Vous êtes sur la page 1sur 40

ÁCIDOS NUCLEICOS

Los ácidos nucleicos son compuestos aislados originalmente de un material rico en


núcleos celulares; de allí su nombre.
Contienen carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y fósforo, poseen carácter acídico y
se encuentran en todos los seres vivientes. Son macromoléculas formadas por
polimerización, en cadenas lineales, de unidades estructurales llamadas nucleótidos.
Los ácidos nucleicos son sustancias del más alto rango biológico; a ellos les están
asignadas importantísimas funciones: a) son depositarios de la información genética y
responsables de un transmisión de padres a hijos y de una generación celular a otra.
b) Tienen un papel fundamental en la síntesis de proteínas en las células y dirigen el
ensamble correcto de aminoácidos en secuencias definidas. En última instancia, la
individualidad y el potencial funcional de cada ser son determinados por la
información contenida en sus ácidos nucleicos.
En primer término presentaremos las unidades constituyentes, los nucleótidos.
NUCLEÓTIDOS
Los nucleótidos, unidades estructurales de ácidos nucleicos, son sustancias formadas
por unión de: a) base nitrogenada, b) monosacárido de cinco carbonos (aldopentosa y
c) ácido ortofosfórico.

1
Bases nitrogenadas. Por hidrólisis de nucleótidos se obtienen sustancias
derivadas de los núcleos heterocíclicos pirimidina y purina. Se habla de
bases pirimidínicas o pirimídicas y bases purínicas o púricas.
En la figura se indica la constitución de esos núcleos y la numeración de
sus elementos.

Cinco bases derivadas de estos núcleos participan en la composición de ácidos


nucleicos; tres de ellas son pirimídicas y dos púricas. Las bases pirimídicas son timina
(5-metil-2,4-dioxipirimidina), citosina (2-oxo-4-aminopirimidina) y uracilo (2,4-
dioxipirimidina).

2
Las bases púricas son adenina (6-aminopurina) y guanina (2-amino-6-
oxipurina)

Las fórmulas de las bases pirimídicas y guanina, corresponden a la forma cetónica o


lactama, predominante en productos naturales. En menor proporción se encuentran
isómeros (tautómeros) de forma enólica o lactima (se producen por desplazamiento
hacia el oxígeno del H unido al N vecino). Eventualmente, los ácidos nucleicos pueden
contener una pequeña cantidad de otras bases, en general derivadas de las anteriores
como 5-metil-citocina, por ejemplo.
Bases pirimídicas y púricas tiene la propiedad de
absorber radiaciones en la región ultravioleta del
espectro, con un máximo a la longitud de onda de 260
nm. Esta característica se debe a la naturaleza
aromática de las bases y se utiliza para detectar su
presencia en una muestra y estimar su concentración
por espectrofotometría.
3
Aldopentosas. El monosacárido integrante de la molécula de ácidos
nucleicos puede ser D-ribosa o D-2-desoxirribosa. Según la pentosa
presente, se distinguen ácidos ribonucleicos (ARN o RNA en las siglas
inglesas) y ácidos desoxirribonucleicos (ADN o DNA). Las aldopentosas de
ácidos nucleicos adoptan la forma furanosa.

Ribosa y desoxirribosa se unen al nitrógeno 9 de bases


púricas o al nitrógeno 1 de bases pirimídicas mediante
enlace glicosídico β (está interesado el C1 de la pentosa,
en configuración β).

La unión de glicosídica permite libre rotación; la disposición espacial relativa de la base


nitrogenada y del monosacárido puede variar entre los dos extremos representados en la
figura, correspondientes a las formas sin y anti. Esta última es termodinámicamente más
favorable.

Adenosina (nucleósido). A la izquierda se muestra


la forma sin, a la derecha, la forma anti.

4
El compuesto formado por una base nitrogenada, púrica o pirimídica, y aldopentosa,
se llama nucleósido.

Un nucleótido se forma
por esterificación con
ácido ortofosfórico del
hidroxilo de carbono 5 de
la ribosa o desoxirribosa
de un nucleósido. La tabla
presenta los nucleósidos y
nucleótidos más comunes.

5
ÁCIDOS NUCLEICOS
Los nucleótidos se unen entre sí por enlaces éster; el fosfato forma
un ‘puente’ desde carbono 5 de la pentosa de un nucleótido al
carbono 3 de la pentosa del nucleótido anterior.
La primera unidad de la cadena tiene libre un fosfato, mientras la pentosa del último
nucleótido tiene libre el hidroxilo de carbono 3. Se habla así de extremos 5’ y 3’ de la
cadena.

Esta estructura básica es válida para los dos tipos de


ácidos nucleicos. La notación 5 prima (5’) y 3 prima (3’),
referida a nucleótidos, indica numeración de carbonos
de la pentosa. Para átomos de las bases nitrogenadas se
usa directamente el número correspondiente.
La existencia de este tipo de enlace entre nucleótidos
ha sido confirmada mediante estudios con agentes
(álcalis, enzimas) que específicamente escinden un tipo
de unión determinado. El análisis de los productos
resultantes ha permitido establecer la disposición en la
cadena.
6
Según la pentosa integrante de la molécula, se distinguen ácidos
desoxirribonucleicos (ADN o DNA) y ribonucleicos (ARN o RNA). Entre estos
dos tipos de compuestos existen diferentes estructuras que exigen su
consideración por separado.

7
La proporción de bases en ácido nucleico aislado de distintas especies es
característica para cada una; sin embargo, existen relaciones fijas entre las
bases en todas las muestras de ácido desoxirribonucleico, cualquiera sea su
origen. Por ejemplo, el contenido molar de bases púricas es siempre igual al
de bases pirimídicas, es decir, la suma de moléculas de adenina más las de
guanina es igual a la de timina más citosina (A + G = T +C).

Además, las relaciones adenina/timina y guanina/citosina son


siempre iguales a la unidad, esto es, el número de moléculas
de adenina es igual al de timina (A=T), y el de guanina, al de
citosina (G=C).
Observaciones de este tipo, debidas a estudios de Chargaff y
el análisis mediante difracción de rayos X realizado por
Wilkins y Franklin, sirvieron de base a Watson y Crick para
elaborar, en 1953, su modelo molecular del ADN. La
descripción adelantada por estos autores recibió amplia
aceptación. La estructura del ADN propuesta por Watson y
Crick estaba en perfecto acuerdo con hallazgos previos sobre
proporciones de bases e imágenes de rayos X; también
brindaba un modelo para explicar satisfactoriamente la
capacidad de esta molécula de duplicarse durante la división
celular y servir de depositaria de información genética.
8
Estructura molecular de ADN
La molécula de ácido desoxirribonucleico está formada por dos cadenas
polinucleotídicas, enrolladas en hélice alrededor del mismo eje. El ADN es
una doble hélice.
En cada una de las hélices, la hebra continua está constituida por la sucesión de
desoxirribosas y fosfatos tendidos como puentes entre C5’ de una pentosa y C3’ de la
anterior (sector de la molécula sobre fondo gris en la figura, donde se representa sólo
una cadena). En la doble hélice, desoxipentosas y fosfatos, francamente hidrófilos,
quedan situados en el exterior de la molécula y toman contacto con el medio acuoso.
Las bases púricas y pirimídicas, estructuras planas muy poco polares, escapan del
contacto con el solvente y se orientan hacia adentro, en dirección perpendicular al eje
central. La figura, imitada de la original de Watson y Crick, es una representación de muy
esquemática de la doble hélice. En ella están indicadas como dos cintas las cadenas
formadas por desoxirribosas y fosfatos. Los ‘travesaños’ perpendiculares al eje central y
dispuestos como peldaños de una escalera caracol, representan las bases púricas y
pirimídicas.
Cada vuelta de hélice tiene una extensión de 3,4 nm y cada base está a 0,34 nm del
siguiente, es decir, una vuelta completa de hélice comprende diez bases nitrogenadas. El
diámetro o sección transversal de la molécula es de 2 nm.
Si pudiéramos mirar la molécula desde cualquiera de sus extremos, comprobaríamos que
el enrollamiento se hace en el sentido del giro de las agujas del reloj; la hélice es derecha
o dextrógira. 9
La cadena polinucleotídica se forma por los ‘puentes’ de fosfato entre
carbono 5’ de una desoxirribosa y el 3’ de las pentosas, la otra está
orientada en sentido opuesto ( de carbono 3’ a carbono 5’). En cada punta
de la molécula se encuentra el extremo 5’ de una cadena y el 3’ de la otra.
La estructura primaria de estas cadenas, es
decir, el ordenamiento o secuencia de
nucleótidos, es un aspecto de gran importancia
en el estudio de ADN. Dadas las enormes
dimensiones de la molécula, frecuentemente
constituida por cientos de miles a millones de
unidades, las posibilidades de formar
ordenamientos diferentes con las cuatro bases
A, G, T y C son extremadamente grandes.
La información genética está precisamente
contenida en la molécula de ADN, ‘‘cifrada’’ o
‘‘codificada’’ en su secuencia de bases. Como se
verá más adelante, el ordenamiento de
nucleótidos en los trozos de ADN
correspondientes a los genes, indica la
secuencia con la cual habrán de disponerse los
aminoácidos al construir una proteína.
10
La secuencia se suele indicar, en forma abreviada, con las iniciales de
nucleósidos constituyentes, separadas por p para indicar los fosfatos de
unión, por ejemplo., pApGpCpTpApCpT…o, más simplemente, suprimiendo
las p, AGCTACT…

Así como en las cadenas polipeptídicas los aminoácidos se nombran en el sentido que va
desde el extremo N-terminal al c-terminal, en los polinucleótidos las unidades se
mencionan comenzando desde el extremo 5’.
Sanger, en Inglaterra, y Maxam y Gilbert, en EE. UU., idearon métodos muy eficientes y
prácticos para determinar la secuencia de bases en ácidos nucleicos.
Ellos han facilitado notablemente los estudios de estas sustancias.
Las bases púricas y pirimídicas de cada cadena se dirigen perpendicularmente hacia el
eje central, y se aparean en forma definida con los de otra.
El espacio comprendido entre las dos hélices no permite alojar dos bases púricas a la
par, pero resulta demasiado grande para dos bases pirimídicas, que quedarían muy
alejadas, sin poder establecer uniones o atracciones entre ellas.
En cambio, el espacio o ‘‘luz’’ existente entre las dos hebras es el adecuado para
acomodar un par purina-pirimidina. Las bases se unen y mantienen enfrentadas
mediante enlaces puente de hidrógeno.
Adenina y timina forman dos uniones de hidrógeno al aparearse; guanina y citosina
establecen entre sí tres enlaces de hidrógeno. (ver figura siguiente).

11
Éstos son los únicos apareamientos estables
posibles: cada adenina de una de las cadenas
está siempre enfrentada por timina de la otra;
cada citosina, por guanina.

La doble hélice es una estructura muy estable gracias a los


enlaces de hidrógeno entre las bases. Estas fuerzas,
individualmente débiles, resultan significativas al
multiplicarse a lo lardo de la molécula, constituida por
enorme número pares de bases.
Otras fuerzas contribuyen, aún más significativamente
que los puentes de hidrógeno, al mantenimiento de la
doble hélice. Se trata de las interacciones hidrofóbicas y
fuerzas de van de Waals en los pares de bases apilados en
el interior de la molécula.
Si bien la doble hélice es un conjunto compacto, tiene flexibilidad como para arquearse y
hasta enrollarse sobre sí misma o sobre otras estructuras. Esta propiedad es importante,
pues le permite interaccionar con otras moléculas y también ‘‘empaquetarse’’ en muy
pequeños volúmenes.

12
Es conveniente destacar dos aspectos relacionados con la estructura y
función de ADN: a) Las dos cadenas constituyentes de una molécula de ADN
no son idénticas, sino complementarias; los apareamientos A-t y G-C se
producen cuando una cadena posee adenina exactamente frente a timina de
la otra y guanina frente a citosina.
b) Las cadenas son antiparalelas, una marcha en sentido 5’→ 3’ y
la otra en dirección 3’→ 5’.
Estos principios de complementariedad y antiparalelismo se
aplican en todos los procesos en los cuales estas moléculas
participan, como los de duplicación o replicación, transcripción y
traducción, términos que serán definidos más adelante.
El enrollamiento de las dos cadenas de desoxirribosas y fosfatos
forma dos surcos o estrías en la superficie de la molécula,
paralelas a los giros de la hélice. Uno de ellos es mucho más
ancho que el otro, (ver figura).
En el fondo de esos surcos quedan expuestos átomos
componentes de las bases púricas y pirimídicas. Especialmente a
nivel del surco mayor, las bases pueden establecer interacciones
con proteínas u otras sustancias.

13
Conformaciones de la doble hélice. La estructura de ADN descripta de
acuerdo con la propuesta de Watson y Crick, ampliamente confirmada por
estudios posteriores, corresponde a la llamada conformación b, la más
común en las condiciones reinantes en la célula.
Existe otra forma, designada A, más ancha y más corta que la
hélice B, tiene 11 pares de bases en lugar de 10 por cada vuelta
de hélice, que abarca una longitud de 2,8 nm en vez de 3,4 nm.
Desaparece la diferencia entre los surcos, ambos son
prácticamente de igual profundidad. Esta forma no se encuentra
en condiciones fisiológicas; se produce cuando el ADN está
pobremente hidratado; es característica de dobles hélices de
ARN o formadas por ARN y ADN.
La adquisición de métodos para sintetizar cadenas cortas de ADN (oligonucleótidos) permitió estudiar
la conformación de dobles hélices con secuencias definidas. Se comprobó que cadenas formadas por
sucesión alternada de guaninas y citosinas (GCGC…) adoptan una conformación muy diferente de la B,
a la cual se la llamó Z. La doble hélice cambia el sentido de su enrollamiento, se hace levógira en lugar
de dextrógira; el surco menor es más profundo y el mayor prácticamente desaparece (ver figura). La
molécula es más delgada y elongada y presenta 12 pares de bases por vuelta. La cadena de
desoxirribosa y fosfatos dibuja una línea en zigzag (de allí el nombre de Z), no directa como en la forma
B. Aún no se conoce si el ADN Z tiene algún papel funcional. De cualquier manera, los estudios en
moléculas sintéticas han puesto de manifiesta que determinadas secuencias de nucleótidos admiten
cambios en la conformación de la doble hélice y pueden llegar a alterar el acceso a las bases ubicadas
en el fondo de los surcos, modificando la amplitud y profundidad de éstos. El fenómeno quizás tenga
significación. La actividad del ADN es modulada por proteínas que se unen a él en sitios precisos.
Cambios conformacionales podrían favorecer o dificultar la fijación de esas proteínas reguladoras. Igual
significación tendría la presencia de bases metiladas en ciertos sectores de la doble hélice. La molécula
de ADN no sólo almacena información genética; también prosee, como parte de su estructura, señales
para el control de su propia actividad.

14
Desnaturalización de ADN
La doble hélice se mantiene por las uniones puente de hidrógeno entre
pares de bases y por interacciones de las bases apiladas en el interior de la
molécula. Estas fuerzas le dan una estructura compacta y cierta rigidez.
Diversos agentes (calentamiento, álcalis fuertes, urea, formamida) debilitan dichas
fuerzas y promueven la separación de las cadenas; el proceso es llamado
desnaturalización. Las hebras polinucleotídicas desenrolladas tienen una estructura
flexible y adoptan disposición al azar.
La desnaturalización de ADN en solución puede ser
seguida espectrofotométricamente, midiendo la
absorción de luz ultravioleta a 260nm; ADN al estado
nativo absorbe menos que las dos cadenas separadas,
fenómeno llamado hipocromicidad. Si se somete la
solución a calentamiento lento, se registra la absorción de
luz ultravioleta (a 260 nm) a distintas temperaturas, y se
representan los resultados en un sistema de coordenadas,
se obtiene una curva sigmoide (ver figura).
A medida que aumenta la temperatura, se produce
incremento de absorción (efecto hipercrómico). Cuando
se llega a un máximo de desnaturalización, la densidad
óptica no aumenta más con el calentamiento, indicando
que las cadenas se han separado totalmente.
15
La temperatura a la cual la mitad del ADN está desnaturalizado (correspondiente al punto medio o de inflexión
de la curva), es la temperatura de fusión o Tm. El valor es característico para cada ADN en condiciones definidas
de concentración salina y pH. Para ADN aislados de distintos organismos, oscila entre 80°C y 100°C. La
determinación del valor de Tm es útil para conocer aproximadamente la composición en bases de un ADN.
Como el par G-C está unido por tres puentes de hidrógeno y el par A-T por dos, cuanto mayor es el contenido de
G-C, el ADN es más resistente a la desnaturalización y mayor su temperatura de fusión.

Renaturalización
El proceso de desnaturalización de ADN es reversible en condiciones controladas de pH y
concentración iónica.
Si se disminuye lentamente la temperatura en una solución donde el ADN se había
desenrollado completamente, se produce reasociación de las cadenas y se restablece la
estructura original de doble hélice. Este proceso se puede seguir
espectrofotométricamente a 260 nm y obtener una curva que es prácticamente la
inversa de la de desnaturalización. La renaturalización por enfriamiento lento se llama
templado del ADN (en la literatura inglesa se utiliza el término reannealing). Al
encontrarse cadenas complementarias, reconstituyen la doble hélice.
La velocidad de renaturalización tiene interés por su relación con aspectos de la
estructura del ADN en las células.
Si en un determinado ADN existen muchas zonas de igual secuencia (secuencias
repetitivas), el tiempo de templado es menor, pues es más fácil para una cadena dada
encontrar un trozo complementario con el cual reasociarse. En cambio, segmentos cuya
secuencia es única en todo el ADN de una célula necesitarán un tiempo prolongado para
alcanzar su cadena complementaria y volver a formar la doble hélice.
16
En preparaciones de ADN de mamíferos, se puede demostrar la presencia de fragmentos repetidos muchas veces. Es el
llamado ADN altamente repetitivo, del cual pueden existir cientos de miles a millones de copias. Estos segmentos se
reasocian rápidamente después de la desnaturalización, pues existen posibilidades de encuentro de dos trozos
complementarios. Las porciones de ADN altamente repetitivo de más de seis pares de bases de longitud son designadas
también ADN satélite. En los cromosomas se las ha localizado en sitios próximos al centrómero y en los extremos o
telómeros. Es frecuente encontrar repeticiones en tándem de uno a seis nucleótidos son los llamados microsatélites.
Otra parte del ADN está representada por trozos moderadamente repetitivos, que comprenden secuencias presentes entre cientos y
miles de copias en el ADN total; éstos se reasocian con menor velocidad que el anterior. Una tercera fracción, que en mamíferos
comprende alrededor del 60% del ADN total, corresponde a secuencias que sólo se encuentran en una a tres copias, razón por la cual
se reasocian muy lentamente. En general, se acostumbra llamarla ADN de copia única. En bacterias, prácticamente la totalidad del ADN
es de copia única.

Hibridación. Si se mezclan, en condiciones adecuadas, ADN desnaturalizado de dos organismos diferentes, algunos segmentos pueden
tener trozos complementarios que forman dobles hélices ‘‘híbridas’’(una cadena de cada uno de los organismos). Este tipo de
hibridación de ADN permite estudiar la proximidad o distancia evolutiva entre dos especies diferentes. ADN desnaturalizados
pertenecientes a seres filogenéticamente próximos, formarán moléculas híbridas en mayor proporción que los muy apartados. Por
ejemplo, ADN humano forma dobles hélices híbridas en mayor proporción con ADN de mono rhesus que con ADN de ratón.
Cromatina
El ADN nuclear de células de eucariotas (poseen núcleo rodeado por una membrana) se
encuentra en los cromosomas, cada uno de los cuales aloja una molécula de ADN (dos
moléculas inmediatamente después de la replicación, cuando se forman las cromátidas
hermanas). Estas enormes moléculas están densamente «empaquetadas» en los
complejos nucleoproteicos que forman la cromatina. La organización de ésta experimenta
cambios durante el ciclo celular. En la interfase, en el núcleo sólo se detecta un retículo
irregular de cromatina extendida y no se visualizan cromosomas. Al iniciarse la mitosis,
más precisamente al final de la profase, la cromatina se condensa en formaciones
discretas, los cromosomas, que alcanzan máxima densidad en la metafase.
17
Las nucleoproteínas que forman la cromatina tienen ADN y una variedad de
proteínas nucleares. Las más abundantes de estas proteínas son las histonas,
de carácter básico. Más del 20% de los aminoácidos constituyentes de las
histonas está representado por lisina y arginina.
Los grupos libres ionizables de estos aminoácidos tienen carga positiva, que establece
atracciones electrostáticas con grupos negativos de fosfatos de las cadenas de ADN. Se
trata de interacciones de moléculas policatiónicas con moléculas polianiónicas. Se han
aislado cinco tipos diferentes de histonas en el núcleo, denominadas H1, H2a, H2b, H3 y
H4, cuya masa molecular oscila entre 11 y 21 kDa. Solo se encuentra en células de
eucariotas.
Las otras proteínas asociadas a ADN constituyen un conjunto heterogéneo en el cual se
incluyen polipéptidos con funciones estructurales, como el grupo de proteínas de alta
movilidad (HMG, de high-mobility group), proteínas regulatorias de la actividad génica (ej.
Fos, Myc) y las enzimas necesarias para la síntesis y procesamiento de ácidos nucleicos en
el núcleo (por ej., ADN y ARN polimerasas).
Estudios con difracción de rayos X y microscopía electrónica han permitido describir la
disposición de la cromatina y explicar cómo la enorme molécula de ADN se «empaqueta»
en cromosomas (en promedio, se calcula que cada cromosoma humano aloja una doble
hélice de ADN de 4 cm de longitud).
A intervalos regulares, la molécula de ADN da dos vueltas sobre un núcleo constituido por
un octámero de histonas H2a,H2b, H3 y H4 (dos unidades de cada una). Este tipo de
estructura, en la cual una hélice se enrolla a su vez sobre un eje, se llama superhélice.
18
Las vueltas de superhélice sobre el «carretel» formado por las histonas
abarcan una longitud de 146 pares de bases. El núcleo de histonas y la
superhélice constituyen una partícula llamada nucleosoma (ver figura).
Una unidad de histona H1 está asociada a la doble
hélice de ADN en el lugar de su entrada y salida del
nucleosoma. El conjunto de nucleosomas y H1 recibe el
nombre de cromatosoma. El ADN, después de dar dos
vueltas sobre las histonas, se extiende en un trozo de
unos 50 a 60 pares de bases (ADN espaciador) antes de
volver a formar una superhélice alrededor de otro
octámero de histonas y así sucesivamente. Este
segmento de ADN «libre» entre nucleosomas
adyacentes puede ser más corto, a veces sólo de 8
pares de bases.

El conjunto de nucleosomas es visible al microscopio electrónico y aparece como


cuentas de rosario enlazadas por la hebra de ADN. Esta ristra de nucleosomas, de 10 nm
de sección, se presenta extendida durante la interfase. En el momento de iniciación la
mitosis, se produce la condensación. Se ha propuesto que la serie de cromatosomas se
enrolla en «solenoide» de seis unidades por vuelta (ver próxima figura), que forma una
fibra de 30 nm de sección transversal.
19
Probablemente las histonas H1 juegan un papel en esta condensación,
pues quedan todas ubicadas en la parte interior, formando el centro del
solenoide. La larga fibra con los nucleosomas densamente agrupados en
solenoide, a su vez se pliega en asas o bucles.
Para los cromosomas mitóticos, esta estructura sería
mantenida por uniones cruzadas en la cromatina. La
imagen que comúnmente se tiene de los cromosomas
es la de su forma más condensada, en metafase. Las
dos cromátidas hermanas resultantes de la
duplicación se unen a nivel del centrómero, sitio
donde se ensambla el cinetocoro, complejo proteico
al cual se unen los microtúbulos del huso mitótico.
Los microtúbulos separan las cromátidas en la
anafase. El ADN del centrómero en la levadura tiene
una secuencia rica en A-T de 88 pares de bases de
longitud, flanqueada por dos regiones conservadas
cortas. En células de mamíferos, la secuencia es más
larga y está flanqueada por gran cantidad de ADN
repetido, el ADN satélite. Los extremos del
cromosoma son los telómeros, correspondientes a
los terminales 5’ y 3’ de la molécula de ADN.

20
En ellos se encuentran cientos de secuencias cortas repetidas (TTAGGG). Su
función es proteger de la degradación los extremos de los cromosomas.
Durante la interfase, los cromosomas adoptan una estructura difusa; sin
embargo , parte de la cromatina permanece condensada, visible al microscopio
en la periferia del núcleo.
Se trata de porciones inactivas de ADN y recibe el nombre de heterocromatina.
Generalmente contiene ADN con secuencias repetidas miles de veces (satélites) o modifi_
cado covalentemente (metilación de citosinas). La mayor parte de la heterocromatina se
encuentra cerca de los centrómeros y telómeros.
En las células de hembras de mamíferos, uno de los cromosomas X permanece en su
totalidad como heterocromatina (corpúsculo de Barr). El resto de la cromatina, no
detectable como heterocromatina, es denominada eucromatina. Si bien no hay pruebas
concluyentes al respecto, se acepta generalmente que la eucromatina comprende las
regiones de ADN ‘‘activo’’, suficientemente extendidas como para permitir la transcripción.
ADN circular
Bacterias. La información genética de organismos procariotas (sin núcleo) como las
bacterias, se encuentra en un cromosoma único constituido por una doble hélice de ADN
que no tiene extremos libres; la molécula se cierra sobre sí misma formando un círculo. Al
parecer, el ADN bacteriano no está organizado en nucleosomas, aunque es común
observar acúmulos compactos de material genético. Inicialmente se pensó que no estaba
asociado a proteínas y se lo consideraba un ADN ‘‘desnudo’’. Sin embargo, se han aislado
varias proteínas de pequeña masa, semejantes a las histonas, con capacidad para formar
complejos con ADN de bacterias. 21
Para dar una idea del tamaño del ADN bacteriano, se referirán algunos datos
del cromosoma de Escherichia coli, bacteria de la flora intestinal, cuyo ADN ha
sido intensamente estudiado. El cromosoma de E. coli tiene unos 4 millones
de pares de bases o 4.000 kilobases (para simplificar, se usa corrientemente el
múltiplo kilobase, que corresponde a mil pares de bases).

22
Plásmidos. Además de un cromosoma en el cual se almacena la casi totalidad
de la información genética, muchas bacterias poseen otras moléculas de ADN
circular, de pequeño tamaño ( de 2 a 200 kilobases), que se duplican
independientemente y contienen información genética accesoria.
Estas pequeñas moléculas de ADN extracromosomal son llamadas plásmidos.
Comúnmente los genes responsables de la resistencia a antibióticos están contenidos en
estos plásmidos. Pueden ser transferidos de una bacteria a otra a través de las paredes
celulares, razón por la cual los genes incluidos en ellos se han difundido ampliamente.
Existen técnicas que permiten separar plásmidos de una preparación de bacterias y
obtenerlos puros, libres de ADN cromosomal.
Mitocondrias. En mitocondrias y cloroplastos se ha aislado ADN con características
semejantes a las del cromosoma de bacterias, aunque de tamaño menor. Es un ADN
circular constituido por unos 15.000 pares de bases (15 kilobases). El de mitocondrias
humanas posee 16.569 pares de bases, cuya secuencia ha sido determinada; contiene
información para la síntesis de ARN y de algunas proteínas propias de la organela.
La mitocondria no es autosuficiente desde el punto de vista genético, ya que la mayor
parte de sus proteínas son sintetizadas por la célula con información contenida en ADN
nuclear.
La existencia de este ADN mitocondrial, con características similares al de bacterias, es
una evidencia a favor de la hipótesis que postula a la mitocondria como el estado
evolutivo actual de una bacteria en relación endosimbiótica con la célula.
23
Genoma
Todos los individuos de una especie tienen la misma cantidad de ADN en cada
una de sus células. En organismos diploides con reproducción sexual, las células
somáticas contienen el doble del existente en células gaméticas (haploides).

24
Las moléculas de ADN de cromosomas homólogos son similares, pero no
necesariamente idénticas. Un cromosoma de cada par procede del padre y el
otro de la madre. Cada célula diploide tiene además dos cromosomas
sexuales; en la mujer dos X y en el hombre un X y un Y.

ÁCIDO RIBONUCLEICO
El ácido ribonucleico es un polinucleótido cuyas principales diferencias estructurales de
ADN son las siguientes: a)El azúcar presente es D-ribosa en lugar de D-2-desoxirribosa.
b) En el ácido ribonucleico no existe la base pirimídica timina; en cambio, se encuentra
el uracilo. Las bases restantes son las mismas presentes en ADN (adenina, guanina y
citosina). c) La molécula de ARN está formada por una cadena polinucleotídica, no dos
como el ADN. Sin embargo, comúnmente la cadena de ARN se dobla en horquilla y se
enrolla sobre sí misma, en trozos que remedan la doble hélice de cadena antiparalelas.
Para ello, por supuesto, deben existir segmentos complementarios.
Si bien la constitución química del ARN no difiere mucho de la de ADN, existe gran
disparidad en cuanto a propiedades funcionales. La molécula de ARN tiene mayor
flexibilidad conformacional y capacidad para ejercer diversas funciones.
Como la molécula posee sólo una cadena, no es requisito que se cumplan las relaciones
molares entre purinas y pirimidinas observadas en ADN. La cantidad de guaninas no es
necesariamente igual a la de citosinas, no la de adeninas a la de uracilos.
En las células existen cuatro tipos principales de ácido ribonucleico: mensajero (ARNm),
ribosómico (ARNr), de transferencia (ARNt) y ARN nuclear pequeño.
25
Acido ribonucleico mensajero (ARNm)
Representa aproximadamente 5% del total de ácido ribonucleico de la célula.
Se lo encuentra distribuido ene l núcleo y citoplasma. La masa molecular y
composición en bases son muy variables.

26
El extremo 3’ terminal fija un polímero constituido por 100 a 250 unidades
de ácido adenílico o AMP, al cual se lo llama poli-A. Al parecer, esta ‘‘cola’’
de poli-A otorga estabilidad al ARNm.

El ARNm es el más lábil de los ácidos ribonucleicos, su vida media en células de


mamíferos es de unas 6 horas. El de bacterias es aún de más corta duración.
Si se mezclan en condiciones adecuadas ADN desnaturalizado y ARN, pueden producirse
asociaciones en doble hélice si existen en las cadenas secuencias complementarias. Se
produciría hibridación ADN-ARN, con apareamientos G-C; A-U y T-A.
Ácido ribonucleico de transferencia (ARNt)
Este tipo de ARN, también llamado soluble, es el de menor tamaño molecular; su masa
es de uno 25 kDa; su cadena contiene alrededor de 75 nucleótidos.
ARNt participa en la síntesis de proteínas transportando aminoácidos libres del citosol
hasta el lugar de ensamble. Actúa como molécula adaptadora, que asegura la ubicación
de cada aminoácido en el sitio correspondiente- En cada célula existen distintas especies
de ARNt, específicos para cada uno de los aminoácidos. Se conoce la secuencia de
nucleótidos o estructura primaria de ARNt aislados de diferentes organismos. En estas
moléculas es relativamente frecuente la presencia de nucleósidos distintos de A, U, G, y
C, como dihidrouridina, seudouridina, inosina y derivados metilados o dimetilados de A,
U, G y C.

27
Los primeros estudios indicaron que la molécula de ARNt semeja, en su
disposición general, una hoja trilobulada. La cadena polinucleotídica posee
segmentos complementarios que se aparean antiparalelamente.
Aproximadamente la mitad de los residuos
constituyentes del ARNt están enfrentados en cuatro
zonas de doble hélice. Existen también porciones
desplegadas de la cadena; son los lóbulos o ‘‘asas’’ de la
molécula. El asa central contiene un grupo de tres bases,
el anticodón, responsable de la especificidad de
aminoácido y de la función de adaptador. El conjunto de
esta ‘‘hoja de trébol’’ posee un tallo (uno de los
segmentos en doble hélice), en cuyo extremo se
encuentran los terminales 5’ y 3’ de la molécula. En el
extremo 5’ existe un resto guanosina (G) o citidina ©. En
el 3’, todos los ARNt presentan la secuencia CCA para los
tres últimos nucleótidos. El aminoácido se une por enlace
tipo éster entre el carboxilo del aminoácido y el –OH de
carbono 3’ de ribosa de la última adenosina. Debido a
esta función de fijar el aminoácido, el tallo es llamado
brazo aceptor. Hay también un brazo extra, indicado en la
figura como lóbulo adicional, cuya extensión varía en
distintos ARNt.
28
Modelos posteriores , construidos según resultados de estudios por
difracción de rayos X, demostraron que la molécula tiene, en conjunto , forma
de L (ver figura). El sitio aceptor del aminoácido está en uno de los extremos
de la L y en el otro, el asa anticodón. Si bien esta estructura es más fidedigna,
el esquema trilobular sigue siendo útil para representar la molécula.

Ácido ribonucleico ribosomal (ARNr)


Es la especie más abundante; constituye
aproximadamente 80% del ARN contenido en la
célula.
Es el núcleo prostético de nucleoproteínas
componentes de ribosomas, pequeños gránulos
localizados en el citoplasma, libres o unidos a
retículo endoplasmático rugoso. Más de 55% de la
masa del ribosoma corresponde a ARN; el resto a
proteínas.
Los ribosomas de organismos eucariotas tienen
coeficiente de sedimentación de 80 S (unidades
Svedberg); están constituidos por dos partículas: la
mayor, de 60 S integrada por 3 moléculas de ARN (
de 28 S, 5,8 S y 5 S) y alrededor de 45 proteínas
diferentes. Su masa es de 2.700 kDa.
29
La partícula menor tiene una molécula de ARN (de 18 S) y unas 30 proteínas;
su coeficiente de sedimentación es de 40 S y la masa, 1.300 kDa. Las bacterias
posen ribosomas de 70 S con una partícula mayor de 50 S y una menor de 30 S
(los valores no son aditivos porque S depende no sólo del tamaño, sino
también de la forma).
Las moléculas de ARNr presentan plegamientos definidos y numerosos segmentos en
doble hélice. El ARNr de cada partícula cumple un papel importante, tanto desde el punto
de vista estructural como funcional. Si se agregan en un medio adecuado todas las
moléculas de ARNr y las proteínas constituyentes de la partícula, ésta se ensambla
espontáneamente.
Se ha confeccionado un modelo tridimensional de ribosomas con el cual se trata de
explicar su función en la síntesis de proteínas. Ambas partículas componentes del
ribosoma poseen una forma irregular. (ver figura).

Ribosoma. A:partícula menor. B: partícula


mayor. C: ensamble de las dos partículas para
formar el ribosoma.

Al microscopio electrónico es posible detectar conjuntos formados por varios ribosomas


30
Al microscopio electrónico es posible detectar conjuntos formados por varios
ribosomas unidos a una hebra de ARNm como cuentas de un rosario; esos
conjuntos son denominados polisomas.

Ácido ribonucleico nuclear pequeño


Otras partículas de ARN existentes en las células integran las ribonucleoproteínas
nucleares pequeñas ( la notación en inglés es snRNP; también se las llama snurps) y las
ribonucleoproteínas citosólicas pequeñas (scRNP). El ARN de snRNP tiene menos de 300
restos nucleotídicos; es rico en uracilo, razón por la cual se designan anteponiendo la
letra U a la siglas (UsnRNP). Se han aislado varias especies de estas partículas, que se
distinguen con un número a continuación de la U (U1, U2, U6). Las snRNP intervienen en
el procesamiento de ARNm en el núcleo.
VIRUS
Los virus son partículas formadas por ácidos nucleicos rodeados de proteína, con
capacidad de reproducirse a expensas de las células que invaden. Son agentes de
numerosas enfermedades, tanto en animales como en vegetales. Algunos de ellos
producen desarrollo de tumores en el organismo hospedador. Existen virus, llamados
bacteriófagos, que atacan a bacterias.
Básicamente están constituidos por una cubierta de naturaleza proteínica llamada
cápsida, con ácido nucleico en su interior. La cápsida se forma por asociación de
unidades polipeptídicas o capsómeros, dispuestos regularmente en forma simétrica.

31
Gracias a esta disposición, los virus presentan por lo general
conformaciones geométricas, a veces poliédricas, otras cilíndricas. En
los virus más simples, la cubierta está formada por un solo tipo de
unidades polipeptídicas; en los más complejos, existen distintas clases
de unidades, e incluso suelen asociarse a ellas lípidos o hidratos de
carbono.
En el interior de la cápsida, protegido por ella, se aloja el material genético del
virus, constituido por ADN o ARN. Se utiliza el término virión para designar a la
forma completa de un virus, consistente de ADN o ARN rodeado por una
cubierta. A diferencia de los organismos pro- y eucariotas, en los cuales se
encuentran los dos tipos de ácido nucleico, en los virus solo existe uno solo de
ellos. Los virus que atacan a células animales pueden contener ADN o ARN. Estas
moléculas son de una sola hebra en algunos casos, o presentan estructura de
doble hélice en otros. Por su pequeño tamaño relativo, es más fácil aislar
moléculas de ADN intactas en virus que en organismos más complejos. Esto ha
impulsado su utilización como prototipos en numerosos estudios de su
estructura y función. Uno de los virus más pequeños es el bacteriófago φX174,
con una sola hebra compuesta por 5.386 nucleótidos. Esta molécula de ADN fue
la primera en la cual se determinó íntegramente la secuencia de bases.
32
En la figura se muestra la estructura de un virus de vegetales, el del mosaico
del tabaco. Tiene una cadena de ARN enrollada en hélice, cubierta por
múltiples unidades polipeptídicas; el conjunto es un bastoncito cilíndrico.
El ARN de este virus posee 6.400 nucleótidos y la cápsida está compuesta por 2.130
unidades iguales, dispuestas helicoidalmente.

Virus del mosaico del tabaco; se representa


esquemáticamente la hélice de ARN en el
interior y unidades polipeptídicas de
cubierta. Debajo se muestra un virus
completo con su forma de bastoncillo
cilíndrico.

La figura presenta un esquema de adenovirus, cuya


cubierta está formada por 252 capsómeros dispuestos
según la simetría de icosaedro. En el interior de esta
cubierta se encuentra ADN de doble hélice.
Los bacteriófagos serie T poseen estructura más
compleja. Las proteínas de cubierta forman una ‘‘cabeza’’
poliédrica dentro de la cual está contenido el ADN con la
información genética del virus.
33
Además tienen un tallo hueco formado por proteínas con capacidad
contráctil y seis filamentos en su base que le permiten fijarse a la pared de
la bacteria atacada.(ver figura).

El ácido nucleico encerrado en la cápsida contiene


información necesaria para sintetizar las proteínas del
virus. Estos se multiplican invadiendo una célula en la
cual introducen su ácido nucleico, y la obligan a
reproducir nuevas partículas virales. Se comportan
como parásitos perfectos, que utilizan la maquinaria
metabólica y la energía de las células invadidas para
la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos del propio
virus.
Viroides. Son agentes infecciosos que causan
enfermedades en vegetales. A diferencia de los virus,
en los cuales el genoma está protegido por una
cubierta proteica, el viroide es sólo ácido nucleico.
Están constituidos por una molécula circular de ARN
de hebra única, de alrededor de 300 nucleótidos.

34
NUCLEOTIDOS LIBRES
Existen sustancias de tipo nucleotídico con funciones muy importantes,
no como constituyentes de ácidos nucleicos, sino libres o integrando
moléculas de tamaño relativamente pequeño.

En esta categoría se encuentran nucleósidos difosforados y trifosforados, , derivados de los


ribonucleótidos de la tabla siguiente.

35
El más abundante en el organismo es adenosina trifosfato (ATP). Este
compuesto es el más importante mediador en reacciones de transferencia
de grupos fosforilo, acompañadas por notables cambios de energía.
La hidrólisis de los enlaces entre el segundo (β) y tercer (γ) fosfato y entre el primero (α)
y el segundo, tiene un Δ G francamente negativo, razón por la cual se dice que el ATP es
un compuesto ‘‘rico en energía’’ . Al hidrolizarse la unión entre los fosfatos segundo y
tercero, el ATP se convierte en adenosina difosfato (ADP). Si éste pierde otro resto
fosforilo, se obtiene adenosina monofosfato (AMP). El guanosina trifosfato (GTP) es otro
nucleótido que participa en procesos importantes. CTP y UTP también intervienen en
reacciones de transferencia de grupo fosforilo. Tanto ribonucleósidos como
desoxirribonucleósidos trifosforados son
compuestos básicos necesarios para la
síntesis de ARN y ADN respectivamente.
En el organismo, nucleósidos mono y
difosforados son convertidos en
trifosforados, por procesos de captación
de energía liberada durante la oxidación
de combustibles ingresados con los
alimentos (fosforilación oxidativa)o por
transferencia de energía a partir de
intermediarios metabólicos ricos en ella
(fosforilación a nivel de sustrato). 36
Entre los nucleósidos difosforados hay varios que participan en reacciones de
transferencia de moléculas utilizadas en procesos de síntesis o conjugación.
Por ejemplo, uridina difosfato-glucosa (UDPGlc), uridina difosfato-galactosa
(EDPGal) y uridina difosfato-glucurónico (UDPGlu) actúan como importantes
intermediarios en el metabolismo.

Adenosina monofosfato-3’, 5’ –cíclico


(AMPcíclico)

Citidina difosfato-colina (CDPcolina) transfiere colina para síntesis de fosfolípidos y


fosfoadenosina fosfosulfato (PAPS) transfiere grupos sulfato.
Otros nucleótidos integran factores indispensables para la acción de enzimas. Estos
factores, llamados coenzimas, a menudo presentan estructura nucleotídica.
Algunos nucleótidos sirven como intermediarios en sistemas de transmisión de señales,
por ejemplo, elAMP-3’, 5’ –cíclico, así llamado porque el fosfato forma un ciclo entre
carbonos 3’ y 5’ de la ribosa. Este compuesto se forma en el organismo a partir de ATP
por acción de adenilato ciclasa, enzima regulada por distintas hormonas. El AMP cíclico
es un mensajero químico, intermediario de esas hormonas. El guanosina monofosfato-
3’,5’ –cíclico (GMP Cíclico) es otro importante nucleótido que actúa como mensajero
intracelular.
37
38
39
40