se te colgaba el ordenador. Este señor de aquí es el abogado de Carlos.SUBLIMINAL Dios. pero ni sé como se llama. esta é Berta. - Yo no dije nada. ¿Ella? – dice el chico sorprendido. de susto que me - - - - El chaval me estaba mosqueando. ¡Qué va. ni mucho menos. le dan dos hostias y no queda peor. Raquel Couto Antelo 105 . mirad que cosas.¿la conocías? No – Carlos. tú si que eres encantador machote – es la que te envió el mensajito ese que dices tú que no sabes de dónde la quitaste. que casualmente es él. tía! – Carlos – es alucinante. Carlos. Pero nosotros no te creímos ni palabra – Campos . La cara del chaval era un poema. la vi cantidad de veces. pero daba igual. ¿Os conocíais? – Campos mirándonos. Bien ¿pero sabías que la persona a la que le mandaste las imágenes. cuente a los ¡Qué flipe! mandaste.. ni dónde vive y en mi vida hablé con ella.. cuando se lo colegas. meterte en problemas. Vale. parecía que lo habían traído para tirarme de la lengua. no quería. Sí. Esta encantadora criatura – dice Campos señalándome.¿tú? Lo siento de veras – yo – no medí muy bien la magnitud de las consecuencias cuando lo hice. lo que quería ocultar a toda costa era su identidad y el ya estaba allí.¿ves que malos somos? Porque nos resulta un poco extraño que – mirando a Santi – ayer mi compañero os viese a los al mismo tiempo. Por si no fuese el caso – Santi – Berta. Pero tú sabías que el tenía una emisora – Campos – lo dijiste antes. Justo el locutorio donde tú dijiste que habías realizado una de las emisiones – mirando para el chico. pero eso es irrelevante en este momento – Santi tan contento. Yo de él no dije nada – yo. ella – Campos .

claro que no se nos ocurrió. Sí. eso lo vimos. no me apetecía y no lo hice.SUBLIMINAL - Lo de la emisora – dije yo. mientras Campos abría ojos y orejas para no perder detalle – lo escuché en una conversación.. En realidad – Carlos – tú sólo hablabas de un partido y nosotros abusamos un poco. Es impresionante – sigue Carlos – lo intenté descodificar y no pude. Pues sí. No sé como pedirte perdón. anduvimos escudriñando y nos cargamos una parte. Claro – Campos – como somos todos tontos. ¿Y lo emitisteis igual? – Campos. no lo tomes como algo personal – yo – no lo puedo evitar. – Carlos. El programa tiene un sistema de seguridad – yo – no sé qué claves y no sé qué historias que no te sabría explicar. se lo enseñé a un colega que es una máquina y tampoco pudo. para nada – Carlos – en realidad me tienes impresionado y cuando se lo cuente a los demás verás. ¡Qué jodida! – Carlos – un día hicimos una prueba para saber si estabas tan concentrada como parecía y tiramos una botella al suelo y tú ni caso. pero no encontramos nada. cuando empezó a hablarse de lo de la manipulación de los medios – Carlos – nos dimos cuenta de que igual teníamos nosotros algo de culpa y no volvimos a tocar el tema.. Se ve que es un sistema muy seguro – yo – supongo que por eso que dices de que sólo emitisteis un trozo el efecto fue tan radical. como no sabíamos muy bien de que se trataba.. No quería decir eso – se disculpa Carlos. Sí. Sigo sin tener ni puta idea de informática – yo – y de dónde saque lo que te envié no voy a hablar – Campos hizo un gesto de “vaya por Dios”. No. Lo de la famosa negociación – Santi. ¿Tus amigos no te dijeron que habían soltado al otro? – yo. me siento como la mayor embaucadora del universo – yo. - - - - Campos me mira esperando a que yo también me disculpe.. Si sólo lo hiciésemos una vez creo que ni se darían cuenta. de nuevo – cuando llegué por la mañana contando el rollo y me dijeron que tenían a alguien más retenido. intentamos grabarlo en vídeo todas las veces que lo emitimos. Sí. - Raquel Couto Antelo 106 . por lo de la foto ¡qué se joda! De verdad que me dejas de una pieza – Carlos. y ahora me vienes con que tenías la antena puesta. de hecho – Carlos – la última vez que lo miramos. eso también lo creo yo – yo. Sí.

. Si no hiciésemos tantas emisiones. ¿Y ahora que te van a hacer? Nosotros no le vamos a hacer nada – Campos – lo que os pasa es culpa vuestra.. - El abogado de Carlos me miró mal. también su abogado. pasando de ellos también – me requisan la emisora.¿así que viniste porque le escuchaste decir que iba a venir él? Sí – yo. Fue genial. mucho más jodido. Mujer. – Carlos... así que vine a entregarme antes de que viniesen a por mí. una multa y trabajos sociales. Si quieres te dejo el mío – Carlos – conmigo ya terminó. eh? – Campos. – yo. en serio. Paso del tema. ¿y tu abogado? No tengo – yo.SUBLIMINAL Sí – Carlos – pero a él no le dijeron porqué lo soltaran. vamos – le dice al chico.. Siento tener que separaros – Santi – ahora que os conocéis... A nosotros nos dio mucho que hacer. 107 - - Raquel Couto Antelo . eso era lo que decía y supuse que se había ido de la lengua. Te veo más tranquila – Campos – por lo menos ahora sólo te tienes que preocupar por ti misma – yo asiento – elegiste bien a los cómplices. De nada – Campos. Este es un mundo cruel. a mi que más me daba.¿verdad Campos? Sí. Entonces ¿pensaste que íbamos a dar contigo. necesitaba soltarlo de una vez. llega a ser otro y ni se presenta – sigo asistiendo . además no me sentía muy bien. si a mi no se me fuese el tarro a veces. que se levanta. Nada – Carlos.. Gracias – yo. No le des más vueltas. tampoco la tienes tan grande – Campos vacilando. nosotros no os hacemos nada. Ya tienen la mía. también la escuché – haciendo caso omiso de los comentarios – por eso vine antes de que vinieses tú. os admiráis y os lleváis tan bien. tía – Carlos – tuvo mucha gracia. ¿También escuchaste esa conversación? Esta mujer es una caja de sorpresas – Santi . ya me lo dijeron estos – mirando a los polis – pero de momento no me apetece que me mareen. para que quieren más – yo. y salen los tres juntos. Lo de suyo es un poco más complicado – Santi – como te lo diría. ¿Y a ti? – Carlos. Y que no se queje – Campos – que el canal quería su cabeza.

Igual tenéis esa información delante y no la veis – yo. pero ya que lo dices – yo. sincerándose – y lo que de verdad te podía salvar el culo no está. Puede – yo. me estaba arrepintiendo de dejaros solos Escucha – Campos – que nos va a decir como resolver el caso. Sí. Me refería a que pueden parecer datos irrelevantes y que no lo sean – yo. Yo no dije eso – yo. Podías cortarte un poco – Campos – yo también tengo sentimientos. Lástima – Santi – el jefe anda que echa humo.. Decía que a lo mejor hay información aparentemente irrelevante y que bien estructurada. Por eso están pendientes – yo. ¿Parece que os presionan los jefes? – yo. pero ya me tarda en terminar con esto – Campos. Eso también – Campos. siempre confiando en mi capacidad – Campos. Me refería al caso – Campos..SUBLIMINAL No. siempre encuentras un montón de cosas que no llevan a ninguna parte – él. Lo de trabajar con casos viejos es un coñazo. – yo. dulcemente mientras me derrito. Eso del final sobraba – Campos. claro – Campos. hace una pausa – supongo que una vez resuelta tu mayor preocupación prestarás más colaboración. entrando por la puerta – menos mal. Ya – yo. Mira. Vaya – yo – ahora ya sé porqué no ligo. También te picas por todo – yo. ¿No te resulta un caso interesante? – yo. Vaya. No me refería a ti en concreto. Todavía estáis vivos – Santi. ¿Qué quieres que te diga encanto? – salió el chulo – hay cosas más entretenidas. a mi los jefes me la sudan. Gracias por aclarármelo – un poco picado. 108 - Raquel Couto Antelo . pensé que no ibais a dar conmigo y que apandaría él con todo – yo. Pues que deje de fumar – Campos – sigue.

y lo de como había encontrado el disquete verde. pero es que yo no me tiro a Domínguez y ella sí – yo. ¿Y dices que no conocías a los del bar? 109 Raquel Couto Antelo . Y buscando información encontraste. ¿Qué fue? ¿una especie de venganza por echarte? – Campos. Venga – Santi – suéltalo que me está interesando el tema. que va. Hombre. la verdad es que lo hice para vengarme ni nada.SUBLIMINAL ¿El programa lo sacaste de la oficina? – Campos al grano. ¿Y por qué no le preguntaste a la tipa esa de qué iba el rollo? – Santi. Un delito más – Santi – cuando esto termine aún te va a tener miedo el padrino. Sí. lo de Sofía y Simón. se suponía que no sabía nada – yo. ¿Y ella cómo se enteró? – Campos – porque la que tenía la información más a mano eras tú. Claro – Santi. claro que eso fue un poco antes de que me despidiesen. Un día llegué a la oficina y me llaman al despacho – yo – el jefe dice que me largan y que antes tenía que hacer un balance de la situación de la empresa y otros informes más. Vaya. Pero vas por buen camino chico – Santi. No. vaya – Santi – esto se pone más interesante por momentos. la información ya la tenía ¿qué clase de profesional crees que soy? – Campos se ríe – el caso es que una compañera me encargó que encontrase una carpeta de un anuncio que se había hecho hace años. – yo. Sorpréndenos – Campos . Sí – quedaron sorprendidos de mi sinceridad. – Santi. Hombre. Ya. no exactamente – yo.¿cómo sabes eso? Obviamente. y con retranca ¿llevabas tú los archivos también? ¿Sigo? – yo. Sigue – Campos cediendo el paso... ni siquiera supe que contenía hasta días después – mentirosa. - - Les conté todo lo de Fran. No.. Si no ya se lo mandabas buscar a otra – Campos. tú y tu parabólica – Campos – o tienes un oído de primera o la facultad de estar siempre en el sitio más oportuno.. estaban todos revueltos y me decidí a ordenarlos de paso que buscaba lo que me habían pedido. Esos archivos eran un cristo.

este siempre llamándome asaltacunas ¿pero de qué va? Y la Sofía esa – Santi. que yo recuerde ni tocamos el tema. el tipo ideal de cualquier hombre. Tranquila – Santi – no tienes porqué darnos más explicaciones. Después me preguntaron por cada uno de mis compañeros y por don Tomás. 110 - Raquel Couto Antelo . Creo que nos estamos desviando del asunto – Campos interrumpiéndolo – háblanos de Domínguez.. ya mosqueada.¿crees que se habrá marchado ya? Supongo – yo – hace por lo menos un mes de eso. pero por debajo no le pones límite – Campos . la verdad es que dejé de llevar la cuenta de los días. intentando suavizar la situación . A uno de ellos sí – yo. Algo sí – Campos – de los que pueden saber algo tenemos a Domínguez y a Tomás – mirándome .¿cómo decías tú? “aparentemente irrelevante”. Les conté lo poco que sabía de él. Desde luego. si alguien cogió los disquetes de la contabilidad y hubo esos cambios es que algo raro pasó.. Bueno – Santi – esto no nos ayuda mucho. ¿Y entonces de que hablasteis? – Campos curioso. al margen de su vida oficial en el trabajo. Santi se rió. Igual eran cosas privadas – Santi censurándolo – hay gente que tiene vida privada ¿sabes? Me contó de una chica con la que sale – yo.igual hay algún detalle – mirándome .¿no? ¿Disculpa? – yo. De cualquiera. no – Santi – los hay – señalando a Campos – que las prefieren más. Ya. ¿Y que te contó del trabajo? – Campos. o más.¿qué tal está? Seguro que os gusta – yo – es un zorrón. No – Santi – no creo que ese sea el camino. alguna de sus meteduras de gamba más sonadas y algún que otro detalle.SUBLIMINAL No. pasados de los treinta y cinco – yo – no presto mucha atención. Tú llevabas las cuentas – Campos . no sabía nada de nada.¿no notaste nada? No – yo – por lo menos que se hiciese oficialmente no. Hombre – yo – de eso no hablamos mucho. ¿Volviste a ver a tus compañeros? – Campos. En realidad no sabía mucho de él. como persona. ¿Cómo que no? – Campos .

que vamos a ver la versión Pero – yo – si los clientes pagaban partes no oficiales a personal de la empresa yo no lo sabría. riendo. Entonces no tendrá nada que ver con eso – Santi.. Vamos.. porque la otra sería que los creativos pusiesen más coste de lo que realmente llevaba el anuncio. ¿Y además? – Campos dulce. De ti. sí que se tendría que deshacer – Santi – tarde o temprano lo descubrirías. ptas. También es cierto – yo. Prácticamente sí. Sí – yo. 111 - - - - Raquel Couto Antelo . Y además. a mi tanto interés me derretía. Lo que pasa es que. No.SUBLIMINAL ¿Hay alguna manera de desviar dinero de la empresa sin que tú lo notases? – Santi. si fuese así no tendrían porque deshacerse de don Tomás.” Hacienda no lo ve con muy buenos ojos – Campos vuelve a poner cara de ofendido. Pero. no hace falta andar untando a nadie para hacer un anuncio. del dinero de la empresa no – yo. Hasta ahora sí – yo – siempre me tuvo pinta de andar con el cazo. – yo.¿por qué crees tú que le pagarían en negro parte de los servicios? Por decir algo – yo. el pobre no se enteraba de nada. – yo – eso de “apaño a caja.. mi jefe – yo – siempre les andaba encima de los costes. pero si Domínguez hacía algún apaño. Entonces – Campos . ¿Tú crees? – Campos imitándome. ¿Pero? – Campos a Santi – atiende surrealista del mundo empresarial. ¿Eso piensas? – Campos. pensándolo bien. porque igual la agencia prestaba servicios que no se podían facturar – yo. Eso – Campos – también lo piensa mucha gente de ti. pensando que era un poco tonta. digo yo? – Campos. muy dulce. No. dice movimientos de lo que sea – Campos. pero eso lo controlaba yo e iban ajustados al máximo. Quien dice dinero. ¿Haríais facturas. que de robar nada – Campos. ¿Sería la única posibilidad de movimientos irregulares? – Campos. Claro.. ¿Y qué sentido tendría? – Santi .¿para qué le iban a pagar más de lo presupuestado o de lo facturado? Agencias de publicidad hay muchas.

Sí. Pero mujer – Santi – si estás muy guapa. Ya lo estoy oyendo. pero eran de campañas – yo – igual no sabían de qué eran. al cambiar de programa. Raquel Couto Antelo 112 . un poco blanca. No – toda natural – quitando que no pudiese mirar la contabilidad antigua.SUBLIMINAL - ¿Cuántos años llevabas allí? – Santi. eso sí. mujer – Campos con retranca. Se me subieron los colores de nuevo al pensar en la foto de Chris. Igual está disimulando. pero es que me sentía mal. sería de esos días.¿no me podría traer alguien ropa y mis cosas de aseo? ¿Para qué? – Campos extrañado. Ya hablaremos – Campos – hasta luego. Tampoco es tan guapa – yo – tenía compañeras bastante más guapas. - - No es que sea una maniática de la higiene. ¿Eso que es? ¿un chiste? – yo cabreada. Tú a la mínima que alguien se descuida le sacas la piel – Campos. ¿Y entonces? – Campos . no te preocupes. que no sé de donde lo sacaría. Digo yo – yo .¿qué hicieron con el otro? Y yo que sé – yo – renovarían los equipos informáticos. igual pensaron que eran cosas mías. él estaba tan cerca y yo apestando. De momento – dice Santi levantándose – nosotros nos vamos a comer y a ver que se nos ocurre. En ciertos temas – Santi – la razón no manda. Así que el principal sospechoso es el Domínguez ese – Santi. este tío es un cerdo. eso si. tienes que ir a la playa. Chao – Santi guiñándome un ojo. Ya – Campos .¿y entonces porque no desapareció también ese disquete? Además dijiste que había otros. y tampoco era raro. además de que me gustan menores. bien puedo pasar un día sin ducharme. menos mal que le había devuelto a David los playgirl. no tendrían tanto estómago. pero si se enrolló con la tía más bocazas de la oficina – yo – a quien se le ocurre. ¿Y nunca notaste nada raro? – Campos llamándome pardilla. porque no tenían nombre. Es que me resulta bastante difícil pensar que el pudo organizar algo así. Casi dos – yo. A mi me sigue pareciendo un inútil – yo. te mandamos al camarero para que te traiga algo a ti también. vaya corte que te registren la habitación sin avisar. me iba a llamar salida. Y no soy la única – mirándolo fijamente. Ya os dije que el disquete verde era una copia de seguridad.

Mirándolo por el lado bueno. por mi que llueva. claramente él no se iba a enrollar conmigo. me hacía especial ilusión lo de los puentes de los coches.. en las cosas que aprendería en la cárcel. no me dejaba acorralar fácilmente. daba igual. Tardaron bastante en volver. estuve a punto de salir a dar un garbeo. aquella situación no podía derivar en nada personal. o por lo menos unos cuantos años. Raquel Couto Antelo 113 . siempre había sido una persona imaginativa. como decía el otro. Si me animé. iba a espabilar. Cris. Me dio por pensar en como cambiaría el mundo sin mi. Comí sola en aquel cuarto. pensando que el resto de mi vida. Me fastidiaba porque me parecía el típico que anda detrás de todas y no me engañaba.. pero me corté no fuesen a correr detrás de mí. ya tenía para comer.. Ni siquiera le gustaba ¿por qué no? Tampoco estaba tan mal.SUBLIMINAL Poco después entró el camarero y me recitó el menú. A lo mejor cuando saliese de la trena me estaría esperando. no me dejaba concentrarme.. Ahora era otro. mientras estuve allí sola. algo de objetividad era lo menos que se podía pedir. Pedí la comida y al poco la tenía delante. ¿seguro? No. aunque debo confesar que la idea no me resultaba del todo desagradable. tirarme al suelo y esposarme. pero cuando un tío me gustaba. porque en un caso de emergencia. ¡Me odiaba! A veces se le notaba tanto que me daban ganas de decirle que se cortase un poco. Empecé a agobiarme. Cris. pero de repente recordé que en el instituto no había pasado. todas seguramente muy útiles. De cualquier manera.. también era mala suerte que lo fuese a conocer en aquellas circunstancias. este parecía más agradable. que me llevaba muy bien con todos los macarras. ya encontraría algo con lo que negociar.. mira que si me cogían manía las que controlaban el cotarro. por lo menos saldría con paro y con el que tenía acumulado iba a tener tiempo para buscar algo o marchar fuera llegado el caso. claro que era porque no me importaba explicarles los ejercicios. sería así. que no iban ser pocos.

bastante – yo. Hombre no era precisamente lo que tenía pensado. sabía la Salimos. Subimos a dirección. Lo siento de corazón – Santi – pero yo no voy. ¿Ahora? – yo.¿no tendrás una bomba de mano escondida en el desodorante? No. No. más o menos – sigue en esa línea. hacía sol. 114 Raquel Couto Antelo . Sí. Sí – Santi . Lo que me extraña es que no dijeses un “pues lo tienes jodido” – yo. hagas lo que hagas no lo ataques con un bolígrafo – me dice – hazme caso. con la epidemia de “entregas voluntarias” que había igual había venido Domínguez a confesar. y no la iba a saber. En realidad no vamos por hacerte un favor – Campos.SUBLIMINAL Capítulo 10 Pasaba de la media tarde cuando entraron. un coche y fuimos a mi casa. venían bastante contentos. Te gusta la playa – Campos todo amable. ¿Me podré fiar de ti? – Santi mirándome . Le sienta muy mal – Santi que sigue en su onda. Para una vez que trato de ser agradable – Campos. Sí. – yo soltándolas con .¿no querías coger ropa? Sí. Berta – dijo Campos acercándose – vamos a tu casa. Sí ¿por qué te extrañas? – Campos. pero suponía que no podría ir yo misma a por ella – yo.¡coño! Tú también estás mejor de agradable – Cris – así que mejor sigamos los dos en esa línea ¿te parece? Sí – yo. De inmediato – Campos – venimos al momento. Llámame en cuanto lo tengas – Santi mirando para Campos. puedes comprobarlo tú mismo – yo. tan agradable él – te lo explico por el camino. igual habían conseguido lo que andaban buscando o quien sabe. no te fíes. precioso – sorprendida por el comentario. Pues – ya lo veía venir – a mi también ¿No me digas? – dije sorprendida. La verdad es que estás mejor de agradable sutileza. - Bonito día ¿verdad? – Campos. por nada.

comer. el atardecer. al mediodía. Pues lo que hay por ahí no es mejor – Campos. pasear. Ya decía que no te me hacías conocida – Campos.. ¿Por qué me lo preguntas como si lo tuviese que saber? Nunca me dio por montar en el – yo. cosas mías ¿a que acerté? – Campos. ¿No te gusta? – Campos. a mi me gustaría comprobarlo por mi misma. viajes en tranvía. Por nada. A veces no – yo. A estas horas no creo. Eso lo dices tú porque ya lo has visto. supongo – yo. - Raquel Couto Antelo 115 . Sí. Dependerá de la casa – yo. el tranvía. A mi me gusta casi todo – yo. tratando de mantenerme bajo control y no decirle contigo sí – el atardecer.SUBLIMINAL - ¿No irás a Riazor? – Campos. Es todo un consuelo – yo. Es bueno tener sentido del humor – Cris – dicen que vives más. cenas románticas a la luz de las velas – Campos. igual mi hermano – yo. cenar. Que no se diga que no das facilidades – Campos. Ya sabes. ¿Qué cosas? – yo. ¿Prefieres estar aquí? – yo. el amanecer. Al Orzán – yo. Tú a mi tampoco ¿eres de aquí? – yo. Eso – yo. pero anduve por fuera mucho tiempo – Campos. ¿Habrá alguien en tu casa? – Campos. Cuando escriba mis memorias y salga de la cárcel. Cuando sea rica voy a andar viajando seguido – yo. ¿Si? ¿y eso lo deduces por? – yo. Y cuando va a ser eso – Campos. sorprendida. Como en casa en ningún sitio – Campos.. ¿Qué tal se va en el tranvía? – Campos. Me tienes pinta de que te gustan esas cosas – Campos.

ja – yo. ¡Hola bandido! – yo. no creo que me vayan a preguntar – yo extrañada “un amigo”. lo que quieras.SUBLIMINAL Bien. Había poca gente por la calle. con lo bien que íbamos. A ti. igual a la familia.. Supongo. pero tampoco creo que lo fuese pregonando. ¡Hola Berta! – el niño de la vecina. a mi tío Antonio para pedirle consejo. soy un amigo ¿entendido? – Campos. le afectan amigo suyo sobre todo de no ir a - No volvió a decir nada.. mucho las situaciones críticas. o no sé – yo. Me voy a la playa con mi tía Fina – el niño. Sí mujer. Salimos del coche. ¡Vete a la mierda! – ya me estaba hartando. pero ya sabes que yo escucho. Siiii – el niño. quien me diera. No. ¡Que listo eres! ¡pásalo bien! – yo. Hombre. si encontramos a algún vecino y te pregunta. 116 Raquel Couto Antelo . ¡No! Porque le dio el sol todo el día y ahora está más caliente – mira que resabido. en el fondo. El agua va a estar muy fría – yo. ¡Voy a estar más moreno que tú! – el niño. que si no no te lleva – yo. porque sabe perfectamente que me cabrearía y que son capaz la cárcel sólo por fastidiarlo – yo. Recuerda – Cris – un amigo – mientras aparcaban. igual a su novia o a algún si se lo dijo. a mi si le pasara a un amigo suyo me lo diría. todo muy natural. – Campos. Muy bien ¿y te vas a bañar? – yo. ¡Ya verás! – el niño. Yo que sé. Ja. después no protestes si lo. ¿Y tu hermano? – Campos. esto te parece un juego – Cris. Por si se da el caso – él – tus padres no le contarían a mucha gente tu situación. pero puedo hablar ¿no? – yo – de momento puedo hablar. ¡Pablo! – la tía Fina .¡apura! Venga. entramos en el edificio.

Berta – Fina – este niño para con todo el mundo. A no ser que le guste el fútbol – Campos. No – él. ¡No jodas! – yo . mientras me da un beso y me abraza. pasa – la anfitriona perfecta – Marcos. Menos mal – bieeeen – porque mira que si te pone las pilas por mi culpa – riéndome. ya no hace falta que diga que eres “un amigo”. apura. En serio – dije tratando de contener la alegría – no hay por que fastidiar a nadie. Es el novio de Berta – la criatura. ¡Exactamente! – yo. Sssshhhhsss – yo – me escapé. Pues disimula porque creo que te viene siguiendo un poli – Marcos. de pequeño pasó mucho tiempo conmigo – yo. Cristian Campos. Pasa. ¿Qué haces aquí? – mi hermano. Ya veo lo mucho que lo ibas a sentir – Campos riéndose también. Sí. Pasa – Fina – anda. pero bien que controlaba la colega. Veo que es de familia – Campos. y tanto.¿ya os conocéis? Lo vi cuando esperaba a papá y mamá – Marcos. mi hermano. le pegó un repaso. Hola. La tía Fina sí que se fijó en Cris. es obvio que eres mi novio – yo. Lo del cachondeo – Cris. ¿El qué? – yo. ¿CrisCampos? – mi hermano – suena a nombre de cerveza. A tus padres había que denunciarlos por malos tratos – Campos. ¿Tienes novia? – yo. 117 Raquel Couto Antelo . Bueno. Se me debe notar que estoy enamorado – que serio lo dice el muy cabrón – lo siento. así igual tiene menos gracia. este es Cris Campos. no vamos a llegar nunca. no pude disimular. que casi es hora de volver. ¡Hola! – yo.SUBLIMINAL Adiós – el niño. Se lo pegué yo. por ver si tenía campo libre.

No. claro – Marcos. para eso vinimos. Andando – me dice. Quiero ver tu habitación. ¿Está todo bien? – Campos. ni ver ni tocar. puedes quedar en el salón mientras me ducho y recojo las cosas – yo. ¿Eso es legal? – yo. ¡Qué voy con ella! – Cris – tranquilo. - - Entramos en la habitación. No. está en el manual – Campos. Tenemos la orden judicial – sigue – mira – sacando una cajita del bolsillo del pantalón – es muy sencillo. ¿Sabes? – mi hermano a Cris – haces bien aprovechar mientras puedas. pero estaba como la había dejado. sin no va contra la ley. igual la había ordenado mi madre. Sí – yo. es que tengo que hablar el mismo lenguaje que las personas con las que trato. porque en cuanto no tengas ningún poder sobre ella te parte las piernas por hablar así. No voy a huir por el canalón del agua. No me digas – Campos. Lo tendré en cuenta – Campos.¿tú vas a quedar aquí? En mi habitación. suponía que estaría todo patas arriba. Ya. ¿Cómo? – mi hermano escandalizado. Pues andando – Cris. sólo tienes que presionar un poco y ya queda pegado y conectado. voy contigo – Campos. Somos muy cuidadosos – Campos. Sienta – señalando a la cama – te explico – sentándose en el escritorio – te cambias y vamos a la oficina. te lo aseguro. La verdad es que no lo esperaba – yo. con un micrófono que tú vas a colocar en el despacho de Domínguez. tengo vértigo – yo. tiene muy mal genio – Marcos. Que no te engañe su pinta. Es aquella – mi hermano. Bien ¿dónde está? – Campos.SUBLIMINAL - ¿Qué? ¿a ti también se te está pegando? – yo. además te voy a contar el plan y tu hermano no tiene porqué enterarse – mirando a Marcos . Lo tienes que poner un sitio 118 - Raquel Couto Antelo .

eché aquella para lavar y cogí la otra. Terminé muy pronto.SUBLIMINAL donde creas que puede captar la mayoría de las cosas que pasen en el despacho. así que me empleé a fondo. Sólo hasta la puerta – Campos. al baño no me siguió. Mira que si le hace interferencias – yo. me dio corte coger la ropa interior. No. Mientras te duchas lo vas pensando. me pareció mucho más prudente. pero había encendido el ordenador – las he visto más rápido. No – Campos tajante. Beta – dice levantándose y acercándose a mi – esto te puede salvar el cuello ¡aplícate! Así de fácil – yo – pongo el chirimbolo y salvada. Muy bien – Campos. Seguro – el sonriendo . pongo otro en la mesa de Sofía – yo de coña. ya se me ocurrirá algo por el camino. A ver si me acordaba de decirle a mi madre que la lavase toda. tuve suerte. Cogí la ropa y me fui a la ducha. pero analizó cada movimiento que hacía en la habitación. la tecnología es una maravilla. sólo tenemos uno – muy serio – ven. ¿Vas a venir conmigo? – yo. medio mundo metiendo las manos en mis intimidades. no quería quedar mal. No te dejarían tan contento como yo – yo. No tenía mucha complicación. Lo de “ya” será un decir – seguía sentado en el mismo sitio. Más te vale – Campos. Así de fácil. ¿No se acoplará con los móviles? – yo. tú eres la artista – él con sorna. ¡Joder! No andarían con la ropa interior ¡que asco! Fui a mirar si había alguna en el tendal. Y a vosotros – yo.¿pensaste en algo? En algo sí – yo – pero no en una excusa. no – él – pero te va a ayudar mucho. ¡Ya termine! – dije toda feliz. ¿Y si me chivo y le digo que lo escucháis? – yo. hazlo tú. 119 Raquel Couto Antelo . Si quieres. tranquilo. Volví a la habitación despacio esperando pillarlo con las manos en la masa. Entonces lo pego a la mesa ¿y que excusa pongo para entrar allí? – yo. Estos no – Campos.

que te sentó bien – Campos sincero. ¡Gracias! – yo ofendida .¿vamos? Hay que apagar el ordenador – yo . claro – él .. ¿Cinturón? No. Porque mido bastante más que tú y ni que decir que soy más fuerte – Campos.SUBLIMINAL A nosotros puede que sí o puede que no – Campos.¿encontraste algo interesante? La verdad es que no.¿y qué detalles son esos si se puede saber? Pues – dice. Suponéis que va.¿no crees que es bastante interesante que te guste alguien como yo? 120 Raquel Couto Antelo . además me tiene pinta de aparentar más de los que tiene. pero yo también tengo mucha maña – Campos. Sí. babeando. No suponemos nada. Pero este. tu sentido del humor y. Más o menos – Campos. quitando ciertos detalles eres bastante aburrida – Campos. ¿Sólo cincuenta? – yo – normalmente me quito cien..... Pero yo no. Vaya. En serio. que es delante. Mujer. no uso ¿por qué? – yo. – yo. que estuviese No termines esa frase – yo amenazando. la mala vida. Y que tengas una foto de un tío que se parece a mí – dice él mientras pone la mano en el armario y su cara a la altura de la mía . simpático – yo. Porque me lo preguntó Andrea.. Nunca has oído lo de más vale maña que fuerza – yo. ¿Eres cinturón negro o algo así? – Campos. – Campos.. acercándose más – tu mente perversa.. vamos a intentarlo ¿vale? – él – te sentó bien la ducha. de lo que estamos hablando. ¿Y? – yo contra el armario. yo a ti no te lo he preguntado – Campos. Y de ese no depende mi vida – yo.. te has quitado cincuenta años de encima. voy a tener que ducharme otra vez.. que completo – yo. si él los treinta ni los recuerda. Pues igual te tienes que duchar tú también – yo – a ver si obra el milagro ¿cuántos años tienes? Esa es una pregunta muy impertinente.

se me debía notar que no tenía ganas de cuentos. era de suponer que él le pondría el toque de gracia y resultó ser el único de la familia en tomarlo en serio. Bajamos las escaleras callados. Vi la foto y sí que se me parece – Campos. este es un creído.. a mi sí . después irá contándole todo a los compañeros y juntos se reirán de mí. Cogimos el coche y allá fuimos. lo noté muy triste y traté de animarlo diciéndole que no se preocupase. ¿Al natural? – yo. pensé que lo tomaría a coña.¿hablaría en serio? Mucho tampoco – yo – además tú también preferirás a una modelo antes que a mí. NI se levantó para venir a cerrar la puerta. Sentía remordimientos porque siempre le estaba diciendo que tenía que madurar y ser más serio. Como haga falta.SUBLIMINAL No se te parece tanto – yo cabreada. 121 Raquel Couto Antelo . ¡Qué gracioso! No lo tengo porque es muy difícil conseguir fotos suyas – yo. Sólo abrió la boca para confirmar la dirección de la agencia. pero por lo demás somos como hermanos. Sí – él quitándome la foto – yo soy más guapo. No le hizo ninguna gracia. no lo conozco de nada – yo.¡joder! Si eran clavados. yo no podía olvidar la cara de mi hermano. Creo – yo saliendo de allí y cogiendo la foto del escritorio – que le pones demasiada imaginación . Y yo que sé si es rico o no. que no sería nada y que esperaba que llegado el caso me trajese el pan con la lima dentro.. Me destrozó el corazón. Los tíos son así.¿y como es que no lo tienes ahí? – señalando a la pared – ¿a tamaño natural? Lo intenté. Vaya momento escogió para darme la razón. Él también tiene barriga – se picó – pero como es rico te da igual. tú ya no estás en edad. pero no se dejó – yo. Me despedí de mi hermano. por mis fans lo que sea – Campos. Saco yo una y ya tienes en qué recrearte – pero será así de verdad o sólo me putea. parecía decirlo en serio. Entonces no tienes de qué preocuparte – Campos. ¿Así que te gusta el tipo este? – él . Sí – yo. Me dijo un “no estés tan segura” que aún me da vueltas la cabeza. Hombres. ¿No? ¿Y por qué no? – yo. Ya te gustaría – yo. Razón de más. ¡Ja! – él – me refería a un póster o algo así ¡ay! Perdona. Berta – Campos devolviéndome a la realidad – llegamos – muy dulce. tal como lo tomarán mis padres. Casi no – dije dándole una palmadita en la panza.

Ellos ni se acercaron. bueno ya demostró que no. decía que mejor así. Sí. si Fran no lo sabía es que no sería. ya voy – mientras me quitaba el cinturón de seguridad. porque la otra no prescindía de él en ningún momento. Pero el único importante – Fran – tendrás que reconocer que soy yo. es lo bueno de Domínguez. A ti no. que está a todas. ya pareces una modelo. traté de disculparlo diciendo que era normal porque llevaba poco tiempo. Sonreí y salí del coche. Fran hizo un comentario de igual que hace cinco años que los demás no entendieron. Era buena gente. igual Simón no era tan encantador como parecía. ¡Joder! – sin soltarme el brazo – que delgada estás. Estaban todos trabajando. no? 122 Raquel Couto Antelo . La doña perfecta no quería dejarme entrar. Tino me dijo que si sabía de otra agencia que los avisase porque en aquella tenían los días contados. en cuanto lo viese me inspiraría. dicen que estaban contratando gente nueva y cualquier día les daban vía. Habían creado un departamento creativo. y que almorzaba todos los días con él para írselo poniendo en bandeja. Berta – Domínguez . Pronto se acercaron los demás e hicimos un poco de barullo.¿y tú por aquí? ¿necesitas alguna carta de recomendación? Que ¿ya has encontrado trabajo? ¿está difícil la cosa. no iba a tardar en caer. como no. pero no hay tanto que os vimos. A pesar de todo la noté aliviada. Sofía y que en realidad no sabían muy bien a qué se dedicaba. decía Ánxela. por la cara que puso las caras no resultaron entre ellos. pero trabajaban mucho. saludaron desde su despacho. Como engaña la gente. del que era jefa. todavía no tenía nada pensado. Le habían subido el sueldo y. Buenas tardes.SUBLIMINAL - ¿Estás bien? – Campos. me vio entrar. Parece ser que era un ejecutivo del piso de arriba. Cogí el ascensor y llegué a la oficina. ¿Qué tal? – Ánxela dándome un abrazo. Va a salir bien – agarrándome del brazo – todo va a salir bien. Él siempre está a la última en los cotilleos de la dirección. Tía ¿qué tal? ¿y tú por aquí? – Fran. vaya. no estaban enrollados. pero en el fondo. Este Fran es mucho. me dijeron que había tenido suerte de pillarlo porque últimamente no pasaba mucho tiempo allí. pero me puse seria y pasé. Dijeron que el hijo no se enteraba de nada y que les retrasaba mucho el trabajo. pero aquí hay más gente – yo. n bollicao. pero no había problema. por lo menos aún no estaba colgada de todo y perder el tiempo con un trepa no era su idea de relación. aunque en principio. ¿No me digas? – Fran desconfiando – no me extraña que nos eches de menos. la supersecretaria nos llamó la atención y entonces les dije que venía a hablar con Domínguez. Ánxela pasaba de todo. No dije nada y abrí la puerta. Simón se había ido con ella. Fran. Fran me dijo que ya le tenía un pretendiente buscado a Ánxela y ella le dio un toque cariñoso. Vine a haceros una visita – yo. me alegré de que fuese un inútil. Cuando la petarda de la secretaria nos llamó la atención por no sé cuanta vez nos despedimos y yo fui hacia el despacho del monstruo.

Campos estaba fuera esperando hablando por el móvil. ¿qué pretendía? Debo ser sí – Fran. Veo que me mira raro. Es un amigo. Encantado Cristian – Fran sonriendo – esta chica es sorprendente ¿no crees? ¿Por? – Campos. Tienes que madurar mucho.SUBLIMINAL No me resultó nada difícil hablar.¿le molesta la verdad? ¡Fuera! - - Entró la secretaria toda asustada. al final. Aunque igual ya tienes bastante que hacer – Fran mirando a Campos con curiosidad. que bien sienta hacerle la puñeta a un mierda como Domínguez. este hombre es ciertamente inspirador. ¿De la manga? – yo . Así que tú eres el famoso Fran – Campos. Vas por mal camino. aprender mucho y bajar esos humos. ya te lo he dicho – yo. ya me cansé de no decir lo que pienso.¿a qué viniste? No pasó nada. De repente se saca a un amigo de la manga – Fran. Fran – mirándome de reojo. Marché corriendo. usted igual no lo sabía – micro colocado – y me daba pena que viviese pensando que es buena persona siendo el hijo de puta que es. Buenas tardes – yo toda ancha – sólo venía porque en este tiempo pensé mucho en la tremenda putada que me hizo usted. Es un amigo – yo. ¿Qué pasó? – escucho una voz detrás . nunca te tuve por una profesional seria y ahora veo que no me engañaba. A ti lo que no tiene que hacer te afecta – Fran – aún te voy a tener que encargar la declaración como terapia. Campos se acerca. yo cogí y marché muy a gusto. Cristian – dice Campos extendiéndole la mano.¿quién te crees que eres? Ya procuraré dar las referencias precisas de ti. en lo cabrón que es – me acerqué a la mesa – pensé también que estaría bien decírselo porque. Espero que a la señora de la limpieza no le dé por limpiarla por debajo o vamos mal. le solté lo primero que se me pasó por la cabeza – yo.¿tú crees que me cabría? Ya me contarás – Fran con picardía. 123 Raquel Couto Antelo . ¡Sal de mi despacho de inmediato! – Domínguez . ¡Fuera! Veo que no le resulta grata mi presencia – yo . vine a desahogarme. como decía. debo decir.

– yo. Nada más lejos de la realidad. ya hablaremos ¿vale? – yo. Vamos.SUBLIMINAL Encantado – Cris – ya nos veremos.. Algo me dijo Santi de que había bronca. No. me hacía sentir mal porque parecía que siempre le dejaba colgado y tiene que venir suplicando. ¿Te resultó difícil? – Campos. cabreada – estoy harta de que la gente piense que sabe vivir mi vida mejor que yo. se metió en el coche.¿no será de una secta? ¿estás bien? ¡Fran! Ya te contaré – yo. Parecía enfadado. como que le oyó. ¿Tú qué crees? – Campos. que tiene bien dónde agarrar! – Fran. debiste rebotarlo de mala manera – Campos. No. Ya lo estaba viendo llamándome como un poseso para saber quién es el tipo este. que mataste dos pájaros de un tiro – dice sonriendo. bien hecho. ¡Fran! Te va a oír – yo. ¡Métele mano. llegué y empecé a llamarle hijo de no sé quién.? – yo. Bueno más bien me echó – yo. te lo juro ¿qué vamos para. puse el micro y marché. serio. claro que no – yo. ¿No te tendrá secuestrada? – Fran en voz baja . ¿Mejor? ¿mejor que cual? – yo.. Por intentarlo. Te pueden ayudar. ahora tenemos un poco de prisa. igual te consiguen un trato mejor – Campos.. No veas lo a gusto que se queda una – yo. Y tanto. pero no dijo nada. lo que pasa es que es un cotilla y quiere enterarse de todo. El micro funciona – Campos – me lo confirmó Santi. ¿Por qué no quieres un abogado? – esa pregunta escama. Gracias – yo. No quiero que me digan lo que tengo que hacer. ¿No le contarías nada? – Campos. un trato bueno quería decir – Campos rectificando.. Que ninguno. yo me despedí de Fran y marchamos. Que extraña manía tenía Fran de correr detrás de mí. 124 - Raquel Couto Antelo . Imagino. Lo más que pude. no ahora – yo. ¿Sí? ¿qué estáis haciendo? ¿una ruta de venganza o algo así? – Fran – este tío ¿es de fiar? Te noto rara ¿no será por él? Fran.

no lo puede evitar.. yo iba delante. Lo miró adivinando lo que estaba diciendo. Ni palabra. estudiándolo. Siguió conduciendo. No fue lo que me dijo ella – Santi. Él – hablaba de Campos. pensé. seria. Puso un CD sin sacar la vista de la carretera. seria. yo callada como una tumba. ni me atrevía a mirarlo. ¿Por qué? – yo – le va atacando a todas las que pasan por aquí. Esperé. ni era capaz de escuchar nada. no creas – yo. Me daba la impresión de que me miraba todo el mundo. muy largo. Me iba a responder cuando entró Campos por la puerta y lo pilló. Pues traes una cara que es un poema – Santi.SUBLIMINAL Me quedé mirándolo. Fui directa a la sala. casi lo echaba de menos. con movimientos precisos. ni mando nada. Sonaron los Rolling Stones.¿no abusaría de ti? ¿Quién? – yo. no te puedo garantizar nada. Debe ser – yo. “Sympathy for the Devil”. lo estamos haciendo bien – decía para sí. automáticamente. sin apartar la mirada. 125 Raquel Couto Antelo . no veía a nadie. Tenía que hacer parar el mundo como hizo él. ¿No? – Santi. Debió ser duro volver junto al malvado jefe – Santi. Entré y me senté en mi sitio. Ni la toqué – Campos. No ¿de qué vas? – yo. ¿Estás de coña? – yo. ¿Un día aquí sin hacer nada y ya perdiste la costumbre de andar? – Santi. Me hizo gracia. salimos los dos del coche y entramos. Tenía que hablar con aquella voz con la que me habló él. pero – dice muy serio – igual si ponemos un poco cada uno podemos hacer algo. Y pensé que si alguien me decía alguna vez que me quería tenía que tener aquella mirada que tenía él. Estoy cansada – yo. serio. si entender. No. El camino se estaba haciendo largo. ya lo tenemos comprobado – Santi. De repente para el coche y se vuelve. ¿Qué le dijiste? – Campos. Oyes – dice acercándose . de repente empecé a sentir frío y ganas de llorar. de veras que lo pensé. No te voy a pedir que confíes en mi porque yo no soy quien. que me iba a decir que parase de mirarlo. yo casi lo mato. Lo estamos haciendo. Vaya. sabiendo de memoria donde guardaba cada cosa..

el tal Fran ¿qué tal es? Buena gente.¡los hombres somos unos cerdos! – dice riendo.¿la loba? Los santitos son los peores – Campos. ¿Sofía? – Santi . Por cierto es de nueva creación y nadie sabe muy bien para qué sirve – yo. Entonces tú debes ser un ángel – Santi. No. Pero no era jefa – yo – y ahora sí. Bueno – Santi animándome – mi delincuente favorita no se va venir abajo ahora. ¿Así que te traumatizó lo de Simón? – Campos . dejé las alas en el maletero – Campos. sentí asomar las lágrimas. ni habla – Santi. Entretenida ya la tendría antes – Campos – la tía ya trabajaba allí. Hombre. Sí y la aureola – yo. están Andrea y Oso con él – hablaban como si yo no estuviese. Resucitó – Santi. Para tener entretenida a la querida – Santi. Bien. Pregúntale a ella – Campos. Vio el mundo que se va a perder – Campos. ¿Qué le pasó? Ni ríe. que se sepa. ¡Joder! Casi me pongo a llorar allí. 126 - Raquel Couto Antelo . Campos desvió la mirada. ¿Crees? – Campos – hace unas horas era poco menos que el hombre perfecto. riendo. ¿Por qué te alteras? ¿hay algo que decir? – Santi. pero dejó a Ánxela y es la estrella del departamento que dirige la otra. No sé. No están enrollados. creo – yo. pero no es eso lo que me preocupa – yo. Ni que lo digas. ¿Qué tal va el micro? – Campos. Berta – Campos – el tipo aquel de la oficina. nada – Campos. creo que me engañáis. Necesitamos a alguien dentro que nos informe – Campos. Sí – yo – también lo era Simón y resulta que anda con la Sofía.SUBLIMINAL ¡Nada! – yo. ¿Seguro? – Santi.

un trepa. ¿El qué? – Cris. simplemente un efecto residual. Hasta mañana – yo. Mira que me salió rana Simón. Ánxela es más seria – yo – de tener que ser alguien sería ella. dulce. va siendo hora de ir para casa ¿tú que haces? Yo voy a esperar un poco más a ver que se saca de la agencia – Campos – tenemos que darle forma a esto cuanto antes. Hasta mañana. Así que tenemos que desechar esa idea por el momento – Santi. supongo que cada vez que se repite una historia se añaden más detalles. la imaginación. muy dulce.. Qué sutil – Campos – un monte de marujas. Les conté todo lo que se me pasaba por la cabeza de mis años en la agencia. Adiós – Campos – y dile a Oso o a Andrea que traigan lo que tengan cuando terminen. En momentos así me doy cuenta de lo encerrada en mi que estoy. de la lengua. simplemente tengo la sensación de descubrir algo que llevaba mucho tiempo delante de mi y no veía – yo. persona a persona. compartíamos toda la información – yo. Para que te fíes de las mujeres – le dice a Santi – en cuestión de horas has cambiado totalmente de opinión sobre él ¿pasó algo que debamos saber? No. Ni idea. ya voy yo. Poco a poco me fui animando y la conversación se volvió más fluida.. chica – Santi despidiéndose – duerme algo – a Campos.SUBLIMINAL - No creo que haya nadie que sea capaz e no irse éramos. Jóvenes – Santi – yo marcho. Hecho – Santi. me da muy mala espina – yo. ¿Cena romántica? – Santi. ¿Fran? – Campos. 127 Raquel Couto Antelo . No sé – yo. ¿No te fías de Fran? – Campos insistía. pero nunca llego a conocer bien a nadie. Repíteme aquello de que pensabas que se prestaban servicios que no se podían facturar – Campos. Es igual – Campos – deja. No le des muchas vueltas que lo vas a liar más – Santi – toma un respiro. voy a traer algo de comer. sólo le presto atención a los detalles más superfluos de la gente. Venga – Campos. Supongo que fue eso lo que me hizo desconfiar de Fran. - Le solté todo el rollo otra vez.

¿Tú que vas a querer? – Campos entrando de nuevo – ya se me olvidaba.. Lo sabía. No. da igual – yo.. dejó todo lo que traía y se fue.¿entonces también querrás una ensalada? ¿Hay? – yo. Al poco entra Andrea y deja un montón de papeles encima de la mesa.. ¿Qué tal te va? – Andrea – que no se diga que no das trabajo. pero. Un viejo verde. pero escuché que. – yo. Como todos – Andrea – oyes. A este si lo ves se te cae el alma a los pies – yo. tiene una voz de cabrón.. Cualquier cosa – yo. Es cierto. Soy pequeña. Suele pasar – ella – nadie lo hace. son todos iguales – Andrea. Agua – yo. a ver que hago ahora – Campos. nunca había pensado en esta opción – yo. a mi no me quedan ganas – yo. en realidad. – Andrea.. Sí. Me reí. Lo sabía. Pues te veo muy animada – Andrea. Estuve a punto de levantarme para ver que ponían todos aquellos papeles y de no ser por las cámaras ya lo Raquel Couto Antelo 128 . una conversación telefónica que me hizo pensar Lo cierto es que sí – yo. Es asqueroso – yo. Y sale.. precisamente esta tu intención ¿verdad? – dice No. Tengo mis momentos – yo. ¿Y no tendrás agua suficiente con la que llueve? – Campos . ¿De beber? – Campos. entre nosotras ¿el tal Domínguez está liado con una tía de la oficina? ¿Sale en la cinta? – yo. ¿Es feo? – Andrea.SUBLIMINAL Vas a llevar – Campos saliendo por la puerta detrás de Santi. Era broma. no sería comprensiva. Ya. patatas fritas o croquetas. cualquier cosa. después venme protestando que no te gusta – dice con aires de mujer esclavizada en la cocina. – Andrea.

pero no. falta de costumbre. mi hermano. La comida la trajo él. supongo. sobre mis padres. hablé todo lo que me dejó. tanto que por la noche me dolía la gargante.SUBLIMINAL habría hecho. Siempre mantenía una cierta distancia y seriedad. Me gustaría poder decir que su curiosidad iba más allá de lo profesional. Era una suerte poder decir que todavía me quedaba algo de vergüenza. Hablé. cenamos mientras hablábamos de lo que se nos ocurría. Raquel Couto Antelo 129 . los estudios. Hizo un montón de preguntas sobre mi vida. Me sentí como si me estuviesen entrevistando en la tele.

No puedes escribir en estos papeles – él. Pensaba que así podía orientarme mejor. el último mono. qué pasada. Tenían una foto de Domínguez. riendo . marchó. Para las memorias – Campos. por lo menos a una parte de ellos y el resto iba a suponer que eran los creativos. A cada nombre iba revisando si tenían algo de información. pero lo que sí necesito es algo para pintar. Me pareció ver a alguien en el pasillo y me puse a gritar. era la primera vez que bajaba. Necesitaba algo con lo que escribir y donde hacerlo. pero también tenían una ficha suya. A don Tomás lo mencionaban de pasada. anotaciones de Campos. por allí no pasaba nadie y yo haciendo las cuentas de memoria.SUBLIMINAL Capítulo 11 Al día siguiente no subí a la sala.. que no podía descargar en nadie y apandó con lo que le echaron. Había una lista de todo el personal de la empresa a nivel nacional. vinieron Sonia y otra para acompañarme al baño y me devolvieron a la jaula. pero me ayudaría bastante – yo. La estudié con mucho cuidado. me los dio sin abrir la puerta y me dijo que los estudiase con atención. Tenían un mundo de información. no le debía gustar aquel sitio. los económicos. ¡seas quien seas ven aquí. por eso te pido que me traigas una libreta. Quería tomar unas notas – yo. Alguno de ellos aún trabajaba. ¿Tanto lo necesitas? – Campos.¿necesitas maquillaje? ¿o es que hay algo más importante para una mujer? Hombre – yo – no exactamente. Quedé desconcertada la verdad. Entre los papeles estaban las transcripciones del disquete verde y alguna de nuestras conversaciones resumidas. pero tratar de hacerlo de memoria era imposible así que me limité a leer una y otra vez los nombres. de la época. para no tener que escribir “en estos papeles” – yo. era un montón de gente. sin embargo debía tener más recursos de los que yo le calculo y al final se libró. Quiero un boli y una libreta para. Se debieron pasar la pelota unos a otros hasta que llegaron a Domínguez. yo seguía sin tener compañía. envejeció en poco tiempo. los directivos estaban marcados. Sin más. no somos nada. Raquel Couto Antelo 130 . la curiosidad hizo que no le quitase ojo a los papeles hasta que terminé. Se centraron en los directivos y poco más. También había un montón de información sobre el caso antiguo. o mejor dicho con alguno de ellos había hablado yo en algún momento. ¿Parece que has sentido la llamada del arte? – Campos. a los económicos los conocía. De eso si que no había mucho. Ya. – yo. Morir no voy a morir. Ya entonces las investigaciones se habían centrado en Domínguez y seguía sin entenderlo. que simpático estaba.. nombres de directivos de la central. Pensé en que sería buena idea agrupar al personal por departamentos. ¡Ey! – yo dramatizando. Más tarde bajó Campos con el montón de papeles con el que andaban siempre. de joven era igual de feo. necesito ayuda! – ¿Qué pasa? – Campos. el eslabón perdido.

Siendo así. pero ni se te ocurra ¿escuchas? Ni se te ocurra escribir en estos informes. busca un cómplice y retoman algún viejo proyecto. si te apellidas Rodríguez López o Martínez González. mejor dicho con apellidos conocidos. Entonces.¿Simón? 131 Raquel Couto Antelo . Espera a ver quien es. Se quedó allí un poco. mientras abría – tienes visita. y después marchó sin decir nada. al final iba a tener razón Campos. No. ¿Por? – yo. su querido hermano era de Teruel y si era difícil que coincidiesen aquí allí con la gente que debe haber no te digo nada. Coincidían los de Sofía. de más para mi gusto.. Ánxela y Tino. aún no – Santi. Buenos días. No se podía decir que había sido una deducción brillante. disponiendo de información de primera mano de lo que realmente había pasado en aquel tiempo. Pues gracias – yo. observando. En realidad ni siquiera sabía si los agrupaba bien.. además eso explicaría lo bien informada que estaba. Santi me abrió la puerta de la sala y me dejó entrar primero. ¿Visita? No sabía que podía tener ¿mis padres? ¿mi hermano? – yo. tienes un ciento de hermanos. gente en el económico que no conocía y no estaba segura de que todos los directivos estuviesen marcados. pero dicen que insistió mucho y como nos tienes de buenas. ¡Berta! – Santi. Subía las escaleras toda emocionada. utiliza a Domínguez para completar la información o para acceder a donde ella no llegaba. – Santi. también habría secretarias o secretarios. suponiendo que Sofía. Hola Berta . igual no te gusta – Santi. O no. di con nombres conocidos. verde y unos folios. ya casi tenía superado el vicio de la manipulación.. Supongo que sería para asegurarse de que no escribía nada o que lo notarían si lo hacía. ¡Qué susto! – yo. Sofía era la más probable porque tenía apellidos de categoría. Vaya mierda. escribiendo los nombres de nuevo. – Campos.SUBLIMINAL Bien. te lo traigo ahora. de hecho don Tomás no lo estaba. perdona no pensé que viniese con tanto sigilo – Santi. dentro estaba Campos. como quien dice. el verde destacaría bastante. era un aburrimiento y no saqué mucho en limpio. - En pocos minutos me trajo un boli. Tampoco era un descubrimiento. Estaba en las nubes ¿ya es hora de comer? – yo. estaría bien. Tampoco se me había pasado por la cabeza revolver en aquella información. Hice aquello de la organización por departamentos. de esos que llevan un “de” por el medio. Te lo juro por snoopy – yo. Repasando decidí que había que descartar a Tino. más bien era bastante simple. serio. no vi quien era. llega a la agencia y consigue el empleo. igual era David que me venía a tomar el pelo. No sé.. te mataré con mis propias manos ¿estamos? – Campos. Por decir algo – él – de verdad que no sé quien es. cosas que pasan. En los papeles había anotaciones en azul y en rojo.

tío – lo de Ánxela no fue como esperaba. te repito que estoy bien – yo. si Campos me corta el aliento cuando me dice que no le escriba en los informes. te lo juro – no sé que decir. Estoy bien. Nada.. sus rizos dorados y esos ojos maravillosos. ¿Te puedo ayudar en algo? – Simón. si no me moría. yo me tenía que desahogar. este no marchaba sin que me enterase de lo que había venido a buscar ¿Fran? Apuesto la cabeza a que no sabía nada.¿estás bien? ¿qué hiciste tunanta? No me lo podía creer. Campos no nos quitaba ojo. Pero mujer ¿qué hiciste para terminar aquí? – Simón. Berta. Me tienes muy preocupado – Simón .¿se puede saber que has hecho? – maté a un imbécil entrometido.. de veras. siempre había pensado.¿Fran? – estoy muy bien. para que te las crean hay que sentirlas. Ya – y a mi me mató.. si no ya lo tenía allí metiéndose conmigo por no haberle dicho nada del disco. pero me dio miedo decírtelo y que me rechazases – menos mal que estaba sentada – ahora. Yo también me siento raro – cogiéndome la mano – no tienes que decir nada. ¿Pero? – dije sin entender Campos cerró la puerta y nosotros nos sentamos. Vamos a ver. no sé. ¡Cómo eres! ¿Sabes? Me alegró verte ayer en la oficina – disimulaste de cojones. ¿Qué yo qué? ¡anda! Hay que fastidiarse aquí sin ver la luz del día y aguantar estas mamonadas.¿con Sofía sí? – no es como contigo . Hombre. cuando me cogió la mano le faltó poco para ira corriendo a lavar la suya. Estuve toda la noche dando vueltas en la cama y hoy ya no puede más. - ¿Por qué de repente me parecía el ser más odioso de la Tierra? Con su carita de ángel. No.. Bueno. le rayé el coche a un tío con poco sentido del humor – yo. muy bien ¿y tú que haces aquí? – yo.. no sé. Tenía que hablar contigo – Simón. ¿Qué tal estás princesa? – dice Simón acercándose y dándome un abrazo . en nada . no había magia . como me voy a creer que éste está enamorado de mi si me mira como si tuviese la tiña. Ella no. Yo le seguí el rollo.SUBLIMINAL - Hola – dije extrañada mirando a Campos. una situación extrema siempre te hace ser más sincero contigo mismo. no resultó tan idílico como vosotros pensabais. los dejo solos unos minutos – Campos – después se tendrá que ir – a Simón. El mal presentimiento que Raquel Couto Antelo 132 . cuenta ¿qué pasó? En cuanto me lo dijo Fran vino corriendo ¿si te puedo ayudar en algo? – Simón.¿cómo? – tú si que eras especial ¿qué? – siempre lo supe. no sólo hay que decir las cosas. No.. Me dejas de piedra – rosa Porriño.

No miento – yo. Bien – dice levantándose sin soltarme la mano – me tengo que ir cariño – esto hace unos meses me haría dar saltos. tranquilo. porque eso no es cierto – yo. Simón ¿para qué van a querer estos unos disquetes de contabilidad? ¿y para que iban a querer que se los diese? Sólo rayé un coche ¿lo pillas? – me puse seria. Lo que tu digas – Simón. Berta – Simón paternalista – venga – apretándome la mano – sólo me tienes que decir dónde los guardaste y. que este también se me revolucionase. Pero él te podría ayudar mucho – Simón.. Ya te lo dije. ¿Se los entregaste? – Simón. eso fue lo que me dijo – Simón. ¿Y por eso te tienen aquí? – Simón sobándome la mano y acercándose más – no me mientas – paternalista. que robaste unos disquetes de la contabilidad y otro de no sé qué – Simón.. ser cotilla también es tan grave. tú sólo tienes que contarme todo lo que hiciste y ya está – Simón. Yo era más joven que él. lo que pasa es que el coche es muy caro y no me da la gana de pagarle el taller ¡qué se joda! – yo. comprensivo – pero recuerda que estoy de tu parte. aquel tío pasó el semáforo con el peatón en verde y me cabreé. ¿Dónde guardé lo qué? – que mosqueo – te vuelvo a decir que no tengo nada. ni como me miraba. - - No me gustaba como me hablaba. No hay más que lo que te contó Fran – yo. Pues entonces te tomó el pelo. lo que me faltaba. ¿Perry Mason? – yo. que se te nota a la legua – Simón – además Fran – y vuelta con Fran – me contó lo que pasa. Abogados también los conozco yo – yo. Pues no es mucho. 133 Raquel Couto Antelo . Conozco un abogado – Simón.SUBLIMINAL había tenido sobre él de repente se desvaneció. ¿Qué? – paralizada – yo no robé nada ¿oíste? Le debiste entender mal. parecía uno de esos seductores de mujeres maduras. que quede claro. Hablo en serio. Bueno ¿pues entonces que más quieres que te diga yo? – yo. Terminó el tiempo – Campos. Entró Campos. Vamos. No. vaya cara traía.

pero no creo – yo. ¿Seguro que no le contaste nada a nadie? – Campos. no podía respirar y quise salir de allí. Quería saber que había hecho – yo. Campos dio un golpe en la puerta. me pilló desprevenida. Él seguía allí de pie mirando como marchaba Simón. Es Simón – yo. Disculpa ¿este no es el de mujeres? – yo. me sentía como si le estuviese poniendo los cuernos y eso que no me tragaba. bajé las escaleras y me metí en los baños.¿qué quería? Ni que no hubieses escuchado la conversación – yo. ¿Lo de la agencia? – Campos revivió. El mismo – yo. en los servicios. me tenían vigilado – Campos – el abogado es un elemento de cuidado. Por muy delgada que seas no vas a poder huir por ahí – Campos. Haces bien. Campos puso el brazo en la puerta para cortarme el paso. me apoyé en la pared debajo de ellas y comencé a vivir de nuevo. yo me levanto y me abraza muy apasionadamente. es amigo tuyo “cariño” – Campos de mala uva. Es que estoy explorando mi lado femenino – con voz afeminada. hizo como si me lo fuese a dar en la mejilla y se desvió. - Le conté la conversación allí mismo. Para verte. Y para terminar la jugada me daba un beso muy cerca de la boca. A nadie – yo. Pues escogiste muy mal momento – yo. sabe de que va esto y además lo acompañaba un abogado muy. Me sentía mal. Allí había de esas ventanas pequeñas.SUBLIMINAL Tira de mi. eso ni lo mencionó. pasé por debajo y eché a correr hacia donde pude. muy influyente – Campos. ni con quien quieras. ¿Qué hacía ese aquí? – yo. Pudo llamar a tu casa y que se lo contasen – Campos. la ansiedad supongo. debe estar enamorado de verdad el colega – Campos. Vamos a repasar algunas cosas porque creo que se te han olvidado – Campos otra vez serio – estás detenida. Tú sabrás. Te aseguro que no. porque no nos siguió nadie – Campos para . Empezó a faltarme el aire. no puedes ir y venir a donde quieras. ¿Para sacarme? – yo – no creo. ni cuando quieras. Raquel Couto Antelo 134 . Pues yo tampoco y entró preguntando por ti. Yo no le dije que estaba aquí – yo. como si fuese su peor enemigo y yo su cómplice. Cuando salga lo mato. Sí y también nos pudo seguir después de estar en la oficina.

¡joder! Eso no es un pecado. - - Raquel Couto Antelo 135 . - Campos me cogió del brazo y subimos para la sala. ¿Te dijo algo al respecto? – Campos. Tú también desconfiaste de él – Campos . que me venga contando que soy el amor de su vida con una voz más falsa que un billete de tres mil e insistiendo en que le diga dónde tengo unos disquetes que desaparecieron de la oficina y. Y la persona que lo robó – Santi. Mira.. También te miro yo ¿y qué? Pero que lo mires tú no le molesta. Te tenía delante. lo siento. igual te conoce de algo. Y que sólo Fran y tu sabíais que habían desaparecido – Campos. ellas se metió aquí y la seguí. había hablado con él hacía unos días y no le comenté nada de ningún amigo nuevo. Vaya ¿tenemos reunión de amiguitas? – Sonia .. claro que te miraba – yo . Curiosidad. – yo. A mi no – yo. haciéndonos las ofendidas.SUBLIMINAL - ¿Fran? ¿lo sabrá? – Campos.¿no hay otro sitio para hablar? Disculpa – Campos – ya marchamos. que alguien venga a un sitio donde se supone que no estoy. que no se metiese conmigo con lo de los cacheos – yo. mujer – Santi. Pero tú me dijiste que se te quedó mirando – Santi a Campos. Verdad que sí – yo solidaria. No. Yo no te cacheé – Campos. yo que sé. pero me extraña que no me dijese nada. pensaría que eras un ligue de fin de semana y le llamaría la atención – yo. estaría aquí sacando fotos para la posteridad.¿por qué lo defiendes ahora? Porque el mal rollo venía de Simón – yo. Te digo – Campos serio – que me revisó de arriba abajo. meten la nariz en todo. no me refería a eso – yo. me conoce desde hace tiempo y conoce a mis amigos. ¿Y lo descubriste hoy? – Campos. Pudo ser que el tal Fran te conociese – Santi – que supiese que eres poli. apuesto algo. somos. Es igual. Ni un sitio en el que no se metan – Sonia hablando conmigo – es que no se puede estar tranquila hija... Sí – Campos.

igual nos escoitou. igual nos escuchó. pero no lo quería creer – yo que sé. Vale.¿o tampoco te encaja? Ni zorra – Santi. 136 un tren. era un compañero más – yo.sen saber que dicir porque tiña razón. un empleado que le tira los trastos a la empleada y que dispone de información que sólo debería tener otro empleado. Además está lo de los otros empleados – yo. Vamos que le cogiste una pía. está como adelante – yo. pero que pensaba. ¿Cuándo? – yo. En realidad es ella la que le tira los trastos a Simón.Campos ¿Cando? – eu - Todo eso está muy bien. . No.. ¿Sí? – Campos. sentenciando Eu . ya sabes? – Campos. - Todo eso está moi ben. pero non o quería crer eu que sei.. Ya – Santi. ¡Ah! – Campos – tú sabrás de que habla – a Santi . – Santi. que obviamente se fue de la lengua y te dejó al descubierto – Campos. pero muñecos hay muchos por el mundo - Raquel Couto Antelo . si tuviste algo con él. pero creo que le sigue el juego por que le interesa por alguna razón que desconozco. "quérote". sentenciando... Además está lo de como supo que yo estaba aquí – yo. le habría dicho que sólo cogí el disquete verde no los otros. Yo – sin saber que decir porque tenía razón. que estaba aquí esperando a que chegase el para rescatarme ¿Gustábache? . dudo mucho que Fran le contase nada. pero o do disquete verde é certo e só o sabiades Fran e máis ti – Campos. Es que lo tenías que ver “te quiero” ¿pero qué pensaba? ¿qué estaba aquí esperando a que llegase él para rescatarme? ¿Te gustaba? – Campos. pero lo del disquete verde es cierto y sólo lo sabíais Fran y tú – Campos. tenemos un jefe liado con una empleada. ¿Si te gustó alguna vez. igual andaba asexando detrás da porta Vamos que lle colliches unha pía. suponíamos que había sido Sofía y no se lo va a contar a su amigo del alma. sabía que habían desaparecido antes. igual andaba espiando detrás de la puerta.SUBLIMINAL Recapitulemos.Santi É que o tiñas que ver.

Coinciden los de Sofía y los de Ánxela – yo. Ya hablaré contigo muy seriamente después – Campos a Santi. servicial – odiabas a Fran. no comió – Campos . nadie hizo nunca comentarios sobre esa época. Me manda el jefe para ver si comió – el que estaba siempre con Andrea. y Ánxela. ¡Noooo! – Campos – me desorienta. tenían contactos con la agencia en los tiempos turbulentos. nunca oíste nada? – Campos. Y no iba a querer – Santi – con lo entretenidos que somos ¿verdad Berta? - - - Raquel Couto Antelo 137 . ya no se me ocurre nada más – yo – perdí el hilo. Muy bien forastero – Santi – a ver mujer. sigue con lo que estabas. pero como ahora odias a Simón. No. deja los numeritos de celos para cuando la pilles en los baños otra vez – dice rematándola porque no era capaz. Puede ser eso. No.¿son apellidos comunes? Normales. El de Domínguez. le volviste a tomar cariño a Fran. a Domínguez sigues sin respetarlo y crees que Sofía. Parece mentira que vaya a decir esto – Santi – os queréis concentrar en lo que estamos y dejaros de gilipolleces. no me digas más – Campos. En realidad no. Te pongo al corriente – Campos. ¿Qué pasa? – Campos riendo – ¿tú sólo puedes odiar a una persona a la vez? ¿Eh? – este se volvió loco. en los listados que tenéis de aquellos tiempos aparecen apellidos que todavía hay hoy. Lo miré mal. la mujer perfecta. ¿Te molesta? – yo. como quien dice éramos todos nuevos – yo – Fran decía que los que había antes habían marchado o los echaron y que ellos empezaron cuando la empresa estaba prácticamente a cero. una coincidencia – Santi. Ahora vuelves a hablar de Fran con cariño – Campos. muy mal. ¿Nunca te hablaron de que habían tenido familiares allí.¿sólo querías eso? Creo que mientras ella como quiere hablar con vosotros – el compañero de Andrea. pero tampoco hay tanta gente como para que sean otros – yo. la zorra. señalándome.SUBLIMINAL - En las notas – yo – vi cosas que coinciden. O no – Campos .

la poseedora de los famosos disquetes – por ver si lo arreglaba. en aquella sala no se escuchaba ni un ruido. Esto no es una amenaza. borde. a punto de soltar una impertinencia. 138 – Campos.. Menos mal – yo. tranquilízate – Santi entrando detrás de él – ya sabes como son. – yo. a ver coinciden? No – yo. Pero. al mismo tiempo que el resto? – Campos.. ¿Qué? ¿recordaste algo más? – Campos. Tú que sabes no – Campos cabreado no sé porqué . siempre hacen lo mismo. incluidas mis notas. muñeca – Santi – es una promesa – cada loco.SUBLIMINAL Te vamos a dejar comer tranquila – Campos – después te damos más guerra. Teniendo en cuenta que todo lo que podía consultar está allá abajo.¿me lo quieres explicar? Yo que sé – yo.¡tú que sabes no! ¡eso sí que no! Venga – Santi – se supone que somos nosotros los que lo tenemos que averiguar. Hombre – Santi – el nuestro no es que ande en muy buena posición. siempre hacen lo mismo – Campos .. Tío. Sí – yo. Ya – Campos – y su cuello el que peligra. Entonces ¿de dónde sacó la información privilegiada? clavándome la mirada . Lo de pegarte un tiro es un hablar – Santi mirándome. Eso.¿y que quieren que hagamos nosotros? ¿le pegamos un tiro? Decimos que toda la culpa es suya y tan a gusto como los cabrones que la jodieron de la otra vez. Pensé que ya era mucha coincidencia que Simón anduviese rondando justo a las dos personas que tenían apellidos coincidentes con el personal antiguo y más aún teniendo en cuenta que la siguiente en la lista fui yo. Efectivamente comí tranquila. si me aclaro – Campos ¿los apellidos de Simón - - Raquel Couto Antelo . Espero sinceramente que vieses la luz en este tiempo – dice Campos entrando de repente – estoy hasta los mismísimos de aguantar a esa banda de soplapollas. Nada – Campos. haciendo la digestión.. Yo callada. ¿Y el entró o no entró. mes arriba mes abajo.

Ya te vale – yo. así que calla y haz lo que te decimos.. marcha – Campos – es la única manera de averiguar algo. pero que muy malvada – vas a ir a hablar con Simón. Al poco entró Campos y me dijo que me levantase. seria. sin mirarme. sin saber que decir. Pues entonces nada – yo. que cuanto más serio estaba él más gracia me hacía . porque acabamos de chupar una bronca de cojones por tu culpa. después salieron. tú quieres que me dé algo. Los papeles – yo. a nosotros no nos lo van a contar. ¡Joder! – Campos – esta sigue de cachondeo – pegando su cara a la mía – pues si se te olvidó vete por ella. miró a Santi – así que – dijo con una voz muy. Pues diles que me hiciste una mamada de esas que haces tú y que quedé tan contento que te dejé ir – Campos. Berta – Campos – de la historia sólo sabes la mitad. que marchaba. y a Simón ni te cuento. ¿Te has vuelto loca? – Santi . a que lo - - No la voy a matar – Campos – no ves que la necesitamos viva – de nuevo mirándome – tienes algo abajo. pero creo que me lo busqué solita.¿estás mal o qué? ¿cómo que marcha? Sí. no sabía que la iba a necesitar. ¿Y qué digo en casa? – yo. tía – Santi riendo – podías esperar agarrase. evasivo.¿es obligatorio? – y me miró un poco obsceno – lo digo porque igual lo mato de gusto. Lo que quieras – Campos. hablando automáticamente. seguro que se entera antes de que llegue a casa. interrumpiéndome. que valor le echas teniéndolo tan cerca. Bien – Campos – entonces vas para casa.. así que. - Campos y Santi se fueron a una esquina y discutían. y si le da por marchar y dejarnos colgados.SUBLIMINAL Pero no vamos a ir a la cárcel ¿a qué no? – Campos – así que ¡espabila! Perdona – yo – es que se me olvidó la bola de cristal. que necesidad tienen de hacer nada si ella va a pringar por ellos. Vaya – Santi – parece que hablé sin darme cuenta. 139 - Raquel Couto Antelo . Eso no es tuyo – Campos. Algo tendré que decir. Venga – yo. Como no avisas. Hombre – yo – no es que no me guste el papel de mártir. le vas a tirar los tejos. pero lo vas a averiguar ¿está claro? Lo de la mamada – yo. – hizo una pausa. y una mamada si hace falta.

latía y se me debió escapar. pude sentir como me dejaba sin el. Y me besó. me besó. Sus manos agarrándome dulcemente.SUBLIMINAL Me cogió por el brazo. Quien sabe el tiempo que pasó. lo tenía él. Esto – Campos – por si te fugas a las Bahamas. se acercó. latía. Aquello no se parecía a la felicidad. y así fue como me robó el corazón. quisiera que nunca terminase. era la felicidad. él me miraba como aquella vez. me puso contra la pared y me cogió la cara con las dos manos haciendo que lo mirase. Raquel Couto Antelo 140 . sus labios en los míos y yo sin aliento.

. grande. sólo esa sensación de que ella estaba allí conmigo. perdí el sentido por completo. sin embargo me hizo volver a sensaciones que tenía olvidadas. de poco había servido el enfriamiento. con Santi era distinto. parecía más alta. pensé en ir tras ella. 141 Raquel Couto Antelo . No estaba nada mal. pensé que tenías más sentido común ¿ah sí? . Dios. Menos mal que Santi llegó antes de que mi mano bajase del nivel caderas porque creo que ninguno de los dos teníamos intención de terminar. estaba histérico. ni siquiera estoy muy seguro de lo que hice. de que me hacía caso ¡Joder! Que le gustaba.. cuando mi padre me ponía las pilas.¡por favor! Ella me besó en la mejilla y marchó. ni que le gustaba. espérame en la entrada que te tengo que decir algo – seguía cabreado. la abracé. incluso a mi que paso bastante de esos numeritos. ¡Ya está bien! – Santi – Berta. incontrolada. ya me volvía a derretir. apretándola con los brazos contra mi cuerpo.. Ciertamente no era tan frágil como aparentaba. Habrá que llevarla a casa – yo. como te pones por un beso de nada – yo. Santi daba vueltas de un lado a otro sin parar. ella tan menuda y yo tan. Yo quedé allí mirándola mientras iba por el pasillo. Berta – Santi – no marches. un morreo de los que hacen historia. Santi el antídoto contra la lujuria. vaya si le respondí. siempre estaba de coña y verlo desquiciado acojonaba. Me descontrolé.SUBLIMINAL Capítulo 12 Al ver que no me rechazaba se fue la tensión.. tampoco voy a decir que las tenía a montones. Pude sentir su mano en mi pelo y poniéndose de puntillas me besó. pero que nada mal. No me voy a fugar – ella. respondí. Se volvió hacia mí y me soltó un golpe en el hombro que me dejó marca. vista desde afuera la escena debía meter miedo. Santi me debió leer el pensamiento. lo sé. pero no quería separarme de ella. Por lo que veo está muy bien de salud – Santi – que vaya sola. sin decir nada. Tú quedas aquí y esta que se vaya. Aprovechando que Santi se daba la vuelta nos besamos de nuevo. ¿Pero tú de qué vas? – Santi. pensando en que igual no había nadie y. menos mal. no quería que marchase y lo mejor de todo fue que ella tampoco me soltó. pero hambre no pasaba. mi mano se deslizaba por su cintura debajo de la camiseta. era más terrorífico. Ver a Santi fuera de sí también era algo que me remitía a la infancia. aquello sí que era calor. Andando – dijo el general mirándonos. creo que le faltó poco para darme una paliza. sin mirar atrás. Su mano seguía jugando con mi pelo y era algo que sinceramente me ponía a cien. Antes de que separase la cara me cogió el cuello con su mano. Su mirada me bajó la temperatura de repente. que ya sabe el camino. Joder. Debía llevar tiempo allí de pie espantado por la escena y del grito nos hizo reaccionar. Quiero decir que tampoco era la primera vez que me enrollaba con una tía. ¡Tú no estás bien! – Santi a gritos – hoy te olvidaste el cerebro en casa. tan. cuando sentí la otra por la espalda la besé con tal pasión y me eché a ella de tal manera que parecía más un perro de presa que un enamorado. no me refiero al aspecto sexual.

sí. no vi ninguno. yo también. pasó con ella y pasó contigo ¿y si yo no llego? ¿y si os ve alguien? – Santi. que no habíamos hecho nada. Él marchó. lo siento – dije sentándome en el suelo – no lo pude controlar. parecía más tranquilo.. eres lo único que tiene – enfadado . ya casi lo había conseguido. no me extraña que le sobrasen papeles de aquellos archivos. Liados no todavía. me sacó de muchos apuros ¿no lo habría mordido? Me revienta la gente que muerde los bolígrafos. que las entendería ella porque vaya letra que se gasta la colega. Tenía todo esparcido por allí. como había dicho Santi. hasta parecía emocionado – ¿y si se entera alguien de que estáis liados? Hombre. no hacía falta que estuviese dentro de un corazón ni nada. No pasó nada – yo. tenemos que terminar esto cuanto antes.¿no te das cuenta? – ya estaba de buenas. dirás. pasó aquí. tienes que centrarte. mala suerte. y el tío dice que no pasó nada. Bajé a recoger los papeles que le había dejado a Berta y de paso revisar que no se le hubiese ocurrido escribir nada en ellos. porque otro camino no llevaba ¿no te das cuenta del daño que le vas a hacer? – estaba emocionado de verdad – tú hiciste un trato para salvarle el cuello. liados – yo. eso voy a hacer y tú – no sé porque me miraba el paquete – a ti más te vale que quedes aquí y te relajes un poco. pero tampoco tenía mucho de que quejarme. Si quieres te doy ideas. piensa – dijo sonriendo – que cuando el caso termine tendrás libertad de movimiento. en darle una oportunidad? Tú eres su garantía. este está más salido que la esquina de una mesa y dice que no pasó nada – murmuraba mientras marchaba. que no teníamos ni idea. tú eres el primero en decirlo – Santi. Pues a mi bien que me gusta y era mi boli favorito. hay que aguantarlo Raquel Couto Antelo 142 . ¡Piérdete! – dije porque no me apetecía pensar. Vamos a ver – con su infinita paciencia . pero no era el momento. lo siento. que tal.SUBLIMINAL - ¡Mira. pero supongo que será una manera de hablar volvía a ser el mismo – en serio. en creer. sí que lo veo. aparcar aquello en la memoria hasta un momento mejor. intentando sobreponerme. Eché una mirada rápida a todas las hojas que había escrito por si había algún Campos por alguna parte. no sé que se me pasó por la cabeza. tenía todo extendido por el suelo pero agrupado en montones y en el banco las notas. pero ella también. cachondeos no! Con el trabajo no se juega. me tenía que centrar. pero sólo de imaginar que la volvería a ver. Le dejé el boli verde a modo de indirecta. sí que pasó. El día que la llevé a casa vaya discursito nos soltó el jefe. Lo que de verdad me hacía falta era una buena ducha fría. si te retiran del caso ¿crees que alguien se va a molestar en confiar en ella. supongo que echarle un sermón a Berta y yo quedé allí sentado. ¿Tú crees? Pues yo no. estaba en el bote. - - Este Santi es un fenómeno. Sí. más que nada por la cara que me puso. se dio cuenta. sólo por allí bailando..¡pero joder! ¿es que no lo ves? Sí. no se puede decir que fuese precisamente doña ordenada. ¿O sí? Bien mirado sí que lo era. A medio camino dio vuelta.

Y poner un micro nos va a dar muchas pistas – yo – ella ya no trabaja allí ¿qué van a decir de ella? Si no tiene nada que ver – Santi – tarde o temprano alguien dirá algo que nos ayude a salir del agujero. andas un poco caliente. se le notaba a la legua. todos me andaban con que estaba encoñado. porque Santi sabe callar muy bien y hablar de más cuando quiere. que lo ideal sería mandárselo hacer a Bertiña. pero Santi. como quien no quiere la cosa. ¿No te quejarás? – decía Santi mientras la íbamos a buscar – te la puse a tiro – el se partía. por el bien de la investigación lo que sea. Realmente sólo mintió en la emisión de repuesto. porque un poco aún te conozco y te está costando un cojón controlarte. ¡Ey! – Santi. mosqueado – tú andas a joder y nada más ¿por qué la tienes que meter en esto? ¿Por qué estás tan nervioso? – Santi . bueno más bien yo. Después venía el tema de quién le ponía el cascabel al gato. Alguien anda con la mosca detrás de la oreja. yo acojonado y el se partía. eres un obseso. habíamos quedado. Por eso me ponía tan nervioso enfrentarme a la verdad. recé. por vacilarme. el profesional – que es investigar todas las pistas que tengamos. Nosotros. Mira. dijo. que una tía me engañase tampoco me iba a destrozar la vida. pero precisamente ella. Ya te entendí – yo. Yo no daba precisamente saltos de alegría. Él hablaba de coña. llevaba las felicitaciones del jefe y otra porque no me parecía estar preparado para asumir que me había equivocado con ella. ya te dije que no pensaba que tuviese nada que ver. podía ser muy buena actriz pero una de las cosas buenas que le vi desde el primer día era aquella transparencia en la mirada. con hechos. pero tú lo debiste olvidar – yo. pensamos en mandar a alguien a hacerlo. diciéndole que ella no tenía que ver con aquello. Lo jodido fue que el jefe se lo tomó en serio y por encima le pareció una idea estupenda. esos días estaba haciendo las recuperaciones de los años de abandono. que tiene una mente retorcida y cruel. si tiene algo que ver nunca escucharemos nada porque ella los va a avisar de que hay un micro. ofendido – si las hay que escuchar las escucho. y el venga a decirme que sí. porque no sólo evitábamos que alguien sospechase. la Sofía esa da mucho juego – Santi – y no me refiero a. mejor. tú lo que quieres es escuchar las escenas de sexo postjornada laboral. pero cuando le da por ir de superior no hay que hacerle.. 143 - - - Raquel Couto Antelo .¿no habíamos quedado en que ella estaba al margen? Sí. Lo del micro no era mala idea. que algo tenía que haber y que me pusiese a trabajar en serio para sacar algo en limpio cuanto antes. ¿A tiro de qué? – yo. Ella anda por el medio y cuanto antes la situemos en un lado o en otro. pero tú no eres el más indicado para llamarme obseso. a parte de andar tocándome las narices. ¿Y si no los avisa y nunca escuchamos nada? – yo. sabía que me ponía a cien hablar de ella y él no desperdiciaba la oportunidad. una porque este. que había pasado hacía años. pero tenemos que hacer nuestro trabajo – Santi. sino porque así sabíamos de una vez por todas si ella estaba involucrada o no. este tío es mucho – no me digas más.. como al jefe le corría prisa hablo con sus contactos y en seguida conseguimos el permiso.SUBLIMINAL porque es buen tío y porque no nos queda otra.

- - - - Ella no daba ni pío y a mi no se me ocurría ningún tema de conversación. Y tendrá que cambiarse de ropa.SUBLIMINAL ¿Caliente? – yo – caliente me pones tú y no veas como. Síii. ja. ya lo dijo ella. la chica es un peligro y lo mismo le da por huir. eso pensaba yo. no damos hecho – yo. mirándome con una sonrisa de oreja a oreja. como ella cientos – Santi. hay que vigilarla de cerca y como nosotros dos somos los que mejor la conocemos – yo – y ya que tú no puedes. ¡Ay que carallo! No me jodas – yo. Ay cariño – Santi. hay aquí mujeres bien más guapas que ella y trabajo a menudo con ellas sin problemas. no andaba muy fino porque imaginarla en biquini tampoco me iba a ayudar mucho. Igual sí – yo. que casi lloro con la emoción. ¿Me fío de ti. habrá que vigilarla muy bien – Santi. ¿Sí? Y entonces la tendré que llevar yo. Pues a mi me alegrabas el día – yo. que parece que da resultado. Además no me cuesta “tanto” controlarme – yo – no está tan buena. Los amigos no mienten – Santi. ja. ¿Y ella me lo hace? – yo.. Porque no te hacen ni puto caso – Santi.. Pero si no es para tanto. Podías ser un amigo y decir que sí – yo. pero como ni con la thatcher me controlaba saqué el tema de la playa. ¿Qué pasa? ¿que con el buen tiempo le da a la gente por delinquir? – Xosé. mi querida – que cosas tienes. 144 Raquel Couto Antelo . se me debió poner cara de salido o algo porque me lo dijo serio – que no nos vengan jodiendo con el acoso sexual. Hombre. ¡Pero bueno! No lo hago en una discoteca y lo voy a venir a hacer al trabajo – pensaré en Margaret Thatcher como decía no sé quien en una película. Que más quisieras cabrón – Santi.. Bueno me alegro mucho de que sepas controlarte y de que seas ante todo un profesional. Menos mal que me había llamado Xosé por la noche. que así no podía estar – Santi – va a tener que pasar por casa.. ducharse y tal – yo. No hay quien te pille – Xosé – aún vas a necesitar secretaria ¿dónde te metes? En el trabajo. no? – dice Santi. porque habrá que llevarla a la oficina para que ponga el micro y yo voy a tener que quedar comprobando si funciona – dice Santi el hijoputa.

SUBLIMINAL - No. ¡Será hijo de puta! – yo. tampoco tiene tanta prisa. te dejé un mensaje en el buzón – Xosé. para que veas lo que jode que te vacilen por ir en serio con una tía – Xosé. ¿La del viernes? – a ver que me cuenta.. ya. debes estar cansado. Ya hablaremos. que casi se me escapa toda la historia. chavala. es sobre la chica aquella – Xosé.. Y tan bueno. al grano – yo. lo que pasa es que tú piensas que el tiempo sólo pasa para los demás. te deben estar dando bien caña – Xosé. que estaban muy unidos y que no sé que más. Sí. ¿Que coño pasa con el novio? – yo. 145 - - - Raquel Couto Antelo . Te prometo que nunca más en la vida. dijo que nunca con él habló. sí. hasta. descreído – el caso es que le dije que lo habíamos visto muy cariñoso con una tía que no era rubia y se la describí. quería quedar para contarte – Xosé.. te iba a llamar mañana. pensé que estabas durmiendo – yo. él me dijo que por lo que le contaba debía ser la hermana. tranquilo. ¿Quedar? Estos días no va a poder ser – yo. ¡Eh! ¡ni se te ocurra colgar! – yo. Bueno más bien sobre el chico – Xosé. Bueno. Ya. porque siempre lo va a ver a los partidos y encajaba en la descripción. Tranquilo tío. no en ir de copas juntos. ni siquiera bajaba junto a su hermano. como te vi tan sorprendentemente interesado en la chavala – chavala. no sabes que te había dicho. que iba a los partidos y que cuando terminaban se marchaba. Ya. Ya te digo – yo. no puedes hablar. Pues no lo aparenta. Sí. – Xosé. ¿Estás más a gusto ahora? – Xosé. Te lo cuento porque te va a dar algo. ¿Pero no estaban muy unidos? – yo. ella debe ser bastante mayor que él – Xosé. ya está para jubilarse – le pregunté a Xesús por el chico. cuenta – yo. pero debe ser en plan hablar y tal. ¡Joder! ¡pues sí que te interesa! Me dijo que era muy buen chaval y que la única “novia” o amiga que le conocía era una rubia de su instituto – Xosé. no es eso – yo. este tocándome las narices con el día que llevo. cuéntame y que sea algo bueno – yo. quería hacerte sufrir. Hombre. No lo sabes tú bien. Seguro que sí – Xosé. De ella no me dijo mucho..

estaba deseando ver su habitación y ver la famosa foto. igual no había conseguido colocar el micro. eso sí. la de cuando vio al chico de la emisora. El tío pe pegó un repaso completo. en teoría. ni lujos. A veces tenía la impresión de que le gustaba. hasta Oso había dijo algo. simplemente para coger varias cosas de un mismo sitio tenía que ir de una en una. ya se puede creer.. ni ropa de marca. no sabía que había pasado. pensé. sería por los malos espíritus o para eliminar electricidad estática. Anduvo dando vueltas y vueltas. no faltaba de nada.Sí. Ella estaba incómoda. me entendió. Primero el neceser. la cerró y volvió al cuarto de baño. yo que sé. salí del coche. era el tal Fran. no sé como no se mareó. aunque Santi me había dicho que sí. vaya. me Raquel Couto Antelo 146 . yo que sé. todo tipo deportivo y usaba unos calcetines bonitos con dibujos y tal. Y tanto.SUBLIMINAL - Y no voy a estar – me devolviste la vida – tú sí que eres un amigo. por conocerla por dentro. Y no te digo nada como lo pillase en su casa sin saber esto. siempre buscándote las cosquillas para hacerte meter la pata. Todo había ido bien. se le notaba. después salió y abrió una ventana de no sé dónde. no hubo suerte. era una familia bien rara. que si no digo que eres tú. con el niño se rió. Yo tenía mucho en que entretenerme. Le di al ordenador y mientras busqué la famosa foto. no por nada. Cerró la puerta del cuarto de baño. . “esta es mía. cuando lo vi allí sentado me faltó poco para morder una columna. A mi me pudo. el típico que va de coleguilla esperando la oportunidad de oro. Cuando quedamos solos en la habitación ella seguía con su naturalidad. creo que me expresé mal. Tranquila mujer. lo dejé porque me resultó demasiado femenino. Cuando se despidió no sé que le dijo. nos vemos. pero ella. Estaba deseando meterme en su habitación. Me alegro – Xosé – a ver si la próxima vez estás de mejor humor. que riese. a mi ya me tenía fuera de juego. pero no era la misma. Andrea me había quemado mucho. pues si que nos parecíamos. Te llamo en cuanto tenga libre – yo – gracias tío. no? Miré un par de cajones más no fuese que aquel tuviese la de diario y la de las ocasiones especiales estuviese en otro. vaya si me entendió. como si viviese con alguien siguiéndola toda la vida. hasta llevaba una camisa blanca ¡Coño! hay posibilidades. Ser. Tenía la aquella expresión de derrota. El chaval aún se veía nervioso. Igual era costumbre de la casa. De repente aquel tipo detrás de ella. que no sé si la atrancaría con un armario. que impresión. después fue al armario y cogió un pantalón. lo tomaban todo con una naturalidad pasmosa. era muy parecido a ti – Oso – porque parecía más viejo. sólo por curiosidad. después volvió a la mesa a coger la ropa interior. no me olía bien. Se metió en el cuarto de baño. En cuanto vi el cajón de la ropa interior lo de la foto pasó a un segundo plano. pero observándola me di cuenta de que no era tal. el se reía. Nada emocionante. me hacía falta escuchar algo así. Cuando bajó de la oficina no traía muy buena cara. en realidad debía estar aterrada. después al armario de nuevo para coger una camiseta. pero sería porque trataba de ser agradable. después la toalla. te tengo bien calado tío. No imaginas la alegría que me diste. a estos los tenía bien controlados.. pero aquello muy normal no me pareció. estaba donde me habían dicho los otros. andaba por la habitación con desenvoltura y ni le temblaba el pulso o la voz. que te quede claro” le dije con la mirada. Daba la sensación de que iba a abrir la puerta y tirarse al vacío. di con la despensa de las compresas y la depiladora. talla 90 ¿está bien. ni encajes ni nada. por mucho que me cabrease con el moscón aquel y por mucho que tenía ganas de putearla por cualquier cosa que se me ocurriese. Se veía que no era gente de mucho dinero.

Lo primero no – yo..¿qué tal va eso del micro? El micro es una maravilla – Oso – pero no hay gran cosa que contar. Nosotros lo tenemos clarísimo. que íbamos a sacar. no fue por lo que me dijo Santi.. sospechosa en el sentido sentimental.¡cuenta! Fisgué un poco y nada más – yo – tampoco había mucho que ver. Estaba el hermano – yo. Vi su sonrisa de reojo y me sentí bien. lo del lío del Domínguez con la Sofía comenzaba a circular. no fue por el caso. Ya tiene el original – yo – para que quiere una foto. Santi marchó y de paso fuimos a ver lo que habíamos sacado en limpio en aquellos pocos minutos de escucha. Me preocupaba que estuviese tan callada.¿encontraste algo interesante? Apuesto a que lo primero que hizo fue buscar la foto – Santi. Por si lo habéis olvidado este es un asunto oficial – yo. por lo menos rompió el hielo. ni por el jefe. ¡Joder! – yo – le sacáis punta a todo. que si no – yo. que a Andrea le pareció sospechosa una llamada. no andamos paseando a sospechosas. cualquier cosa – Andrea – por eso la foto que tiene es la suya. ella también. Hombre.¿y qué? ¿te gustó la foto o no? Tener tiene un aire – yo – pero yo soy más guapo ¿no me lo negarás? Sí. ni yendo a su casa. ¿Qué tal te fue en la casa? – Andrea . Puse música.SUBLIMINAL encantaba aquella cara de “te odio” que se le ponía cuando le tocaba un poco las narices. Sí y cuando no está aún mejor – Sonia. de acariciarle la cara y besarla. a Dios gracias Santi empezó con sus tonterías. fue porque me faltaron las palabras y porque no pude con su mirada. por lo menos dejé de pensar que había metido la pata. ella seguía triste aunque había dejado de tener la mirada desahuciada. ¡Qué lástima! – Santi con retranca. pero ella estaba en su mundo. 147 Raquel Couto Antelo . si te dejase meterte en la ducha con ella igual veías más – Andrea . Me dieron ganas de abrazarla. en aquel momento me hubiera gustado tener algo más romántico. pero era lo que tenía. aunque me putease mereció la pena. Porque se te notan menos los defectos cuando estás quieto y callado – Andrea. ¿No estaríais solos? – Andrea. Pero le puedes dar una – Santi – para que compare. Nada. perdida. Me callé. y lo único que fui capaz de hacer fue largarle aquel rollo. me faltó un haré todo lo que sea para ayudarte porque te quiero. me tranquilicé. el caso es meterse conmigo – yo . Es que yo todavía no salgo en las revistas. ni llevándole la cena – Santi. ¡A ver hombre! – Santi . Cuando no me dais por un lado me dais por otro.

¡Ja! – Andrea – le va el tipo ese. Ya le dije – Santi mirándome – que nosotros no estábamos para esa clase de historias. haz el favor – yo – mientras voy a por algo de comer. las transcripciones de Andrea. Andrea – será para es que que le no tenéis tiempo la mente lo la demos a hacerse Los dejé allí riéndose de mí. angelical. Andrea anda toda emocionada porque cree que el jefe está liado con no sé quien – Oso. Mira él – cirugía. ¿Nos echas? – Santi. No. si aún queda algo. Id a descansar un poco – yo – y mañana no volváis hasta que penséis que yo soy más guapo que el de la foto. que la foto fue antes que Campos ¡listo! Lo que tú digas – yo – voy a por la comida. ¿Qué me dices? – Andrea . - - - ¿Y a la chica le va este? – Oso. cariñosamente espero. sí. y fui a buscar la cena. ahora ven tú de puritano – Andrea – tú también ponías la oreja.. No creas. para mí que sabéis más de lo que contais. Me consolaba que no era mucho más joven que yo. Te dejo las transcripciones en la mesa y ya lo ves tú mismo – Andrea. hasta mañana. como una niña buena. Dejadlo de una vez – Oso – pensad un poco más en la chica que está ahí dentro a punto de arruinar su vida y en que nosotros estamos aquí para trabajar y no para andar de fiesta – habló papá. y aquí quien más quien menos. De vez en cuando igual le iba a la cabeza – Santi. me hacía sentir un pervertido. otra vez aquel aspecto infantil. yo pienso que sí que le voy – yo – lo de la foto es muy revelador. Llévalas a la sala. estáis demasiado indiferentes con el tema.¿cena romántica? Ya os lo dije – Santi – el chico va a por todas. Cuando volví a la sala Berta estaba allí sentadita.¿y de lo demás nada? Nada – dice Santi en serio. Raquel Couto Antelo 148 . pero a ella parece que se le va la vida en los asuntos de cama de la gente. Bueno – yo . no lo puedo creer. En el otro lado de la mesa un montón de papeles. que asco. ya Santi.SUBLIMINAL - Tampoco iba a ser llegar y llenar – Andrea. si Campos ya piensa. Porque mientras no lo penséis suficientemente despejada. ¿Y eso? – Sonia.. Sí hombre.

¿Qué pasa? ¿tengo pinta de andar siempre de juerga? – yo. vamos a cambiar de tema porque si no igual te dejo sin cenar – yo. Sí. lo había dicho sin intención. pero la pinta de chulo de discoteca no hay quien te la quite – ella. No era por ofender. lo que no es precisamente “a menudo” – yo. Y yo que pensaba que estaba siendo muy serio – yo. Quien se pica ajos come – dijo sentenciando y concentrándose en la comida. Ese casi va a querer decir a menudo – ella. sólo alguna vez cuando salimos en plan de juerga. Yo puse un “si”. vi un resquicio de esperanza en aquella sonrisa del coche y al bajar la mirada se delató. eso también.. además fumas – ella. o sea que para un caníbal un fumador no sería el mejor plato – yo.SUBLIMINAL - Espero que te guste – yo – no había mucha cosa. además seguro que bebes. Aquello podía ser un bue restaurante. ya me llegaba con los vaciles de los colegas para darles más motivos. Seguro que sí – ella – con el hambre que tengo como un elefante si me lo ponen delante. ¿Y? – yo. Perdona ¿qué me acabas de llamar? ¿chulo de discoteca? ¡hay que joderse! Mira. Pues a mí eso de chulo de discoteca no me suena precisamente a piropo – dije clavándole la mirada. Lo digo por si no te llega la comida y te da por el canibalismo – yo. Ya – dijo mientras empezaba a comer.. No. - Tampoco quería que se volviese demasiado personal. – disculpándose. no bebo . Entonces igual es mejor que marche – yo. Sí – ella. Las partes más nutritivas están dañadas – ella. la cosa tenía muy buena pinta. No. es que. no creo. ¡Soy muy serio y formal! – yo. no te estaba llamando elefante – ella. Pues no. de ser otras las circunstancias atacaría sin piedad.¿no ve vería el día de la farola? – casi. haber unas velas y un violín Raquel Couto Antelo 149 . ¡Vas viejo! – ella. así ya la rematas – ella. ¡Qué espabilada me has salido! En serio... Para que después digan que fumar es malo.

¿En casa lo llevarás bien? Santi dice que tus padres son geniales – yo. sin embargo. Ah sí ¿cómo era? La “niña” – vaya miradita me lanzó – no eres mucho más joven. ¿Salta a la vista. es decir. Como la mili – yo. 150 . Pero yo soy más joven – ella. tengo bastante con los míos – yo. lo triste es que sea así – ella. pareces mi padre – a esta le va a dar un corte de digestión. ¡Te los vendo! – ella. Ya lo imagino. ¿Vives con tus padres? ¿Algo que objetar? – yo. Así que fue una experiencia agradable – yo. tratar de averiguar lo mismo pero fingiendo indiferencia. No veas como y además hay mucho cacique prepotente. ¿Sabes? Hay quien dice que no sirve para nada. pero creo que jode un poco más.dice con una sorpresa ciertamente ofensiva. que aguantar tantas putadas que ya nada te - ¿Así que el peloteo funciona? – yo. tienes espanta – ella. no? – dije con intención. total para lo que los miras – yo. no creas. mujer.SUBLIMINAL de fondo. normalmente son los que menos idea tienen – ella. cuando pasa en la vida real – yo. y no te ofendas. Eso pasa en todas partes. ¿Así que tú eres de los buenos? – ella. No gracias. La Universidad – yo. Te recuerdo que tú también vives con tus padres – yo. no lo era y decidí que sería mejor mantener una cierta distancia. Por grande por lo menos sí – dijo pasando de todo. Más o menos. Raquel Couto Antelo . Ahora ya sé porque no hay espejos en tu habitación. a veces los buenos también ganamos – yo. que lo poco que te enseñas no tiene aplicación práctica y que sales sabiendo menos que cuando entraste. ¿El qué? – conocerme. ya dije que era una preparación. pero yo creo que te prepara para la vida – ella. Es una vida cómoda ¿no? – ella. Si te sirve de consuelo. Pues entonces vas a tener que cuidarte un poco más.

¿Lo haces? – yo. ¿Te gusta estar sola? – yo. lo que tú digas – dije bajándole los humos a la Claudia esta. Ahora arréglalo – ella. Porque ligar ¿no ligarás mucho con esa pinta? – esta si la picas resucita. se puso triste. a mi me escamó un poco. ¡Es broma! – ella.. pero con mi pinta de “chulo de discoteca” seguro que ligo más que tú – yo. ¡En casa hombre! ¿o qué crees? ¿que le ando gobernando la vida? – ella. además me hace caso en todo – ella. Seguro. pero a mi me duran más – ella. ¿En todo? ¿Que lo haces? ¿en plan venganza de la humanidad? Dos iguales – yo. tenía que devolverla a su estado anterior. Vaya. es cierto – ella.SUBLIMINAL - No. es que no se salva ni uno – hablando sola. es justo lo contrario. Sí. Esa aclaración es innecesaria. por encima tener que aguantarlas – yo. – ella. ¡Qué va! En realidad de su vida personal no sé mucho. es obvio que bromeas – yo. no podía dejar que se fuese a dormir así. estaría todo el día mirándome – ella. la verdad es que actuaron como si lo esperasen. El papel de hermana mayor guay no va mucho conmigo – ella. Yo también bromeaba – tampoco había que pasarse. 151 Raquel Couto Antelo .. si no. sí. Os lleváis muy bien – yo. Más a mi favor. ¡Tranquilo mister elegancia! – yo. recuperando la sonrisa. Dais asco. Sí mujer. Sí. menos mal que mi hermano si se afectó algo. Ya vuelves con el dramatismo – yo. Sí. Vacila lo que quieras. Así que tus padres lo tomaron bien – cambiando de tema. eso parece. casi ni conozco a sus amigos. - - No lo debí decir. es un sol. Supongo. muy triste. allá va mi autoestima – ella. no tengo los suficientes amigos como para saber como se está acompañada – triste.

¿Tengo que decir que sí? – yo. 152 - Raquel Couto Antelo . ¿Quién? – sorprendida. las tías tienen cada cosa. no me quería. Es igual. Mejor dejamos el tema. ¡Pero mira que eres bruta! ¿cuánto llevabais saliendo? – yo. Entonces algo te debía querer ¿no crees? – yo. tampoco me gusta perder el tiempo en imposibles – ella. No. ¡Coño! Esta es nueva. de vacile. Creo que no. La verdad es que doy gracias por no ser un gato – ella. Casi tres años – ella. Los hombres – yo. Alguno habrá ¿no? – yo. Igual sí – dijo incrédula. más bien lo dejé yo – ella. Te dejó por otra – yo. a mi cualquier día me dan de hostias por la calle – yo. ¿Entonces como fue? ¿por qué lo dejaste? – yo. ¿Tan mal te tratamos? – yo. sólo necesitaba a alguien que le hiciese compañía y como era alérgico a los perros – ella. Ahora ya sé porque me pitan los oídos a veces ¿y dices que no te engañaba? Mi madre. Porque no me veía cuando me miraba – ella. igual era miope mujer – que lo la veía. Los que no salen conmigo no – ella.SUBLIMINAL - ¿Tú buscas novio formal entonces? – yo. Tampoco fue así la cosa – sacándole importancia a mi comentario. seguro que tú también has tenido esa sensación alguna vez – ella. ¿Tú? Tienes una pinta de curiosa – yo. No – ella. prefiero la felicidad de la ignorancia – ella. ¿Como no? Nos salió rompecorazones la “niña” – yo. Venga. O igual lo tienes demasiado a la vista – no me pude aguantar sin soltarlo. Pues si lo hay debe estar bien escondido – ella.

pero si llego a saber que eran tan importantes lo haría – ella. Cogió confianza y empezó a hablar sin parar. Pobre sí. se lo echamos – ella. ¿Y tú serás de esas que dicen que le gustan los animales? – yo. 153 - - - Raquel Couto Antelo . Y empezó a hablar de sus muchas vocaciones. Decidimos bañarlo y ver si así le matábamos alguna por lo menos. El caso es que a la semana siguiente el pobre volvió a las mismas y como no nos acordamos de comprar nada. y mi abuela pasa bastante del tema. lástima que tu curiosidad no diera frutos en la Pues no fue porque no lo intentase. Preparamos un balde con agua y después lo tuvimos que cazar.. Y lo mataste – yo. Sí que lo sé – partiéndose de risa – pero no me di cuenta en aquel momento de que el perro tenía la piel irritada. digo yo – yo. con la piel toda irritada y no se paraba de rascar. de hecho nos pareció que se rascaba menos. si lo vieras. porque comenzó a retorcerse en el suelo y a lloriquear. Daba la impresión de ser una persona que se había dejado guiar por los demás toda su vida. soy lo que quería ser. No me sermonees que ya lo sé. El perro te escapará cuando te ve. ¿Qué querías ser de pequeña? – yo. pobre. pero te estás partiendo de risa a su cuenta – yo. Debía ser el comienzo de la liberación. pone cara de traviesa – un poco. pero que conste que nunca volví a hacer cosa semejante – ella. como a ti nunca te han puesto alcohol en una herida no sabes lo que es – yo. no había ni insecticida..SUBLIMINAL ¿Sabes? Es una agencia – yo. como estaba cerca de la chimenea pensaría que lo íbamos a comer o algo. del país. entonces mi primo y yo buscamos algo que pudiera matarle los parásitos y no encontramos nada más que un poco de insecticida. Qué va. porque al cachorrito no le parecía tan buena idea eso del baño. Y yo que sabía – ella. yo siempre lo tuve muy claro. mira que traté de entrar en los condenados disquetes y no había manera – ella. Igual deberías ponerte al día en la informática – yo. veterinaria y ya perdí la cuenta. por momentos hasta olvidé dónde estaba y con quien. aunque parecía gustarle lo que hacía había detalles que mostraban cierta nostalgia. la verdad. pero estaba lleno de pulgas y no paraba de rascarse. era de estos pequeños. Ahora iba teniendo más sentido esa rebeldía perversa que le salía de vez en cuando. David lo había cogido y lo traía en el brazo. Mucho nos reímos. Lo de contable estaba bastante lejos de piloto. actriz. y casi se metió el solo en el agua. era muy mono. es extraño ver como quería ser y en lo que acabó. Y lo tenías que ver. Le habían dado un pero a mi abuela. le fue bien. cierta sensación de fracaso al verse tan lejos de dónde quería estar. la conversación fue muy animada. Y voy yo de lista y me da por pensar que el alcohol también podía matar las pulgas y se lo echamos – para. Claro.

además como no le dolerá tanto como la primera vez aún te va a estar agradecido y todo – yo. Es más bueno – ella.? Igual le hablé muy serio. se metió dentro y dijo un simple “hasta mañana”. y está todo tranquilo – ella. si no porque estoy callada – ella. el de perros. O mientras me escuchen – ella. Por la cuenta que le trae. él tiene más sentido.. no tengas miedo. que ese no sea un impedimento para nuestra felicidad – es que ya me parece que se está llevando al extremo lo de tener un perro. Bueno ya es muy tarde y estarás cansada. Me quedé un momento mirándola. menos mal. esta como abogada no tenía precio. ni que la quemase mucho. trataba de que la situación no se me fuese de las manos. siempre espera a pillarte en un renuncio. Igual le pareció mal que dijera que había hablado mucho. Pero no soy alérgico – que quede claro.SUBLIMINAL - ¡Para nada! Soy yo la encargada de echarle el insecticida. ¿Más que le tocan las narices. Lo tratamos bien. nada interesante. casi parece obligatorio. cuando menos te convenga va a haber alguien escuchando – yo. También pude estar callado. Ella también era fina de carallo. ¿Como ver el fútbol? – dice ella triunfante. no sé. por lo menos para mi. ¿Por? – ella. no sé si hablarías más hoy que en toda tu vida junta – yo. Creo que lo conseguí. Cuando marchó conseguí un momento de concentración para revisar las transcripciones que me había dejado Andrea. Me fui a casa con sentimiento de culpa. Como decía Andrea tampoco iba a ser llegar y llenar. ¿No? – ella. No. Si tu primo es la mitad de elemento que tú compadezco al perro – yo. después de aquel incidente no le volvimos a hacer ningún experimento más – ella. Porque da la impresión de que tenías trabajo atrasado – yo. mira que decir que tenía pinta de chulo de discoteca. de veras. tampoco me parecía que mis comentarios fuesen tan ofensivos. Con la suerte que tengo – ella. porque era muy tarde que si no estaba llamando a Xosé para ver si era cierto. quieres decir? – yo. Siempre hay quien escuche. - Evitó la despedida. Había hablado de más en el coche y mandé la distancia a paseo en su habitación así que era hora de devolver las cosas a su sitio. Tú habla mientras puedas – yo. además comos más en la familia – ella. No hay quien os entienda si hablo porque hablo. De camino para casa puse a los Rolling y ella volvía a Raquel Couto Antelo 154 . hombre a veces me voy un poco de guay ¿pero chulo de discoteca. hablamos de todo un poco sin perder la compostura. que ya compramos uno. No te justifiques que a mi los perros no me gustan – yo..

lástima que no fuese. Raquel Couto Antelo 155 . lo que quería..SUBLIMINAL estar allí. En el fondo sabía que había hecho lo que debía. también. no hacía más que volver a su habitación. ella contra el armario y yo a punto de besarla. Esa noche no dormí nada.. me movía entre una gran excitación y la rabia por no hacerlo.

Joder tío. crear un clima agradable para que hablase tranquilamente a ver si nos decía algo nuevo. Esto no hay quien lo entienda. partiéndose . como a veces habla en clave – yo. 156 - - - Raquel Couto Antelo . Ya – descreído . no puedes pretender crear un clima de confianza limitándole los temas de conversación. Fue de maravilla – yo. pero esta es más así que el resto ¿sabes por qué dejó al novio? – yo. pero como quieres que nos cuente algo que nos sirva. llegué temprano. pero ella habló de lo que le pareció y además ni que le diesen cuerda. así que aproveché para revisar de nuevo todos los papeles a ver si sacaba algo en limpio. Pero a ver tío ¿qué te pasa? – Santi. vaya que si habló – yo.¿y por qué dejó al novio entonces? – ese era mi Santi. no doy sacado nada en limpio ¿tienes alguna idea de por dónde tenemos que ir? – yo. más o menos le fui preguntando. Santi todavía no estaba. Vaya cara – Santi . Pero del trabajo nada – Santi. Estamos de malas ¿no fue bien la cena? – Santi. Si te digo que sí te miento – Santi. Las tías son así – Santi. pero ahora no va a recordar nada nuevo a no ser que sea algo muy chocante – yo.SUBLIMINAL Capítulo 13 Cuando me levanté estaba aún más cansado que al acostarme. Para mi no tenía mucho sentido. Porque no la veía cuando la miraba – yo. Ya. Ninguna supongo ¿por qué? – yo.¿parece que no has dormido bien? ¿remordimientos? No me marees – yo. Del trabajo también. de eso se trataba. por lo menos que lo pillase no. me faltaban datos o no daba encontrado la conexión de las cosas. ¿Por qué dejó al novio? ¿y que relación tiene eso con el resto del caso? – Santi. no para que tú calculases la mejor manera de entrarle – coño que estaba bien serio. serio – ¿no te dijo nada nuevo ayer? ¿Berta? No.¿y no sería ciego? ¡Qué cabrón! Eso fue lo que le dije yo – yo. si supiese en su momento que tenía que prestarle atención a ciertos detalles lo haría. ¿Qué dices qué? – Santi. Porque se supone que de lo que tenías que hablar con ella era de los detalles de su trabajo en la oficina.

SUBLIMINAL

-

Buenos días – Oso – que temprano llegasteis hoy. Bueno, para una vez que vengo a tiempo me dais todos la vara, es la última vez que me veis antes de la hora – yo. Tranquilo, hombre – Oso – era por decir algo ¿llegó Andrea? Está fuera – Santi – a ver si entra, necesitamos urgentemente una mente femenina para que nos aclare una duda trascendental que tenemos. ¿Y vosotros tenéis de eso? – Andrea – buenos días. A ver Andrea – yo – a ti, tu marido cuando te mira ¿te ve? Si no quedó ciego de repente, sí – Andrea. ¿Ves? – yo – otra, todos decimos lo mismo. Es que la cosa tampoco es así – Santi. ¿Cómo que no? – yo. No se lo puedes preguntar fuera de contexto, si no sabe de que va claro que dice eso – Santi. Lo que tú digas – yo. ¿Me vais a decir de qué va esto? – Andrea. Tonterías de las suyas – Oso – lo de madrugar aún les perjudica más. Es que le dijo – Santi haciendo gestos para explicar que había sido Berta – que dejó a su novio porque no la veía cuando la miraba. Normal, yo también lo haría – Oso. Y yo – Andrea. ¡Estáis de coña! – yo - ¡me vaciláis! Debe ser una clave o algo así – Santi – un chiste para gente lista. Sí, eso debe ser – yo – o que nos quieren hacer tontos. ¿Así que vosotros no lo entendéis? – Andrea – que no lo entienda Cris me parece, hasta cierto punto, normal; pero tú Santi, que se supone que estás enamorado de tu mujer. ¿Qué tendrá que ver el tocino con la velocidad? – Santi. A ver listos, explicadnos a los tontitos de qué va esto – yo – porque creo que vosotros tampoco tenéis ni idea. Me parece increíble que nunca lo notaseis – Andrea. Eso también me lo dijo ella – yo – pero es que yo debo ser muy lento. Será más bien que no miras mucho para los ojos – Santi. Tú también puedes hablar – yo. 157

-

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL Lo que quiere decir es que su novio tenía una idea de ella distinta a como ella era realmente, que no la aceptaba como era, o que no se había molestado en conocerla o que la miraba como quien mira un árbol – Andrea – tampoco es tan difícil de entender, normalmente los tíos lo hacéis siempre. Y las mujeres también – Oso. Hay de todo – Andrea. Así que era eso – Santi, cayendo de la burra.

-

Yo no entendía muy bien de que me hablaban, cuando miras a alguien lo miras y punto, no sé a qué venía tanta historia. Mira que cara se le quedó – Santi - ¿parece que a ti también te dejaron por eso? ¿A mí? – yo – olvidas con quien hablas Santi, olvidas con quien hablas, a mi nunca me dejan. Escapan directamente – Andrea - ¿no? Bueno, habrá que ir a trabajar – yo – Oso y tú volved a las escuchas, y Santi y yo vamos a hacer unas llamadas. A sus órdenes – Andrea. Nos vemos – Oso.

Santi y yo nos pusimos a llamar a los agentes que habían llevado el caso para ver si sacábamos más información, fue una medida desesperada porque teníamos instrucciones muy claras de no hacerlo. De poco nos sirvió, nadie recordaba nada, la mayoría habían cambiado de departamento y algunos de destino, los de aquí estaban todos fuera. A mi me olía cada vez peor, que podía ser tan grave para que les afectase así. Meter la pata es algo que puede pasar, somos humanos. Los de fuera tampoco nos iban a ayudar mucho de todas maneras, el grueso del asunto se había cocido así; así que seguimos la trayectoria profesional de los agentes en cuestión. Ninguno de ellos había sido trasladado al sitio de origen, porque si te trasladan a tu casa es algo normal, al final yo estoy aquí, tardé pero me fui acercando. También podía ser que a las respectivas parejas les apareciese un curro mejor en esos sitios o que fuesen de allí. Lo pensamos mucho antes de revolver, ya estábamos con el agua al cuello, se iban a desquitar con nosotros por lo que habían hecho ellos. Por lo menos sabíamos que no habían actuado mal, quiero decir que no había ninguna falta en sus expedientes, a lo mejor a ellos tampoco les pusieron las cosas fáciles y por encima no había ido Berta a hacerles una visita. ¿Qué te parece si le dejamos esos papeles – yo, señalando a la información sobre las actividades de la empresa – a Berta a ver si ella saca algo? No sé si deberíamos – Santi – pero si nadie se entera igual nos es de ayuda, bájaselos y dale los buenos días, que lo estás deseando – guiñándome un ojo – a lo que se llega con los años ¡das pena tío! Buenos días – dice ella toda eufórica, no sé si fumaría algo, tanta alegría por verme me mosqueaba. Hola – yo, serio como debe ser – aquí te traigo esto para que te entretengas un rato. 158

-

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL Bien, podía ser el Vogue, pero seguro que es igual de interesante – el Vogue, aún no sé si sabrás de qué color es, no la imagino mirando trapos ni de coña... ¿no? ¿y como la conociste? Míralos con atención, con mucha atención y ten cuidado con ellos que son informes oficiales – yo todo profesional - ¿me has oído? Sí, a la primera – dijo clavándome la mirada, cualquier día me mata, para mi que lo de que tenía poderes iba en serio, me para el corazón – gracias, los trataré como si fuesen fotos de Chris Noth, no te preocupes. No, mejor procura no sobarlos como si fuesen fotos del tipo ese – es que siempre me tiene que sacar el nervio.

-

-

Con lo bien que me había recibido, vaya sonrisa que tenía la tía, por un momento me sentí el hombre más importante de la Tierra y voy y le salto con mi mala hostia. Pero es que no se da cuenta de que yo soy de verdad y el otro sólo es una foto. Lo increíble es que estaba celoso de un actor que ni pinchaba ni cortaba en nuestra vida, era eso, sólo una foto y a mí me sacaba de quicio. Sigo dando gracias a Dios por la llamada de Xosé sobre el hermano, si no aún me iba a rebentar el nervio, que te lo digo yo. ¿Qué? – Santi - ¿qué tal durmió la princesita? ¿durmió bien? Si no durmió bien que se joda – yo. Mira – Santi, con sorna – mejor no vuelvas a madrugar. Es que no dormí bien – yo. Ya, pero yo no te tengo culpa y ella tampco – Santi defendiéndola, nos está alienando a todos – bueno, ella igual sí – ya me parecía raro - ¿qué? ¿no te dio un besito de buenos días, cariñín? ¡No! Pero me dijo buenos días con una sonrisa de película – yo, siguiéndole el rollo. Sí, por eso vienes tan contento – Santi, con retranca – por cierto, mientras bajaste conseguí hablar con Márquez. ¿El de Granada? – yo. Dijo que por teléfono nada – Santi. ¡Ay que coño! – yo. No, tranquilo, que para llegar a eso tuve que rogar mucho, así que por lo menos aún tenemos alguna esperanza – Santi. Si, porque los otros no dan ni pío – yo. Eso también hace desconfiar ¿no crees que si este habla y los otros no, será por algo? – Santi. Santi, creo que nos estamos volviendo locos, le estamos dando vueltas de más a algo que seguramente será muy sencillo – yo. ¿A Granada no podremos ir, no? – Santi. Hoy por lo menos no; pero conviene tener algo a lo que recurrir – yo. ¡Qué mierda! – Santi. 159

-

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

Seguro que tienes razón, si ese esta dispuesto a hablar va a ser porque no tiene mucho que contar, que si no iba a callar como los demás, que nos queda por mirar – yo. Los partes de trabajo – Santi. ¡Qué coñazo! Dame la mitad, anda – yo.

-

Mirar papeles me parecía inútil, estuve por llamar a Sonia para que se recrease; pero no me pareció muy adecuado, ella estaba a lo suyo y además que ella los revisase a mi no me iba aclarar las ideas. Un día en la vida de fulanito ¡qué interesante! Veamos, como diría Berta “no es el Vogue, pero seguro que es igual de interesante” a mi personalmente el Vogue no me motiva; pero decir que aquello podía ser igual de interesante que el Playboy era exagerar un poco bastante, aunque me iba a calentar bastante también. Un aburrimiento, siempre se pone la mitad de lo que se hace, no es precisamente lo que más nos entusiasma después de trabajar un día entero ponernos con esas caralladas, que hasta hoy no sabía para qué servían. A la mitad de mi mitad salí a fumar y tomar el aire, un poco contradictorio, lo sé. Antes de volver a entrar fui a ver a Berta, por si aún había posibilidades de llevarnos bien. Estaba toda entretenida leyendo; pues sí que debía ser interesante, igual estaba en clave y a mi se me escapaba, quedé observándola unos minutos, razonaba ella sola, iba para delante, volvía a mirar las hojas, se desesperaba. Me estaba levantando para marchar muy sigilosamente cuando la escucho gritar. Estaba toda colorada, señal de que le había estado dando bastante la coco. Me hizo gracia, tenía pinta de genio loco, quería algo para escribir, no me gustó la petición, como le diese por hacer anotaciones en los informes se me caía el pelo; pero claro necesitaría hacer esquemas y cuadros sinópticos de esos que hacen los estudiados para resolver los problemas. Se los bajé, no fuese a estropear la deducción del siglo por un trozo de papel y un bolígrafo. Pero le dejé bien claro que no escribiese nada en los informes. Cuando subí Santi me estaba esperando, con bastante mala cara, pensaba que era por verme tan colgado, pero había novedades. Vamos al despacho del jefe – Santi - tenemos visita. ¿Otro que se entrega? – yo. Muy gracioso, igual debí decir que tenemos problemas – Santi. Vaya novedad ¿qué pasa? – yo. No te va a gustar – Santi. ¿El qué? – yo. Hay alguien que la quiere ver y no es de la familia – Santi. Será alguna amiga – yo. Dicen que es un tío y viene con refuerzos – Santi. ¿El tal Domínguez? – yo. Yo que sé – Santi, perdiendo la paciencia – venga, vamos a ver. estaba 160 el jefe, debía tener a don

Cuando llegamos al despacho sólo importante esperando por allí.
Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

Bueno – el jefe, triunfal – esto se pone cada vez más interesante y lo que tenemos en el sótano según vosotros es una inocente criatura. ¿Qué pasa? – yo, que tenía un buen día. Que me jode que me vengan amenazando, que vosotros no me decís nada y que ya me estoy hartando – el jefe. No te decimos nada porque no hay nada que decir – yo. Mira, el tío que está ahí fuera se puso muy tieso y viene... – el jefe. Sí, muy bien respaldado – yo. Exacto – el jefe – y quiere ver a la chica. Pero no puede – yo. Pues la va a ver – el jefe – no quiero que me calienten más, vino soltando un rollo de no sé que derechos y, lo más importante, parece que sabe algo. Si sabe algo que nos lo cuente, no se lo tiene que contar a Berta, nos lo tiene que contar a nosotros – Santi. Quiero decir que sabe algo de vosotros y de vuestras actividades – el jefe. No puede ser – yo. Pues parece que la chica no era tan de fiar como tú pensabas – el jefe. ¿Quién es? – yo, reventando. ¿Quieres saber quién es? Pues muy bien, vas a saberlo y de paso vas a ir pensando en alguna buena que me contente antes de que termine el día porque no me quiero acostar cabreado – el jefe – Santi vete a buscar a la chica y llévala a la sala.

-

El jefe llamó por el interfono al hombre misterioso, yo esperaba a un viejo salido y me encuentro con un guaperas de California. La mato. Él no hablaba, el que hablaba era un abogado que traía, igual no sabía, con ser guapo le llegaba. Mucho apretón de manos, mucha educación y mucho mamoneo. El abogado repitió el rollo que le había soltado al jefe, vamos que la tenían que ver porque sí y ya estaba. No decían ni por qué, ni para qué, ni cómo habían sabido que ella estaba allí. Me estaba deshaciendo por dentro, en realidad estos burócratas me la traían floja; pero si ella no había sido legal conmigo me hundía del todo. No podía ser. Tenía que haber una explicación. Campos, acompañe a los señores a la sala – el jefe que se ponía en plan fino cuando había visita. Sí, como no – yo también – vengan por aquí.

Al cerrar la puerta del despacho del jefe pude ver la amenaza de muerte en su cara, ni me inmuté; si me había traicionado todo terminaba, que me importaban los gritos de mi jefe. De camino a la sala el abogado seguía hablando, dale que dale, sería tan bueno porque ganaría por pesado. El otro era el príncipe encantador, sonriente, amable; seguro que no saltaba a la
Raquel Couto Antelo

161

poco menos que me derrito de gusto. presionando. se me revolvió el estómago. pero las fugas hay que prepararlas un poco – Santi. Y después lo del jefe. parecía que le faltaba el aire ¿mira que si le tenía que hacer la respiración artificial? Decidí que ya que me habían dado otra oportunidad sería bueno. el cabrón del abogado del Simón anduvo metiendo la nariz. Cuando entré aún fue peor. yo detrás. parecía que me estaba controlando para que no le sisase ni un segundo. Ese tío no es el abogado de Berta – yo – así que no tiene nada que ver en este caso. Santi estaba muy serio. que no estaban liados. Estaba debajo de la ventana. miró a Santi. Lo odié a muerte desde el primer momento. él todo encantador. me reventaba ese tío. vaya cara que se le puso. Le noté algo raro. traté de pararla pero se me escurrió. ella por los pasillos y yo detrás ¿a dónde iba? ¿pero ésta de qué va? Se metió en los baños. En los servicios – dije. Y claro. Sólo necesitaba aire – Berta. Pero mujer. Por fin había terminado el tiempo. en un momento en que me apoyé en la pared el debió pensar que estaba escuchando porque me agarró del brazo y tiró por mi. Después entró Sonia. 162 - Raquel Couto Antelo . “Princesa”. yo todo natural “en los servicios”. Quedaba el tal Fran. tanta insistencia en verla. se quedó paralizada en cuanto lo vio. Se le notaba que estaba desorientada por completo. que se joda. El abogado hablando del derecho a la intimidad y yo matando al imbécil aquel. igual tampoco era así. la señorita oportuna. Aquello me tranquilizó. se me debía notar que estaba como unas pascuas. Él se marchó todo subido llevando el abogadito del demonio con él y yo quedé allí pensando que no había más hombre que yo. no me había equivocado. Subimos de nuevo para la sala y allí estaba Santi. eso todavía me ponía peor. pasó por delante a toda velocidad. Bueno. Al escucharle que no tenía ni idea de qué hacía el tipo allí. lástima de cámara. ¿A mí? ¿Ella? Debe ser cierto eso de que cuando afrontas una situación con una sonrisa todo va mejor. por la manera en que me miró como despreciándome. que asco. Estaba nerviosa. Lo pusimos al corriente de la conversación con Simón. un rubio de los cojones preguntando por ella. sería una de esos ataques de ansiedad o que sé yo.SUBLIMINAL primera como yo. por aquello de que pensaba que andaba detrás de ella. Me miró como si fuese un auténtico cabrón. ni rubio y tendré pinta de chulo de discoteca y todo. No. Buena excusa – Santi . quería verla y la vio. no sólo la incomprensión sino que me miraba con odio. presionando. ella no parecía estarlo pasando muy bien. De verdad que no pretendía escuchar. sabría en un momento si me había mentido o no ¿quién sería aquel tipo? Ella venía toda contenta. No pareció gustarle la maniobra del soplapollas aquel. un beso de despedida. no le gustaba ¡sí! Cris eres un campeón. pero por lo menos cuando las beso las dejo más contentas. esto es realmente importante. No le quité ojo al reloj.¿dónde la pillaste? – mirándome. no sé. el abogado tampoco. lo del efecto sorpresa está bien. y rompió la magia. estaban cogidos de la mano. como si le tendiese una trampa. Estaba deseando ver la cara de Berta. El superguapo un mierda y yo el príncipe valiente. tengo que decir en mi defensa que no seré tan guapo. y ella venga a subirlo a las nubes. Ella salió corriendo. así que saqué todo mi encanto y decidí no dejar que se me escapase pasara lo que pasara. punto ¿por qué le das tantas vueltas? No me gusta que me vengan a joder – el jefe. Parecía más tranquila. pensaría lo mismo que yo. Santi no me quitaba ojo. esta me tortura sin piedad. me miró. que diría Santi.

algo tan simple como una confesión y vosotros le andáis dando vueltas. No me dijo nada. cuando comprobó que hablaba en serio. No quería creer que ella estuviese involucrada y aquel “ya te vale” suplicando que no le clavase más puñales hizo que dejase de pensar y mandó el corazón. que había perdido la cabeza. no es sólo por ese par. Al borde de colapso. Me hizo sentir como una mierda. como si Berta me estuviese manejando a su antojo. pareció calmarse al sentir su mano acariciándome el cuello. que no tenía cerebro. y más bien da la impresión de que te sientas a contemplar el espectáculo. qué tan mal te pareció? – yo. lo que fuese y había que descubrirlo de una vez. Son las notas de Berta – yo. de todas maneras ¿cómo habría sabido que estaba en la comisaría? Pero aunque me cueste admitirlo había algo en lo que el jefe tenía razón. y su cuerpo tan cerca del mío. se desorientó. porque para eso vais de dos en dos. la inseguridad se le veía en los ojos. y eso fue lo que hice. sentí un pinchazo. estáis alargando esto y me gustaría saber porqué – el jefe. escuché en alguna parte que si las costas se estancaban lo mejor era provocar una crisis. ahora Berta me parecía una bruja maquinadora y su mirada inocente volvió a la perversión original. después. seguirla y estudiar su comportamiento en libertad. que no nos daba más tiempo. cuando la estábamos sacando. Lo de Simón no hacía más que darme vueltas en la cabeza. En el fondo esperaba no equivocarme. creciendo – no quisiera pensar que este intento tuyo – mirándome – por encontrar otro que cargue con el muerto tiene que ver con ciertos comentarios que circulan sobre tus gustos en mujeres. 163 Raquel Couto Antelo . me gustaba. Que si lo llamaran de arriba. Ella tan natural. cuando levantó la vista supe que no mentía. En la oficina se estaba planeando algo. yo tenía el nervio cambiado. le estaba dando largas a todo con la esperanza de que obrase el milagro. me salió. como en un documental. para que alguno controle la situación cuando se desmanda. dispuesto a enfrentarme con la verdad. a lo suyo. hacía lo que hacía porque me gustaba. te falta decir que nunca mejor dicho lo de cerdo – yo. sin consultar ni pensar. que frágil me pareció. sabía que no. era la mirada más sincera que había visto en mi vida. se me olvidaba – Santi . Me volvió a conquistar. e igual Berta sólo era parte de una maniobra de despiste. El disgusto sería grande. dulce y verdadera. Actué impulsivamente. Le agarré la cara con las manos. debía tener conversaciones con Dios porque más pisos allí no había. alguien cometería un error. Mis labios rozaron los suyos.¿qué buscas? – con malicia. Mejor dicho. Mandarla para casa era lo mejor. Santi es un santo. Eres patético – Santi adivinando lo que buscaba – da gusto ver que es cierto eso de que a todo cerdo le llega su San Martiño. Cuando el jefe terminó volvimos a la sala sin hablar. pero vivir engañado tampoco era solución. Sí. Cuando me di cuenta mi mano estaba en su brazo. Tenía que averiguar de una vez por todas si me equivocaba o no. seguía latiendo con fuerza y la besé. Por muy lista que fuese en algún momento se delataría. hay que decirlo. y allí estaríamos nosotros para terminar con todo. su voz en un eco. Siguió así durante un buen pedazo. esto se está complicando cada vez más. Es cierto. esperaba que no.SUBLIMINAL ¿Pero qué te dijo. sus ojos tristes perdidos en el infinito. el cabrón del jefe tenía razón. Santi. diría que incluso parecía preocupada ¿por mí? Tampoco había que ser tan optimista. No voy a pensar siquiera en esa posibilidad porque si compruebo que es cierto estás acabado ¿me escuchas? – y para Santi – y a tí también. o nos enfrentábamos con un espía de alto nivel o Fran le había contado algo. Que si no era hombre ni era nada. El resto fue puro vicio.

con segundas. ¿Pues ya me dirás que pone entonces? – Santi. gracias a ti – Santi – así que aunque me desquite un poco no pasa nada. porque perdido ya estoy. así que mejor vamos a por todas – Santi – por cierto. - - Tanto insistió que pensé que era cierto y fui a mirar. es que soy único – sonriendo. un tonto único – Santi – o el único tonto. Va a salir bien – yo. me estaba emocionando – mira. Si entendiese lo que dicen lo sabría. Es la segunda vez que me lo dices hoy y no hace falta. mientras terminaba de recoger todo. míralas tú mientras recojo esto – yo. se me ocurrió en el momento y me pareció bien – yo. me debí equivocar – Santi – pone tonto. si no hablo para una cosa tampoco para otra – Santi. No creo que nadie sea insignificante. Lo siento. siento habértelo consultado. el jefe está arriba esperando a que le expliquemos la estrategia esta de soltar a los culpables sin consultar con nadie – mirando los papeles – aquí pone Campos. serio – no me vaciles. Vete a rascarla – yo. ¿Lo qué va a salir bien? Si por lo menos me dijeras las cosas no andaría por ahí a verlas venir. No me vaciles – yo. serio. ¡Qué más da! Vamos a seguir con eso de los apellidos a ver a donde llegamos. Hombre. no es Campos. de Ánxela. pensando en alto. decepcionado. Pues créeme si te digo que a mi no se me ocurriría en la vida semejante cosa. Se supone que están ordenadas – yo. Sí. Acabas antes si dices de cada uno de los empleados – Santi. y también me puedes creer si te digo que no hay nadie en el mundo a quien se le ocurra algo parecido – Santi. 164 - - - Raquel Couto Antelo . ¿Qué quería? ¿redecorar esto? – Santi. ponemos a alguien detrás de Domínguez. de Fran – yo. Puede ser que alguno sea insignificante y no vamos a perder el tiempo – yo.SUBLIMINAL - ¡No jodas! Eso ya lo suponía ¿hay algo interesante? – Santi. de Sofía. No. ¡Ah! Pues como el criterio sea el mismo que el de las notas de poco nos va a servir ¿esto de aquí es una c o una t? – Santi. Con el jefe hablas tú y asumes tú la responsabilidad. Que sí tío – Santi. como prefieras. Piérdete – yo. no parecía de coña.

fingiendo sorpresa . El jefe se metió en el despacho cuando nos vio asomar. no me des esos disgustos – Santi. delatándose por completo. que te voy a decir. Nadie.¿tú? ¿enamorado? Venga.el jefe. Ah. Si tenéis que ir por su casa mejor que 165 Raquel Couto Antelo . ¿Qué? – Santi. ¿Habéis sacado algo de las escuchas? – el jefe esperando. sin precauciones – Santi. ¿No lo recuerdas? Con la orden del micro pedí otra para su teléfono. ¿Es cierto? – el jefe. en aquel momento funcionó. se puso en posición de ataque esperando a que las presas entrasen en la jaula. no vi la - Pues igual así sabríamos si la llamó Simón o no – Santi. que no pudo disimular. Todavía no – yo – es muy temprano. Sí – yo. vamos a ver al jefe que a ese si que lo quieres. anda venga. A que – Santi – tenemos un jugador más en el campo. sí. Te superas – imposibles. me siguió la corriente. afectado – por eso pensé en dejarla ir y ver lo que pasa. Y digo yo que algo pasará si ya no está aquí. no me pareció necesario utilizarlo necesidad de involucrar a la familia – yo. y él a ti no digamos – riendo – él sí que te va a poner las manos en el cuello con mucho cariño – pasándome el brazo por el hombro. el jefe – subes el listón del ridículo a niveles No sé a qué viene esto – yo. ¿Y? – el jefe. Lo que me faltaba. afuera la gente habla con más libertad. Que yo sepa no hay nadie vigilándola – el jefe. Si es así . Jefe – dice Santi cortándonos – lo que hicimos fue seguir con la misma estrategia del micro. los pone nerviosos ¿verdad Campos? – a mí sí. hasta hoy. Le hemos pinchado el teléfono – yo. ya lo recuerdo – Santi. por eso fui a su casa. Entonces ¿a que viene decir que salió bien? – el jefe. que no tragaba. ¿Y quién está con eso? – el jefe. mover la chica por ahí hizo que alguien se destapase. Ya ¿crees que no lo sé? – yo. que entraba por el aro – ponedlo a andar cuanto antes y tenedla bien vigilada.SUBLIMINAL La quiero – se me escapó.

lo cogí sin mirar pensando que sería Santi. No escuché nada. ¿Me quieres explicar cómo vamos a hacer para pincharle el teléfono? Mejor dicho ¿cómo vamos a pedir ahora la orden si se supone que ya la pediste ayer? El jefe no mira mucho lo que firma pero se va a escamar – Santi. Me vino a la mente de repente mientras me gritaba el jefe y no fui capaz de callármelo. No mentía – yo. me dijo que si había algo me llamaba. Cogí el coche y marché para mi casa. ¿Le pinchaste el teléfono? ¿por qué? previsto porque no te lo creo – Santi. ¿Y por qué no lo pusiste en marcha? – Santi. lo olvidé y no lo activé – yo. sólo yo. tampoco me importaba. no le dije nada a los demás porque no me apetecía que me vacilasen. pero cuando la vi tan derrotada pensé que espiarla no era tan buena idea. algo podríamos sacar de la asa. Santi me dejó ir sin mucha historia. Bien. como si la traicionase y me olvidé del tema. al fin teníamos campo libre. pidieron una pizza. – yo. que siguiese él un poco. tenía pensado controlarlo yo. Estás mal. el hermano quedó con su novia y nada más. Dejé allí a Ramón. así que decidí salir antes de la hora y tomar el fresco. Debía ser más fácil. Menos mal que tienes esos lapsos de confianza – Santi. El obstáculo número uno. aquello iba cogiendo mejor color. iba a ser algo privado. la ansia por escuchar su voz me estaba matando.. la factura de teléfono no debía ser muy grande.SUBLIMINAL vayas tú – mirándome – fuiste antes y no conviene que haya demasiado movimiento – estoy enamorado de mi jefe. más me valdría. entre lo que habla mi madre y lo que hablan sus amigas. salvado. Cosas mías – yo. menos mal – yo. No había que hacer. Porque... me sentí mal. si lo hiciese en mi casa necesitaríamos todo el departamento para dar a basto. pero que muy mal – Santi. ¿Qué pasa tío? – Xosé. A medio camino suena el teléfono. después de todo ese era mi trabajo y escuchar su voz tampoco iba a estar mal. Pensé que igual nos era útil – yo. No hace falta – yo. ¿Qué? ¿qué es lo que no hace falta? – Santi. ella estaba por ahí suelta y yo también. ¿Y por qué no nos dijiste nada? ¿qué pretendías? ¿para que cojones lo querías? – Santi. Ahora era yo el que tenía la derrota escrita en la cara. Sí. Pensé que era una zorra y que igual nos la jugaba. 166 Raquel Couto Antelo . La idea me excitaba. No me digas que lo tenías - Salí al pasillo mientras ella estaba en el baño. pero después sentí remordimientos. Santi no me contó en que había quedado con Berta para contarnos como le iba y si averiguara algo..

debí confundir los turnos – Xosé.¿la echas de menos? Vete a la mierda – yo. eso nunca me había molestado hasta entonces. en realidad. ¿Dónde estás? – yo. Nunca me había fijado. Sí. no me había molestado nunca. tengo que admitir que a veces me aprovechaba bastante de la situación. pero había mucha diferencia entre las miradas. Si queremos que nadie se dé cuenta no. Entonces – Santi. fachada. Andrea tenía razón. Ya ¿y eso no sería sospechoso? – yo. sólo insinuaciones vacías. estoy esperando que me llamen del trabajo – yo. no? – yo. Pareces sorprendido ¿esperabas a otra persona? – Xosé. 167 Raquel Couto Antelo . Tómalo con calma. no siendo que anduve con ojo. la que me faltaba. No me gustaba aquel sitio. quedé en la barra mientras no veía en qué plan estaban.SUBLIMINAL ¡Hombre! – yo. era yo. siempre estaba a tope de gente. Berta sí que me veía cuando me miraba. Después comprobé que sólo venía a hablar conmigo cuando la andaba rondando algún pollo interesante. pensé que le gustaba y un día le entré. poses vanas. ¿Pero no marchabas? – Santi. con intención . venga anímate. es que hay mucho trabajo – yo. Me vino a saludar Isa. Espera que ya voy – yo – me vendrá bien distraerme – yo. todas sus poses de modelo y esa simpatía desbordante me revolvió el estómago. pensaba que ese era el plan. me despedí de él con un gesto y me fui dejando a Isa con la palabra en la boca. Con su sonrisa estudiada. no. Miré a Xosé. estaba perdido en aquella frase de Berta y de repente supe lo que quería decir. los dos sacábamos algo. Decidí volver al trabajo. a todos nos había pasado alguna vez. seguía a lo suyo. No escuché ni palabra de lo que me dijo. Lo digo en serio – Santi. En la mirada de Isa no había nada. No – yo. lo tomé como una de esas malas interpretaciones que hago de ciertos comportamientos femeninos y no le di más importancia. Puedes ir por su casa a ver que tal le va – Santi. No juegues. ¿Qué pasa? ¿la desconfianza crece? – Santi. No. Cuando llegué Xosé estaba hablando con una tía. pareces agobiado – Xosé – sólo te llamaba para que bajases a tomar algo. En la Cervexería – Xosé. ¿Habrá que ponerle vigilancia. Los vecinos piensan que eres el novio. Pero torcer la cara y dar con ella no me hizo ninguna gracia. y va ella e hizo que no sabía de qué iba el rollo. La tipa esta andaba jugando a hacerse la interesante. gente conocida. Pensé que hoy librabas. no juegues – yo. aprovecha – Santi.

pero no voy a recordar todo de memoria. él le dijo que mejor quedaban para comer mañana. además tenemos la grabación por si lo queréis escuchar – Ramón. serio.tienes una llamada.¿qué dijo? Dijo que quería hablar con ella – yo. ¿Simón? – yo. eso que quede claro y podría hablar. muy bien – yo. porque la tipa era legal. No sé.SUBLIMINAL - Chicos – Ramón – llamó Simón. lo tengo anotado. quedaron. Hablar – ella. Bien. cabrón. Berta – yo. no me lo quiso decir por teléfono – ella – tendrá miedo de que esté pinchado . Sí ¿no era el tipo ese del abogado? – Ramón. no soy señalando al teléfono.¿no lo sabrá? Ves muchas películas. menos mal que me dio por mirar ¿tú no te habías ido? ¿Quién es? – yo.¿y entonces qué? Lo del pinchazo era broma – ella – quedamos mañana para comer en el restaurante dónde hicimos la cena de mi despedida. Hola . Sí. Sí. casi le digo que no estás. Bueno. yo voy a escucharlo todo con más detalle – Santi – y tú – mirándome – mejor será que pases por su casa. sólo era eso – le temblaba la voz y a mi el corazón – chao. ¿Y ella? – Santi. voy a ir a su casa.¡Berta! – Simón acaba de llamar. Campos – Vázquez . con poco ánimo. Le dijo que hablase lo que quisiera. disimulando. ¿Hablar de qué? – yo. ¿Y nada más? – Santi .¿no dijeron hora ni sitio? Sí. decirle. da igual. ¿Si? – yo. Sí – yo . ¿Qué quería? – yo. ya voy – yo. No le pregunté. Raquel Couto Antelo 168 . que iban a no sé que restaurante que les había gustado mucho – Ramón. tu secretaria – Vázquez – está allí – - - ¡Joder! Si no hubiese andado en el teléfono ahora sabría lo mismo. se me debía notar a lo lejos que mentía . disimulando lo que podía.

buena señal – Santi a lo lejos. fastidiando – si llamó ella para informar no veo la necesidad – será cabronazo. hombre! Escucharé la llamada a ver que voz le pusiste.. la de chulo. Mejor no te pases tú – Santi – y ya sabes a que me refiero. cuando quieras puedes dejar de babear y poner los pies en el suelo.. pero por distintos motivos – nos vemos. seguía con el disimulo. - Raquel Couto Antelo 169 . Pues disfrutadlo que yo haré otro tanto – yo. y tanto que era. la de guapo. Que sí tío. Sí – yo. acelerado.. ¿No sería? – Santi – sí que era. ¿Para qué? – Santi.SUBLIMINAL Venga – yo. vete que contigo delante no nos presta tanto reírnos – Santi. ya me llegó con el sermón de antes. Eso espero – Santi desconfiando – buena señal. me muero de ganas. ¡Era broma. Voy a su casa – yo. ¡No te pases! – yo. la de amoroso. Es legal. Debiste poner el micro en su cuarto – Santi. que sí – yo – pesado. Pero yo sí que la veo – yo – así que voy a ir..

Bueno. y yo sin anestesia. bueno – mi madre desconfiada. abriendo la puerta. De momento aún no o por lo menos que yo sepa sigo siendo Cris. Él fue saliendo y yo les dije a mis padres que salía un momento. a mi me dijo que era Cris y no le pedí más explicaciones. le dije que subiese – mi madre. volvió a la sala. Sí. que mirada tan dulce. ¿Crees que será buena idea? – yo. Dios no podía ni hablar. Cerré la puerta y bajamos.. sin concesiones. - Sonó el timbre y abrí.¿no tendrá que volver? No – Cris – sólo pasaba a saludar.. ¿Bajamos y tomamos algo por ahí? – él. Perdón – mi madre. 170 Raquel Couto Antelo .. casi me desmayo. ¿Sorprendida? – Campos. vaya sorpresa.SUBLIMINAL Capítulo 14 ¡Berta! Es una amiga tuya. igual era Sofía diciendo que era mi mejor amiga. ¿Cristina? ¿la de Cee? ¿pero si está en Madrid? – yo. además el ejercicio es muy sano – yo. Cristina – mi madre. Ninguna de las casas de por aquí lo tiene. Sí – él. la niña no se va a poner a contarme su vida en medio de la calle. la verdad es que sí – yo – mi madre me dijo que era Cristina. Hola – yo – pasa. Podíais tener un ascensor – él. me quedé de piedra. ¿Cris aquí? Que raro – yo. Pasó y cerró la puerta. era “Cris”. A ver Cristina ¿no vas a pasar a saludar? – mi madre saliendo de la sala. Mamá ¿y tú no le notaste la voz un poco ronca? – yo. deja que suba por lo menos – mi madre. que voz tan dulce. tenía unas ganas de. no sé. tal como se estaba poniendo la cosa. ¿Qué amiga? – yo pensando quien sería. cortada al ver a Cris . Yo no te sé. Hola – él. quedamos en la entrada una mirando para la otra sin saber que hacer. el de siempre – él. Era él.. Pues entonces vamos – yo.

Me agarró por la cintura como tomándome las medidas. desafiando.. pero supongo que fue mi propio pensamiento. picado. – yo. que te sientes un poco incómoda ¿a que si te planto un morreo aquí mismo te mueres de vergüenza? – él. debe ser un acto reflejo porque te lo iba a preguntar otra vez. de cualquier manera lo sentí cuando me tenía entre sus brazos. Me apretó contra el y nos besamos. Yo lo abracé con todas mis fuerzas. riéndose – vaya. Porque parece que sí. ¿Estás segura? – él. ¿A dónde vamos? – yo. que no sabía a qué venía eso.. ¿Qué? ¿Qué tal cómoda me ves? – dije cuando recuperé el aliento. me pareció escuchar un “te quiero”. la verdad. ¿Tu casa tiene ascensor? – yo. vacilando. Se paró y se dio la vuelta hacia mí. suavemente. Se apartó para mirarme de nuevo. ¿Por qué siempre que digo algo me preguntas si estoy segura? – yo. ¿Te da vergüenza que te vean conmigo? – él. Mejor damos un paseo – él – así podemos hablar más tranquilos – esa era una típica frase mía. despacio.SUBLIMINAL Claro. ¿Qué pasa con mi tipo? – Campos. me miró de arriba abajo. Pues sí – él – sí que está bien. pasándome el brazo por encima del hombro. Entonces vamos hacia la Torre que hay menos barullo de gente – yo. me dio un abrazo y me besó en el cuello. 171 - Raquel Couto Antelo . así se explica ese tipito que tienes – Campos. Muy cómoda. parecía que lo decía en serio. sí. desvergonzado – muy confortable. Y me besa. Y mirándome fijamente sentí que sus manos iban espalda arriba. Se supone que no deberíamos. Prueba – yo. de hecho a mi lengua no le importaría pasar el resto de la vida en tu boca – él. ¿Sí? – él. así se explica el tipazo que tienes – yo. No ¿por qué lo dices? – yo. Lo mismo que con el mío. que está muy bien – modesta yo. Sí – Campos. Una de ellas llegó al cuello y se metió entre mi pelo. Claro. Bajamos sin decir nada más. mosqueada – claro que lo estoy.

mucho mejor – con una sonrisa. A todo el mundo – yo. Santi dijo que podías tener problemas – yo. toda natural. Te vi un día haciéndole gracias – él. 172 Raquel Couto Antelo . y – Campos. Bien – y me besó – muy bien – sonriendo. serio – ahora te tenemos que tener vigilada sin despertar las sospechas de Simón. No. por nada – como si acabase de meter la pata. Me gustas – cogiéndome por los brazos . me esfuerzo mucho y aunque no te lo parezca trabajo muy duro. disfrutando de la felicidad que invadía mi corazón. aquí viene tu perro favorito – él ¿cómo lo sabía? ¿Por que dices que es mi perro favorito? – yo. Sí – yo. ni de nadie más que pueda estar implicado y enrollarnos es una buena excusa ¿no crees? Sí. casi lo había olvidado. - - Y seguimos andando.¿mejor así? Sí. Ya – yo. todo lo que quería tener. Las cosas claras ¿no? – él.¿qué me dices chaval? Hoy es mi día. Eso era antes – él. medio avergonzado. Ya – yo. era como si de repente tuviese todo lo que se puede tener. No ¿por qué lo iba a estar? – Campos. también reconocí al perro – dice Campos esquivando. nunca se sabe – Campos. Que no se te suba a la cabeza. Andamos mucho por ahí. no cabe duda. pero no creas que haría cualquier cosa para obtener resultados – cada vez más serio – que esta situación me sea útil no quiere decir que la provocase precisamente para eso ¿entiendes? Sí – yo. Claro. disimulando – mi trabajo es observar. sonriendo también. Pues tú también podías hablar claro para variar – él. era una excusa. Pero entiéndeme bien – fijando la mirada – me gusta mi trabajo y procuro hacerlo lo mejor que puedo. Mira. por decir algo. Tú también me gustas – yo. interrumpiéndome. ya me parecía. mirándolo a los ojos. ¿Me conocías de antes? .SUBLIMINAL ¿Qué no deberíamos qué? – Campos. sin hablar. haciendo una pausa – tú también. muy buena – decepcionada.

mi madre como estaba disfrutando. Ya. Es que tu no eres un perro – yo. en cierto sentido – dijo con sorna – no lo fueron. Sí ¿qué pasa? ¿tú también te fijaste en mí? – él. Mujer tampoco me tienes que hacer tanto de menos – él.. Y en la camiseta – dice él. Otro día que estaba corriendo por aquí te vi y casi chocas con ese perro.SUBLIMINAL - Yo no dije nada – yo. te controlamos a ver si eran imaginaciones nuestras. No sé. – yo. Igual sí – yo. – Campos. Sí. que le voy a hacer. ni me acordaba – yo. pero le sonreíste como si te salvase la vida – Campos. aún no tuve ocasión de volver a ver – sentenciando. ¿Estás hablando en serio? – asustado. pero no te reconocí. ¡Joder! – parecía enfadado – está bien. si eres el mismo tienes unas piernas bien hechas de verdad – yo. pasaste corriendo a mi lado en plan. Y claro como conté que te había visto. los compañeros y las compañeras. - Tenía la impresión de que la cosa no era exactamente así. y mira tú lo que son las cosas. pero de refilón – yo. empezaron a putearme con que me gustabas y tal. pero nada que ver con lo que pensábamos. cortado.. ¿llevabas una camiseta de Silvestre? – una imagen que se me vino a la mente. Como vuelvas a decir lo de chulo de discoteca vamos a acabar mal – Campos.. Es que sólo me fijé en que tenías buenas piernas – era cierto. Ese día. le dedicaste una sonrisa que. Pues entonces dime la verdad y así no imagino cosas que no son – yo. pensé que se reían de mí – yo. me acabo de acordar.. ¿Sabes? Por lo menos ahora encajan ciertas compañeros.. 173 reacciones de tus Raquel Couto Antelo . la verdad. Pero lo piensas que es peor – él. que también son buenas piezas. No – él – era de mí más bien. Iba a decir en plan campeón. que se subía a la parra. pero no estaba mal la explicación. Gracias – desconcertado. Sí.. un día tuviste una reacción extraña al cruzarte con nosotros y nos escamamos. y.

sólo quería que quedase claro que no lo decía en serio – él. hmmm – aquello de la mamada no te lo decía en serio... supongo que te tendrá vigilada. pero te gustaba ¿no? – él. Bueno. Aclarado. tranquilo – enfadada. tal como son los tíos... ¿La tienes? – él – sí. bueno – indeciso. mira que reírse de él por mi culpa. No creo que estén a la altura – yo. Le solté la mano y lo abracé. mañana a ver que te cuenta. era muy caro – yo. A todo esto – cambiando de tema sin más .. de nada. ¡Hombres! – yo. por cierto a ver cuando me enseñas las tuyas – él. sí que la tengo – interrumpiendo.. No dejes que se meta contigo . No. ni se te ocurra. supongo que yo no soy precisamente un ideal – agobiado.¿en qué sentido? – si no nos da cuerda por las buenas ya veremos lo que hacemos. estaba demasiado arriba. 174 - - - Raquel Couto Antelo . El del escaparate que mirabas. eso me pareció. ¿estaba celoso? disimula – no se me ocurriría ni aunque lo dijeses en serio ¿pero de qué vas? De nada. ¿Qué vestido? – yo. una obra de arte son mis piernas.SUBLIMINAL Lo siento – me sentía culpable. Sí. Estoy algo celoso ¿sabes? – serio – es que tú no tienes ni idea de lo que es que te guste alguien tan distinto a lo que te gusta habitualmente. así que igual esta un poco mosca. Ya será menos. Sí.¿Simón te dijo algo más de lo que me contaste? Creo que no – aún seguíamos abrazados y me costaba mirarlo a la cara. pero el tamaño no importa. No tienes por que – cogiéndome de la mano – si no fuese por eso se iban a reír por otra cosa. ¿Qué dices? – yo – sólo quedamos para hablar. No. allí ya no está – él. sí que lo eres – yo – para mí sí. además – paró – se reían porque sabían que me gustabas no por el comentario aquel del perro – me partió el corazón. A la altura seguro que no. Era una obra de arte – yo. ¿Compraste el vestido? – él. Sí.

y otro. hablamos después ¿vale? – él. ya hablamos – yo. qué cabreo – chao. y si puede ser no lo hagas por ninguna razón – él. Me repitió que estuviese tranquila. sonaba una gaita desafinada. me dejó un tanto fría – estoy lista. Que me tienes pinta de ser el típico que tontea con todas – yo. esa morriña! Pasé una hora en la bañera y otra debajo de la ducha. Era muy tarde y el gaitero ya había parado con los ensayos. si llega a tocar bien aquello sería de infarto. era maravillosa aquella sensación de tener algo tan especial. pero de un tiempo a esta parte no soy el mismo. no era una ceremonia ni nada. El día amaneció nublado. ¿Me equivoco? – yo. yo escuchaba su corazón de música de fondo y su cara apoyada en mi cabeza y su respiración acompasada. ¿Qué? – él.¿estás preparada? Sí – yo. en ningún sentido – él. no lo era. Nos despedimos en el portal con un beso. y me daban ganas de achucharlo como si fuese un osito de peluche y de nuevo me pareció escuchar el “te quiero” aquel ¿serían realmente imaginaciones mías? Yo tenía miedo de decirlo. Anda que – yo. en las nubes nada menos. lo de la seguridad es una fachada – yo.SUBLIMINAL Pues tú metes miedo.. y a cada cosa que decía sentía unas punzadas en el corazón. no. siempre tan segura. imposible. Mucho te quemas conmigo – él. Muy bien – yo. Sí.. que no hiciese nada que no quisiese y que no me preocupase. - Seguimos abrazados un pedazo allí plantados. Bien – Campos. nada si hay que ser fríos somos y ya está. era más bien como si hubiese pasado meses sin ducharme y me apetecía estar allí. sin hablar. no recordaba ya dormir en mi cama y eso que sólo había pasado dos noches fuera ¡ay. parece que si te tuvieses que tirar de un edificio lo harías sin dudar y no quería que pensases que tenías que ligar con Simón por obligación. Lo de chulo de discoteca también – rey. había muy poca gente y supongo que fue el rocío lo que nos hizo reaccionar. claro que eran las once. No. no era que me estuviese preparando para la comida. seguía picada. vaya saludo más emotivo. Yo tampoco y además mis nervios son así. con su brazo en mi hombro y mi mano en su cintura. Eh. Empezamos a andar de vuelta a casa. Habíamos quedado a las dos. era muy pronto para decirlo. igual sólo era un capricho. Aquella noche dormí de maravilla. Hola – Cris. no me lo podía creer – hablamos después – los tíos son todos unos cabrones. en casa no había nadie. tenía más que tiempo. como si lo hubiésemos hecho toda la vida. 175 Raquel Couto Antelo . nada. bueno con unos cuantos. ó teléfono . con un tono un poco más personal.

Sí. si sigo aquí. sí – a ti y al tipo aquel en el paseo. pero sobar te sobó un poco. no sé. ¿En la habitación? No. pero aquello me sentó como un tiro. a lo mejor aquello del micro no era tan de película como me quería hacer creer. sin embargo estaba segura de que lo hizo él. porque eran de mucha precisión y en la distancia cogían de todo. ¿Perdona? – yo. Tenía tiempo de sobra y la curiosidad pudo conmigo. Cuando llegué al restaurante Simón ya estaba dentro. Un día de estos tengo que limpiar. Cris me había dicho que colocase un micro en un lugar próximo a donde supuestamente se cocía el asunto. derritiéndome pero haciéndome la dura. de casualidad – sí hombre. así que tenía que estar cerca del teléfono. no este impresentable. a parte de ti? Mujer. ella merece un hombre de verdad. Ayer os vi. pensemos. no había señal de que moviesen nada. allí ni se escucha el timbre. hombres. me resultaba repulsivo ¿cómo se podía ser tan falso? Mucho me alegré de que no siguiese con Ánxela. más pequeño. y ahora me viene con estas – por lo menos por algunos. yo acojonada. Bien. mejor no tocar nada. allí estaba. Lo abrí. ¿Qué estás muy bien salta a la vista? – Simón. me salió matahari el tío. igual yo que sé. sentado y con todo su encanto preparado. muy dulce.¿qué tal estás? – viniendo hacia mí para darme dos besos. pues igual está dentro del teléfono.¿no me digas que tengo algún admirador. ni mucho menos. si estoy coladita por él. en el fondo lo sabía. Hola – yo. Qué raro. Claro que pudieron ser los que vinieron a registrar la casa. sí. Chao – yo. el polvo es el mejor anti-intrusos que hay. tampoco es que prefiriese esto último. por lo menos lo puso en el teléfono y no en la habitación. Será cabrón. admirar no sé si te admira. era muy parecido al que me dieron. tranquila. no? Decidí dejarlo estar porque si el no confiaba en mi sus motivos tendría. empecé a buscar algo que se pareciese al que había llevado al despacho. Mira tú el Simón que listo me salió. Me sorprendió que me diese dos besos después de saltarme al morro en la comisaría. al final él está trabajando y tampoco se va a poner con el “cariño que tal has dormido” delante de todos. me estaba autoconvenciendo de que era un tío legal. mira que si me daba por tirar de un cable y lo estropeaba. pero pudo ir a llamar a donde no hubiese gente. 176 Raquel Couto Antelo . toda ancha . se nota todo. yo sí que confiaba en él así que decidí hacer como si nada. Hola princesa – esa soy yo . Es su trabajo Berta. como si supiese lo que estaba haciendo. superando la incomodidad con cinismo – muy bien. sobre todo porque lo tuvo que colocar cuando vino conmigo. todo tenía su marca de siempre. tanto cuento y tanta historia y mira tú. ¡Qué cabrón! Está haciendo su trabajo Berta ¿pudo confiar en mí. como allí ya da por supuesto que nunca pasa nada. ya lo haré mañana. no te enfades. ¿Ah si? – yo. de más para mi gusto – este tío es un psicópata. ya no. Se comportaba como si lo estuviesen escuchando.SUBLIMINAL - Venga – Cris. cuando lo llamé ayer para decirle lo de Simón se comportó igual. igual estaban los compañeros delante. aunque sea un cabronazo. pero no se veía nada fuera de su sitio.

que a mi sólo me queréis por el interés – yo. ya lo sabes – Simón. Yo no.. Ya. bien que me tuvo allí encerrada. ¿Cris? – él. que no me refería a eso. lo vuestro es la típica historia de mujer al borde de un ataque de nervios detenida por una salida de tono con un mercedes y el poli que se apiada de la inocente víctima de la sociedad. con retranca – como sois las mujeres. ¿Pero te gusta de verdad? No me pegáis nada – Simón. Sigues siendo la misma. No te fíes de él – mira quien va a hablar – me da muy mala espina. el primero primero. siempre alegre – Simón. Joder tía. pero conmigo no habló nada de eso – yo. que romántico – Simón. ya he visto más – yo. y yo tengo que creerlo – desconfiando – el que ese poli ande detrás de ti confirma mi teoría – para – que conste que sólo te lo digo para que no te desilusiones cuando pase de ti – Simón. ¿A que sí? – yo. de coña – el nombre no le pega mucho ¿no? Pues a mi me gusta – que sí. Simón – yo. pues creo que también los andan buscando ellos – Simón. le voy a clavar el cuchillo. pero no se apiadó de mí. Vaya. Se me olvidó el látigo. Sí. para mi que anda buscando algo. Hombre. recuerdas los disquetes de los que te hablé ayer. ¡No! – Simón. ¿Y a mi qué? Yo no tengo nada que ver con eso – yo.. tenía cierto parecido asqueroso con mi ex – pero como te puede gustar si es un gordo apestoso – mira tú el anoréxico este.SUBLIMINAL - ¡Ah! – mira tú – te refieres a Cris. Que te gusta se nota – él. Pensaba que eso era lo que te gustaba de mí – yo. a lo mejor tienes razón y él también anda con la paranoia esa que te dio a ti. ¿El qué? ¿sexo? – estoy inspirada. me haces creer que te importo . decidido. - Pedimos. 177 - - - - - Raquel Couto Antelo . será una epidemia. Hombre gracias ¿qué pasa? ¿qué sólo te puedo excitar a ti? – anda que. claro – que poco convencimiento. Claro. Mira.¿qué? Lo mato – y después te enrollas con el primer poli que se te pone delante. siguiéndole el rollo – la verdad es que se parece bastante a eso.

pero siempre decirlo. Yo no estoy jugando. Esta sí es mi Berta – quien te diera – mira. Fran cree que no. si me da la gana de enrollarme con él me enrollo y punto. Eso suena a amenaza – yo. sólo estaba de coña ¿vale? – Simón. ¿Qué ando haciendo qué? – yo.. ¿Cómo que no? – yo. Pero vamos a ver . me gusta Cris y ya está. Vale tía. pero estoy trabajando en eso. Pues si no quieres volverme a ver así no te metas en mi vida – yo. me quedé blanca. aún no sé que cojones hacías allí. trabaja como los demás. pero él no te conoce. el caso es que desaparecieron y para importancia recuperarlos porque me darían un empujón – hablé ayer con dicho que no los mí es de vital profesional. no creas que tardaré mucho – con una mirada inquietante – tus jueguecitos se van a acabar. como Mira Simón – ya me estaba mareando – no voy a discutir mis gustos en hombres contigo. que me había tenías. ya sé que no los tienes tú – interrumpiéndome Fran y me dijo lo debí entender mal. reconciliador – venga una sonrisa – este tío es gilipollas. siempre pensé que escondías algo. igual sí. había dos disquetes en la oficina que tenían información muy valiosa y que han desaparecido. - - Vaya morro le echas – interrumpiéndolo – tío. de víctima – ya debes ir en serio. ¿A él también le mientes? – Simón. A ver – comprensiva – dime que te preocupa tanto que no me lo querías decir por teléfono. Tranquila. y el cuento ese del coche se lo cuentas a otro. nunca te había visto así. que paciencia hay que tener! – si sabes que no tengo los disquetes ¿a qué viene esto? Si sólo le rascaste el coche a un gilipollas ¿por qué andas poniendo micros por ahí? – Simón. Vuelta con eso. tengo un plan y no me lo vas a joder tú. y tú no eres quien para opinar. te imaginé con alguien más. perdona. – yo. los flacos no me motiváis – yo.¡ay. tranquila – Simón. ¿Y tú sí? – intentando que me soltase. ya te dije. Bueno. ni el hijo de puta ese que te tiras.. escúchame bien – acojonante – quiero esos disquetes y si sabes dónde están más te vale que me lo digas. más como tú – Simón. Mira Berta – agarrándome del brazo – vamos a hablar en serio. así que dime de una vez lo que quieras decirme y no me marees más.SUBLIMINAL - Es que a mi me gusta la carne. apretando más fuerte mi brazo – seguro que sí. No. Nunca me lo habías dicho – Simón. 178 - - - Raquel Couto Antelo . disimulando.

Pues casi seguro que no estaba – Cris. Pude preguntar por Santi pero no sabía su apellido y preguntar por “Santi” no me pareció serio. - Salí acelerada pensando que lo había hecho muy bien. Siempre la tenía que fastidiar. Esta escena se me hace familiar – Campos. Buenas tardes ¿podría hablar con el agente Campos? – yo. Tú no tienes ni idea de nada – Simón. acojonante de veras – eres una putita muy lista. Ya. volveré a llamar después – yo. Mire – después de unos minutos – en este momento no está ¿quiere dejarle algún recado? No. no sabía el que. qué susto! – yo Mujer. ¡Dios. A ti – yo. La había jodido y por encima casi no había comido. me mataría. Sería mejor llamarlo cuanto antes. a ti te parece un juego – Simón. Como quiera – la voz. eso es lo que trato de decirte – yo. Adiós – yo. No quería ni pensar en ver a Campos. pero. cortándome el paso – si te da la gana ponle cien micros a Domínguez. Un momento – una voz conocida. tampoco soy tan feo – Cris .¿a quién llamabas? Si se puede saber. a mí me parece que sólo estás jugando – y marché por fin. Eso ya lo supongo – yo. Ahora ya no estaba tan segura de no querer fugarme. ¡Qué desastre! Vaya espía de mierda. ¡Qué te jodan! – ya un poco cargada .SUBLIMINAL - Sí – Simón. claro. porque no había conseguido nada. ¿Sabes? Lo que me fastidia es que pensaba que eras buena gente y que te gustaba Ánxela en serio. Y el otro desgraciado siguiéndome “por casualidad” cínico. 179 Raquel Couto Antelo . Vale – yo. aunque me contase mentiras algo más sacaría. Sí..¿pero qué crees que tienes de interesante para andar detrás de ti? Si no eres más que un trepa de mierda. No tienes ni idea del alcance que tiene esto.. si por lo menos no lo interrumpiese cuando parecía que se iba a sincerar. Ánxela no tiene nada que ver con esto – Simón. No te metas conmigo – Simón. ¡Ya está bien! – me solté y me levanté.

Que a mi también – yo. ¡nos van a ver! – yo. tampoco fue tan mal. serio. tú mismo. algo tenía que haber de bueno en que se enfadase. ¿El qué del teléfono? – haciéndose el loco. al final se trata de tu trabajo. Eso parece alegrarte – él ¿A ti que te parece? – Cris. Pero.. sí que te digo ¿y qué me querías? ¿contarme lo habilidosa que es interrogando a la gente? – estaba sonriendo. Pse – yo.¿el montón de información que le sacaste al elemento ese? Vaya ¿también tenías orejas en el restaurante? – yo. ¿A dónde? – yo. Y tanto. Era broma. digamos que te haces menos sospechosa – él. porque pondrá esa voz. el de tu teléfono tampoco y seguramente que la has cagado en alguna cosa más que se me escapa. Es igual. Me dio vergüenza. Hmm – yo. Sí. sino que también lo hacen porque te gusto. compréndelo. ¡Bah! – yo. 180 - - Raquel Couto Antelo . Estamos disimulando ¿recuerdas? – él. son tantas – él. y por si no fuese suficiente el micro del despacho de Domínguez no sirve para nada. A seguir a Simón – él . ¿También? – él Vi lo del teléfono – yo.¿a dónde sino? Apura que aún se nos va a escapar. ¡Cómo eres! – él. Así que ya sabes que la fastidié – yo. lo siento – dándome un beso. menos mal . por lo menos para ti. murmurando.SUBLIMINAL - ¿No me digas? – que guapo y verás que sexy se pone cuando le cuente que la fastidié. ahora no sólo me vacilan porque me gustas. Vamos – él. Pse – yo. ¿Esto no te da vergüenza entonces? – yo. ¿Te dio por hacer limpieza? – él.. Igual fui cortante de más esta mañana – él.

ni que tuviese tanta necesidad de comer marisco para tener que guiñarle un ojo a un imbécil. eh. seguro que no es suyo. vaya cosas que se me ocurren en los peores momentos. Pues mucho tiempo no te dio. ni que le hacía gracia. cabreada. así que andando – Cris serio. Ahora que lo pienso el coche de Cris no es nada pretencioso. De momento. que le iba a joder más que que te fueras – Cris. no sé de qué se reía. Y se metió en su coche fantástico de prepotente. ¿Seguro? – ya estamos. Eso también me lo dijo alguien de confiar en ti y sinceramente espero que se equivoque. Pues nosotros vamos detrás de él hasta la oficina. por si no te das cuenta – Cris. No pude evitar una cierta excitación al pensar en la abatibilidad de los asientos. él puso la radio. Sí – Cris. Sí – yo. en algo sí tenía razón ¡está tan sexy cuando se pone serio! No te pierdas Berta. ¿Este coche es tuyo? – yo. Que tienes una mirada despiadada. con la mirada perdida. Por nada – hmmm. ahora me resultaba más interesante. había dejado de ser el muñequito guapo de la oficina. bueno no sé si era el suyo. me centré enseguida al verlo tan serio. tranquilo sargento. Sí. Simón tardó en salir. no tengo que aguantar a ningún hijo de puta para poder comer. Simón salió. ¿Comiste algo? – Cris. eso me enfadó más. ¿Por qué me miras así? – él. pudiste pedir algo caro y que pagase él. ¿Qué? – yo. A eso también llego sola. algo sí – yo. me devolvió la realidad – pon el cinturón. ¿Trabajas con tu coche? ¿y si le pasa algo? – yo. Fuimos a su coche. pero me parece una pérdida de tiempo – yo. lo que son las cosas. Notaba que me estaba mirando fijamente y esbozó una sonrisa perversa que se convirtió en una risita odiosa. que de eso se trata lo de seguir a la gente – él. al grano. no llevaba buena cara y aunque la llevase a mi me parecería un monstruo. para comer aún tengo ¿sabes? – yo. Este es de los que adoran su coche. Pues me estás asesinando. cada vez me caía peor. nosotros estábamos sentados en el coche sin hablar.SUBLIMINAL ¿Para qué lo vamos a seguir? Tiene que ir a la oficina – yo. y que tú también. lástima que se pasase al lado oscuro. Ahí sale – Campos. pero era el mismo de la otra vez. 181 Raquel Couto Antelo . pagaría por saber en qué estás pensando – Cris.

¿Qué pasa con el coche? – él. ¿Tú no pagas? – yo. ya sabes. No – yo. ¿Y entonces? – Cris. estaban cachondísimas. Muy espacioso – dice con segundas ..SUBLIMINAL - Me lo pagan – Cris. Vamos a aparcar por aquí ¿Simón aparca en el subterráneo. pero no te preocupes. no? Supongo – yo. vaya cosas que me pregunta – aquí ha ORA. tendré que pasar por allí a ponerles las cosas claras. Mucho veo hoy esa miradita tuya de asco ¿se puede saber qué te pasa? – Cris. yo le echo mucha cara – Cris. este lo había visto y entonces.¿no te gusta? Sí. Y si Simón tiene alguien siguiéndonos y le dice que lo seguimos. No era el coche – yo. No hay nadie siguiéndonos – Cris. siguiéndole en rollo – pero si aquí no hay nada. Sí – Cris. Pues ayer nos siguió – yo. sería una situación un poco ridícula – yo. divertido . 182 experimentando por primera vez lo que - - Raquel Couto Antelo .. No. como por aquí pasa “mucha gente” de vez en cuando lo hay que limpiar. robarle las fotos porno a un macho como yo – este tío es la hostia ¿por qué te ríes? ¿no me crees? Pues sí que voy a ir. no me extraña. aquí – señalando al espejo – llevaba un rosario y las fundas de leopardo están en la tintorería. está bien – yo. estaba aparcado en tu casa y vino andando detrás de nosotros un trozo ¿no lo viste? – Cris. Ah – yo. Ya – mucho me vacila este mamón . Vaya.¿y? ¿Y qué? – Cris. tengo un montón de fotos de tías en bolas ahí en la guantera. es que esta semana me tocó limpieza. me quedaron los del lavado con ellas. Nos siguió y muy mal por cierto. Ah sí. ¿Seguro? – me miró como fastidiaba la preguntita. ¿A ver? – yo. el coche de chulo.¿no crees? Sí – yo. verás – dice riéndose de mi – ahí había un calendario del playboy. ¿Y? – Cris.

victoriosa. Perdona – Cris. ¡Mira! – dije fingiendo alegría con una sonrisa cristalina – ahí va Fran. es Sofía – yo. No me extraña nada – Cris. ¿estaría montando el numerito o todo lo que me dijo sería cierto?. Quien te cae mal y quien te cae bien – Cris. Eres una bruja – con una sonrisa de derrota encantadora. Que consiga todo lo que quiera.¿no crees? No me habías dicho que estaba tan buena – lo mato. ¿Qué? ¿qué se me nota tanto? – yo. me subía los colores – ahí va Simón – él me seguía mirando – que ahí va Simón. Esa es Ánxela – yo. ¡Qué me estás clavando las uñas en la pierna! – dije alterada. ¡Joder! – clavándome los dedos en la pierna. ¿Eh? – resucitando – sí. dije Simón. Hmm – dijo poniéndome la mano en la rodilla y mirándome con aquellos ojos de salido – se te nota mucho. más importante para el caso sus - ¿Y esa? – interrumpiéndome – aún está más buena que la otra – este comió algo en mal estado.. sufre. ¿El qué? – yo. es que pensé que era maniobras que su físico – yo. ¿Eh? – Cris. No me provoques y me portaré bien – yo. A ti también se te nota mucho – yo.. Sí. por fastidiar – y que sepas que no me hace falta una liposucción. el se me quedó mirando como cuando nos vimos por primera vez. anda que a ti no – tenías que ver la cara que me pusiste cuando dije que Sofía estaba buena. no me había dado cuenta.SUBLIMINAL - Nada – yo. mientras su mano andaba por mi pierna. por lo menos ella legal. Simón ¿dijiste Simón? Sí. ¿Esa es de la oficina? – Cris.. soportaría que le gustase. mira que gustarle Sofía . hmm. con una risa nerviosa . está muy bien. si llego a saber que la visión de Sofía te altera tanto te enseño una foto antes – yo. pero que muy bien – dice con una voz de salido que hasta me dio pena no tener un tenedor a mano. arrepentido. hasta me pareció ver como te crecían los colmillos – qué simpático..¿te hice daño? Lo siento. Perdona. será. porque verías dónde se lo iba a clavar. 183 - - - Raquel Couto Antelo . ahora era él quien me miraba mal.

¿Por? ¿a ver si te gasto y ahorras la dieta? – yo. no confías en mí y creo que no lo merezco. Estoy haciendo todo lo que me decís.. ¿eh? – sí. porque eso es lo que pienso de ti – hala. Yo mido 1’88 y del peso ya hace que perdí la cuenta – él. Y de 90-60-90 nada – yo. sino que me haces sentir especial cuando me miras – siempre acaba diciendo algo así. ya vamos. 1’58 – yo. aún me va a pedir un análisis de sangre. no – dice él – ni con el wonder ese. - ¿Tanto se me notará cuando pienso mal de él? ¿Vamos a quedarnos aquí toda la tarde? – yo.. estaba enfadado. saliendo por la tangente – te vi muy en tu sitio.? Claro. no pongas esa cara que no estoy diciendo que babees por mi. hay que joderse – sí. ¿Si? – Campos al móvil – vale.¿me estará vacilando? Que serio lo dice . estoy poniendo el cuello por ti. conteniendo las lágrimas de emoción.¿a dónde 184 Raquel Couto Antelo . No me gusta que no confíes en mí – serio – no me gustó como me miraste antes. a darle rienda suelta a nuestros sentimientos . Lo que me molesta es que me vengan haciendo la rosca. - Yo allí derretida. Voy a hacer que me mires mucho – él. No me refería a eso – él.. ¿A dónde vamos? – yo.SUBLIMINAL Ya la había visto y a las otras también – serio de nuevo – no son ellas las que me alteran . muerto. pero supongo que nunca se es demasiado insignificante. incapaz de hablar. ¿Tienes mucho qué hacer? – él. ya lo veo – yo. torciendo la cabeza. porque me miras como si fuese un tío tremendo – él. me mata el corazón – y espero que yo a ti también.¿por qué me mira a mí. Que le vas a hacer – yo. De 50 a 52 quilos – me está llenando – y cualquier parecido con el 90-60-90 es pura coincidencia – el se ríe. ya está. no me vengas con que no confío en ti – yo. No hija. ¿Cuánto mides? – él ¿cuánto mido? ¿cuánto mido?? Yo abriéndole mi corazón y este desgraciado me pregunta cuanto mido. Me resulta difícil confiar en la gente – hablando sola – siempre pensé que era bastante insignificante para que nadie me quisiera por el interés.. él mirándome de arriba abajo indiferente. No. A un hotel – él. ¿Y pesas? – él. en cachitos por el suelo.

partiéndose – que no te pusimos un micro para hablar con Simón.. era mucho más bonito que el de nuestra oficina.. ya escucho. situación bien propicia para recuperar la falta del hotel. entrando en un despacho – procura tocar las menos cosas posibles. Raquel Couto Antelo 185 . ¡Ah! No es mala idea – yo.. lo que se te ocurra. No ¿por qué? – yo. Pasa – Cris. estaría bien que te lo llevase la grúa – yo. Menos mal – él. No me vaciles – yo. ¿Así que habías comido? – él – ya veo. ¿No podemos estar aquí? – yo. gente. Ahora entiendo tu decepción por no ir a un hotel y yo que pensaba. le está imaginación. ponle el tiempo que necesites y no protestes – yo. se me olvidó traerte unos guantes. Siéntate por ahí y cuéntanos todo lo que no resulte normal. Justo a tiempo – Santi – Simón le está conversación que tuvo contigo.SUBLIMINAL vamos a ir? A trabajar – vaya por Dios – tenemos un despacho alquilado en aquel edificio. la verdad es que las vistas eran alucinantes. era como un minicentro de operaciones. mira que si te sale un alien. lo de querer de desaparecer se me quedaba corto. Tranquilo que bien aguanto – yo. de todas maneras después van a venir los de las limpieza. Estaría de más. ¿Qué dice? – yo. Todo el mundo estaba con algo. Pues no creo que tengan nada de comer arriba y si tienen. no vaya a ser que te intoxiquen. se veía todo menos mi despacho y los servicios. Vas a llevar – seria. Tranquila – Santi. unos cerdos – Cris. menos mal. mirando a Cris – nada interesante. mejor no lo comas. estaba de miedo. Por nada – Cris. muebles. ya – riéndose – mejor dicho. ya sabes como somos los tíos. Cruzamos y entramos en el edificio. ya me daba algo. de más poderío.. Tú cuenta con eso. lo que cambió desde que marchaste. se fue a coger el recibo de la ORA. ¡No estamos aquí! – en voz baja – creo que ya los conoces a todos. eres medio meiga como cuando vuelva no esté vas a ir tú por él – Cris. disimulando. el de al lado del tío que se enrollaba con la Sofía ¿recuerdas? Lo tomamos prestado unos días. Pensé que tú no pagabas. contando a echando un Sofía poco la de - - - - Me senté al lado de Andrea. En el ascensor. actitudes. va y me suenan las tripas. ¿Decepcionada? – Cris.

le enseñaba fotos.SUBLIMINAL Toma – dijo Andrea pasándome un paquete de Donuts – no comiste mucho hoy. estaba concentrado en lo suyo. Cuéntaselo – Cris – así también me entero yo. que las figuritas estas valen una pasta o mejor cuéntaselo tú. le dijo a la tipa que lo habías llamado tú y que andas poco menos que lamiendo el suelo que pisa. Nada importante – Santi. pero esto tampoco es raro. Xan entró en el despacho para hablar con Junior sobre no sé que campaña y parecían llevarse bien. Tino en la mesa a lo suyo. no lo podía creer. Xan fue a hablar con Ánxela. 186 - - - Raquel Couto Antelo . amenazante. De nada. Dímelo – yo. no era nostalgia. sí. Sofía comenzó a hablar con Simón de un traje. algo de que estaría muriendo de envidia y Simón se rió. todo igual . era un debió salir bien. como si estuviese allí con ellos. eran todos del tipo “llamó fulanita para quedar para cenar”. de momento está bien. “menganita dice que hoy no puede ir al cine”. e hizo un chiste sobre mi. algo de que tenemos un poco más de no sé qué. ¿Ves algo? – Andrea. que hay ciertas cosas que las cuentas tú mejor. se escuchaba de fondo a Fran de cotilleo con Ánxela. No vales para nada – dice Andrea riéndose – tranquila. Gracias – yo. Sí. sorprendida. ya sabes como son los tíos. Andrea – le dice Santi – hazme el favor y agárrala para que no rompa nada. ahora está en el despacho del padre – Andrea. Pon los cascos – me dice Santi desde atrás. Después cada uno se fue sentando. llegó la supersecretaria y le llevó los recados a Junior. Domínguez no está en el despacho. estaban poniendo a parir a Junior por lo de siempre. sí hombre. nada importante. esos son Simón y Sofía. Fran y Ánxela con el café. ¿De qué imaginación hablabas? – mirando a Santi. pero que conste que yo hablé de un bocadillo – Oso. Tino no hablaba. Al salir del despacho de Junior. Ese que entra es el hijo de Domínguez. No lo envidio nadita – yo. - Los cogí y al escuchar las voces familiares de mis antiguos compañeros me olvidé de todo y volví a los viejos tiempos. Dáselas ahí a Oso – señalando al compañero – que es un padre las veinticuatro horas del día. no se escuchaba muy bien. Gracias – yo. El sonido principal venía del despacho de Sofía. ¿Queee? – empezó a hinchárseme la vena – es suponía que Sofía y él tenían un plan para sacarme los famosos disquetes ¿por qué tendría que inventar esa estupidez? Porque a lo mejor pasa demasiado tiempo detrás de ti y la otra se cela – Santi. No.

Hacemos una llamada de prueba – Oso. Sí. ¿Y si no es cierto? – Oso.. Ya tenemos la excusa perfecta. Claro – Santi. ¿Perfecta para qué? – Campos intrigado. os lo digo yo. ¿Se lo dijiste? – Santi. lo voy a llamar y quedar con él y le voy a decir que si no me dice todo lo que quiero saber le cuento a Sofía que le mintió. Bien – Cris – llámalo desde tu casa. ya sabe lo del micro – Campos. Igual olvidas que Sofía se acuestas con Domínguez y que. me dio por mirar dentro del auricular – yo. cachondeándose de Cris – aquí el fenómeno tanto quiso disimular. Sospeché – yo. Déjalo Santi. Para que nos cuente todo lo que sabe. ¿Disfrutas? – Cris. para que negarlo. pero si le digo que a Simón todavía le gusta Ánxela le arranca el corazón – yo.. ¿No lo estropearías? – Cris. En la comida – yo – lo tendréis grabado ¿verdad? Me dijo un “Ánxela no tiene que ver con esto” muy sentido.y ya está. No.. sí – Santi – para que vea un número conocido. ¿Pero no decías que no se celaba de ti? – Andrea. que la utilizó – yo. llamo de otro sitio.SUBLIMINAL - No creo – yo – Sofía no se cela de mi ni que me haga la cirugía y me vuelva guapa. Pues alguna razón tendrá – Cris – no querrá repartir. aún le gusta. – yo. ¿Así sin más? – Andrea. Ni lo toqué – yo – pero si tal.. Ya te digo – yo. pero no van a medias. estaría bien. Así que yo acoso al cretino ese – yo – pues mira sí. De mí no. 187 - Raquel Couto Antelo . ¿Tú que piensas? – Santi a Campos – merece la pena intentarlo. No suena muy amenazante – Cris. Ojala – yo – le sigue el rollo para conseguir información. que nos hacía caso para mi sorpresa . Vaya sonrisa más perversa – Andrea.

Metes miedo con esa frialdad – Andrea.” - - - - Raquel Couto Antelo 188 . Y que más da.SUBLIMINAL El teléfono estaba perfecto. tenías que ver como me miró. Fran – Sofía entrando – vete a tu despacho que aquí tenemos mucho que hacer. Vamos – Simón – de ti no desconfía ni de coña. ¿Y qué querías que hiciese? – Simón – necesito los disquetes. ya te lo dije ¿Entonces quien los tiene? – Simón – porque tú dices que no los tienes y Sofía si los tuviese no estaría aquí. Si no fueses allí a fastidiarlo todo – Fran – me lo habría contado. ¿No te picarás como en el restaurante? – Cris.¿piensas que están enrollados de verdad? Si es cierto que los viste. no hay nada que hacer. que tal te va con tu novio – Simón. sí – Fran. ¿Y el micro de Domínguez? – Simón. pero el colega no me traga. No sé – Fran – ella igual no. maquinadora. Se cree mucha cosa el hijo de puta ese – Simón . Igual tienes razón y los tiene ella – Fran – de cualquier manera no nos los va a dar por mucho que le insistamos. Y quien no – Fran. Que sospechen de él nos viene de perlas – Fran. ya sabes como es y. si le saco el tema me ve venir y ella no lo va a sacar – Fran – la jodiste al ir allí. pero ahora andará con la mosca detrás de la oreja y si le saco el tema la armamos. ¡Escuchad esto! – Oso. Pues echa mano de eso de que hace tiempo que no hablamos. ya te dije que no era buena idea. Tú no la conoces como yo. confiaba en mi. además como me suelte al tigre. ahora quien va a tener que arar por donde le mandamos va a ser él – yo. ahora que se enrolló con el fulano ese. Paso – Fran – si me los quisiese dar lo habría hecho. no mentirías. ¿Y que haría Berta en la comisaría? – Simón. “Así que Bertiña dijo que no sabía nada – Fran – los discos no los tiene ella. Aún lo puedes intentar tú – Simón – al final a ti si que te gusta. el tío marcaba el territorio.

Tío. y si no quiere sacaré sutilmente el tema Ánxela versus Sofía – yo. Pégalo bien. sin mucho entusiasmo – tienes que ponerlo. ¿Qué le vas a decir? – Cris . poniéndome la mano en el hombro – vete a hacer esa llamada. excusa tipo futbolista – o cualquier cosa por el estilo y quedaré para tomar algo y retomar la conversación. 189 - - Raquel Couto Antelo .. que lo siento y que estoy muy tensa últimamente – yo. Se le va a notar – Cris. Sí – Andrea. Venga – Cris.. no quería ver un “ya te lo dije” en su cara. o mejor que se lo coloques tú para asegurarnos de que está bien.. como si fuese un delito ajustadas – tengo más ropa que esta camiseta. porque es una lástima tirar a la basura una amistad.. eres un aguafiestas – Santi a Oso – yo quería ver como se lo ponía. Vas a tener que poner algo más flojo – Cris – si no se te va a notar. lanzándole algo a Cris – que lo lleve. Podemos esperar a que esté ella sola en el despacho para llamar – Andrea. además si me cogiese Sofía sería genial – yo. mirándome. Es un micro – Cris. ¿Y? – Cris. El esparadrapo es lo mejor – Andrea – de todas maneras tampoco pesa tanto.¿no se te ocurrirá decirle que los estamos vigilando? ¿lo vas a llamar a la oficina? Sí. No hay problema – yo. Ya sabes – Cris. Dejad tranquilo al chico – Oso – tienes que ponerlo en el empiece de las costillas – señalándome con la mano por debajo del pecho – para evitar los ruidos del corazón y los estomacales. Pues que ponga algo menos ajustado – Santi – que ya está bien de andar por ahí provocando – de coña. Y yo – Andrea. llevar camisetas - Sólo le tienes que dar a este botón – Cris. no sea que te caiga. enseñándome el aparato – lo probaremos antes de que salgas de casa y te llamamos para confirmarlo. Toma – Santi. Buena idea – Cris . riéndose – dile donde.¿y? Y le diré que al medio día estaba muy nerviosa. vacilando – como algo antes. Y una vez quedemos le diré que me cuente lo de los discos. Vaya rollo que se marca la tía – Santi a Andrea.SUBLIMINAL Cuando saqué los cascos no quise mirar a Campos. es el único teléfono que tengo suyo.

SUBLIMINAL - ¿Cómo de sutilmente? – Cris. toma el número. Y si tengo razón entenderá lo que quiero decir y si no dará igual lo que le diga – yo – es decir. como sintiéndose culpable por dejarme sola ante el peligro. cero de nuevo. Seguro que sí – él. a ver que sale de esto. no lo pierdas – parecía que me daba consejos para la batalla – y suerte. sin confianza – como no hay nada mejor. - - Cris me abrió la puerta y salió detrás de mi. vamos a Venga hombre – Santi – tranquilo. Llámanos en cuanto tengas el micro listo y hacemos una prueba. Recuerda. lo que sea. Vete – me dice Cris – antes de que contagien a ti también. Creo que no. ¿Y? – Cris. ¡Qué! – pensando en que por fin me diría algo de Fran. siguiéndome el rollo. sensible – si es tonto que se joda – lo quiero. ¿No te perderás. no? – Cris. chao – digo marchando. Chao – todos – suerte. por primera vez de coña – los tienes a tu merced. menos confianzas con la sospechosa – Santi. “¿Qué tal lleva el qué?” dirá él – Andrea. tienes que ponerlo aquí – poniendo su mano en mis costillas – si ocurre algún imprevisto. Como que chao. Bueno – Cris. Un “¿qué tal lo lleva Sofía?” por ejemplo – yo. diré yo – yo. que tenían que seguir con lo suyo así que tendría que ir sola. Suerte – y me da un beso. después te decimos cuando tienes que llamar y que sea lo que Dios quiera. Gracias – yo – va a salir bien. Bueno – yo – chao a todos. 190 Raquel Couto Antelo . paró y me dijo que no podía venir. Para que. intentarlo. ves lo que hicieron con Oso. ya marcho – yo. ven aquí – serio – ven. mucho. todo un señor serio y formal. ahora con más confianza – no te preocupes. Lo de que todavía te guste Ánxela. a gritos – ya te ibas ¿no Berta? Sí. Gracias – yo – pensé que me ibas a hablar de Fran. habiendo cosas mejores de las que hablar – él. que si no funciona le soltamos al tigre y todo resuelto. llámame al móvil. Es cierto – Oso. Eh.

esperando que me abrazase o que dijese algo. desvariaba.. muy machista.¿no se escucha bien? Se escucha perfectamente – Cris.. que tampoco va a la guerra! – Santi – alegra esa cara. vaya corte con las tripas. mucho más por la emoción. No podía más que mirarlo. pon música. a mi me daba por pensar que no le hacía falta. ¡Coño. Y así fue. Entré en el ascensor. Bueno vamos a ver que tal funciona – Cris – cuelga y habla. Berta – Cris. Bien – Cris. Encendí la tele y fui a la cocina a poner la radio. anduve con las puertas de los armarios y tal. pero no me salió. a veces me da por pensar en cada tontería. como si yo fuese demasiado poco para él. ni que los pelillos creciesen más de la cuenta después. no había nadie así que cogí algo de comer y fui a la habitación. un poco machista. Vale – yo. Vaya y yo que traía los rombos – Santi. no era sólo por aquello de chulo. puse un CD en el ordenador y empecé a dar vueltas por casa. Puse el micro. muy serio mirándome fijamente. en realidad. nunca me daría por pensar que se pudiese fijar en mi. Y miró con esa cara de malo a Fran “marcando el territorio” eso me encantó. andaba de carabina seguido. que los vamos a poner a andar a todos.. tenía las Tú ¿qué? – serio. vacilón – pero yo no soy nada si no escucho tu voz. riendo . pero a volumen normal. Pensé que llegaba con el ruido ambiente – yo . a Santi ya le valía. cualquier cosa. no me iba atrever a decírselo. yo que sé. esperaba que al quitar el esparadrapo no se notase la marca de la depilación. con que no me cayese el chisme en plena faena me contentaba. Sí – yo – bueno. era igual. Apuré el paso de vuelta y en un cuarto de hora estaba en casa. No caigas por Dios.¿qué le hiciste ahora? Tiene la misma cara que el día que la llevaste a casa.SUBLIMINAL - Gracias – sin poder decir lágrimas a punto – yo. mejor marcho. al teléfono – tienes que hablar. Pero sí. Me costaba pensar en él teniendo sentimientos.. puse un chándal ¿dónde iba a quedar con Simón? Que más daba. sino porque era tan grande. Hola – yo – ya está. serio – llama en cuanto lo tengas. que eligiese él. el ridículo se me subía. ¿Y qué digo? – yo. Comí bastante. “Yo te quiero” tenía que decir. Raquel Couto Antelo 191 . pero la idea de que tratase de mantener a Fran a distancia me halagaba mucho. demasiado cobarde supongo. Le di al botoncito y allá fui. Sólo me estaba despidiendo – Cris. que pensamiento tan masculino. como si no le llegase la ración. así que háblame por favor.

ni un momento por favor. si preguntaba por Simón y la cretina esta me lo localizaba sin pasar por Sofía a la mierda el plan. con su tonito de yo soy perfecta. Aquel día marcó un antes y un después.¿y a ti? No me puedo quejar – ella sobrada . Ya – Cris. el sargento – que no te vamos a cobrar. con vergüenza para parar un tren. le pasa a todas. pregunté por Simón y ni siquiera preguntó de parte de quien. No – él . Me cogió la secretaria perfecta y cuando me preguntó con quien deseaba hablar me quedé paralizada. Vale – yo. nunca tal vi. ¿Está Simón? – yo. sí – yo . gracias – si tú supieras . Pensándolo bien. que me llama – ya llega.¿por cierto no se me escucha ahora? Sí. Vete parando – Cris. Pues ya está ¿no? – yo. seria. Vale – yo. ni nada. automáticamente. Está perfecto. que seguía.¿así que quieres hablar con Simón? Pues sí ¿está por ahí? – yo. Ahora mismo no ¿pero si quieres dejarle un recado? – Sofía. ¿Berta? – Sofía . Claro – él – espera – cambiando el tono – cuelga y llama ahora a la oficina. 192 Raquel Couto Antelo . ¡Cuelga y habla! – Campos. ¿Si? – Sofía. la tipa esta no se molesta casi ni en coger el teléfono. El día que le vi las piernas a Campos – yo. si lo pensaba no lo recordaba.¿qué tal? – la encantadora .SUBLIMINAL Cuéntales aquí a mis colegas lo bonitas que son mis piernas – Cris. la espera y después la voz de Sofía. evocadora . y si preguntaba por Sofía y se lo decían.¿cómo te va la vida? Muy bien. está Sofía sola. Sí hombre. así que suponiendo que pregunto por Simón va a mandar la llamada a su despacho y allí que se busquen la vida. claro – yo. - Colgué y marque el número de la oficina. Ahora que le había cogido el gusto – yo. Las que no mueren de gusto. ¿Te picas? – yo. muy bien además – Cris. Estamos esperando – Campos. después de todo no es su trabajo.¿por qué? Comprendo perfectamente que ese momento se te haya quedado grabado.¡qué día aquel! Lo recuerdo como si fuese hoy. Y así fue. Simón se iba a escamar. el más emocionante de mi vida.

Ni una sola llamada. perdonavidas – me alegro de escucharlo. que creo que me alteré de más al mediodía – yo..¿qué pasa? Nada. Y a ese novio tuyo también. despectivo. te lo prometo. ya sabes el paro y entre que me detuvieron y todo el rollo ese de los disquetes. pues buena falta que me hacía. Hola – entre serio y sorprendido . pero no. Lo de siempre. y una llamadita de suerte tampoco lelvaba tanto tiempo. pensé que te referías al despacho ¿quieres que lo avise? – ella. si puede ser – Simón. Y deja la tensión en casa – Simón. siempre imaginando Raquel Couto Antelo 193 . por dormir un poco. Ya. interrumpiéndolo. pensé que te habían lavado el cerebro. En la oficina sí. ¡Ay mira! Aquí llega – ella – Simón es Berta. Empezaba a pensar que me había inventado un Cris a mi medida y que al final no era más que un cabronazo como otro cualquiera. “arrepentida” – y quería que quedásemos para hablar tranquilamente. Chao – yo. no creo que Simón hubiese salido de la oficina y había allí cuatro personas para controlar. - Esperaba que me llamase Cris. A la que quieras. Me tiré en la cama. yo no tengo nada que hacer – yo. Sí – yo. exagerando – sólo nosotros dos. yo pretendía hablar contigo a solas ¿va a ir más gente? – yo. Pero me fastidiaba que no me llamase. no conseguiría encontrar a un hombre que me gustase porque no era capaz de velos como eran realmente. sin concesiones. Vale – yo. ¿Puedes quedar hoy? – yo. sí – yo – quedamos allí a las nueve entonces. No es para menos – Simón. Pues quedamos a las nueve ¿te parece? – Simón. Es que últimamente estoy alterada. no sé para decirme cualquier cosa. en plan de vete a vacilar a otra.. que quiere hablar contigo – con retranca. Sí ¿a qué hora? – Simón. es que me siento mal. Podemos quedar no Contertulia ¿sabes cal é? – Simón. Tranquila mujer – Simón – lo entiendo perfectamente. que mucho iba a presumir de que había ligado con una sospechosa. de que me tenía en el bote. Sí. Adiós – Simón. ¡No! – Simón. Sí. sonriendo falsamente.SUBLIMINAL ¿No está en la oficina? – yo. yo también soy muy insistente y no tuve en cuenta. Me pasaba por fantasear. perfecto – yo.

o. ¿Estás bien? – él. qué desastre. por pensar mal más que nada. por mucho que me metiese con su pinta seguro que ligaba lo que quería. Igual le gustaba Sofía ¿y como no? Casi se le salen los ojos al verla. era raro también.. de nuevo. Sí – intentando que no se me notase que estaba llorando y sorprendida por la pregunta. él no iba a ser menos. como diablos se iba a fijar en mi. eso es lo que soy. una petarda medio loca. el micro Berta – no pasa nada. Raquel Couto Antelo 194 . No. estaba triste y mucho. Después de todo tampoco era tanta cosa. Sí.. Lo volví a hacer – el riéndose – si no quieres no vayas. ¿Qué pasó? ¿por qué lloras? – él.SUBLIMINAL príncipes azules que hacen la mínima cosa por complacerme. pues no. porque cuando él quiere da igual el trabajo y cuando a mi me hace falta hay que mantener las distancias. que espabilé y de qué manera. ya encontraremos otra manera. se me había olvidado. que aquello no tenía que ver con el distanciamiento profesional. cansada de la insistencia. pero siempre se me iba la mente a la noche anterior en el paseo. ¿Estás bien? – Cris al teléfono. pero tenía que pasar por aquel DRAMA. ¿Qué? . ya está. No me gusta que llores – Cris. una loca descerebrada – dije en voz alta sin darme cuenta – como te va a querer nadie Berta. o Ánxela. También pensaba. lloré como si me estuviesen arrancando un brazo. no me gustó nada. ¿Seguro? – Cris. no tiene nada que ver con Simón – yo. ¿Entonces? – Cris. Mira que me pareció mal. estoy bien. pensando en lo del micro y en que me estaban escuchando. Tenía trabajo claro. Tratando de no volver a llorar. Estaba delante del espejo tratando de pensar en cosas más alegres.¡hostia! El micro. Traté de controlarme y pensar racionalmente. ¿Entonces qué? – yo. hay que fastidiarse con el mamón este. sí perfectamente – yo. me sentía tonta. Pero me resultaba bastante difícil. Y me dio por llorar. que distante esta hoy. después me quedaba como nueva. y por tu culpa mamón. cuando me sentía sola o sentía que había hecho algo mal. pensar en lo que me había dicho Santi. Me daba a veces. como si con decir que no le gustaba yo fuese a ponerme contenta. preocupado. ya te lo dije. Sí. No dije nada. ¿Con qué tiene que ver? – él – estás triste y quiero saber porqué ¿me lo vas a decir? No es nada. ya me pasó – yo. les gustaban a todos. ni allí fuera en las escaleras. ¡Pues si no te gusta te jodes! – y le colgué.

.. Raquel Couto Antelo 195 . lo de mi cerebro sí que no tenía remedio y por fin me dio la risa.SUBLIMINAL Y yo. Dejando de lado el físico. mírate Berta.

Tenía aquella mirada de nuevo. el capullo . Andrea me miraba como si le hubiese hecho algo malo. tampoco me parece de esas. ¿Por qué piensas que le gusta a Berta? – Santi. casi serio – se le va cogiendo cariño. Si no te pilla debajo – Santi. Se nota que te cae bien – Santi. no.¿no se suponía que era una conversación íntima? Pues va a ser un trío – Santi. aunque reconozco que un poco frío sí que estuve. Santi no dejaba de comerme el tarro con lo de la profesionalidad y ahora me viene con estas. no creo. seguro.SUBLIMINAL Capítulo 15 Cuando llegó a la cafetería llevaba mejor cara. 196 Raquel Couto Antelo . escamado. a ver que quiere el Fran este. ya están – yo. imposible. simplemente parecía más animada. En mi vida me habían mirado así. Ya me estaba hartando tanta atención para que después se me vaya con el niñato ese de la agencia. no. Era por Fran. ¿Y esa sensibilidad tuya? – yo. Porque combina bien los calcetines con las camisas ¿a ti que te parece? – yo. cariño”?. que conste que dije cariño. como si lo viese. Pues que se note – Santi – mira con quién viene Simón.¿cómo estás? Lo tuve que traer. más o menos. princesa – Fran. Hola – ella sonriendo – está bien. ¿Qué esperaba que hiciese? ¿qué la llamase con un “buenos días. Eso – yo. otra a tocarme las narices. era yo. abandonada ¿Por qué estaría tan triste? “Esta tía tiene cada reacción que te paraliza el corazón” dijo Santi cuando la escuchó. no era que supiese que cara tenía antes. Sofía le dijo que habías llamado y como quedamos. Escucha. Hombre – Santi. Hostia – yo . no era Fran. hasta Santi se dio cuenta. Calla anda – yo – lo que nos faltaba. tigre – le era mucho aguantar. ya te lo dije por teléfono. sentenciando. después de todo lo que te tenía que decir. raro en ella. no me saques las uñas. al despedirse me miró a mi. parecía querer decirme algo y le atacó la timidez. vacilando – van a acabar con ella. ¿Qué? ¿atiendes a lo que estamos? – Santi. Cuando caiga de un octavo – yo – de maravilla. estaba así por él. si no lo traigo se muere – Simón. Le di vueltas a su reacción ¿por qué estaría llorando? ¿por qué se enfadó cuando se lo pregunté? Me hizo sentir como un cerdo y ni siquiera sabía el motivo. perdida. Sí – yo. Que a ella no le gusta – Santi. Hola.

la Sí.. desconfiando. porque yo siempre pensé que eran de contabilidad – Berta – y vamos tampoco creo que os descubran nada que tú y yo no hablásemos ya – a Fran. respecto a Domínguez. no estaba situación como para que Domínguez me viniese registrar la casa. ¿Domínguez? – Fran – está en las nubes como siempre. lo que me alivia porque si no llego a devolverlo esa persona andaría muy mosqueada detrás de mi – eso tenía 197 Raquel Couto Antelo .SUBLIMINAL No sé que os traeréis entre manos vosotros dos. De nada – Simón. Lo devolví – será cabrona – lo puse en su sitio. tú eres muy lista – Fran. metiendo cizaña cándidamente. contadme. porque la mato. ¿no había nada? No. ¿Recuerdas? Cuando hablamos de ellos aún no había venido Junior y. el superman – igual así te animamos a ayudarnos ¿por qué en aquel disquete verde. si no queréis tampoco pasa nada – Berta. que tienen de importante. supiese lo que aparenta lo tendría bien fastidiado. porque si sólo - - Esa fue buena – Fran riéndole la gracia a la “princesita” . espero que esté fingiendo – porque no entiendo quien los pudo coger. Nada. ¿Pues entonces de qué hablabas tú? – Berta. ¿Entonces por qué no lo devolviste? – Simón. Es que este y yo descubrimos que igual no eran exactamente eso – Fran. yo llevaba medio paquete fumado. eso sí – Simón. agresivo. Yo no digo nada – Simón Hombre a mi me dijiste que lo de los disquetes te lo dijo – Berta. riendo. en boca cerrada no entran moscas. ¿Tú crees? – Berta – bueno. Pero no nos podemos fiar – Simón. igual tienes razón. además por lo que dice Simón tú estás al tanto de todo – Berta. sin inmutarse – tampoco será mucho suponer que los cogió la misma persona. Es igual. No – Fran. por lo menos que yo viese. no me gustó nada como dijo ese “lista”. nada interesante – Berta. Tú verás – Simón.. manteniendo el interés en Domínguez – sabe más de lo que aparenta. no creo que de repente les viese el interés.¿se lo decimos? – a Simón. Pues allí no está – Simón. que sea una estrategia. Sí. A ver. Hombre pues si me lo hubieses dicho a tiempo. Joder tío – Berta. ahora los tendríamos – Berta. últimamente no hacéis más que quedar – Fran.

¿Y dónde entonces? – Fran. rindo – que así empecé yo al mediodía y mira como terminó. que me acose un espía industrial. el - - Sí. algo mosca – y yo que pensaba que era para ver el atardecer. porque cuando corre al atardecer está de muerte – Berta. No fue en la comisaría – Berta. ¿Qué es vecino tuyo o algo? – Fran. ¿Por? – Berta. Es cierto ¿ves? Ya se lo dije yo – Simón – yo siempre te imaginé con un tipo como Fran. Eso también.¿¿?? Berta. ¿Un espía industrial? – Fran – no será para tanto. con sorna – la delincuente consumada y el policía. el amor. Corre por el paseo – Berta. Mujer. yo nunca lo había visto delante – Simón. Ya lo conocía de antes . ¿Estás de coña? – Berta – si llego a saber que era poli ni respiro. por cierto ¿lo tienes amaestrado? Calla Fran – Simón. que romántico – Fran. no veas que corte. Y yo – Fran. Aún vamos a creer que lo del coche lo hiciste a propósito para tomar contacto – Simón. bien. no te pega nada. el pelo – Berta – son cosas que pasan. no te iba ni a tocar. que cuando quedábamos para hablar en el paseo era para ver al tipo este – Fran. Pues sigo diciendo que no me habías contado nada – Fran. O sea. él no me conocía. Como va a ser. a mi el primero. además tienes un guardaespaldas de primera. Un flechazo en la comisaría. No se lo tomes a mal – Fran – es que nos dejó sorprendidos a todos. Menos mal que hablamos antes con ella – Santi – si no a ver quien le creía algo.SUBLIMINAL alguna intención – y es lo que me falta. 198 - Raquel Couto Antelo . porque no me habías dicho nada y de un día para otro lo encuentro esperando por ti delante de la oficina – Fran – además. Parad ya de tomarme destino. Sólo lo conocía de vista – Berta. algo “alterada” y Santi que se emociona.

Más bien en grasa – Fran. – con no recochineo le hacen – buen truco trucos para para Berta. Sale. Sí e hizo un poco la vista gorda – Simón – y te soltó. sorprendida. Cree lo que quieras – Berta. Bueno chicos – Simón.¡Berta! – con el cuerpo que tiene. te vio. asqueroso – no es tu tipo. ¡Sschee! Quieto parado – Simón . Y tendrá una conversación interesante – Fran. de maravilla – Berta. Seguro . lo del salto del tigre seguro que lo tiene muy dominado – Fran. más mosqueado – así que no le hacen falta trucos ¿eh? ¿sabrá leer y escribir por lo menos? Sabe. Fran.¿entonces qué hacéis? ¿A ti qué te parece? . Ya os gustaría a vosotros – Berta – sea lo que sea. Raquel Couto Antelo 199 . Un animal salvaje – Berta. extraña falta Usted perdone – Fran. Así que bien – Fran. Eso es el ímpetu de las primeras veces – Fran – en seguida se le apaga el fuego. No sé. Chao – Berta. Es un tipo duro impresionar. – Simón.. levantándose – yo me voy que se me hace tarde. está muy bien. Pero si no hace más de un par de días que.¿seguro Berta? – por eso me hizo pasar allí la noche.SUBLIMINAL Y claro. Yo creo que está un poco entrado en carnes – Simón. Adiós – Fran. lo viste – Fran – y flechazo. rey – impresionar. Venga Berta – Fran. Es mentira – Fran. presumiendo. cruza y se va calle abajo. Claro. no hablamos mucho la verdad – Santi mirándome de reojo. Ya – Berta. Santi que no me quita ojo. indiferente – pero es cierto. Ya te digo – Berta. Las primeras veces van buenas – Berta.. este tío se está ganando una hostia – no te creo nada. ¿eh? – Fran.

porque no me volvieron a llamar de ningún sitio.. si se puede saber – Berta – si no. ¿Y en la oficina? Bien ¿no? Sí – Fran – después del alboroto inicial todo está volviendo a lo suyo. Se lo diría alguien – Fran. ¿Cómo que no? Si me acabáis de decir que no está – Berta. 200 - - - Raquel Couto Antelo . a ver si voy teniendo algo de suerte. Pero que te autoridad.. pero es que lo noto rarísimo. Ay tío. pero como se entere Domínguez me arranca la piel – Berta . como se entere siguiera de que le toqué a algo que no era mío me manda el mismo a la Provincial.SUBLIMINAL - ¿Qué le pasa? – Berta – pensé que había quedado con él y ahora se va. Tranquila que no se va a enterar. ya me entiendes. Sigo sin creer que te guste – Fran. no me lo digas ¿a vosotros que se os pierde en los discos de contabilidad? Porque Simón en la comida parecía capaz de matar por ellos. Y. Ya – Berta – si me animó mucho que viniese. anda seguido a vueltas con el rollo ese de los disquetes. Vale. por cierto. de colega. ya lo dejo – Fran . preocupará a ti – Fran – si tienes enchufe con la - - - Hablo en serio – Berta – además bueno es él. eras nuestro bebé. lista – vosotros largad y verás como pronto me cargan el muerto de ese y de los otros dos. Me tiene acojonada – Berta – primero se presenta en la comisaría diciendo que me quiere y no se cuantas tonterías más. Gracias. Vamos – Fran – que es Simón. no podemos evitar preocuparnos por ti.¿y de trabajo qué tal? Más o menos igual que cuando hablamos – Berta – quiero decir igual. en serio – Berta – me gusta de veras. y lo que hice yo es coger prestado. tanteando – en tu casa. pensé que podía confiar en ti.¿no se lo diría a nadie más? ¡No te pases! – Fran – además si lo devolviste ya no es problema tuyo. Para mi que nos quiere dejar solos – Fran. que mal huele esto. lo que pasa es que dicen que contienen información muy interesante sobre el comportamiento humano y además dicen que tienen cierto listado de personas que todo el mundo debería conocer. por lo menos no por mi – Fran. No exageres. no vuelvas con eso – Berta. Ya. que tampoco sería para tanto. a ti ya te vale decirle que había cogido el disquete verde. y lo que me escama es que no sé como pudo saber que yo estaba allí.

serio. Era por decir algo – Berta – además como cada vez sabes más cosas de esos disquitos. Sofía tampoco porque sino no utilizaría a Domínguez. Más o menos – Fran. de distinta manera. Es cierto – Berta . Pues estaban etiquetados relacionaría – Berta. no creo que el resto supiese mucho por donde buscar – Berta. desconfiando. si supiera de ellos ya los habría cogido.¿no los tendrás tú. No veas. pero que me digas que a ti te interesa esa estupidez era lo que me faltaba por oír – Berta. Lo digo en serio – Fran. con tanto tiempo libre – Berta. no te digo – Berta. Considerando que en mi despacho los más habituales erais Simón. Pensé que el tigre te mantenía ocupado – Fran. Eres mucho – Fran. A ver ¿y como es que ahora entró en escena el otro disco? – Berta. Sí – Berta. ¿Y que te hace pensar que no los tiene Simón? Porque Domínguez no los tiene. obviamente. Si quieres encontrar algo lo buscas con ansia. y si no notaste ninguna actitud extraña en nadie más de la oficina es que no tienen ni idea. tu despacho no es tan grande – Fran. Sigues tan maruja como siempre – Fran. Ánxela y tú. ¿El verde? – Fran. de coña. yo nunca los - Raquel Couto Antelo 201 . pero también tiene que trabajar – Berta.SUBLIMINAL - Simón es un poco trepa y puedo entenderlo. Con esos discos seríamos los reyes del mundo – Fran. Hombre sí – Berta. Sí. Si los tuviese no estaría aquí – Fran – estaría viviendo de rentas. ¿Y a quién? – Berta. muero por saber de que va todo esto y por el triángulo Sofía-Simón-Ánxela. Porque resulta que entre otras cosas contiene la clave para descifrar los dos anteriores – Fran. verdad? . Peor. Muy interesada te veo – Fran.¡carallo! ¡Vamos! – Fran escandalizado. ¿Qué pasa? ¿Contienen información para chantajes? – Berta.

202 - - - - Raquel Couto Antelo . Ya.SUBLIMINAL Recuerdas que decías que debían ser del programa antiguo de contabilidad y por eso no te los dejaba abrir y salían cosas raras – Fran. pero ahora no le hay que hacer. por lo menos algo va cogiendo sentido – Berta. No. ¡Ves! Si al final era lo que yo decía – Fran. ¡no jodas! Pero si te anda con otras no es mucha cosa – Fran. me siento un poco tonta. Pues no cambié de desodorante . oye. para mi que le gusta cualquiera – Berta. anduve cien veces en esos disco y nunca les vi nada interesante. Ten cuidado que se la conoce don cumple las normas igual le gusta más que tú – Fran. los dos primeros no sirven de nada sin el verde y desapareció del mapa – Fran. Que no es tu tipo – Fran. No me cabe la menor duda. aún va a ser Rosa. Vaya. Yo – Fran. ¿El qué? – Berta. ¿Por? – Fran. Igual me equivoco – Berta – y anduvo entrando alguien en mi despacho sin que yo me diese cuenta. para mi que tomé tan bien lo del trabajo porque estaba pensando en él – Berta. claro – Berta. de momento que yo sepa no. ¿Y cuál es mi tipo? – Berta. Berta. siguiendo una inocente conversación – pues mira que soy lentita. y tanto. Que mucho ligo desde que estoy en el paro. Hombre. Es que no lo puedo evitar. es como quien tiene una mina de oro y vende el monte – Berta. la pobre sí que no debió hacer nada malo en su vida – Berta. quien menos esperamos. tampoco tuvo mucho tiempo. o una clave que está en el otro disco – Fran. Sabe Dios. Sí. Cómo te pasas – Fran. Pues una de esas cosas raras es el comando para insertar el otro disco. ¿Y entonces? – Fran. Sí. esto de estar medio desahuciada debe resultar muy atractivo – Berta.¿¿?? ¿Eh? – Fran. con las vueltas que le di – Berta.

el juicio final eternidad – Santi – a ver si nos toca detrás. Te lo digo para que no te pille de sorpresa. Mira. Creo que no es muy devota – yo.. Y me puse a andar. Te libras porque estoy muerto. Pensé que me andaba buscando.SUBLIMINAL Era broma – Fran. si me sale rana mala suerte – Berta.. Es tarde – Fran . Simón se lleva las manos a la cabeza con nerviosismo y echan a andar por donde había venido Simón. – Berta. Pero el tío ese no me gusta nada. ¿Quién? – Berta. Que ya voy sola. mira quien va a hablar. va a durar una A ver si la pillo antes de que llegue a casa – yo – si tengo que subir ahora esas escaleras me muero. ¿No estará ahí fuera esperando? – Fran. Quedan un poco allí plantados. Hace una llamada y al poco aparece Simón. ¿Tú? Pero si eres una bestia salvaje – Santi. no te fíes de él – Fran. ella fue hacia atrás así que supuse que si atajaba por la Calle del Sol la pillaría. que sé el camino – Berta. Él saludó con la mano y ella siguió. Esperé unos cinco minutos en el paseo y como no la vi venir pensé que ya había pasado y fui hacia su casa. Chao – Berta. no sé para que dio ese rodeo. pero yo estaba deseando hablar con ella. vete a recoger el micro y dile a Berta que se vaya a confesar.¿te acompaño a casa? No. Él se quedó allí de pié. como parecía costumbre en él. no hace falta. de cachondeo. sí que lo sé para no cruzarse con nosotros. ¡Ah! Bueno. “eres un encanto”. La verdad. Supongo – Berta. a este cuando lo pille. ya. Anduve tan rápido como pude a ver si la pillaba y casi llegando al semáforo me detuve. fue Raquel Couto Antelo 203 . que si no ibas a ver – yo. Pensé que ibas a decir que ya te venía a buscar – Fran. Seguía enfadada. Pues como vaya acumulando así. un beso – Fran. que asco. Berta dio unos pasos y después miró atrás y se despidió. se le notaba. discutir. Eres un encanto – Berta. porque sé como eres. Salió primero Berta y Fran detrás. Nosotros terminamos – Santi – ya siguen los otros. seguro. iba a ser una situación bien embarazosa encontrarnos allí. porque nuestro ánimo tenía toda la pinta de discusión. esperando. que te encariñas con cualquiera – Fran. Estaba empezando a pensar que nos había visto. que le hace buena falta. a mi me gusta mucho y el resto da igual. Fran hace movimientos con la cabeza en sentido negativo.

pasaste de mi. ¡Dios! – asustado porque tenía varias tiras de esparadrapo alrededor del cuerpo formando una tira ancha – lo que te va a doler quitar eso. Qué gracioso – ella le da al interruptor y busca los cabos del esparadrapo para despegarlo – mejor quito el micro y el resto ya lo quitaré en casa. Tu sabrás. deja de quejarte y apaga el micro para sacarlo. coñón – como quieras. Bien – yo. Me di la vuelta y allí estaba ella. Sí – y levantando la camiseta – pero traté de asegurarlo un poco. bueno bien te cuadra que no tienes pelos ¿pero qué pensabas que ibas a hacer? ¿alpinismo? Lo de que no tengo pelos lo dirás tú – ella. ¡Ah! Es que llevabas tanta prisa que ni me viste – Berta. Puedo subir. me sentí ridículo. Raquel Couto Antelo 204 . noté sus ojos en la nuca. ¿Y me lo voy a tener que quitar aquí? ¿en la calle? – Berta. ¿Pero qué te pasa? Sólo lo hay que despegar. ampliamente – Berta. que seguía con su sonrisa. a eso venía – yo. También puedo ir a casa ¿no? – Berta. vamos al mirador que allí pasa menos gente – le dije cogiéndola por el brazo. Mejor dicho. no la ropa – yo. supongo – ella. con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Qué hice bien? – yo. El micro. Sí. que no entendía a que venía tanta reticencia – ven. tampoco es para tanto ¿lo pusiste dónde te dijimos? – yo. Bueno. suplicando – no me hagas subir escaleras ahora. Por favor – yo.SUBLIMINAL extraño. tendrás pelillos de esos que ni se notan. No fastidies ¿pasé por ti? – yo. por favor. Lo digo por esa sonrisa que traes – yo. pero si quieres le pegamos un tiro – yo. - - - Con mucho cuidado sacó una a una las tiras y por fin dejó el micro suelto. sonriendo también. yo no llevo la cuenta – ella. no forman parte de mi equipo. de pié observándome. Querías el micro. Venía todo acelerado a ver si te pillaba antes de llegar a tu casa y ni siquiera me fijé – yo. inconsciente. sacarlo y bajártelo – ella. Pues no. ¿No tendrás unas tijeras? – Berta.

precisamente. eso fue lo que dijiste – ella. Sí. cazándola con mi zarpa salvaje y poniéndosela por el hombro – no te apetece estirar un poco las piernas – señalándole al paseo.. No. marchando. Prefiero acabar en la cárcel que pensar que. Si mi jefe se entera de que esto va en serio me larga del caso y siendo muy optimista ya sabes donde vas a acabar tú – yo. Porque hace tiempo decidí pasar de la gente que sólo venía a las conveniencias – ella. Entonces – ella..SUBLIMINAL Toma. Entonces como sabía lo que contenían. – ella. ¿Ah si? – ella. Berta. bien – debo parecer bien desesperada para que todos me venían con el rollo de me gustas – con desencanto. sin mirarme – hasta mañana. ¿No estabas escuchando? Estás muy poco “centrado” hoy – seria. yo nunca le enseñé esos archivos. ¿No será que como tienes a Fran en bandeja no te interesa tenerme cerca? Sabía que te gustaba. ni a él ni a nadie – odiaba a Fran. Ya me tardaba – ella. Estás cansado – ella. saliendo de debajo de mi brazo. yo creo que te dije que una cosa no tenía nada que ver con la otra – que triste estaba. Sí – agarrándola para que no escapase .¿qué te pasa? Que no me apetece estar contigo – ella – y no porque me dé vergüenza. pero no le escuché decir que tuviese nada – yo. Tenemos que tener cuidado – yo. case violenta.. dije que no quería subir escaleras – yo. Decir. debe ser “calor corporal” – ella. ¿Tienes prisa? – yo. cortante – lo dijiste antes. 205 - Raquel Couto Antelo . creo que está enterito – ella. tímida. mierda – yo. ¿Entonces por qué? – yo. Está caliente ¿no te quemaría? – yo. ¿Seguro? – yo. Sí. interrumpiéndome –igual es mejor dejarlo hasta que termine esto – mejor sí que era.. Fran tiene los disquetes – ella. adivinando a lo que se refería – no nos conviene. arreglándolo como podía – que es distinto. ¿Qué? – yo.

. Lo digo en serio – yo. Da igual. Estoy hecho una mierda. No te pases – en broma – tienes una sonrisa preciosa. firmemente – no vuelvas a decir. sorprendido.SUBLIMINAL - Fran te lo decía en serio – no podía creer lo que acaba de decir. pero yo le volví a levantar la cara – ni de coña. Pues debería ser al revés – yo razonando – porque al final las mujeres sois más sensibles y. contra mi y sumergí mi cara entre su pelo. No. Que te quiero – ella. ¡Mira! – cogiéndole la cabeza con las dos manos. yo tampoco son el indicado para hablar de físico – yo..¿qué? Falso – ella. ¿Qué ves? – yo. me oyes bien. Me gustaría saber que te dio para que seas incapaz de creerme – empezaba a llorar y bajó la mirada. ¿Eso es lo que piensas? Además. razón tienes – ella. Lo que dije de Sofía y de. sería la locura del momento. Hombre. fuerte. Pero no es lo mismo – ella. ciega tampoco estoy. 206 - - - - Raquel Couto Antelo . que estoy fingiendo que me gustas. suave – te quiero. sin que sirva de precedente. las mujeres no le damos tanta importancia al físico – ella. sin embargo los tíos mucho más que el físico no tenemos – me salió así. Y tú también ¿no? – ella. pero estaba tan triste – lo escuchaste tan bien como yo cuando estaba en la oficina. ¿Ah no? – yo. y cuando la miré tenía una sonrisa increíble y maravillosa . Vas viejo – ella. mucho además. diría que más inteligentes. Yo a ti también – dando saltos de alegría – también te quiero. no era en serio – echando a andar. Vete a paseo – avergonzada. escuchas bien – ella no decía nada – di ¿me oyes bien? Sí – y la abracé. no puedo con el alma – yo. bien lo veo – ella. ¿Qué? – yo. Que son más guapas que yo – ella. Sí que la tienes – y la besé – ¿nos sentamos? Estabas cansado – ella. ni de coña. ni de coña.

ni siquiera le dijo que habías llamado – yo. Es cierto. ¿Y Sofía? – ella. una bestia – mirándola de reojo. lástima que no sea cierto – era verdad. será eso lo que buscan realmente. Ya.. no te preocupes – yo tratando de enfriarme y esta a lo suyo . No te voy a decir que no. Estaba inspirada y todo fue saliendo – ella – ¿cómo fue que Simón se marchó? Ni idea. no sé. a él se los contaba Tino que es el que controla la información y tan pronto sabía algo venía corriendo al despacho y con decirle “¿qué tal?” soltaba todo. Gilipolleces – yo. lo hablarían de camino porque en la oficina no tocaron el tema. La experta – yo. pero no le vas a pedir que te los dé por las buenas – yo. ¿El qué? – yo. quien me diera. Me gustó.. No creo que viniese a la comisaría. un tigre sí que soy – riéndome de mi mismo – pero que tú y yo. dice Santi que menos mal que te conocimos primero que si no a ver quien te cree ahora. Mujer. Tú verás – ella. Pero les falta el verde. Mejor ni te repito lo que dijo – yo. ni que anduviese detrás de mi si ya los tuviese – ella. ¿Por qué no? ¿viste como largaba? Sólo le hay que dar cuerda – ella. de hecho estoy bastante de acuerdo.SUBLIMINAL - Sin faltar – picado – que tú no eres mucho más joven. Yo creo que Simón no lo sabe y que Fran lo utiliza para conseguir el que le falta.. - - Raquel Couto Antelo 207 . Tan malo fue – ella. así que no te gustó lo que dije de ti – ella. además yo soy. Eso tiene remedio. como Fran sabía que habías andado con él – yo. ella se ríe – no te quemaste ni nada. ya sabes mientras Simón me acosa él viene de colega – ella. darle una copia falsa del disquete verde y decirle que había hecho una copia por si me servía para algo – ella. Si es cierto o no – ella.. como crees que me enteraba de los cotilleos. Le podíamos tender una trampa.¿por qué no se lo diría a Simón? Igual lo sabe – ahora sí que enfrié.

208 bien por todo. No te conocen – yo. están revisando el disquete por si realmente es lo que dijo Fran. Nadita. que copiar el disco verde y estar en una comisaría – yo. sí – ella. Visto así. ya sabes la niña buena – ella.SUBLIMINAL Aunque no lo creas ya lo habíamos pensado. no sea él quien nos tienda la trampa a nosotros – yo. Para saber que hacías en la comisaría. en un cajón. pero aunque quisiera tenderme una trampa que demostraría ¿que copié el disco verde? ¿y qué? Todo el mundo sabe que soy muy meticulosa. serio – de cualquier modo tú no puedes tener ni una copia. Malo será. porque no la llamas y le das el disco verde. Es que nunca me tuvieron por mucha cosa. Dejémoslo así – yo. que nosotros te cogiésemos a ti – yo ¡Ja! – ella. Ellos también pudieron percibir ciertos ajustes de la programación televisiva. Hablar sí que es – ella. ¿Y le vamos a dar el disco? – ella. si me equivoco con ella me corto las venas – ella. nada que te relacione con el disco después de dejar la oficina ¿Dices que confías en Ánxela? Sí. aunque a mi me parece perfectamente posible. Habla con él primero y dile si buscaron información. lo del coche. no creo que se te escape – yo. Ya pero no es lo mismo copiar el disco verde. ni nada que te relacione con esas emisiones. ¿Qué pasa? ¿qué el disco verde tenía una señal de alarma que os avisó? – ella. a ellos no les pasa por vez – yo. ni el disco original. dices que es fácil ¿no? – yo. que lo coloque en algún sitio. ¿Para que lo iba a hacer? – ella. igual lo quería estudiar – ella. Y lo demás también. te vi muy bien hoy. O que os estábamos vigilando y te pillamos y ahora estamos a ver si los pillamos a ellos – yo. Mucha coincidencia ¿no? Que tú cogieses el disco. que no se podían hacer sin ese disco ¿lo vas pillando? – yo. Me parece demasiado retorcido – ella. Y si ya miraron por todo – ella. sácale - - - - - Raquel Couto Antelo . Tú le dices a Fran que no te dio tiempo a ponerlo con los demás y que lo dejaste allí – yo.

¿Y Simón? ¿Y Sofía? ¿y. Ella sonríe de nuevo. los controlaremos – yo. yo no diría tanto. anda – me cortó – te acompaño a casa.SUBLIMINAL Una copia amañada. Tranquila. cualquier día se convierte en un gaitero famoso nosotros diremos que lo seguimos desde sus comienzos – ella. 209 y Raquel Couto Antelo . fastidiarse ¿verdad? – ella. Pues a mi me parece que se me pegan todos – ella. a lo mejor – yo. no lo merece – yo. ¿Pero también podrás ir acompañada. ¿Tienes su número? – yo. Hombre. Me caes bien – ella.. ¿Y tú sí? – ella.. puedo ir sola – ella. Sí. hay que A todos nos pasó alguna vez – yo. eh? – yo. Da igual. No sigas por ese camino. ¡Ah! Y después – ella. Venga. Sí. mejor que venga a practicar aquí que darle la vara a los vecinos y a lo mejor es una “tipa” – ella. Mira que toca mal – yo. pero llevábamos muy bien. Quien sabe. no parece mala idea. ¿El tío ese de la gaita. Después lo seguimos y miramos de detenerlo para hablar tranquilamente con él – yo. digo yo? – serio. Nadie nació aprendido. que vuelves a lo de antes y no merece que te pongas triste. ¿Erais íntimos.? – ella. Yo tampoco – yo. había canciones que aún le daba. está siempre ahí? – yo. me besa en la mejilla. pro mira que desafinaba. claro – acojonada. ¿No te gusta? – ella. Bueno. Podía tocar bien – yo. llamo ahora a Fran – ella. Sí – ella. sí – yo. Casi – ella.

Mis manos. ¿Qué es esto? ¡Hombre! El esparadrapo.. Yo disimulando escapo dentro de su camiseta. ¡Chiquilla. ¿No era un tigre? – yo. ¿Toda la qué? ¿la piel? – ella. esta tía me pone malo. verás si duele o no – ella. no te pudo doler tanto. con las manos agarradas al lado derecho de sus costillas . Mira espabilado. si lo haces poco a poco es peor – yo. no bajes de la cintura. Si te lo hiciera yo a ti ibas a estar tirado en el suelo quejándote como un perro herido – ella. quita ahora mismo las manos de mis bolsillos! En realidad lo que me importaba era esa manera descarada que tenía de sobarme el culo. vas a ver ahora. por no hablar de que me salgan más pelos – bajando la voz.¡no me toques! Vale. exageras. como echando cuentas – ya te valió. mira – yo. Fue un acto impulsivo. Pero no hay comparación. pacificador – a ver. claro – yo. Está más salida que yo.¡joder! Vaya. encantada – sorprendida. es ley de vida – ella. Y en mi cabeza una voz que dice “contrólate”. A ti te va a doler más. - - - Raquel Couto Antelo 210 . tanto daño te hice. enseñándome el trozo rojo que le había dejado – mira me va a quedar marca y cuando vaya a la playa seguro que me quemo. Te voy a hacer la cera. que ya es decir. Eso – ella. es fácil hacerte sonreír Berta .SUBLIMINAL - O que la seguimos – sonríe. y las suyas que se deslizan suavemente por mi espalda. un respeto. ¡Animal! – yo. no bajes de la cintura. Anda y que te den – ella – ya la sacaré yo. No te acerques – ella. que no para. Menos cuando quieres.¿bailas? Sí. ven que te la saco todo. déjame que te saco el otro lado. allí estaban los dos remates. la aparté un poco de mi y muy despacio mis manos fueron hacia el centro de sus costillas. sí. sin dolor. levantando la camiseta – yo tengo más pelos que tú. partiéndome – estas cosas cuanto más rápido mejor. déjame ver. después no voy a dar dormido.. pasa siempre. después de todo sí que te dolía – yo. ¡Ay! – ella apartándose. a ti ni se te ven. vale – yo. Ella que no quita las manos de los bolsillos. No sé porqué lo hago. torturándome. No lo pude evitar. vacilando – venga. no sé si lo sabes pero todas las tiritas. Venga que sólo es un tirón de nada – yo. riéndose . esparadrapos y demás caen en la ducha. que no saben estar quietas. es algo natural. y más grandes. Nada.

En el cerebro – ella – para que pienses con más. No – ella. pero. Es que me estabas metiendo mano – yo.. ¿Dónde? – yo. Ahora un poco menos – ella – pero no creas que te la perdono. ya pasó – y con la otra por la su espalda cogiendo el resto de la tira de esparadrapo – a que ya no te duele. Ya. Mujer. acariciando la zona catastrófica – ya no está irritada. con picardía. perdona – yo. a mi me daba la sensación de que al llegar a casa estaría mi madre esperándome para reñirme porque era muy tarde y al día siguiente había clase. Lo siento – yo. ¡Mamón! – ella. reñidos más queridos! Se escuchaba de una pareja de señores mayores que pasaban cerca mirándonos. pero este esparadrapo es muy adhesivo. - - “. lo tiene mi hermano para no sé qué de los tobillos.. pero más cerca que nunca. le debió doler de verdad porque se le saltaron las lágrimas y yo que pensé que me tomaba el pelo – por tu bien procura que nunca te pille dormido. Te estaba diciendo que lo dejaras – ella. Venga – ella. Y en el portal nos despedimos con un beso. alegrándome el espíritu y nos fuimos a su casa uno al lado de la otra.. Pero si yo lo hice muchas veces y tampoco me dolió tanto.. liberando aquel bonito cuerpo del horrible cinturón de castidad. – yo. Si te molestaba pudiste habérmelo dicho – ella – es lo que se hace. molestar no me molestaba. ¿Pero qué? – ella.SUBLIMINAL ¿Ves? – yo. - Y en dos movimientos precisos arranqué la de la espalda y la de delante.. ¿Me perdonas? – yo. sin tocarnos.. a ver como lo arreglaba – pensé que lo decías de coña. Berta me mira con su sonrisa irresistible. ¿Cómo que de coña? – ella. con una mirada lasciva. 211 Raquel Couto Antelo . te vas a enterar. para no se le despegue con las zapatillas – ella. ¿Ah si? – ella. No lo sabía. cortado. y la diferencia es grande – yo. Oyes – volviendo atrás – ponle algo de crema – señalando a las costillas. Ya sabes – yo. Crema te la van a poner a ti – ella.

Sube.. sí – yo. antes. anda – Berta.. viendo la cara de mosqueo de Berta. a ver si así atiendes a lo tuyo – seria. Anda con cuidado – yo – a mi también me tiene amenazado. ¿Os molesté? – su hermano. Esto del chantaje – mirándome – da resultado. antes sí que era brava. Llegué a casa tranquilo. - - - Ella hace un gesto negativo y entra. Raquel Couto Antelo 212 . Mejor vete a dormir a casa de un amigo – yo.¿llamas ahora a Fran? Sí – pasando la mano por la cara con un gesto nervioso – ya lo llamo. sube. No tranquilo. Yo también voy a subir – ella. ¿dije montar? Fue sin querer. Por el camino hablé con Sonia del disco verde y me dijo que se ponían a el para tenerlo listo al día siguiente. Porque no era mi intención. Marcos – ella.. Que te vaya bien – a mi – adiós hermanita – ella lo mira mal. desde que tiene antecedentes anda con mucho cuidado. Mucho sube.. relajado. si no me dejas quedar nunca voy a dar aprendido – el hermano. yo me quedo allí viendo como sube y mordiendo el puño con el ansia. tengo una de marcas – él. Es que les eché un poco de cianuro.SUBLIMINAL - ¿Con más qué? – me acerco peligrosamente.. mi rey. Casi será mejor. previniendo . Tú no te preocupes que cuando suba ya hablaremos de ese tema – ella. ¿De los tuyos? – el hermano. Tardé en volver a una temperatura normal. Bien.. ¡Ah! Así se explica – el hermano – ya decía yo. entre seria y vacilona – sube a comer unos pocos cereales. No – yo – para nada. tan mal gusto no podías tener – a mi. seria y maternalista. ¿Qué pasa? Este con el sueldo que tiene no te puede llevar a un hotel – ¡su hermano! – en lugar de montar el numerito aquí. pero como estáis en el medio y medio del portal y yo quería pasar por ahí. ¡Sube! – seria. cené. ¿No te pondrás triste otra vez? – yo. esperaba que Ánxela no nos fallase. y tú piensa en que clase de ejemplo le estás dando a tu hermano pequeño. Sí – ella. lo del hotel era de coña – conmigo – no insinuaba nada.

- Silencio. ahora ya no hay evaluaciones de esas. estaba apagado. será mejor – Santi. no estoy muy segura de que funcione porque para eso necesitaríamos los otros dos. soy Berta. pobre.SUBLIMINAL Capítulo 16 Desperté de repente. Da igual. Ven y lo escuchas. que acabamos antes – yo. Fui al trabajo y seguía con el mal rollo del sueño. está muy bien que cojones. pero con todo no se le notaban las costillas. Cuéntamelo tú. Me dio mala espina. voy a ver si duermo algo.¿llamó a Fran? Sí – Santi serio. traté de tranquilizarme. Era muy temprano para llamar a Berta. ¿A qué llamas por el disco verde? – Fran. No. mosqueado. Ven – Santi – y no te cabrees que ya le eché la bronca al lerdo de la noche. mejor será que lo escuches tú mismo – Andrea – no debiste ser el único que durmió mal. Y no muy bien por lo que parece – Sonia – toma. Más tranquilo cogí el micro y lo miré como si fuesen las notas de la tercera evaluación. apagado y sin batería. Tuve que parar. cuando lo escuché casi me da. no digo que no la mereciese. Escucha – Santi. nos dio más trabajo de lo que esperábamos. con lo delgada que está y por encima yo a sacarle la piel a tiras. Hola Berta – Fran – ya me tardaba que llamaras. Raquel Couto Antelo 213 . Mira que pasarle por delante y no verla – Andrea – me hace eso mi marido y duerme fuera. aquí tienes la copia. “Hola Fran. malo. Y me dio la risa al verla de nuevo cuando le arranqué el esparadrapo. Vi como lo apagaba. Al tirar la chaqueta en el asiento de atrás cayó al suelo el micro que había usado Berta. ¿Qué? Dicen que el amor es ciego – Santi. Yo también dormí fuera. no me haría esa putada. O sea que hay de qué preocuparse – yo. si eso os sirve de consuelo. el caso es que lo coja y después ya veremos – yo . no está demasiado delgada. saliendo de una pesadilla de la que no me quedaba más que la sensación de malestar. ¿Qué pasó? – yo. sólo era un sueño. tenía que estar apagado. ¿Y? – yo. ¿Y eso? – Berta. me dio un ataque de nervios. se me paralizó el corazón ¿y si no estaba apagado?.

Silencio. Mira tú. ¿Qué dices? – Berta.¿sabes? Simón es un niño rico con muchos contactos. y Simón. nunca vas a llegar a nada. lo del coche estuvo bien. eres la mujer menos atractiva que conozco. fue él quien me dijo que había un disco verde en la oficina que hablaba de eso. el subconsciente. Y el amiguito va a quedar ligeramente mal – Fran. es muy bueno. volví a pensar en ti. Ya ves. Se hace lo que se puede – Berta.. ¿No te parece romántico? Le saqué el tema a Simón. por eso aunque acabes en la cárcel no se pierde nada – Fran.SUBLIMINAL Veo que acerté – Fran . aquel que te fue a ver. Tampoco te hacían falta los otros dos y los cogiste ¿no? Si piensas – Fran – que voy a responder a esa pregunta sabiendo que tienes el teléfono intervenido.¿sabes? En cuanto se habló de la manipulación aquella de los partidos de fútbol sin saber porqué pensé en ti. Silencio. Berta. no das madurado. ¿Y a que no sabes qué? Silencio. eres un poco puta ¿no Berta? – Fran. Pero si dijiste. sin intención. muy influyente. Silencio. Nadie queda mal por tratar de hacer bien su trabajo – Berta.. tu falta de ambición es un tanto repulsiva. ¿Sabes? Ahora sí que creo que te gusta – Fran. 214 - Raquel Couto Antelo . Que después de mover muchos hilos llegó a la razón de tu detención – Fran.. ¿Yo? – Fran – a mi no me hace falta para nada. Ahora lo tendrá la poli – Fran – que lástima. Llegaron a mi ciertas informaciones. Su abogado. ¿Sabe que te acuestas con él para que te saque del apuro? – Fran. También dijiste tú que te gustaba – Berta – y ya ves. Eso mismo pienso yo – Berta. – Fran riéndose. Sí – Berta – es una lástima que no lo tengas tú.. pero le debiste decir a tu amiguito que amañase algo – Fran . No me acuesto con él – Berta.

al final. Sí. Se supone narices y cantan el otros dos que todo es confidencial. la voy a llamar – yo. Tenía los ojos de llorar y señales de no dormir. la que más fácil lo tenía eras tú. la jodemos. y viene el abogadito ese y le padrenuestro completo. te referías a lo de antes. No puede ir a la cárcel. Tengo que colgar – Berta. Hola – dije sentándome a su lado. Hablemos antes con el jefe – Santi – alguna solución habrá. y por encima este le empaqueta los discos. Hola – dijo al verme. Y ella porqué no me llamó – yo – estamos acabados.. estaba frío – buenos días – dándole un beso. vi sus miradas de pésame. Venid – Oso – está Berta. Oso hablaba con Andrea en la máquina de café. ¿Por qué no me llamó? El jefe aún no lo sabe – Santi – no es culpa tuya. - ¿Pero a dónde iba a marchar? – Santi. No la culparía si se fuese – yo. Antes de colgar escucha este razonamiento – Fran – no es mucho pensar que quien tiene el disco verde tenga los otros dos.SUBLIMINAL Haces bien – Berta. ¿Ves como no entusiasmo. sabes que no hizo nada de lo que la acusan – yo. ¿No dormiste? – yo. no se enteró. ¿Pero no quedamos en que no queríamos levantar sospechas? – Santi. Raquel Couto Antelo 215 . Que marche. Te has vuelto loco – Santi. Tanto como nada – Santi. De perdidos al río – dijo casi sonriendo. el que estaba aquí ni siquiera tenía el volumen puesto. intentando animarme sin mucho Estaba allí sentada.. Venga hombre.” Y colgó. sin hablar con nadie. le pasé la mano por el pelo. Es una lástima que la jodieras – Fran – para una vez que ligas. alguna solución habrá – Santi. le presto yo el dinero – yo. venga tío. se fugó? – Santi. Llevaba la misma ropa del día anterior. que nadie puede venir a meter las sacar información que quiera. lo asesiné – ya sé. es cierto. ¿Hay alguien vigilando su casa? – yo.

¿El insomnio te ha vuelto loco o qué? – Santi . no es que se vaya de la lengua. en realidad se suponía que nuestro trabajo era confidencial y resulta que todo hijo de vecino sabía lo que hacíamos. Buenos días – el jefe . No. decidí respirar a fondo el último día que me quedaba – ella. más que nada en el mundo – Santi. me jugaba el cuello a que Berta no había dicho ni palabra. Si hombre. no parecía estar de buen humor. el cuello no lo jugaría. va a ser quien nos explique esas informaciones que tiene Fran y quien nos ponga la alfombra roja. Mis compañeros. ni al principio tampoco. Así que sólo me queda mi jefe. pero sé que no pudieron ser. ¿También? – ella. verás – me levanté y ella me siguió. tonta no es. Entramos en el despacho del jefe. sé que no. pero lo de las escuchas era diferente. Bonita forma de empezar el día – ella – lo siento. más que nada por su propio bien. Tampoco soy tan feo – y ella sonríe. Aquí Campos – Santi – dijo que él también. Acabo de enterarme – yo. Hola Berta – Santi animando – parece que tú también dormiste fuera. pero como nunca lo estaba tampoco me preocupó excesivamente. no me refiero a seguir a la gente. Además. Te lo creo. que voy a decir de ellos.¿por qué no me llamaste? Quedé sin habla – ella. cosa que sinceramente me sorprendía. seguro que lo estás deseando. es que se despista mucho. Pensé que al final Berta no tenía la culpa. Fran lo largaría por teléfono y la remataba de una sentada.¿qué le vamos a decir? ¿Que se lo cuente Oso que tiene más mano? Será más bien qué nos va a decir él a nosotros – yo – venga. a mi casi me da – yo. hasta cierto punto sólo necesita un ojo observador. que vamos a hablar con el jefe. ¿No te lo dijeron ayer? – ella. de ser ella la soplona.SUBLIMINAL No. 216 Raquel Couto Antelo . Lo dije por decir – yo – vente.¿qué pasa? ¿qué hace ella aquí? Vino de visita – yo – y decidí que una visita sin ver a la pieza más importante de la colección no era visita ni nada. Dramatizas – yo . Levantó la vista de unos papeles que tenía en la mesa y me miró directamente. como si ya supiese algo. paseé. Buenos días – yo. como si le salvase la vida ¿conoces a mi jefe? No ¿va a ser el que me crucifique? – ella.

¿De qué vale el trabajo que hicimos y en qué posición la dejamos a ella? Sabes. es cierto – yo. los cargos vinieron después. Berta – yo . Eso apoya más mi tesis – el jefe – si sacaron la información del juzgado. El compañero de Berta.SUBLIMINAL Ya – el jefe. digo yo que lo sabes.. obviamente alguien se lo tuvo que contar. No tengo ni idea de dónde pudieron sacar la información sobre los micros. ¿Ves? – yo – está deseando escuchar lo que tienes que decir. dudando. Pues muy bien disimulaban – Berta. seguro que con un par de llamadas lo arregló todo. que es imposible que fuese ella la de hace cinco años. ¿Estás seguro? – Berta que me mira de reojo. No – yo.¿por qué venís en comisión a marearme ya de mañana? Y sigo diciendo que ella no tiene que estar aquí. Sí. Santi como en un partido de tenis. ¿Qué detalles? – el jefe.¿tú te quieres ir? No – dijo ella mirándome. Y a parte de eso – el jefe . Fran. y precisamente que hiciese lo que hizo es su coartada. Pero ellos no sabían porqué estaba yo aquí – Berta. y con nosotros. Si supiese lo de hace cinco años no lo haría.. Lo que te puedo asegurar es que yo no fui. confiado. que cabrona es – no debería estar aquí. tiene mucha influencia. Gravamos ayer una conversación del teléfono de Berta que nos hace sospechar que hay ciertos detalles de la investigación que no se guardaron con la debida cautela – yo. 217 - - - Raquel Couto Antelo . Berta tranquila. picado. sabía lo de los micros – yo. Claro – Berta. Eso no lo sabemos – el jefe – que se vaya. Se lo diría ella – el jefe. y alguien está jugando con ella. Eso te decían – yo. siguiéndole el razonamiento – Simón ya andaba un poco suspicaz por teléfono. Ese abogado – el jefe – el del tal Simón. ¿Qué tienes una crisis de valores? – el jefe. tú allí no figurabas. Bueno venimos buscando respuestas – yo. ¿Por qué no? – yo – es su vida la que depende de esto. Pues nosotros tampoco fuimos – Santi.

Te esperamos fuera – Santi. uniéndose al ¿Y qué? – yo. ni a ella. la voy a llevar a casa. Tú verás – el jefe. Me gusta la solución – yo . se veía muy cansada. así nadie lo sabrá – el jefe – ni a mi.¿no te parece que merece un poco de respeto? Que yo sepa no le falté – el jefe – además creo que no deberíamos tenerle tanta confianza y mucho menos discutir delante de ella ciertos asuntos. Bien – yo. serio de nuevo. bronca a la vista. de nuevo volvía a tener el control de las cosas. Vale. yo que sé. Santi. Me refería – yo. como si nada – así tiene un aspecto muy interesante. Mira que si es como la cenicienta – dice diagnóstico – y se queda así para siempre.SUBLIMINAL - Entonces que hacéis aquí plantados. Berta estaba de nuevo en el banco. a ver si vuelve a lo de antes – yo. ni se percataron de que había salido del despacho. - - Salí del despacho con vía libre. Santi estaba con Andrea hablando de no sé qué. abriendo la puerta y casi tirando de nosotros. Campos. Si tanto te importa – el jefe. si es que lo había tenido alguna vez.¿y con ella qué hago? A estas alturas te tengo que explicar esas cosas – el jefe. Pues no le digas a nadie lo que vas a hacer. ni a nadie. de cachondeo. tenía unas ojeras que le daban un aspecto vampírico acojonante. que le decía a Berta que saliese. id a trabajar y terminad con esto de una vez – el jefe – o es que lo tengo que hacer todo yo. que debía ser muy interesante porque ni hacían caso de Berta. No. médico no soy. vale – Santi. Hombre. Si saben antes que yo lo que voy a hacer me va a ser un poco difícil – yo. pero supongo que con dormir le llegará – yo. Tiene muy mala cara ¿no estará enferma? – Oso. ¿Pero es que no te das cuenta de que cada vez que le mandamos hacer algo la ponemos en evidencia? – yo – aún bueno que no son gente peligrosa porque ya la habrían despachado. y cerró la puerta. ¿A qué vino esto? – el jefe. Quería que le vieses la cara – yo . 218 Raquel Couto Antelo . ¿La chica va a tener que quedar? – me pregunta Oso por la espalda. cortado – profesionalmente. tú espera un momento – el jefe. comprensivo – busca los verdaderos culpables y para de quejarte.

Pensaste mal. seria. Berta me miró sin levantarse. Qué animal eres – yo – muerta aún va a tener peor pinta y además apestará.¡joder! Con este no se puede hablar.SUBLIMINAL - Por lo menos si llegas a casa y lleva tres días muerta – Santi – no vas a asustar. igual tenía razón Oso y estaba enferma. por decir algo. caminaba lentamente. 219 Raquel Couto Antelo . sin entusiasmo – ella. si realmente llegábamos a algo le iba a obligar a dormir sus horas. Así que anduviste toda la noche de paseo – yo. Pero trae mejor humor – Andrea – que aún vamos a tener que ponerte la antirrábica. Te noto desencantado – Andrea . Cada uno a lo suyo – yo. ¿Y no es una pérdida de tiempo – Andrea – si ya saben que tenemos micros? Lo de la “oficina” no tiene porqué saberlo. No. ¿desencantado yo? Con aquel cadáver andante. Os va a oír – Oso. por lo que si ninguno de nosotros habló de más aún nos queda algo. Berta – yo. te llevo a casa – yo. daba la impresión de que si la tocabas se desvanecía. el dormir mal tiene ese efecto. mi madre. no necesitamos orden judicial. Bueno – yo – vosotros vais a la “oficina” y yo llevo a la criatura a su casa. Ya vamos – Oso. ¿De qué vas? – Santi. exagerando . - - Y salieron de camino al puesto de observación. ¿Tengo que quedar? – ella. el cansancio le daba aspecto de borracha. Esa fue buena – Santi – como es un tigre. Sí. no entendía muy bien el comentario. No lo digo por nadie. pensando cada movimiento y tomaba las curas con mucho cuidado.. vaya tres. picado – supongo que no lo dirás por los presentes – mirando a Berta. ¿En serio? – sorprendida – pensé que ya no había salida. que por lo menos era formal. la verdad es que estaba de malas. cortante. no dije nada – Andrea.. en plan jefe – después ya me paso.¿desconfías de ella? Eso no es asunto tuyo – yo. Se levantó y fuimos al coche. es una forma de hablar – yo. Tranquilo.

Ella que no dice nada. Si tú lo dices – sin hacerme caso. a mi también me venía bien aquel momento de paz. ¿Qué? – quien me mandaría hablar. ¿Qué pasa? – ella. Le toqué la cara con la mano. provocando. suave. Pues me tenías que ver cuando estudiaba. Sí – ella. arreglándolo. hablando con la ventanilla. por ver como estaba el asunto y veo que duerme. ¿No estarás enferma? – yo. - - Iba haciendo de memoria el planteamiento estratégico para atacarle tan pronto como pillase un semáforo en rojo y me da por mirarla. Raquel Couto Antelo 220 . Bajé el volumen de la radio y seguí conduciendo. Se te nota – yo – tienes una mala cara. No sé si se podrá. aquello sí que metía miedo ¿más? ¿No serías de las que tomaban drogas? ¿ya sabes? Para rendir más y tal . sin decir nada. A lo mejor es que estoy muerta – ella. No estaría mal despertar a su lado por las mañanas. claro que sí – dije con sorna al ver que le fastidiaba el tema – tú eres muy formal. parecía el nosferatu en posición de ataque. Entonces habrá que hacerte el boca a boca. Porque – yo.. tranquila. ya sabes. a ver si resucitas – yo. es que hoy en concreto tienes unas ojeras – yo. Ella que no despierta. tenía un aquel de dulzura que conquistaba. tienes una pinta de vampira que tira para atrás. Mujer. Un profesional como yo – yo – siempre encuentra la manera. picada – parece que te has dado cuenta de repente de que soy fea.¡coño! Ahora sí que metía miedo. con voz de ultratumba. Berta – un poco más alto. sin querer despertarla – Berta. Berta – dije en voz baja. Que no es que me pase nada es que soy así ¿vale? – ella. la cabeza apoyada en el cinturón de seguridad. Sí. relajado. cabreada pero igual de cachonda. por los colmillos – ella. Me mira de reojo. La acaricié. ¿Eso será una broma? – ella. que seguía.SUBLIMINAL Debes estar muy cansada – yo. Ella durmiendo. cabreada. pero eres muy formal..

SUBLIMINAL

-

¡Berta! – alto. ¡Qué! – ella, despertando de un salto - ¿qué hora es? – desorientada. Tranquila – yo – no hay prisa.

Mira a su alrededor, situándose, cierra los ojos y al poco tiempo los vuelve a abrir. Ahora parece preparada para despertar. Me quedé dormida – ella. Si, eso parece – yo. ¿Llevo mucho tiempo? – ella. Unos veinte minutos – yo - ¿siempre despiertas así? Pensé que salías disparada por el parabrisas – yo. Ya será menos – ella. Te veo mejor – yo. Es que soñé que le chupaba la sangre a un regimiento de machos – esta está mal. Ahora se explica esa cara de felicidad – yo, riéndome - ¿quieres que te acompañe hasta la puerta? Creo que doy llegado – midiendo la distancia. ¿Y subirás las escaleras? – yo. Sí, seguro – ella anticipándose. Mejor voy contigo porque no te creo ni media palabra – yo. En serio, puedo sola – ella. Es igual – yo, sintiéndome culpable – voy contigo.

Salimos del coche y fuimos hacia el portal, le costó sacar las llaves del bolsillo del pantalón. Era un chándal flojo, así que no tenía mucha explicación. ¿No beberías? – yo. ¿Crees que me hace falta? – ella – mira como estoy sin ayuda, para echarme más mierda encima. ¿Avisaste en casa? – yo. Sí – ella. ¿Qué les dijiste? – ella. Que no venía a dormir – ella. Sin más – yo. Tengo veinticinco años, algo se imaginarán – ella. Y con quien se van a imaginar ese algo – yo. 221

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

Contigo, y por encima me vienes a traer, y en que estado, no tienes vergüenza ni nada – ella. Hay que fastidiarse – yo – y si comerlo ni beberlo. ¿A qué jode que te echen las culpas de otro? – ella. ¿Estuviste con otro? – yo. No me refería a eso, y si no estuviese tan cansada te metía una patada en las pelotas; pero para que voy a tirar piedras en mi propio tejado – ella. ¿Y a qué te refieres con eso? – se está insinuando. A que – parando para mirarme – a que – poniéndose colorada – vete a paseo... Para mandarme a paseo tanta historia – yo, picando, acercándome. Hmm – ella, mirándome divertida – no me provoques que estoy un poco salida y después dices que abuso de ti – esta tía es mucho. Sigue, sigue – yo, entusiasmado – que no digo nada. ¿Seguro? – ella, sonriendo. Seguro – yo. Bueno – ella, cogiéndome la cara con las dos manos, sin fuerza, tratando de que bajase a su altura – tú mismo.

-

Y cedí, me besó, fue ella. Lástima que estuviese tan cansada, porque pasión no le faltaba, a las nueve de la mañana y nosotros pegándonos el lote en medio de las escaleras. Se escuchó batir una puerta y ruido de gente. Recapacitamos. Perdona – standby. dijo ella – me cuesta controlarme cuando estoy en el

Como te dije que no iba... – yo. Buenos días – un vecino – hoy sí que hace buen día. ¿Qué? Aún de llegada – una vecina – hacéis bien, aprovechad mientras podáis. Sí, buenos días – Berta. ¿Ese es el novio de Berta? – hablaban entre ellos. Debe ser. Es buen mozo. Vaya piropos por la mañana – ella – no te quejes. No me quejo nadita y, digo yo, ahora vas a dormir – yo. 222

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL Sí, no me dirás que no me hace falta – ella. Te hace mucha falta – yo, besándola de refilón – descansa, hoy vamos a cambiar de estrategia e igual no vengo hasta la noche, o si no te llamo ¿vale? Sí – ella. Si pasa algo, lo que sea me llamas, que siempre soy el último en enterarme de todo – yo. Vale – ella. ¿Me das la razón como a los locos? – yo. No, estoy ahorrando energías para llegar a la cama – ella. Si necesitas ayuda... – yo. Schissss – ella, poniendo una cara simpática – no me provoques. Sabes que estás muy bien en el estanbai ese – yo. Y no voy a estar – ella. Estás muy bien siempre – yo, si no lo decía moría.

-

Me sentía culpable por dejarla así, pero a mi me venía muy bien que ella durmiese todo el día, porque la desconfianza me hacía desear que ella no estuviese conmigo. Pensé en ir con mis compañeros; pero a medio camino cambié de idea y decidí llamar a Simón. Sí, tenía ganas de hablar con él, me apetecía. Una llamada al 1003 para pedir el número de la agencia y listo. ¿Podría hablar con Simón, por favor? – yo. Un momento – una voz neutra. ¿Si? – después de varios minutos, era él. Hola – yo, en plan campeón – aquí el tigre. Muy bueno el chiste – Simón riéndose - ¿Quién eres? Fran para de putearme. No soy Fran, soy el tigre, ya te lo dije – yo – me preguntaba si tendrías unos minutitos para mi, o quizás te apetece más venir a verme al zoo. ¿Qué quieres? – Simón, serio Unos minutos, nada más – yo. Bien ¿cuándo? – Simón. Ahora, estoy en el portal – yo. Está bien, ya bajo – Simón.

-

La idea no era mala, mis compañeros estarían controlando la situación en la oficina y después contrastábamos reacciones. Eres un genio. A ver qué le saco al tipito este.
Raquel Couto Antelo

223

SUBLIMINAL Buenos días – Simón - ¿qué quieres? Hablar un poco, nada más – yo, tranquilizador - ¿tomamos algo? Sí – él, señalando al bar de al lado – mejor vamos aquí, no tengo mucho tiempo. Un casi directivo como tú no tendrá que dar muchas explicaciones – yo. No soy directivo – Simón. Hombre, como quien dice, estás en el camino – yo. ¿Qué te contó Berta? – Simón. Que tenías un plan de ascenso y que algún desalmado te lo jodió – yo. Fue ella – Simón. Vamos – yo – eso no te lo crees ni tú, Berta tuvo esos discos en sus manos un montón de tiempo sin saber qué eran y de no ser por ti y tu colega ni lo sabría hoy. Ella tiene el disco verde – Simón – me lo dijo Fran. No, no lo tiene – yo – el disco verde lo tengo yo.

-

Simón pasmado. Fue ella la de... – Simón. Eso no te importa – yo – ahora nos vamos a concentrar en los ostros dos discos. Yo no sé nada de ellos, no los tengo – Simón – a buenas horas iba a estar yo aquí. Ya sé que no los tienes – yo. ¿También los tienes tú? – él. No, los tiene Fran - ¡sorpresa! - ¿no lo sabías? Estás de coña – él – Fran no los puede tener. Se lo dijo a Berta – yo. Eso no quiere decir nada, se lo pudo decir para ver si ella tenía el disco verde, se lo pudo decir por cualquier otra cosa – él. Bueno, no le dijo exactamente que los tenía – yo. ¿Ves? – él, respirando. Le habló de lo que contenían – yo – y según Berta, ella nunca se los enseñó, ni a él, ni a nadie ¿Tú sabes lo que tienen? Claro que lo sé ¿o por qué crees que ando detrás de ellos como un loco? – él. Me refiero a si sabes que chirimbolitos de esos tiene, como son las líneas de los programas, detalles – yo. 224

Raquel Couto Antelo

SUBLIMINAL

-

No, nunca los vi – él, cayendo de la burra – no puedo creer que los tenga él ¿entonces par que me necesita? ¿por qué me sigue dando cuerda? Par que le entretengas al personal, a mi, a Berta, a Sofía, a Domínguez, y mientras él a sus anchas – yo, metiendo cizaña – de hecho nosotros sospechábamos de ti, íbamos a por ti. Me estás engañando, tú buscas algo – Simón – Fran es buena gente. Claro, por eso le dejó caer a Berta por teléfono que ella tenía los disquetes, para quedara constancia, claro – yo – lo que quiero es que me cuentes de dónde sacaste la información. ¿Sólo eso? – Simón, extrañado. ¿Qué más te puedo pedir? – yo. Nada, pensé que querías que le quitase los disquetes a Fran – Simón. Para que te lo voy a pedir, seguramente ya tienes pensado hacerlo, de cualquier manera recuperar los discos no es tan difícil, al final es material robado, con hablar con tu jefe para que te ponga una denuncia ya está – yo. ¿Denunció Domínguez a Berta? – él. Eso no es asunto tuyo – yo – no vine para hablar del caso de Berta. Pensé que era el mismo caso – él. No, no tienen nada que ver – yo – así que por mucho que la queráis involucrar no os va a valer de nada. ¿Me vas a contar ahora de dónde sacaste esa información? No puedo quedar más tiempo – él – quedamos al mediodía. Te voy a estar vigilando – yo – procura no provocar mis instintos animales, soy un poco salvaje y tengo un olfato felino, no me hagas una jugada, estoy teniendo mucha paciencia contigo, no me falles. No lo haré – Simón, sin confianza – a las dos quedamos aquí, que no te vea Fran. Soy invisible – yo.

-

-

-

-

-

-

Que manso estaba, demasiado sospechoso y aún así no me caía mal el tipo. Era lo que era y ya estaba. Subí a la “oficina” a por la bronca de mis compañeros. No le dieron importancia a que no los informase, me contaron que Simón cogió la llamada en su despacho, que se alteró y que bajó diciendo que se le había olvidado algo en el coche. Con él estaba Sofía, que no le prestó mucha atención. No habló con nadie, ni cuando bajó, ni de vuelta al despacho. Entró y se puso a trabajar. Le veía la preocupación en la cara, Fran entró a media mañana con su sonrisa de cantante y Simón lo trató como si nada, evitándole en enfrentamiento. Lo analicé al milímetro para controlar sus reacciones. A poco para las dos bajé, no entré en el bar, no fuese que a Fran le diese por ir a tomar el aperitivo y me pescase. No me pareció un buen sitio para quedar, nos podía ver cualquiera; pero daba igual, con decir que le iba a partir la cara por acosar a mi “chica”, no sé si será mucho llamarle. Pensé que no venías – Simón. 225

Raquel Couto Antelo

era más difícil que inspeccionasen una agencia de provincias que la central. A mi me dio por soñar con ser uno de ellos. Tampoco fue muy sutil. Saqué muy buenas notas y accedí al programa de prácticas. que allí lo que se hacía era el trabajo bruto. las prácticas eran de un año. era creativismo de primer nivel. Todos quedaron en el paro. Para mi era una puerta abierta al futuro porque podían quedar contentos con mi trabajo y contratarme. No se relacionaban con los demás. ni se controlaba nada de ese proyecto. era obvio. No. supongo que cualquiera admira a los genios. manipulaban la publicidad. Decidí no mezclarme mucho con aquella gente. tampoco es una historia muy larga – Simón – estudié en Madrid – comenzó sin más – porque gané un concurso para una beca de un instituto de allí. Al final me acabó diciendo que era nuestra sucursal y que no iban a hacer nada porque al levantar la manta en Madrid pusieron en alerta a los de la sucursal y se tomaron las medidas oportunas. ni pasaban los controles presupuestarios. había un departamento muy exclusivo que funcionaba al margen de los demás. pero no se ponía en práctica por estar penado y faltar a la ética. Los demás hablaban de ellos como si fuesen dioses. Había varias personas que actuaban de enlace con los clientes y las agencias. quedaban después de horas y al llegar por la mañana ya estaban. por decirlo de algún modo. por otra parte al tener una sucursal aquí podía pedir un traslado. Aquel grupo actuaba de cribo. el del grupo especial. No estabas en la lista de empleados – yo.¿vas a tardar mucho? Porque este no me parece un buen sitio. al principio poco menos que archivaba cosas y hacía fotocopias. las agencias no se peleaban por mi precisamente. Me contó que no iban muy bien encaminados. Es que no era empleado de la agencia. Pregunté que hacían y me dijeron que llevaban las cuentas más importantes de la empresa. No era muy difícil sacarle información. así que hice como si nada – dicen que se te da muy bien – cuando hubo aquella inspección yo ya no trabajaba en la agencia. fue una iniciativa extraoficial. Dijo que aquello iba a estar en punto muerto unos años hasta que se enfriase la cosa y después volverían a las mismas. pero que ni se terminaban los proyectos. el diseño. en el Instituo nos hablaron de eso como de un estudio psicológico hecho en los Estados Unidos. que supongo que sabrás donde me tocaron. andaba perdido por Madrid trabajando en lo que podía. La dirección de la empresa no sabía de esa actividad. Le caí bien a uno que trabajaba en el grupo y un día de borrachera con un vaso en la mano me dijo que nunca hiciese nada que me apeteciese hacer después de un anuncio suyo.SUBLIMINAL - Andaba por ahí – yo . 226 - - - Raquel Couto Antelo . sobre todo cuando descubrían donde había hecho las prácticas. tenía miedo. El núcleo estaba en una sucursal. Al poco de estar trabajando empecé a ver unos movimientos extraños. Este grupo no facturaba como el resto. Ya – yo. Un día me encontré con este tipo. después de todo no me vino mal. a él lo habían echado y tenía tantas ganas de hablar que me fue imposible deshacerme de él. deseando que fuese al grano. ¿Y esos movimientos extraños? – yo. captar los clientes. ni se firmaban los anuncios. porque estaría haciendo lo que a él se le antojase. el seguro y el sueldo me lo pagaba el Instituto. si el compañero recordaba lo que me había dicho no me iban a dejar tranquilo. en un año te da tiempo a conocer a todo el mundo si no vas de pretencioso. Pero me fui haciendo imprescindible.

SUBLIMINAL estaba bastante cabreado y me dijo que había una persona que se había encargado de ocultar los programas básicos y un almacén de clientes y nombres de gente implicada. Berta no se llevaba muy bien con Sofía. porque lee el pensamiento. ¿El qué? – Simón. No sé. No lo sé. Si entraba en su despacho y le pedía algo. destruir información. No me entiendas mal. y si no melo contó fue porque no los sabía – Simón. No. pero que no le había dicho donde. bueno total ahora ya lo sabe. y como ella tiene muy buenos “contactos” al final conseguí la información que andaba buscando sin mucho esfuerzo. sin embargo un día habló de que su hermano sí trabajaba y comencé a investigar. todos éramos novatos. esperar a que se apagase el fuego. ella sólo sabía lo que le contaba Domínguez – Simón – y por lo visto eso no se lo dijo. pero me contó que Domínguez en poco tiempo se haría con el control porque en la central le debían no sé qué favor por cubrirles las espaldas en un asunto turbio. lo que son las cosas. no la traga. Mientras tanto fui buscando el enlace. Ya veo que Berta te contó su teoría sobre Ánxela y yo – Simón. La agencia estaba muerta y nadie quería trabajar para ellos. No pude averiguar nada sobre aquel tema porque la inspección estaba muy fresca y era arriesgado hacer preguntas. trabajando quiero decir. en busca del tesoro.¡coño! – ya sabes a lo que me refiero – mirándome – no veas lo ridículo que me sentí allí en la comisaría. tampoco es que la tenga comiendo en mi mano. lo que pasa es que no es capar de aguantarse. ¿Fue ella la que te dijo dónde estaban los discos? – yo. y no sé porqué – será cínico – porque no es mala chica. vamos que era una mina. y debe ser cierto. ya sabes – yo. cogían a quien fuese. ¿Y que se supone que hizo Domínguez para zanjar la cosa? – yo. parece estar en la luna pero lee el pensamiento . convencido. si todo el mundo sabe que se acuesta con Domínguez es porque lo fue pregonando pro ahí – Simón. sabía como buscarlo.. porque me sonaban sus apellidos. ella. no lo puede evitar. Sofía estaba ansiosa por compartir todo lo que sabía conmigo. Me habló de que él guardaba cierta información en la oficina. Hice como me había dicho el otro. pero ella nunca había estado en Madrid. Sofía pensó que si se lo pedía yo lo buscaría con más interés que si lo hacía ella. - - - Raquel Couto Antelo 227 . Sí. al final no resultó tener relación y al ver mi interés por Ánxela le resulté atractivo a Sofía. el caso es que si había algún documento para localizar en la oficina lo mejor era pedírselo a Berta.. si debéis ser una pareja muy liberal. no debió ser algo precisamente heroico porque Sofía no me contó nada. me pareció que era Ánxela. Recuerdo que al principio no me parecía buena idea mezclar a Berta. largándole el rollo aquel y ella insultándome con la mirada. para eso me quería a mi. Claro – yo.. supongo que esconder informes. si no. Así volví aquí. ¿Y a ti no te importa? – yo. Por lo visto ella no mentía respecto a ti – Simón – yo pensé que era un cuento.. ella sabía donde estaba todo y. Que se tire a otro – yo – no.

Aquí no se hacen las cosas porque lo diga Berta – yo. No se trata de eso. ¿Qué pasa? ¿sólo somos compañeros para lo que te interesa? Aquí estamos todos dando la cara por ti. no tenía hambre. eran otros tiempos. le sonó extraño mi nombre. sigue durmiendo – yo. no sé quién. actué sobre la marcha – yo. se organizaba en Madrid y aquí se distribuía. que sea esta tarde ¿me oyes? Lo intentaré. fui razonando. ¿Sabes? Me jode que no me tengas confianza – Santi. así que ya te puedes ir aplicando. Eso dijo – yo. a mi tampoco me gustas mucho.SUBLIMINAL ¿Qué tal si seguimos con lo que estamos? disquetes. en negro. – yo – preciso esos ¿Qué andas buscando? – Simón . no me recibió muy bien. Te agradezco el comentario – yo. Fui a la oficina y sólo estaba Santi. este siempre picándome con Berta – tú haz lo que te acabo de decir y no me obligues a buscar un motivo para convencerte. Andrea y Oso habían salido a comer. algo merecemos. Di una vuelta para despejarme. Llamé ma mi casa para decirles que no iba a comer. claro que no – yo . vamos a quedar todos más contentos – yo – tú piensa en joder un poco a ese cabrito y lo demás vendrá rodado. seguía durmiendo. me cogió su padre. no dejaba de pensar en que me seguían. Tranquilo ya se me ocurrirá algo para convencerte – yo – aunque suponía que devolverle la jugada a Fran sería incentivo suficiente. sin entusiasmo – pero sobraba y. confías más en Berta que en nosotros – Santi. ¿Lo va a hacer? – Santi. - Salí del bar con cien ojos. ¿Para qué? – yo. no me agradaría que me viesen contigo. no me reconoció. claro. Se nota que Hacienda no anda tanto al loro como dicen. por cierto. ¿Qué? ¿Cómo fue? – serio.¿de verdad crees que la van a colgar? No. lo que no me explico es que harían con el dinero.¿por qué iba nadie querer colgar a Berta? ¿Y si no me da por conseguir esos disquetes? – Simón. Creo que bien – yo. Domínguez vio la situación desesperada y decidió aprovechar la ocasión. ¿Y si no los tiene él? – Simón – Berta también se equivoca a veces. Voy a comer algo – Simón – no me tomes a mal que no te invite. debía estar en el ajo. aquí recibían el dinero y entregaban la mercancía. Hazlo. Aproveché la hora de comer para llamar a Berta. Berta tampoco sabe nada de esto. 228 - Raquel Couto Antelo . Igual era buena idea que la despertases – Santi.

lo que pasa es que no me había levantado aún. soy yo – ella. Me da que la tiene muy bien asimilada – Santi. – Santi.. No. ningún problema. el amor! – Santi. ¿Está Berta? – yo. La “chavala” quedó bien. ¡Ay. estaba anestesiada. lo estás deseando y dile que venga a ver si nos echa un cable. Pero si me acabas de decir. Bueno se hará lo que se pueda – ella. sólo que cuantos menos seamos más rápido ¿Por qué andas tan acelerado? – Santi.SUBLIMINAL Si este consigue los discos las cosas van a cambiar. Bueno. en que me estaban escuchando. pero no tardes mucho – yo. la llamo ahora mismo – yo. ya tenía superada la vergüenza. vas muy por libre hoy ¿hay problemas en el paraíso? – volviendo a lo de siempre.. seguramente mis llamadas sí que las escuchaban. Eso también lo podemos saber nosotros – yo. si Simón se porta va a cambiar la cosa ¿Qué tal quedó la chavala? – Santi. es que no sé – recapacitando – la voy a llamar. actuaremos – yo. Si es así. 229 Raquel Couto Antelo . Tranquilo hombre. además ella puede saber si son los de verdad o no – Simón. y me sorprendí al darme cuenta de que no me importaba. Podías venir hasta aquí ¿qué te parece? – yo. Me refiero a que estaba muy pesimista – yo – en realidad las cosas no van tan mal. Un beso – coño. me salió sin pensar. Urgente no. riéndose. pero ya estaba despierta – abriendo la boca – o eso pensaba. cuando estaba marcando. No. ahora si que me dio vergüenza. Entraban Andrea y Oso. Porque se está poniendo fastidiado – yo. Si no es muy urgente voy – ella. vacilando – llámala. Me refería a que nos echase una mano aguantándote – Santi. Sí. no sé si asimilaría muy bien su situación – yo. ¿Te desperté? – yo. ¿Por qué todo el mundo habla de ella como si tuviese todas las respuestas? ¿encontró la bola de cristal? – yo. Volvía a tener aquella sensación de quince años y pensé. durmiendo. Vaya.

Fran fue de los primeros en llegar. Tú también escuchaste lo que nos dijo el abogado. sorprendido . por algo será – Simón. se nota que el ascenso le dejó mucho campo libre. ¿Y nada más? – Fran. Poco a poco fueron llegando todos. ¿Qué te dijo? ¿Berta se suicidó ya? – Fran. Ya – Simón. al jefe. cuando te pille . - ¿Y? – Fran.¿estás seguro de que aquí no hay más micros que el del despacho de Domínguez? ¿Te dio a entender otra cosa? – Fran. lo están pervirtiendo. ¿el tigre no tenía las uñas Estaba muy tranquilo – Simón. 230 Raquel Couto Antelo . Pues la de la idea es ella. claro está. Te juro que no le dije nada del tema – Fran. no. ¿Escuchas? – Santi. Eso empezó a preocuparnos. haciéndome el interesante – que no os imaginéis y ahora. una vez aclarado mi estado. Igual lo mordió alguna vampira – Oso. estaba hablando animadamente con otro que le llaman Tino. ¿Y Domínguez? – yo. Hoy no lo vimos – Andrea – tampoco es que se deje ver mucho. Simón entró arrastrando a Fran a su despacho.SUBLIMINAL Ella sonríe y cuelga. que tampoco le querrás tan mal – Simón – lo que quería era que te convenciese de que me devolvieses los disquetes. y Oso y Andrea mirándome como si llevasen tiempo hablando conmigo. para dárselos a él. No te pases. legalmente no. es que quería estar seguro – Simón. por lo menos – Fran. “No traes ninguna marca – Fran afiladas? – cruce de miradas.¿y de dónde sacaron que los tengo yo? Parece ser que te fuiste de la lengua cuando hablaste con Berta – Simón. exceptuando. Que os voy a contar – yo. ¿Yo? – Fran. Que acaba de entrar Fran – Santi riendo . Me dijo que le contara como me enteré de las historia esta – Simón. Te quiero. es ella la que piensa que los tienes tú. será mejor que sigamos con lo que estamos. No.¿lo pillas? Está un poco desorientado – Andrea.

Creo que es mejor que le mandemos a Sofía. que no sé qué – Fran – vaya jugadita me hizo la princesa “no era nada” me dice la muy puta. ahora es Domínguez.. En realidad no nos puede obligar a nada. No debes estar muy lúcido ¿de veras crees que nos va a dar la pieza que nos falta y dejarnos libres para utilizarla teniéndonos a su merced? – Fran – tú estás mal. ¿Tú dejarías a Berta por Sofía? – Simón. ¿Lo tenéis? – Sofía. ¿Del micro de Domínguez qué tenemos? – yo. que nos cuelgue el muerto entero. Hola chicos – Sofía ..¿qué tal estáis? No tan bien como a ti – Fran. Eso a ti no te interesa – Fran – es cosa nuestra. Sí.. Berta dice que se va con cualquiera y ya sabes lo convincente que resulta Sofía. peor aún. ¡Si hombre! – Fran – para que el mamón este se vuelva a escaquear y nos joda la vida o. ya sabes “más tiran dos.. ¿Hablaste con él? – Simón. No me vi en la situación – Fran – era una buena idea. No lo tiene ella – Simón – lo tiene la poli. si al final el que resultaba menos sospechoso por obvio va a ser el culpable.¿y ahora qué hacemos? Le puedo decir al tigre que hice un trato contigo – Simón – un intercambio de información. a ver como le saco ahora el disco antes de que Domínguez nos saque el corazón. con sorna .SUBLIMINAL - Le conté lo de las prácticas y que me había enterado por un compañero y que el resto lo saqué de Sofía. como nos ayudó antes. – Simón. que va a tragar – Fran.¿qué tal está el jefe? Largo – Simón. lo que habláramos – Simón. Sí. ¡No jodas! – Fran . chantajeándonos con decirle..” – Fran. Pues habrá que decir la verdad – Simón. mejor eso que nada – Simón. Ya está bien – Simón – por culpa de ella estoy metido en esto y tú también. entre otras cosas porque no tengo ni idea de como hacerlos – Fran. que si se le está agotando la paciencia y que si no sabemos torear a una niñata. Lo de siempre.. 231 Raquel Couto Antelo .” - - - ¡Ay que carallo! No. ¿Qué hacemos ahora? – Fran – no le vamos a dar unos disquetes falsos. tú al final trabajabas aquí por aquella época. Por eso nos debería sacar ella – Fran.

pasó de ser su tío al taxista.SUBLIMINAL - Poca cosa – Oso – citas. Por lo menos estos dos pringados aún no le dijeron mucho. los mosqueteros atacan. y tú y yo – a Santi – a localizar al sujeto en cuestión. la casa y todo lo que tenga.. Sí. conversaciones con la mujer y poco más. Es decir que realmente piensa que te vas con cualquiera – Andrea – que bien te conoce ¿pero le tienes miedo? Para serte sincero sí. ¿Entonces que hacemos? – Oso. igual le sacabas algo – Andrea. su despacho. mientras él está en la comisaría.¿crees que el jefe va a ayudar? Decir. Andrea tú vete organizando a la tropa. que estén preparados para salir. a ver si ella tiene alguna idea de por dónde se mueve el tipo este – yo. Oso tú puedes ir consiguiendo las órdenes. Hombre. ¿Sin hacer llamadas? – Santi – no va a ser mucho tiempo. él interpretaba un papel en cada llamada. Le decimos que es para interrogarlo por alusiones en la declaración de Berta – yo – lo malo es que va a aprovechar la mínima para hacer desaparecer los discos. ¿Te das cuenta de que si hay un mínimo fallo esto. ¿Y de qué lo acusamos. Santi estaba más propio. - - - - Y así fue. debe estar de camino. Tampoco será para tanto – Andrea. ¿Y Berta? ¿no le dijiste que viniese? – Santi. cruzad los dedos y a por ellos – Oso y Andrea se van. listo? – Santi. No hablaba de Sofía – yo. exagerando – en realidad no creo que eso nos llevase a ninguna parte. va hacia atrás? – Andrea seria . Se nota que estos le avisaron – Santi – está visto que jugar con ellos no nos va a llevar a ningún lado. Podemos – Santi. en lugar de quedar en nada. me saca los ojos – yo. más que otra cosa en el mundo – yo. Raquel Couto Antelo 232 . el club financiero. optimista – venga. Localizar a Domínguez y detenerlo – digo yo tan pancho. me dijo que sí – yo.. Podemos tentar a la suerte – yo. – Santi – podemos ir empezando. Pues entonces. Me cansé de poner voz de telefonista. no para mucho. Tendría que darnos tiempo a registrar todo.. Igual no era mala idea que te mandase a Sofía. empezamos a hacer llamadas a la desesperada por ver si lo pescábamos. nos puede dar cualquier cosa y poner sobre aviso a Domínguez. Tú estás loca.

ni las de Fran y no pude evitar contarle lo de que pensaban enviarme a la superagente doble Sofía. No me refería a ti – ella.SUBLIMINAL del cocinero al vendedor de periódicos. Su cara era un poema.¿te parece? – alguno más. me clavó los ojos buscando indicios de que a mi me gustaba la idea de dejarme seducir. sin soltar a Berta. ciego fuimos - No puedo enfadarme con ella. Eso tampoco es ninguna novedad – agresiva . Hola – Berta. por supuesto no le conté las palabras de admiración que había tenido Simón para ella.. de que me voy con cualquiera como dice Raquel Couto Antelo 233 . Berta – llamándola a capítulo – hablé con Simón. Dando palos de cerrando el círculo.¿tú ves? – a Santi – es mejor estar dormido que conmigo. Seguro que sí – con retranca. dándole un beso – te voy a ir dando ideas – y otro . ¡Bueno! – Santi a lo lejos – ya me está cargando mi papel de carabina. Casi voy a seguir durmiendo – Berta – estaba mejor..¿y en qué me equivoqué ahora? Parece que el tal Domínguez resultó más listo de lo que parecía – yo.¿qué tal va todo? No muy bien. ¿Y entonces cómo me lo vas a demostrar? – cortándole el paso y arrinconándola contra la pared. Pareces mi padre – yo. Eso no dice mucho a tu favor – Santi – aún te voy a tener que dar lecciones. haciéndome el ofendido . disimulando la alegría de verla – teniendo en cuenta que en este tiempo tuviste que resucitar ¿ya tienes sangre en las venas? No pretendas que las corte para demostrártelo – ella. puso una cara de interés encantadora. Más bien pareceré el de ella – Santi – ya está bien de cuentos que estamos trabajando. algo cruel. Muchas gracias – yo. no perdía detalle. Hmm – ella. no veas lo que se ríe mi mujer cuando se lo cuento. Mientras lo piensas – yo. con una sonrisa entre tímida y descarada – ya se me ocurrirá algo. Vete a paseo – perdiendo el humor . que tenga que andar detrás de vosotros todo el tiempo. al abrir la puerta .¿no tardaría mucho? Nooo – yo. Ya – yo.¿qué más pasó? Que te equivocaste – yo. Hola papá – Berta . Le conté toda la historia. hija mía – Santi – a ver si tú nos traes la luz. por lo menos sabíamos dónde no estaba.

cada vez estaba más alucinado de que alguien como ella me mirase como ella lo hacía ¿Cómo podía dudar? Casi me arrepentía de que no pasase y poder demostrarle que no me importaba ninguna otra. Vi como se le hinchaba la vena y como desviaba la mirada después pensando que ella no tenía nada que hacer contra la reina del sexo. a ver si así se le borraba aquel aire de tristeza que la atacaba a veces. más atractiva. Raquel Couto Antelo 234 . cada día que pasaba. cada segundo que la miraba me parecía más guapa. No lo entendía.SUBLIMINAL ella.

¿No? – él. Ya. 235 - - Raquel Couto Antelo . Se me notaba. murmurando. rebelde. ser un aprovechado y otra ser inteligente – yo. nombres de clientes a los que Domínguez no llamaría para confirmar las referencias por resultar un tanto insultante desconfiar de un amigo de un amigo de fulanito. raro. No te estarás pasando – Cris. Hmm – Campos. Hey. No le rías las gracias – Campos – lo que digo es que subestimándolo lo único que hacemos es arriesgarnos. cuando nos pusimos a buscar a Domínguez. ni para qué quería hablar con él. tenía razón que se le va a hacer – pero es que me revuelve el estómago el tío ese. con aquella sonrisa de la primera vez – que es el actor de la familia. vi como le hacía descuentos hasta el nivel de coste a tipos que sólo hicieron una campaña con nosotros por ser amigos de no sé quién y sin embargo a los clientes de toda la vida los exprime lo que puede – yo. hey – Santi – sin pasarse. ¿Quién va a hablar? – yo. Sí – desconcertada. Como ya los tiene seguros – Campos.SUBLIMINAL Capítulo 17 A veces me daba ganas de matarlo. Pásalo bomba – Cris – lo tenías que ver hace unos momentos poniendo voz de amante secreto. después. controlando. Santi se ríe. mordiéndose la lengua para no decir ese seguro y sonriendo al verse descubierto. a ver ¿qué le digo? Es fácil. Los dejé alucinados. si algo sé de Domínguez es que le encanta eso de “un amigo de un amigo de otro amigo me recomendó tu agencia”. Pero para saber aprovecharse algo hay que tener – él. además es que es así. que soy un hombre casado. aún recordaba muchos nombres. Modestamente – Santi – soy un fenómeno. No fue muy difícil. cuanto más prepotente seas más real le va a parecer – yo. Santi – Campos. una llamada a su móvil y listo. Mucho morro – yo. bueno más bien los dejé con cierta sensación de inutilidad que me tomé como una pequeña venganza. si lo tratas de usted piensa que eres un don nadie. riñéndome – nos está resultando más listo de lo que pensábamos ¿no te parece? No – yo. Una cosa es razonando. ya lo sé – yo. incluso me pareció notar remordimientos en su tono. Por supuesto ni se iba a mencionar quien era. y tanto que se me notaba. como sabía que me reventaba el tema Sofía venga a meter el dedo. Mira. lo hacía apropósito.

que tiene precisamente lo que buscas. eso lo dices porque lo sabes – Santi . tenía razón Cris. ¿Qué? – casi saliendo por la puerta. ¿Y no tendré que cambiar también los calzoncillos? – Santi. Verás como no hace falta – yo – te va a oportunidad y si no lo hace es que no tragó. Vamos. diciendo que sí. cacique de los medios. que me picaron de cojones. algo que deje huella ¿entiendes? – yo – a estas alturas Domínguez estará babeando. lo amarró. secretitos. Si no los cambiaste por la mañana. ¿Ves? – yo. se metió en el papel a la primera. me salió sin pensar. clavándome la mirada. Si tuvieses que – Santi. del que Santi no me dio el nombre siguiendo instrucciones de Cris. no le dejó ni despedirse. me dijo menganito que tú eras el indicado para desarrollar la campaña que tengo en mente. Un proyecto arriesgado y valiente. ¿Por qué no? – Cris .¿qué le pasa? Que parece un poli – yo. Allá voy – Santi. 236 Raquel Couto Antelo . pero ellos sabrán lo que hacen.¿entonces dudamos? Que petardito eres – yo. vamos. de los nervios . Lo voy pillando – Santi – y quedo con él. queréis dejaros de mamonadas – Cris. ¡Santi! – ni me había dado cuenta. sin límites. Domínguez. lo estaba viendo. si puede ser. el pantalón. hasta estuve a punto de darle una tarjeta y eso que sabía que era un cuento. Me mosqueó.¿en qué se nota? Tenemos quince minutos. de coña. No puedes ir así – yo. Secretitos. amarrar a la mínima - La verdad es que me dejó alucinada. Muy bien – Santi – yo muy prepotente ¿y? Porque no me voy a poner: “tú. extraño. él que me guiña un ojo. es un proyecto innovador. de todas maneras era información que no me incumbía.SUBLIMINAL - Hay gente que no sabe lo que tiene – Campos. Y casi se me escapa. quedaron en quince minutos en un bar de la zona.¿qué tiene que cambiar? Los zapatos – yo – y la chaqueta y. deberías – Cris – ay que carallo ¿y ahora qué hacemos? ¿qué le pasa al pantalón? Demasiado cómodo – yo. hazme un anuncio cojonudo o te avío” Yo me refería más bien a ¿Domínguez? ¿qué hay? Soy fulanito. haciendo ejercicios de calentamiento como si fuese un gimnasta – vais a ver. ¡Ahá! – Campos .

Céntrate nena. en lugar de hacerlo más serio le daba más pinta de guasón. Me decidí por uno gris oscuro. 237 - Raquel Couto Antelo .¿cuánto puede costar? Como lo elija ella. algo que se me pasara por alto. ideales. de piel de revés. céntrate. Ni que tú vistieras tan bien – Santi a Cris – y tú – mirándome – mucho criticar. Te llamo. con el cepillo de las alfombrillas y ya casi listo. que sirve para todo. rascó las suelas de los zapatos. Como yo no soy tan dulce – Santi . Aquí abajo hay una zapatería que está muy bien – Campos – venimos en seguida. Los dependientes no me quitaban ojo. Había cada uno que quitaba el sentido y eso que a mi no me gustaban nada los tíos de traje. Venga vamos y paramos en la primera que nos cuadre de camino – Campos – andando ¿tú tienes una idea clara sobre cómo debe ser? Más o menos – yo. Y como lo elijas tú no va a valer – yo.¿esto nos lo pagarán. Lo primero que hicieron los dos fue mirar la etiqueta. pagaría por ver a Cris dentro. muy educadamente. pero que no se note – yo. menos mal. Vi de pasada uno que me encantó. Parezco otro – Santi – aún me vais a tener que tratar de usted. una pasta – Santi. digo yo? Si no. le daba aire de rico excéntrico. Trataré de entretenerlo al máximo posible y cuando no lo pueda contener más lo llevo a la comisaría. sí – Santi – si tú eres feliz así por mi que no sea. Tenías que verlo el día de la boda – Cris. Qué sean discretos. ¡Aquí! – yo – Caramelo siempre es muy socorrido. ni señales de que el traje estaba recién sacado del envoltorio. pero no hay quien te saque de los vaqueros – mirando de reojo a Cris. ya tienes traje para la comunión de la ahijada – Cris – tú vete elegiendo el traje. contadme – su mujer casi ni lo reconocía. con los zapatos en la mano. pero controlando. Volvimos al coche y lo arrugó un poco. muy bien.SUBLIMINAL Igual tiene razón ¿y si compramos un traje? Hay muchas tiendas por aquí – Cris . Dejadme aquí. Lo miramos y remiramos de arriba abajo unas cien veces para comprobar que no había ni etiquetas. de vestir. Lo probó y le quedaba bastante bien. Sí mujer. yendo de entendida. A mi no me amenaces – Santi. Es que yo con cualquier cosa que ponga – yo. Santi ¿a que te elijo una camisa rosa? – yo. Miraron uno para otro y no pusieron muy mala cara. Yo entré y fui mirando. Mátala – Santi – esta lo que quiere es saber es dónde quedé con su amorcito. nosotros vamos a comprar los zapatos. Tenemos diez minutos – Santi. Llegaron rápido.

él cogió uno y vino hacia mi. Cada uno parecía tener muy clara su misión. Qué iba a ser – Cris – es un agarrado. No – yo. te avisamos – Cris. ¿Tienes remordimientos? – Cris. serio – léala – clavándosela en los morros. Volvimos a la “oficina”. Yo también – sinceramente – suerte. me sentí Laura Holt. Cris me dejo saliendo del coche y fue a hablar con ellos.¿dónde está tu antiguo despacho? 238 Raquel Couto Antelo . Sí – yo. Cris llevaba el papel en la mano. bajamos del coche. ellos dos se metieron en un coche y se fueron. con curiosidad. que te lo digo yo. Estaba alucinada por lo que pasaba alrededor. No caerá esa breva – Santi – espero que tengas razón – mirándome. estaba pensando en llevar el traje de la boda a la comunión. Claro. Simón bajando la cabeza. sin saber. a el le damos un disgusto. ¿Tienen todos las órdenes? ¡Joder. Subí arrastrada por los demás. menos yo. Fran asesinándome. Pues adelante – Cris – al primero que los encuentre que te avise y tú llamas a Santi. Esto es una orden de registro – Cris. nosotros subimos y si están ahí te llamo. Ven conmigo – Cris . tío! – Andrea .¡te tocó! Vosotros vais a su casa – a Andrea y Oso . Junior montó el número de “no hay derecho”. él siempre lo sabía todo. Ordenó comenzar el registro. Ánxela me miraba sorprendida. Nadie hablaba. los demás. manos a la vista. da la señal – Cris. A una señal de Andrea salieron de la nada media docena de personas. va hecho un pincel. Ella fue la única que parecía apoyarme. pero su mujer nos va a invitar a cenar. silencio. como si ya supiese lo que íbamos a hacer. Cualquier cosa – Santi – los artistas no la necesitamos – mientras marchaba. ¿No sería muy caro? – mientras me sentaba. alterados. estaba Andrea esperando con Oso. míralo. Pasa para delante – Cris – que no me gusta ir de taxista. divertida. miradas cruzadas. Entramos en la oficina. despacho a despacho traed la gente a la entrada. daba órdenes en silencio: dos en la puerta. Ella le enseñó un montón de papeles. - Me parecía estar viviendo una película.SUBLIMINAL - Si encontramos los disquetes antes.¿a ti que te parece? Venga. en la berza. Tino actuaba como si lo tuviese previsto. ¿Te apetece volver a tu antiguo trabajo? – Campos.¿tienes a los otros en posición? Sí – Andrea – esperando la señal. la de siempre. ¡Mala suerte! – Campos riendo .

¿Sabes qué me dio por pensar? – Cris dulce. Es cierto. claro que puede – Cris. que los extraviaste tú – Cris. Entonces estabas ordenando esto e igual – Cris. Vaya. ¿Sí? ¿Qué cosas? Ver la manera de pasar el tiempo sin hacer nada – yo. Tenías razón – Cris. Los miramos uno a uno y no estaban. es cierto – pareció sorprendido de que le diese la razón y eso que la tenía. estaba muy serio – la caja de los Y seguía allí. No eres perfecta. Parece que sí. La verdad es que ya no lo recordaba muy bien.SUBLIMINAL - ¿Si te puedo ayudar en algo? – Sofía. nadie lo es. ¿Qué? – disimulando. pero no escuchárselo a nadie.¿por dónde empezamos? No creo que estén aquí – yo. Habrá que revisar todo – él. lo recuerdo – seguía serio . la caja de los disquetes aún estaba donde la dejaste – Cris. deberías asumirlo. Es aquella puerta – yo. entrando – de despacho no tiene mucho ¿no tienes claustrofobia? ¿cómo te apañabas? Abría la ventana – yo. Él estaba en la esquina mirándome. No llegamos a ninguna parte. la “servicial”. disquetes estaba aquí. Que nadie cogió esos disquetes. Sí. Berta. Por una vez – clavándome los ojos – por una vez le vamos a hacer caso a mi intuición ¿te parece? Tú mandas – sin intención. gracias hombre ¿se puede saber qué me estás llamando? – yo. quieta y callada – Ánxela tenía una sonrisa de victoria. Despistada. que lo de genio despistada me hacía mucha gracia cuando lo decía yo. que yo soy muy feliz y además perfecta – y 239 - - Raquel Couto Antelo . es lógico que se te escapen algunas – mirando las carpetas. Sí. Tú comienza por ese armario de ahí – yo – a ver si todo está como antes. yo también. serías más feliz – este de qué va. como si mirase una obra de teatro y volvía a tener aquella sonrisa que me derretía. Me hizo repasar uno a uno todos mis movimientos desde la última vez que los había visto. serio – quédese aquí con los demás. También puede ser – yo. eso es lo que te estoy llamando – sonriendo – tienes demasiadas cosas en la cabeza. como iban a estar.

si había visto el doble de carpetas que él. Ven – él – este debería ser tu despacho. Una tras otra. no me hizo falta abrirla. Cogí otra. en los libros? – yo. Asentí con la cabeza. por eso pensé que podían estar aquí. Puse las manos en fue como volver meses atrás. Fran. ¿Qué pasó? – yo. derrotados. sé que están aquí. tú sí que eres una reina. cada ve estoy más colgada. acojonada. cuando los quise ver no estaban – yo – gracias por ese si. y Junior. Y venga carpetas. No. por si - ¡En mi casa! – me vino de repente. allí no estaban – Cris. ¿Y? – pensando en qué más nos daba. Él me sorprendido de comprobar que hacía algo bien. Los compañeros de Cris.. no. Voy – Cris – tú sigue y. lo siento. Te quiero. Puse los discos en el bolsillo de atrás sin que se notase. encuéntralos. Ánxela tenía cara de circunstancias. volvía a tener el tono del coche. momentos. estaba mal cerrada y se cayó todo en el suelo. Gracias – yo. demasiado fácil. Ánxela te prometo que para la próxima no me meteré donde no me llaman. ¡Cris eres un genio! Salí disparada como si se me fuese la vida en eso. te da la luz del día. Crucé los dedos. Salieron disparados diciendo aquí estamos. Allí controlaba yo. cuando empezaba así sabe Dios lo que me tenía que decir – pero. Aquí hay un motín – uno de los agentes. es que me la primera carpeta y miraba. Una tras otra. supongo que el ordenador. el invencible. yo a su lado. Simón ya levantaba la cabeza. ¡Apura! – Cris. Yo también me reí. así no tendrías esa carita blanca que tienes – mirándome con dulzura. Encendí lo encontrábamos. Paré y miré en la mesa por si estaba levantando pesos sin necesidad. sin ánimo. Eso merece un “¿seguro?” – riéndose.. Me fui preparando para que me diese que vino un extraterrestre a decirle que por mi culpa se había extinguido su planeta. Todos se me quedaron mirando. Que apurase. hazme caso. si los extraviaste tuvo que ser antes ¿recuerdas? – Cris. allí no quedaba nada. ¿Entre los papeles que me llevé. se ve a la gente por la calle. el dúo dinámico.SUBLIMINAL por eso te quiero. por lo que más quieras. 240 - Raquel Couto Antelo . No. este siempre me viene con estas cosas en los peores deshace. se me hace irresistible. ¿Y Cris? Lo vi sentado en la mesa de Sofía mirando por la ventana. Mejor de ese descerebrado que de Cris. que le voy a hacer. Sofía colgada de Simón. Es cierto. Pero – él – el cabronazo ese llamó al papaíto sin que nos diésemos cuenta. porque aún tengo algo que ofrecerte – sin mirarme – si fueses tan autosuficiente como pretendes ¿que sería de mi? Yo no pretendo ser autosuficiente – mentirosa. a respirar polvo. ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! Gracias Dios por ser tan bueno conmigo ¡te quiero!.

tuvieses siempre la razón ¿quién te aguantaría? ¿qué sería de mi. Ahora viene lo peor – él – pero no creo que tengas muchos problemas. Bajaba hablando con Andrea. claro que a mi tampoco se me ocurriría ¿y a ti como te vino la inspiración? – yo. Él llevaba los disquetes en la mano. A veces sorprende ver como eso de que las noticias vuelan es cierto. ¡Eres la hostia! – me dice. - - Me pasó el brazo por la espalda y con una sonrisa encantadora se me echó encima. buen trabajo – los compañeros aún más alucinados – encontramos lo que vinimos a buscar y además llevamos propina. y de qué manera. o los habrá cambiado de sitio. los levantó con aire victorioso. ¿Vamos? – él. Pasé al lado de Ánxela y me dio un abrazo. todo para nada. ¿Qué no puede ser el qué? – enfadado. Esa pregunta ofende – él riéndose. seguro. dónde cabría yo? Pero ¿sabes qué? ¿Qué? – él. ¿Por? – yo – fuiste tú quien descubrió donde estaban. mis antiguos compañeros tenían cara de sorprendidos. ya decía yo que Domínguez muy listo no era.SUBLIMINAL - Y que Santi se lo llevó a la comisaría. Bueno. así que sigue como hasta lo de ahora – riéndose – eres la hostia. yo paralizada. pero la cara de los compañeros de Cris aún era mejor. lo vi. hasta me sorprendo yo misma de las que armo. Vamos a detener a este caballero por obstrucción a la justicia – señalando a Junior – y el resto que se mantenga localizable. el mérito es tuyo. Qué esta vez no puede ser – yo. o yo que sé. Recuperó la sonrisa y me miró. Que quepa yo – perdiendo los nervios – porque no sé si tendrás sitio para los tres – sacando los discos del bolsillo – tenías razón. yo no hice más que liar la madeja. Cris – yo – no siempre vas a tener razón – sorprendido – porque si además de esa pinta de chulo castigador que tienes. no paraba. Bueno. 241 - - - Raquel Couto Antelo . lo vi casi llorando y me volví a abrazar. Veinte te quieros por el medio y no pude contener las lágrimas cuando me di cuenta de que lo decía en serio. Nos incorporamos y me limpió las lágrimas. él llamó a su abogado y a estas horas ya habrá eliminado los discos. Chicos. Sí – yo. Empezó a besarme con una mezcla de pasión descontrolada y alegría infinita. En los descansos de las escaleras había mucho curioso y a la salida del edificio también. tenemos los disquetes” que metía miedo. Él que me abrazaba y me acariciaba. pero que buena gente es. estaban en una de las carpetas. Él también se emocionó. Todos mirándonos. cuanto más difícil lo tienes mejor te va. diciéndole que llamara a Santi y un “que le ponga las pilas a ese cabrón. yo sigo diciendo que si tú no lo dices ni se me ocurriría mirar en mi despacho.

Sí. 242 Raquel Couto Antelo . por eso precisamente. este sí que está mal . ¿Por? – él No sé ¿y si no tienen toda la información que necesitamos? – yo. Al principio no. tan digno. Berta – él – da igual lo que tengan. Vino - ¿Habrá que felicitarte? – a Cris – tenías razón. pero es una urgencia – Cris. sanos. me muero con la curiosidad. - - Llegamos por fin. Había un montón de gente el resto de los que habían intervenido no estaban tan eufóricos pero bien se les notaba que tenían la alegría en el cuerpo. lo que importa es que lo podemos conseguir. Ya – yo. sí – Andrea – venme tú ahora con disimulos. era nuestro día de suerte. que aunque traten de entorpecernos el camino siempre vamos a encontrar la salida.SUBLIMINAL - ¿Ese semáforo no estaba en rojo? – yo. en la oficina no estabas tan serio – de vacile. por el acento – él – te voy a dar yo a ti acento – y sigue conduciendo como un loco. No – él seguía a lo suyo – lo que es una urgencia es llegar antes que los otros ¿no te mueres por ver la cara de Santi cuando le digan que nos marcamos un revolcón delante de todos? – y después digo que a mi se me va. Ya estoy contenta – yo. Ya aviso a Santi. ¿Qué lo dices? ¿por el acento? – yo. pero ahora sí – él – después del golazo que acabamos de marcar ¿quien nos tose? ¿No estás siendo triunfalista de más? – yo. a salvo y daños. Sí hombre. Es de coña – él – lo de meterse con nosotros es de coña. Es cierto – yo. serio – antes de hacernos demasiadas ilusiones – vaya sorpresa.¿lo imaginas de punta en blanco. Estás muy bien cuando estás contento – yo. como Cris. tirándose de los pelos? – él que se ríe. Andrea. No. concienciada – a ver que sale al juntar los tres discos. vamos a ver primero lo que tienen los disquetes – Cris. hija mía – Cris. Da igual. Sí. algo ciertamente sorprendente. ¿Y que tengo que hacer para ver como estás tú cuando estás contenta? – Cris. o mejor pasa tú. sería una suerte que llegásemos ¿y para esto gastan tanto dinero en anuncios los de tráfico? sin causar esperando. Más bien lo imagino tirándonos de los pelos a nosotros – yo. ¿Ahora? – fingiendo sorpresa – pareces inglesa.

buscando. Yo fría. estábamos todos esperando el premio gordo. que tenía el disco verde. Sonia desiste. todos miraban al ligue de Campos. Mejor síguele la corriente – Andrea. ¿Más tranquila? – él – tú pide. Nadie decía nada. backups y muchas cosas más que rimaban con estas. necesitaba romper algo. Berta – Sonia – ven.SUBLIMINAL ¿Santi lo sabe? – Cris. Lo sabía. Campos me miraba. que me debió notar fuera de sitio – merecéis un momento de gloria. Tenían lo mismo que tenía yo en la oficina. Nunca se lo enseñé y no lo pudo ver porque no sabía donde estaban ¿no? – yo. Pensé que me vacilaba. No pasó nada. Pues que nadie se lo cuente hasta que ella y yo estemos delante – no hay seriedad ninguna – no nos estropeéis la fiesta – gritando. haberlas las hay. ¿Cómo lo hiciste? – yo seria. tienes caa cosa. Me levanté y empujé la silla contra la mesa. pide por esa boquita que aquí estamos para eso – en un tono que no sabría calificar. silencio. el travieso. pero salen varios agentes por la puerta. Me senté a su lado. habrá que preguntárselo. Por miedo. Sonia tecleaba desesperadamente. violenta diría. ¿Por qué desconfías? – Andrea.¿o piensas que eres la única que tiene algo que perder? No . 243 Raquel Couto Antelo . Seguro que resultaba que lo de los discos y la información secreta y toda esa carallada era algo parecido a lo de las meigas. Me dijo que estaba pasando los disquetes al disco duro del ordenador a ver que pasaba. no sé lo qué. pero dónde aún nadie lo sabe. un montón de jeroglíficos indescifrables. sin darme cuenta. supongo – yo – si no sirve de nada estoy muerta. mierda. Berta – Cris – ¿me haces el honor? – este se volvió loco del todo. que alguien me traiga a Fran inmediatamente. me explicó no sé qué cosas de bits. Se lo enseñarías tú alguna vez. No – Andrea – no íbamos a entrar ahí dentro a contárselo. ¡Mira que eres pesada! ¿quieres saber cómo es que Fran conocía el contenido de los grandes éxitos? – él – pues nada. lo vería. vaya situación embarazosa. Yo me sentí un poco no sé como. ¿Cómo sabía Fran lo que tenía el disco? – yo. Silencio. Sacó los discos del bolsillo de la chaqueta. yo qué sé – Cris.¿por qué me riñe? Para mi que no se refiere precisamente a su trabajo – Andrea en voz baja – alegra esa cara mujer. Y yo contigo – Cris . Cruza los dedos desconfiada – Cris. se los dio a Sonia.

dándole la razón.. Sí. Vale – Sonia. dándome el disco que tiene la fecha más antigua.. Sí.Sonia Ese es distinto. el problema no estaba en los discos – a ver si entre todos razonamos un poco.¿quieres que lo haga? Sí. estaba en blanco. Menos mal – Cris. interrumpiéndome – dale. pero tenía que hablar. estaban como los recordaba. Algo estamos haciendo mal – yo – el descodificador es el verde. como cuando hice. que burra soy. lo recordé al verlo. tranquilizándome. Cris tenía razón. No le valían de nada – Sonia – son como el verde. vamos a empezar por este a ver que pasa. son los mismos – yo. Y por lo que se ve el original tampoco – no sé quien. las rayas que le hacía con el boli cuando me ponía de los nervios.. ¿Cuál metiste primero? – como si eso me dijese algo.. menos mal – yo. Debe ser – yo. sí que sé como abrirlo y cerrarlo – yo. hablando como si supiese de que.SUBLIMINAL - Como te expliqué – Sonia. por el sistema de seguridad. pasando de él – entonces.¿son los mismos? Sí. Ya todos sabemos lo que hiciste – Cris. los metía en el ordenador . vamos a empezar de nuevo – yo. Este – Sonia. eran los de verdad. Que nos diga los pasos a seguir. Raquel Couto Antelo 244 . claro – Sonia . pero aquello no nos valía de mucho para lo que queríamos hacer. - Abrimos los primeros archivos.¡hostia! . yo siempre anduve en estos dos. había mirado tanto aquellos disquetes cuando pensaba que eran de contabilidad que los conocía al milímetro. Pues entonces lo debí copiar unas cien veces porque no sé como se cierra – yo. la copia no funciona. si ellos tenían estos copiados de mi ordenador. Abrimos el último. vacilándome. ¿Qué esperas que pase? – Cris. Déjamelos todos ¿puedes borrar los del disco duro? – yo. preocupado . tranquilo. ¿Y el verde no? . Si algún día sacaste el disquete sin cerrarlo.¡por eso los conocía Fran! ¡Los copiaste en el disco duro del ordenador! – Cris. sí – Sonia. no soportaba aquel silencio tenso. Míralos – Cris.

Seguí avanzando. Sonia sonriendo. Una lista de nombres ordenados en función de algún criterio aún desconocido. Exactamente – Cris. no era un orden alfabético. Lo primero que aparecía era una especie de licencia de uso.¿y a ti qué te pasa? Nada. es que se me va. Noté la mano de Cris en el hombro. lo miré y sonreía. ¿Ves algo que te resulte familiar? – Cris. 245 Raquel Couto Antelo . así – Cris. ¿Cuál primero? – Sonia. ni jeroglíficos. seguro que ya es así. eso sólo funciona en el disco duro – Sonia.¿qué le vamos a hacer? ¿Puedes mirar si había algo y se borró? – yo. vacilando. El que metiste antes de primero – yo – ese – Campos se ríe . una limitación de acceso. Da igual – yo – no es importante. Ahora cogemos los discos y los metemos – yo. Tenían en el lado derecho una marca.SUBLIMINAL Cuando no está de ser. Claro – Andrea. unas en negro y otras en rojo. Sonia se aparta a un lado y me deja el ordenador. ¿Quieres hacerlo tú? – Sonia. Eso creo – Sonia. picada. que asoma por entre las dos – sois las mejores. no está – Oso . ¿Me he equivocado alguna vez? – yo. Así se hace. Si ella lo cree – Cris – habrá que hacerle caso. teléfonos de contacto y una palabra a la izquierda. Un montón de empresas y personas físicas. Porque soy perfecta y nunca me equivoco – yo. Estamos bien – Andrea – vaya ingenieras informáticas. no era la misma para todos. un código de contacto suponía. Creo que sí – yo. Se podía leer claramente. Ahora ya no había símbolos. No. Nunca – Cris – tú. ¡Joder! – Andrea. Y no lo voy a saber – me estaba recuperando. ¿Si? – yo. que parece que sabes lo que estás haciendo – Cris. nunca. ¿Sabes de qué va? – Sonia. Nombres de campañas. podía sentir como la fuerza del universo me apoyaba. a Sonia.

pero eso no quiere decir que nadie supiese nada exceptuando la persona que hizo ese documento – Cris. Joder. que vas muy bien – Cris. vamos! Eso también es cierto – Sonia . 246 - - - Raquel Couto Antelo . ¿Cómo que no? – yo.¿y entonces quien hacía los movimientos? Ya sabes. nombres. Cuando llegué al final el mismo programa mandaba insertar el segundo disco. no hay mal que por bien no venga – Cris. nosotras que la miramos extrañadas . ¡Esto es mucho! – yo. hablando sola – mira tú donde metían el dinero los pobres. ¿Dónde? – Cris. Miles de cabezas sobre mis hombros. cómplice. Claro – Cris. ¿Y eso cómo lo sabes? – Oso. vas por buen camino – no lo sabían. Al final. escéptico .SUBLIMINAL Sí – yo. Así lo hicimos y allí estaba. Me sumergí en la información que salía de la pantalla y desconecté del resto. fechas. no lo dejarían todo al azar. A la fuerza la contabilidad no reflejaba nada – yo. Aquello metía miedo ¿qué habían estado haciendo con nuestro cerebro? Debía de haber más de cien nombres. Cuando Domínguez se entere de que se le acabó el chollo le va a dar algo. alguien tenía que transferir el dinero a esas cuentas. para que recogiese el dinero el primero que los viese? Tendrían que llevar un control de lo que hacían. Sigue. todo. Vaya cantidad de nombres. él sorprendido – las de negro son las legales. Pero seguro que ya no existen – Andrea. ofendida porque le quitasen mérito al descubrimiento y buscando una explicación que pareciese lógica – pensadlo bien – ganando tiempo – si están aquí anotados los números por algo será – muy bien Berta. apuesto la cabeza a que no tenían ni idea de cuales eran las cuentas. Porque para eso me tragué todos los archivos de la historia de la agencia – yo. no creo que fuesen los clientes directamente ¿no te parece? ¡Pues hay que ser bien gilipollas para dejar anotados los números de cuenta. la contabilidad completa. Aquí – yo..¡venga! ¿de verdad creéis que no han cambiado el dinero de cuenta cuando los cogieron? La verdad. El resto no sé que es – yo.. cuentas numeradas – Cris – o sea que ya podíamos repasar cuentas e impuestos que no los íbamos a pillar. movimientos financieros. No me extrañaba que anduviesen detrás de los disquetes como locos. la mayoría sólo tenían anotaciones en rojo.¿que los pusieron ahí. Al milímetro. – Cris – muy lógico no sería.

y claro se le olvidó dónde y mando a tres víboras en su búsqueda en lugar de ir él mismo a su despacho a cogerlos. esto estaba en su oficina. un día guardó los disquetes – Andrea – eso sí. - Dejó el tema aparcado esperando un momento mejor – Cris – y de repente se dio cuenta de que se le venía encima el cambio de moneda y puso en marca el dispositivo de búsqueda.. pero a ver Berta. Porque debía ser de las pocas personas que tenía tan poca idea de lo que estaba pasando que no podían pillarlo y como es un pelota seguro que aceptó encantado – yo. mosqueando. curioso .. Mujer. 247 - - - - Raquel Couto Antelo . Igual él no sabía donde estaban – yo – igual no era él quien llevaba ese tema. Si las cuentas están en pesetas las tendrá que cambiar. hacerme caso. que lo vea – Cris – que le va a hacer falta y que su hijo llame a otro. ¡Qué cojones hacéis ahí! – Santi. por lo del euro – yo – bueno yo que sé. como si lo que estaba - - Cuando miré para ellos parecían diciendo tuviese sentido.¿Cuánto hace que llegasteis? ¿se puede saber por qué no me avisasteis? El tipo este no hace más que decir que quiere ver a su abogado y yo ya no sé que decirle. eso lo aclara todo – Andrea. ¿Qué pasó? – Santi. Qué lo vea.SUBLIMINAL ¿Y si Domínguez sólo iba detrás del dinero? ¿y si le importaba una mierda lo de volver a poner en marcha el proyecto? – yo. O para no perderlos – yo. ¡Sonia! – Cris – mira si puedes localizar esas cuentas. él sabía lo que había ahí dentro. y además ¿para qué iba a montar ese grupito especial de cerebros? ¿para buscar unos números de cuenta? Tampoco creo que él sea incapaz de distinguir un número de cuenta. donde los pudiese coger cualquiera. ¿Qué? – Cris – le tienes una manía a ese tipo. enfadado . no tengo ni idea de como funcionan los paraísos fiscales – a lo mío. ¿Y por qué le cargaron el muerto entonces? – Cris. Pasa de ella – Cris a Andrea – no hay quien le quite de la cabeza que Domínguez es una marioneta. porque acabamos antes que discutiendo con esta – mirándome – y si encima tiene razón ¡quién la aguanta! Así que según tú – Andrea – el tal Domínguez montó todo esto para conseguir un dinerito. Bueno y si – yo. Y claro.¿los encontró? ¿Y no los iba a encontrar? – Cris – la chica es una fenómena – como si yo no estuviese allí – que haga esa llamada.

Ya – Santi – no. que ya no aguantaba – dicen que hubo quien se pegó un revolcón con la alegría y todo. en resumidas cuentas era mi vida. no paraba de mirar a Cris. o qué? Tienes razón – Cris. No hombre – Cris. Sí ¿por qué lo dices? – Cris. pero Fran no tenía muy buena cara y me miraba como si fuese la persona más cruel del mundo. En el medio y medio de la oficina – Santi. que tiene un ventanal tremendo. ¿Qué hacemos con este? – Cris. por decir algo. Sí. Venga. echando leña – en el despacho de Sofía. Dicen que si – Andrea. Que se vayan poniendo de acuerdo – Cris. ahora ya no hacía mucha falta. a Santi que le preguntaba con la mirada. vaya. Claro – Santi – y porque no había una cámara de televisión cerca que si no. no me vio. No sé que le dijo. no podía evitar sentirme incómoda. ¿Así que el registro fue bien? – Santi. después a mi. yendo hacia Fran. Se le veía la sangre correr hacia el cerebro. si van a acabar alquilándolo para lunas de miel – riéndose.. muy bien – Cris. cólera. así también nos vieron desde la calle. – Cris – que fue por la alegría de encontrar los Quiero suponer que eso fue después de que hablase contigo – Santi. yo que no sabía donde meterme. tío disquetes. Fueron las vibraciones del despacho – yo. así como de tigrecito herido – vacilando.¿dio un golpe de estado. ¿Delante de todos? – Santi. porque decir que era mi intimidad era un poco excesivo dadas las circunstancias. No hizo falta decir nada más. Santi encendido de no sé.SUBLIMINAL Una agente que estaba allí de pie se va y después sale con Junior para hacer la llamada. a Cris – no me digas más. Porque como los encontrases antes y no me hayas dicho nada te mato – Santi mirándome – tenías que ver con que voz se despidió de esa llamada. Desde cuando le hay que preguntar a ella – Santi . Cris que disfrutaba cada segundo. a mi. Lo llevaron ha la sala donde estaba Junior. Raquel Couto Antelo 248 . haciéndose el interesante. el “inocente”. Y tanto – Andrea. Por la puerta entró Fran. Lo llevó de vuelta..

Escuché algo de barullo. Vete a rascarla a – Cris – con la actividad cerebral que tiene la tipa esta aguanta un mes sin aire. pero me daba en el cuerpo que aquello era agua fría.¿mucha o poca? Mucha – Cris – le viene bien un frenazo de cuando en vez. no es que me disguste ducharme. eran de un banco muy conocido de esos que ponen muchos anuncios en la tele. mira que si se queda así para siempre. pero mira como la dejaste – Santi – la tía tiene claustrofobia. Id a la mierda – yo. la tensión o lo que sea.. En cuanto sepas algo de esas cuentas nos avisas – a Sonia – el resto podéis marchar. Desperté porque me faltaba el aire. que no tenía ni idea de que me estaba hablando. 249 Raquel Couto Antelo . Ni sabía que hora era. resucité cuando Sonia me vino a decir que había encontrado las cuentas. Cris le cortó el paso y lo llevó a la sala de interrogatorios con Domínguez. una más. ruido de agua. ¿llueve? ¡llueve! Abrí los ojos. ¿Mal despertar? despertar. Tiene mal despertar – Santi – que chungo. ¿De qué vas? – Cris – sólo fue un segundo de nada. eso es lo que te parece a ti. pero nada perturbador. me volví a tirar en el banco y seguí durmiendo. estaba esperando un fax con la comunicación sobre el saldo. Os callaréis – yo. todo lo contrario. ¿Estás viva? – Cris – ya comenzaba intentando despertarte y tú ni caso. ¿Ves como no le pasó nada? – Cris. Pero me volví a sentar. poco después salió Cris. no era una sensación desagradable así que yo seguí medio durmiendo. – Cris – vas a saber tú lo que es tener mal Siento que me coge por la cintura y que me lleva en brazos. Se fue sin esperar la respuesta. Yo. A la pobre no le hice ni caso. dando la vuelta a ver si me dejaban tranquila. ¿Ves? Una ducha fría – Cris – eso si que es despertar mal. a dudarlo. ¡Venga! – Cris – que tampoco fue para tanto – sintiéndose culpable – fue una medida desesperada. Sí. tú no – a mi – queda por ahí que nos vas a hacer falta – como si fuese la rueda de repuesto. lo de siempre. que no recordaba donde estaba y que la voz de Cris me sonó demasiado fuerte para lo que podía soportar mi pobre cabecita. llevo media hora Yo desorientada. recogió a Junior y Fran y los llevó con él. Se abren las puertas. Santi se fue con ellos. entre que trataba de volver a respirar con normalidad. ahora hacía frío.. aquello parecía más bien un vestuario ¡un vestuario! ¡una ducha! Me puse en pie en seguida.SUBLIMINAL Entró el abogado de Domínguez y vino directamente hacia mí. ¿Y esa cuánta es? – Santi . Mira que si le dejaste el cerebro sin oxígeno demasiado tiempo – Santi.

desperté de repente. ya perdí el de ayer. claro. No va a haber número ninguno – Cris. vaya si desperté. Ah ¿no eres quién? – yo – pues si no lo eres tú. ¿Te parece mal? – Cris – pues dicen que es muy sano. eso es precisamente lo que me gusta escuchar al - Lava la cara – levantándome por un brazo y arrastrándome a una de las piletas – con agua fría.. Gracias hombre. tú lo del salto del tigre lo tenías dominado ¿no? Cris. despertar – yo. sin duda. ¡Sí. ¿Voy a ir a la cárcel? – yo – supongo. ¡Las cinco! – yo . ¿Estás de coña? ¿quieres que me dé algo? – yo. Las cinco de la mañana más o menos – Cris. hombre! – Santi – y perderme el número erótico.¿y para que me despiertas? Tenemos que hablar – no sé si serio o enfadado. Largo – Cris. viéndole el lado bueno. a ver si cayaban.SUBLIMINAL Mirándolo con casa asesina porque a hablar no me daba. no estás muy espabilada que se diga. 250 Raquel Couto Antelo .¡despierta de una vez! – enfadado. Él no hablaba. no sé quien va a ser. Bueno. Él no decía nada. Ni siquiera sentí el frío del agua. ¿Qué hora es? – yo. ya no se alarga más esta agonía – yo. ¿Qué salió mal ahora? – yo. marchando – lo sé. Nada – Cris – de eso tenemos que hablar. Así que llegó el momento de pagar – yo. Eso te lo dicen arriba – él – yo no soy quien. Tranquila fiera – Santi – que el tigre es él. aún no estaba muy lúcida – mejor será que te refresques un poco. con filosofía. Berta – Cris .. Pues dúchate tú – yo. Tú me engañas – Santi. que ya cogía aliento – que eres el que está contaminado. que le mete un puñetazo en sus partes. por cierto.

como me voy con cualquiera – con sorna.¡la hostia! Qué romántico – yo. ¿No qué? – él. Ya casi me había acostumbrado a esta situación ¿crees que aprobaría las oposiciones? Este trabajo es muy interesante – yo. Calla y bésame de una vez . Sí que es importante – él . No – yo. ¿Todo lo qué? ¿te van a ascender? – yo. No me echan y doy gracias – él. Además lo de tener antecedentes no creas que te va a ayudar mucho – Cris. 251 - Raquel Couto Antelo . Esperaba que sí – yo. mucho te gusta mandar – yo. ya me parecía una mal costumbre – tranquila. ¿Y qué esperabas entonces? – él. Eres muy bajita – Cris. de cachondeo. Gracias – él. No era eso lo que esperaba escuchar – yo.¿estás despierta del todo? Fresca como una rosa – yo. y me abraza fuerte. ¿Gracias? ¿por despertar? – yo. No me da la gana. No sé porque. debía puntuar doble – yo. muy fuerte. tranquila – él cariñoso – te voy a mandar una lima dentro del bizcocho – enloqueció. Pues espero que sea algo importante porque no me parece el momento – yo. ¿No será mucho esperar? Ya sabes. y me dio por llorar.SUBLIMINAL Ya te lo dicen arriba – él – ahora quiero hablar de otra cosa. al final conozco las dos caras de la moneda. Para que después digan que eres muy calladita – y me besa él. ¿Y si no te quiero? – él. Calla – Cris. Por todo – él. ¿Y eso no es muy discriminatorio? Seguro que es anticonstitucional – yo. ¿Te quiero o algo así? – yo.

Raquel Couto Antelo 252 . es motivo suficiente ¿no crees? – Cris. tú no eres cualquiera. que comenzaba a agobiarme. Porque tú no eres cualquiera Berta.SUBLIMINAL Que no es mucho esperar ¿si te vas con cualquiera porque no vas a venir conmigo? – yo. Tú sabrás – yo.

que porque no nos había dejado hacer nuestro trabajo a gusto. ya que Tomás no lo hacía. seguro que se libra. con lo que decidí que había que tratarlo bien. allí ya lo conocían. Y sin darme cuenta me sacaron los contratos de los chavales de la central y no sé qué de fondos en negro. Pensaría que la había tomado con él por andar detrás de Berta. meterse con Berta y poco más. que ahora no podían decir que ellos no sabían nada y que él le echaría la culpa de todo si lo acusaban de algo. pero Fran le recriminaba una y otra vez que llamase a su padre. Pensé en dejarlo allí por no quedar como un incompetente mandando traer gente que no me hacía falta. Me escamó porque sólo venía él. el que me enchufó en la agencia.SUBLIMINAL Capítulo 18 Traté de no ponerme triste y casi lloro. menos mal que lo vieron. Junior no sabía de que iba la cosa. A él le parecía que esto de llevar una empresa era como ser el cabeza de familia. Yo seguí con lo de siempre. mucho más que Tomás. pero que necesitaba una compensación. que me encargase yo porque Tomás no tenía el carácter que hacía falta. ¿Y Simón? seguro que hizo un trato. para que le hiciese un trabajito. Me pusieron un plazo de cinco años para que se calmasen las cosas y después me darían el puesto de Tomas. sólo firmar el contrato del chaval y contratar como administrativo a otro que también me habían recomendado. ya entonces. aunque la oí llorar. Que no pensaba cargar con el muerto de nadie. - . más bien todo lo contrario. Domínguez no necesitó demasiada ayuda para contar todo lo que sabía. Por aquel entonces la parte administrativa de la empresa – Domínguez – no ganaba mucho. cuando los amenacé con decir nombres y dar más explicaciones de las que me pedían. El administrativo venía destinado de la central. si de algo se me puede acusar es de luchar por el bien de la empresa – anda qué. revisando las campañas y controlando a los creativos. Yo ya tenía padre ¿no sé si me entienden? Quería ascender. Se lo tomó bien.. Lo discutieron. Pasaba muchas horas en la oficina y tenía muchos contactos. Raquel Couto Antelo 253 . pero cuando empezaron a hablar de penas y años di en preocuparme y les dije que no había problema. Fran suplicaba y pedía justicia ¿por qué a él? Al principio no me di cuenta de lo bien que hicimos al traerlo. no estaban Simón ni Sofía. Yo. con sus nervios contagió a Domínguez. El poco tiempo que esperó con el hijo del otro le debió resultarle eterno. esperaba que no se me notase. una especie de venganza o yo que sé. yo sólo le mandaba hacer y él hacía. un incompetente. un par de llamadas a la central. Fran y el hijo de Domínguez eran peones. no sabía de que iba pero me olió a que me estaban usando como cabeza de turco y no me gustó. nunca la tuvo. nada en definitiva. a mi no me pareció suficiente así que para que me conformase me aumentaron el sueldo y cobraba. Al principio no me hicieron mucho caso. que tampoco era mucho. algo que a mi no me interesaba porque me habían prometido contratar a un administrativo que se encargase del papeleo y mi tarea sería la dirección del departamento. no tenía madera de jefe. Me dijeron que era el procedimiento habitual. Que él no había hecho nada. Un día me llamó de la central.. No me pareció nada importante. . fue un fichaje estrella. ¿Y usted qué tenía que hacer exactamente? – yo. si fuese por él los beneficios se diluirían en el gasto creativo y para la empresa nada. A mi me habían encargado que colaborase plenamente con la justicia. aceptaron.después vinieron con aquella tontería de que estábamos fuera de la ley. Me parecían insignificancias. trataba a los empleados como hijos. Pero empezó a perder los nervios y cuando eso le pasa a los demás resulta beneficioso. era un fenómeno. pero conforme la cosa se puso más cruda. Y en realidad tenía razón. Tomás era el jefe. venía un chico a instalar un nuevo sistema informático para agilizar la transmisión de datos. Tenía todo al corriente y a mi no me molestaba.Nada.

porque es muy buen chico – sí – y podíamos confiar en él. además conozco a su familia. Como Sofía tampoco se trataba mucho con Fran. Por eso se lo encargó a Fran – yo. era una neurótica. mejor.¿por qué suena a lo que dicen todos? ¿para qué se casan? – y en la oficina había una chica que. yo ayudaba a Simón – Fran. utilizó a Simón de enlace. Sofía le mandó buscar un archivo de los antiguos para tenerla entretenida mientras Simón entraba y cogía lo que fuese. desaparecieron como habían venido. Entonces fue cuando le contó a Fran que había escuchado hablar de mi y le mencionó también unos disquetes raros. Por aquella época la relación con mi mujer no iba muy bien. robar no me los iba a robar. Me pusieron la condición de que no comentase nada hasta que ellos hablasen con Tomás para comunicarle la nueva situación y vuelta a mencionar los disquetes. pero como a don Tomás le había caído en gracia había que aguantarla. Yo quedé en buscarlos y mandárselos. No me resultó difícil seducirla . Y lo de los disquetes. como decirlo. No sé. pero no sabía donde la tenía escondida. vino por mensajero urgente. el informático. Pero 254 - Raquel Couto Antelo . esos tenían que ser. uno no está ciego. no se lo dieron sacado. Tanto me llenó. si algo tenía de bueno era que trabajaba mucho y eso me daba más libertad a mi.SUBLIMINAL ¿Qué fue de los dos que vineron de la central? – yo. así no los tenía que torear yo. pero por cumplirle el capricho miré en el despacho de Berta. pero que Fran era íntimo de ella y que había que conseguir que se los pidiese o le dijese donde los guardaba. lo tenía todo bajo llave. el poder siempre resulta atractivo – sí. mi puesto. gente bien. mucho antes de lo que me habían prometido. A mi no me encargó nada. parecía que tenían prisa. Hace unos meses. no volví a ser de ellos – Domínguez. Alargué el tema ¿a mi que me decía de disquetes ni de historias de hacía cinco años? Para mi no había sido una buena época. En el medio de la conversación y como quien no quiere la cosa dejó caer que el chico. Sinceramente me pareció una tontería de la chica. había dejado unos disquetes que ahora necesitaban. me hizo una llamada para decirme que estaban a punto para trasladar a Tomás y darme a mi el puesto de director. los matrimonios se acomodan y la pasión muere . malo sería que no diese hecho a registrar el puto despacho. Sofía me dijo que a ella no se los iba a dar porque no se llevaban muy bien. que para mi que tenía algo que ver con todo el asunto. El día que eché un ojo abrí las puertas y los cajones y no di con los disquetes.¿tú a ella? – cuando le conté mis planes de futuro cayó rendida. será eso – llegamos a mantener una relación de intimidad que no viene al caso comentar ahora. además se llevaba bien con los creativos. Me dijo que los podíamos buscar y ver qué tenían porque si los jefazos se interesaban tanto por ellos sería por algo. Con todo. que una vez avisado Tomás de que se marchaba y yo tomaba posesión la largué. Al día siguiente volvió a llamar y le dije lo mismo. un archivador. La había visto con una caja. aún no nos contó nada de eso – yo. Tanta insistencia me llamó la atención. un jefazo. tiraron por el suelo mi reputación – si hombre – y por encima tenía que andar de secretaria del chaval aquel. Por fin llegó el día en el que firmé el contrato. Yo le conté lo de la insistencia con los disquetes y a ella le pareció mucho más interesante que a mi. no le gustaba que la gente fisgonease allí. tanta sutileza y la chica no se daba por aludida. Era complicado porque lo tenía todo de su mano y la mujer pasaba todo el tiempo allí metida. no era una persona que me resultase agradable y no era el único que lo sentía de esa manera. uno de los de la central.

Nos extrañaba que no se lo contase a Fran. pero mi hijo. sólo había hablado de que se llevara aquel disquete verde. Sonia me llamó fuera y vi a Berta durmiendo en el banco con cara de ángel. Y no los tenía – yo – estaban en la oficina. vino con una sonrisa que no le había visto desde que casó a su hija. Debió ser lo último en informática en aquel tiempo. ¿Es el mismo que le pedía los disquetes? – yo. Miré los disquetes uno a uno – Junior. pero se empeñó en que no los tenía. pero que bien le quedaba. Obviamente no lo hizo. Queremos escuchar nombres – yo . Raquel Couto Antelo 255 . ¿Está loco? – Domínguez. pensábamos que se los había llevado. Revisamos el disco duro de su ordenador y pudimos ver las copias de los famosos disquetes. tanto robar y delinquir para no poder sacarle provecho. Nosotros bien sabemos lo que hay que tener en cuenta – yo – usted no se preocupe. ¿Muy a fondo? – yo. sabe Dios que estará haciendo con esa información. vio que faltaba el descodificador. No. que tenía una cuenta un tanto dudosa en un banco electrónico y que se gestionaba a través de aquel programa. Miré a Santi. ni siquiera entonces habían conseguido localizarlo ¿quién sabe dónde estaría? Los de la central tenían localizados a los socios de Domínguez y preparados para interrogarlos al momento. Ya – yo – y ahora queremos escuchar nombres. ¿Villa? – Santi . parecía uno de esos de las películas. que le sugería colaboración. Llamamos a mi jefe. ese es Pedro Alejo Contreras – Domínguez. vaya putada. De todas maneras volví a cursar las órdenes de búsqueda de los dos chavales. Eso también habrá que tenerlo en cuenta. tenía estilo el tío. La chica nos la jugó bien. ¿Quién le dijo que contratase a los de la central? – yo. En teoría lo había devuelto. cuando supimos que estaba aquí tratamos de interceptar los disquetes antes de que los entregase.¿por qué supongo que tendrá apellido? Francisco González de Prado – Domínguez. no son lo suficientemente grandes para que uno se dé cuenta de que se los están robando. intactas. el verde. así que la vigilamos. estamos de suerte. Los extractos de las cuentas.¡ahora! ¿Qué nombres? – mirando al abogado. ahora lo tenía arrugado. casi me daba pena que la mujer no lo viese directamente de la tienda.SUBLIMINAL habían desaparecido. la registré a fondo. - Siguió cantando al compás que le marcamos. Los movimientos se realizaban a través de una de esas sociedades de servicios. en algún sitio estarían. No – el hijo de Domínguez – allí no. Remirando en las órdenes de búsqueda vi la del informático. eso le dijo a Fran. Yo estaba feliz. Escuchamos los rumores de la manipulación del canal y Fran dio en decir que había sido Berta. Pancho – Domínguez. Quien sabe. con el traje y la corbata. analizándolos a fondo.

Muy bien – el jefe – es de suponer que no la volveréis a cagar . Como quiera – el jefe – la chica se queda y punto. y un cruce de miradas de segundos que se me clavó en el corazón. eran las tantas. Santi a mi lado.¿no cree? No. Esos comentarios están de más – otro . tenerles carnaza preparada. dentro de aquel abrigo. Lo que usted tenga pensado no importa. La calle se llenó de gente que iba y venía. ¿Y la chica? – el mismo.¿el jefe? – porque no vamos a estar sacándoos siempre las castañas del fuego – está guerrillero – mis chicos no tienen porqué andar limpiando vuestra mierda. en cierto modo se lo agradecía. Supongo que tampoco será un elemento clave. sólo algún escaparate apoyaba a las farolas.SUBLIMINAL Decidimos darle un respiro mientras esperábamos por los resultados del resto de los interrogatorios. volví a aquel momento sin esfuerzo. y mucho cuidado con andar tocándonos los huevos. si llegado el caso consideramos que hay relación. aunque indirectamente sí está relacionado con el que nos ocupa. consideramos que su caso. era lo que más le gustaba. no creo – el jefe – que quede todo zanjado de una vez. el frío. ya nos encargamos nosotros de todo – uno de ellos. hasta el final. El jefe llamó a las altas instancias y al resto de buitres. El móvil me hizo volver. no era que me entusiasmase perderme en términos legales y reducir esfuerzo y trabajo a nada. Había llegado un fax de la Guardia Civil con una ficha del informático que daba para alfombrar la comisaría. sí – el jefe. También la llevamos – el mismo. 256 - - Raquel Couto Antelo . pero aquella información nos ayudaba. Yo marché a tomar el aire. Como ya les dijo el agente Campos – el jefe – la chica se queda. Anduve calle abajo. una vez escuché que lo mejor cuando se estaba desorientado era volver al principio. parecía que la claustrofobia se había vuelto contagiosa. que tropezaba con nosotros. señalando a Berta. no tiene mucho que ver. La calle estaba vacía. prescindiremos de ella entonces – el mismo. se acercaba. La chica – yo – está durmiendo – el jefe se ríe. se trata claramente de delitos distintos y está más que probado que no actuó en acuerdo con el resto. Los vamos a trasladar a todos para interrogarlos de nuevo. con sorna – ahora ya sé porque no dieron resuelto el caso. la vendremos a buscar. aquella magia. di la vuelta y la vi venir hacia mi. ella también está implicada y nos la vamos a llevar – otro. Los cuervos entraron al poco de llegar yo. No – dije yo – para ella tenemos pensada otra cosa. Estaba bajo custodia así que de momento no podíamos echarle mano. Cogí el coche y fui a dar una vuelta. Puede decir lo que quiera – el más hablador – pero. Aquello no fue culpa nuestra – el mismo – ya se lo expliqué. Sí hombre. Santi bajó a la cafetería con el resto.

debía ser muy tarde y estaría demasiado cansado para formalismos. Iré contigo – Santi – no sea que necesites ayuda. Del otro chico aún no sabíamos nada. nunca se rebota con los trajeados. también fueron a por Simón y Sofía.SUBLIMINAL Suponga lo que quiera – el jefe. Muy bien – yo – la voy a despertar . ya lo sabes. el caso es aprovecharse del trabajo de los demás. quisquilloso. 257 Raquel Couto Antelo . Me sentí despreciado al ver su ansia por terminar con aquella situación. yo también. a su fuerza. Será porque no te reconocen y piensan que eres otro – yo. digo yo? Claro que sí – el jefe .¿respetarán el trato. Ya te dije que sí. Será – Santi. Habías y todo – yo . Bueno. Sí.¿o tu que piensas? ¿Seguro? – yo. deseando terminar de una vez. a discutir. parecía triste. Yo no. Berta – Carmen – yo soy Carmen. picado – o será que tienes envidia. No creo que la necesite – yo. a su pasión. más bien adoptaba una actitud sumisa. Que ganas de marear tienes – yo . Ay corazón – Santi – lo hice por el caso. Esa costumbre tuya del “seguro” resulta bastante cargante ¿nunca te lo han dicho? – el jefe.¿y con quién? Así en general – Santi – que me miran de otra manera. mi rey. mirando a Berta que ni se inmutaba – con el barullo que hay. - - Cuando espabiló entramos en la sala. tú eres el único al que quiero. El caso es que no se llevaron a Berta. estos andan a la que salta. algo me dijeron – riendo. Algo me dijeron sí. pero tenía ansia por terminar... saliendo delante. Esta tiene una facilidad para dormir – yo. a tener que llamarla. a su mirada asesina. Ahora andarían dándole la vara a la Guardia Civil para quitarles al informático. parecía tranquila. al resto sí. me había acostumbrado a ella.¿por qué no le vas a enseñar el traje a tu mujer? ¡Joder! – Santi – es comodísimo y no me sienta nada mal ¿eh? Para mi que hasta ligué y todo. igual necesitas una conciencia – Santi – ya sabes que la nocturnidad puede inducir. También – yo – o que me celo porque para mi nunca te pones así de guapo y viene una desconocida a decirte que pongas un traje y te lo pones. Tendrás que hablar con la chica – el jefe – ya sabes lo que le queda. Buenos días. a todo. mejor que se lo vayas diciendo tú. Yo voy llamando a Carmen para que lo tramite. Me sorprendió el jefe.

pero lo imaginaba. no lo sabía. Eso fue lo primero que dijo – yo – que no iba a ir a la cárcel.¿querías? No – Berta. El arresto domiciliario tiene las carcelario – Carmen . no contaba con que me pillasen. pero ya sabía lo que había.SUBLIMINAL - Hola – Berta. y era cierto. pensé que eso se lo había que dejar a la profesional – yo. Siéntate – Carmen – supongo que te han explicado para que estoy aquí. Lo que tenemos son seis meses de arresto domiciliario y dos años de trabajos sociales ¿qué dices? ¿Sólo? – Berta. No – yo. sonriendo – ya. ¡Bueno carallo! Lo vamos a anotar en el calendario – el jefe – los chicos me hicieron caso. No – ella – así está bien. No. ¿Pero le contarías lo del trato? – Carmen.¿no voy a ir a la cárcel? No – Carmen . y le parece poco . Sí. claro que sí – ella.¿colaboraste sin saber qué te iba a pasar? Alguna idea tengo – Berta – cuando hice lo que hice sabía que no era legal. No. con su lógica. ¿No le dijiste nada? – Santi. ¿Ves? – Santi – siempre a tu servicio. y todos que me miran. Te informo de nuevo – Carmen – de que puedes abogado. El jefe nos dijo que no podíamos – Santi apoyándome. Yo te digo lo que te podemos ofrecer y si después no te interesa tomar las medidas legales que consideres oportunas. tengo entendido que no te “pillaron” exactamente – Carmen. y también era cierto. la verdad – ella. Y tú – Carmen a Berta . Deduzco que te interesa el trato – Carmen. mirándome – y eso también cuenta. Así que te pusiste en lo peor – Carmen – y lo que te resten de eso bienvenido sea ¿no? Sí – Berta. Bueno. puede ser que te consiga algo mejor.¿entiendes? mismas consecuencias que el consultar con un - No voy a poder ser presidenta – ella. 258 Raquel Couto Antelo .

Sí. sorprendido – nada. Los empezarás cuando termine el arresto – Carmen – tienes unos días para organizarte antes de empezar. no hace falta – Berta – cuanto antes empiece antes termina. A ver – Carmen mirando entre los papeles – aquí lo tengo. sí – ella. diciéndome con los ojos que confiaba en mi. para que quede claro que te ofrecimos la posibilidad de un abogado y tu renunciaste. mirando al jefe y revolviendo entre los papeles – así da gusto. ¿Sabes qué dirección es? – Carmen. ¿Y tú no pasas de ella? – Carmen. ¿Ella? – Santi – como una reina. - Santi cómplice. ¿Entonces lo ponemos como domicilio para el arresto? – Carmen. sin hacer mucho caso – sí. Te acaba de decir que está bien – Santi. antes de que Berta pudiese decir nada – pon este – dándole una tarjeta. Y mientras yo voy cubriendo los datos del arresto. Nada – el jefe. el jefe que no se espanta de nada ya y Berta que me mira sin entender. después – poniéndole otro papel delante – me firmas esto.¿vives en esta dirección? – Carmen a Berta. Muy bien – Carmen. lo saca y se lo da. tanta cooperación me pilla fuera de juego. de abogado del diablo – deja que lea lo que está leyendo que es más importante que estas tonterías. tienes que firmar esto. que es lo que te acabo de explicar. Pues no te digo como estará tu mujer – Carmen. casi sin levantar la vista. míralo bien antes de firmar.SUBLIMINAL Tienes que obtener un informe favorable de tus superiores – Carmen – en los trabajos sociales para considerar que cumpliste. No. Sí – Berta. como si estuviese avergonzada . Hombre – Carmen – ¿más encerrada sei meses? importante que saber donde va a estar - Venga – Santi – que seis meses no son nada. a Berta. ¿Perdón? – Berta. también deberías leerlo con cuidado antes. tienes por ahí el DNI – Berta busca su cartera. pasa de mi lo que le da la gana. O es de buena paz – el jefe – o nos está engañando para darnos una sorpresita. 259 - Raquel Couto Antelo . a mi no me avisaron tanto cuando me casé y bien me parece que es bastante peor – siempre sacándole el punto simpático. No – yo. Bien – ella. pero se calla. ¿Te parece bien? – Carmen. que lo mira cabreada. escamada.

ya te dijo que estaba de acuerdo con todo. ¿Tardará mucho? – yo. Oso y los demás estaban celebrando el cierre del caso. Raquel Couto Antelo 260 .¿olvidar lo que hizo? A mi también me resultó simpático. seguro – y si lo hiciera tampoco sería para tanto. la tía tampoco daba para mucho ensañamiento. Bueno ¿así insiste. pero no deja de ser algo preocupante. no. que Sí – Berta. tratamos cada día con gente peor que ella que anda por ahí tan ricamente. ¿Cómo es eso de que tuvo oportunidades de qué? – el jefe ¡joder! Nada hombre. parecía que estaba anestesiada. esto lo despachan enseguida.SUBLIMINAL No. al jefe – estoy por solicitar un examen psiquiátrico. que le tengo miedo – Santi. firmó los papeles ¿no? ¿qué más quieres? Estás demasiado implicado para pensar con claridad diciendo a todo que sí para darnos esquinazo? – Carmen. Mira. Andrea entró para despedirse de ella. El chico de la emisora les dio toda la información que quisieron – el jefe – y como. Vino Andrea. No. No lo va a hacer – yo – no quiere abogados. nada – Santi – mirándome para que me callase. en realidad. aquí el enamorado que dramatiza – Vosotros veréis – Carmen – la cara la ponéis vosotros. Después de firmar tuvimos que esperar al permiso oficial. digo yo que les interesará dar ejemplo para evitar futuros intentos de superar la jugada. ella confió en mi así que yo voy a confiar en ella – yo – además tuvo cientos de oportunidades para jugárnosla y no lo hizo. para meterse un poco conmigo. la dejamos allí sola. - - Los dejamos allí y Santi y yo nos fuimos con el resto. ¿Tú estás seguro de que la chica sabe lo que hace? – Carmen. como si no le importase nada. un montón de papeleo. ¿No exageras? – el jefe – de las veces que la vi estaba así. riéndose. pero tampoco quieren quedar como la multinacional que arruina la vida de una joven sin antecedentes. ¿y si está - No – yo. a lo mejor así se animaba o reaccionaba o algo. Ya sabes como es. Parecía tranquila. ¿Peor que ella? – Carmen . Es lo que la salva – Carmen. sin levantar la vista. dar ejemplo sí. ésta sin emisora no podía hacer nada no tenían mucho que pedirle. lo dijo mil veces. pero gracias a ella llegamos a donde estamos. Me daba igual. como hay tan buena disposición por parte de todos – Carmen – lo que no me explico es como convencisteis al canal para que la dejasen tranquila. Ya y si después le da por recurrir diciendo que nos aprovechamos de un estado de enajenación mental – Carmen. que pongo esta dirección? ¿no Berta? – Carmen.

Yo que sé – yo. sabe Dios lo que esperaba – yo. tenía su gracia – come. Si quiere verme – yo. No creas – Santi – igual tienes razón ¿qué dirección le diste a Carmen? ¿De qué hablas? – Andrea. ¿Cuántos años hace? – yo – ya va para nueve y tú venga con el mismo rollo.¿quería una medalla? O un ascenso – Santi. La dirección del arresto de Berta – Santi. Aún recuerdo cuando estaba de prácticas y le venía a traer el termo de café – Vázquez – su hijito. tratando de ponerse al tanto. haciendo oposiciones a cantero – aquí Cris dijo que no. que comenzaba a relajarme . ¿Y luego que le pasa? – Vázquez . ¿Y no es su casa? – Oso. No – Santi. La teníais que ver. neniño.¿no tenéis cosas mejore que hacer? No – Santi . que él tenía un sitio mejor. 261 Raquel Couto Antelo . Ya te digo – Andrea .¿y cual es? ¿no será un hotel? Id a paseo – yo. Y si no lo hace ella lo hacemos nosotros – Andrea – pobre. Venga que sólo son seis meses – Andrea – además puedes ir a verla cuando quieras. seis meses aguantando a tu madre. cada día se me rebela más.SUBLIMINAL - Lo tomó bien – Andrea. ¿Y porque no iba a querer? – Andrea. Mirad chicos – Andrea – el niñito está deprimido. con galletitas y todo – Vázquez que imitaba muy bien a mi madre. Sí. picando. serio. ¿Y tú que tal te lo tomas? – Andrea.¡a ver hombre! ¿qué dirección es? Y a vosotros que os importa – yo. Como puedo – yo. come. Como sea tu casa – Santi – te va a denunciar por crueldad mental. ¿Por qué no os vais a casa? Aquí ya no hacéis nada – yo – tendréis que dormir algo. ¿Nos estás echando? – Oso.

Ahora ya no tienes de que preocuparte. Llamé a la puerta. Al salir nadie nos miraba. iba en serio. mosqueado – no está el horno. El jefe le hace una señal a Santi. Andrea y Ramón también. pero te puedes ir instalando – yo. - Antes de abrir la puerta de la sala me di la vuelta para ver que estaba organizando el crápula este. desconfiando de todas maneras. Muy bien – yo. no creo que pueda en un tiempo – ella. a la que va a ser tu casa este tiempo – yo. claro que él era el que menos me preocupaba. Lo agradecí. Cuando queráis llevadla para que se vaya instalando. que me avisa. Vi como Oso marchaba. No creas. Vamos a hablar con él. Santi se fue con el jefe. por lo de ahora aún no tenemos noticias. en el coche. Pensé que te habías vuelto a dormir – yo. aún no hay órdenes al respecto. con aire paternal. A tu casa. tío – Santi – les voy a decir que no vacilen. ¿Por? – yo. 262 Raquel Couto Antelo . ¿A ti qué te parece? – ella. Igual hablaba en serio.. Qué también tengo sentido – Santi – alguna vez tendría que actuar como un persona madura. No. O podemos ira a dar una vuelta. pero en contra de lo que esperaba.. Casi parece que lo dices de verdad – yo. aún ibas a dar guerra. ¿Ya? – ella. ya pasó todo ¿o es que tenías pensado presentarte a presidenta? Alguna vez sí que lo he pensado.¿Santi? ¿Qué vas a hacer? – yo. Tú vete a buscarla – Santi – yo despejo esto . no escuché nada. cada quien estaba a lo suyo. pero Carmen cree que no va a tardar mucho. claro – ella. así vamos adelantando trabajo. ¿A dónde vamos? – ella. pero ahora vas a tener tiempo para pensar en la reorientación de tu carrera ¿Vamos? – yo. o lo que quieras – yo. De momento nos vamos preparando. hacían como si no nos viesen. pero con lo sosa que soy no daría juego ninguno – yo. Sí. En serio.SUBLIMINAL - Hombre – yo – así estoy de macizo hoy. total para tenerla ahí en la sala también puede ir organizando su vida – el jefe. Vale – yo. de lo que se come se cría.

¿Puedo preguntar de dónde lo sacaste? ¿es uno de esos protegidos? – ella. mira. Yo tampoco entré nunca así que nos vamos a sorprender a un tiempo – yo. – yo. pero los pisos deben estar de miedo – ella. Voy a estar un poco apretada ¿no? ¿seguro que no vamos a mi casa? – ella.SUBLIMINAL - ¿Y eso es? – ella. el del medio. Mira es aquel edificio – yo. ¡Ja! ¡quien me diera! – ella. ¿Un piso que me saqué de la manga? – yo. señalando. No. aquel partiéndose al mirar a donde señalaba. ella Raquel Couto Antelo 263 . con recochineo – no será una plaza de garaje más bien. pero está cerca. Nunca entré. ¿Por qué? ¿no te gusta? – yo. El dúplex. Ya ¿y que piso es? – ella. Es mío – yo.

Seguro que todo está bien. que va. por lo menos así no tienes que traer una cama. vieron el proyecto de este edificio y no pararon de darme la tabarra con que si volvía. Mira. de veras. que bueno ¿y si no llega a tener este piso? 264 - - - - Raquel Couto Antelo . Seguro que está bien. bueno ahora también está. ya me había olvidado. algunos ahorros y que no fue tan caro como parece.. No sé como estará. Y cuando me cansé de escucharlos lo compré. Es bonito el amanecer. No me jodas ahora con eso. esto de noche tiene que ser precioso. no es eso.SUBLIMINAL Capítulo 19 Subiendo en el ascensor. no te preocupes. así que no me resultó tan malo de pagar. cuando estaba fuera. ya te imaginas. Abriendo la puerta. por lo menos tienes agua caliente. ¿Y eso? Un día mi padre llegó borracho de una fiesta del trabajo y mi madre se cabreó y lo echó fuera. si me casaba. antes venían mis padres. que grande ¿y tiene otro piso arriba? ¿es millonario o algo así? Mira que vistas. No. ¿Qué hay? Mira. Yo. Vamos a ver si funcionan los electrodomésticos y si hay agua. Sí. No. ¿Compraste un piso sin saber como era? Cosas de mis padres. Me alegro de que te guste.. el pobre tuvo que pasar aquí una semana. es que ya sabes que no te voy a poder pagar alquiler ni nada. ¿Nunca habías venido? No. y en el piso de arriba ¿qué hay? Vamos a ver – subiendo las escaleras de caracol – vaya. está todo hecho un asco. Dios. Sí. desde que volví nadie vino aquí. aún sin hacer.

¿Hablamos de. No me vaciles ¿qué? ¿te gusta? ¿Tú qué crees? Es un palacio. claro que sí. En realidad estoy pensando que igual me lo quieres vender. Va a ser duro. no sé si me dejarán quedar aquí por exceso de lujo. Igual dentro de unos días no te parece tan maravilloso. ¿Y cómo es que no viniste a vivir aquí? No sé.SUBLIMINAL No conoces a mis padres. encerrada. De nada.. 265 Raquel Couto Antelo . Eso no vale. así no te sentirás tan. con lo que te gusta. sólo que no recordaba que te lo había dicho. y como total tú no lo quieres. Yo. dijiste que nunca para él miraste Porque no quería vivir solo. ¡Ey! Gracias de todas maneras. Vaya. sería por que lo compré sin querer o porque ya estaba harto de vivir sólo y necesitaba los mimitos de mamá. ¿Y eso quiere decir.... pensé que por lo menos así podrías ver el mar. a ver como me echas. descarado que voy a vivir aquí. Allí debe haber otro cuarto de baño.. ¿Aquí? Es un paraíso. Se te nota en como lo miras. ¿Así que me gusta el mar? ¿No? Sí.. ella lo echó por montar el número y el vino aquí por hacerla rabiar.. pobrecito. Mira tú. ¿Hace un momento me decías que no tenías para pagarme el alquiler y ahora lo quieres comprar? Si me lo vendes a plazos malo será que no junte. venderme el piso? De vivir en el piso. Vaya.? Eso quiere decir que dentro de seis meses hablamos. Igual ahora me comienza a interesar..

¡El ordenador! informática. Raquel Couto Antelo 266 . ¿Y qué voy a hacer aquí seis meses? Puedes traer el ordenador y escribir las memorias aquellas que me decías. pero va a haber un policía vigilándote “muy” de cerca. es menos peligroso.SUBLIMINAL Es que igual no te quiero echar. ¡es cierto! Podía aprovechar y estudiar algo de Mejor concéntrate en el libro. siendo tú quien eres. ¿Te parece? No. Pone una sonrisa adorable. que.