Vous êtes sur la page 1sur 11

Fimosis

Dr. Amado Mole Cholima


Cirujano Urologo
INTRODUCCIÓN

En primer lugar, diremos lo que no es


• No se trata de ninguna enfermedad de transmisión
sexual ni ligada al sexo. Se trata de una anomalía muy
frecuente, que afecta sobre todo en edades
pediátricas
CAUSAS
 Se cree que la causa de la fimosis es congénita, pero también
puede ser debida a retracciones forzadas del prepucio de los
bebés durante su higiene por los padres, que crea anillos
fibrosos en el prepucio y adherencias balanoprepuciales.
 En los adultos las causas son:
 la balanopostitis crónica o recidivante, sobre todo en
diabéticos
 balanitis xerótica obliterante
 Traumatismos (directos, actos sexuales violentos,
manipulaciones urológicas)

CLASIFICACION

 El tamaño de dicho orificio es variable: la mayoría de


veces es relativamente grande y redundante,
estrechándose por delante y sobrepasando el glande en
varios centímetros, pero en ocasiones, el orificio es
puntiforme e impide totalmente la salida del glande. Esta
anomalía puede acompañarse de adherencias prepuciales,
que dificultan aún más el descubrimiento del glande.
Generalmente la fimosis no causa alteraciones de la
micción (solo en casos muy avanzados el tamaño del
orificio está muy cerrado impidiendo totalmente la salida
de orina y provocando disuria).
CLASIFICACION
Se ha hecho una clasificación de la fimosis en 3 categorías:
 Fimosis Puntiforme: aquella en la que el orificio prepucial es
de un diámetro mínimo, apenas apreciable, con la piel
circundante de aspecto y grosor normales.
 Fimosis cicatricial o anular no retraible: aquella en que la
piel que rodea el orificio prepucial está indurada o engrosada,
habitualmente por balanopostitis previas.
 Fimosis anular: aquellos casos que no puedan incluirse en
ninguno de los dos grupos anteriores, estando el prepucio
estrechado en mayor o menor medida y por alguna
circunstancia existan complicaciones o fracaso para la
retracción.
FIMOSIS Y PARAFIMOSIS
 Hay que diferenciar la fimosis de la parafimosis lo
cual es una urgencia urológica producida por la
inflamación o edema del prepucio, que impide el
recubrimiento del glande tras su retracción forzada
y que produce una constricción o estrangulamiento
del glande por un anillo del prepucio que se ha
retraído, con riesgo de necrosis del glande, que
puede ocasionar su pérdida. Es relativamente
frecuente en adultos con sondaje urinario y en
niños tras sus primeras manipulaciones peneanas.
 La peor complicación aguda es la parafimosis. En
esta situación aguda, el glande está hinchado y
adolorido, y el prepucio se encuentra inmovilizado
por la inflamación, en una posición parcialmente
retraída. La parte proximal del pene sigue flácida.
La parafimosis es considerada una emergencia
COMPLICACIONES
 Coito doloroso: debido a la falta de deslizamiento del prepucio sobre el
glande y el pene.

 Balanitis: es la infección del pene, debido a la acumulación de esmegma


en el espacio balanoprepucial.

 Infecciones de orina: si la infección del esmegma asciende por la uretra.

 Problemas en la micción: que oscilan desde disuria, hasta retenciones


agudas de orina de repetición y que requieren sondaje urinario.

 Adherencias balanoprepuciales: es la unión del prepucio con el glande,


que complica más la fimosis y que pueden estar presentes en ausencia de
fimosis.
COMPLICACIONES
 Cáncer de pene: es una complicación rarísima, con una
incidencia menor de 1/100.000 varones al año, que puede ser
debida a la persistencia de fimosis después d]e la pubertad

 Parafimosis: se da cuando el glande pasa de forma forzada a


través de un anillo fimótico estrecho, a continuación se
edematiza, se inflama, y no puede regresar a la posición
normal. Los cambios inflamatorios progresan en la parte
retenida bajo presión (glande) y no cesarán hasta su reducción
manual o quirúrgica. Debe evitarse con una manipulación
adecuada ante la existencia de fimosis.
TRATAMIENTO
 Antes de recurrir a la circuncisión, el tratamiento con
corticoides tópicos indicados por el pediatra a partir de los tres
años durante unos dos o tres meses y con la ayuda de
retracciones suaves puede solucionar la fimosis.
 La circuncisión se realizar a partir de los tres años de edad,
pues antes, la mayoría de las estrecheces prepuciales son
reversibles. Después de los tres años, el propio niño en su
higiene diaria y más tarde con la masturbación, permite la
solución de la mayoría de las supuestas fimosis.
 El tratamiento consiste en la circuncisión, que desde un punto
de vista médico debe realizarse por un urólogo en condiciones
de asepsia y con el material quirúrgico necesario.
CIRCUNSICIÓN
 Según el diccionario, circuncidar significa
exactamente «cortar circularmente una porción del
prepucio». Se trata de una operación quirúrgica
rápida y sencilla cuyo objetivo es conseguir que el
glande quede al descubierto para que la erección
se desarrolle adecuadamente.
No todas las fimosis son iguales. Hay muchos
grados. Las más molestas son aquellas que
impiden una erección completa. En estos casos es
cuando se aconseja la circuncisión. Si, al llegar la
pubertad, el prepucio continúa demasiado
estrecho, lo mejor es consultar a un médico.
 En ningún caso se debe forzar estirando la piel.
En algunas culturas, como entre los judíos
ortodoxos y los musulmanes, existe la costumbre
de practicar la circuncisión a los niños pequeños
en el transcurso de una ceremonia religiosa.
GRACIAS