Vous êtes sur la page 1sur 8

LA INTELIGENCIA

 El término inteligencia proviene del latín intelligentia, que a


su vez deriva de inteligere. Esta es una palabra compuesta por
otros dos términos: intus (“entre”) y legere (“escoger”). Por lo
tanto, el origen etimológico del concepto de inteligencia hace
referencia a quien sabe elegir: la inteligencia posibilita la
selección de las alternativas más convenientes para la
resolución de un problema. De acuerdo a lo descrito en la
etimología, un individuo es inteligente cuando es capaz de
escoger la mejor opción entre las posibilidades que se
presentan a su alcance para resolver un problema.
La inteligencia está relacionada a la habilidad de un
individuo de captar datos, comprenderlos, procesarlos y
emplearlos de manera acertada. Quiere decir que es la
capacidad de relacionar conocimientos y conceptos que
permiten la resolución de un determinado conflicto, es
una cualidad que poseemos los humanos y también los
animales, sólo que en el caso de ellos se la llama
erróneamente instinto.
EJERCICIOS PARA DESARROLLAR LA
INTELIGENCIA
Aunque la práctica de la meditación puede adoptar
diferentes formas y técnicas específicas, en general lo
que se persigue es rodearse de un ambiente relajante,
trabajar la respiración (inspirando y expirando
profundamente) y en definitiva lograr un estado mental
de calma. Si no crees que la meditación debes saber
que la relajación genera muchos beneficios para
incrementar nuestra inteligencia.

MEDITACIÓN
Nuestro cerebro también precisa de ejercicio regular
para operar y funcionar de forma idónea. Para
mantener la frescura de nuestras capacidades
cognitivas, es interesante realizar actividades
como montar puzles, resolver sudokus o entretenerse
con los clásicos pasatiempos basados en juegos de
palabras. Únicamente dedicando media hora diaria a
este tipo de ejercicios y juegos, podemos mantener
nuestro cerebro en plena forma.

ENTRENAR AL CEREBRO
Ya hemos hablado en anteriores artículos de Psicología
y Mente sobre la gran importancia de descansar las
horas suficientes e incluso descubrimos un
controvertido estudio que relacionaba la postura en
que dormimos. Pero centrémonos: ¿de qué forma
dormir adecuadamente ayuda a incrementar la
inteligencia? Lo cierto es que cuando dormimos,
nuestro cerebro no se desconecta, sino que estructura y
da forma a todos los estímulos, ideas y emociones que
nos han sucedido durante la jornada.

DORMIR BIEN Y LAS HORAS


NECESARIAS
Si cuidamos nuestro cuerpo, conseguiremos beneficios para
nuestro cerebro. El ejercicio físico moderado es muy
positivo para la salud, incluida la salud mental, porque
facilita una mejor circulación de la sangre, permitiendo que
todas las regiones del cuerpo reciban más oxígeno y
glucosa, y el cerebro no es excepción. La manera en cómo
nos alimentamos y la calidad y cantidad de lo que
ingerimos también está muy vinculado a la salud
cerebral. Algunos alimentos que mejoran nuestra
inteligencia son el pescado, los huevos, los vegetales
verdes o los frutos secos y también algunas bebidas como
el té de hierbas.

CUIDAR TU CUERPO