Vous êtes sur la page 1sur 11

Física

Caída libre de los


cuerpos
Estefanii atoche quesada
Se denomina así al movimiento que
describen, atraídos por la fuerza
gravitatoria de la Tierra, los cuerpos que
caen.
Su característica es que el aumento de
velocidad es siempre el mismo en las
cercanías de la superficie terrestre.
En este caso, la velocidad de los
cuerpos aumenta en 9,8 m/s por cada
segundo transcurrido.
Aristóteles y
la caída de
los cuerpos
Aristóteles nació en la ciudad de Estagira, en el 384 a.C.
Fue discípulo de Platón y preceptor y maestro de
Alejandro Magno.
Era un hombre puramente empirista, es decir, fundamentó
los conocimientos humanos en la experiencia.
Aristóteles, creía que al dejar caer cuerpos livianos y pesados
desde la misma altura, sus tiempos de caída serían diferentes: los
cuerpos más pesados llegarían al suelo antes que los livianos. Esta
creencia perduró casi dos milenios. Esto sucedió en virtud de la
gran influencia del pensamiento aristotélico en varias áreas del
conocimiento.
Galileo
Galilei y
su
postura
Galileo Galilei nació en Pisa en 1564.
Su padre, lo indujo a seguir estudios en medicina, ya que era una
profesión lucrativa. Pero Galileo no estuvo de acuerdo con estos estudios,
así que abandonó la carrera de medicina y se interesó en otro tipo de
problemas, comenzando a estudiar matemática y ciencias.
Fue un astrónomo, filósofo, matemático y físico que estuvo
relacionado estrechamente con la revolución científica.
Limitado por la imposibilidad de medir tiempos cortos y con la intención
de disminuir los efectos de la gravedad, se dedicó al estudio del plano
inclinado, lo que le permitió comprobar la independencia de las leyes de la
caída de los cuerpos respecto de su peso y demostrar que la aceleración
de dichos planos es constante.
Para esto, relacionó el movimiento del péndulo con la caída libre,
ya que no podía cronometrar la caída de los cuerpos cuando estos lo
hacían verticalmente. Dedujo lo siguiente: cuando se desplaza un cuerpo
suspendido de una cuerda y se lo suelta, comienza a caer. La cuerda a la
que está atado le impide descender en línea recta, obligándole a hacerlo
oblicuamente y con suficiente lentitud como para poder cronometrarlo.
Bastaba con colocar un tablero de madera inclinado, que
llevara en el centro un surco largo, recto y bien pulido. Una esfera
que ruede por el surco se mueve en línea recta. Y si se coloca la
tabla en posición casi horizontal, las esferas rodarán despacio,
permitiendo así estudiar su movimiento.
Mientras más inclinado estuviese el plano más se
aproximaría al movimiento de caída libre; esto sucede, entonces,
cuando el plano se encuentre en posición vertical.
Galileo dejó rodar por el surco esferas de diferentes pesos
y cronometró su descenso por el número de gotas de agua que eran
producidas por un reloj de agua. Comprobó que el peso no influía
para nada: todas las esferas cubrían la longitud del surco en el
mismo tiempo.
Cuando Galileo inclinaba más el plano encontraba que las distancias
recorridas en los intervalos respectivos eran mayores pero sus
relaciones internas seguían siendo las mismas. Esto le permitía
sugerir que para el caso de la caída libre las distancias deberían
de guardar las mismas relaciones.
Esto le permitió concluir que la distancia recorrida hasta el punto de
partida debía ser directamente proporcional al tiempo al
cuadrado.

Las leyes de la caída de un cuerpo descritas por Galileo son


válidas siempre y cuando el cuerpo caiga a través del vacío,
pues en un medio como el aire, influye la fuerza de
rozamiento del mismo.
Al estudiar las caída de los cuerpos mediante esos experimentos
llegó a la siguiente conclusión:

“si se deja caer simultáneamente desde la misma altura un


cuerpo liviano y otro pesado, ambos caerán con la misma
aceleración, llegando al suelo al mismo instante”

Esta afirmación era correcta, pero solo para los cuerpos que
caían sin la presencia del rozamiento del viento, es decir, para los
cuerpos que caían en el vacío.

Las conclusiones de Galileo se pueden resumir de la


siguiente manera:
1. La caída libre es un movimiento uniformemente acelerado.
2. La aceleración de la caída en el vacío es independiente del
peso de los cuerpos.
Bibliografía
http://www.kalipedia.com/fisica-quimica/tema/movimientos/caida-libre.html?x=2007092
http://roman.mainer.de/elysion/aristoteles.jpeg
http://www.teleantioquia.com.co/Programas/CajadeSorpresas/Imgs/Inventos/Galileo.jp

http://www.portalplanetasedna.com.ar/ideas04.htm
Fisica. Mecánica. Fluidos. Calor. Alberto G. Heinemann. Ed Estrada.1985
Fisica General. Beatríz Alvarenga Álvarez, Antonio Máximo Ribeiro Da Luz. Ed
Harla. 1979
Introducción a la física. Alberto Maiztegui, Jorge Sábato. Ed Kapelusz. 1982