Vous êtes sur la page 1sur 18

INTRODUCCIÓN A LA ARMONIA

¿QUÉ ES LA ARMONÍA?
Armonía (del griego «αρμονία») en música es el
uso de alturas (tonos, notas)
o acordes simultáneos. Desde una perspectiva
general, armonía es el equilibrio de las
proporciones entre las distintas partes de un
todo y su resultado siempre connota belleza.
En música, el estudio de la armonía implica
los acordes y su construcción, así como
las progresiones de acordes y los
principios de conexión que los rigen.1 Por
lo general se suele entender que la
armonía hace referencia al aspecto
«vertical» (simultáneo en el tiempo) de la
música, que se distingue del aspecto
«horizontal» (la melodía formada por la
sucesión de notas en el tiempo).
Historia
En la música de la antigua Grecia, el
término se usaba más bien como un
sistema de clasificación de la relación
entre un tono grave y otro agudo. En la
Edad Media, el término se usaba para
describir dos tonos que sonaban en
combinación, y en el Renacimiento el
concepto se expandió para denotar tres
tonos sonando juntos.
El Traité de l’harmonie (1722), de Rameau, fue el primer texto
acerca de la práctica musical que incluía el término «armonía»
en el título. Sin embargo, no significa que esa fuera la primera
discusión teórica acerca de este tema. Como todo texto teórico
(particularmente de esta época), se basa en la observación de
la práctica; Rameau observa la práctica musical de su época y
elabora algunas reglas, otorgándole una supuesta validez
universal. Especial importancia tiene en su desarrollo el
fenómeno de la resonancia armónica para la justificación de los
distintos elementos. Este y otros textos similares tienden a
relevar y codificar las relaciones musicales que estaban
íntimamente vinculadas con la evolución de la tonalidad desde
el Renacimiento hasta fines del periodo romántico.
Estudio de la armonía
Como otras disciplinas humanas, el estudio de la
armonía presenta dos versiones: el estudio
descriptivo (es decir: las observaciones de la
práctica musical) y el estudio prescriptivo (es decir:
la transformación de esta práctica musical en un
conjunto de normas de supuesta validez universal).
El estudio de la armonía sólo se justifica en relación
con la música occidental, ya que la Occidental es la
única cultura que posee una música «polifónica», es
decir, una música en la que se suele ejecutar distintas
notas musicales en forma simultánea y coordinada. De
modo que, a pesar de que el estudio de la armonía
pueda tener alguna base científica, las normas o las
descripciones de la armonía tienen un alcance
relativo, condicionado culturalmente. También ocurre
en los aspectos del ritmo y la melodía musicales.
En la música occidental, la armonía es la
subdisciplina que estudia el encadenamiento de
diversas notas superpuestas; es decir: la
organización de los acordes. Se llama «acorde»
a la combinación de tres o más notas diferentes
que suenan simultáneamente (o que son
percibidas como simultáneas, aunque sean
sucesivas, como en un arpegio). Cuando la
combinación es solo de dos notas, se llama
«bicordio».
La idea de vertical y horizontal es una metáfora
explicativa, relacionada a la disposición de las
notas musicales en una partitura: verticalmente
se escriben las notas que se interpretan a la
vez, y horizontalmente las que se interpretan en
forma sucesiva. Sin embargo, también forma
parte del estudio de la armonía las sucesiones
horizontales de acordes, y su efecto sobre el
fluir general de la música.
En la escolástica musical, el contrapunto es una
disciplina complementaria a la armonía (y que se
confunde con ella), pero que se centra más en la
elaboración de melodías que sean combinables
simultáneamente que en los acordes resultantes de
tal combinación. Es decir: se centra más en la
percepción de las partes que en la del todo. Como
disciplina creativa (y no como disciplina académica),
el contrapunto tuvo su auge durante el Barroco,
particularmente con la figura de Johann Sebastian
Bach.
Desarrollo
Melodía, contrapunto y armonía están totalmente
interrelacionadas. Tradicionalmente, la armonía
funciona como acompañamiento, armazón y base de
una o más melodías. La melodía (dimensión horizontal
de la música) es una sucesión (en el tiempo) de
sonidos pertenecientes a acordes, que son
enriquecidos con otros sonidos que adornan y
suavizan, y que producen efectos expresivos,
complementando a los anteriores gracias a las sutiles
relaciones que entablan con los acordes en que se
basa esa melodía (integrándose perfectamente con la
armonía).
Armonía tonal o funcional
La armoniosa tríada mayor se compone de tres tonos, que
sigue este ratio de frecuencia: 6:5:4.
Aunque resulta incómodo intentar una definición
de tonalidad, podemos decir que es un sistema de
organizar las alturas de los sonidos, que imperó durante
unos tres siglos como sistema único, siendo usado por
barrocos, clásicos y románticos.
Pero esto no nos dice lo que es la tonalidad. Lo que
caracteriza fundamentalmente la tonalidad es que en este
sistema las alturas de los sonidos están sometidas a una
jerarquía en las que hay un sonido principal del que
dependen todos los demás que, a su vez, no tienen
especial significación salvo por su relación con el principal.
Pero hay algo importante además, y es que el
sonido principal puede ser en principio cualquiera.
Esto es, una altura dada puede corresponder a un
sonido principal en una obra y esa misma altura ser
un sonido subordinado a otro principal en otra obra.
Es decir, el sonido principal no es tanto un sonido
sino una función que recae sobre un sonido.
Por ello el nombre de armonía funcional (de la
función que cumple cada sonido) es más idóneo que
el de armonía tonal («armonía de los sonidos»).
Un acorde son tres o más sonidos
simultáneos superponiéndose a distancia de
tercera, según la teoría de Rameau. Para
saber si es mayor o menor hay que analizar
su tercera. Si la nota generadora del acorde
está en la parte más grave, el acorde está en
estado fundamental, sino, está invertido.
 I (tónica)
 II (supertónica)
 III (mediante si está a distancia de un
semitono de la subdominante, o modal si
está a un tono de la subdominante)
 IV (subdominante)
 V (dominante)
 VI (superdominante, aunque es más
efectivo a efectos estructurales la
denominación de Submediante)
 VII (sensible si está a un semitono de la
tónica, o modal si está a un tono de la
tónica.)
 Un movimiento paralelo son dos voces de
varios acordes que siguen una distancia,
moviéndose a un mismo sentido.
 Un movimiento oblicuo es una voz representada
con una nota de larga duración y otra voz que
puede moverse libremente.
 Un movimiento directo son dos voces
moviéndose en el mismo sentido, pero no de
forma paralela.
 Un movimiento contrario son dos voces que se
mueven a distinto sentido.
ARMONÍA MODAL