Vous êtes sur la page 1sur 18

La psicoterapia de grupo centra su

trabajo terapéutico en las interacciones


interpersonales

puedan abordarse los problemas


personales e interpersonales en
contexto grupal.
El objetivo de la psicoterapia de grupo es: ayudar a resolver las
dificultades emocionales y estimular el desarrollo personal de los
participantes.

Al igual que la psicoterapia individual, está destinada a ayudar a las


personas que desean mejorar sus habilidades para afrontar los problemas
que se presentan en la vida cotidiana
La Terapia de Grupo desde el enfoque Humanista Integrativo

Siempre recomendamos empezar el


proceso de psicoterapia con sesiones
individuales y posteriormente continuar
con psicoterapia de grupo.

Para hablar sobre temas concretos y organizar ideas.


Este tipo de terapia lo puede realizar un
único psicoterapeuta como responsable
del grupo, y lo habitual es que los
pacientes hayan estado con él/ella
primero en sesiones individuales.

Es posible que sean dos los terapeutas


encargados de trabajar con los pacientes Coterapia
que constituyen el grupo.
La coterapia, es una práctica
psicoterapéutica caracterizada por la
presencia de dos psicoterapeutas que
coordinan el grupo.

Uno puede estar observando aspectos de los que el otro no se ha dado


cuenta.
Uno ser más emocional que el otro y transmitir a los pacientes algo que su
compañer@ no sabe, no puede, o no está en disposición de dar.
Ambos con el mismo poder de decisión y las mismas atribuciones y
responsabilidades, en una relación de igualdad y que en muchas ocasiones
facilita el trabajo terapéutico.

Consideraciones

 Es muy importante tener una buena relación


 Respetarse
 No juzgarse y permitirse aprender del compañer@, sabiendo que en muchas
ocasiones es probable que no estén de acuerdo con la intervención del otro.
Antes de iniciar una terapia grupal,
• Informamos al paciente de cómo es el procedimiento
• Las reglas básicas del grupo
• Le pedimos un compromiso de dos meses, puesto que en menos
tiempo no podría valorar lo efectivo del espacio grupal.
• La duración de las sesiones de grupo es de 180 minutos cada una y
la frecuencia es quincenal.
La importancia de la presentación
Al empezar el primer grupo, o en cada ocasión en la que se incorpore una persona
nueva, cada uno de los participantes se presentará teniendo en cuenta lo siguiente.

(empiezan los que ya llevan un tiempo y termina la


persona que se acaba de unir)

Para crear un espacio seguro, en el que cada uno se sienta con la


suficiente confianza como para permitirse mostrar sus conflictos y
emociones.
La presentación es un elemento fundamental para crear cohesión grupal.

Todos los miembros participantes necesitan


conocer la historia de cada miembro del
grupo en profundidad para seguir el hilo de
su discurso.

"si no conozco al otro pierdo el interés de lo que


dice y trabaja, puesto que no tengo información
para seguir conectado o intervenir en su trabajo"
Para el paciente que se incorpora en un grupo el primer acto grupal debe ser la
presentación, que es lo que permitirá su integración y rebajará el miedo a lo
desconocido, por la sensación de pertenencia grupal.

En esta presentación el paciente nuevo ve el progreso


evidente que han logrado los más antiguos, lo que le puede
servir de motivación.
Comenzamos la sesión

• La sesión comienza dando la bienvenida a los


participantes
• pidiéndoles que conecten con lo que ese día traen al
grupo, lo que quieren trabajar en terapia
• con una rueda corta y rápida donde cada uno
compartirá su estado de ánimo.

Es un punto de partida necesario para que cada uno sepa


cómo están los demás.
¿Quién quiere trabajar?

Damos la responsabilidad a los participantes, para que cada uno elija el


momento de su trabajo en el grupo.

Sólo cuando lo consideremos imprescindible indicaremos a alguien que


trabaje en un momento determinado

alguien que dé muestras de estar desbordado emocionalmente; y en el caso de querer trabajar un duelo
complejo que trabaje el primero o el segundo, para que le dé tiempo a cerrar en el espacio de la sesión
Dentro de la sesión, los miembros del grupo (no más de 8
personas) van expresando de manera individual el tema
que quieren trabajar ese día.

Permitiéndose ir contactando y expresando sus emociones con el


apoyo del terapeuta y de sus compañeros.

Cada participante se irá implicando más, según vaya creciendo su nivel


de confianza en el grupo.
Cada persona se beneficia de su propio trabajo y también del de sus
compañeros

pues en muchas ocasiones el trabajo de otro permite poner palabras y


emociones a algo que hasta ese momento le era difícil de definir,
facilitando la resolución de su proceso personal.
El grupo ayuda también a normalizar: “lo que
me pasa a mí también les sucede a otros”

Disminuye la angustia ante lo desconocido, se tiene la sensación de entrar en un


ámbito de trabajo que tiene reglas con las que otros ya están familiarizados y
parece que les funcionan.
• Lo “ideal” en cada sesión es que se impliquen todos las
personas que participa n

• lo que no significa necesariamente trabajar un conflicto

• a veces el trabajo de colaboración o de re confortamiento


de alguno de los compañeros, puede ser el trabajo de ese
día.
En algunas ocasiones, los participantes tendrán clara su
emoción y cómo quieren expresarla

y en otras es posible que tengamos que ir analizando


con él/ella, el tema que trae ese día a terapia, para que
vaya conectando con la emoción que hay detrás.