Vous êtes sur la page 1sur 25

La edad como factor

en la criminalidad
CRIMINOLOGÍA
“Ciencia sintética, causal explicativa, natural y cultural de las conductas
antisociales.”

• Ciencia: porque tiene objeto y métodos propios y fines específicos.


• Sintética: se refiere a la síntesis de todas las ciencias o disciplinas en las
cuales se apoya.
• Causal explicativa: pretende descubrir las causas o factores que
influyen en el fenómeno criminal y explicarlos y buscar la prevención
del delito.
• Natural: estudia la conducta criminal como un evento del orden natural
del hombre como un ser de la naturaleza.
• Cultural: porque la conducta antisocial es un producto social, todo
delito o conducta antisocial se produce dentro de un contexto natural,
social y cultural.
Objeto y finalidad
• Su objeto es la conducta antisocial que va en contra del
bien común, así mismo la causa del delito tanto individual
como socialmente, el desarrollo del control social del delito
y el comportamiento delictivo.

• Finalidad es llegar a la prevención porque busca ante todo


encontrar las causas que producen y los factores que
favorecen el fenómeno y por lo tanto encontrar la forma de
evitarlo, pero cuando ya es tarde para evitarlo tiene que
participar en la rehabilitación del convicto para poder
integrarlo a la sociedad como persona útil y estando ya
integrado se le debe seguir un tratamiento para evitar la
reincidencia.
Teoría Estadística moral o Escuela
cartográfica: Quetelet.

• Quetelet parte de un planteamiento


sociológico, entendiendo el delito como
un fenómeno colectivo, como un hecho
social, interesándole el delito como dato
estadístico.

• En sus estudios resalta la regularidad


con que, año tras año, se repiten los Lambert Adolphe Jacques
delitos. Según este autor los factores que Quetelet
(1796-1874).
inciden en el crimen son:
Teoría: Quetelet.
• Factor clima
• Factor sexo
• Factor edad: determinados delitos se cometen en función
de la edad:
Infancia: hurtos domésticos.
Adolescencia: delitos sexuales.
Juventud: delitos más violentos.
Madurez: delitos de fraude y astucia.
Vejez: delitos contra la propiedad, abusos sexuales,…
Cuantitativamente, esta teoría nos presenta que la mayoría
de delitos se cometen a edades intermedias, las mayores
tasas se sitúan en torno a 14-25 años para los hombres y
16-27 para las mujeres.
Quetelet
• Quetelet y sus seguidores ponen de
manifiesto la importancia de los factores
socioeconómicos, entienden que una
forma de prevenir el delito es mejorar las
condiciones de vida, esto conllevaría un
descenso en las tasas de criminalidad.
CRIMINOLOGÍA DEL DESARROLLO
Estudia la evolución de los seres
humanos desde el nacimiento hasta
la ancianidad.
Por tratarse de Criminología, ésta
estudiará además los problemas que
se presentan en cada etapa del
desarrollo para poder determinar
qué dificultades fueron las que
influyeron en el sujeto como
factores criminógenos para que su
conducta se tornara antisocial, y del
conocimiento de éstos, realizar la
prevención.
El planteamiento de la
Criminología del desarrollo.
Los factores relevantes para la criminalidad varían según la
edad de las personas, y pueden construirse tipos.

• Para la Criminología del desarrollo, las personas


experimentan a lo largo de su vida nuevas experiencias, así
como procesos puramente biológicos debidos al paso del
tiempo. Esto quiere decir que tendencias que estaban más o
menos fijadas en un determinado momento de la vida de las
personas pueden verse alteradas dramáticamente en
momentos posteriores; a la vez factores causales que eran
irrelevantes en un cierto momento, pueden pasar a ser
influyentes más adelante.
LA EDAD
• El factor edad, como referencia criminológica, está siendo
extensamente estudiado en la actualidad. "La Criminología
del desarrollo -se dice en esta exposición parte de la base
de que las teorías criminológicas tradicionales son
estáticas, en el sentido de que recurren a causas que quedan
fijadas en un determinado momento, generalmente pronto
en la vida de la personas, y tienden a no verse alteradas ya.

• Son estáticas porque las causas y procesos causales no


cambian ni se ven afectados por el paso del tiempo o por
nuevas vivencias.
• En los primeros análisis
estadísticos realizados en el
primera mitad del siglo XX se
observó que la criminalidad no se
distribuye de igual forma en
todas las edades sino que, en
general, la tasa de criminalidad
crece en vertical hasta los 20
años, para caer progresivamente
primero, y con más fuerza a
partir de los 35, con la excepción
de un cierto incremento de las
conductas delictivas a partir de
los 60 años.
Delincuencia de jóvenes y menores.
• Los menores de edad son los nuevos protagonistas de
las crónicas violentas y los comunicadores sociales
reiteran informaciones e investigaciones periodísticas
sobre los “jóvenes violentos”.
• En amplios sectores de la sociedad se considera que existe
“una clara ausencia de valores en los niños y jóvenes”.
Ausencia que se vuelca finalmente en los más diversos
patrones de comportamiento violento. Asesinatos,
violaciones, robos y saqueos entre otros, encabezan la
descripción de las violencias perpetradas en edades
tempranas.

• Esta convicción va tomando fuerte arraigo y hace que


diversos países se encuentren discutiendo disminuir la
edad legal en los que los menores pueden ser considerados
imputables por los delitos que cometan.
La delincuencia juvenil es uno de los
problemas criminológicos preferidos en los
estudios sobre la criminología por:
• Por la personalidad de su protagonista, que exige un esfuerzo adicional
del investigador y de los operadores jurídicos para captar el significado de
la conducta, para comprender a su autor y para prescribir la respuesta
adecuada.

• Por su repercusión social, que se explica, no obstante, más por el impacto


de injustos estereotipos sociales que por la entidad real de la criminalidad.
Fenómenos como el miedo al delito juegan un papel decisivo.

• Porque pone en evidencia los conflictos que enfrentan al mundo del


derecho y al de ciencia tanto en el diagnóstico como la intervención.
Política y ciencia hablan lenguajes diferentes.
Geografía de la criminalidad
• Las estadísticas ponen en evidencia que existe un enorme
desnivel entre el campo y la ciudad: las tasas de
criminalidad son mucho elevadas en las grandes ciudades.

• Para determinados delitos, se registra en las grandes


ciudades a veces un número diez veces mayor que el
campo.

• En las sociedades liberales se cometen probablemente más


delitos que en los sistemas sociales totalitarios, aun cuando
en ambas formas de sociedad exista un desnivel entre la
ciudad y el campo.
• En la ciudad es donde actúan con más intensidad los
fenómenos de la industrialización, la burocracia, el
crecimiento demográfico y urbanización de las sociedades
post-industriales.

• Este tipo de sociedades ha traído ventajas innegables pero


también acentúan la desorganización social, los espacios
privados minúsculos, los ruidos, el tráfico, las prisas, las
aglomeraciones, la pobreza, el cosmopolitismo, la
heterogeneidad y anonimato acarrean disfunciones
importantes que can a incidir negativamente en el ámbito
delincuencial: gregarismo, despersonalización,
insolidaridad, debilitamiento de la propia identidad o
conflictos culturales.
Tipos de conductas delictivas
entre los jóvenes
• Entre los jóvenes predominan cuantitativamente las
infracciones contra la propiedad: hurtos, robos con fuerza
en las cosas, robos con violencia o intimidación,
agresiones, etc. De entre ellos el hurto es el delito
cotidiano.

• Los hurtos más frecuentes son el de vehículos y los hurtos


en comercios, en cuya comisión la participación de niños y
jóvenes ha aumentado considerablemente, si bien, a la hora
de valorar los datos estadísticos hay que tener en cuenta su
menor habilidad y, por tanto, su mayor probabilidad de ser
sorprendidos.
• En los últimos años han aparecido también nuevas
conductas asóciales: destrucción de espacios, edificios o
mobiliario urbano, desórdenes y alteración de la paz
pública, apropiación lúdica de objetos de consumo, actos
violentos de protesta, delitos relacionados con el consumo
de drogas o alcohol, etc.

• En la mujer prevalecen los delitos contra la salud pública,


seguidos en importancia por los delitos contra la propiedad
y los delitos contra las personas.
El infractor joven presenta los siguientes rasgos de
personalidad
• Actuación impulsiva: carece de autocontrol, de un filtro
reflexivo que medie entre impulso y conducta y le permita
el análisis de la propia situación.

• Pensamiento concreto: orientado a la acción, práctico,


programado para el corto plazo; no tiene un razonamiento
abstracto.

• Rigidez cognitiva: tiene dificultades para captar los


matices de una situación concreta, es incapaz de desarrollar
opciones distintas a las anteriormente adoptadas, etc.
• Déficit de autoestima: buscan en el comportamiento
delictivo la sensación de poder o de dominio del mundo.

• Distorsiones valorativas: es incapaz de captar las reglas,


convencionales, actitudes y conductas de los diversos
grupos sociales; y

• Poseen rudimentarios mecanismos de auto-justificación,


que se desmoronan si se les enfrenta al mal que
efectivamente han ocasionado, dejándolos desprotegidos
frente al complejo de culpa.
CRIMINALIDAD EN PANAMÁ

• El Sistema Integrado Nacional de Estadísticas Criminales


(SIEC), del Ministerio de Gobierno y Justicia, ha
preparado una serie de estadísticas a nivel provincial que
indican con claridad el desarrollo del crimen organizado y
detalla la ocurrencia y crecimiento de los delitos
criminales.

• La mayoría de los delitos registrados en el país son contra


el patrimonio. El robo a mano armada, con 6,142, superó
al robo simple, que registró 1,719 casos en el 2008.
• La violencia doméstica, con 6,597 casos, ocupa el segundo
lugar de los delitos que se registran con mayor frecuencia,
aunque se ha lanzado una campaña fuerte en contra del
mismo.

• Los homicidios, con 654 casos, aumentaron 47% con


respeto al año anterior, lo que representa un incremento
sin precedentes para nuestro país.
La Cinta Costera, éstos
dibujos de la banda que está
atacando a los autos en el
estacionamiento. Son
muchachos que se visten a
lo pop.

A la policía nacional se le
preguntó, cuál es el perfil de
los delincuentes en Panamá
actualmente? Ellos dijeron:
"no hay perfil determinado,
cualquier persona puede ser
el delincuente".
RIGE LEY QUE CASTIGA
A MENORES DE 12 AÑOS

• De acuerdo a la nueva Ley, la pena máxima para castigar a


los menores se mantiene en 12 años de prisión, sin
embargo, el cambio está en la disminución de la edad en la
que un menor puede ser procesado, la cual bajó de 14 a 12
años de edad.

• Según fuentes de Unicef, menos de un 1% de los crímenes


que se cometen en el país es protagonizado por menores de
14 de años, y los delitos cometidos por menores de 17 años
suponen menos del 3% del total.
DETENIDOS EN PANAMÁ,
SEGÚN EDAD:
AÑO 2004

Fuente: Contraloría General de la República “INEC”


Conclusión
• La criminalidad, muy especialmente la juvenil, es un
fenómeno complejo que no cabe reducir a una sola causa,
ya sea edad u otra.

• Las investigaciones actuales no han sido todavía capaces


de identificar todos los factores incluyendo los de la edad
como factor de criminalidad, evaluar su interrelación
reciproca y, menos aun, elaborar un modelo predictivo de
validez universal.