Vous êtes sur la page 1sur 96

INTRODUCCIÓN AL MÉTODO DE LOS

ELEMENTOS FINITOS:

ANÁLISIS DE UN PROBLEMA
MODELO UNIDIMENSIONAL
Anísio Andrade, Paulo Providência
y Fabian Cabrera
La Agenda

Viernes 27 de Octubre 10:45 a 13:00 (2:15 horas):


0:57 horas
21 min Break
0:57 horas

Viernes 27 de Octubre 15:00 a 17:15 (2:15 horas):

0:57 horas
21 min Break
0:57 horas

Salón Auditorio Jaime Terán Nieto


(Facultad de Derecho - Zona el Tejar U.A.J.M.S)
Man muss immer mit den einfachsten Beispielen anfangen.
(Siempre hay que empezar con los ejemplos más simples).
DAVID HILBERT
El método de los elementos finitos (MEF) es una técnica de
análisis numérico que se emplea para obtener soluciones
aproximadas a ecuaciones diferenciales con condiciones de
frontera definidas.
Básicamente la idea es dividir el dominio de la función
solución en un numero finito de subdominios: “elementos
finitos”, y usando conceptos de cálculo variacional construir
una aproximación a la solución, al juntar las aproximaciones
locales sobre elementos finitos individuales extendidos sobre
toda la región del dominio.
Nuestro objetivo en este curso introductorio, es mostrar los
conceptos e ideas fundamentales que definen al método, sin
recurrir a elaborados arquetipos matemáticos sino tan solo
usando conceptos básicos de cálculo y algebra lineal.
Para cumplir este propósito, definimos lo que llamaremos:
problema modelo unidimensional (con dos valores de
frontera), que corresponde matemáticamente con una
ecuación diferencial lineal de segundo orden más su par
separado de variables que son las condiciones de frontera,
que caracterizan al problema físico de la respuesta estática
lineal de una barra cargada axialmente.
Forma fuerte o clásica del
problema modelo
unidimensional

(adaptado de REDDY 1993, § 3.2.1)


u(x)  ?

Calcular el desplazamiento axial u de la barra, de longitud L y


rigidez constante EA. Ella está cargada con una fuerza axial
que va variando mediante una distribución q(x) (unidades de
fuerza/longitud) y una carga puntual Q en su extremo final.
(Designamos por u0 al desplazamiento en el inicio de la barra).
Para plantear el problema matemáticamente,
necesitamos definir las siguiente tres relaciones:

(1) Las condiciones de equilibrio

(2) Las condiciones cinemáticas

(3) La relación constitutiva


(1) Las condiciones de equilibrio

N(x)  q(x)  0 Donde N denota la fuerza axial


y la simbología de la derivada
N(L)  Q dada por ( )  d( ) / dx .
(1) Las condiciones de equilibrio

N(x)  q(x)  0 Donde N denota la fuerza axial


y la simbología de la derivada
N(L)  Q dada por ( )  d( ) / dx .

x
N(x)  N(0)    q(t)dt
0

0 x L
(1) Las condiciones de equilibrio

N(x)  q(x)  0 Donde N denota la fuerza axial


y la simbología de la derivada
N(L)  Q dada por ( )  d( ) / dx .

(2) Las condiciones cinemáticas


ε(x)  u(x) Donde εes la deformación
u(0)  u0 axial (infinitesimal).
(1) Las condiciones de equilibrio

N(x)  q(x)  0 Donde N denota la fuerza axial


y la simbología de la derivada
N(L)  Q dada por ( )  d( ) / dx .

(2) Las condiciones cinemáticas


ε(x)  u(x) Donde εes la deformación
u(0)  u0 axial (infinitesimal).

N(x)  EA ε(x) (3) La relación constitutiva


(1) Las condiciones de equilibrio

N(x)  q(x)  0 Donde N denota la fuerza axial


y la simbología de la derivada
N(L)  Q dada por ( )  d( ) / dx .

(2) Las condiciones cinemáticas


ε(x)  u(x) Donde εes la deformación
u(0)  u0 axial (infinitesimal).

N(x)  EA ε(x) (3) La relación constitutiva


N(x)  q(x)  0
N(L)  Q

ε(x)  u(x)
u(0)  u0

N(x)  EA ε(x)
N(x)  q(x)  0
son válidas en cualquier punto
N(L)  Q
del dominio unidimensional por
lo que tienen una característica
local punto a punto.
ε(x)  u(x)
u(0)  u0

N(x)  EA ε(x)
N(x)  q(x)  0
N(L)  Q

ε(x)  u(x)
u(0)  u0

N(x)  EA ε(x)
N(x)  q(x)  0
N(L)  Q Combinando todas las
ecuaciones, se obtiene la forma
fuerte, o clásica, del problema
ε(x)  u(x) modelo unidimensional, el cual

u(0)  u0 enunciamos como.

N(x)  EA ε(x)
C.F. de Dirichlet
C.F. de Neumann

C.F.= Condición de Frontera


DIAGRAMA DE TONTI: Para derivar la forma
fuerte del problema modelo unidimensional

(adaptado de FELIPPA 2014, ch. 11)


SOLUCIÓN (ÚNICA) DEL PROBLEMA (S)

1  L
 x

u(x)  u0  Q 
EA  
0
q(s)ds  x 
 0
(x  s) q(s) ds 

(Pie de nota 5, Pág. 4)


Sin embargo, esta no es nuestra principal
preocupación, ya que estamos interesados
en desarrollar esquemas para obtener
soluciones aproximadas al problema (S) que
serán aplicables a situaciones mucho más
complejas, en las que no están disponibles
soluciones de forma exacta.
Forma débil o variacional
del problema (S)
FORMA DÉBIL O VARIACIONAL DEL PROBLEMA (S):
Principio del trabajo virtual

Comenzamos por multiplicar la ecuación diferencial


ordinaria, por una función de ponderación w(x), y
luego se integra sobre el dominio del problema:

L L
0
EA u(x) w(x) dx   q(x) w(x) dx  0
0
L L
 0
EA u(x) w(x) dx   q(x) w(x) dx  0
0

Si la función w(x) cumple con ser continua,


entonces el primer término en el lado izquierdo
puede ser integrado por partes:

EA u(x) w(x) 0  0 EA u(x) w(x) dx  0 q(x) w(x) dx  0


L L L

EAu(L)w (L)EAu(0)w (0)


EA u(x) w(x) 0  0 EA u(x) w(x) dx  0 q(x) w(x) dx  0
L L L

EAu(L)w (L)EAu(0)w (0)

Ahora, requerimos que w(0)  0 es decir, la


función de ponderación debe hacerse nula
cuando se prescriba una condición de frontera
de Dirichlet. Luego, aprovechando el hecho de
que EA u(L)  Q tenemos que
L L
 0
EA u(x) w(x) dx   q(x) w(x) dx  Qw(L)
0
Antes de dar una definición precisa de la
forma débil del problema unidimensional,
necesitamos caracterizar, en términos de
continuidad y condiciones de frontera, dos
clases de funciones:

(1) de clase S : funciones de prueba.


(2) de clase V : funciones de ponderación.
De la expresión:
L L
0
EA u(x) w(x) dx   q(x) w(x) dx  Qw(L)
0

Sugiere considerar las funciones de prueba y


ponderación continuas, con sus respectivas
derivadas continuas por segmentos en el
dominio [0, L].
Se requieren las funciones de prueba para
satisfacer la condición de frontera de Dirichlet
u(0)  u0 ,mientras que las funciones de
ponderación son necesarias para satisfacer su
contrapartida homogénea w(0)  0 .

En consecuencia, definimos al espacio


vectorial real (de dimensión infinita) dado
por:
Funciones de ponderación

Funciones de prueba

c.t.= continua a tramos


Notas importantes
Ejemplo de una función que es continua a
tramos (izquierda) y otra que no lo es
(derecha), ya que uno de sus límites
laterales en x0 no existe.
Notas importantes

Dada u S y w  V , entonces su adición

u  w es también una función prueba (es


decir, un elemento del conjunto S ).

Las funciones de ponderación de esta forma


pueden ser vistas como variaciones admisibles
o perturbaciones de las funciones de prueba.
Podemos ahora establecer la forma débil, o
variacional, del problema (S):
Desde el punto de vista de la mecánica, el
problema (W) expresa el principio del trabajo
virtual (más específicamente el principio de los
desplazamientos virtuales):
“Un Sistema deformable está en equilibrio, si y

solo si el trabajo virtual exterior total es igual al

total del trabajo virtual interno para un campo

de desplazamientos virtuales compatible con las

restricciones del sistema”

(Oden & Ripperger 1981, p. 257).


Problema variacional continuo (W)

Elegir los espacios de dimension finita de ponderacion Vn


y prueba Sn  u + V n

Problema variacional discreto (G)

Elegir una base ordenada φ1 , φ2 , , φn  para V n

Sistema lineal de ecuaciones K c  F


Ejemplo 1
(adaptado de HJELMSTAD 2005, ex. 34)

Consideremos el caso especial del modelo mostrado en la figura,


con u0  0 , Q  0 y una carga distribuida en forma sinusoidal q(x) .
El desplazamiento exacto y el campo de fuerza axial están dados por
q0 L  π x
2
πx 
u(x)  2   sin 
π EA  L L 
q0 L  πx 
N(x)  EA u(x)   1  cos  , 0 x L
π  L 
Para demostrar que es la solución exacta, solo habría que verificar
que satisface la forma fuerte del problema:

EA u(x)  q(x)  0, x  (0, L) con u(0)  0 y EA u(L)  0


Nuestro objetivo por contrario, es construir una solución aproximada
usando el método de Galerkin.
Consideremos u( x)  0 y las funciones base monomiales dadas por

i
x
φi (x)    , i  1, ,n
L
Debido a la condición de frontera esencial, debemos descartar la
función constante φ0 (x)  1 .

Vamos a resolver este problema cuatro veces consecutivas, para

n= 1 a n= 4 y ver cómo la solución mejora a medida que tomamos


más términos en la aproximación.
Utilizando las entradas de la matriz de rigidez K y del vector
columna F se pueden calcular en términos generales:

L EA L i  j 2 i j EA
Kij  EA  φi(x) φj (x) dx  i j i  j  x dx 
0 L 0 i  j 1 L
L q0 L πx q0 L
Fi   q(x) φi (x) dx  i 0 x sin L dx  π Ii
i
0 L

Donde el termino Ii se puede encontrar recursivamente de

4 i2  i
I1  1 I2  1  2 Ii  1  2 Ii 2 , i  3, 4, ,n
π π
El sistema resultante K c  F se da a continuación para el caso n= 4.

1 1 1 1   c1   1 
1     
EA  4 3 8
5   c q L  1  4

3 2 2  0 π 2

L 1 3 9
2   c3  π  1  π62 

2 5
    
1
8
2 16
c
7   4 1  12
 48 
5
 π2 π4 
Las matrices de rigidez para los tres casos restantes se obtienen de
esta última, considerando sus submatrices de orden 1, 2 y 3
respectivamente. Igualmente para los vectores c y F se toman
los valores consistentes con las 1ra, 2da y 3ra fila.
Las soluciones a los respectivos cuatro sistemas de ecuaciones, se
muestran en la siguiente Tabla.

Soluciones de K c  F para n= 1 a n= 4

El término-n que aproxima los campos del desplazamiento y la


fuerza axial, son respectivamente:
n n
un (x)   ci φi (x) Nn (x)  EAun (x)  EA  ci φi( x)
i 1 i 1

Las cuales podemos representar gráficamente como:


Campos de desplazamiento, aproximados y exacto

El termino cuadrático (n=2) y la solución exacta del campo de


desplazamientos son casi indistinguibles.
Campos de la fuerza axial, aproximados y exacto

Para lograr un nivel comparable de exactitud en el campo de la


fuerza axial, necesitamos considerar la aproximación cuártica (n=4).
ALGUNAS CONSIDERACIONES A TOMAR EN CUENTA

(1) El valor del desplazamiento en el extremo libre para todas


las soluciones aproximadas es igual al valor exacto:
n
q0 L2
un (L)   ci   u(L)
i 1 πEA

Sin embargo, esta es una característica peculiar del


problema en cuestión. No espere que suceda para cada
problema. Obsérvese también que los desplazamientos no
son exactos en ningún otro punto excepto el extremo fijo
(donde forzamos la solución aproximada a satisfacer
exactamente la condición de frontera esencial).
(2) La aproximación usando tres términos (n=3) dio lugar
a un coeficiente cero c3 ,lo que significa que las
aproximaciones cuadrática y cúbica son de hecho una
y la misma. El esquema numérico elimino este
término extra porque no contribuye a mejorar la
aproximación (la solución aproximada nunca
empeorará con la adición de más funciones base - ver
la Proposición 4 y su corolario)
(3) La condición de borde natural , es decir, la fuerza axial
N(L)  EAu(L)  0
en el extremo libre ---------------------------no se satisface
exactamente por las soluciones aproximadas.

De hecho, la aproximación de desplazamiento lineal


produce un campo de fuerza axial uniforme, igual al
q0 L
valor medio del valor exacto del campo de la fuerza
π
axial sobre la longitud de la varilla.

La aproximación con dos-términos es significativamente


mejor, con N2 (L) --------------
0.216 qπ0 L .
La aproximación de 4 términos da el resultado casi
N
exacto 4 (L)  0.009 q0 L
π .
Hay un problema serio con la matriz de rigidez K
i j EA
K ij 
i  j 1 L
que no puede ser totalmente evidente. La matriz de
rigidez está tan mal acondicionada que incluso para
valores moderados de n se vuelve inútil para fines
computacionales, esto se puede ver examinando el
2-número condicional 2 de la matriz que crece a
saltos y es acotada a medida que n aumenta.
Número condicional 2
Si  2 es pequeño con respecto a 1 (es decir, si la matriz está
bien condicionada), entonces un pequeño error relativo en los
coeficientes no puede producir un error relativo grande en la
solución.

Pero si 2 es grande (es decir, si la matriz está mal


condicionada), entonces un pequeño error relativo en los
coeficientes puede (pero no necesariamente) dar lugar a un
gran error relativo en la solución. (MEYER 2000, § 3.8).
El número condicional de la matriz de rigidez con respecto al
problema de la inversión de la matriz es, por tanto, una
medida de la sensibilidad del sistema lineal K c  F .
Número condicional  2 obtenido del MATLAB con la función cond
ij EA
para la matriz Ki j  de las primeras siete funciones
i  j 1 L
i
x
base monomiales φi (x)    , i  1, , n.
L
La estabilidad numérica depende de elegir una base más "fuertemente"
independiente para el subespacio Vn . Por ejemplo:

 1  π x 
φi (x)  sin  i    (i  1, , n)
 2  L 
en lugar de las funciones base monomiales. Tendríamos,

L  1   1   2 EA L  1  π x   1  π x 
Kij  EA  φi(x) φj (x)dx   i    j   2  cos  i    cos  j    dx
0  2 2 L 0
 2  L   2  L 
  1 2 π 2 EA
i   si i  j
  2  2L


 0 si i  j

L q0 L
Fi   q(x) φi (x) dx  (1) i 1
0
π  43  i  i 2 
Dado que la matriz de rigidez K es diagonal, el sistema K c  F es trivial

para resolver cualquier valor de n :

2
Fi i 1 32 q0 L
ci   (1)
K ii π EA  3  8 i  16 i 
3 4

Además, la matriz K está bastante bien acondicionada con

 2  K nn / K11  (2 n  1)2 mostrando un crecimiento lento con n creciente.


Ejemplo 3
Consideremos el problema modelo unidimensional con u0  0 ,

q(x)  q0 y Q  q0 L . Cuya solución es:

2 q0 L q0 2
u(x)  x x
EA 2EA

(0  x  L)

Hallemos una solución lineal aproximada por tramos usando


cuatro elementos finitos de igual longitud.
Puesto que he  14 L y  e ψi (x) dx  12 he  18 L son
(e )

independientes de i ó e, las matrices de rigidez de los


elementos y los vectores de fuerza son

 1 1 4 EA
k k k k 
(1) (2)

(3) (4)

1 1  L
1 q0 L
f  f  f  
(1) (2) (3)

1 8
1  q0 L
f (4)
 
9  8
El proceso de ensamblaje produce la siguiente matriz
de rigidez global y el vector de carga equivalente:
k22
(1)
0 0 0   (2)
k11 k(2)
12 0 0
   (2) (2) 
 0 0 0 0  k21 k 0 0
K  22

 0 0 0 0  0 0 0 0
   
 0 0 0 0   0 0 0 0 
K (1) K (2)

0 0 0 0  0 0 0 0 
 (3) (3)   
 0 k11 k12 0  0 0 0 0 
  
0 k21
(3) (3)
k22 0  0 (4)
0 k11 (4) 
k12
   (4) 
0 0 0  0 k22 
(4)
0 0 k21
K (3) K (4)
k
(1)
22 k(2)
11 k (2)
12 0 0 
 

(2)
k21 k22  k11
(2) (3) (3)
k12 0 

 0 (3)
k21 k22  k11
(3) (4) (4)
k12 
 
 
(4) (4)
0 0 k21 k22

 2 1 0 0 
 1 2 1 0 
4 EA
K 
 0 1 2 1 L
 
 0 0 1 1 
f2
(1)
 f 1
(2)
  0   0 
   (2)   (3)   
 0  f    f1    0  
F 2
 0   0   f2(3)   f1(4) 
       (4) 
 0   0   0   f2 
F (1) F (2) F (3) F (4)

 f2(1)  f1(2)  2 
 (2) (3)  2 
 f  f1    q0 L
 (3)
2

 f2  f1(4)  2  8
   
 f2  9 
(4)
Al resolver el sistema K u  F , obtenemos los desplazamientos
nodales
u1  15 
u  28  2
 2   q0 L
u 
u3  39  32 EA
   
u4  48 
El campo de desplazamientos aproximado es de la forma
4
uh (x)  u j φj (x) (0  x  L)
j 1

donde φ j son las funciones base,


1
 h  x  xi 1  si xi 1  x  xi
 i
 1
φi (x)    xi 1  x  si xi  x  xi 1
 hi 1

 0 si x  xi 1 ó x  xi 1

1
 h  x  xn1  si xn1  x  xn  L
 n
φn (x)  
 0 si x  xn1

APROXIMACIÓN POR ELEMENTOS FINITOS DEL CAMPO DE DESPLAZAMIENTOS

Como se ve en la figura, su restricción a un solo elemento es afín a:


uh (x) e  ue 1 φe 1 (x) e  ue φe (x) e  u1(e) ψ1(e) (x)  u2(e) ψ2(e) 
ue  ue 1
 ue 1  L
 x  (e  1) 4L  (e  1, ,4)
4
APROXIMACIÓN POR ELEMENTOS FINITOS DEL CAMPO DE DESPLAZAMIENTOS

Los desplazamientos nodales en la aproximación por elementos


finitos, resultan ser exactamente los correctos.
u j  uh (x j )  u(x j ) ( j  0, 1, ,4)
Los resultados de este tipo, que incorporan este tipo de
precisión, se refieren a menudo como fenómenos de
superconvergencia (HUGHES 1987, pp. 26-27).

Sin embargo, en situaciones más complicadas, la exactitud


nodal podría no ser alcanzada (ver Ejemplo 4 y §10).
CAMPOS DE FUERZA AXIAL APROXIMADO Y EXACTO

La distribución aproximada de la fuerza axial es constante en


cada elemento interior, con
ue  ue 1 (e  1,
Nh (x) e  EA uh (x) e  EA L
,4)
4
CAMPOS DE FUERZA AXIAL APROXIMADO Y EXACTO

Se observa discontinuidades a través de elementos consecutivos. Estas


discontinuidades representan una violación del equilibrio. Además, la
condición de frontera natural en x L no se cumple exactamente – otra
violación del equilibrio.
CAMPOS DE FUERZA AXIAL APROXIMADO Y EXACTO

La fuerza axial Nh es exacta en el punto medio de cada elemento. Los


puntos de precisión óptimos para las cantidades derivadas reciben el
nombre de Barlow (HUGHES 1987, p. 31).
La energía de deformación de la solución por elementos
finitos se evalúa fácilmente como:

2
1 L 1 L  4

U h  0 EA uh (x) dx  0 EA  u j φj (x)  dx 
2

2 2  j 1 

1 T 1 T 149 q02 L3
 u Ku  u F 
2 2 128 EA

Es menor que la energía de deformación exacta


2 3
1 L 7 q0 L
U  0 EA u(x) dx 
2

2 6 EA
Ejemplo 4

Consideremos el problema modelo unidimensional con u0  0

, Q  0 y q(x) una carga distribuida en forma sinusoidal.


Las matrices de rigidez de los elementos y sus vectores
de fuerza son (con he  12 L )
 7 8 1 
k(1)  k(2)   8 16 8 
2 EA
3L
 1 8 7 

 π 2  2π  16 
 q L
f (1)   8(4  π)  03
π
 2(3π  8) 
 

 2(3π  8) 
 q L
f (2)   8(4  π)  03
π
 π 2  2π  16 
 

Debido a la simetría f1  f3 , f2  f2 y f3  f1 .
(1) (2) (1) (2) (1) (2)
El proceso de ensamblaje produce la siguiente matriz de
rigidez global:

k22
(1) (1)
k23 0 0   0 0 0 0 
 (1) (1)   (2) (2) (2) 
 k32 k33 0 0  0 k11 k12 k13 
K 
 0 0 0 0   0 (2)
k21 (2)
k22 (2) 
k23
   (2) 
 0   k33 
(2) (2)
0 0 0 0 k31 k32
K (1) K (2)

k22
(1) (1)
k23 0 0   16 8 0 0
 (1)   
 k32 (1)
k33  k22
(2) (3)
k12 0   8 14 8 1  2 EA
 
 0 (2)
k21 (2)
k22 (2) 
k23  0 8 16 8  3 L
 (2)   
 0
(2)
k31 (2)
k32 k33   0 1 8 7 
Y el vector de carga equivalente:

 f2(1)   0   f2(1)   8(4  π) 


 (1)   (2)   (1) (2)   
 f3   f1   f3  f1   4(3π  8)  q0 L
F  (2)  
 0   f2   f2 (2)   8(4  π)  π 3
   (2)     2 
 0   f3   f3   π  2π  16 
(2)

F (1) F (2)
Al resolver el sistema lineal de ecuaciones K u  F ,
obtenemos los desplazamientos nodales,

 π 2  π  12 
 2 
 4π 
u1/2   2  π 
u    2
q L
u   1    2 2π  0
u3/2   3π  π  12  πEA
   2 
u
 2   4 π

 1 
 
De esta manera, el campo de desplazamientos aproximado es

4
uh (x)  u j /2 φj /2 (x)
j 1

Donde φ j /2 son las funciones base:


  x  xi 1   x  xi 1/2  2
 x  xi 1  x  xi 1
 2   si xi 1  x  xi
  xi  xi 1   xi  xi 1/2   hi  hi

  x  xi 1   x  xi 1/2 
2
 x i 1  x  x i 1  x
φi (x)   2   si xi  x  xi 1 (i  1, .., n  1)
  xi  xi 1   xi  xi 1/2   hi 1  hi 1

 0 si x  xi 1 ó x  xi 1

  x  xn1   x  xn1/2  2
 x  xn1  x  xn1
 2   si xn1  x  xn  L
  xn  xn1   xn  xn1/2   hn  hn
φn (x)  

 0 si x  xn1

  x  xi 1   x  xi   4  x  xi 1 2  4 x  xi 1 si x  x  x
  h 
 x  x
 i 1/2 i 1   x i 1/2  x i   i  hi
i 1 i

φi 1/2 (x)   (i  1, .., n)



 0 si x  xi 1 ó x  xi

Su restricción a un solo elemento es un polinomio de grado

dos (o menos):

uh (x) e  ue1 φe1 (x) e  ue1/2 φe1/2 (x) e  ue φe (x) e 

 u ψ ( x)  u ψ (x)  u ψ (x) 
(e)
1
(e)
1
(e)
2
(e)
2
(e)
3
(e)
3

ue  4 ue 1/2  3ue 1
 ue 1  L
 x  (e  1) 2L  
2

2  ue  2 ue 1/2  3ue 1 
  x  (e  1) L 2
(e  1,2)
 
2
L 2
2
APROXIMACIÓN POR ELEMENTOS FINITOS DEL CAMPO DE DESPLAZAMIENTOS

Los desplazamientos u0 , u1 y u2 en los nodos finales de los


dos elementos son exactos; En los nodos interiores, no se
alcanza la exactitud.
CAMPOS DE FUERZA AXIAL, APROXIMADO Y EXACTO

La distribución aproximada de la fuerza axial es afín en cada


elemento interior, con

Nh (x) e  EAuh (x) e 

 ue  4 ue 1/2  3ue 1 4  ue  2 ue 1/2  3ue 1  


 EA    x  (e  1) 2  
L

 2L 
L 2
 2 
CAMPOS DE FUERZA AXIAL, APROXIMADO Y EXACTO

y presenta discontinuidades a través de elementos


consecutivos. La fuerza de tracción en el extremo libre
(condición de frontera natural) en x L no se satisface
exactamente. Hay dos puntos de Barlow en cada elemento.
La energía de deformación de la solución por elementos
finitos se evalúa fácilmente como:

q02 L3
U h  u F  6 192  96 π  16 π2  π 3 
1 T
2 2 π EA

Es menor que la energía de deformación exacta

2 3
1 L 3 q0 L
U  0 EA u(x) dx  2
2

2 4 π EA
Ejemplo 5
Para p 1 tenemos dos nodos en el elemento maestro ( ξ1  1 y ξ2  1 ) y las
funciones de forma:

ˆ (ξ )  1  ξ
ψ ˆ (ξ )  1  ξ , ξ  
ψ ˆ
1 2
2 2

 2x   xe  xe 1  
ψ(e )
Al realizar la composición i ( x )   ˆ
ψ i Te
1
 ( x )  ˆ
ψ i
he
 , x e
 
Recuperamos las ecuaciones (86)-(87) del libro de notas,

ψ1(e) (x)   ψ
ˆ T  1  ( x)  1 ( x  x)
1 e e
he

ψ (x)   ψ2 Te  (x)  (x  xe  1 ) , x e


(e ) ˆ 1 1
2
he

Estas funciones están ilustradas en las Figs. 9 y 14 de los apuntes.


ˆ  [1, 1] y
Funciones de forma afines de Lagrange en el elemento maestro 
en el elemento enésimo e  [ xe 1 , xe ] en la malla de elementos finitos

𝜓෠1 𝟏 𝜓෠ 𝟐

ξ
̂
ξ1  1 ξ2  1

ψ1(e)  φe 1 e ψ2(e)  φe e
𝟏

x
e
xe  1  x1(e) xe  x2(e)
he
Para p  2 tenemos tres nodos en el elemento maestro ( ξ1  1 , ξ2  0 y

ξ3  1 ) y las funciones de forma:

ˆ 1
ψ1 (ξ )  ξ (ξ  1)
2
ˆ (ξ )   (ξ 2  1)
ψ2

ˆ 1
ψ3 (ξ )  ξ (ξ  1) , ξ  
ˆ
2
 2x   xe  xe 1  
Al realizar la composición ψi (x)  ψˆi Te  (x)  ψˆi   , x e
(e ) 1

 he 
Recuperamos las ecuaciones (132)-(134) del libro de notas,

2
 xe  x  x e  x
ψ (x)  ψ1 Te  (x)  2 
(e)
1
ˆ 1
 
 he  he
2
 x  xe 1  x  xe 1
ψ (x)  ψ2 Te  (x)   4 
(e)
2
ˆ 1
 4
 he  he
2
 x  xe 1  x  xe 1 , x 
ψ (x)  ψ3 Te  (x)  2 
(e)
3
ˆ 1
  e
 he  he

Estas funciones están ilustradas en las Figs. 20 y 23 de los apuntes.


ˆ  [1, 1]
Funciones de forma cuadrática de Lagrange en el elemento maestro 
y en el elemento enésimo e  [ xe 1 , xe ] en la malla de elementos finitos

𝜓෠1 𝟏 𝜓෠ 𝟐
𝜓෠ 𝟑

ξ
̂
ξ1  1 ξ2  0 ξ3  1

ψ1(e)  φe 1 e ψ2(e)  φe 1/2 e


ψ3(e)  φe e
𝟏

x
e
xe  1  x1(e) xe 1/2  x2(e) xe  x3(e)
he / 2 he / 2
Como una ilustración final, las funciones de forma cúbica de Lagrange ( p  3 )
en el elemento maestro son:

9  2 1
ˆ
ψ1 (ξ )    ξ  1  ξ  
16  9
27  1 2
ˆ
ψ2 (ξ )   ξ    ξ  1
16  3

27  1 2
ˆ
ψ3 (ξ )    ξ    ξ  1
16  3

9  2 1
ˆ
ψ4 (ξ )   ξ  1  ξ   , ξ  
ˆ
16  9
Sus gráficas son:
ψ̂1 ψ̂2

ξ ξ

ψ̂3 ψ̂4

ξ ξ
El cálculo usando la expresión ki(je)   EA ψi(e) (x)ψ(j e) (x) dx
e

i , j  1, , p  1 de la matriz de rigidez de un elemento típico de

Lagrange de orden p  1  4 , es igual a:

 148 189 54 13 


 432 297 54 
  EA
k 
(e )
 432 189  40 he
 Simétrico 
 148 

Observe que esta matriz es singular, de rango 3.


Obrigado

Gracias