Vous êtes sur la page 1sur 122
MOVIMIENTO DE LAS SOLUCIONES A TRAVÉS DE LAS ROCAS
MOVIMIENTO DE LAS SOLUCIONES A TRAVÉS DE LAS ROCAS

El movimiento de las soluciones hidrotermales a través de las rocas parece producirse con mayor facilidad donde existen aberturas largas y continuas, como fisuras, o donde existen aberturas más pequeñas interconectadas, como en las zonas de cizallamiento, capas de lava vesicular o sedimentos porosos permeables. Puesto que muchos yacimientos contienen millones, y hasta centenares de millones de toneladas de mineral, debieron de ser necesarias enormes cantidades de soluciones para transportar esta substancia. De ahí que debieran de existir conductos adecuados bastante grandes. La difusión a través de los retículos cristalinos es demasiado lenta e incapaz de actuar en gran volumen a largas distancias. Sin em- bargo, la difusión es un importante factor que permite la entrada de iones de

substitución en los cristales en verdaderos focos de substitución, donde de otra

manera las voluminosas soluciones en movimiento no podrían tener entrada. Además, la corriente de las soluciones, particularmente confinada, pues de lo contrario la materia mineral se habría dispersado en exceso. Una ancha brecha volcánica, por ejemplo, podría ser permeable en su totalidad, pero precisamente por esta total permeabilidad las soluciones mineralizadoras se habrían extendido tanto que los minerales depositados a partir de las mismas habrían sido demasiado difusos para constituir mena mineral.

MOVIMIENTO DE LAS SOLUCIONES A TRAVÉS DE LAS ROCAS El movimiento de las soluciones hidrotermales a
TAMAÑO DE LAS PARTÍCULAS ROCOSAS Y SUPERFICIE ESPECÍFICA
TAMAÑO DE LAS PARTÍCULAS ROCOSAS Y SUPERFICIE ESPECÍFICA

El tamaño de las partículas de las rocas es importante, no sólo en lo relativo a.1 curso de las soluciones a través de las rocas, sino principalmente en las reacciones químicas entre la materia rocosa y las soluciones. La superficie de una masa unidad de substancia finamente desmenuzada se denomina superficie específica. Con una gran superficie y pequeño tamaño de partícula, los poros son pequeños y la permeabilidad es lenta.

Pero estas características son oportunas para la deposición mineral por cuanto una gran superficie específica permite un mayor contacto entre la roca y la solución, y por lo tanto una mayor oportunidad de que reaccionen entre sí. Una brecha angulosa abierta, por ejemplo, ofrece a las

soluciones mineralizadoras simultáneamente una superficie rocosa

muchas veces mayor que las paredes de un filón de fisura, y de ahí una

mayor oportunidad para la deposición o la substitución. Una capa permeable, tal como una arcosa con poros conectados pero pequeños, presenta una gran superficie específica para la reacción entre los granes

de la roca y las soluciones, y además los pequeños poros retrasan el ritmo

TAMAÑO DE LAS PARTÍCULAS ROCOSAS Y SUPERFICIE ESPECÍFICA • El tamaño de las partículas de las

de la corriente y permiten que haya más tiempo para la reacción.

TAMAÑO DE LAS PARTÍCULAS ROCOSAS Y SUPERFICIE ESPECÍFICA • El tamaño de las partículas de las
EFECTO DE LAS ROCAS HUÉSPEDES
EFECTO DE LAS ROCAS HUÉSPEDES

Las paredes de una roca reactiva que no están en equilibrio con las soluciones ejercen un profundo efecto sobre la deposición mineral hidrotermal, mayor en la substitución que en el relleno de cavidades. Ciertas capas de carbonato, por razones que no se conocen bien, son favorables a la deposición de menas, mientras que otras no lo son.

Se conocen otras rocas que favorecen la deposición del mineral, y pueden citarse innumerables ejemplos en todo el mundo indicando que la deposición del mineral,

principalmente la substitución, está influida o localizada

por el carácter de la roca huésped.

EFECTO DE LAS ROCAS HUÉSPEDES • La s paredes de una roca reactiva que no están
FACTORES QUE AFECTAN A LA DEPOSICIÓN
FACTORES QUE AFECTAN A LA DEPOSICIÓN

Los modos

de

formación

de

los

minerales

de

los

diferentes

tipos de yacimientos

que

se

refieren a

la

deposición a partir de soluciones hidrotermales son cambios predominantemente químicos en las

soluciones,

reacciones

entre

las

soluciones

y

las

paredes rocosas por

los materiales de los filones,

y

cambios de temperatura y presión.

FACTORES QUE AFECTAN A LA DEPOSICIÓN • Los modos de formación de los minerales de los

1. Cambios y reacciones químicas. En su largo camino ascendente,

las

soluciones mineralizadoras tienen que experimentar

inevitablemente algún cambio químico por su reacción con las rocas que atraviesan. Las rocas silicatadas las hacen alcalinas o más

alcalinas. La concentración de iones hidrógeno (pH) puede

determinar cuándo ha de ocurrir la reacción con las rocas o la deposición.

2. Temperatura y presión. Los factores más importantes que provocan la deposición hidrotermal a parar de soluciones son los cambios de temperatura y presión. En general, un descenso de temperatura

hace disminuir la solubilidad y produce la precipitación.

Las soluciones hidrotermales inician su camino con el calor proporcionado por el magma, calor que se pierde lentamente al, ir atravesando las rocas. El descenso de temperatura depende del ritmo de pérdida de calor en las paredes rocosas, lo cual depende a su vez de la cantidad de solución que las atraviese, de las reacciones exotérmicas y principalmente de la capacidad de la pared rocosa para absorber el calor.

1. Cambios y reacciones químicas . En su largo camino ascendente, las soluciones mineralizadoras tienen que
Algunos efectos de la alteración
Algunos efectos de la alteración
Condiciones de temperatura Roca encajonante Algunos productos de alteración Epitermal Caliza Lavas Intrusivas ígneas Silificación Alunita,
Condiciones de
temperatura
Roca encajonante
Algunos productos de alteración
Epitermal
Caliza
Lavas
Intrusivas ígneas
Silificación
Alunita,
clorita,
pirita,
algo
de
sercita,
minerales arcillosos.
Mesotermal
Caliza
Pizarras, lavas
Silificado a hasperoide; dolomitas, siderita.
Silificaciòn, minerales arcillosos
Rocas ígneas silìcicas
Principalmente sericita y cuarzo; algo de
minerales arcillosos-
Hipotermal
Rocas ígneas básicas
Rocas graníticas;
esquistos; lavas
Serpentinizado, epidpta, clorita.
Greisen: topacio, mica, blanca, turmalina;
piroxemos, anfibo 1.
LOCALIZACIÓN DE LA MINERALIZACIÓN HIDROTERMAL
LOCALIZACIÓN DE LA MINERALIZACIÓN
HIDROTERMAL

La causa de la localización de los yacimientos hidrotermales tiene, a la vez, interés científico e importancia práctica.

Naturalmente, varía en cada distrito, y puede ser debida a uno o más factores que hayan actuado conjuntamente. Las más de las veces depende del carácter químico y físico de la roca huésped, de los rasgos estructurales, de la intrusión, de la

profundidad de la formación, de los cambios que experimenten

las aberturas de las rocas o de una combinación de todos

estos factores. En algunos casos se ve claramente definida la causa de la localización; en otros, es un enigma.

Intrusiones. Como la mayoría de soluciones hidrotermales son de procedencia magmática, la situación de la intrusión- madre puede determinar la localización del mineral. Las cúpulas o las apófisis en las intrusiones pueden localizar el

mineral en sus proximidades.

LOCALIZACIÓN DE LA MINERALIZACIÓN HIDROTERMAL • La causa de la localización de los yacimientos hidrotermales tiene,

Carácter

de

la

roca

huésped.

Los depósitos

hidrotermales pueden formarse en cualquier clase de roca huésped, pero algunas de ellas influyen en la deposición

más que otras.

 

En el caso de depósitos de relleno de cavidades, la localización de la abertura, más que el carácter de la roca contenedora, es lo que localiza el mineral, si bien la naturaleza física y química de la roca huésped puede determinar el emplazamiento y forma de la cavidad. Por

ejemplo, las rocas quebradizas se desmenuzan más

fácilmente que las no quebradizas, y por consiguiente localizan las fracturas y brechas; las rocas carbonatadas

permiten la formación de aberturas para la solución.

• Carácter de la roca huésped . Los depósitos hidrotermales pueden formarse en cualquier clase de

Rasgos estructurales. Los rasgos estructural es - son importantes localizadores de depósitos hidrotermales. Las fisuras sirven por sí solas como emplazamientos, así como de conductos para el desplazamiento de los fluidos minerales hasta las rocas susceptibles de substitución. La intersección de fisuras con rocas favorables se utiliza en la búsqueda de depósitos de substitución. Ambas son necesarias. Puede existir una caliza favorable a la substitución, pero no podrá producirse substitución alguna en ella si las soluciones no pueden llegar a la misma, y al revés: puede existir un excelente conducto de fisura, pero si sus paredes son desfavorables, no se producirá ninguna substitución. Es necesaria la coincidencia de ambas cosas.

• Rasgos estructurales. Los rasgos estructural es son importantes localizadores de depósitos hidrotermales. Las f isuras
SECUENCIA MINERAL. PARAGÉNESIS
SECUENCIA MINERAL. PARAGÉNESIS

En la formación de los depósitos minerales de afinidad magmática, los minerales se forman según una secuencia ordenada, y esta disposición se denomina pairagénesis. Es muy sencilla en les depósitos magmáticos y metasomáticos de contacto, en los que los

minerales de ganga son primero, los óxidos vienen después y los sulfuros se presentan en último lugar. Sin embargo, la relación se estudia mejor en los depósitos hidrotermales, en los que la

secuencia de la deposición, y a menudo la repetición y la imbri-

cación de la misma, es característica de los minerales depositados en cavidades o formados por substitución. En los depósitos que rellenan cavidades, el mineral está dispuesto en capas sucesivas (denominado crustificación), depositándose una capa más joven encima de otra más vieja; en algunos depósitos pueden hallarse presentes ocho o diez minerales, o repetirse los mismos, en una sola secuencia mineral.

SECUENCIA MINERAL. PARAGÉNESIS En la formación de los depósitos minerales de afinidad magmática, los minerales se

El mismo orden de deposición se repite en numerosas localidades del mundo entero. Entre los minerales comunes de los yacimientos de menas, generalmente la secuencia comienza con cuarzo, seguido por sulfuros o

arseniuros de hierro, blenda, enargita, calcopirita,

bornita, galena, oro y minerales argentíferos complejos. Pueden aparecer generaciones ulteriores de ganga y de minerales de mena. Los últimos minerales se

encuentran posados en cristales anteriores, en las

porciones centrales, no rellenadas del yacimiento y denominadas drusas.

• El mismo orden de deposición se repite en numerosas localidades del mundo entero. Entre los

La causa de estas secuencias minerales en los rellenos de cavidades se considera debida, generalmente, a la disminución de la solubilidad de los minerales en solución a consecuencia de un descenso de temperatura y de presión;

es decir: los minerales más solubles permanecen más tiempo

en solución, y los menos solubles son los primeros en

precipitarse.

El pH de las soluciones es también un factor, por cuanto los distintos minerales pueden ser depositados en condiciones

alcalinas o neutras.

El estudio de la paragénesis de un depósito aclara la naturaleza, continuidad en el tiempo y carácter cambiable de

las soluciones mineraliza doras. También indica los posibles

cambios en el carácter del mineral a profundidad, así como

los minerales primeros de una secuencia pueden esperarse

se hallen en mayor cantidad en las porciones más calientes y

profundas.

• La causa de estas secuencias minerales en los rellenos de cavidades se considera debida, generalmente,

RELLENO DE CAVIDADES

El relleno de espacios abiertos o cavidades en las rocas se consideró antiguamente como el único modo de formación de los depósitos minerales, y por espacio de mucho tiempo se consideró el más importante. De modo especial, una fisura rellena denominada filón o veta de fisura era sinónimo de depósito mineral, y todavía se considera el tipo representativo de un yacimiento mineral Se forman más tipos de depósitos minerales por relleno de cavidades que por ningún otro proceso, y de ellos, el filón de fisura es con mucho el más común e importante. Sin embargo, como se ha dicho

anteriormente, el relleno de cavidades va acompañado

generalmente por substitución.

El proceso y rasgos característicos

El relleno de cavidades consiste en la deposición de mineral a partir de soluciones en aberturas de las rocas.

Aquéllas pueden ser diluidas o concentradas, calientes o frías, y de procedencia magmática o meteórica. Las más de las veces son calientes, diluidas y magmáticas.

RELLENO DE CAVIDADES • El relleno de espacios abiertos o cavidades en las rocas se consideró

Fig. 1. Formación de cristales de cuarzo desde la pared del filón hacia el centro, formando una

estructura peiniforme y una

drusa en el centro con los

cristales más recientes.

Fig. 1. Formación de cristales de cuarzo desde la pared del filón hacia el centro, formando

El primer mineral que se deposita reviste las paredes de la cavidad y va engrosando hacia el interior, generalmente con desarrollo de facetas cristalinas dirigidas hacia la solución alimentadora (véase el crecimiento de los cristales de cuarzo en la figura 1). En algunos casos el mismo mineral o minerales pueden ser depositados continuamente en ambas paredes hasta que la cavidad queda llena totalmente o casi. Este tipo de relleno da origen al mineral homogéneo o compacto. Pero generalmente se depositan capas sucesivas de minerales diferentes sobre el primero, en ocasiones con repetición de minerales depositados primeramente, hasta que el relleno se completa, y esto produce la crustificación; si la cavidad es una fisura, el resultado será un filón estratificado.

La estratificación de las vetas puede ser simétrica con rapas similares a ambos lados (fig.2-A), o asimétrica (figs. 2- B) y con capas desiguales a cada lado. La última es producida generalmente por reabertura de la fisura que permite una nueva deposición, como entre las capas

• El primer mineral que se deposita reviste las paredes de la cavidad y va engrosando
Fig. 2-A. Filones estratificados. A, estratificación simétrica en Friburgo (Alemania) (según Von Wissenbach); B, estratificación simétrica
Fig. 2-A. Filones estratificados. A, estratificación simétrica en Friburgo (Alemania) (según Von Wissenbach); B, estratificación simétrica
Fig. 2-A. Filones estratificados. A, estratificación simétrica en Friburgo (Alemania)
(según Von Wissenbach); B, estratificación simétrica en un filón de estaño. Redruth
(Cornualles) (según Phillips).

El relleno de cavidades implica dos procesos separados: 1) la formación de la abertura, y 2) la deposición de los minerales. Ambos procesos pueden operarse casi simultáneamente, pero, en general, son independientes, separados por un intervalo de tiempo.

Yacimientos minerales resultantes

El proceso ce relleno de cavidades ha dado origen a un gran número de yacimientos minerales de diversa forma y tamaño, y estos depósitos han proporcionado una importante concentración de metales y productos minerales. Gran parte de la literatura sobre geología económica se refiere a ellos.

• El relleno de cavidades implica dos procesos separados: 1) la formación de la abertura, y
• El relleno de cavidades implica dos procesos separados: 1) la formación de la abertura, y
Fig. 3. Dibujo del filón de Zellerfeld en el Harz (Alemania), con capas de galenas, blenda
Fig. 3. Dibujo del filón de Zellerfeld en el Harz (Alemania), con capas de
galenas, blenda y calcita. (Burat, 1870).

Por comodidad de estudio, los yacimientos resultantes del relleno de cavidades pueden agruparse según se expone en la siguiente lista, y tratamos a continuación de cada uno de ellos en el mismo orden:

1. Filones de fisura

  • 2. Yacimientos de zonas de cizallamiento

  • 3. “Stockwors” o criaderos en masa

  • 4. Crestas de repliegue

  • 5. Venas escalonadas

  • 6. Declives y planicies: grietas de plegamiento

  • 7. Yacimientos de relleno de brechas: volcánicas de hundimiento, tectónicos.

  • 8. Rellenos de cavidades por soluciones: filones de cuevas de galerías

y de incisión.

  • 9. Rellenos de espacios porosos.

10. Rellenos vesiculares

Por comodidad de estudio, los yacimientos resultantes del relleno de cavidades pueden agruparse según se expone

1. FILONES DE FISURA

Un filón de fisura es, una masa mineral tabular que ocupa una o más fisuras; dos de sus dimensiones son mucho mayores que la tercera. Los filones de fisura son los rellenos de cavidades más difundidos e importantes, y dan una gran

variedad de minerales y metales. Existen varias variedades

que difieren entré si principalmente por la forma. Constituye c-1 tipo de yacimiento estudiado más antiguo, y alrededor del mismo se ha ido formando toda la ciencia de la minería.

Formación. La formación de un filón de fisura implica: 1) la formación de la fisura misma, y 2) los procesos de formación del mineral. Con frecuencia se pasa por alto esta distinción. Ambos factores pueden haber estado separados por un largo intervalo de tiempo. Ninguno de los dos puede determinar la formación de una veta de fisura por sí mismo: se necesita la coincidencia de ambos.

1. F ILONES DE FISURA • Un filón de fisura es, una masa mineral tabular que

Las fisuras pueden formarse en virtud de tensiones que actúen en la corteza terrestre, y pueden ir o no acompañadas por fallas.

Asimismo, pueden formarse o ampliarse en el momento de la mineralización, por la fuerza intrusiva de las soluciones mineralizantes que actúa desde abajo como una cuña y separa las rocas siguiendo alguna grieta o línea débil.

Se ha afirmado que la fuerza de cristalización de los cristales al adquirir, grosor puede separar también como una cuña las paredes de una grieta y practicar una fisura más amplia. Los cristales en proceso de crecimiento ejercen, efectivamente, una

decidida presión, dentro de los límites de su fuerza, sobre las

substancias adyacentes a los mismos, pero parece muy dudoso que esta fuerza sea suficiente para formar fisuras, salvo en el caso de rocas sobre las que gravite poca carga y estén situadas

cerca de la superficie.

Variedades. Las variedades de filones son: simple, compuesto, eslabonado, hojoso, dilatado y de cámara; cada una de ellas

• Las fisuras pueden formarse en virtud de tensiones que actúen en la corteza terrestre, y

puede ser compacta o estratificada.

• Las fisuras pueden formarse en virtud de tensiones que actúen en la corteza terrestre, y

El filón simple ocupa una sola fisura cuyas paredes son relativamente rectas y paralelas. Cuando las paredes son

irregulares o formando brechas, principalmente el hartial de techo, debido a la formación bajo carga ligera y cerca de la

superficie, se denomina con frecuencia filón de cámara (fig.

4-A)

Los filones dilatados o lenticulares (fig. 4-B) son gruesos lentejones en esquistos. Generalmente se encuentran varios a la vez, a modo de sarta de salchichas, pero pueden estar sueltes, formando lentejones escalonados (Fig. 4-D). Créese son debidas al finchamiento o dilatación de rocas esquistosas por la presión transmitida por las soluciones mineralizantes.

• El filón simple ocupa una sola fisura cuyas paredes son relativamente rectas y paralelas. Cuando

Algunas

son

debidas

a

la

fragmentación

de

un

filón

preexistente durante el metamorfismo posterior de la roca que

las encierra. Su anchura oscila entre centímetros y algunas decenas de metros.

unos

cuantos

Un grupo de fracturas muy próximas entre sí, claramente delimitadas y paralelas constituye un filón laminado. Cada fractura se llena con materiales minerales y queda separada por capas de roca estéril, y el conjunto se explota como un solo filón cuya anchura puede alcanzar varios metros. Si las fracturas están enlazadas por pequeñas vetas diagonales, se forma un filón eslabonado (figs. 4-E)

Una veta o filón compuesto es una gran zona de fractura que llega a tener decenas de metros de anchura, y está integrada por varias fisuras, aproximadamente paralelas llenas de

mineral, con vetas transversales que las enlazan, cuyas

paredes y hastiales intermedios han experimentado cierta substitución. El filón de Comstock (Nevada) es un ejemplo.

• Algunas son debidas a la fragmentación de un filón preexistente durante el metamorfismo posterior de
Fig. 4. Variedades de filones de fisura. A, Filón abovedado (según Becker): B, filón de dilatación
Fig. 4. Variedades de filones de fisura. A, Filón abovedado (según Becker): B, filón de dilatación
Fig. 4. Variedades de filones de fisura. A, Filón abovedado (según Becker): B, filón
de dilatación en esquisto; C, filón hojoso, Crippie Creek (Colorado); D, filón
escalonado en esquisto; K, filón ramificado.

Características físicas. La mayoría de los filones de fisura son estrechos, y su longitud oscila entre unas

decenas de metros a algunos kilómetros. Pocos son

verticales; la mayoría están inclinados, con afloramiento en la superficie. Por consiguiente, su afloramiento es la huella de un plano aproximado en la superficie. Si la

superficie es lisa, el afloramiento será relativamente

estrecho; si es irregular, el afloramiento presentará una curva irregular que dependerá del relieve y de la relación entre el buzamiento y la pendiente de la superficie,

como en la figura 5. De este modo, dos vetas paralelas

pueden formar afloramientos divergentes en apariencia.

• Características físicas . La mayoría de los filones de fisura son estrechos, y su longitud
Fig. 5. Relación entre el afloramiento de filones de 3 m con buzamiento pronunciado hacia el
Fig. 5. Relación entre el afloramiento de filones de 3 m con buzamiento pronunciado hacia el
sur, y la topografía, en trazado exacto. Los dos filones tienen un mismo rumbo, pero difieren
en buzamiento. No se podía sospechar que el peculiar afloramiento del filón inferior pueda
resultar de la intersección de un plano inclinado con una superficie irregular.

La mayoría de los filones presentan irregularidades en cuanto a anchura, ampliándose o estrechándose según el movimiento de una

pared contra otra (figs. 5). Un ensanchamiento seguido de un

estrechamiento suele ir, seguido de otro ensanchamiento.

El apoyo de protuberancias yuxtapuestas, como en la figura 6 puede permitir la persistencia de amplios espacios anteriores a la deposición del mineral.

Fig. 6. Ensanchamientos y adelgazamientos en fisuras, producidas por movimientos a lo largo de fisuras irregulares
Fig. 6. Ensanchamientos y adelgazamientos en fisuras, producidas por movimientos a
lo largo de fisuras irregulares y con muros apoyados en protuberancias yuxtapuestas.
(A, de De la Beche.)

La mayoría de los filones de fisura de fallas tienen desplazamientos de sólo unos centímetros a unos metros, raras veces decenas de metros, y sólo en casos excepcionales rebasan los 300 metros.

Los filones de fisura se ramifican, dividen y vuelven a empalmarse, encerrando caballo, se parten en sartes y forman zonas de brecha.

El material del filón puede ser variado. Generalmente,

están presentes la mena y la ganga. Los rellenos de

cavidad, al revés de la mayoría de otras clases

de

yacimientos, contienen usualmente más de un mineral

de

ganga,

tal

como

cuarzo,

calcita y rodocrosita.

También

suelen

estar

presentes

varios minerales

metálicos.

• La mayoría de los filones de fisura de fallas tienen desplazamientos de sólo unos centímetros
Fig. 7. Tipos de sistemas de fisuras. A, sistema, paralelo; B, en abanico; C, radial; D,
Fig. 7. Tipos de sistemas de fisuras. A, sistema, paralelo; B, en abanico; C,
radial; D, en mosaico; E, sistemas en interseción; F, conjugado.

Los sistemas en intersección pueden diferir en edad (Fig. 7) o pueden ser cognados o de la misma edad (fig.7), como la expoliación de la augita. Los que difieren en edad se desplazan generalmente entre sí, llevan minerales diferentes. Los de la misma edad llevan minerales similares, y no forman fallas entre sí. Es importante distinguirlos. Son:

1)

cognados;

2) sistemas diferentes

que

se desplazan entre

sí, pero

ambos son

anteriores al mineral, y 3) sistemas diferentes, con los rellenos de veta más antiguos fallados

por los más jóvenes. En los casos 1 y 2, los sistemas de intersec- ción debieron rellenarse al mismo tiempo por minerales similares: el material de la veta debió de pasar sin interrupción de un sistema al otro, como en la figura 8 y no sufrió falla alguna: y los empalmes

son legalmente ramas y no extremos fallados. En A no se

encontrará ninguna parte desplazada más allá del empalme, pero en B está presente el extremo desplazado, anterior al mineral.

• Los sistemas en intersección pueden diferir en edad (Fig. 7) o pueden ser cognados o

Fig.8. Relleno simultáneo de fisuras existentes. A. miembro de un sistema en mosaico cuyas partes no se desplazan entre sí; B, fisura del sistema a desplazada por b. siendo ambas existentes. Los miembros de A y B forman empalmes.

FIG.9. Venas del

primitivo sistema a

desplazadas por las del sistema b

(posterior.

y

conteniendo

minerales

diferentes (también mineral de arrastre

procedente

de

a).

Estos sistemas no

forman empalmes.

Fig.8. Relleno simultáneo de fisuras existentes. A. miembro de un sistema en mosaico cuyas partes no

En el caso 3, los filones antiguos (fig.9) pueden llevar minerales diferentes de las de los jóvenes,

Los filones más antiguos pueden tener los lados alisados, doblados y aplastados; y los más jóvenes pueden cortar bruscamente a los antiguos y contener mineral de arrastre procedente de filones más antiguos (fig.9).

Efectos del cambio de formación en las vetas de fisura. Los filones de fisura, al pasar: de una formación rocosa a otra tienden a cambiar tanto en la disposición de

las fisuras como en el relleno. Ello se debe principalmente

al diferente comportamiento físico de las distintas rocas ante la tensión; la composición química de las rocas influye también en la deposición del mineral.

• En el caso 3, los filones antiguos (fig.9 ) pueden llevar minerales diferentes de las

Fig. 10. Relación entre las fisuras y los caracteres físicos de las rocas. A, filón grueso en rocas competentes que se ramifican en filoncillos y desaparecen al penetrar en rocas

incompetentes. B, Filón grande en Curay desviada en pizarra y que desaparece en la pizarra negra superior, C, Filón en constreñida a su paso a través de pórfido. D. División de un

filón grueso en filoncillo al penetrar en un esquisito. E, Refracción y desvío (arriba) y deflección (abajo) de un filón al tropezar con una roca incompetente. Gran fisura en esquistos que divergen hacia arriba formando fisuras menores es quebradiza.

Una fisura fuerte y regular, que pasa de una piedra resistente, como las rocas verdes, a una roca frágil, como la arenisca, es probable que se rompa en una serie de resquebrajaduras irregulares y entrelazadas, como en la figura A en la figura F.

Fig. 10. Relación entre las fisuras y los caracteres físicos de las rocas. A, filón grueso
Terminación de una fisura. Un adelgazamiento de la terminación final: b) otro engrosamiento más allá desplazamiento
Terminación de una fisura. Un adelgazamiento de la terminación final: b) otro engrosamiento más allá desplazamiento
Terminación de una fisura. Un adelgazamiento de la
terminación final: b) otro engrosamiento más allá
desplazamiento escalonado.
veta v puede significar:
a)
del
adelgazamiento;
c)
un

Cuando una fisura penetra en otra formación bajo cierto ángulo de incidencia, puede ser reflejada o refractada como en la figura. Si pero si el ángulo de incidencia es elevado, poco o ningún cambio puede esperarse. Raras veces una figura deja de experimentar cambios al pasar de una formación a otra. Terminación de los filones de fisura. Puesto que las fisuras no pueden penetrar en formaciones rocosas en época posterior a las mismas, a menos de que se produzca un

movimiento ulterior a lo largo de ellas, pero pueden continuar en el interior de formaciones rocosas anteriores, es evidentemente esencial saber su edad relativa en la historia geológica de la región.

Terminación de una fisura. Un adelgazamiento de la terminación final: b) otro engrosamiento más allá desplazamiento

Longitud y profundidad de los filones de fisura. Los filones de fisura tienen mayor longitud que ningún otro tipo de yacimiento, salvo las capas sedimentarias. De todos modos, la

mayoría de ellos no pasan de unas cuantas decenas de

metros; muchos tienen unos centenares de metros y muchos llegan a kilómetros

La profundidad de los filones de fisura es generalmente menor que su longitud. La mayoría de ellos desaparecen a unas decenas de metros de la superficie, pero las que continúan a profundidades de varios centenares de metros son numerosas.

La relación entre longitud y profundidad de los filones es de vital importancia económica para los prospectores de minas. En general, los filones de fisura larga y fuertes suelen extenderse a grandes profundidades, y en cambio, los cortos y débiles

suelen tener poca profundidad. Sin embargo, no existe ninguna

relación exacta entre longitud y profundidad.

• Longitud y profundidad de los filones de fisura. Los filones de fisura tienen mayor longitud

Generalmente se conoce mucho mejor la longitud que la profundidad, puesto que puede probarse más fácilmente y con menos coste, mientras que la verdadera profundidad pocas veces se determina, por cuanto, en general, se agota el mineral antes de que se llegue al fondo de la fisura.

Ordinariamente, un filón simple de fisura ideal es como la representada en la fig. 12. Si la superficie de erosión está en S, no tiene afloramiento y es un filón ciego. Si la superficie de erosión ha llegado hasta S, existe un corto afloramiento cuya longitud es mucho menor que la profundidad; si está en las posiciones S 3 , S. o S-, la longitud del afloramiento es aproximadamente el doble de la profundidad.

• Generalmente se conoce mucho mejor la longitud que la profundidad, puesto que puede probarse más

Fig.

12.

Relación

entre

la

longitud

y

profundidad

de

un

filón de

fisura y

la longitud del

afloramiento.

 

La

porción

sombreada

es

una

proyección

longitudinal de una veta de fisura

sencilla imaginaria sin falla que

se adelgaza en todas direcciones. Con la superficie, en S 1 la veta es «ciega» o tiene un ápex subsuperflcial; en S 2 la

profundidad es may

or

que

la

longitud del afloramiento; en S 3

S 4 o S 5 la profundidad es aproximadamente la mitad de la

longitud

del

afloramiento

(un

diámetro en comparación con un

radio

en

S 4

la

longitud

del

afloramiento

es

mayor

que

la

profundidad y quedan expuestas

las raíces del filón).

Fig. 12. Relación entre la longitud y profundidad de un filón de fisura y la longitud

Pero si la superficie está en S 6 , sólo afloran las raíces, y la profundidad es inferior a la mitad de la longitud del

afloramiento. Por término medio, lo probable es que la erosión corte el filón en algún punto de su porción media ancha más bien que en su extremo superior o inferior, y por lo tanto de

ello se deduce que en general la profundidad vendrá a ser la

mitad de la longitud de! afloramiento. Sin embargo, esto tiene aplicación tan sólo a los filones que no presentan fallas dentro de una única formación homogénea.

Predicciones respecto a profundidad. Si puede afirmarse cuando el afloramiento de un filón representa la porción superior o media, a las raíces de la misma, también puede predecirse aproximadamente la profundidad, basándose en la

regla que hemos dado anteriormente. A falta de esta

información, puede aplicarse la misma regla si se quieren datos más precisos.

• Pero si la superficie está en S , sólo afloran las raíces, y la profundidad

2 YACIMIENTOS DE ZONA DE CIZALLAMIENTO

Las aberturas delgadas, hojosas y conectadas entre sí de una zona de cizalladura sirven de excelentes conductos para las soluciones mineralizantes, y se produce alguna deposición en el interior de las venas y grietas en forma de granos finos o placas delgadas de minerales. El espacio que queda abierto es insuficiente para contener suficiente cantidad de metales no ferrosos para constituir una mena mineral, pero el oro con pirita forma depósitos explotables

3. «Stockworks» o criaderos en masa

Un «stockwork» es una red entrelazada de pequeñas venas portadoras de mineral que atraviesan una masa rocosa. Cada una de estas pequeñas venas pocas veces rebasa la anchura de unos centímetros y la longitud de unos pocos metros, y la distancia que las separa entre s: oscila entre unos cuantos centímetros y algunos decímetros. Las porciones comprendidas entre estas venas pueden estar parcialmente impregnadas de minerales.

2 Y ACIMIENTOS DE ZONA DE CIZALLAMIENTO • Las aberturas delgadas, hojosas y conectadas entre sí

Los criaderos en masa pueden encontrarse como masas separadas o asociadas con otros tipos de yacimientos. En masas aisladas pueden alcanzar un gran volumen.

En general, estos depósitos dan un mineral

de bajo grado,

porque se beneficia toda la masa de la roca, pero queda compensado con el gran tonelaje

Los «stockworks» dan minerales de estaño, oro, plata, cobre,

molibdeno, cobalto, plomo, zinc, mercurio y asbesto.

 

Las pequeñas venas de un «stockwork» se forman por:

 

1)

Craquelado- por enfriamiento de las partes superiores y marginales de rocas intrusivas.

2)

Fisuras

irregulares

producidas

por

fuerzas

de

tensión

o

torsión. Por ejemplo, un movimiento de falla hacia abajo a lo

largo de una fisura curva produce un craquelado donde el

techo se desplaza sobre el muro.

• Los criaderos en masa pueden encontrarse como masas separadas o asociadas con otros tipos de

4.CRESTAS DE REPLIEGUE

Si se dobla fuertemente un grueso montón de papel se forman repliegues y aberturas entre las hojas en el

vértice del arco. De manera análoga se forman

receptáculos de mineral al ser plegadas fuertemente capas alternas de rocas favorables o desfavorables, .como cuarcita y pizarra. Al rellenarse de mineral y de

ahí su nombre de Bendigo (Australia) son ejemplares

típicos, y han proporcionado más de 300 millones de dólares en oro. Estas crestas se repiten capa tras capa hasta el plano

axial o punto central, y éste puede ser vertical o

inclinado (fig. 13).

4.C RESTAS DE REPLIEGUE • Si se dobla fuertemente un grueso montón de papel se forman
Fig. 13. Crestas de repliegue
Fig. 13. Crestas de
repliegue

5. VENAS ESCALONADAS

Se da el nombre de vena escalonada a fracturas transversales cortas espaciadas pueden con mayor o menor regularidad, que se encuentran en los diques (fig. 14). Se extienden en forma aproximadamente paralela,

de pared a pared del dique. Ello restringe su amplitud,

pero pueden extenderse a considerable distancia, a lo largo de los diques. Estas aberturas pueden contener tal cantidad de mineral que formen depósitos de

importancia comercial si están muy próximas entre sí,

puede laborarse iodo el dique en masa. Estas venas transversales en un dique vertical tienen la apariencia de los peldaños de una escalera de mano, y de ahí su

nombre.

5. V ENAS ESCALONADAS • Se da el nombre de vena escalonada a fracturas transversales cortas
Fig. 14. A, dique Morning Star existente en Woods Point (Victoria). (Según Whitelaiv-Junner, Econ. Geol.)
Fig. 14. A, dique Morning Star
existente en Woods Point (Victoria).
(Según Whitelaiv-Junner, Econ.
Geol.)

6. DECLIVES Y PLANICIES; GRIETAS DE PLEGAMIENTO

Por carga ligera, el hundimiento o un plegamiento sinclinal suave de las capas sedimentarias quebradizas da origen a

una serie de resquebrajaduras de tensión o aberturas, conocidas colectivamente con el nombre de declives y planicies. Un plegamiento suave abierto forma también grietas de tensión anticlinales en las charnelas del anticlinal (o en las artesas de sinclinales).

6. DECLIVES Y PLANICIES; GRIETAS DE PLEGAMIENTO • Por carga ligera, el hundimiento o un plegamiento

Fig. 15. Rendijas de tensión en la charnela de una anticlinal.

6. DECLIVES Y PLANICIES; GRIETAS DE PLEGAMIENTO • Por carga ligera, el hundimiento o un plegamiento

Grietas de plegamiento. Las grietas de los anticlinales sinclinales producidas por plegamiento bajo carga ligera, pueden verse en la fig. 15. Las grietas anticlinales tienen generalmente pequeña extensión vertical, pero pueden extenderse siguiendo el eje del plegamiento en forma de una serie de trazos incormexos, hasta considerables distancias. En general tienen forma de cuña y por lo común terminan

súbitamente, arriba o abajo, contra otra capa sedimentaria. Estas

grietas de tensión contienen minerales de oro en Victoria (Australia); de zinc, en Méjico, y de asfalto, en Utah. Ciertas masas de cobre de Kennecott (Alaska) arman grietas de tensión sinclinal.

7. DEPÓSITOS DE RELLENO DE BRECHAS

La disposición fortuita de los fragmentos de roca angulosos en las brechas da origen a numerosos huecos que permiten la entrada de

las soluciones y la deposición ulterior de mineral, formando

depósitos de relleno de brechas. Las brechas pueden resultar por vulcanismo, hundimiento o trituración.

• Grietas de plegamiento. Las grietas de los anticlinales sinclinales producidas por plegamiento bajo carga ligera,

Depósitos de brecha volcánicos. La actividad volcánica explosiva da origen a depósitos de brecha

estratificados y a chimenas de brechas o cráteres. Los depósitos estratificados son en general acumulaciones

de mineral que carecen de importancia. Pero cuando las chimeneas están encerradas en ciertos límites ofrecen gran oportunidad para una mineralización concentrada.

Las chimeneas son verticales o muy inclinadas, de forma algo ovalada, y están rellenas de brechas. Son

conductos ideales para las soluciones mineralizadoras y

para la ulterior deposición de mineral.

• Depósitos de brecha volcánicos . La actividad volcánica explosiva da origen a depósitos de brecha
Fig. 16. A. sección vertical y planos del conducto de brecha volcánico aurífero de Bull Domingo
Fig. 16. A. sección vertical y planos del conducto de brecha volcánico aurífero de Bull Domingo
Fig. 16. A. sección vertical y planos del conducto de brecha volcánico aurífero de Bull Domingo
Fig. 16. A. sección vertical y planos del conducto de brecha volcánico aurífero de
Bull Domingo en esquisto, cerca de Lake City (Colorado). B, sección vertical del
conducto Ollie Reed. en Leadville (Colorado).

Depósitos de brecha de hundimiento. En los métodos mineros de excavación en mina, se empieza a excavar al pie de un bloque de mineral; entonces, la roca que forma el techo empieza a hundirse, y este hundimiento se va extendiendo hacia arriba, hasta que el bloque es una masa de fragmentos de mineral angulosos y confusos, con considerable espacio

abierto. Es una brecha artificial. Asimismo, en la Naturaleza, el

techo de cueva de solución puede hundirse, y el hundimiento puede extenderse hacia arriba produciendo una masa de roca

fragmentada. Este hundimiento puede propagarse hacia arriba

decenas de metros, y puede quedar bordeado por roca

desmenuzada y triturada.

• Depósitos de brecha de hundimiento. En los métodos mineros de excavación en mina, se empieza

Fig. 17. Brecha tectónica formada

por

desmenuzamiento de dolomita a lo largo del eje

de curvatura formando

una «carrera de mineral» en Arkansas septentrional, distrito de extracción de plomo y zinc.

Depósitos de brechas tectónicas. Las brechas producidas por plegamiento, fallas, intrusión y otras fuerzas tectónicas han sido bautizadas con varios nombres:

brechas de quebrantamiento, de conglomerado, de craquelado y de desmenuzamiento (fig. 17)

Fig. 17. Brecha tectónica formada por desmenuzamiento de dolomita a lo largo del eje de curvatura

8. RELLENOS DE CAVIDADES POR SOLUCIONES

Los diferentes tipos de aberturas de solución en las rocas solubles han proporcionado receptáculos idóneos para los yacimientos minerales pri- marios y secundarios. Se les encuentra generalmente en las calizas, a poca profundidad, y se cree que fueron disueltos por encima del nivel freático por aguas superficiales cargadas con anhídrido carbónico, si bien Davis ha opinado que su formación se efectúa por bajo de aquel nivel. La mayor parte de las cavidades de solución son modificaciones de aberturas preexistentes, tales como, junturas, fisuras o planos de estratificación, de lo cual resultan cuevas, galerías y vetas de incisión.

Depósitos de cueva.

Las cuevas de tamaños, y formas diferentes (figura

18) son características de las regiones cársticas que han experimentado

prolongada erosión.

El hundimiento provoca grandes aberturas irregulares, y los suelos de las cuevas subyacentes quedan sembrados de barro y fragmentos de roca.

Las pequeñas cuevas pueden estar casi por completo llenas de mineral,

pero las cuevas grandes sólo contienen generalmente costras periféricas de minerales, en las cuales pueden figurar grandes y hermosos cristales.

8. R ELLENOS DE CAVIDADES POR SOLUCIONES • Los diferentes tipos de aberturas de solución en
A B C D
A
B
C
D
Fig. 18. Cavernas y cavidades de solución en caliza. A y B, cavidades abiertas de solución,
Fig. 18. Cavernas y cavidades de solución en caliza. A y B, cavidades abiertas de
solución, revestidas con costras de cristales, en la región de plomo-zinc de Wisconsin;
C, filón capa o ensanchamiento de disolución a lo largo de una juntura; D, caverna de
disolución ocupada por mineral (en negro) y brecha de caverna en el fondo, encuna de
la cual se hallan una brecha y mineral posteriores, y fragmentos de brecha.

Galerías.

Las galerías son cuevas atenuadas, horizontales o

suavemente inclinadas, resultantes de solución según fisuras.

Probablemente, representan antiguas corrientes subterráneas.

Contienen minerales parecidos a los que se encuentran en las

cuevas.

9. RELLENOS DE ESPACIOS POROSOS

LOS espacios porosos de las rocas pueden contener minerales,

además de petróleo, gas y agua. Se encuentran minerales de

cobre ocupando- poros en las areniscas

10. Rellenos vesiculares

La parte superior de la lava vesicular permeable puede servir

de conducto para soluciones mineralizadoras. En la región del

Lago Superior, las vesículas existentes en los basaltos están rellenas de cobre nativo y han dado origen a varios depósitos

de importancia mundial de cobre, y han sido explotados hasta

una profundidad de casi 2.750 metros.

• Galerías. Las galerías son cuevas atenuadas, horizontales o suavemente inclinadas, resultantes de solución según fisuras.
V. YACIMIENTOS POR REMPLAZAMIENTO METASOMÁTICO
V. YACIMIENTOS POR REMPLAZAMIENTO
METASOMÁTICO

El reemplazamiento metasomático, o simplemente

reemplazamiento, como se denomina generalmente, es el

proceso más importante en la formación de los yacimientos

minerales epigenéticos. Es el proceso dominante de deposición mineral en los yacimientos hipotermales y mesotermales, e

importante en el grupo epitermal; las menas de los depósitos

metasomáticos de contacto se formaron casi por completo mediante este proceso. Asimismo, es el proceso regulador de la deposición en el enriquecimiento de los sulfuros supergénicos, y

predomina en la formación de la mayoría de los demás

yacimientos supergénicos. Además, desempeña el papel más importante en la alteración extensa de las rocas que acompaña a la mayor parte de la metalización epigenética.

V. YACIMIENTOS POR REMPLAZAMIENTO METASOMÁTICO El reemplazamiento metasomático, o simplemente reemplazamiento, como se denomina generalmente, es

1. El reemplazamiento puede definirse como un proceso de solución y deposición capilar esencialmente simultáneo, en virtud del cual uno o varios minerales de formación anterior son substituidos por un mineral nuevo. Sin embargo, el proceso no es tan sencillo como parece indicar la definición, como se verá más adelante. Por medio del reemplazamiento, la madera puede transformarse en sílicte (petrificación), un mineral puede pasar a ocupar el lugar de

otro conservando su forma y tamaño (seudomorfos), o una gran masa de mineral macizo puede ocupar el lugar de un volumen igual de roca. Así se originan muchos depósitos minerales. El mineral sustituyente (metasomo) no necesita tener ningún ión común con la substancia substituida. Los minerales sustituyentes son acarreados de solución, y las substancias substituidas son alejadas también en la

solución; es un circuito abierto, no cerrado.

1. El reemplazamiento puede definirse como un proceso de solución y deposición capilar esencialmente simultáneo, en

2.EL PROCESO DE REEMPLAZAMIENTO

Si las soluciones mineralizantes encuentran minerales que

son inestables en su presencia, se produce el reemplazamiento. El intercambio es virtualmente simultáneo,

y el cuerpo resultante

puede ocupar el mismo volumen y

puede conservar idéntica estructura que el cuerpo original.

2.1. Modo de intercambio. Si en una pared de ladrillos se fuese quitando cada ladrillo uno a uno y se le substituyera por un ladrillo de plata del mismo tamaño, el resultado final sería

una pared del mismo volumen y de la misma forma, incluso

con el detalle de mosaico de los ladrillos, salvo que estaría compuesta de plata en lugar de arcilla. Así es cómo se

efectúa la substitución, salvo que las partes intercambiadas

son infinitesimales, de tamaño molecular o atómico. Por

consiguiente, la forma, tamaño, estructura y textura pueden conservarse fielmente, aun bajo amplificación del microscopio.

2.EL PROCESO DE REEMPLAZAMIENTO • Si las soluciones mineralizantes encuentran minerales que son inestables en su

2.2. Procedimiento de reemplazamiento. Aunque el procedimiento de reemplazamiento se conoce imperfectamente, se han identificado ciertos detalles del mismo. El intercambio simultáneo debe efectuarse por partículas infinitesimales de tamaño molecular

o atómico. El mineral que crece está en activo contacto con la substancia que se desvanece; entre ellos debe haber, una fina película de solución que proporciona por difusión las materias substituyentes y elimina las substancias substituidas. En el caso de líquidos, dicha película debe estar sobresaturada, facilitando la reacción. El ritmo de la reacción dependerá del ritmo en que vaya apareciendo el nuevo material y la facilidad con que se elimine la materia disuelta. En el momento en que por solución se dispone de espacio, una parte del mineral substituyente se desprenderá de la

película sobresaturada. Así, el metasomo (solución substituyente)

avanzará continuamente contra el huésped y aumentará a sus ex- pensas. En esto, la presión de crecimiento de los cristales en su empuje facilitará también la solución del huésped. Los minerales

substituyentes presentarán de este modo un frente en constante

avance contra el huésped mientras dure la provisión de materia

nueva y la eliminación de materia disuelta.

2.2. Procedimiento de reemplazamiento . Aunque el procedimiento de reemplazamiento se conoce imperfectamente, se han identificado

2.3. Entrada y salida de la solución.

El reemplazamiento implica la

necesidad de una continua provisión de materia nueva y la eliminación de la materia disuelta. ¿Cómo llega el nuevo material al punto de deposición? Esta pregunta es todavía más necesaria en el

caso de un cubo de pirita no fracturado que esté experimentando reemplazamiento supersónico por calcosina compacta desde el exterior hacia el centro, por medio de una solución líquida a temperatura y presión atmosféricas.

La respuesta está probablemente en la difusión. Éste es el movimiento de moléculas o iones en una solución desde un punto de aprovisionamiento hasta un punto de deposición, o bien desde un lugar de alta concentración hasta otro de concentración inferior. Las partículas de tamaño iónico o molecular pueden desplazarse a través

de una capa por donde no podría circular una solución en masa. Pero

se sabe que la difusión es lentísima y actúa solamente sobre distancias cortas. Por consiguiente no puede ser un medio para transportar grandes cantidades de substancias substituyentes a largas distancias; y por sí sola no puede formar grandes depósitos minerales.

2.3. Entrada y salida de la solución . El reemplazamiento implica la necesidad de una continua

2.4. Fases del reemplazamiento. Los que observan en el microscopio las pulimentadas superficies de un mineral

se dan cuenta de que los depósitos minerales de

reemplazamiento están formados comúnmente por fases, y que los primeros minerales de reemplazamiento

aparecen substituidos a su vez por minerales

posteriores. De este modo se pueden identificar sucesiones bien definidas. En las fases iniciales del

reemplazamiento de las rocas, los silicatos

ferromagnésicos son los que aparecen atacados

primeramente, seguidos por los feldespatos y el cuarzo. Los minerales de ganga introducidos substituyen a todos los silicatos. Del mismo modo, los sulfuros substituyen a

todos los minerales de la roca y también a los minerales

de ganga introducidos; estos últimos raras veces reemplazan a los sulfuros.

2.4. Fases del reemplazamiento . Los que observan en el microscopio las pulimentadas superficies de un

2.5. Desarrollo del reemplazamiento. En rocas no homogéneas, el desarrollo del reemplazamiento puede ser regulado por capas favorables, rasgos estructurales o las propiedades químicas o físicas

de la roca huésped, como se ha indicado ya.

En las rocas homogéneas, el reemplazamiento puede efectuarse según una o varias de las maneras siguientes:

1) Comenzando a partir de una fisura, se reemplazan primeramente las

paredes, y el reemplazamiento avanza entonces hacia afuera con un

frente de mineral compacto contra el hastial no substituido hasta al límite extremo de la mineralización (fig.19-A). Es un avance semejante a una ola, y el producto final es una masa de mineral compacto constituido en su mayor parte por los materiales

introducidos, como las masas compactas del sulfuro de Kennecott (Alaska) o de Bisbee (Arizona).

2) El reemplazamiento puede tener lugar según un frente de ataque, pero precedido a modo de avanzadillas de un ejército en marchade una faja de reemplazamiento diseminado donde se efectúa substitución parcial en numerosos núcleos pequeños (Fig. 19-B).

2.5. Desarrollo del reemplazamiento . En rocas no homogéneas, el desarrollo del reemplazamiento puede ser regulado
2.5. Desarrollo del reemplazamiento . En rocas no homogéneas, el desarrollo del reemplazamiento puede ser regulado

Estos puntos pueden fundirse gradualmente y formar un frente avanzado de mineral compacto, más allá del cual prosigue, de todos modos, la avanzada del mineral diseminado. El depósito resultante es una masa de mineral compacto o muy rico flanqueado

por mineral diseminado o pobre.

Fig. 19. Avance del reeraplazamiento. A, avance de frente; B, franja exterior de reemplazamiento diseminado (el
Fig. 19. Avance del reeraplazamiento. A, avance de frente; B, franja exterior de
reemplazamiento diseminado (el negro indica el mineral); C, centro) múltiples.

El tercer método puede denominarse crecimiento por centros múltiples (Fig. 19-C). Si el hastial ha sido penetrado por soluciones mineralizadoras, el reemplazamiento puede comenzar simultáneamente en innumerables centros muy próximos entre sí, como por ejemplo, en los focos de minerales ferromagnésicos en un pórfido monzonítico. Si se detiene el desarrollo, resultan yacimientos diseminados de substitución. Toda la roca aparece salpicada de granos minerales metálicos cuyo tamaño oscila entre núcleos invisibles a simple vista a medio centímetro de diámetro; comúnmente, sólo constituyen del 5 al 10 por ciento de la masa rocosa. Los cobres porfídicos son ejemplos de esta forma de reemplazamiento; algunos de ellos contienen cientos de millones de toneladas de mineral de cobre.

• El tercer método puede denominarse crecimiento por centros múltiples (Fig. 19-C). Si el hastial ha

3. AGENTES DEL REEMPLAZAMIENTO

Los yacimientos de reemplazamiento son producidos por soluciones liquidas o gaseosas, y en ambas predomina el agua. Las soluciones líquidas desempeñan el papel más importante. La mayor parte de los yacimientos de reemplazamiento hipogénicos se consideran depositados principalmente a partir de soluciones alcalinas termales de procedencia ígnea. Estas soluciones hidrotermales pueden haber salido de la cámara magmática en forma de líquidos alcalinos o de emanaciones gaseosas ácidas que ulteriormente se condensan en líquidos y generalmente se vuelven alcalinos por reacción de las rocas por las cuales pasan.

  • 4. TEMPERATURA Y PRESIÓN DE LA FORMACIÓN

El reemplazamiento puede tener lugar a casi cualquier temperatura y presión. Es un eficaz proceso en el enriquecimiento supergénico a tem-

peratura y presión de la superficie; es más activo en las elevadas temperaturas y presiones existentes durante el metasomatismo de contacto. Por supuesto, es más eficaz a temperaturas elevadas, puesto que el calor tiende a acelerar la actividad química.

La naturaleza del reemplazamiento varía algo, según las condiciones de temperatura y presión.

3. AGENTES DEL REEMPLAZAMIENTO • Los yacimientos de reemplazamiento son producidos por soluciones liquidas o gaseosas,

4.1. Temperaturas atmosféricas. La formación de los yacimientos de reemplazamiento por aguas meteóricas frías

está limitada, las más de las veces, a las rocas solubles, como las calizas. Éstas pueden ser reemplazadas por óxidos de hierro o manganeso, y llegar a formar, yacimientos de

hierro y de manganeso, o por fosfato cálcico, en cuyo caso

forman depósitos de fosfatos.

4.2 Temperaturas elevadas. Con soluciones más calientes aumentan !a curva y la intensidad de reemplazamiento.

Resultan más afectadas las rocas, y se produce una

substitución más extensa. Los minerales metálicos que se forman son en su mayoría sulfuros simples y sulfosales, y los minerales de ganga son principalmente carbonatos, cuarzo y silicatos sencillos: muchos son hidratados.

Con soluciones a temperaturas intermedias puede producirse el reemplazamiento extenso total de las rocas, y pueden llegar a formarse grandes yacimientos de reemplazamiento.

4.1. Temperaturas atmosféricas . La formación de los yacimientos de reemplazamiento por aguas meteóricas frías está

5. ROCAS HUÉSPEDES

Toda roca es susceptible del reemplazamiento, pero naturalmente, la fácil solubilidad de las rocas carbonatadas

hace que éstas sean los huéspedes más frecuentes de los

yacimientos minerales de reemplazamiento. También las pizarras calcáreas y las areniscas son rocas huésped favorables. Asimismo, las rocas ígneas son fácilmente

susceptibles de reemplazamiento y en ellas se encuentran

algunos de los mayores yacimientos conocidos. Entre las rocas metamórficas, los estudios sobre el terreno demuestran que los esquistos cristalinos y el mármol ceden fácilmente al reemplazamiento y los gneis, la filita y la cuarcita son los que más se resisten al mismo. Pero aun éstos se sabe que llegan a sufrirlo. Las rocas arcillosas puras y las cuarcitas son las menos susceptibles dé

reemplazamiento por un mineral.

5. ROCAS HUÉSPEDES • Toda roca es susceptible del reemplazamiento, pero naturalmente, la fácil solubilidad de
6. LOCALIZACIÓN DEL REEMPLAZAMIENTO Crestones de reemplazamiento A, formado a lo largo de una sola fisura;
6. LOCALIZACIÓN DEL REEMPLAZAMIENTO
Crestones de
reemplazamiento A,
formado a lo largo
de una sola fisura; B,
a lo largo de una
zona de
cizallamiento.
A
B
6.1.
Rasgos
estructurales.
De
los
varios
rasgos
estructurales
mencionados

anteriormente, las fisuras son los localizadores más importantes del mineral.

1)Las fisuras sencillas pueden ver reemplazadas sus paredes a lo largo de capas

favorables, formándose depósitos tabulares, conocidos por vetas de substitución o filones de substitución (fig.20-A). La fisura puede cortar varias capas sedimentarias favorables, cada una de las cuales puede ser reemplazada formando una sucesión de masas de substitución, cuyo foco más importante es la fisura y las capas del foco

menor.

2) Las fisuras laminares y las conas de cizallamiento muy próximo entre sí, dan origen (por razón de su gran superficie específica) a filones (Fig. 20-B).

6. LOCALIZACIÓN DEL REEMPLAZAMIENTO Crestones de reemplazamiento A, formado a lo largo de una sola fisura;

3) Las intersecciones de las fisuras pueden producir un tipo de yacimiento que se representa en la fig. 21. Dan origen a masas de mineral de limitada extensión horizontal, aunque su

extensión vertical puede ser grande.

3) Las intersecciones de las fisuras pueden producir un tipo de yacimiento que se representa en
Fig. 21. Mineral de reemplazamiento localizado por intersección de fisuras.
Fig. 21. Mineral de reemplazamiento localizado por intersección de fisuras.

La intersección de dos grupos de fisuras múltiples muy próximas entre sí pueden dividir la masa rocosa en bloques poligonales con

mucha superficie específica, lo que ofrece oportunidad por la

formación de grandes depósitos de reemplazamiento, de forma irregular, limitados por la silueta de la intersección.

Los pagamientos de declive y los de arrastre han localizado la gran mina norteamericana de Homestake.

Los filones estanníferos de Australia oriental y África del Sur son

otro ejemplo de contral estructural.

Fig. 22. Relación entre el reemplazamiento y las características sedimentarias. El mineral está señalado en negro.
Fig. 22. Relación entre el reemplazamiento y las características sedimentarias. El mineral está
señalado en negro. A. relación con capas de caliza intercaladas: B. con los planos de estratificación;
C, con una capa impermeable suprayacente.

6.2.

Rasgos

sedimentarios.

Los

rasgos

anteriormente

mencionados,

debidos a sedimentación, son especialmente eficaces para localizar masas de reemplazamiento, como puede verse en la fig. 22.

7. CRITERIOS DE REEMPLAZAMIENTO

Los depósitos de reemplazamiento presentan generalmente une o más rasgos diagnósticos, característicos de la substitución. Algunos de ellos sólo pueden verse sobre el terreno, otros en los ejemplares, y finalmente

otros sólo con el microscopio.

 

Los criterios

más importantes, compilados

por

J. D. Irving y otros,

quedan enumerados brevemente a continuación.

7.1. Núcleos residuales aislados. Las frecuentes observaciones de pequeños islotes de roca madre encerrados enteramente en el seno de masas minerales (Fig. 23-A).

6.2. Rasgos sedimentarios. Los rasgos anteriormente mencionados, debidos a sedimentación, son especialmente eficaces para localizar masas

Se trata de residuos aislados de roca madre que escaparon al reemplazamiento mientras la roca circundante era convertida en mineral Evidentemente, si 1a masa de mineral no hubiese sido formada por substitución, el espacio ocupado ahora por el mineral tendría que haber sido una abertura preexistente.

6.2. Rasgos sedimentarios. Los rasgos anteriormente mencionados, debidos a sedimentación, son especialmente eficaces para localizar masas
Fig. 23. Características que demuestran reemplazamiento. A, núcleos residuales aislados; B, estratos de roca conservados; C,

Fig. 23. Características que demuestran reemplazamiento. A, núcleos residuales aislados; B, estratos de roca conservados; C, estructura plegada conservada; D, estratificación localizadora de mineral; E, cristales de doble terminación; F, cubo de pirita que corta la estratificación, en contraste con G, en que se ha formado en pizarra plástica; H, perfiles irregulares de contactos de

Fig. 23. Características que demuestran reemplazamiento. A, núcleos residuales aislados; B, estratos de roca conservados; C,

reemplazamiento.

Fig. 23. Características que demuestran reemplazamiento. A, núcleos residuales aislados; B, estratos de roca conservados; C,

7.2. Conservación de la estructura de la roca. Cuando la roca es substituída por el mineral, partícula tras partícula, la estructura de la masa substituida se conserva comúnmente en el mineral. Allí donde

esta estructura se hereda es un criterio claro de reemplazamiento.

Rasgos tales como estratificación, cruzamiento de capas, fósiles y rombos de dolemitización, si se conservan en el mineral indican claramente que el mineral substituyó a la roca que anteriormente presentaba dichos rasgos (fig. 23-B). Del mismo modo pueden quedar

delicadamente conservados los fenocristales de las rocas ígneas y la esquistosidad de las rocas metamórficas. Además, se heredan los rasgos estructurales mayores, tales como los plegamientos (fig.23-C) .

7.3. Intersección de rasgos estructurales. Puesto que muchos tipos de depósitos minerales cortan la estructura de la roca, este indicio no es definitivo por sí mismo. Una masa de sulfures compacta, por ejemplo, puede llenar los extremos terminales de delgadas capas de caliza

(figura 23-A,B,D)

7.2. Conservación de la estructura de la roca . Cuando la roca es substituída por el

Esto demuestra que el material es de edad posterior a la estratificación de la roca, pero el mineral puede haber rellenado una cavidad abierta entre las capas, o puede haber adquirido esta posición por reemplazamiento. Sin embargo, si la estratificación se extiende

ininterrumpida desde la roca hasta el interior del mineral, ello indica clara- íj mente reemplazamiento

7.4. Cristales completos. Los cristales ajenos a la roca originaria, que crecen por reemplazamiento en rocas homogéneas, presentan comúnmente caras libremente formadas en contraste con los cristales incompletos que están fijados a las paredes de los espacios abiertos y crecen, hacia el exterior. Por consiguiente, los cristales completos contenidos fuertemente en una roca (fig. 23-E) son diagnóstico de substitución.

Hay que proceder con cuidado al establecer una diferenciación entre estos cristales y los que, por la fuerza de la cristalización, pueden haber crecido empujando a un lado la roca adyacente. Por ejemplo, los cubos de pirita en la pizarra puedan haber crecido empujando a un lado las láminas de la pizarra (fig. 23-G), las cuales continúan sin romperse alrededor del cubo. Sin embargo, si la faceta del cubo intersecciona neta- mente las láminas de la pizarra, ello es una segura indicación de substi- tución (Fig. 23-F)

• Esto demuestra que el material es de edad posterior a la estratificación de la roca,
• Esto demuestra que el material es de edad posterior a la estratificación de la roca,

7.5. Minerales seudomorfos. La presencia de seudomorfosis de un mineral de una composición según

otro de composición enteramente diferente, es una evidencia clara de reemplazamiento. Un cubo que tenga la forma y estrías características de la pirita puede estar

constituido por calcosina. La calcosina debió de substituir

por tanto al cristal de pirita. 7.6. Contactos netos. El contacto claro

de

un

mineral

compacto o de una masa de mineral con la roca huésped

puede indicar substitución. El borde ondulado del mineral,

principalmente las formas nada usuales de protuberancias y mamelación en la roca, no son características de las cavidades de solución rellenadas

por mineral, sin» que son típicas de reemplazamiento.

7.5. Minerales seudomorfos. La presencia de seudomorfosis de un mineral de una composición según otro de

8. YACIMIENTOS MINERALES RESULTANTES

Los yacimientos minerales formados por reemplazamiento pueden dividirse en: 1)yacimientos masivos o compactos, 2)de filón de reemplazamiento y 3) diseminados.

8.1. Yacimientos masivos. Los yacimientos masivos se caracterizan por su gran variabilidad de tamaño, y por su forma extremadamente

irregular. Las masas situadas en caliza, generalmente se condensan y

adelgazan, forman siluetas ondulantes y se ramifican irregularmente en todas direcciones. Otros son grandes masas irregulares, cuyas dimensiones, mayores que los anteriores, son de centenares de metros. En general, los yacimientos están formados en su totalidad en su mayor parte, ce mineral introducido y de minerales de ganga, y la materia rocosa incluida constituye tan sólo una pequeña o ínfima parte.

Estas masas son el resultado del reemplazamiento casi completo de la roca huésped, y comúnmente el mineral masivo termina

abruptamente contra los hastiales. Aunque son más comunes en la caliza, se encuentran también en otros tipos de rocas.

8. YACIMIENTOS MINERALES RESULTANTES • Los yacimientos minerales formados por reemplazamiento pueden dividirse en: 1)yacimientos masivos

8.2. Yacimientos de filón de reemplazamiento. Los yacimientos de filón de reemplazamientos están localizados a lo largo de delgadas capas o

fisuras cuyas paredes fueron reemplazadas. Por consiguiente, por su forma carecen filones de fisura. Muchos de los llamados filones de fisura son en realidad filones de reemplazamiento. En general, son más

anchos que los filones de fisura, y la anchura varía mucho a lo largo de

un mismo filón, puede oscilar entre unos centímetros y varios metros.

8.3. Yacimientos diseminados de reemplazamiento.

1)En

los

yacimientos,

diseminados

de

reemplazamiento,

el

material

introducido constituye tan sólo una pequeña proporción del mineral.

2) Los minerales están diseminados en toda la roca huésped, en forma de motas., granos o vejigas, generalmente acompañados de pequeñas vetas, y representan el tipo de reemplazamiento de centros múltiples.

3) La cantidad de ganga introducida es pequeña, y la mena consiste en

roca huésped alterada y los granos diseminados de mineral.

8.2. Yacimientos de filón de reemplazamiento. Los yacimientos de filón de reemplazamientos están localizados a lo

4) El contenido total de minerales metálicos puede llegar a ser de solo 2 por ciento, pero comúnmente oscila entre

el

5 y el 10 por ciento de la masa.

5) Los depósitos diseminados de reemplazamiento son

generalmente

inmensos.

lo

cual

permite realizar

operaciones de extracción en gran escala utilizar los

minerales pobres.

8.4. Forma y volumen. La forma de los yacimientos de reemplazamientos está determinada en gran parte por los rasgos estructurales y sedimentarios que los localizan. Por consiguiente, son irregulares, mantiformes, tabulares, tubulares, sinclinales o anticlinales, o pueden ser grandes depósitos diseminados irregulares. La figura

24 muestra las formas representativas.

4) El contenido total de minerales metálicos puede llegar a ser de solo 2 por ciento,

El volumen varía en gran manera. Los depósitos pueden ser meras grietas que contengan mineral rico o pueden tener las dimensiones de la masa compacta de mineral de Henrietta-Wolftene, de Leadville (Colorado), que tiene una longitud de más de 1.000 m, una anchura de cerca 500 m, y un espesor de 60 ni. Los filones de reemplazamiento pueden llegar a tener varios centenares de metros de longitud y profundidad, y hasta 60 m de anchura.

8.5. Textura de los minerales de reemplazamiento. La textura de los minerales de reemplazamientos varía considerablemente según las condiciones de temperatura y presión de formación y el grado de substitución. En todos los minerales de reemplazamiento

falta la crustificación, y están ausentes las drusas.

Los minerales de diseminación se caracterizan por su textura moteada. Los granos del mineral pueden ser amorfos, como en los minerales de cobre, o cristales, como en los depósitos diseminados

de plomo.

Los minerales masivos pueden conservar la textura y estructura de las rocas a que substituyen.

• El volumen varía en gran manera. Los depósitos pueden ser meras grietas que contengan mineral

Fig. 24. Formas de depósitos de reemplazamiento. A, a

lo largo de fisuras v donde la fonolita retrasó las

soluciones;

B, mineral retenido debajo de pizarra y

terminando en una estratificación de dolomita; C, mina Portland, de Dakota del S. (según Irving; D y E,

secciones transversal y longitudinal de Iron Hill,

en

Leadviile (Colorado) (según Irving;; F, esquema de filón de reemplazamiento en la mina Jumbo de Kennecott (Alaska): G, relación entre el -mineral y las fisuras en

cuarcita y

con el esquiste suprayacente,

en

la

mina

Ferris Haggarty de Encampment (Wyoming).

• Fig. 24. Formas de depósitos de reemplazamiento. A, a lo largo de fisuras v donde

Bolsadas y bonanzas

Raras veces los yacimientos minerales presentan una riqueza uniforme en todo su volumen. Generalmente, los minerales primarios valiosos tienden a estar concentrados en ciertas porciones denominadas bolsadas. que contrastan con las porciones pobres o estériles de los yacimientos. Las bolsadas pueden estar presentes en

la mayoría de depósitos hidrotermales, pero son más característicos

de las vetas de fisura y los filones de reemplazamiento.

Forma y tamaño. La silueta de las bolsadas puede ser irregular, pero, generalmente tienden a ser masas alargadas que se extienden en una posición vertical o muy inclinada, hacia arriba y abajo de un filón de fisura. Esta inclinación dentro de una veta se denomina la pendiente o inclinación (fig.25).Comúnmente, en un filón hay varias bolsadas de forma, tamaño e inclinación más o menos similares, y tienden a estar iguales: las situadas en veías próximas y paralelas tienden a inclinarse en la misma dirección. En tamaño, la mayoría de bolsadas horizontales se extienden entre unos pocos metros y algunas decenas de metros de longitud y en las inclinadas, entre 25 m y varias decenas de metros; raras veces alcanzan longitudes de 500 ó

Bolsadas y bonanzas • Raras veces los yacimientos minerales presentan una riqueza uniforme en todo su

1.000 m.

Bolsadas y bonanzas • Raras veces los yacimientos minerales presentan una riqueza uniforme en todo su
Fig. 25. Tronco mineral de Flurry, en la mina Jumbo de Kennecott (Alaska), como ejemplo en
Fig. 25. Tronco mineral de Flurry, en la mina Jumbo de Kennecott (Alaska),
como ejemplo en la terminología de las bolsadas de mineral.

Grupos. Las bolsadas pueden agruparse del modo

siguiente : (variedades)

1. Bolsadas de espacio abierto, debido a la existencia de espacio abierto.

2.Bolsadas

vetas.

de intersección, debido a intersecciones de

3.Bolsadas aprisionadas, debido al embalse de soluciones mineralizantes.

4.Bolsadas determinadas por los hastiales, debido al efecto de los hastiales sobre la precipitación.

5.Bolsadas

determinadas

por

la

estructura,

diversas influencias estructurales.

6.Bolsadas

determinadas

por

la

profundidad,

debido

a

debido a

descenso de temperatura y presión. 7.Bolsadas de mineralización periódica, debido a sucesivos períodos de mineralización. 8.Bolsadas no clasificadas, debido a factores desconocidos.

Grupos. Las bolsadas pueden agruparse del modo siguiente : (variedades) 1. Bolsadas de espacio abierto, debido

Las bolsadas de intersección están localizadas en las intersecciones

de filones o de fisuras, y figuran entre los tipos más comunes y

conocidos, desde más antiguo. Las intersecciones son particularmente favorables porque en tales lugares confluyen diferentes soluciones, y también porque las paredes están más desmenuzadas y ofrecen una mayor superficie especifica de reacción.

Las bolsadas aprisionadas resultan al haber quedado encerradas las soluciones mineralizadoras entre barreras impermeables, como, por ejemplo, pizarras o canales de falla (fig. 22)

Las bolsadas determinadas por las paredes son las que se encuentran adyacentes a ciertas paredes rocosas favorables que es de suponer

influyen en la deposición a partir de fluidos mineralizadores.

Las bolsadas determinadas por la estructura están localizadas por varias estructuras. Los lugares de cambio en buzamiento o en encuentro con un filón, por parte de las fisuras, son favorables a la formación de vástagos de mineral. Las capas favorables, muy plegadas, alternando con capas desfavorables, forman aberturas potenciales entre los estratos en las crestas de anticlinales y las artesas de sinclinales, y localizan la deposición de mineral.

• Las bolsadas de intersección están localizadas en las intersecciones de filones o de fisuras, y

Las bolsadas determinadas por la profundidad resultan del

control ejercido por el descenso de la temperatura y presión al

ser depositadas a partir de soluciones. La rápida disminución de la presión por rocas desmenuzadas próximas a la superficie puede producir una súbita inundación de los minerales en

solución.

Las bolsadas de mineralización -periódica son debidas a reaberturas por movimientos de intermineralización, acompañadas de mineralización periódica, durante la cual

ciertas partes de un filón (las más de las veces a lo largo de

ambas paredes) se enriquecen. Pueden producirse varias fases de movimiento y mineralización periódica.

Causas de las bolsadas. Aunque hemos dejado indicadas causas separadas de las bolsadas de mineral, una sola bolsada

puede ser debida a más de una causa. Su formación puede implicar la coincidencia de dos o más factores separados; y deben presentarse condiciones adecuadas de temperatura, presión y carácter químico de las soluciones.

• Las bolsadas determinadas por la profundidad resultan del control ejercido por el descenso de la

SEDIMENTACION (Excepto evaporación)

El proceso de sedimentación, a distinguir de la evaporación, tiene como resultado, no sólo la formación de rocas sedimentarias comunes, sino también valiosos depósitos minerales de hierro, manganeso, cobre, fosfato, hulla, pizarra bituminosa, carbonatos, rocas de cemento, arcilla, tierra de diatomeas, bentonita, tierra de batán, magnesita, azufre y menos directamente depósitos de uranio- vanadio. Estas substancias pueden ser consideradas como simples variedades excepcionales de rocas sedimentarias que adquieren casualmente valor a causa de sus propiedades químicas o físicas.

El modo de formación de las mismas es el de sedimentación, con variantes especiales correspondientes a materias especiales. Se componen de materias orgánicas e inorgánicas, y su origen, como el de toda roca sedimentaria, son otras rocas que han sufrido una

desintegración, siendo naturalmente el origen último las rocas ígneas.

SEDIMENTACION (Excepto evaporación) • El proceso de sedimentación, a distinguir de la evaporación, tiene como resultado,

Algunos de estos materiales, como oxígeno y anhídrido carbónico, han sido obtenidos de la atmósfera, y unos cuantos proceden de depósitos anteriores.

SEDIMENTACION (Excepto evaporación) • El proceso de sedimentación, a distinguir de la evaporación, tiene como resultado,

La formación de depósitos sedimentarios implica, en primer lugar, una fuente adecuada de materiales; en segundo lugar, la reunión de éstos por solución u otros procesos; en tercer

lugar, el transporte de los mismos al lugar de acumulación, si

ello es necesario, y en cuarto lugar, la deposición de los materiales en el receptáculo sedimentario. Pueden tener lugar subsiguientemente transformaciones, como compacción, alteración química y otras.

Fuente de materiales

Los materiales que entran en la composición de los depósitos minerales sedimentarios proceden principalmente de la

meteorización de las rocas. En ciertas ocasiones, los

materiales proceden de la meteorización y oxidación de depósitos minerales anteriores, como hierro, manganeso y cobre. Otros han pasado por una fase orgánica intermedia. Sin embargo, las rocas constituyen la fuente adecuada para el

mineral sedimentario conocido de hierro, manganeso y cobre.

• La formación de depósitos sedimentarios implica, en primer lugar, una fuente adecuada de materiales; en

Solución y transporte

La solución de los constituyentes de los depósitos sedimentarios de

importancia económica se realiza, en parte, durante la meteorización. Tal ocurre con el hierro, manganeso, fosfatos,

carbonates, cobre y algunos otros metales; pero, naturalmente, no

tiene aplicación a las arcillas. Los principales disolventes son el agua carbonatada, el ácido húmico y demás ácidos orgánicos, y las soluciones de sulfatos.

Las aguas carbónicas son disolventes muy activos del hierro, manganeso y fósforo.

• La solución de los constituyentes de los depósitos sedimentarios de importancia económica se realiza, en
• La solución de los constituyentes de los depósitos sedimentarios de importancia económica se realiza, en

EVAPORACION

La evaporación tiene mucha importancia en la formación de diversos tipos de yacimientos minerales no metálicos. Las

aguas subterráneas fueron arrastradas a regiones áridas,

dónde se evaporaron y dejaron minerales valiosos que estaban en solución. Ante el implacable sol del desierto lagos enteros

han desaparecido, dejando en las playas capas de sales

utilizables, o de sal cubiertas después por las arenas

movedizas de las regiones áridas. En otros casos la evaporación no ha sido completa, sino que ha producido líquidos concentrados, a partir de los cuales se obtiene la útil sal doméstica. El prospector de substancias útiles aprovecha

ávidamente estos ricos líquidos, y los extrae para precipitarlos mediante una evaporación más rápida, natural o artificial. Las aguas saladas naturales son «traídas mediante bombas de profundidades grandes y extendidas al sol o se vierten en

evaporadores artificiales, de modo que se puedan obtener

sales que llevan.

EVAPORACION • La evaporación tiene mucha importancia en la formación de diversos tipos de yacimientos minerales

CONCENTRACION RESIDUAL Y MECÁNICA

Bajo el lento e implacable ataque de la meteorización, las rocas y los depósitos minerales que encierran sucumben a la

desintegración mecánica y a la descomposición química. La

meteorización es una operación compleja que consiste en distintos procesos que pueden actuar individual o conjuntamente. Los minerales que son inestables, en

condiciones de meteorización sufren descomposición

química; las partes solubles pueden ser desplazadas y los residuos insolubles pueden acumularse, y algunos de ellos llegan a formar depósitos minerales residuales. Los minerales estables, como el cuarzo y el oro, experimentan poco o ningún cambio químico, pero pueden ser liberados de la matriz que los encierra y experimentar un enriquecimiento residual en la superficie o ser concentrados mecánicamente hasta formar depósitos o placeres, por medio del aire o el

agua en movimiento.

CONCENTRACION RESIDUAL Y MECÁNICA • Bajo el lento e implacable ataque de la meteorización, las rocas

PROCESOS Y AGENTES DE METEORIZACIÓN

  • a) La desintegración mecánica en sí está limitada en gran parte a las regiones áridas donde se producen cambios anuales y diurnos acentuados en la temperatura, o a regiones muy frías donde los cambios químicos superficiales se realizan lentamente y la acción de las heladas es enérgica durante gran parte del tiempo.

  • b) La meteorización química más activa se registra en las regiones cálidas y húmedas donde la lluvia proporciona humedad y fomenta la vida vegetal, la cual a su vez proporciona ácidos húmicos y orgánicos que contribuyen a la actividad química.

  • c) Es necesaria una meteorización profunda y de larga duración para que dé lugar a productos residuales. De ahí que dichos productos estén generalmente ausentes en las regiones glaciales, donde los productos residuales fueron desplazados por el hielo y el tiempo, ya que la glaciación fue demasiado breve para permitir una meteorización intensa en las desfavorables condiciones de los climas fríos que reinan en dichas regiones.

PROCESOS Y AGENTES DE METEORIZACIÓN a) La desintegración mecánica en sí está limitada en gran parte

d) Los agentes de descomposición que actúan en la

superficie son: agua, oxígeno, anhídrido carbónico, calor, ácidos, álcalis, vida vegetal y animal y una parte de los

productos solubles de la descomposición de las rocas

mismas. En ausencia del agua, se produce poca descomposición; la hidratación es general y es un factor importante tanto en la descomposición como en la desintegración. El oxígeno permite la oxidación, que es

un proceso casi universal en la meteorización. El

anhídrido carbónico en el agua es un disolvente poderoso. Los ácidos, como el sulfúrico y algunos sulfatos producidos por la oxidación de los sulfuros, son

activos agentes de descomposición. El calor acelera

muchas reacciones. La vegetación proporciona anhídrido carbónico y compuestos orgánicos que descomponen las rocas y disuelven las materias. Las bacterias actúan en

los procesos bioquímicos de descomposición y precipitación.

d) Los agentes de descomposición que actúan en la superficie son: agua, oxígeno, anhídrido carbónico, calor,

CONCENTRACION RESIDUAL

La concentración residual es el resultado de la acumulación de minerales valiosos cuando son desplazados durante la meteorización los constituyentes inútiles de las rocas o de los depósitos minerales. La concentración se debe en gran parte a una disminución en volumen provocada casi enteramente por la meteorización química superficial. Los residuos pueden seguir acumulándose hasta que su pureza y cantidad los convierta en depósitos de importancia comercial.

Proceso de formación

El primer requisito para la concentración residual de depósitos minerales de importancia económica es la presencia de rocas o filones que

contengan minerales valiosos cuyas substancias inútiles sean solubles,

mientras que las substancias útiles sean generalmente insolubles a las condiciones reinantes en la superficie. En segundo lugar, las condiciones climáticas deben ser favorables a la descomposición química. En tercer lugar, el relieve no debe ser demasiado acentuado, pues el residuo

podría ser arrastrado por las aguas al tiempo de formarse. Y por último

es esencial una larga estabilidad de la corteza terrestre, a fin de que los residuos puedan acumularse en cantidad y que los depósitos no puedan ser destruidos por la erosión.

CONCENTRACION RESIDUAL • La concentración residual es el resultado de la acumulación de minerales valiosos cuando

CONCENTRACIÓN MECÁNICA (PLACERES)

La concentración mecánica es la separación natural por

gravedad de minerales pesados de los ligeros por medio del

agua o el aire en movimiento en virtud se los cuales los minerales más pesados se concentran en depósitos

denominados placeres. Dicha operación implica dos fases:

1)

la liberación por meteorización de los minerales estables

separándolos de su matriz: y

2)

la concentración de los mismos. La concentración puede producirse tan sólo si los minerales de valor poseen estas

tres propiedades: elevado peso específico, resistencia a la

meteorización y durabilidad (maleabilidad, tenacidad o

dureza). Los minerales de placer que tienen estas propiedades son: oro, platino, casiterita, magnetita, cromita,

ilmenita, rutilo, cobre nativo, piedras preciosas, circonio,

monacita, fosfato y en raras ocasiones mercurio.

CONCENTRACIÓN MECÁNICA (PLACERES) • La concentración mecánica es la separación natural por gravedad de minerales pesados

Materiales originarios

Los minerales que constituyen los depósitos de placer pueden

derivarse de:

1. Yacimientos filonianos de importancia comercial, tales como los filones de oro;

2. Filott.es no comerciales, tales, como las pequeñas sartas de cuarzo aurífero o varillas de casiterita; p. ej., los placeres de estaño.

3. Minerales metálicos diseminados, es decir: diminutos granos de platino diseminados en grandes espacios en intrusiones básicas; p. ej., los montes Urales.

4. Minerales formadores

de rocas,

tales

como los granos'

de

magnetita, ilmenita, monacita y circonio; p. ej., las arenas

costeras ilmeníticas de la India.

5. Antiguos depósitos de placer, tales como los bancos de gravas fluviales o placeres enterrados; p. ej., los placeres de oro recientes de California.

Materiales originarios Los minerales que constituyen los depósitos de placer pueden derivarse de: 1. Yacimientos filonianos

Mecanismos que intervienen

En

la

formación

de

los

placeres,

la

Naturaleza

ha

actuado

de

tal

manera

que

logra

los

resultados

alcanzados por el hombre cuando éste extrae, tritura y

concentra minerales. Los minerales de placer se liberan

de

su

matriz

por

meteorización.

Los

materiales

desmenuzados

son

arrastrados

lentamente

por

las

aguas laderas abajo hacia el río o playa más próximos.

Las aguas

en

movimiento

de

los

ríos

barren

los

materiales

ligeros

que

constituyen

la

matriz,

y

los

minerales más pesados caen al fondo o son

desplazados

aguas

abajo,

relativamente

a

cortas

distancias.

Mecanismos que intervienen • En la formación de los placeres, la Naturaleza ha actuado de tal
Fig. 27. Mineral de oro eluvial en la veta San Antonio, del distrito de Chontales (Nicaragua).
Fig. 27. Mineral de oro eluvial en la veta San Antonio, del distrito de Chontales
(Nicaragua). (Según Cárter A.I.MJS.)

Formación de placeres eluviales

Los placeres eluviales pueden considerarse una fase intermedia o

embriónica en la formación de los placeres de playa o de los fluviales.

Se forman sin intervenir la corriente, en las laderas de los montes, a partir de materiales liberados de los filones meteorizados que afloran encima de éstas. Los minerales más pesados y resistentes se acumulan inmediatamente por debajo del afloramiento (fig. 27); los productos ligeros y no resistentes de la descomposición son disueltos o barridos por las aguas de lluvia ladera abajo, o se los lleva el viento. Esto determina una concentración parcial por reducción en volumen, proceso que continúa a medida que desciende el nivel del monte. Se precisan filones bastante ricos para que den depósitos explotables mediante esta concentración incompleta. Los depósitos eluviales más importantes son de oro y estaño.

Formación de placeres fluviales o aluviales

Los placeres fluviales son el tipo de depósito de placer más importante.

Los mismos han producido grandes cantidades de oro, casiterita, platino y piedras preciosas. Indudablemente, la extracción minera primitiva se inició con estos depósitos. La facilidad de extracción y la riqueza de algunos depósitos hizo que fueran buscados ávidamente en tiempos antiguos, así como en los tiempos más recientes, y han dado origen a algunas de las

Formación de placeres eluviales • Los placeres eluviales pueden considerarse una fase intermedia o embriónica en

grandes «fiebres» de oro y diamantes que se han registrado en el mundo.

Concentración. El agua corriente es el separador más eficaz de los materiales ligeros y pesados. El agua fluvial, aunque siempre circula en una sola dirección, lo hace con irregularidad. Se precipita por las gargantas

barriendo todo lo que encuentra a su paso, se remansa en los lugares

anchos, forma remolinos en la parte exterior de las curvas, creando remansos en la parte interior, salta por encima de los obstáculos del fondo del' cauce formando tranquilos remansos aguas abajo. En estas aguas mansas caen al fondo las substancias pesadas. En los ríos, el efecto d« cribado tiene especial

eficacia para la concentración de minerales de placer en las gravas del fondo.

Y la concentración se intensifica mediante la abrasión gradual de las gravas del fondo y la reducción del espesor de las mismas.

Lugares de acumulación.

Los lugares más favorables son los situados en el curso medio del río. Cuando los ríos se precipitan por los cauces lisos de las gargantas, los minerales y gravas de placer son arrastrados por las aguas, con pocas probabilidades para depositarse; pero cuando desembocan en los valles, de suave gradiente, las condiciones son ideales para la deposición y concentración hasta, formar depósitos.

En una corriente que circula rápidamente por meandros, el agua más rápida es la que está en la parte exterior del mismo, y la más lenta es la de la orilla opuesta (fig. 28). La confluencia de ambas, donde se forman barras de grava, es un lugar favorable para la deposición de minerales en placeres.

En una corriente que circula rápidamente por meandros, el agua más rápida es la que está
En una corriente que circula rápidamente por meandros, el agua más rápida es la que está

Cuando los ríos atraviesan rocas muy inclinadas o dispuestas en capas verticales, como pizarras, esquistos o capas duras y blandas alternativamente, las capas más duras tienden a proyectarse hacia arriba, mientras que las más blandas tienden a reducirse. Esto

forma «rastrillos» naturales (figura 29-A), parecido a los rastrillos de

madera clavados en el fondo de la artesa de un lavadero para

detener el oro, en las operaciones de esta clase. Dichos rastrillos naturales son excelentes trampas para los minerales de placer, y pueden dar origen a bonanzas riquísimas.

También la manera como entra el mineral de placer en un río

determina el lugar de acumulación. Donde los minerales son aportados por un tributario rápido que desemboca en un río mayor de aguas más lentas, se acumulan allí por disminuir la velocidad, y se forma un depósito en la orilla más próxima (fig.29- B). Si un río

atraviesa un filón mineralizado, y extrae de él por corrosión los minerales de placer, la bonanza se extenderá aguas abajo del cauce del río a partir del filón correspondiente (figura 29- C).

• Cuando los ríos atraviesan rocas muy inclinadas o dispuestas en capas verticales, como pizarras, esquistos
Fig. 28. Deposición de grava y formación de depósitos trazados en un lio de cauce sinuoso
Fig. 28. Deposición de grava y formación de depósitos trazados en un lio de cauce sinuoso
Fig. 28. Deposición de grava y formación de depósitos trazados en un lio de cauce
sinuoso y corriente rápida en el cual los meandros se desplazan lateralmente y aguas
abajo. í.as flechas en la corriente representan puntos de corte, 1, posición original; 2,
posición intermedia; y 5. posición actual de la corriente. Los depósitos formados en a,
b y c o en los meandros de la corriente 1, se extienden aguas abajo y lateralmente en
la dirección de las flechas grandes hacia a', b' y c' en la corriente actual, con lo cual se
forman depósitos trazados.
Fig. 29. A. brazos de cuarcita, interestratificados con pizarra, que sirven de rastrillos naturales para recoger
Fig. 29. A. brazos de cuarcita, interestratificados con pizarra, que sirven de
rastrillos naturales para recoger el oro en placeres (negro); 3, depósito trazado
formado en el punto en que un tributario de corriente rápida penetra en un río
principal de corriente lenta; C, depósito trazado formado aguas abajo de un
filón de oro atravesado por un rio.

Formación de placeres eólicos

En lugar del agua, el viento puede actuar también como agente de concentración, y dar origen a la formación de

depósitos de placer. Evidentemente, esto sólo puede ocurrir en las regiones áridas. Se afirma que se han formado placeres eólicos de oro en los desiertos

australianos por la desintegración de filones de cuarzo

aurífero. Los materiales ligeros descompuestos son arrastrados por el viento; las partículas de oro más pesadas, liberadas de su matriz, quedan detrás. La

continuación de este proceso dió como resultado la

acumulación en lugares determinados de la superficie, de placeres auríferos entre los restos de arena y

guijarros erosionados por el viento.

Formación de placeres eólicos • En lugar del agua, el viento puede actuar también como agente

YACIMIENTOS

FORMADOS

POR

OXIDACIÓN

Y

ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO

Cuando un yacimiento mineral queda expuesto por la erosión, es meteorizado junto con las rocas que lo encierran. Las aguas superficiales oxidan muchos minerales metálicos, produciendo disolventes que disuelven a su vez a otros minerales. Un yacimiento

metálico queda de este modo oxidado y generalmente

desprovisto de muchos de sus materiales valiosos hasta el nivel de la capa de aguas freáticas o hasta una profundidad

donde no puede producirse ya la oxidación. La parte

oxidada se denomina zona de oxidación. Los efectos de la oxidación pueden extenderse, de todos modos, mucho más abajo de dicha zona de oxidación.

YACIMIENTOS FORMADOS POR OXIDACIÓN Y ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO • Cuando un yacimiento mineral queda expuesto por la

Cuando las soluciones disolventes, frías y diluidas, se filtran hacia abajo pueden perder una parte o la totalidad de su

contenido metálico en la zona de oxidación y dar origen a

depósitos de mineral oxidado, que constituyen un tipo muy corriente, fácilmente accesible a la explotación y que provoca unos comienzos entusiasmados de la explotación de muchos

distritos mineros.

Si las soluciones que se filtran hacia abajo penetran en la capa de aguas freáticas, su contenido metálico puede precipitarse en forma de sulfuros secundarios y dar origen a una zona de enriquecimienzo secundario o enriquecimiento sulfuroso supergénico. La parte inferior del depósito, que no resulta afectada, se denomina zona primera o hipogénica.

• Cuando las soluciones disolventes, frías y diluidas, se filtran hacia abajo pueden perder una parte
Fig. 30. Diagrama de un filón meteorizado, con enriquecimiento supergénico de oxidación y zonas primarias.
Fig. 30. Diagrama de un filón meteorizado, con enriquecimiento supergénico de oxidación y zonas primarias.
Fig. 30. Diagrama de un filón meteorizado, con enriquecimiento
supergénico de oxidación y zonas primarias.

Esta disposición zonal (fig. 30) es característica de muchos depósitos minerales que han estado sometidos a una intemperización larga y continua. En algunos puntos puede no presentarse la zona de sulfuros supergénicos, y en casos raros

la zona de oxidación es poco profunda o está ausente, como ocurre en zonas heladas o regiones que experimentan una rápida erosión. Son necesarias condiciones especiales de tiempo, clima, evolución fisiográfica y minerales disponibles para

darse los resultados que hemos descrito.

La oxidación supergénica y el enriquecimiento se producen conjuntamente. Sin oxidación no puede haber aporte de disolventes a partir de los cuales puedan precipitarse más tarde los minerales en las zonas de oxidación o de sulfuros

supergénicos. El proceso comprende, por consiguiente, Tres

fases:

1) oxidación y solución en la zona de oxidación;

2) deposición en la zona de oxidación, y

3) deposición de sulfuro supergénico. Estudiaremos cada una por

separado.

• Esta disposición zonal (fig. 30) es característica de muchos depósitos minerales que han estado sometidos

FACTORES QUE CONTROLAN Y LIMITAN LA OXIDACIÓN

Es

evidente

que

la

oxidación

no

puede realizarse

indefinidamente

ni

llegar hasta

los límites

más bajos

de

la

metalización. Ciertos factores la hacen cesar; otros, como son la capa de aguas freáticas, grado de erosión, clima, tiempo, estructura de la roca y profundidad, la afectan o regulan.

Papel que desempeña la capa de aguas freáticas. La posición de la capa de aguas freáticas es un control de la oxidación. Por encima de ella puede realizarse libremente la oxidación; por debajo no existe ordinariamente oxígeno libre disponible para la misma. De ahí que dicha capa constituya normalmente el límite en profundidad de la zona de oxidación.

De todos modos, en muchas ocasiones se produce una ligera interpenetración de las zonas de oxidación y de sulfuros,

debida a la oscilación en el nivel de la capa de aguas freáticas,

es decir: entre el nivel inferior de los periodos secos y el superior de los períodos húmedos.

FACTORES QUE CONTROLAN Y LIMITAN LA OXIDACIÓN • Es evidente que la oxidación no puede realizarse

Oxidación por bajo de la capa de aguas freáticas. Puesto que en el agua subterránea falta generalmente el oxígeno, y la zona de oxidación termina generalmente en la capa de aguas freáticas, se acepta casi universalmente que la oxidación no puede ter.er lugar a profundidades apreciables por bajo de la capa permanente de aguas freáticas. En general se afirma que donde los minerales aparecen completamente oxidados por bajo de la capa freática, se debe a un ascenso de esta capa.

Ritmo de erosión. El ritmo de erosión y el consiguiente descenso del nivel de la superficie y del nivel freático puede ser tan rápido que la oxidación no pueda seguirlo al mismo tiempo. Entonces, toda la zona de oxidación anterior será eliminada por la erosión, y en la superficie no quedará nada, o muy poco, de ella. Un ritmo muy lento de erosión produciría una posición casi estancada del nivel de las aguas, y poca oxidación.

Clima. Los factores climáticos que

afectan

a

la

oxidación

son

la

temperatura y las lluvias, pero con frecuencia estos factores no pueden

separarse del efecto del tiempo.

Tiempo. Los estudios indican que la oxidación completa y profunda es relativamente lenta y exige considerable tiempo, geológicamente hablando.

• Oxidación por bajo de la capa de aguas freáticas . Puesto que en el agua

Rocas. Las propiedades físicas y químicas de las rocas que encierran los yacimientos afectan a la oxidación. Ésta se produce con mayor rapidez en las rocas porosas o quebradizas que se fracturan o desmenuzan fácilmente. Por consiguiente, las areniscas permeables, las rocas ígneas sericitadas y silicificadas y los esquistos quebradizos favorecen la oxidación. En cambio, las rocas sin fracturas son compactas y densas, tales como cuarcitas, arcillas o pizarras impermeables.

Los carbonatos se vuelven porosos con la oxidación y permiten una penetración completa de las aguas superficiales, con la consiguiente oxidación penetrante en profundidad.

Estructura. Las características estructurales ejercen un control sobre la distribución y penetración de la oxidación. Las fallas influyen en la

oxidación de tres modos: 1) concentran las aguas oxidantes dentro de la

zona de fallas y permiten una oxidación profunda; 2) las fallas impermeables aprisionan y concentran estas aguas oxidantes en los lados de la pared, produciendo una oxidación concentrada.

Las zonas de cizallamiento sirven de canales permeables y permiten una oxidación completa y profunda. La esquistosidad encauza las aguas oxidantes, produciendo una oxidación completa a lo largo de dicha esquistosidad.

• Rocas . Las propiedades físicas y químicas de las rocas que encierran los yacimientos afectan

CESE DE LA OXIDACIÓN

Puesto que la oxidación exige oxígeno, cesa cuando se agota la pro- visión de éste. Ello ocurre en los siguientes casos:

a)Nivel del agua. Como el agua subterránea carece de oxígeno libre, la oxidación cesa ordinariamente en el nivel freático de las aguas.

  • b) Ascenso de las aguas freáticas. Cuando asciende la capa de aguas freáticas se sumerge la zona oxidada y cesa la oxidación.

c

)Enfriamiento. Cuando se hiela el terreno, como en las regiones árticas, cesa toda oxidación.

  • d) Agotamiento de oxígeno por abundancia de sulfuros. Cuando existe una gran abundancia de sulfuros por encima de una capa profunda de aguas freáticas puede agotar el oxígeno de las aguas infiltradas,

y la oxidación cesa por encima de la capa de aguas freáticas.

e)Enterramiento. La acumulación de sedimentos o materiales volcánicos detiene la oxidación. Por ejemplo, las zonas oxidadas y de sulfuros supergénicos precámbricas, profundas, existentes en la mina United Verde Extensión, en Jerome (Arizona).

C ESE DE LA OXIDACIÓN • Puesto que la oxidación exige oxígeno, cesa cuando se agota

Zonas oxidadas sumergidas.

Los minerales oxidados

sumergidos pueden hallarse a profundidades de 500 o más metros respecto a la capa de aguas freáticas, y este

fenómeno puede explicarse por alguna de estas

razones:

cuatro

1)Oxidación por debajo del nivel freático de las aguas.

2)El nivel del agua ha ascendido por sedimentación posterior.

3)Las fallas han hundido la zona oxidadas. Ejemplo: una zona oxidada fue hundida por la falla denominada Continental Fault.

Zonas

oxidadas

estancadas.

Las

zonas

oxidadas

estancadas son características temporales, porque la mayoría de ellas han sido hundidas hasta la capa de aguas

freáticas, y todas acabarán siéndolo así.

• Zonas oxidadas sumergidas. Los minerales oxidados sumergidos pueden hallarse a profundidades de 500 o más

PROFUNDIDAD DE LA OXIDACIÓN

Donde no existen indicios de un ascenso del nivel del agua posterior a la oxidación es fácil hacer generalizaciones

amplias respecto a la profundidad de oxidación:

1) En regiones húmedas de relieve suave tiene generalmente

poca profundidad, pero con relieve acentuado la

profundidad será probablemente media.

2)

En

regiones

afectadas

por

glaciaciones,

la

oxidación

postclacial carece de importancia o falta por completo;

3) En regiones áridas es probable que la profundidad sea mucha, y generalmente es considerable en una topografía

antigua o madura y escasa en una topografía joven.

PROFUNDIDAD DE LA OXIDACIÓN • Donde no existen indicios de un ascenso del nivel del agua

Deposición de mineral en la zona de oxidación

Dentro de la zona de oxidación es posible que se formen depósitos oxidados si las soluciones oxidantes descendentes

pueden precipitar por encima de la capa de aguas freáticas.

Existen numerosa? demostraciones de que dichas soluciones están presentes en la zona de oxidación. En las minas de cobre, las rezumaduras y charcos de sulfato de cobre corroen

los rieles de acero y los clavos de las botas de los minaros.

Los

minerales

de

importancia

económica

que

son

depositados dentro

de

la

zona

de

oxidación

son,

principalmente, ios metales nativos, carbonates, silicatos y

óxido. Los metales de mayor importancia comercial son:

cobre, zinc, plomo, plata, vanadio y uranio. En su mayoría, los minerales se depositan en la parte inferior de ia zona de oxidación.

Deposición de mineral en la zona de oxidación • Dentro de la zona de oxidación es

Métodos de precipitación

Varios procesos, que actúan solos o. conjuntamente, dan lugar a

la precipitación de ios metales en la zona de oxidación.

  • a) Evaporación y saturación. Por simple saturación como consecuencia de la evaporación, particularmente en los climas áridos, se depositan compuestos metálicos en forma de

venillas, granos y tizne. Dichos compuestos son

principalmente sulfatos. Este proceso se operó en Chuquica- mata (Chile), que es el mayor depósito de cobre del mundo, donde toda la producción, registrada hasta la fecha ha procedido de la zona de oxidación.

  • b) Oxidación e hidratación. La oxidación y la hidratación dan óxidos anhidros e hidratados de hierro, manganeso, cobre y otras. La formación de hidroxido férrico y por último goethita es un ejemplo que ya hemos mencionado anteriormente.

  • c) Reacciones entre soluciones. Las soluciones de sulfato formadas en la zona de oxidación peuden encontrarse con otras varias soluciones que determinan precipitación dentro de la zona oxidada.

Métodos de precipitación Varios procesos, que actúan solos o. conjuntamente, dan lugar a la precipitación de

ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO

Los metales en solución que escapan a la captura en la zona de oxidación gotean hacia abajo, hacia lugares donde no existe

oxígeno, generalmente la capa de las

aguas

freáticas, y allí

se

depositan en forma de sulfuros secundarios. Los metales desplazados de arriba van siendo añadidos así a los existentes

debajo, con lo

cual se enriquece la parte superior de

la

zona de

sulfuros. Esto da origen a la zona de enriquecimiento secundario llamada también zona de sulfuros supergénicos. Ésta, a su vez se halla encima de la zona primaría o hipogénica (fig. 30)

La erosión progresiva permite una oxidación más profunda, y

transcurrido un tiempo los sulfuros supergénicos se oxidan, y su contenido metálico es trasladado a la zona inferior de enriquecimiento. El mineral primario puede así ser enriquecido hasta

diez veces su contenido metálico primitivo. Los minerales ricos se

vuelven más ricos, los minerales pobres adquieren valor y los

ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO • Los metales en solución que escapan a la captura en la zona de

materiales primarios no categoría comercial.

comerciales (protomineral) adquieren

ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO • Los metales en solución que escapan a la captura en la zona de

REQUISITOS PARA EL ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO

Oxidación. La oxidación de los depósitos de mineral puede producirse sin que le acompañe enriquecimiento de sulfuro, pero el enriquecimiento no puede tener lugar sin que le acompañe la oxidación. Por lo tanto, la oxidación es el primer requisito, y deben presentarse los factores que hemos dicho.fomentan la oxidación.

Minerales hipogénicos adecuados. El depósito debe contener minerales primarios que, al ser oxidados, produzcan los disolventes necesarios. Los sulfuros de hierro son esenciales, y los depósitos en donde éstos faltan raras veces contienen zonas de sulfuro supergénico. El mineral primario debe contener también metales que puedan experimentar enriquecimiento supergénico. El plomo y el zinc, por ejemplo, no dan ordinariamente sulfuros supergénicos;

el cobre y la plata, sí; el estaño, no, al parecer, y poco se sabe

respecto al enriquecimiento supergénico del níquel y de metales menos comunes; en este aspecto todavía queda mucho por estudiar.

REQUISITOS PARA EL ENRIQUECIMIENTO SUPERGÉNICO • Oxidación . La oxidación de los depósitos de mineral puede

Permeabilidad. La permeabilidad del depósito de mineral es

esencial para permitir que el goteo de las soluciones penetre por bajo de la zona de oxidación. Si los muros son totalmente permeables y el depósito lo es sólo ligeramente, las soluciones

pueden penetrar en los muros y, en ausencia de precipitantes

adecuados, disiparse. Las fallas inclinadas impermeables pueden cerrar el paso a las soluciones en descenso.

Ausencia de precipitantes en la zona de oxidación. La zona de oxidación debe estar libre de precipitaciones, tales como rocas carbonatadas, que fijan el contenido metálico de las soluciones enriquecedoras formando compuestos oxidados.

Zona

sin

oxígeno.

Los

sulfuros

supergénicos

pueden

depositarse sólo cuando no hay oxígeno. Generalmente, esto ocurre debajo del nivel freático.

• Permeabilidad. La permeabilidad del depósito de mineral es esencial para permitir que el goteo de

Precipitantes. Es creencia muy difundida, pero equivocada, que los sulfuros de cobre supergénicos se depositan debajo de la capa de aguas freáticas sobre cuarzo, gangas u otros minerales. Esto es un error. Se depositan a partir de soluciones de sulfato, sólo a expensas

de otros sulfuros, arseniuros o minerales similares, substituyéndolos.

El ácido sulfhídrico provoca también esta precipitación. Por lo tanto, los minerales subyacentes, generalmente hipogénicos, son esenciales para la deposición de sulfuros supergénicos. Si las soluciones de sulfatos que descienden goteando no encuentran sulfuros en zonas

carentes de oxígeno, los sulfatos se disipan, y no se produce ningún

enriquecimiento de sulfuros supergénicos.

CAUSA Y MECANISMO DE LA DEPOSICIÓN

Schürmann determinó que ciertos metales en solución se depositan en forma de sulfuros en presencia de otros sulfuros y en el orden siguiente: mercurio, plata, cobre, bismuto, plomo, zinc, níquel, cobalto, hierro y manganeso, y demostró que cualquiera de estos metales en solución es precipitado en forma de sulfuro por su inmediato inferior

de la serie, atribuyó a la afinidad relativa con el azufre.

• Precipitantes . Es creencia muy difundida, pero equivocada, que los sulfuros de cobre supergénicos se

GRADO DE ENRIQUECIMIENTO

El grado de enriquecimiento es el grado en que los minerales hipogénicos han sido substituidos por sulfuros supergénicos. A veces, puede determinarse a simple vista, pero generalmente es necesario un microscopio de reflexión.

METAMORFISMO

Los procesos metamórficos alteran profundamente los depósitos minerales preexistentes y forman otros nuevos. Los principales

agentes que intervienen son: el calor, la presión y el agua. Las substancias sobre las que actúan son yacimientos minerales formados anteriormente o bien rocas. A partir de estas últimas se

forman depósitos

valiosos

de

minerales

no

metálicos,

principalmente por recristalización y recombinación de los

minerales que integran las rocas.

GRADO DE ENRIQUECIMIENTO • El grado de enriquecimiento es el grado en que los minerales hipogénicos

FORMACIÓN

DE

METAMORFISMO

YACIMIENTOS

MINERALES

POR

Como resultado del metamorfismo regional se originan diversos tipos de depósitos minerales no metálicos:

  • a) Los materiales originarios son los constituyentes de la roca que han sufrido una recristalización o recombinación, o ambas cosas a la vez.

  • b) En pocas ocasiones se ha añadido anhídrido carbónico o agua, pero no se introducen otros nuevos, constituyentes

como ocurre en los depósitos metasomáticos de contacto.

  • c) Las rocas que encierran los depósitos son metamorfoseadas totalmente o en parte,

  • d) el metamorfismo de la roca es lo que ha dado origen a los

yacimientos.

  • e) Los principales minerales formados de este modo son:

FORMACIÓN DE METAMORFISMO YACIMIENTOS MINERALES POR • Como resultado del metamorfismo regional se originan diversos tipos

asbesto, grafito, talco, esteatita, andalucita-sillimanita, cienita, dumortierita, granate y posiblemente algo de esmeril.

FORMACIÓN DE METAMORFISMO YACIMIENTOS MINERALES POR • Como resultado del metamorfismo regional se originan diversos tipos

Formación del asbesto

Existen dos grupos principales de minerales que se conocen con el nombre genérico de asbesto: serpentina y anfíbol. Los del grupo de la serpentina son silicatos hidratados de magnesio, crisotilo y picrolita, y tienen la misma composición

que la serpentina; el más valioso es el crisotilo fino y sedoso.

Los anfíboles son silicatos de calcio, magnesio, hierro, sodio y aluminio. Comprenden los minerales amosita, crocidolita, tremolita, actinolita y antofilita. Asbesto de serpentina. El asbesto crisotiio se encuentra en

serpentinas que se han producido por alteración a partir de:

  • a) rocas ígneas ultrabásicas, como peridotita o dunita; o bien

  • b) calizas magnésicas o dolomita; la primera proporciona casi

el 90 por ciento de la producción mundial de asbesto.

Formación del asbesto • Existen dos grupos principales de minerales que se conocen con el nombre