Vous êtes sur la page 1sur 13

Un electrocardiograma (también denominado un ECG o un EKG) es

una muestra gráfica de la actividad eléctrica del corazón. Es el


gráfico que se obtiene con el electrocardiógrafo para medir la
actividad eléctrica del corazón en forma de cinta gráfica continua. Es
el instrumento principal de la electrofisiología cardiaca y tiene una
función relevante en el cribado y diagnostico de las enfermedades
cardiovasculares, alteraciones metabólicas y la predisposición a una
muerte súbita cardiaca. El nombre electrocardiograma esta
compuesto por electro que implica la actividad eléctrica, cardio del
griego corazón y grama, también del griego, que significa escritura.
El electrocardiograma tiene la ventaja de ser un procedimiento
médico con resultados disponibles inmediatamente, no es invasiva y
es económica.
El corazón tiene cuatro cámaras: dos
aurículas y dos ventrículos, izquierdos y
derechos. La aurícula derecha recibe la
sangre venosa del cuerpo y la envía al
ventrículo derecho el cual la bombea a los
pulmones, lugar en el que se oxigena y del
que pasa a la aurícula izquierda. De aquí la
sangre se deriva al ventrículo izquierdo, de
donde se distribuye a todo el cuerpo y
regresa a la aurícula derecha cerrando el
ciclo cardíaco. Para que la contracción
cíclica del corazón se realice en forma
ordenada, existe un sistema de estimulación
y conducción eléctrica compuesto por fibras
de músculo cardíaco especializadas en la
transmisión de impulsos eléctricos. un
individuo carece de control voluntario sobre
los latidos de su corazón. En el cuerpo
humano se generan una amplia variedad de
señales eléctricas, provocadas por la
actividad química que tiene lugar en los
nervios y músculos que lo conforman. El
corazón, por ejemplo, conduce a un patrón
característico de variaciones de voltaje. Los
potenciales se generan a nivel celular, es
decir, cada una de las células es un
diminuto generador de voltaje.
Un electrocardiograma (EKG) es una prueba física ampliamente utilizada para valorar la condición
del corazón en forma no invasiva. Dicha prueba se usa para evaluar el estado del sistema de
conducción del corazón, el del músculo, y también, en forma indirecta, la condición de este órgano
como una bomba y la aparición de ritmos patológicos causados por daño al tejido de conducción
de las señales eléctricas, u otros trastornos no-cardíacos. El EKG es la representación gráfica de la
actividad bioeléctrica del músculo cardíaco, por lo que un equipo de registro de EKG
(electrocardiógrafo) es comparable a un voltímetro que realiza una función de registrador.

Usos

El EKG tiene una amplia gama de usos:

•Determinar si el corazón funciona normalmente o sufre de anomalías (p. ej.: latidos extra o saltos
– arritmia cardiaca).
•Indicar bloqueos coronarios arteriales (durante o después de un ataque cardíaco).
•Se puede utilizar para detectar alteraciones electrolíticas de potasio, sodio, calcio, magnesio u
otros.
•Permitir la detección de anormalidades conductivas (bloqueo aurícula-ventricular, bloqueo de
rama).
•Mostrar la condición física de un paciente durante un test de esfuerzo.
•Suministrar información sobre las condiciones físicas del corazón (p. ej.: hipertrofia ventricular
izquierda)
Dibujo de un ECG con etiquetas de ondas e intervalos. P=onda P, PR=segmento PR,
QRS=complejo QRS, QT= intervalo QT, ST=segmento ST, T=onda T.
 
Onda P
 La onda P es la señal eléctrica que corresponde a la despolarización auricular
 
Complejo QRS
El complejo QRS corresponde a la corriente eléctrica que causa la contracción de los
ventrículos derecho e izquierdo (despolarización ventricular), la cual es mucho más
potente que la de las aurículas y compete a más masa muscular, produciendo de este
modo una mayor deflexión en el electrocardiograma
 
Onda T
 La onda T representa la repolarización de los ventrículos
Eventos cardíacos que ocurren durante un ciclo cardíaco.

El ciclo cardíaco es el término que comprende al conjunto de eventos relacionado con el


flujo de sangre que debe ocurrir desde el comienzo de un latido del corazón hasta el
comienzo del siguiente.1 La frecuencia de un ciclo cardíaco es la frecuencia cardiaca.
Cada latidos del corazón incluye tres etapas principales: la sístole auricular, la sístole
ventricular y la diástole cardiaca. El término diástole es sinónimo de relajación muscular.
A lo largo del ciclo cardíaco, la presión arterial aumenta y disminuye
Sístole auricular

Se le llama sístole auricular a la contracción del músculo (miocardio) de la


aurícula cardiaca izquierda y derecha. Normalmente, ambas aurículas se
contraen simultáneamente. El término sístole es equivalente a contracción
muscular, mientras que sístole eléctrica es la actividad eléctrica que
estimula al miocardio de las cámaras del corazón para contraerlas. Esto es
inmediatamente seguido por una sístole mecánica, el cual es la contracción
mecánica del corazón. A medida que las aurículas se contraen, la presión
sanguínea en ellas aumenta, forzando la sangre a salir hacia los
ventrículos. La sístole auricular dura aproximadamente 0.1 s

Sístole ventricular

La sístole ventricular es la contracción de la musculatura del ventrículo


derecho e izquierdo y continúa la sístole auricular. La sístole ventricular
dura aproximadamente 0.3 s.

Diástole cardiaca

La diástole cardiaca es el período de tiempo en el que el corazón


se relaja después de una contracción, en preparación para el
llenado con sangre circulatoria. La diástole ventricular es cuando
los ventrículos se relajan, y la diástole auricular es cuando las
aurículas están relajadas. Juntas se les conoce como la diástole
cardiaca, y duran aproximadamente la mitad de la duración del
ciclo cardíaco, es decir, unos 0.4 s.
Electrocardiograma

En el electrocardiograma, la sístole eléctrica de los ventrículos empieza donde comienza el complejo QRS. La
sístole eléctrica de las aurículas comienza con el inicio de la onda P del electrocardiograma (ECG)

Ruidos cardiacos

Por cada latido, el corazón emite dos ruidos cardíacos (Lub-dub) separados uno del otro por un silencio. El cierre
de las válvulas mitral y tricúspide (llamadas válvulas auriculoventriculares) en el comienzo de la sístole, causa la
primera parte (lub) del ruido auscultatorio (lub-dub) que se oye cuando se contrae el corazón. Formalmente, a
ese primer sonido se le conoce como primer ruido cardíaco, o S1. Ese primer ruido cardíaco es creado cuando
se cierran las válvulas mitral y tricúspide y de hecho tiene dos componentes, uno mitral (M1) y otro tricúspide
(T1).
La segunda porción del lub-dub -el segundo ruido cardíaco o S2, es causado por el cierre de las válvulas aórtica
y pulmonar al final de la sístole ventricular. A medida que se vacía el ventrículo izquierdo, su presión disminuye
por debajo de la presión en la aorta, así que la válvula aórtica se cierra. El segundo ruido cardíaco también tiene
dos componentes, uno aórtico (A2) y uno pulmonar (P2)

 
Regulación del cíclo cardíaco
 
El músculo cardíaco es miogénico, es decir que es auto-exitatorio. Ello está en contraste con la
musculatura esquelética, la cual requiere un estímulo nervioso consciente o reflejo. Las
contracciones rítmicas del corazón ocurren espontáneamente, aunque la frecuencia de las
contracciones puede ser cambiada por influencias nervios u hormonal, tales como el ejercicio físico
o la percepción de situaciones de peligro. Por ejemplo, el nervio frénico acelera la frecuencia
cardiaca y el nervio vago la desacelera.
Diagrama del corazón mostrando el flujo de sangre a través de las cámaras cardiacas

Se le denomina gasto cardiaco al volumen de sangre impulsado por el corazón cada


minuto por el ventrículo izquierdo hacia la arteria aorta.
El gasto cardiaco normal del varón joven y sano es en promedio 5.6 litros por minuto.
En las mujeres es un 10 a un 20% menor de este valor. En personas de edad
avanzada, el gasto cardiaco puede llegar a ser de 500 mililitros por minuto.
Índice cardiaco

El gasto cardiaco cambia netamente según el volumen corporal del sujeto a quien se le
hace la medición.
Sobre esta situación, las experiencias han demostrado que el gasto cardiaco se eleva
de manera aproximada en proporción a la superficie del cuerpo. Por lo tanto, el gasto
cardiaco suele expresarse en términos de índice cardiaco: es decir, el gasto cardiaco
por metro cuadrado de superficie corporal.
•Efecto de la edad.
•Efecto de la postura.
•Efecto del metabolismo y el ejercicio. El gasto cardiaco se suele conservar casi
proporcional al metabolismo global del cuerpo. Cuanto mayor sea el grado de actividad
de los músculos y otros órganos, mayor también será el gasto cardiaco.

Regulación del gasto cardiaco

El corazón es una bomba automática capaz de impulsar más de los cinco litros por
minuto que normalmente le llegan provenientes de la circulación sanguínea periférica.
Consecuentemente, el factor primordial que establece cuál será el volumen de sangre
impulsada por el corazón es el volumen de sangre que penetra en él procedente de la
gran circulación, y no la capacidad de bombeo del corazón en sí.
Vasodilatación muscular

Diagrama mostrando la arteria femoral

El factor más importante que eleva el gasto cardiaco durante el ejercicio es


la dilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran en los músculos que
se ejercitan. La vasodilatación depende del incremento considerable del
metabolismo muscular durante el ejercicio. Esto da lugar a una elevación del
uso del oxígeno y otros nutrientes por los músculos
Métodos para medir el gasto cardiaco

Se pueden utilizar tres métodos pare medir el gasto cardiaco.


Dispositivo electromagnético o ultrasónico.
Método de Fick.
Método de dilución de indicador.
Se define la frecuencia cardiaca como las veces que el corazón realiza el ciclo
completo de llenado y vaciado de sus cámaras en un determinado tiempo. Por
comodidad se expresa siempre en contracciones por minuto, ya que cuando
nos tomamos el pulso lo que notamos es la contracción del corazón (sístole),
es decir cuando expulsa la sangre hacia el resto del cuerpo.
El numero de contracciones por minuto hace que sea de una gran utilidad, tanto para
médicos, como para entrenadores.
Las pulsaciones de una persona dependen de varios grandes conjuntos de variables.
En un grupo pondremos las que no dependen directamente del sujeto y en casi todos
los casos son temporales y condicionales, como la temperatura, la altura o la calidad del
aire, la hora del día o la edad del individuo. En otro grupo las que son intrínsecas del
sujeto impuestas por la genética como la altura, el genero y como no la propia genética.
Otro grupo que son condicionales y temporales pero de carácter psicológico como el
miedo, el amor, el estrés o el sueño. Y en el ultimo grupo las variables que son
propiamente modificables por la persona, como son la actividad física que realiza, el tipo
de actividad física, el tiempo que lleva realizando la actividad y la intensidad de esta.
Las variaciones pequeñas en el ritmo cardiaco suelen tener un significado mínimo
patológico. La alteración del ritmo cardiaco normal recibe el nombre de arritmia.
Cuando además supone una elevación del ritmo se denomina taquiarritmia
(fibrilación ventricular, auricular y sacudidas) mientras que cuando lo retarda se
denomina bradiarritmia (bloqueos auriculoventriculares y de rama). El ritmo
cardiaco normal se puede restablecer con la aplicación de una descarga eléctrica
sobre el tórax.
Los defectos graves en el nodo sinoauricular o en las fibras que trasmiten los
impulsos al músculo cardiaco pueden provocar vértigo, desmayos y en ocasiones
la muerte. El trastorno más grave es el bloqueo cardiaco completo. Éste se puede
corregir por medio de la colocación de un marcapasos artificial, un dispositivo que
emite descargas eléctricas rítmicas para provocar la contracción regular del
músculo cardiaco. La mayor parte del resto de las arritmias no son peligrosas
excepto en quienes padecen una enfermedad cardiaca subyacente. En estos
pacientes, en especial en los que ya han sufrido un infarto, las arritmias requieren
un tratamiento a base de antiarrítmicos como propanolol, lidocaína y disopiramida.