Vous êtes sur la page 1sur 10

El estilo de Jesús:

la solidaridad

“[…]De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de


estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo
25:40).
Dos perspectivas
• Cuando das ayuda
• Cuando la recibes
“Dios con nosotros” (Mat.
1:23).

• Es interesante notar su disponibilidad para


ayudar a todo aquel que lo solicitaba, sin
discriminar sus ideas religiosas, condición
social o aun su etnia:
Centurión romano (Mat. 8:5-13).
5 Al entrar Jesús en Capernaúm, se
le acercó un centurión pidiendo
ayuda.

6 Señor, mi siervo está postrado en


casa con parálisis, y sufre
terriblemente.
7 Iré a sanarlo respondió Jesús
Endemoniado Gadareno (Mar. 5:1-20).

18 Vete a tu casa, a los de


tu familia, y diles todo lo
que el Señor ha hecho por
ti y cómo te ha tenido
compasión.
Mujer sirofenicia (Mar. 7:24-30).

29 Jesús le dijo:
—Por haberme respondido así,
puedes irte tranquila; el
demonio ha salido de tu hija.
30 Cuando ella llegó a su casa,

encontró a la niña acostada en


la cama. El demonio ya había
salido de ella.
JESÚS TUVO COMPASIÓN DE LA GENTE

• “Y al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas:


porque estaban desamparadas […]” (Mat. 9:36).
• “Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos […]”
(Mat. 20:34).
• “Tengo compasión por la gente, porque ya hace tres días
están conmigo, y no tienen que comer” (Mar. 8:2).
“En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos
más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mat. 25:40).
“¿Cuál de estos
tres piensas tú
que demostró ser
prójimo del que
cayó en manos
de los
salteadores?
(Luc. 10:36, 37).
“Ve, y haz tú lo
mismo”.