Vous êtes sur la page 1sur 31

Leonardo Da Vinci

GRANDES MAESTROS
SOBRE LA PINTURA

“La mente de un pintor debe ser como un espejo, que siempre toma al color
del objeto que refleja y está completamente ocupado por la imágenes de
tantos objetos como tenga delante.
Por lo tanto, debe saber, oh pintor, que no podrá ser bueno si no es el
maestro universal capaz de representar con su arte todas las formas
producidas por la naturaleza. Y no sabrá como hacerlo sino las ve y las
retiene en su mente. Por ello mientras pasea por el campo, preste atención a
diversos objetos, contemple ahora esto, ahora aquello, haciendo acopio de
diversos elementos seleccionados entre otros de menor valor”.

Leonardo da Vinci
Nació en 1452 en la villa
toscana de Vinci, hijo natural
de una campesina y de un rico
notario florentino.
Se trata de uno de los artistas
más grandes del
Renacimiento. Fue famoso
pintor, escultor, arquitecto,
ingeniero y científico, aunque
también dominó otros campos
(inventor, dramaturgo,
músico…).
Su profundo amor por el
conocimiento y la
investigación fue la clave tanto
de su comportamiento artístico
como científico. Sus
innovaciones en el campo de
la pintura determinaron la
evolución del arte italiano
durante más de un siglo
después de su muerte y sus
estudios y escritos siguen aún
hoy influenciando el mundo
del Arte.

SU ENTORNO
Italia era entonces un
mosaico de ciudades-estado
bajo el poder de los príncipes
o el papa
• A mediados de la
década de 1460 su
familia se instaló en
Florencia, donde
Leonardo recibió la más
exquisita educación
que esta ciudad, centro
artístico e intelectual
de Italia, podía ofrecer.
• Dicen que heredo las
facultades de su padre
y que su fantasía e
interés por todos los
campos del saber era
desbordante.

• Sus extraordinarias
facultades y su
genialidad le permitían
resolver cualquier
problema por difícil que
fuera.

• Era elegante, persuasivo


en la conversación y un
extraordinario músico e
improvisador
• Su enorme curiosidad
se manifestó
tempranamente,
dibujando animales
mitológicos de su
propia invención,
inspirados en una
profunda observación
del entorno natural en
el que creció.
Giorgio Vasari, su
primer biógrafo, relata
cómo el genio de
Leonardo, siendo aún
un niño, creó un
escudo de Medusa con
dragones que
aterrorizó a su padre
cuando se topó con él
por sorpresa.
• En su Studio (Real
Academia de Venecia),
también conocido como El
hombre de Vitruvio,
Leonardo da Vinci realiza
una visión del hombre como
centro del Universo al
quedar inscrito en un círculo
y un cuadrado.

• Vitruvio ((Marcus Vitruvius


Pollio) arquitecto romano
del siglo I a. c, tuvo escasa
influencia en su época pero
no así en el renacimiento ya
que fue el punto de partida
de sus intentos y la
justificación de sus teorías
• Al cumplir los 14 años, Leonardo
ingresa como aprendiz en el taller
de Andrea del Verrocchio, en donde,
a lo largo de los seis años que el
gremio de pintores prescribía como
instrucción antes de ser reconocido
como artista libre, aprendió pintura,
escultura, técnicas y mecánicas de
la creación artística.
• Junto al taller de Verrocchio,
además, se encontraba el de
Antonio Pollaiuollo, en donde
Leonardo hizo sus primeros
estudios de anatomía y, quizá, se
inició también en el conocimiento
del latín y el griego.
• Leonardo era un joven agraciado y
vigoroso que había heredado la
fuerza física de la estirpe de su
padre.
• Su gran imaginación creativa y la
temprana maestría de su pincel, no
tardaron en superar a las de su
maestro Verrocchio.
• Las grandes obras de su
juventud son un San
Jerónimo y el gran panel
La adoración de los
Magos (ambos
inconclusos), notables por
el innovador dinamismo
otorgado por la maestría
en los contrastes de
rasgos, en la composición
geométrica de la escena y
en el extraordinario
manejo de la técnica del
claroscuro.

• Utiliza por vez primera una


novedosa técnica recién
llegada de los Países
Bajos: la pintura al óleo,
que permitía una mayor
blandura en el trazo y una
más profunda penetración
en la tela.
• Cansado de las alabanzas de
“buen cortesano” de los
Medici y especialmente de
Lorenzo el Magnifico, deja
Florencia por Milan con la
intención de prosperar.

• En 1482 con 30 años, se


presentó ante el poderoso
Ludovico Sforza, el hombre
fuerte de Milán por entonces,
en cuya corte se quedaría
diecisiete años como «pictor
et ingenierius ducalis. En esta
etapa se ocupo de la
ingenieria militar. Sus
proyectos abarcaron la
hidráulica, la mecánica, la
arquitectura, además de la
pintura y la escultura. Al
mismo tiempo comenzó sus
apuntes para la formulación
de una ciencia de la pintura, y
se ejercitaba en la ejecución y
fabricación de laúdes.
El ideal del saper vedere guió todos sus estudios, que en la
década de 1490 comenzaron a perfilarse como una serie de
tratados (inconclusos, que fueron recopilados luego en el Codex
Atlanticus, así llamado por su gran tamaño). Incluye trabajos sobre
pintura, arquitectura, mecánica, anatomía, geografía, botánica,
hidráulica, aerodinámica, fundiendo arte y ciencia.
Después de la muerte de
Leonardo, su fiel discípulo
Francesco Melzi, consciente
de la magnitud de la obra del
maestro, se entregó a la ardua
tarea de ordenar y catalogar
las miles de hojas con
anotaciones y dibujos de
diversa índole, escritas por
ambas caras, salpicadas de
numerosas ideas, dibujos y
bocetos. Su “Tratado de
Pintura” fue recogido con el
nombre de Códice de Urbino.
A partir del año 1500, regresa a Florencia y realizará algunas de sus
obras más importantes, aunque su mejor legado son todas las
aportaciones científicas y artísticas además de sus escritos y
descubrimientos.

Los descubrimientos de Leonardo no se difundieron en su época


debido a que suponían un avance tan grande que los hacia
indescifrables, hasta tal punto que, de haberse publicado, hubieran
revolucionado la ciencia del siglo XVI. De hecho Leonardo anticipa
muchos descubrimientos de los tiempos modernos.

A continuación podemos ver más obras de este gran maestro


La anunciación
Salai como San Juan Bautista
La última cena
Detalle del ángel (virgen de las rocas)
La Belle Ferronnière
La Virgen de las Rocas
El esfumado (del italiano sfumato) es un
efecto vaporoso que se obtiene por la
superposición de varias capas de pintura
extremadamente delicadas,
proporcionando a la composición unos
contornos imprecisos, así como un
aspecto de vaguedad y lejanía. Se utiliza
para dar una impresión de profundidad en
los cuadros del renacimiento. Este efecto
hace que los tonos se difuminen hasta
valores más oscuros como en la Mona
Lisa y en el San Juan Bautista.
La invención de esta técnica, así como su
nombre sfumato, se deben a Leonardo da
Vinci

La fama de esta pintura no se basa únicamente en


la técnica empleada o en su belleza, sino en los
misterios y enigmas que la rodean .

Conocido también como Mona Lisa, su nombre


oficial es Gioconda (que, traducido del italiano al
castellano es alegre), en honor a la tesis más
aceptada acerca de la identidad de la modelo,
apoyada en el hecho de que era esposa de
Francesco Bartolomeo del Giocondo y que su
nombre era Lisa Gherardini.
La gioconda
La Virgen, el niño Jesús y Santa Ana
La Virgen del clavel