Vous êtes sur la page 1sur 107

Universidad de Costa Rica Facultad de Ingeniería Escuela de Ingeniería Eléctrica

IE 0502 Proyecto Eléctrico

Protecciones contra descargas atmosféricas Teoría y normativa

Por:

César Bolaños Quirós

Ciudad Universitaria Rodrigo Facio Diciembre de 2008

Protecciones contra descargas atmosféricas Teoría y normativa

Por:

César Bolaños Quirós

Sometido a la Escuela de Ingeniería Eléctrica

de la Facultad de Ingeniería

de la Universidad de Costa Rica,

como requisito parcial para optar por el grado de:

BACHILLER EN INGENIERÍA ELÉCTRICA

Aprobado por el Tribunal:

Ing. Peter B. Zeledón Méndez Profesor guía

Ing. Juan Ramón Rodríguez Solera Profesor lector

Ing. Víctor H. Chacón Prendas Profesor lector

ii

Dedicatoria

A Dios, mis padres, familia y todas las personas que siempre me han ayudado en

estos años de universidad.

iii

Reconocimientos

Al ingeniero Peter Zeledón, por la oportunidad de desarrollar el tema de esta

investigación; y por la supervisión y contribución brindada.

A los señores Ingeniero Víctor H. Chacón M.Sc., e Ingeniero Juan Ramón

Rodríguez, por su colaboración en la lectura del proyecto y sus observaciones.

A mi familia, por su apoyo, paciencia y comprensión brindada.

iv

Índice general

Índice de figuras

 

vii

Índice

de

tablas

ix

Nomenclatura

 

x

Resumen

 

xi

Capítulo 1. Introducción

 

1

1.1 Objetivos

 

2

1.1.1 Objetivo general

 

2

1.1.2 Objetivos específicos

3

1.2 Metodología

 

3

Capítulo 2. El fenómeno del rayo

5

2.1 Reseña histórica

 

5

2.2 Procesos de generación y separación de cargas en las nubes

7

2.2.1

Modelo

de

precipitación

8

2.2.2

Modelo

de

la convección

8

2.2.3

Estructura tripolar de la nube de tormenta

9

2.3 Categorización del rayo

 

12

2.4 Proceso de formación del rayo

14

2.5 Descargas atmosféricas en Costa Rica

19

2.5.1

Incidencia de rayos a tierra

20

2.6 Efectos de las descargas atmosféricas

22

2.6.1

Sobrevoltaje por carga estática

23

2.6.2

Sobrevoltajes por descargas indirectas

23

2.6.3

Sobrevoltajes

por

descarga directa

24

Capítulo 3. Protección externa e interna de estructuras

26

3.1 Introducción

26

3.2 Pararrayos

27

v

3.2.1

Pararrayos ionizantes pasivos (PSF)

28

3.2.2

Pararrayos ionizantes semi-activos (PDC)

30

3.2.3

Pararrayos desionizantes pasivos

33

3.3 Norma NFPA 780

34

3.3.1

Sistemas de pararrayos

34

3.3.2

Protección de estructuras y edificios, sistema Franklin

36

3.3.3

Sistema tipo jaula de Faraday

42

3.4 Supresores de sobrevoltajes transitorios

43

3.4.1

Introducción

43

3.4.2

Clasificación de supresores de sobrevoltajes transitorios de acuerdo a la

conexión con la

44

3.4.3 Categorías de

48

3.4.4 Principio de operación de los supresores

50

3.4.5 Transitorios de modo común y de modo diferencial

52

3.4.6 Instalación de los supresores de sobrevoltajes transitorios

53

Capítulo 4. Protección de líneas de transmisión y distribución

55

4.1 Líneas eléctricas y descargas atmosféricas

 

55

4.1.1

El mecanismo de impacto del rayo en las líneas de transmisión

55

4.1.2

Caída de rayos sobre los conductores de fase

 

57

4.1.3

Caída de los rayos sobre las estructuras (Torres)

60

4.1.4

Caída de rayos sobre los cables de guarda

 

62

4.2 Protección de las líneas eléctricas contra descargas atmosféricas

64

4.2.1

Selección del número de cables de guarda y position de los mismos:

64

4.2.2

Distancia de aislamiento y elección de la cadena de aisladores

65

4.2.3

Contraantenas (counterpoise)

 

67

4.3 Descargadores de sobretensiones (pararrayos)

 

70

4.3.1

Reseña histórica

 

70

4.3.2

Explosores

71

4.3.3

Descargador

catódico

76

4.3.4

Descargador

de expulsión

77

4.3.5

Descargador

autoválvula

79

4.3.6

Descargadores con resistencias a base de óxido de zinc

82

4.4 Comportamiento del pararrayos en la red

 

84

4.4.1

Ubicación del pararrayos en el sistema de transmisión

85

4.4.2

Ubicación

del

pararrayos

en

el

sistema

de

distribución

90

Capítulo 5. Conclusiones y recomendaciones

93

Bibliografía

95

vi

Índice de figuras

Figura 2.1 Configuración tripolar de la nube de tormenta

10

Figura 2.2 Teoría de la inversión de la carga

11

Figura 2.3 Tipos de rayo entre nube y tierra

13

Figura 2.4 Campo eléctrico entre la nube y la tierra

14

Figura 2.5a Descarga escalonada

17

Figura 2.5b Descarga de retorno

17

Figura 2.6 Fases de un rayo

18

Figura 2.7 Distribución probabilística de las corrientes del rayo

19

Figura 2.8 Promedio anual de tormentas eléctricas en Costa Rica

22

Figura

3.1

Punta Franklin

30

Figura 3.2 Pararrayos tipo

34

Figura 3.3 Terminales aérea o de captura del rayo

35

Figura 3.4 Esquema básico de un sistema de pararrayos

36

Figura 3.5 Método de las esfera rodante

38

Figura 3.6 Subestación con sistema de pararrayos instalado tipo Jaula de Faraday

43

Figura 3.7 Característica i - v de un supresor zener bipolar y de un MOV de 150 Vrms

46

Figura 3.8 Característica corriente - voltaje de un tubo de gas

47

Figura 3.9 Supresor de sobrevoltajes transitorios para línea de

47

Figura 3.10 Ubicación de los supresores

48

Figura 3.11 Impedancia del alambrado actuando como supresor serie

50

Figura 3.12 Sujeción de sobrevoltajes transitorios

51

Figura 3.13 Alimentación monofásica: vivo, neutro y tierra

52

Figura 3.14 Transitorios de modo diferencial y de modo común

53

Figura 4.1 Distancia del impacto al conductor y a tierra

57

Figura 4.2 Impacto del rayo sobre un conductor de fase

58

Figura 4.3 Circuito equivalente para la impedancia de la torre

61

Figura 4.4 División de la corriente en los cables de guarda

63

Figura 4.5 Impedancia equivalente de la torre con un cable de guarda

63

Figura 4.6 Impedancia equivalente de la torre con dos cables de guarda

63

Figura 4.7 Representación esquemática de un explosor de puntas

71

Figura 4.8 Tensión de disparo de un explosor de puntas

71

Figura 4.9 Representación esquemática de un explosor de puntas activo

72

Figura 4.10 Comparación de una resistencia óhmica real con una ideal

73

Figura 4.11. Características de disparo de un explosor

74

Figura 4.12. Comparación gráfica de un descargador con resistencia óhmica lineal contra uno de resistencia óhmica no lineal

76

Figura

4.13. Descargador catódico

77

Figura 4.14 Representación simplificada de un pararrayos de expulsión

78

Figura 4.15 Modo de emplazar un pararrayos de tubos a un conductor eléctrico

78

vii

Figura 4.16 Representación de un descargador autoválvula

80

Figura 4.17 Esquema de operación de una válvula de sobrepresión

83

Figura 4.18 Representación de la resistencia de derivación del pararrayos

85

Figura 4.19 Representación de una onda de tensión acercándose a un pararrayos

86

Figura 4.20 Determinación de la gráfica de tensión residual para el tiempo tl

87

Figura 4.21 Conexión de pararrayos en nodo de transmisión de dos líneas con impedancias

características diferentes

87

Figura 4.22 Circuito equivalente de la figura 4.21

88

Figura 4.23 Variación de la tensión residual de un pararrayos en función de las impedancias

conectadas al nodo

89

Figura 4.24 Pararrayos colocado al lado de la carga del fusible

91

Figura 4.25 Pararrayos colocado al lado de la alimentación del fusible

91

viii

Índice de tablas

Tabla 3.1 Requisitos mínimos de los materiales clase I y clase II

ix

36

Nomenclatura

AWG Estándar estadounidense de medición de diámetros y áreas de cables

IEC

Comisión Electrotécnica Internacional

IEEE

Instituto de Ingenieros en Electricidad y Electrónica

NEC

Código Eléctrico Nacional (de Estados Unidos)

NFPA Agencia Nacional de Protección contra el Fuego de Estados Unidos

SPAT Sistema de puesta a tierra

SPCR Sistema de protección contra el rayo

x

Resumen

El objetivo de este trabajo consistió en estudiar las diversas teorías del fenómeno

del rayo, así como los diferentes estándares para utilizar de métodos de protección.

Mediante una recopilación bibliográfica y el estudio de las normas NFPA 780,

IEEE Std 1100 y el IEEE C62.41, se llevó a cabo la realización del trabajo.

Las descargas atmosféricas son el resultado de la acumulación de cargas eléctricas

en las nubes. El modelo de la estructura tripolar de las nubes de tormenta explica cómo

ocurre la separación de cargas en las nubes, lo cual provoca las descargas eléctricas.

Mediante el conocimiento

del

nivel

ceráunico de

una

zona

dada,

se

puede

determinar el riesgo de que se produzcan descargas en esta zona, ya sea a estructuras,

edificios, o líneas de distribución o de transmisión. Ello da paso al estudio de la norma

NFPA 780, que trata sobre la protección en edificios y estructuras ordinarias, así como de

algunas estructuras particulares como torres, tanques metálicos, estructuras con contenidos

inflamables y otros. Los estándares IEEE Std 1100 y el IEEE C62.41, se utilizan como base

para protección de equipos de baja tensión, tales como los supresores de sobrevoltajes

transitorios.

Por último se considera la protección de las líneas aéreas de transmisión y de

distribución; ambas líneas se protegen con pararrayos de tipo autoválvula y pararrayos con

resistencias a base de óxido de zinc. No obstante, la principal forma de protección de las

líneas de transmisión se realiza mediante el uso de los hilos de guarda.

xi

Capítulo 1. Introducción

Los rayos son una de las principales fuentes de pérdidas humanas, materiales y de

incendios a nivel mundial. A diferencia de otros fenómenos naturales, su efecto no se

caracteriza por ser una “catástrofe de gran intensidad en un corto tiempo”, sino por la suma

de efectos negativos, de menores magnitudes, con una frecuencia de ocurrencia muy

elevada. Alguno de estos efectos, reportados en la literatura, se puede resumir de la

siguiente manera:

en la literatura, se puede resumir de la siguiente manera: Típicamente más de 2.000 tormentas están

Típicamente más de 2.000 tormentas están activas alrededor del globo

terráqueo en un momento dado, produciendo aproximadamente

100 descargas por

segundo, lo que totaliza ocho millones de eventos al día. Dentro de las características de

estas descargas se encuentran: temperaturas aproximadas del orden de 8.000 a 30.000º C,

tensiones en el orden de 10 a 100 millones de voltios e intensidad promedio de 31.000 A.

En los últimos 20 años ha muerto una media de 100 personas por año aa 100 millones de voltios e intensidad promedio de 31.000 A. causa de rayos en Estados

causa de rayos en Estados Unidos. En ese país los rayos representan el 57% de las causas

de fallas en las líneas de transmisión.

57% de las causas de fallas en las líneas de transmisión. Brasil reporta un promedio anual

Brasil reporta un promedio anual de muertes por rayo de entre 100 y 150

personas, llegando a ocurrir hasta 167 muertes en 1996. Asimismo, reporta más de $200

millones anuales en pérdidas económicas por causa de las descargas atmosféricas.

económicas por causa de las descargas atmosféricas. En Japón, los rayos causaron cerca del 60 y

En Japón, los rayos causaron cerca del 60 y 70% de las salidas de las líneas

de transmisión entre 1966 y 1988.

1

2

En Dinamarca, las causas de salidas de los sistemas de transmisión de2 energía eléctrica son comparables con las de Estados Unidos. Se ha determinado en estudios internacionales

energía eléctrica son comparables con las de Estados Unidos.

eléctrica son comparables con las de Estados Unidos. Se ha determinado en estudios internacionales que las

Se

ha

determinado

en

estudios

internacionales

que

las

descargas

atmosféricas son las causales de un 26% de las salidas forzadas en circuitos de 230 kV, y

de hasta un 72% en circuitos de tensiones inferiores.

Por razones de seguridad, confiabilidad y economía es necesario conocer la

peligrosidad del fenómeno de las descargas atmosféricas en espacio y tiempo para lograr la

protección de las vidas humanas y los diseños efectivos de los sistemas de protección.

Por otro lado, aparte de la protección que se requiere dar a las personas, se debe

luchar contra los efectos de las descargas atmosféricas en la transmisión y distribución de la

energía eléctrica, ya que los rayos alteran la calidad de esta mediante sobretensiones y daño

de los equipos e instalaciones.

1.1 Objetivos

1.1.1 Objetivo general

e instalaciones. 1.1 Objetivos 1.1.1 Objetivo general Estudiar las diversas teorías del fenómeno del rayo, así

Estudiar las diversas teorías del fenómeno del rayo, así como los diferentes

estándares y su utilización en desarrollo de métodos de protección.

3

1.1.2 Objetivos específicos

Aprender sobre la teoría del comportamiento de los rayos.3 1.1.2 Objetivos específicos Estudiar sobre diferentes sistemas de pararrayos y normativa aplicable (NFPA). Estudiar

Estudiar sobre diferentes sistemas de pararrayos y normativa aplicable (NFPA).Aprender sobre la teoría del comportamiento de los rayos. Estudiar sobre dispositivos de supresores de transitorios

Estudiar sobre dispositivos de supresores de transitorios y normativa aplicable.sistemas de pararrayos y normativa aplicable (NFPA). Explicar las distintas técnicas utilizadas para la

de supresores de transitorios y normativa aplicable. Explicar las distintas técnicas utilizadas para la

Explicar

las

distintas

técnicas

utilizadas

para

la

protección

contra

descargas

atmosféricas de líneas de transmisión y de líneas de distribución aéreas.

1.2

Metodología

Para resolver estos y otros objetivos menores que se pudieron haber planteado en el

camino, se recurrió a un minucioso análisis bibliográfico (revistas, libros, internet,

manuales, normas) con el fin de poder recopilar la más valiosa información posible para

quien realice sus primeros pasos en el tema.

El primer aspecto por tratar consiste en la teoría de formación de cargas en las

nubes. En las distintas fuentes se tratan diversas teorías, mas en la mayoría se habla

especialmente sobre el modelo de la precipitación y el modelo de la convección; en las

publicaciones [3] y [18] se plantea el modelo de la estructura tripolar de la nube. Además,

en las fuentes [1], [7] y [10] se trata sobre los niveles ceráunicos y los mapas isoceráunicos

de Costa Rica.

4

La norma NFPA 780 se refiere a la protección de distintos tipos de edificios y de

estructuras; este trabajo trata con especial interés las estructuras ordinarias, además de

algunas estructuras particulares como torres, tanques metálicos, estructuras con contenidos

inflamables y otros; las cuales se dejan para interés de quien quiera abarcar sobre este tipo

de estructuras.

Las fuentes [4] y [5] son estándares de la IEEE que tratan sobre la protección de

equipo electrónico sensible y circuitos de corriente alterna de bajo voltaje. En ellas se habla

sobre

los

supresores

de

sobrevoltajes

transitorios,

categorización según la ubicación.

su

ubicación,

clasificación

y

En cuanto a la protección sobre descargas atmosféricas de las líneas de distribución

y de transmisión, las fuentes [1] y [8] disponen información de los distintos tipos de

protección que usan sobre todo el Instituto Costarricense de Electricidad y la Compañía

Nacional de Fuerza y Luz.

Capítulo 2. El fenómeno del rayo

2.1 Reseña histórica

El fenómeno físico del rayo ha estado con el ser humano desde los tiempos más

remotos, pero comparativamente hasta hace poco se le empezó a entender. Benjamín

Franklin en sus experimentos eléctricos entre 1740 y 1750 tuvo éxito en identificar al rayo

como una descarga eléctrica. Además de demostrar que las nubes contenían electricidad,

por mediciones del signo de la carga entregada a las varillas en su experimento de la caja

centinela, cuando la nube se encontraba encima, Franklin pudo inferir que la parte baja de

las nubes de tormenta estaba cargada por lo general negativamente, pero algunas veces se

encontraba en estado positivo. Pasaron casi dos siglos para que esta ambigüedad provocara

la controversia entre los investigadores ingleses C.T.R Wilson y George C. Simpson sobre

la estructura de la distribución de cargas en una nube de tormenta.

El verdadero incentivo para obtener más conocimiento de este fenómeno se debió a

la necesidad de la industria eléctrica para protegerse contra sus efectos. Conforme se

construían líneas de transmisión más largas, la necesidad de reducir cortes debido a los

rayos

se

volvió más imperiosa. Esto provocó

la

instalación de pararrayos

dispositivos protectores de forma más rigurosa.

y otros

C.T.R. Wilson fue el primero en efectuar mediciones de campo eléctrico. Tras

realizar observaciones de numerosas tormentas a cierta distancia, concluyó que la estructura

5

6

básica de una nube de tormenta era la de un dipolo positivo 1 . Por aquella misma época,

midiendo la carga de la lluvia producida por nubes de tormenta, llegó Simpson sin embargo

a la conclusión opuesta: la región inferior de una nube de tormenta estaba cargada

positivamente y la superior negativamente, formando así un dipolo negativo.

Solo en las últimas décadas del siglo XX, los investigadores en física de la

atmósfera han podido explicar esos resultados incompatibles a primera vista. Tanto Wilson

como Simpson realizaron mediciones desde un solo lugar, lo que no bastaba para inferir

correctamente la distribución de cargas en la nube de tormenta.

La discrepancia entre el dipolo positivo o negativo, obedece a que rara vez se mide

la carga en una nube de tormenta; en general se infiere de las mediciones del campo

eléctrico de la nube. Cuando hay más de un cuerpo cargado, el campo eléctrico resulta muy

complicado. Además, cualquier número de configuraciones de carga puede producir la

misma intensidad y dirección del campo en un punto dado. Por tanto, una medida única del

campo eléctrico no puede determinar la distribución de cargas. Se necesitan muchas

medidas; en principio, debería medirse el campo eléctrico en todas partes para deducir la

verdadera distribución de cargas. Wilson y Simpson realizaron mediciones desde un solo

punto, lo que no basta para inferir correctamente la distribución de cargas.

1 Cargas positivas en la parte superior y cargas negativas en la parte inferior de la nube.

7

2.2 Procesos de generación y separación de cargas en las nubes

Las nubes de la atmósfera son acumulaciones de una gran masa de aire húmedo

calentado como consecuencia de la radiación solar. Constantemente existen corrientes de

aire que ascienden desde las proximidades de la superficie terrestre hacia las capas

superiores de la atmosfera, cargando estas masas de aire hasta las partes superiores de la

atmósfera. Estas corrientes de aire ascendentes provocan una disminución de presión y por

tanto, un fenómeno de expansión adiabática, provocando la condensación del vapor de agua

contenido en el aire, formando así la estructura básica de la nube.

Cabe señalar que para explicar algunas de las teorías de separación de cargas en las

nubes, se tiene que destacar primero la existencia de un campo eléctrico dirigido hacia

abajo entre la atmósfera y tierra del orden de 1 v/cm cerca de la superficie, y que a mayor

altura decrece, llegando a ser del orden de 0.02 v/cm a 10 Km.

Se han hecho muchas investigaciones con respecto al fenómeno de la descarga

eléctrica, sin embargo todavía queda mucho por hablar del mismo. A continuación se

presentan tres teorías que pretenden explicar el mecanismo de separación de carga en las

nubes.

Para

explicar

la

supuesta

estructura

bipolar

de

las

nubes

de

tormenta

los

investigadores de finales del siglo XIX y mediados del siglo XX propusieron dos modelos

diferentes: el de precipitación y el de convección (ambos intentan explicar el dipolo

positivo, ya que como se verá más adelante, las descargas negativas componen más del

8

90% de los tipos de descarga que ocurren entre nube y tierra). Luego, a partir de la década

del 70, se introdujo el concepto de la estructura tripolar de las nubes de tormenta.

2.2.1 Modelo de precipitación

El modelo de la precipitación 2 se basa en el funcionamiento de cualquier rociador

de jardín: las gotas de agua grandes se apartan del chorro cayendo rápidamente, mientras

que la neblina de pequeñas gotitas permanece suspendida en el aire y es arrastrada por el

viento. Análogamente, el modelo de precipitación supone que las gotas de lluvia y las

partículas de granizo en una tormenta son atraídas hacia abajo por la gravedad a través del

aire, dejando en suspensión gotas de agua menores y cristales de hielo.

Las colisiones entre las grandes partículas de precipitación y la neblina de gotitas de

agua y cristales de hielo, parece que cargan negativamente las partículas de precipitación 3 ;

por conservación de la carga total, la neblina se carga negativamente y las partículas de

precipitación positivamente. De este análisis se concluye que la parte más baja de la nube

acumula carga negativa y la parte superior, carga positiva, es decir, un dipolo positivo.

2.2.2 Modelo de la convección

El modelo de convección 4 es algo más complejo. Supone que las cargas eléctricas

de la nube proceden, inicialmente, de dos fuentes externas: los rayos cósmicos y un fuerte

campo eléctrico. Los rayos cósmicos inciden sobre las moléculas de aire por encima de la

2

3

4

Propuesto por los físicos alemanes Julius Elster y Hans F. Geitel en 1885.

Similar a como las cargas eléctricas pasan de la alfombra a los zapatos cuando se camina sobre ella.

Propuesto por Gastón Grenet de la Universidad de París, en 1947, y luego por Bernard Vonnegut, de la

Universidad

Estatal de Nueva York en Albany, en 1953.

9

nube y lo ionizan. La segunda fuente es el intenso campo eléctrico que se presenta sobre

objetos puntiagudos de la superficie de la tierra; este campo produce lo que se conoce como

“descarga de corona” de iones positivos.

El aire caliente transporta los iones positivos hacia arriba por convección. Una vez

que han alcanzado las regiones superiores de la nube, esos iones positivos atraen a los

negativos que los rayos cósmicos habían formado por encima de la nube de tormenta. Los

iones negativos penetran en la nube y se unen rápidamente a gotitas de agua o cristales de

hielo, creando una “capa pantalla”

cargada negativamente. Entonces, por hipótesis, las

corrientes de aire descendentes en la periferia de la nube transportan las partículas cargadas

negativamente de la capa protectora hacia abajo; el resultado vuelve a ser la formación de

una estructura de dipolo positivo.

2.2.3 Estructura tripolar de la nube de tormenta

Transcurridas más de cuatro décadas de observaciones y mediciones desde la

controversia Wilson - Simpson, investigadores como Malan y Schonland (1947) y Kasemir

(1965) establecieron que la estructura básica de las nubes de tormentas no es bipolar, sino

tripolar: hay una región de carga negativa N en el centro, con una región de carga positiva P

encima de ella y una segunda región, menor, de carga positiva p debajo de aquella; tal

configuración se muestra en la figura 2.1.

Esta estructura tripolar ayuda a comprender los resultados de Wilson y Simpson. El

primero de ellos midió el campo eléctrico a una distancia considerable de la nube; el efecto

de la pequeña región positiva p de la base de la nube quedaba anulado por la región

10

negativa N principal. Por tanto, vio así la carga positiva superior P y una carga negativa N

debajo de ella, es decir, un dipolo positivo.

Simpson, por su parte, midió debajo de la nube. Sus instrumentos detectaron la

región positiva inferior p por encima mismo del investigador. Como la carga negativa

central N, más arriba, apantallaba la región positiva superior P, Simpson concluyó que la

carga negativa estaba en la parte alta y que la estructura de la nube era un dipolo negativo.

alta y que la estructura de la nube era un dipolo negativo. Figura 2.1 Configuración tripolar

Figura 2.1 Configuración tripolar de la nube de tormenta

La característica más notable de la capa principal, cargada negativamente, según la

figura 2.1, está en su forma: su espesor vertical, aunque inferior a un kilómetro, puede

extenderse horizontalmente varios kilómetros o más. Se halla a unos 6 kilómetros de altura,

donde la temperatura se aproxima a 15° Celsius. Bajo las condiciones allí dominantes, las

tres fases del agua hielo, líquido y vapor pueden coexistir. Los campos eléctricos más

11

intensos de la nube de tormenta se encuentran en las fronteras superior e inferior de la capa

principal de carga negativa.

superior e inferior de la capa principal de carga negativa. Figura 2.2 Teoría de la inversión

Figura 2.2 Teoría de la inversión de la carga

Por estudios que se realizan en cascadas, se sabe que las gotas mayores adquieren

selectivamente una carga positiva al romperse. Los estudios de laboratorio realizados más

recientemente por muchos investigadores han mostrado que, cuando las partículas de

granizo blando chocan con los cristales de hielo, la polaridad de la carga depende

notablemente de la temperatura. Por debajo de una temperatura crítica, llamada temperatura

de inversión de carga, las partículas se cargan negativamente; a temperaturas más altas 5 se

cargan positivamente. El valor de la temperatura de inversión de carga está entre 20 y 10

5 Que corresponde a menores alturas de la nube de tormenta

12

grados Celsius, según los estudios de laboratorio. El proceso de ilustra de manera

simplificada en la figura 2.2.

La hipótesis de la inversión de carga explica por qué las cargas negativas se

encuentran con menos frecuencia por debajo de una altura, donde la temperatura es de unos

15° Celsius: las partículas de granizo blando se cargan positivamente al caer a través de

los cristales de hielo suspendidos y al colisionar con ellos. Estas cargas positivas que caen

forman la región inferior positiva del tripolo.

Tal vez el avance más reciente sobre la teoría de la electricidad de las tormentas es

el haber establecido el concepto de temperatura de inversión de carga y un valor de esta,

concordante, tanto en los experimentos de laboratorio como con las observaciones de nubes

de tormenta. Sin embargo, la falta de una descripción microfísica de la electrificación

estática es el mayor vacío que permanece en el conocimiento de la electricidad de las

tormentas.

2.3 Categorización del rayo

En el estudio y cálculo de sobretensiones, un rayo puede ser visto como una fuente

de corriente que puede tener polaridad positiva, negativa o ambas en una misma descarga,

lo que se conoce como onda bipolar. En general, se han identificado cuatro tipos de rayo

entre nube y tierra. Las descargas negativas forman el 90 % de las descargas que caen a

tierra a lo largo de todo el planeta (categoría 1); menos del 10 % de las descargas son

13

positivas (categoría 3). También existen descargas iniciadas desde tierra hasta la nube

(categorías 2 y 4), sin embargo, estas descargas son relativamente raras y ocurren

normalmente en zonas de gran altitud, desde los picos de las montañas o desde altas

estructuras construidas por el hombre. Un aspecto adicional que se debe tener en cuenta es

la distorsión que la presencia de objetos altos puede provocar en los parámetros de un rayo

respecto al que se originaría en terreno plano. En la figura 2.3 se pueden ver las diferencias

entre las cuatro categorías comentadas.

2.3 se pueden ver las diferencias entre las cuatro categorías comentadas. Figura 2.3 Tipos de rayo

Figura 2.3 Tipos de rayo entre nube y tierra

14

2.4 Proceso de formación del rayo

Se inicia un rayo cada vez que la acumulación de carga en una nube de tormenta es tal

que el campo eléctrico entre los centros de carga que se forman dentro de la nube o entre la

nube y la tierra es muy intenso.

Una nube de tormenta electrificada genera un campo eléctrico en el espacio

comprendido entre la nube y la Tierra, como se ilustra en la figura 2.4. El voltaje entre una

nube de tormenta y la Tierra antes de una descarga al terreno se estima de 10 MV a 1000

MV. Una vez que el gradiente eléctrico sobrepasa el valor crítico, se inicia una descarga.

Típicamente, intervienen en el proceso tres fases. En la primera, una ionización

local puede generarse por choque en el aire y la alta intensidad del campo eléctrico,

generando consecuentemente descargas eléctricas que se conocen como descargas iníciales

piloto (Pilot Streamer), la cual según lo medido, avanza a una velocidad promedio de 150

Km/s (aproximadamente 1/20 de la velocidad de la luz).

de 150 Km/s (aproximadamente 1/20 de la velocidad de la luz). Figura 2.4 Campo eléctrico entre

Figura 2.4 Campo eléctrico entre la nube y la tierra

15

Una de estas descargas logra imponerse en su crecimiento hacia la tierra dando paso

a lo que se llama descarga escalonada (stepped leaders). La descarga escalonada es una

secuencia de descargas eléctricas que parecen tener su origen en la acción del viento, con

una corriente de pocos amperios y acompañada de pequeños puntos de baja luminosidad.

Esta se propaga de forma discreta con una velocidad de aproximadamente 15 a 20% de la

velocidad de la luz, avanzando aproximadamente 50 metros por escalón. En la figura 2.5a

se ilustra una vista representativa de la descarga escalonada desarrollada.

Se considera que la descarga escalonada llega muy pocas veces a tierra. Esto se

debe a que generalmente la intermitencia de la descarga piloto (de 30 a 90 µs) sustrae la

energía necesaria para este fin. Es posible que se inicie una descarga escalonada sencilla o

múltiple desde un objeto situado sobre la superficie de la Tierra. En este caso, dos

descargas escalonadas pueden encontrarse en algún punto. Hay evidencia también de que la

descarga escalonada inicial puede originarse partiendo de una estructura alta que esté sobre

la Tierra y no a partir de una nube.

El incremento del gradiente eléctrico de la tierra al aproximarse la descarga a esta,

favorece a la formación de un canal de recepción; dicho canal muchas veces puede ser

distinto al suelo, es decir, que puede ser un objeto el causante del canal de recepción

(upward streamer) y es de notar que raramente dicho canal supera 30 metros de altura. El

canal de recepción sale entonces al encuentro con la descarga piloto, la cual trae una gran

cantidad de cargas negativas (o positivas en algunos casos), formándose así un canal

plasmático entre la nube y tierra, a través del cual ocurrirán todas las descargas sucesivas.

16

La segunda fase se inicia con una descarga de gran intensidad a través del canal

plasmático establecido, donde se transfiere una cantidad sustancial de carga positiva de la

tierra a la nube para neutralizar el centro de carga en donde se originó el rayo. Esta

descarga es extremadamente luminosa y por lo tanto visible. Se propaga con una velocidad

de alrededor de 10 a 50% de la velocidad de la luz.

Se conoce que el 50% de esta descarga tiene una intensidad de corriente inferior a

20 kA, aunque el 5% de los rayos que caen a tierra poseen intensidades de corrientes de

hasta 160 kA, habiéndose registrado descargas de hasta 400 kA. La magnitud de la

corriente se eleva rápidamente, dentro de 1 a 10 µs, hasta el valor de pico y luego decrece,

teniendo así un tiempo promedio aproximado de 100 µs. La energía de un rayo es, por

consiguiente, aproximadamente del orden de 10 a 100 kWh, pero con una potencia

destructiva de 10 a 1000 GW. La forma de la onda de la corriente es determinada por la rata

de descarga del canal plasmático, la cual es función de la velocidad del retomo y de la

distribución de las cargas a lo largo del canal. La descarga se conoce como "return stroke"

o descarga de retomo y es ilustrada en la figura 2.5b.

17

17 Figura 2.5a Descarga escalonada Figura 2.5b Descarga de retorno El fenómeno anterior inicia la tercera

Figura 2.5a Descarga escalonada

17 Figura 2.5a Descarga escalonada Figura 2.5b Descarga de retorno El fenómeno anterior inicia la tercera

Figura 2.5b Descarga de retorno

El fenómeno anterior inicia la tercera fase del rayo. El impacto provocado por las

cargas eléctricas, el cual es introducido en el seno de la nube por la descarga de retomo, es

tan fuerte que en la mayoría de los casos origina una segunda descarga orientada hacia la

tierra, denominada descarga secundaria o '"dart leader", con una velocidad promedio del 1

% de la velocidad de la luz (3000 Km/s). También ocurren descargas procedentes de otros

centros de carga situados dentro de la nube de tormenta hacia el centro de carga agotado,

por razón de la mayor diferencia de potencial que hay entre ellos. Esta descarga disparará

otra descarga más entre la nube y la Tierra a través del canal de plasmático ya establecido

con la primera descarga.

Este proceso puede repetirse varias veces, dependiendo del estado de electrificación

de la nube de tormenta, dando por resultado varias descargas que utilizan el mismo canal

plasmático o se puede formar un segundo canal. Hay evidencias de que la mayoría de los

18

rayos que llegan a la Tierra son de descargas múltiples (al menos el 50%) con un intervalo

de tiempo entre descarga y descarga de 0.0005 a 0.5 segundos. En la figura 2.6 se puede

observar las fases de un rayo y las múltiples descargas.

observar las fases de un rayo y las múltiples descargas. Figura 2.6 Fases de un rayo

Figura 2.6 Fases de un rayo

Con propósitos de aplicación es conveniente tener una idea de la distribución

probabilística de la magnitud de la corriente del rayo. Existen varias curvas de distribución

obtenidas experimentalmente en las estaciones diseñadas para tal fin; una curva obtenida

con el resultado de los estudios desarrollados en diferentes partes del mundo y que se puede

tomar como una buena referencia, es la que se indica en la figura 2.7 reportada por el

comité 33 de la CIGRE (Comité de coordinación de aislamiento).

De la figura 2.7 se puede observar entrando en el eje de las abscisas que con una

corriente de 10 kA se obtiene su probabilidad de ocurrencia en el eje de las ordenadas y que

19

es del orden de 85%, en cambio una corriente de 50 kA, siguiendo el mismo procedimiento,

tiene una probabilidad de ocurrencia del 20%.

Porcentaje de incidencia

Porcentaje de incidencia 100 10 1 0,1 0,01 I (kA) 100 1000 1 10
Porcentaje de incidencia 100 10 1 0,1 0,01 I (kA) 100 1000 1 10

100

10

1

0,1

0,01

I (kA)

100

1000

1000

1

10

Figura 2.7 Distribución probabilística de las corrientes del rayo

2.5 Descargas atmosféricas en Costa Rica

Las características climáticas y montañosas de cada país determinan el número y la

intensidad de las tormentas que se producen (nivel isoceráunico), riesgo que varía dentro de

un mismo país. El conocimiento de las zonas de riesgo es una información importante para

determinar eficazmente el tipo de protección adecuada contra el tipo de descarga a la cual

está expuesto.

20

Actualmente en Costa Rica existen diversas instituciones o centros de investigación

que

estudian

los

fenómenos

meteorológicos

en

general,

entre

ellos

el

Instituto

de

Investigaciones Atmosféricas de la Universidad de Costa Rica, y el Instituto Meteorológico

Nacional IMN. Sin embargo, es hasta en 2002 que el Instituto Costarricense de Electricidad

ICE, en coordinación con la National Aeronautic and Space Administration (NASA) del

gobierno estadounidense, inició un proceso de recolección y muestra de datos acerca del

comportamiento de las descargas eléctricas en Costa Rica, mediante transmisión de señales

satelitales. A partir de los datos obtenidos se realizó una inferencia para determinar las

densidades o distribuciones de caída de descargas en la superficie del país, para lo cual se

utiliza la cantidad de rayos a tierra o densidad de rayos por Km 2 , para estudios de diseños

eléctricos y sistemas de protección.

La Red Nacional de Detección y Análisis de Descargas Atmosféricas (RNDADA)

del ICE, se ha dado a la tarea de la elaboración de los mapas de distribución de descargas

eléctricas, a partir de estimaciones en periodos de tiempo determinados. Estos mapas con la

información respectiva acerca de las densidades de descargas eléctricas se llaman mapas

ceráunicos o isoceráunicos.

2.5.1 Incidencia de rayos a tierra

Para estudios y diseños eléctricos, se utiliza la cantidad de rayos a tierra (Ng o

GFD) o densidad de rayos por Km 2 en un año.

Existen tres formas para determinar este indicador: con el uso de contadores; por

medio de los datos obtenidos a través de los registros realizados por satélite; y por medio de

21

ecuaciones empíricas que lo relaciona con el nivel ceráunico (Td). El nivel ceráunico

representa la cantidad de días tormentas al año, que caracteriza a la zona particular que está

siendo estudiada. Este último método es el menos exacto, pero es utilizado mundialmente

en zonas donde no existen otras alternativas.

La expresión matemática utilizada para el cálculo de la densidad de descargas a

nivel de tierra, es:

Donde:

Ng

de la densidad de descargas a nivel de tierra, es: Donde: Ng 0.04* Td 1.25 (2.1)

0.04*Td

1.25

(2.1)

Ng: Número total de rayos a tierra (descargas/km 2 -año)

Td: nivel ceráunico (días de tormenta al año).

Debe indicarse que antiguamente se levantaba la información del parámetro Td,

mediante la percepción de eventos ligados a un rayo de forma manual y poco precisa. Sin

embargo, en los últimos 20 años, se han incorporado sofisticados equipos de medición que

registran la cantidad de rayos a tierra (tanto de forma terrestre como a partir de satélites).

Dicha

información

es

registrada

en

mapas,

tanto

isoceráunicos

como

de

isodensidad. En la figura 2.8 se presenta un mapa isoceráunico de Costa Rica.

22

22 Figura 2.8 Promedio anual de tormentas eléctricas en Costa Rica 2.6 Efectos de las descargas

Figura 2.8 Promedio anual de tormentas eléctricas en Costa Rica

2.6 Efectos de las descargas atmosféricas

Los fenómenos de sobrevoltaje más frecuentes en instalaciones son originadas por

fenómenos externos como son las descargas atmosféricas. Este tipo de fenómeno ocasiona

salidas de operación frecuentes en las instalaciones que provocan interrupciones en el

23

servicio, por lo que es importante el conocimiento cualitativo y cuantitativo de las

descargas atmosféricas, a fin de proporcionar la protección más adecuada a la instalación.

Existen tres tipos de sobrevoltaje:

a-)

Por carga estática.

b-)

Por descarga indirecta.

c-)

Por descarga directa.

2.6.1 Sobrevoltaje por carga estática

Estos sobrevoltajes se presentan en las instalaciones y en particular en líneas de

transmisión por el simple hecho de que existen nubes sobre estas, y que las nubes sean

desplazadas

por

el

viento;

este

caso

es

menos

peligroso,

ya

que

se

disminuye

considerablemente su efecto mediante el uso de hilos de guarda en la línea de transmisión y

bayonetas e hilos de guarda en las subestaciones que se encuentran permanentemente

conectadas a tierra, limitando los gradientes a través de los aislamientos a valores muy por

debajo

de su valor de ruptura.

2.6.2

Sobrevoltajes por descargas indirectas

Se presentan en la instalación por la presencia de rayos que caen en puntos cercanos

y que por efecto de inducción electroestática y electromagnética introducen transitorios en

las instalaciones. Este tipo de voltaje es el más frecuente y puede ser grave dependiendo de

la intensidad de descarga, ya que de mediciones realizadas en el campo se sabe que los

sobrevoltajes son del orden de 100 y hasta 200 kV con corrientes de 25 a 100 kA.

24

Las descargas indirectas son las que más afectan a las instalaciones de medianas y

bajas tensiones de orden de: 4.16, 13.8, 24.9, 34.5 kV.

2.6.3 Sobrevoltajes por descarga directa

Este tipo de sobrevoltajes son los menos frecuentes en las instalaciones, pero son

los que pueden causar los daños más graves, debido a la enorme cantidad de energía, que

trae consigo una descarga atmosférica.

Las corrientes que se presentan por este tipo de descarga, pueden alcanzar valores

hasta de 100 kA instantáneos con frentes de onda muy escarpadas que introducen enormes

esfuerzos dinámicos y térmicos en las instalaciones.

Por lo general una descarga directa sobre un punto intermedio de una línea de

transmisión provoca una onda de sobrevoltaje inicial que se divide en dos ondas viajeras

que van hacia la izquierda y la derecha del punto en que se produce la descarga con una

velocidad cercana a la de la luz en caso de conductores aéreos desnudos.

Como se ha visto, en cualquiera de los tipos de acción externa se producen

sobrevoltajes que son mayores o menores dependiendo de si la descarga es directa o

indirecta. Este tipo de sobrevoltajes someten a los aislamientos de las instalaciones mal

protegidas, particularmente a los de las máquinas, a esfuerzos dieléctricos que superan los

niveles básicos de impulso de su aislamiento, produciendo la ruptura por perforación del

material dieléctrico de dicho aislamiento.

25

Otros efectos que ocasionan las descargas atmosféricas sobre las instalaciones son

los siguientes:

2 La corriente del rayo alcanza valores instantáneos extremadamente altos que someten a

los elementos de la instalación o esfuerzos dinámicos y térmicos y que requieren para

su disminución de un diseño adecuado de la red de tierras.

3 Los esfuerzos dinámicos debidos a la corriente del rayo someten a los conductores en

las líneas o barras en las subestaciones a fuerzas de atracción y repulsión que pueden

llegar a romper los aisladores o soportes de estos y deformar las estructuras de sujeción.

4 La corriente del rayo trae consigo una gran cantidad de energía calorífica alcanzándose

temperaturas de hasta 8350°C que provocan la fusión de los conductores y aislamientos

provocando la correspondiente destrucción de los equipos.

Capítulo 3. Protección externa e interna de estructuras

3.1

Introducción

Algunas particularidades aumentan la probabilidad de la caída de rayos en una zona.

Por ejemplo, la frecuencia de descargas en un lugar es proporcional al cuadrado de la altura

sobre el terreno circundante. Esto hace que las estructuras aisladas sean particularmente

vulnerables. Además, las puntas agudas incrementan también la probabilidad de una

descarga.

La protección de estructuras es más tolerante que una protección electrónica. Así,

un edificio puede tolerar hasta 100,000 V mientras que componentes electrónicos a 24 V se

dañarán con voltajes sostenidos de 48 V.

Los rayos ocurren con diferentes intensidades. Un sistema que proteja contra su

efecto deberá ser diseñado tomando en cuenta los rayos promedio o mayores del área en

cuestión. Las descargas no pueden ser detenidas, pero la energía puede ser desviada en una

forma controlada.

Un sistema de protección contra descargas, llamado de pararrayos, debe:

protección contra descargas, llamado de pararrayos, debe: Capturar el rayo en el punto diseñado para tal

Capturar el rayo en el punto diseñado para tal propósito, llamado terminal

aérea.

26

27

Conducir la energía de la descarga a tierra, mediante un sistema de cables27 conductores que transfiere la energía de la descarga mediante trayectorias de baja impedancia. Disipar la

conductores que transfiere la energía de la descarga mediante trayectorias de

baja impedancia.

Disipar la energía en un sistema de terminales (electrodos) en tierra.de la descarga mediante trayectorias de baja impedancia. Cuando la energía de un rayo viaja a

Cuando la energía de un rayo viaja a través de una trayectoria de gran impedancia,

el daño causado puede ser grave por el calor y las fuerzas mecánicas que se crean

Primeramente se estudia la norma de protección norteamericana NFPA 780. No

obstante, esta norma prácticamente no dice nada acerca de la protección de equipo

sensitivo, debido a los transitorios inducidos por las descargas atmosféricas, ya que esta

trata sobre la protección externa de las estructuras.

Acerca de la protección interna de las estructuras, para proteger equipo eléctrico y

electrónico, existen algunas normas tales como el estándar 1100 de la IEEE (IEEE Std

1100,

Recommended

Practice

for

Powering

and

Grounding

Sensitive

Electronic

Equipment), y el IEEE C62.41 (IEEE Recommended Practice on Surge Voltages in Low-

Voltage AC Power Circuits), de los cuales se toma base para el desarrollo del tema de los

supresores de sobrevoltajes transitorios.

3.2

Pararrayos

Se presenta ahora, los distintos tipos de pararrayos que se utilizan para la protección

contra las descargas atmosféricas. Se dividen en dos tipos: los pararrayos ionizantes y los

pararrayos desionizantes pasivos.

28

1. Pararrayos ionizantes. Son pararrayos que ionizan el aire y captan la

descarga del rayo (atrae-rayos); se destacan por ser electrodos acabados en una o varias

puntas, están instalados en la parte más alta de la instalación y conectados a tierra. Se

dividen en:

Ionizantes pasivosde la instalación y conectados a tierra. Se dividen en: Semi-activos 2. Pararrayos desionizantes pasivos. Estos

Semi-activosy conectados a tierra. Se dividen en: Ionizantes pasivos 2. Pararrayos desionizantes pasivos. Estos destacan por

2. Pararrayos desionizantes pasivos. Estos destacan por ser de forma esférica,

están ubicados en la parte más alta de la instalación y conectados a tierra. Durante el

proceso de la carga electroestática del fenómeno del rayo, la transferencia de su energía a

tierra, se transforma en una corriente de fuga a tierra, el valor máximo de lectura en plena

tormenta no supera los 250 mA y es proporcional a la carga eléctrico-atmosférica.

3.2.1

Pararrayos ionizantes pasivos (PSF), puntas simple Franklin (atrae-rayos

simple)

Se analizan algunos principios básicos:

simple) Se analizan algunos principios básicos: Características básicas: son electrodos de acero o de

Características básicas: son electrodos de acero o de materiales similares

acabados en una o varias puntas, denominados Punta simple Franklin, no tienen ningún

dispositivo electrónico ni

fuente radioactiva. Su medida varía en función del modelo de

cada fabricante, algunos fabricantes colocan un sistema metálico cerca de la punta para

generar un efecto de condensador.

29

29 Su principio de funcionamiento : se basa esencialmente en canalizar por la toma de tierra

Su principio de funcionamiento: se basa esencialmente en canalizar por la

toma de tierra la diferencia de potencial entre la nube y

el cabezal del pararrayos. La

instalación conduce la tensión eléctrica generada por la tormenta primero hacia arriba, por

el cable desnudo de tierra, para compensar la diferencia de potencial en el punto más alto

de la instalación. Durante el proceso de la tormenta se generan campos eléctricos de alta

tensión que se concentran en las puntas más predominantes; a partir de una magnitud del

campo eléctrico alrededor de la punta o electrodo, aparece la ionización natural o efecto

corona, mini descargas disruptivas que ionizan el aire, tal fenómeno es el principio de

excitación para trazar un camino conductor que facilitará la descarga del fenómeno rayo.

En función de la transferencia o intercambio de cargas se puede apreciar en la PSF,

chispas

diminutas

en

forma

de

luz,

ruido

audible,

conductor, ozono y otros compuestos. Este fenómeno

radiofrecuencia,

vibraciones

del

arranca una serie de avalancha

electrónica por el efecto campo: un electrón ioniza un átomo produciendo un segundo

electrón, este a su vez, junto con el electrón original puede ionizar otros átomos

produciendo

así

una

avalancha

que

aumenta

exponencialmente.

Las

colisiones

no

resultantes en un nuevo electrón provocan una excitación que deriva en el fenómeno

luminoso. A partir de ese momento, el aire cambia de características gaseosas al límite de

su ruptura dieléctrica; el rayo es el resultado de la saturación de cargas entre nube y tierra,

se encarga de

transferir en un instante parte de la energía acumulada; el proceso puede

repetirse varias veces.

30

El objetivo de estos atrae-rayos: es proteger las instalaciones del impacto es proteger las instalaciones del impacto

directo del rayo, excitando su carga y capturando su impacto para conducir su potencial de

alta tensión a la toma de tierra eléctrica. (Las instalaciones de pararrayos están reguladas

por normativas de baja tensión).

Ha habido casos en que el efecto térmico ha fundido varios centímetros de acero de

la punta Franklin. En la figura 3.1 se puede observar una punta Franklin en la cima de un

edificio.

puede observar una punta Franklin en la cima de un edificio. Figura 3.1 Punta Franklin 3.2.2

Figura 3.1 Punta Franklin

3.2.2

Pararrayos

ionizantes

semi-activos

(PDC)

pararrayos

con

dispositivo

de

cebado (atraer-rayos)

 
 
  Características básicas: están formados por electrodos de acero o de

Características

básicas:

están

formados

por

electrodos

de

acero

o

de

materiales similares acabados en una punta, incorporan un sistema electrónico que genera

un avance en el cebado del trazador; no incorporan ninguna fuente radioactiva, tienen un

dispositivo

electrónico

sensible

compuesto

de

diodos,

bobinas,

resistencias

y

condensadores, inundados en una resina aislante, todo ello blindado; otros incorporan un

31

sistema piezoeléctrico. Los dos sistemas se caracterizan por anticiparse en el tiempo en la

captura del rayo una vez que se produce la carga del dispositivo de excitación. Las medidas

de los cabezales varían en función del modelo de cada fabricante.

Principio de funcionamiento: se basa esencialmente en canalizar por la toma se basa esencialmente en canalizar por la toma

de tierra la diferencia de potencial entre la nube y el cabezal del pararrayos. La instalación

conduce primero hacia arriba, por el cable desnudo de tierra, la tensión eléctrica generada

por la tormenta, al punto más alto de la instalación para compensar la diferencia de

potencial. El sistema electrónico aprovecha la influencia eléctrica del aumento de potencial

entre la nube y la tierra, para autoalimentar el circuito electrónico y excitar la avalancha de

electrones. La excitación del rayo se efectúa ionizando el aire por impulsos repetitivos;

según aumente gradualmente la diferencia de potencial aportada por la saturación de cargas

eléctrico-atmosféricas, aparece la ionización natural

o efecto corona, mini descargas

periódicas que ionizan el aire, este fenómeno es el principio de excitación para trazar un

camino conductor intermitente que facilitará la descarga del fenómeno rayo.

El dispositivo electrónico del PDC está conectado en serie entre el soporte del

cabezal y el cabezal aéreo

El objetivo de estos atrae-rayos: es proteger las instalaciones del impacto es proteger las instalaciones del impacto

directo del rayo, excitando su carga y capturando su impacto para conducir su potencial de

alta tensión a la toma de tierra eléctrica.

32

Estos equipos se caracterizan por incorporar un sistema de cebado que anticipa la

descarga de 25 a 68 µs. (las instalaciones de pararrayos PDC están reguladas por

normativas de baja tensión).

Dispositivo de cebado de los pararrayos PDC

El sistema de cebado necesita un tiempo de carga para activar el dispositivo

electrónico que generará un impulso, a continuación volverá a efectuar el mismo proceso

mientras exista el aporte de energía natural; este tiempo de carga del dispositivo electrónico

no se contabiliza en los ensayos de laboratorio de alta tensión de un PDC.

En el campo de aplicación, el dispositivo electrónico instalado en la punta del PDC,

necesita un tiempo de trabajo para la carga del sistema de cebado; durante ese proceso, el

efecto de ionización se retrasa en la punta del PDC referente a los sistemas convencionales

de pararrayos Franklin.

El dispositivo de cebado está construido con componentes electrónicos sensibles a

los campos electromagnéticos, e instalado en el cabezal aéreo (PDC) dentro de la influencia

de los efectos térmicos, electrodinámicos y electromagnéticos del rayo. En fusión de la

intensidad de descarga del rayo la destrucción del dispositivo electrónico es radical, a partir

de ese momento la eficacia del PDC no está garantizada y la instalación de protección

queda fuera de servicio.

Algunos fabricantes aconsejan la revisión del circuito electrónico del pararrayos

cada vez que recibe un impacto.

33

3.2.3 Pararrayos desionizantes pasivos, tecnología CTS (Charge Transfer System)

Características básicas: los pararrayos desionizantes de carga electroestática los pararrayos desionizantes de carga electroestática

(PDCE), incorporan un sistema de transferencia de carga (CTS), y no incorporan ninguna

fuente radioactiva. Se

caracteriza por transferir la carga electroestática antes de la

formación del rayo anulando el fenómeno de ionización o efecto corona. El cabezal del

pararrayos está constituido por dos electrodos de aluminio separados por un aislante

dieléctrico, todo ello soportado por un pequeño mástil de acero inoxidable. Su forma es

esférica y el sistema está conectado en serie con la propia toma de tierra para transferir la

carga electroestática a tierra evitando la excitación e impacto directo del rayo.

Su principio de funcionamiento: Se basa esencialmente en canalizar por la Se basa esencialmente en canalizar por la

toma de tierra la diferencia de potencial entre la nube y

el cabezal del pararrayos. La

instalación conduce primero hacia arriba, por el cable desnudo de tierra, la tensión eléctrica

generada por la tormenta eléctrica al punto más alto de la instalación. Durante el proceso de

la tormenta se generan campos de alta tensión que se concentran en el electrodo inferior

(cátodo -). A partir de una magnitud del campo eléctrico, el electrodo superior (ánodo +)

atrae cargas opuestas para compensar la diferencia de potencial interna del cabezal. Durante

el proceso de transferencia, en el interior del pararrayos se produce un flujo de corriente

entre el ánodo y el cátodo, este proceso natural anula el efecto corona en el exterior del

pararrayos,

no

produciendo

descargas

disruptivas,

ni

ruido

audible

a

frito,

ni

radiofrecuencia, ni vibraciones del conductor. Durante el proceso, se produce una fuga de

corriente a tierra por el cable conductor eléctrico, los valores máximos que se pueden

34

registrar durante el proceso de máxima actividad de la tormenta, no superan los 300 mA. A

partir de ese momento el campo eléctrico ambiental no supera la tensión de ruptura al no

tener la carga suficiente para romper su resistencia eléctrica.

la carga suficiente para romper su resistencia eléctrica. El objetivo es: evitar el impacto directo en

El objetivo es: evitar el impacto directo en la zona de protección para

proteger a las personas, animales e instalaciones, el conjunto de la instalación se diseña

para canalizar la energía del proceso anterior a la formación del rayo desde el cabezal aéreo

hasta la toma de tierra (las instalaciones de la puesta a tierra y cables del pararrayos están

reguladas según las normativas de baja tensión). La figura 3.2 muestra un pararrayos tipo

CTS, donde se puede apreciar su forma esférica.

tipo CTS, donde se puede apreciar su forma esférica. Figura 3.2 Pararrayos tipo CTS 3.3 Norma

Figura 3.2 Pararrayos tipo CTS

3.3 Norma NFPA 780 (Standard for the Installation of Lightning Protection Systems)

3.3.1 Sistemas de pararrayos

En Estados Unidos el estándar usado para la protección de estructuras y edificios es

el aprobado por la Asociación contra el fuego (NFPA 780), el Franklin/Faraday. Esta

35

norma trata sobre la protección de distintos tipos de edificios y de estructuras, tratándose en

este trabajo con especial interés las estructuras ordinarias, además trata sobre algunas

estructuras

particulares

como

torres,

tanques

metálicos,

estructuras

con

contenidos

inflamables y otros; las cuales se dejan para interés de quien quiera abarcar sobre este tipo

de estructuras.

En general un sistema de protección contra descargas, llamado de pararrayos, debe:

a) Capturar el rayo en el punto diseñado para tal propósito, la terminal aérea.

el punto diseñado para tal propósito, la terminal aérea. Figura 3.3 Terminales aéreas o de captura

Figura 3.3 Terminales aéreas o de captura del rayo

b) Conducir la energía de la descarga a tierra, mediante un sistema de cables conductores

que transfiere la energía de la descarga mediante trayectorias de baja impedancia.

c) Disipar la energía en un sistema de terminales (electrodos) en tierra.

La figura 3.4 muestra el esquema básico del sistema de protección contra descargas

atmosféricas.

36

36 Figura 3.4 Esquema básico de un sistema de pararrayos 3.3.2 Protección de estructuras y edificios,

Figura 3.4 Esquema básico de un sistema de pararrayos

3.3.2 Protección de estructuras y edificios, sistema Franklin

Lo primero que señala la norma es que existen dos tipos de estructuras ordinarias

por proteger, las estructuras que no sobrepasan los 23m de altura (deben protegerse con

materiales clase I) y las que sobrepasan los 23m de altura (deben protegerse con materiales

clase II). En la tabla 3.1 se muestra algunos de los requisitos mínimos para los materiales

clase I y II.

Tabla 3.1 Requisitos mínimos de los materiales clase I y clase II

   

Clase I

 

Clase II

Terminales aéreas, diámetro (mm)

9,5 Cobre, 12,7 Aluminio

12,7 Cobre, 15,9 Aluminio

Conductor principal, peso

278 g/m Cu, 141 g/m Al

558 g/m Cu, 283 g/m Al

Sección transversal

29

mm2 Cu, 50 mm2 Al

58

mm2 Cu, 97 mm2 Al

Tamaño mínimo de alambre

17

AWG Cu, 14 AWG Al

15

AWG Cu, 13 AWG Al

37

Cuando se emplean conductores de aluminio, se debe tener precaución en no

llegarlos hasta el suelo porque sufren corrosión.

La norma señala los siguientes aspectos en relación a las distintas partes que

conforman el sistema de pararrayos

las distintas partes que conforman el sistema de pararrayos Captores Pararrayos El sistema más sencillo y

Captores Pararrayos

El sistema más sencillo y más antiguo de pararrayos es el que consiste en terminales

aéreas de cobre, bronce o aluminio anodizado terminadas en puntas Franklin, colocadas

sobre las estructuras por proteger de los rayos. Este sistema se aplica en iglesias, casas de

campo, graneros y otras estructuras ordinarias.

Estas terminales deben estar por lo menos 25 cm (las más pequeñas miden 30 cm)

sobre la estructura y, cuando esta altura mínima se emplea, la distancia entre ellas debe ser

como máximo de 6 m.

Para asegurarse de una buena conexión y de una baja impedancia, por lo menos

cada terminal aérea debe tener dos trayectorias a tierra, y estas trayectorias deben estar

cuando más a 30 m separadas entre sí.

Para la ubicación de los pararrayos, se utiliza el método de la esfera rodante, que

consiste en el posicionamiento de las puntas captadoras. Debe realizarse, de manera tal que

la esfera (se establece de un radio de 46m), nunca toque ninguna parte de la estructura, de

este modo la esfera siempre estará soportada por algún elemento del sistema de captación.

38

38 Figura 3.5 Método de las esfera rodante Sistemas Conductores de Bajada (Downconductors) Los recorridos de

Figura 3.5 Método de las esfera rodante

Sistemas Conductores de Bajada (Downconductors)38 Figura 3.5 Método de las esfera rodante Los recorridos de los conductores de bajada (usualmente

Los recorridos de los conductores de bajada (usualmente denominados ´bajadas´) se

deben instalar fuera de la estructura. Las planchuelas o conductores planos rígidos son

preferidos al cable flexible debido a las ventajas de su menor inductancia. Los conductores

no deberían ser pintados, puesto que esto aumentará su impedancia. Deben emplearse

siempre las curvas poco pronunciadas, para evitar problemas de saltos de arcos de chispas

(flashovers). El acero estructural constructivo también podría utilizarse, en lugar de

conductores convencionales, cuando en la práctica sea beneficioso en la

concepto de la jaula de Faraday.

Ecualización (Bonding)sea beneficioso en la concepto de la jaula de Faraday. emulación del La ecualización asegura que

emulación

del

La ecualización asegura que los objetos conductores, no vinculados eléctricamente,

estén

al

mismo

potencial

eléctrico.

Sin

la

ecualización

apropiada,

los

sistemas

de

39

protección contra el rayo no trabajarán. Todos los conductores metálicos ingresantes a las

estructuras (por ejemplo, las líneas de energía de corriente alterna, las cañerías de gas y de

agua, líneas de datos y de señales, los ductos de aire acondicionado, conductos y tuberías,

los rieles del ferrocarril, las grúas de tipo ´puente´ y de tipo ´pluma´, portones pivotantes,

marcos de puertas metálicas para el personal, pasamanos metálicos, etc.) deberían ser

eléctricamente referenciadas al mismo potencial de tierra. Las uniones para la ecualización

deberían ser exotérmicas y no mecánicas, donde sea posible, especialmente en áreas bajo-

nivel. Las uniones mecánicas están sujetas a la corrosión y al daño físico. Los ductos y

respiraderos de los sistemas de aire acondicionado que penetran a una estructura desde otra,

no deberían ser ignorados, ya que pueden convertirse en caminos eléctricos problemáticos.

Se recomienda la inspección frecuente y medición de la resistencia eléctrica de conectores

(con un valor máximo de 10 miliohmios), para asegurar la continuidad.

máximo de 10 miliohmios), para asegurar la continuidad. Puesta a tierra El sistema de puesta a

Puesta a tierra

El sistema de puesta a tierra (grounding system) debe direccionarse hacia el logro

de una

baja impedancia a tierra, así como una baja resistencia. Un estudio espectral del

impulso típico del rayo revela un contenido de altas y bajas frecuencias. El sistema de

puesta a tierra

se comporta frente al impulso de rayo como una línea de transmisión, en

donde se aplica la teoría de la propagación de ondas electromagnéticas. Una parte

considerable de la corriente del rayo se propaga horizontalmente al

impactar sobre tierra:

se estima que menos del 15% de esa corriente penetra la tierra. Consecuentemente, valores

40

bajos de la resistencia (25 Ohmios determinados por el NEC) son menos importantes que

las eficiencias volumétricas.

Se logra la llamada ´Puesta a Tierra Equipotencial´ cuando todos los equipos dentro

de las estructuras están referidos a una ´barra maestra de distribución de puesta a tierra´

(Master grounding bar), que en definitiva está conectada o vinculada al sistema exterior de

puesta a tierra (external grounding system). Los lazos o ´loops´ de tierra, y los consecuentes

tiempos de crecimiento diferenciales deben ser evitados.

El sistema de puesta a tierra

se

debería diseñar

para reducir su impedancia a la corriente alterna, y para reducir la

resistencia a la corriente continua. El uso de técnicas de tendidos lineales o radiales de

conductores enterrados

puede disminuir la impedancia,

mientras que permiten que la

energía del rayo diverja mientras que cada conductor enterrado comparte gradientes de

tensión. Son útiles los electrodos de puesta a tierra en anillo, conectados alrededor de las

estructuras. El uso apropiado de las zapatas, de los basamentos

y de las fundaciones de

hormigón armado, aumenta el volumen de los electrodos.

Aditivos

para la reducción de la resistencia de puesta a tierra, mediante el

tratamiento de suelos,

tales como

carbón,

brisa de coque (coke breeze), el hormigón

armado, sales naturales, u otros componentes agregados, pueden ser útiles en presencia de

suelos de alta resistividad, de suelos de pobre contenido de agua, de pobre contenido de

sales, o de suelos a temperaturas de congelamiento. Estos aditivos deben desplegarse sobre

una base ´caso por caso´, de criterio de análisis,

donde la reducción de impedancias de

puesta a tierra es difícil y/o costosa, por medios tradicionales.

41

De acuerdo con la norma, el sistema de electrodos para la protección contra

descargas atmosféricas depende también de las condiciones del suelo. De ahí que, para

estructuras ordinarias menores a 23 m de altura, en:

Arcilla Profunda y Húmeda.- Una simple varilla de 3 m es suficiente.para estructuras ordinarias menores a 23 m de altura, en: Suelo arenoso.- Se requieren dos o

Suelo arenoso.- Se requieren dos o más varillas espaciadas más de 3 m.y Húmeda.- Una simple varilla de 3 m es suficiente. Suelo con tierra poco profunda.- Se

Suelo con tierra poco profunda.- Se emplean trincheras radiales al edificioSe requieren dos o más varillas espaciadas más de 3 m. de 5 m de largo

de 5 m de largo y 60 cm de ancho en arcilla. Si la roca está más superficial,

el conductor podría colocarse sobre la roca.

Rocas.- En un suelo muy poco profundo, un cable en anillo se instala en unasuperficial, el conductor podría colocarse sobre la roca. trinchera alrededor de la estructura. Para mejorar aún

trinchera alrededor de la estructura. Para mejorar aún el contacto, es posible

colocar placas de al menos 2 pies 2 .

La Corrosiónes posible colocar placas de al menos 2 pies 2 . La corrosión y los aspectos

La corrosión y los aspectos de reacción catódica se deberían considerar durante la

fase de análisis de la instalación. Donde se unen

materiales incompatibles, deben ser

adoptados los conectores bimetálicos convenientes. El ensamblado de conductores de

aluminio por debajo, junto con conductores de tierra, de cobre, es una situación típica que

provoca problemas a futuro.

Transitorios y sobretensioneses una situación típica que provoca problemas a futuro. Los lineamientos para la protección electrónica y

Los lineamientos para la protección electrónica y eléctrica son bien descritos en la

norma IEEE 1100. Los fusibles comunes y los interruptores termomagnéticos no son

42

capaces de contener las sobretensiones eléctricas impulsivas, o transitorios, inducidos por el

rayo.

3.3.3

Sistema tipo jaula de Faraday

Para

estructuras

grandes

se

utiliza

una

modificación

al

sistema

Franklin

de

pararrayos, al añadir a las terminales aéreas conductores que crucen sobre la estructura por

proteger, como una caja de Faraday, limitada sobre y a los lados de la construcción, y todo

ese conjunto resultante es conectado a cables múltiples de bajada, que a su vez se conectan

al sistema de tierras perimetral del edificio. El método es utilizado principalmente cuando

es necesario proteger superficies planas, en donde una malla conductora puede ser

considerada para obtener la protección contra impactos directos de toda la estructura. Para

este caso los conductores externos son colocados sobre bordes de techos, terrazas y

voladizos.

La red enmallada debe ser diseñada de tal manera que la corriente de rayo siempre

encuentre al menos dos vías de evacuación de la corriente.

Los edificios modernos con estructura de acero y con varillas embebidas en

concreto se acercan al concepto de la jaula de Faraday, y el riesgo de que un rayo penetre

en un edificio protegido de esta manera se vuelve extremadamente pequeño.

Aunque se debe notar que los rieles de los elevadores no deben ser usados como el

conductor de bajada de los pararrayos, el NEC permite que se unan al sistema de

pararrayos.

43

43 Figura 3.6 Subestación con sistema de pararrayos instalado tipo Jaula de Faraday 3.4 Supresores de

Figura 3.6 Subestación con sistema de pararrayos instalado tipo Jaula de Faraday

3.4 Supresores de sobrevoltajes transitorios

3.4.1

Introducción

Los sobrevoltajes transitorios pueden originarse por maniobras de conexión o

desconexión, descargas atmosféricas y descargas electrostáticas. Los transitorios eléctricos

más severos son los ocasionados por las descargas atmosféricas. Estas pueden dañar el

aislamiento de transformadores, motores, capacitores, cables y ocasionar fallas en líneas de

transmisión por la ionización del aire.

Las cargas sensibles empleadas en hospitales, centros de cómputo y en los controles

industriales

son

más

susceptibles

a

las

descargas

atmosféricas,

que

las

cargas

convencionales. De ahí la necesidad de los supresores de sobrevoltajes transitorios, estos

protegen al equipo electrónico sensible dentro de límites de voltaje menores que los

apartarrayos. El equipo electromagnético tolera sobrevoltajes transitorios hasta que su

44

aislamiento se perfora; en cambio, el equipo electrónico sensible puede dejar de funcionar o

funcionar erráticamente antes de que ocurra daño visible. Mientras que el propósito de los

apartarrayos es el de proteger el aislamiento de transformadores, motores y líneas de

transmisión, el propósito de los supresores de sobrevoltajes transitorios es el de proteger al

equipo electrónico sensible.

3.4.2

Clasificación de supresores de sobrevoltajes transitorios de acuerdo a la

conexión con la carga.

Los supresores se pueden clasificar de acuerdo a la conexión con la carga que

protegen. La conexión puede ser en paralelo o en serie con la carga, siendo la conexión en

paralelo la más común. El tamaño de los supresores paralelo no depende del tamaño de la

carga, sino de su cercanía a la acometida y de la corriente que pueden conducir al realizar

su labor de limitar los sobrevoltajes transitorios. El supresor de sobrevoltajes transitorios

conectado en paralelo y el apartarrayos tienen el mismo principio de operación; cuando el

voltaje en terminales de estos aumenta, la resistencia del elemento de protección disminuye,

dejando pasar más corriente.

Los dispositivos en paralelo se pueden clasificar a su vez en dos tipos:

Sujetadores de voltaje, “voltage clamping devices”,en paralelo se pueden clasificar a su vez en dos tipos: Dispositivos de arco, “crowbar devices”

Dispositivos de arco, “crowbar devices”Sujetadores de voltaje, “voltage clamping devices”, Ambos tipos de protectores (supresores) paralelo conducen

Ambos tipos de protectores (supresores) paralelo conducen corriente cuando el

voltaje aumenta por arriba del valor de ruptura. Los sujetadores de voltaje recuperan el

45

estado de circuito abierto cuando el voltaje disminuye por debajo del nivel de ruptura,

mientras que los de arco entran en conducción cuando el voltaje está muy por arriba del

voltaje de arco (digamos un 50% por arriba de dicho voltaje), una vez en conducción el

voltaje en terminales cae repentinamente a ese voltaje de arco y se mantiene casi constante.

Entre los dispositivos sujetadores de voltaje se tienen los siguientes:

MOV, varistor de óxido metálico,sujetadores de voltaje se tienen los siguientes: Celdas de selenio Diodos de avalancha, protectores zener. La

Celdas de seleniose tienen los siguientes: MOV, varistor de óxido metálico, Diodos de avalancha, protectores zener. La figura

Diodos de avalancha, protectores zener.MOV, varistor de óxido metálico, Celdas de selenio La figura 3.7a) muestra la característica corriente -

La figura 3.7a) muestra la característica corriente - voltaje de un supresor zener con

voltaje de ruptura nominal de 15 V a 1 ma. Obsérvese que la corriente es casi cero cuando

el voltaje en terminales del supresor es inferior a 15 V y la corriente crece rápidamente

cuando el voltaje excede un valor cercano al nominal. La figura 3.7b) corresponde a la

característica corriente - voltaje de un MOV de 150 Vrms. La corriente es prácticamente

cero para voltajes inferiores a 260 V y para voltajes superiores la corriente crece

rápidamente.

46

1 0.8 0.6 0.4 0.2 0 -20 -15 -10 -5 0 5 10 15 20
1
0.8
0.6
0.4
0.2
0
-20
-15
-10
-5
0
5
10
15
20
-0.2
voltaje (V)
-0.4
-0.6
-0.8
-1
a) supresor zener
corriente (mA)
0.8 0.6 0.4 0.2 0 -300 -200 -100 0 100 200 300 -0.2 voltaje (V)
0.8
0.6
0.4
0.2
0
-300
-200
-100
0
100
200
300
-0.2
voltaje (V)
-0.4
-0.6
-0.8
a) MOV de 150 Vrms
corriente (mA)

Figura 3.7 Característica i - v de un supresor zener bipolar y de un MOV de 150 Vrms

Entre los dispositivos de arco se encuentran los siguientes:

Tubos de gasEntre los dispositivos de arco se encuentran los siguientes: Puntas metálicas con separación pequeña, entrehierros

Puntas metálicas con separación pequeña, entrehierrosde arco se encuentran los siguientes: Tubos de gas Puntas de carbón con separación pequeña Tiristores

Puntas de carbón con separación pequeñagas Puntas metálicas con separación pequeña, entrehierros Tiristores Estos dispositivos tienen la capacidad de manejar

Tiristoresentrehierros Puntas de carbón con separación pequeña Estos dispositivos tienen la capacidad de manejar grandes

Estos dispositivos tienen la capacidad de manejar grandes corrientes ya que el

voltaje en sus terminales disminuye en forma importante cuando están en estado de

conducción. Se utilizan frecuentemente en protectores telefónicos y en protectores de líneas

de datos. No se pueden utilizar fácilmente en protectores de alimentación de CA; en esa

aplicación son preferibles los sujetadores de voltaje. La figura 3.8 muestra la característica

corriente - voltaje de un tubo de gas, el voltaje de arco es de 60 V; pero el voltaje en

terminales debe llegar a casi 100 V para que entre en conducción, cuando el voltaje cae por

debajo de 60 V la corriente se hace cero.

47

0.04 0.03 0.02 0.01 0 -0.01 -0.02 -0.03 -50 -0.04 0 50 100 corriente (A)
0.04
0.03
0.02
0.01
0
-0.01
-0.02
-0.03
-50
-0.04
0
50
100
corriente (A)

-100

voltaje (V)

Figura 3.8 Característica corriente - voltaje de un tubo de gas

Los supresores serie utilizan elementos de protección como los usados en los

protectores paralelo; pero incorporan un inductor o un resistor serie; debido a esto pueden

limitar mucho mejor los sobrevoltajes transitorios. Los elementos serie deben ser capaces

de conducir la misma corriente que la carga, de ahí que las dimensiones y el costo de estos

sean dependientes de la carga. La figura 3.9 muestra un supresor de línea de datos que tiene

elementos serie.

R R
R
R
supresor de línea de datos que tiene elementos serie. R R par no protegido par protegido
supresor de línea de datos que tiene elementos serie. R R par no protegido par protegido
supresor de línea de datos que tiene elementos serie. R R par no protegido par protegido
supresor de línea de datos que tiene elementos serie. R R par no protegido par protegido

par no protegido

par protegido

tiene elementos serie. R R par no protegido par protegido supresores zener tubo de gas de
tiene elementos serie. R R par no protegido par protegido supresores zener tubo de gas de

supresores zener

tubo de gas de tres polos

Figura 3.9 Supresor de sobrevoltajes transitorios para línea de datos

48

3.4.3 Categorías de ubicación.

Los supresores de sobrevoltajes transitorios también se pueden clasificar de acuerdo

a su ubicación. De acuerdo al “IEEE Recommended Practice on Surge Voltages in Low-

Voltage AC Power Circuits”, se tienen las categorías A, B y C. La figura 3.10 ilustra la

ubicación de las tres categorías.

Medidor A B C
Medidor
A
B
C
Medidor Acometida A B C
Medidor
Acometida
A
B C
categorías. Medidor A B C Medidor Acometida A B C Edificio Externo Figura 3.10 Ubicación de

Edificio Externo

Figura 3.10 Ubicación de los supresores

La categoría C corresponde a las siguientes ubicaciones:

instalación exterior y acometida,La categoría C corresponde a las siguientes ubicaciones: circuitos que van del watthorímetro al medio de

circuitos que van del watthorímetro al medio de desconexión principal,siguientes ubicaciones: instalación exterior y acometida, cables del poste al medidor, líneas aéreas a edificios

cables del poste al medidor,van del watthorímetro al medio de desconexión principal, líneas aéreas a edificios externos y líneas subterráneas

líneas aéreas a edificios externos yde desconexión principal, cables del poste al medidor, líneas subterráneas para bombas. La categoría B

líneas subterráneas para bombas.del poste al medidor, líneas aéreas a edificios externos y La categoría B corresponde a las

La categoría B corresponde a las localidades siguientes:

alimentadores y circuitos derivados cortos,a edificios externos y líneas subterráneas para bombas. La categoría B corresponde a las localidades siguientes:

49

tableros de distribución,49 barrajes y alimentadores en plantas industriales tomacorrientes para aparatos grandes con cableados cercanos a la

barrajes y alimentadores en plantas industriales49 tableros de distribución, tomacorrientes para aparatos grandes con cableados cercanos a la acometida sistemas de

tomacorrientes para aparatos grandes con cableados cercanos a la acometidabarrajes y alimentadores en plantas industriales sistemas de iluminación en edificios comerciales La

sistemas de iluminación en edificios comercialespara aparatos grandes con cableados cercanos a la acometida La categoría A corresponde a las ubicaciones

La categoría A corresponde a las ubicaciones siguientes:

tomacorrientes y circuitos derivados largos,La categoría A corresponde a las ubicaciones siguientes: todos los tomacorrientes que estén a más de

todos los tomacorrientes que estén a más de 10 m de categoría B con hilossiguientes: tomacorrientes y circuitos derivados largos, #14 - #10 AWG, todos los tomacorrientes que estén a

#14 - #10 AWG,

todos los tomacorrientes que estén a más de 20 m de categoría C con hilosa más de 10 m de categoría B con hilos #14 - #10 AWG, #14 -

#14 - #10 AWG.

Esta clasificación es el resultado de un compromiso entre dos extremos: a) proteger

en forma sobrada sin importar la inversión inicial, y b) no proteger evitando así la inversión

inicial. Entre estos extremos, el estándar recomienda que los protectores de categoría C

deben ser capaces de tolerar mayores corrientes que los de categoría A y B, mientras que el

B debe soportar mayores corrientes que los de categoría A. Es por esto que, en general, los

de categoría C son más robustos y más costosos. La clasificación también sugiere que los

de categoría A tengan un voltaje de sujeción menor, de esta manera los de clase B y C se

encargan de manejar altas energías y los de categoría A se encargan de restringir las

excursiones del sobrevoltaje transitorio pare evitar disturbios en la operación del equipo

50

sensible. La figura 3.11 muestra que la impedancia del alambrado actúa como un supresor

serie. Acometida Tablero de Tomacorrientes Distribución C B A Z Z Figura 3.11 Impedancia del
serie.
Acometida
Tablero de
Tomacorrientes
Distribución
C
B
A
Z
Z
Figura 3.11 Impedancia del alambrado actuando como supresor serie
3.4.4
Principio de operación de los supresores

A los supresores de sobrevoltajes transitorios se les conoce como supresores de

picos. La acción de estos protectores es exactamente esa, la de recortar los sobrevoltajes

transitorios, drenando corriente en el caso de los tipo paralelo, presentando una impedancia

serie grande en el caso de los tipo serie. Como se ha dicho, los apartarrayos y los supresores

paralelos drenan corriente para sujetar los sobrevoltajes transitorios. Cuando el voltaje

debido al disturbio excede cierto valor, el dispositivo de protección permite el paso de la

corriente ocasionando una caída de potencial en la impedancia de la fuente. La figura 3.12

ilustra la forma en que un dispositivo sujetador de voltaje lleva a cabo su labor de

protección. En la parte superior izquierda se presenta la forma del voltaje de circuito

abierto, i.e. si ni el supresor ni alguna carga estuvieran presentes. En la parte superior

derecha se muestra la característica voltaje - corriente del supresor y las líneas voltaje -

corriente correspondientes a la impedancia transitoria (surge impedance) por donde se

51

aproxima el disturbio. La intersección con el eje vertical es el voltaje de circuito abierto (sin

supresor) mientras que la intersección con el eje horizontal es la corriente de corto circuito,

esto es, la corriente que habría si se presentara un corto a la fuente del disturbio (un

supresor que limita a voltaje cero). El voltaje y la corriente resultantes son la intersección

de estas dos características v-i, la del supresor y la de la fuente. En la parte inferior derecha

aparece el voltaje resultante cuando se tiene el supresor. El voltaje resultante depende de

dos impedancias: a) la del supresor en la zona de conducción y b) la de la fuente. Cabe

recalcar que las fuentes de impulsos empleadas para probar los supresores de categoría C

tienen una impedancia menor que las de las fuentes empleadas para probar los de categorías

A y B. También cabe mencionar que los supresores de categoría C tienen mayor capacidad

de corriente.

v oc

abierto 3 4 5 2 1
abierto
3
4
5
2
1

t

voltajes de circuito

v característica v-i del supresor 1 Zs i
v
característica v-i
del supresor
1
Zs
i
El voltaje a la salida del supresor depende de: •La característica v-i del supresor •La
El voltaje a la salida del supresor
depende de:
•La característica v-i del
supresor
•La impedancia del circuito
de donde proviene el
disturbio

t

1

v

3’ 4’ 5’
3’
4’
5’

2’

corrientes de

corto circuito

Figura 3.12 Sujeción de sobrevoltajes transitorios

52

3.4.5 Transitorios de modo común y de modo diferencial

Consideremos un suministro monofásico de 120 Vrms, 60 Hz, como el mostrado en

la figura 3.13. Los conductores que normalmente llevan corriente son el vivo y el neutro.

El conductor de puesta a tierra no lleva corriente sino bajo condiciones de falla o cuando

hay errores de alambrado.

medidor equipo de desconexión principal conductor puesto a tierra de acometida CFE conductor vivo barra
medidor
equipo de
desconexión principal
conductor puesto a
tierra de acometida
CFE
conductor vivo
barra de neutros
conductor puesto a tierra
puente de unión
principal
barra de tierras
conductor de puesta a tierra
conductor del electrodo
de puesta a tierra
electrodo de puesta a tierra

Figura 3.13 Alimentación monofásica: vivo, neutro y tierra

La figura 3.14a) muestra un transitorio de modo diferencial. El modo diferencial se

hace presente entre los dos conductores que normalmente llevan corriente; en este caso ello

corresponde a un transitorio entre vivo y neutro (o línea y neutro). El voltaje entre neutro y

tierra no presenta transitorio alguno; el voltaje es cero. La figura 3.14b) ilustra un

transitorio de modo común. Ahora los dos conductores del circuito, el vivo y el neutro se

desplazan con respecto al conductor de puesta a tierra. Aunque los transitorios más

comunes son los de modo diferencial, la recomendación es que se cuente con protección de

vivo (conductor no puesto a tierra) a neutro (conductor puesto a tierra), de vivo a tierra

(puesta a tierra de equipos) y de neutro a tierra.

53

53 H Vhn a) Modo diferencial N G Vng H vhn b) Modo común voltaje normal
H Vhn a) Modo diferencial N G Vng H vhn b) Modo común voltaje normal
H
Vhn
a) Modo diferencial
N
G
Vng
H
vhn
b) Modo común
voltaje normal
N
transitorio
G
vng

voltaje normal + disturbio

Figura 3.14 Transitorios de modo diferencial y de modo común

3.4.6 Instalación de los supresores de sobrevoltajes transitorios

Instalación de los supresores de sobrevoltajes transitorios Es muy importante que el supresor de transitorios esté

Es muy importante que el supresor de transitorios esté cerca de la carga por

proteger. En caso de que el supresor esté retirado de la carga y se presente un transitorio

con frente de onda muy pronunciado es posible que un pico llegue al equipo sensible.

es posible que un pico llegue al equipo sensible. Es importante respetar las Categorías de Ubicación

Es importante respetar las Categorías de Ubicación para los supresores de

transitorios en circuitos de alimentación de baja tensión. Por ejemplo, en la acometida debe

emplearse uno de Categoría C.

ejemplo, en la acometida debe emplearse uno de Categoría C. Es importante que los supresores cuenten

Es

importante

que

los

supresores

cuenten

con

protección

en

modo

diferencial y en modo común. La protección de modo diferencial es indispensable pero no

es suficiente; se requiere de protección de modo común. El supresor de la figura 3.9 cuenta

con protección en los dos modos.

54

Los supresores de transitorios no realizarán su función si no se instalan en54 forma adecuada. Por ejemplo, no podrán proteger contra disturbios de modo común si no están

forma adecuada. Por ejemplo, no podrán proteger contra disturbios de modo común si no

están conectados a un conductor de puesta a tierra, de ahí que sea indispensable seguir las

instrucciones de instalación del fabricante.

Se recomienda que se instalen supresores categoría B a la entrada de unseguir las instrucciones de instalación del fabricante. UPS. Esto, pues se tiene la idea errónea de

UPS. Esto, pues se tiene la idea errónea de que un UPS es la solución total a los problemas

de calidad de energía.

Capítulo 4. Protección de líneas de transmisión y distribución

4.1 Líneas eléctricas y descargas atmosféricas

Las descargas atmosféricas provocan sobretensiones en las líneas de transmisión y

distribución, que son transitorios de muy corta duración fuertemente amortiguados. Los

sobrevoltajes por descargas indirectas no se consideran de gran relevancia para sistemas de

más de 67 KV, no obstante, para los sistemas de menor voltaje a este, sí deben considerarse

como perjudiciales y deben ser tratados con diferentes dispositivos. Lo que es un hecho es

que las descargas directas afectan los sistemas de baja, mediana y alta tensión.

4.1.1 El mecanismo de impacto del rayo en las líneas de transmisión

Actualmente, aún cuando existen distintas teorías y estudios respecto al mecanismo

de

las

descargas

atmosféricas

sobre

las

líneas

de

transmisión,

el

llamado

modelo

electrogeométrico continúa siendo la técnica más aceptada para estos estudios, con la

observación de que los resultados obtenidos resultan ser en términos generales optimistas.

El modelo electrogeométrico para analizar el mecanismo del impacto del rayo en las

líneas eléctricas se basa en las siguientes hipótesis:

I. La descarga atmosférica (rayo) está precedida de la formación de un canal

guía conductor que cuando alcanza la tierra da paso a la descarga del rayo propiamente.

II. La magnitud de la corriente del rayo es proporcional a la tensión del canal

guía previo a la descarga.

55

56

III. En su trayectoria a tierra el canal guía "brinca" hacia aquel objeto que está a

una distancia de la punta del canal guía igual a un valor que depende del potencial del canal

y consecuentemente de la intensidad de la descarga a que da lugar (ver figura 4.1). Esta

distancia se calcula de acuerdo con la expresión:

Rc

10
10

I

0.65

Rc = distancia expresada en metros

I = Corriente del rayo en kA

(4.1)

Para tomar en consideración la diferencia existente en la magnitud de la corriente

del rayo cuando cae sobre un conductor de fase o sobre el terreno y que se considera del

10%, se modifica la expresión anterior a:

Donde:

Rg

del 10%, se modifica la expresión anterior a: Donde: Rg [3.6 1.7 ln(43 yc)] I 0.65

[3.6

10%, se modifica la expresión anterior a: Donde: Rg [3.6 1.7 ln(43 yc)] I 0.65 (4.2)

1.7 ln(43

yc)] I
yc)] I

0.65

(4.2)

Rg = distancia del impacto a tierra según se ve en la figura 4.1

Yc = altura promedio del conductor<40m (mayor a eso, yc = 5.5*I 0.65 )

57

57 Figura 4.1 Distancia del impacto al conductor y a tierra En el caso del impacto

Figura 4.1 Distancia del impacto al conductor y a tierra

En el caso del impacto del rayo sobre una línea de transmisión se puede presentar la

descarga sobre un conductor de fase y haber un rompimiento dieléctrico entre el conductor

y la estructura o bien en la estructura y el conductor.

4.1.2 Caída de rayos sobre los conductores de fase

Un rayo puede incidir sobre un conductor de fase porque no existe blindaje en la

línea o bien porque el blindaje es deficiente. Cuando ocurre esto se originan ondas de

corriente que viajan en direcciones opuestas y de valor igual a 1/2 produciendo las ondas de

tensión de valor:

Vcond

I
I

Zc

2

(4.3)

58

Zc = impedancia característica de los conductores de fase en ohms.

I = Corriente del rayo en KA.

Si esta tensión es mayor que la de la ruptura dieléctrica del aislamiento conductor -

estructura se produce la falla probablemente en las dos estructuras más próximas al punto

de incidencia del rayo, produciendo las ondas cortadas que viajan a lo largo de la línea

hasta las subestaciones extremas.

a lo largo de la línea hasta las subestaciones extremas. Figura 4.2 Impacto del rayo sobre

Figura 4.2 Impacto del rayo sobre un conductor de fase

Aún cuando la corriente del rayo es una función del tiempo y consecuentemente

también lo es de la tensión que se presenta, para dar una idea de la magnitud de la

sobretensión se presenta un ejemplo. En una línea de transmisión de 400 kV, que tiene una

tensión máxima de 420 kV y un nivel básico de aislamiento al impulso (BIL) de 1425 kV

con una impedancia característica del orden de 300 ohms, si de acuerdo con la curva de

probabilidad de corriente del rayo, se presenta una descarga de 10 kA, la tensión en el

conductor de fase sería:

59

Vcond

59 Vcond 10 KV 300 1500KV 2 (4.4) Lo que significa que al exceder el nivel

10 KV

300 1500KV 2
300
1500KV
2

(4.4)

Lo que significa que al exceder el nivel básico de aislamiento al impulso se puede

producir una falla de aislamiento. Esto quiere decir que dada la curva de distribución de

corrientes del rayo la mayor parte de los rayos a los conductores de fase tienen una alta

probabilidad de falla, razón por la que se debe evitar la incidencia de rayos a los

conductores de fase instalando cable de guarda.

La impedancia característica de los conductores de fase se calcula como:

Zc

de los conductores de fase se calcula como: Zc 60ln 2 y re (4.5) y es

60ln

2 y re
2 y
re

(4.5)

y es la altura media del conductor y se calcula de acuerdo con las siguientes

expresiones:

Siendo:

y

y

y

ytde acuerdo con las siguientes expresiones: Siendo: y y y yt 2 3 2 yt fc

ytde acuerdo con las siguientes expresiones: Siendo: y y y yt 2 3 2 yt fc

2
2

3

2yt yt

fc

para terreno plano

(4.6)

para terreno ondulado

(4.7)

para terreno montañoso

(4.8)

yt

= altura del conductor en la estructura (torre)

fc

= flecha del conductor de fase

re

= radio equivalente del haz de conductores (radio medio geométrico)

60

re

nr 1 Rh n Rh
nr
1
Rh
n
Rh

(4.9)

Para un solo conductor por fase re=6 cm para tomar en cuenta la atenuación por

efecto corona.

Rh = radio del haz

Rh

2
2

S

sen

Rh 2 S sen (4.10)

(4.10)

n

S

= separación entre subconductores del haz

n

= número de subconductores del haz

rl

= radio del subconductor

4.1.3 Caída de los rayos sobre las estructuras (Torres)

Cuando un rayo cae sobre una estructura metálica, la corriente que circula por esta y

a través del cable de puesta a tierra da lugar a la aparición de una sobretensión entre la

estructura y los conductores de fase que proviene de la impedancia de la torre-cables de

guarda para la onda de rayo correspondiente.

La impedancia característica de la torre se calcula suponiendo que es cilíndrica o

cónica, de radio Tr y altura Tw.

La expresión de cálculo es:

61

Para una torre en forma cónica la impedancia se calcula como sigue:

Z t

2 ( Tw ) 2 ( Tr ) 2 30 ln ( Tr ) 2
2
(
Tw
)
2
(
Tr
)
2
30
ln
(
Tr
)
2

(4.11)

Valores típicos de impedancias características se encuentran dentro del rango de

150 a 300 ohms.

Para una impedancia característica de la torre Zt el voltaje en la parte superior de la

misma se puede calcular en una forma muy simplificada como una primera aproximación

así:

Vt

Zt
Zt

I

El circuito equivalente es el siguiente:

(4.12)

Vt Zt I El circuito equivalente es el siguiente: (4.12) Figura 4.3 Circuito equivalente para la

Figura 4.3 Circuito equivalente para la impedancia de la torre

Cuando se tienen cables de guarda esta tensión se calcula con la impedancia

equivalente del conjunto torre-cables de guarda.

Si esta sobretensión es mayor que la tensión dieléctrica resistente (BIL) entonces se

presenta lo que se conoce como "Flameo Inverso".

62

Desde luego que está implícito el problema de obtener una baja resistencia al pie de

la torre, que para las ondas de impulso que tienen un frente escarpado es difícil obtener

valores inferiores a 10 ohms, por lo que si se toma en consideración las curvas de

distribución de corrientes del rayo, la probabilidad de flameo inverso puede ser elevada

para líneas de 115kV, 138 kV y 161 kV y menor para las líneas de 400 kV debido a que en

estas últimas es mayor la distancia conductor-estructura.

4.1.4 Caída de rayos sobre los cables de guarda

Si el rayo cae sobre un cable de guarda se originan dos ondas que tienen un valor

igual a 1/2. Siendo I la magnitud de la corriente del rayo y que viajan en sentido opuesto

hacia las otras estructuras a través de las cuales se descargan a tierra. Las ondas de tensión

que aparecen tienen un valor:

Vg

I

Zg
Zg

2

(4.13)

Siendo Zg la impedancia característica del cable de guarda que se calcula de

acuerdo con la expresión:

Zg

Hg 60 ln rg
Hg
60
ln
rg

Donde Hg= altura del cable de guarda en la torre.

rg= radio del cable de guarda

(4.14)

63

Para una descarga en los cables de guarda, una parte de la corriente pasa a través de

la torre (con impedancia característica Zt) esta fracción depende de la impedancia

característica del cable de guarda.

de la impedancia característica del cable de guarda. Figura 4.4 División de la corriente en los

Figura 4.4 División de la corriente en los cables de guarda

Cuando se tienen dos cables de guarda en la estructura, la impedancia característica

equivalente de la combinación de los dos cables se puede tomar como Zg/2. El circuito

equivalente con un cable guarda es el siguiente:

El circuito equivalente con un cable guarda es el siguiente: Figura 4.5 Impedancia equivalente de la

Figura 4.5 Impedancia equivalente de la torre con un cable de guarda

Con dos cables guarda el circuito equivalente sería el siguiente:

cables guarda el circuito equivalente sería el siguiente: Figura 4.6 Impedancia equivalente de la torre con

Figura 4.6 Impedancia equivalente de la torre con dos cables de guarda

64

4.2 Protección de las líneas eléctricas contra descargas atmosféricas

La protección de las líneas contra descargas atmosféricas se realiza básicamente en

cuatro formas:

Con cables de guardaatmosféricas se realiza básicamente en cuatro formas: Con aisladores Con contraantenas (Counterpoise) Con

Con aisladoresrealiza básicamente en cuatro formas: Con cables de guarda Con contraantenas (Counterpoise) Con pararrayos 4.2.1

Con contraantenas (Counterpoise)en cuatro formas: Con cables de guarda Con aisladores Con pararrayos 4.2.1 Selección del número de

Con pararrayosde guarda Con aisladores Con contraantenas (Counterpoise) 4.2.1 Selección del número de cables de guarda y

4.2.1 Selección del número de cables de guarda y position de los mismos:

Cuando en la estructura (torre) se consideran determinadas las características de los

conductores de fase y su position geométrica, lo que sigue es la determinación del número

y position de los cables de guarda de manera tal que el riesgo de falla de la línea por

descargas atmosféricas sea suficientemente bajo y aceptable. Normalmente, se establece un

índice de salidas aceptable debido a descargas atmosféricas para un tramo de línea de cierta

longitud y el objetivo es lograr esa cantidad o menos salidas. En las líneas nuevas, se

diseñan para menos de 2.5 salidas/100 km por año, tanto para 230 como 138 kV.

En el Apéndice A se muestra el procedimiento para los cálculos preliminares de la

determinación de la position de los cables de guarda para un blindaje total en caso que se

vaya a construir una línea nueva.

65

4.2.2 Distancia de aislamiento y elección de la cadena de aisladores

En general las distancias de aislamiento en las líneas de transmisión se determinan

tomando en consideración los esfuerzos dieléctricos a que se ven sometidas, tanto por el

rayo como por maniobra de interruptores, de modo tal que el riesgo de falla para cada

esfuerzo dieléctrico que se presente sea inferior al valor previamente fijado y que se

considere como aceptable para las condiciones de operación de un sistema.

La determinación de las distancias dieléctricas por descargas atmosféricas en líneas

de transmisión de 230 KV y tensiones inferiores no considera el impacto del rayo sobre los

conductores de fase, ya que estas sobretensiones son muy elevadas y no resultaría

económico calcular las distancias de fase a tierra con estos valores.

En las líneas de transmisión la protección contra descargas atmosféricas se realiza

mediante los cables de guarda, de manera tal que se evita la caída directa de los rayos a los

conductores de fase y reduce la resistencia de conexión a tierra al pie de la torre para evitar

la ruptura dieléctrica entre la estructura y los conductores de fase cuando incida un rayo.

La distancia de fase a tierra por sobretensiones de rayo se calcula a partir de la

expresión:

V 50%

K 3
K
3

d

(4.15)

V50% = Tensión critica de flameo corregida a la altitud correspondiente

66

K 3 = Factor de electrodo y varía de 500 a 600 KV/m. Para fines de cálculo se puede

tomar como 550 KV/m.

d= Distancia de fase a tierra

Además:

V 50%

como 550 KV/m. d= Distancia de fase a tierra Además: V 50% BIL n 0.961 (

BIL

n
n

0.961

(

KV

)

BIL = Nivel básico de aislamiento al impulso

σ = Factor de corrección por altitud

n= varía entre 0.8 y 1.0, para rayo se toma 1.0

(4.16)

A partir de esta relación se puede determinar el número de aisladores que debe tener

una cadena, mínimo, que se debe verificar por contaminación. Por ejemplo para una línea

de transmisión instalada entre 0-1000 M.S.N.M donde se puede tomar n=1.0, si se usa un

nivel básico de aislamiento al impulso por rayo de 550 KV y aisladores estándar de

146x254 mm, el número de estos se calcula como:

d

N° de aisladores estándar = l

1 = longitud del aislador

V

50%

V 50% 550 572.3 KV

550

572.3 KV

 

0.961

l
l
 

572.3

 

d

550

550

67

N° de aisladores estándar =

1045

146

67 N° de aisladores estándar = 1045 146 7.12 8 Por efecto de contaminación se debe

7.12

8
8

Por efecto de contaminación se debe calcular la distancia de fuga requerida de

acuerdo a la expresión siguiente:

Donde:

dfuga

V max Kd 3
V max
Kd
3

(

cm

)

(4.17)

Kd = Factor indicativo del tipo de contaminación expresado en cm/KV

Vmax = Tensión máxima de diseño en KV

Por ejemplo, para la línea de transmisión de 115 KV que tiene una tensión máxima

de diseño de 123 KV, si se supone opera en una zona de contaminación baja con 3.5

cm/KV, la distancia de fuga es:

dfuga

123 3.5 3
123
3.5
3
con 3.5 cm/KV, la distancia de fuga es: dfuga 123 3.5 3 248.54( cm ) Si

248.54(

cm

)

Si se considera que los 8 aisladores calculados antes tienen una distancia de fuga de

30.5 cm. La distancia de fuga que se obtiene es:

dfuga

8x 30.5 x30.5

cm. La distancia de fuga que se obtiene es: dfuga 8 x 30.5 244( cm )

244(cm)

4.2.3 Contraantenas (counterpoise)

Anteriormente se ha mencionado que cuando un rayo incide sobre una estructura o

sobre un cable de guarda, se presenta una elevación de tensión por efecto de la resistencia

68

al pie de la torre. Esta elevación de tensión puede originar un arco eléctrico en el sentido

inverso, es decir, estructura a conductores o cable de guarda (En sentido inverso al que se

presenta cuando el rayo incide sobre los conductores de fase). A estas sobretensiones se les

denomina sobretensiones de retorno.

El valor de estas sobretensiones depende de varios factores, entre ellos el punto de

impacto del rayo a lo largo de los cables de guarda y estructuras. Este factor puede

determinar

un

cierto

índice

de

salidas

por

sobretensiones

básicamente de los siguientes factores:

de

retorno

y

dependen

1. Distancia de fase a tierra entre conductores y estructuras (en las fases

externas y en la ventana)

2. Longitud del claro

3. Número de cables de guarda y la disposición de los mismos

4. Forma geométrica de las torres y sus dimensiones (afecta a la impedancia

característica de la misma)

5. Resistencia al pie de la torre

El último factor puede mejorarse por medio de las contraantenas, de tal manera que

se disminuya la probabilidad de fallas por sobretensiones de retorno o inversas.

En

el

cálculo

de

las

contraantenas

intervienen

principalmente

los

siguientes

factores:

 

1.

Resistividad del terreno

 

69

2. Impedancia característica de la torre y de los cables de tierra.

3. Magnitud de la corriente del rayo

4. Longitud del claro

5. Número de cables de guarda y su position

6. Distribución estadística de las corrientes del rayo

7. Nivel ceráunico del lugar de la instalación

Algunas consideraciones importantes en la utilización de las contraantenas:

Las contraantenas (counterpoises) se diseñan principalmente para la disipación de

las corrientes del rayo, que son de frente escarpado y alta velocidad.

De acuerdo a la resistividad del terreno expresada en Ω/m y la resistencia medida o

equivalente del terreno (a 60 Hz), se pueden determinar las zonas de aplicación de distintos

tipos de contraantenas para líneas de transmisión de 115 a 400 KV. Se recomienda usar

varillas (electrodos) de cobre de 5/8 in y 3.05 m de longitud.

Sobre las contraantenas cabe hacer los siguientes comentarios:

1. La profundidad de la contraantena debe estar entre 50 y 70 cm.

2. Si en lugar del cable de cobre se usan cables de acero el resultado es

prácticamente el mismo.

70

3. Un incremento en la sección del conductor no representa una mejora

significativa en el comportamiento de la línea para las sobretensiones de

retomo.

4.3 Descargadores de sobretensiones (pararrayos)

4.3.1 Reseña histórica

El primer dispositivo utilizado para enviar a tierra las descargas atmosféricas en las

líneas de transmisión y de distribución, fue un simple explosor de puntas (rod gap), el cual

se

ilustra

en

desventajas:

la

figura

4.7 en

su

forma más elemental y adolece de las siguientes

1. La tensión de disparo (figura 4.8) depende en alto grado de la polaridad.

2. Retraso de funcionamiento, dado por el tiempo de formación de cresta de la

onda incidente. Para funcionar en 1 µs la tensión de disparo debe ser de 1.5 a

3 veces superior al 50% de la tensión de choque disruptiva.

3. El arco no se extingue a sí mismo, debido a la naturaleza capacitiva del

dispositivo.

71

71 Figura 4.7 Representación esquemática de un explosor de puntas Figura 4.8 Tensión de disparo de

Figura 4.7 Representación esquemática de un explosor de puntas

4.7 Representación esquemática de un explosor de puntas Figura 4.8 Tensión de disparo de un explosor

Figura 4.8 Tensión de disparo de un explosor de puntas

El disparo del explosor de puntas implica, además, un cortocircuito en el sistema, el

cual se ve de inmediato alimentado por la intensidad de corriente de régimen permanente.

Las ventajas de este dispositivo son: bajo costo de adquisición y bajo valor de

tensión residual. Sin embargo las desventajas del explosor de puntas motivaron el estudio

para el desarrollo y optimización de los explosores.

4.3.2

Explosores

Un explosor como el de la figura 4.7, denota un comportamiento capacitivo.

Cuando dispara, la intensidad de corriente de derivación se encuentra entonces desfasada

90° respecto a la tensión, dándose las condiciones ideales para un reencendido del arco. La

72

corriente no se ve limitada en su derivación a tierra y la corriente de régimen sigue el

mismo camino.

Esto motivo que el explosor se viera rápidamente provisto de una resistencia

óhmica en su extremo conectado a tierra, según se ilustra en la figura 4.9. En el caso de los

explosores de pumas se habla del corto circuito de 60 Hz que ocurre después de la

descarga.

corto circuito de 60 Hz que ocurre después de la descarga. Figura 4.9 Representación esquemática de

Figura 4.9 Representación esquemática de un explosor de puntas activo

Lo que se obtiene con esa resistencia es:

1.

Conferirle

al

dispositivo

de

protección

un

comportamiento

óhmico

capacitivo de manera que el desfase existente entre la corriente a tierra y la

tensión no llegara

a

90°. De esta

manera se trataba de combatir el

reencendido del arco.

2.

La resistencia limita también a la corriente en su trayecto a tierra.

 

Pronto se advirtió que la resistencia no deber ser lineal, sino más bien denotar un

comportamiento autoválvula; es decir que su valor óhmico cambiase con el valor de la

73

tensión imperante entre el conductor y el dispositivo de protección. Lo que se persigue con

la nueva resistencia era que al actuar (disparar) el explosor, la tensión residual en el

dispositivo fuese limitada a un valor bajo, pero al mismo tiempo lo suficientemente alto, de

manera que el explosor pudiera extinguir de nuevo (romper el arco) antes de que se

restableciera la tensión pico de operación, como se ve en la figura 4.10.

tensión pico de operación, como se ve en la figura 4.10. Figura 4.10 Comparación de una

Figura 4.10 Comparación de una resistencia óhmica real con una ideal

Es conveniente establecer ahora la definición de los términos más usados en

relación con pararrayos y que ayudaran a entender mejor su funcionamiento: