Vous êtes sur la page 1sur 26

Umberto Eco

Italia 1932
«Por más tolerante que uno sea con las opiniones de los demás, cada uno debe
poder enunciar las propias; al menos sobre las cuestiones fundamentales”.
Umberto Eco, 1997
I. Datos biográficos
 Umberto Eco nació en Alessandria (Italia), «entre la
Bormiba y el Tanaro», dos riachuelos en un apacible lugar
del Piemonte, el 5 de enero de 1932.
 En 1954 se graduó en filosofía en la Universidad de Turín
con una tesis sobre «El problema estético en Santo Tomás
de Aquino», que le dirigió el conocido profesor y filósofo
Luigi Pareyson.
 Desde 1959, Umberto inicia una fecunda colaboración
con la Editorial Bompiani, donde dirigió algunas
colecciones de ensayos filosóficos, sociológicos y de
semiótica.
 En el año 1962, siendo profesor de estética en la
Universidad de Turín, Umberto Eco publica Obra
abierta, libro que se orienta hacia la investigación
de los sistemas de significación y las prácticas de
comunicación.
 Ya en los inicios de los años 70’, el nombre de Eco
va unido institucionalmente a la nueva disciplina
semiótica, no sólo en Italia, sino también en el
mundo.
 En 1971 le encargan el curso de semiótica en la
Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de
Boloña, que luego, en 1975, se convirtió en
cátedra, siendo Eco su titular.
 En 1980, Eco inició una nueva actividad cultural.
Lo confesó en una entrevista diciendo: «En la
palma de mi mano, la línea de la vida se parte
por la mitad: a los 50 años me convertí en
novelista». En efecto, publicó su primera novela Il
nome della rosa (El nombre de la rosa), que tuvo
un enorme éxito y le mereció el Premio Strega de
1981, otorgado en Italia a la mejor novela del
año.
1. Estudio e investigaciones
semióticas
 La struttura assente, Bompiani, Milán, 1968. (trad. esp. La estructura ausente, Barcelona, Lumen, 1975).
Primer texto sistemático de semiótica escrito por Eco.
 Segno, Arnoldo Mondadori Editori, Milán, 1973 (trad. esp. El signo, Labor, Barcelona, 1988). Una de las
primeras obras de Eco es este estudio completo de la teoría del signo y de los problemas que suscita la
comprensión de sus postulados.
 Trattato di Semiotica generale, Bompiani, Milán, 1976. (trad. esp. Tratado de Semiótica general, Lumen,
Barcelona, 1977). Este segundo texto fue publicado simultáneamente en italiano y en inglés. Se revisan
varios aspectos teóricos de La estructura ausente. Esta obra ha servido durante muchos años como libro de
referencia obligada para los estudiantes de comunicación.
 Lector in fabula”, Bompiani, Milán, 1979. (trad. esp. Lector in fabula, Lumen, Barcelona, 1981). En este
libro Eco analiza y define nuestras estrategias de lectura de los textos. Señala importantes criterios
semiológicos para abordar los discursos narrativos.
 Semiótica y filosofía del linguaggio, Giulio Einaudi editore, Turín, 1974. (trad. esp. Semiótica y filosofía del
lenguaje, Lumen, Barcelona, 1990).
 Seis paseos por los bosques narrativos, Ed. Lumen, Barcelona, 1996.
 Kant y el ornitorrinco, obra filosófica publicada a fines de 1997. Contiene una serie de ensayos que —según
confesó Eco— completan y corrigen las ideas expresadas veinte años antes, en 1977, en el Tratado de
semiótica general. Ahora Eco escribe como semiólogo y filósofo a la vez.
II. La teoría semiológica de Eco
 Umberto Eco trabaja los temas que integran el
corazón del debate semiótico actual. Para
abordar tales cuestiones es importante considerar
a la semiótica, según lo expresa el mismo Eco,
como una práctica continua. El sistema semiótico
que cambia, el análisis semiótico que transforma
al sistema que expresa y considera a los signos
como una fuerza social, permiten entender que la
semiótica no sólo es una teoría.
Apocalípticos e integrados
 Apocalípticos e integrados ante la cultura
de masas representa un importante aporte
entendido como una aproximación a
sistematizar su reflexión sobre: la cultura,
el rol intelectual en los medios y el análisis
de temas de circulación masiva, tales como
los héroes de tiras cómicas (Superman,
Charlie Brown o Steve Canyon), la música
popular y la televisión.
 «Ésta es una de las operaciones primordiales de
Apocalípticos: legitimar un objeto diferente pero
al mismo tiempo una forma de elección. Lo que
interesa es la perspectiva, se estudia lo que pasa,
lo que transcurre, lo que ya discurrió y aún no
sabemos qué efectos tendrá mañana. Una teoría,
en síntesis, como la definiría Umberto Eco ‘del
jueves próximo’, pero que manipula
representaciones que se asientan cotidianamente
en la conciencia colectiva sedimentando en el
imaginario social».
La cultura de masas
 —concepto considerado por Eco como
«genérico, ambiguo e impropio»—, actúa
como disparador de un debate en el que se
observan dos posiciones frente a la misma:
 1. Apocalíptica
 2. Optimista (Integradora)
Apocalíptica
 Desde un punto de vista en que se considera a la cultura como un
hecho aristocrático, y se la evalúa como «anticultura».
 Según lo expresa el mismo Eco:
 «La cultura de masas es la anticultura. Y puesto que ésta nace en
el momento en que la presencia de las masas en la vida social se
convierte en el fenómeno más evidente de un contexto histórico,
la ‘cultura de masas’ no es signo de una aberración transitoria y
limitada, sino que llega a constituir el signo de una caída
irrecuperable, ante la cual el hombre de cultura[…] no puede
más que expresarse en términos de Apocalipsis.
Optimista (Integradora)
 Desde la integración, que considera que:

 …estamos viviendo una época de ampliación


del campo cultural, en que se realiza
finalmente a un nivel extenso, con el concurso
de los mejores, la circulación de un arte y una
cultura ‘popular’…
Apocalípticos
Los apocalípticos se obsesionan en la
discrepancia, quienes se consideran
parte de este selecto grupo, se
piensan como:
 …la comunidad reducidísima —y
elegida— del que escribe y el que
lee, ‘nosotros dos, tú y yo, los
únicos que hemos comprendido y
que estamos a salvo: los únicos que
no somos masa.
Algo así como un…

 Superhombre que opone


el rechazo y el silencio a
la banalidad imperante,
nutrido por la
desconfianza total en
cualquier acción que
pueda modificar el orden
de las cosas…
A los apocalípticos, también,
se debe un concepto como el
de industria cultural, que
opone a la noción de cultura
—«que implica un sutil y
especial contacto de almas»,
—la noción de industria—
«que evoca montajes,
reproducción en serie,
circulación extensa y
comercio de objetos
convertidos en mercancía»—.
El fenómeno de la cultura de masas, que
se da en la historia cuando las masas
alcanzan protagonismo en la vida social
e intervienen en las cuestiones públicas,
origina así, una circunstancia en la que
confluyen: …una cultura de masas, en
cuyo ámbito un proletariado consume
modelos culturales burgueses
creyéndolos una expresión autónoma
propia.
Las situaciones propuestas,
por ejemplo, en los filmes
y emisiones televisivas para
mujeres relacionadas con
la temática del amor,
expresan, por lo general,
situaciones modelo que no
tienen ninguna relación con
las situaciones de los
consumidores.
Eco considera, también, la
existencia de las
comunicaciones de masa:
…El universo de las
comunicaciones de masa —
reconozcámoslo o no— es nuestro
universo; y si queremos hablar de
valores, las condiciones objetivas
de las comunicaciones son
aquellas aportadas por la
existencia de los periódicos, de la
radio, de la televisión, de la
música grabada y reproducible, de
las nuevas formas de
comunicación visual y auditiva…
Cultura de Masas

La cultura de masas es,


entonces, la cultura de la
modernidad, y la dimensión
temporal e histórica no puede
ser dejada de lado.
Cultura de Masas
 1) el análisis estructural de los mensajes de los
medios, visto como un momento descriptivo;
 2) las diferentes modalidades de recepción de los
medios en función de las circunstancias históricas
y sociológicas;
 3) la intención de construir un ‘modelo’ de la
cultura contemporánea entendida como mass
cultura; y
 4) el relevamiento de una estética de los medios…
1. Conceptos Semióticos

 a) Signo
 … Casi todos concuerdan en definir
genéricamente un signo como aliquid que stat pro
aliquo.
 El aliquid es una expresión concreta (es decir una
unidad física producida por el hombre o
reconocida como capaz de funcionar como
expresión de algo distinto) o bien una clase o un
tipo de expresiones concretas posibles…
SIGNO
 Poreso, para Peirce, el signo
no es sólo algo que está en
lugar de otra cosa, o mejor,
lo está siempre, pero sólo en
relación con cierto punto de
vista o capacidad. En
realidad, el signo es lo que
siempre nos hace conocer
algo más.
Eco considera a los signos
como una fuerza social, y no
como meros instrumentos
que reflejan fuerzas sociales.
Tal concepción remite a la
idea desarrollada por Peirce:
el signo que el hombre
utiliza es el hombre mismo.
b) La semiosis ilimitada
 Cada signo implica la asociación
de una forma significante (plano
de la expresión) con un
significado (plano del contenido),
a partir de una decisión
convencional, esto es, basándose
en un código. A su vez, el
interpretante da lugar a que el
significado sea predicado por un
significante; es decir, que se dé
la adecuada traducción de un
signo gracias a la relación con
otro signo o conjunto de signos.
Aquí es donde se
manifiestan las palabras
de Peirce cuando asignaba
a la teoría de los
interpretantes la función
de …«hacer de la vida de
los signos el tejido del
conocimiento como
progreso infinito».
 Cada interpretante es una unidad
cultural, incluida en un sistema a partir
del cual se aborda el universo
perceptible y pensable para elaborar la
forma del contenido, en una cultura
específica.
 …toda la cultura se considera como un
sistema de sistema de signos, en el que
el significado de un significante a su vez
se convierte en significante de otro
significado o incluso en significante del
propio significado —independientemente
del hecho de que sean palabras, objetos,
cosas, ideas, valores, sentimientos,
gestos o comportamientos—.
 Naturalmente, en una semántica
con interpretantes, toda
interpretación está sujeta a
interpretación. Decir de un gato
que es un felino implica que a su
vez felino debe ser interpretado.
 Decirde un gato que era el animal
preferido de las brujas exige una
interpretación tanto de /bruja/
como de /preferir/. En una
semántica con interpretantes no
hay entidades metalingüísticas ni
universales semánticos.