Vous êtes sur la page 1sur 5

TEORIAS ABSOLUTAS

Surgen en el siglo XIX, y se consideran la concepción mas tradicional de la pena, sosteniendo

que su sentido reside en la retribución que la justicia exige ante la comisión de un delito. La teoría

retribucionista se fundamenta

en razones éticas, religiosas y jurídicas, y no toma en consideración el

fin de la pena; solo atiende a la necesidad de castigar a quien ocasiona un mal.

El Fundamento ético de la retribución proviene del filosofo alemán

Emmanuel Kant, quien sostiene

que

el hombre es un

“fin en

si mismo” que

no puede ser instrumentalizado en función de beneficio

alguno para

la

sociedad. Por

ello

no

es

ético fundar el castigo del delincuente en razones de

utilidad social. Así firma que, cuando se impone

una pena,

es porque quien

delinque

la merece,

como exigencia de la justicia;

y no

debe

constituir una

función utilitaria

para una

determinada

sociedad. Desde un enfoque religioso, la pena se origina

en cuestiones

propias

de lo

divino. Así

veos que el mensaje de Pio XII al Congreso Internacional del Derecho Penal , en uno de sus pasajes dice : “ Pero el juez supremo en su juicio final, aplica únicamente el principio de

retribución. Este

ha

de poseer, pues

un

valor

que

cabe

reconocer”.

Vemos

como la religión,

equipara la función de la justicia

humana

con la justicia

divina. Por último , el fundamento jurídico

de la

retribución se debe

a

una

proposición

de

Hegel,

“para

este el

carácter

retributivo

de la

pena

se justifica por la necesidad de restablecer la

vigencia

de la

voluntad general representada

por el

orden jurídico,

que

resulta negada

por la

voluntad especial

del delincuente.

Si la

voluntad

general

es negada

por la

voluntad del delincuente,

habrá

que negar esta

negación a

través

del

castigo

penal

para

que

surja

de nuevo

la

afirmación

de la

voluntad general. Concluyendo lo

referente a las teorías absolutas, podemos decir que estas manifiestan una concepción retribucionistas; su gran aporte es el de haberse preocupado por que las penas fuesen más justas, y que guardaran relación con el daño causado por el delito al bien jurídico que el Derecho protege.

TEORIAS RELATIVAS Estas teorías a diferencia

de las primeras, se preocupan por

el fin

que con

la

pena se

persigue;

no consideran su fundamento , sino para qué sirve la pena; es decir, le otorgan una función

utilitaria

y

sostienen

que

la

pena

es

necesaria

para

preservar

ciertos

bienes

sociales,

A

diferencia de las

retributivas, estas

no

ven

en

la

pena

un

castigo por

el delito cometido,

sino

un

instrumento que sirve para prevenir delitos futuros .

Las

teorías relativas , son denominadas así , tomando en cuenta

su

finalidad que es

relativa, a

diferencia

de

la

justicia considerada absoluta.

La Prevención General

Su principal representante fue Anselm Von Feuerbach quien considero la pena

como una

coacción

psicológica que se ejercía en todos los ciudadanos para que omitieran la comisión de los

delitos “ .

La

Prevención General ejercida por la pena, actúa sobre la

generalidad de las personas,

para que estas se abstengan de delinquir es decir, constituye una

suerte de amenaza de parte de

la ley. Y para que esa prevención no se convierta en un terror penal ,la amenaza está limitada

por una

serie

de principios

que restringen el poder penal

y

hacen que la

pena

sea razonable y

proporcional al delito cometido. Sin

embargo se critica

a

este tipo

de

prevención el hecho de que

para mantener controlada a la sociedad utiliza el miedo; de esta forma, no elimina el hecho ya

producido, ni tampoco puede impedir que en el futuro se den otros. La Prevención Especial

Comienza ser conocida a

partir del último tercio del siglo XIX. Uno de sus principales promotores

fue Franz Von Liszt, quien veía a la pena como una forma de obtener la corrección del

delincuente al tiempo que un medio

para proteger

a

la

sociedad de él. A este tipo de prevención

especial se debe la introducción de la medidas de seguridad, que nuestro código Penal señala en

los

Arts. 10

y siguientes. También la de una serie

de instituciones que posibilitan la ejecución de

una pena. En forma total o parcial, en el caso de delito considerados de menor gravedad,

siempre que las características del delincuente lo permitan . Nuestra

legislación penal regula, para

el caso

la

suspensión

condicional

de la

ejecución de la

pena

y la

libertad

condicional en

los

artículos 87 y siguientes Pn, y 94v y sigs. Pn.A esta forma de prevención responde la idea de

que la

prisión deben tener una

función de resocialización , presente en nuestra legislación , aunque

en la

práctica

tal

propósito

no

llegue

a

hacerse realidad

por diferentes

razones.

La prevención

especial es criticada por muchos autores quienes argumentan que, algunos casos, la pena no es

necesaria

y,

en

otros se

vuelve imposible. Inclusive en los

Estados

democráticos puede llegar a

ser ilícita, pues a ningún sujeto que haya

sido penado se le puede imponer medidas resocializantes

en contra

de

su voluntad. Esto

no

impide, ,

sin embargo, que quien haya

delinquido reciba

su

castigo

ya

que

el Derecho

Penal

tiene

por finalidad

general

la

convivencia

humana

específicamente la

protección de bienes jurídicos.

Teorías de la unión:

Las teorías mixtas, eclécticas o de la unión tratan de mediar entre las teorías absolutas y relativas como una solución en la lucha de Escuelas. Pero como toda solución de compromiso desemboca en un eclecticismo, adoptando posturas medias; es decir, recogen de una y otra lo mejor y no llegan a satisfacer totalmente a nadie. Esto se debe a que las teorías de retribución y prevención resultan antípodas, por lo tanto, no pueden subordinarse el uno al otro, sino coordinarse mutuamente. La retribución mira al pasado, al delito cometido; la prevención, al futuro, a evitar que se vuelva delinquir. Las teorías de la unión, en sus distintas variantes tienen, sin embargo el mérito de haber superado la

parcialidad, tanto de las teorías absolutas como de las relativas. Ninguna de estas dos teorías, puede comprender el fenómeno de la pena en su totalidad, ya que, sólo fijan su atención en partes de ese fenómeno. Precisamente en esto fracasan también las teorías de la unión. Para éstas lo fundamental sigue siendo la pura retribución del delito culpablemente cometido y sólo dentro de ese marco retributivo y, por vía de excepción, admiten que con el castigo se busquen fines preventivos. Roxin manifiesta que la retribución no es el único efecto de la pena, sino uno más de sus diversos caracteres que incluso no se agota en sí mismo, sino que, al demostrar la superioridad de la norma jurídica sobre la voluntad del delincuente que la infringió, tiene un efecto preventivo general en la comunidad. Se habla en este sentido de prevención general positiva que más que la intimidación general, persigue el reforzamiento de la confianza social en el Derecho. En tal sentido, no se puede afirmar que existe función única en la pena, ni mucho menos asignar a la pena un fin exclusivo. La pena es un fenómeno pluridimensional que cumple diferentes funciones en cada uno de los momentos en que aparece, es decir, cuando el legislador prohíbe una conducta amenazándola con una pena, es decisiva la idea de prevención general negativa, pues, se intimida a los miembros de la comunidad, para que se abstengan de realizar la conducta prohibida. Pero si, a pesar de esa amenaza e intimidación general, se llega a cometer el hecho prohibido, entonces a su autor debe aplicársele la pena prevista para ese hecho, predominando en la aplicación de la pena la idea de retribución o de prevención general positiva, aunque no se excluyan aspectos preventivos especiales.Finalmente, durante la ejecución de la pena, prevalece, sobre todo si se trata de una pena privativa de libertad, la idea de prevención especial. Ello debido a que, el delincuente estando recluido en prisión, debe recibir la educación y socialización suficiente para alcanzar un grado evolutivo que al devolverlo a la vida en comunidad no vuelva a delinquir.

Referencias Bibliográficas

Manual de Derecho Penal Parte General, Miguel Alberto Trejo 2ª. Edición 1996 Talleres Gráficos UCA

BRAMONT-ARIAS TORRES, Luis Miguel: Manual de Derecho Penal. Parte General. Edit. Santa Rosa. Perú, 2000, p.70; y VILLA STEIN, Javier: Derecho Penal. Parte General. Edit. San Marcos. Lima, 1998, p. 101.

Manual de Derecho Penal. Gonzalo Quinteros Olivares

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES ESCUELA DE DERECHO CÁTEDRA DERECHO PENAL I Tema: TEORIAS ABSOLUTAS RELATIVAS ECLECTICAS

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES ESCUELA DE DERECHO CÁTEDRA DERECHO PENAL I

Tema:

TEORIAS ABSOLUTAS RELATIVAS ECLECTICAS RELATIVAS AL DERECHO PENAL

Sección: 02

Docente:

LIC. LUIS

ARTURO RODRIGUEZ RODRIGUEZ

Integrantes

Carné

Edwin Alexander Orantes José Francisco Chevez Avilés Mario Edgardo Orantes Trigueros

51-5998-2011

51-5022-2011

51-4864-2011

Fecha de presentación:

Viernes, 23 de marzo 2012.