Vous êtes sur la page 1sur 2

UNA ELECCIÓN EMOCIONALMENTE

ECOLÒGICA
Por M. Mercè Conangla

“Busco a la persona que sea capaz de amar al otro sin castigarlo por ello, sin
hacerlo prisionero o desangrarlo; esa persona del futuro que sepa llevar a cabo
un amor independiente de ventajas o desventajas sociales, para que el amor
sea siempre un fin en sí mismo y no siempre el amor con vistas a un fin”. Este
era el deseo que Jung expresó, en una carta dirigida a Freud, al inicio del siglo
pasado. ¿Acaso ya nos hemos convertido en esas “personas del futuro” que
anhelaba Jung o, en cambio continuamos castigando, aprisionando,
desangrando o buscando ventajas cuando formamos pareja? ¿Qué nos mueve
a elegir y por qué motivo a menudo acabamos tan lejos conseguir la relación de
pareja que anhelamos?

Una de las afirmaciones de la Ecología Emocional es que debemos


convertirnos en “la persona adecuada” en lugar de invertir energías buscando a
la persona adecuada. Para que una relación de pareja sea armónica es
necesario que cada integrante de la pareja tenga una vida propia con sentido.
Cuando nuestra vida es coherente y armónica desprendemos una elevada
capacidad de atracción que nos acercará a quien se encuentra en la misma
sintonía. En cambio, si somos personas incompletas y necesitadas
sintonizaremos con personas de las mismas características y uniremos
necesidades y desespero. Esta relación estará condenada al fracaso. Nuestra
propuesta se basa en fomentar cuatro áreas que promueven el equilibrio y
armonía individual y de pareja: autodependencia, creatividad, conducta
amorosa y pacífica.

Bibliografía:
Juntos pero no atados (La pareja emocionalmente ecológica). Amat, 2005
La ecología emocional. Jaume Soler i Mercè Conangla. Amat, 2003
Aplícate el cuento (Relatos de ecología emocional). Jaume Soler i Mercè
Conangla Amat, 2004

www.fundacioambit.org
fundacioambit@hotmail.com
ecologiaemocional@yahoo.es
10 CAMINOS POSIBLES PARA MANTENER UNA RELACION CREATIVA,
AMOROSA Y ARMÓNICA

1. El mejor “encuentro” no garantiza nada. Si bien tenemos la posibilidad


de tender puentes de comunicación hacía el otro, deberemos estar
dispuestos a emprender la tarea de construirlos y cruzarlos (trabajo
amoroso y valentía)
2. El principio esencial para la convivencia en pareja y la construcción del
buen amor posible, parte de dos personas autónomas, independientes
y enteras, que se eligen en libertad y con responsabilidad. Sólo
partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor
que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que
aprisionen.
3. Para ser autónomos será necesario diferenciarnos y construir una vida,
con suficiente contenido e intensidad como para que no necesitemos
“colgarnos de otro” o “vampirizar” su vida
4. El amor pide valor, capacidad de asumir riesgos y, sobretodo, trabajo y
esfuerzo diario para mantener el misterio, la creatividad y la
comunicación.
5. Nadie tiene el poder de cambiar a otro, intentarlo suele ser un
desastre. Si no nos gusta algo tenemos tres soluciones: manifestarle lo
que sentimos y dejar en sus manos si lo cambia o no; cambiar nuestra
manera de verlo, o cambiar de pareja.
6. Obertura, curiosidad y creatividad son elementos necesarios para
cultivar la sorpresa en la relación de pareja. Si queremos vivir muchos
años con la persona que amamos es importante procurar sorprenderla
cada día.
7. Si no nos gusta lo que recibimos en nuestra relación de pareja,
tenemos que prestar mucha atención a lo que emitimos.
8. Nuestra pareja, por más que nos ame- y precisamente por esto mismo
– no debe ser un vertedero donde volcar nuestra basura emocional.
9. La gestión emocionalmente ecológica de la relación de pareja supone
la capacidad de ajustar las cláusulas relacionales de forma que no
perjudiquen a un miembro de la pareja y muevan a la mejora de los
dos.
10. Sabremos que nuestra elección es emocionalmente ecológica cuando
la alegría esté presente en nuestra relación.