Vous êtes sur la page 1sur 11

¿Qué es la educación?

La educación es un proceso humano y cultural complejo. Para llegar a su propósito


y definición es necesario considerar la condición y naturaleza del hombre en su
conjunto.

El hombre no dispone de instintos que le aseguren la supervivencia; debe


aprender usando los andamiajes de la cultura para adaptarse y transformar su
medio. Ese es el proceso educativo.
La cultura y todas sus expresiones, maneras de conceptuar, inventar y descubrir son
originadas y sostenidas por una percepción del mundo y de la vida.

La educación cambia porque el tiempo así lo dispone. Ella misma se altera, cambia y
se mueve de manera continua y a veces discontinua.
Busca asegurarle libertad al hombre, pero la educación demanda disciplina,
sometimiento y se guía bajo signos de obligatoriedad. Es una libertad limitada
La educación no sabe si los valores se aprenden, se
practican o si vienen dados por la naturaleza o se
formalizan y se imponen a la fuerza o se adquieren con la
práctica.

Ha sido influida por el juicio moral de los valores y se


empeña en establecer una diferencia entre lo que se debe
o no hacer. Se tiende a un juicio moralista y de sanción.
La cultura forma la mente, se perpetua a sí misma
formando el tipo de humano que quiere, tratando de que
todos sean parecidos. En contradicción la tarea de la
educación es formar la personalidad uno distinto del otro.

La educación presupone una visión del mundo y de la vida,


de la mente y el conocimiento, una forma de pensar y de
satisfacer sus necesidades.
Educar es formar sujetos y no objetos, completar la
condición humana del hombre, no tal y como la
naturaleza la ha iniciado, sino como la cultura quiere
que sea.

La educación no admite el pensamiento hegemónico


que pretende imponerlo coercitivamente. Ello faculta
el dominio y control del comportamiento humano.
La mente se forma y se define en la cultura, la construye y
la define la educación. La cultura usa la mente para
transformarse, para cambiar.

Todo cambia, así es la condición natural del ser; así mismo


es la educación. Cuando la educación decrece y se debilita
porque no es capaz de crear sentido y concepción de vida,
no educa al hombre.
La educación se encarga de la arquitectura
cultural del hombre: valores, cognición,
emociones, lenguaje y conocimiento.

También le corresponde la tarea de formar la


personalidad del individuo para diferenciarse
del otro, para mirara más allá de la cultura.
La educación produce beneficios por encima de los que el hombre natural ya tiene, el
beneficio que tiene es hacerlos libres, porque conocen la verdad , la diferencia entre bien y
mal, decidir entre lo justo e injusto. Los hombres necesitan para su educación la alabanza, el
estímulo y el apoyo, en lugar de la censura y la disciplina dura.
El conocimiento hoy en día no es una pasión, a
pesar de ser muy valioso. Hoy la mayor pasión
del hombre pareciera girar en torno de la
posesión de bienes materiales.
La educación pareciese dirigida a la preparación
para la adquisición de bienes materiales.
La educación busca formar para la no posesión no
material, su empeño es la posesión del saber, del
conocimiento, la inteligencia y la sabiduría que son bienes
de otro tipo.

La ciencia es para explorar y hallar lo profundo y


desconocido, para elaborar modelos e imágenes de lo que
no se puede ver a simple vista.
La igualdad profundiza las diferencias. Aunque todos
reciban los beneficios de la educación por igual, unos
sacarán mayor provecho que otros. La igualdad es una
apariencia, una imagen, un modelo de lo ideal.

La educación es una creación, es una posibilidad, una


actividad y un producto del ser humano y de la cultura.