Vous êtes sur la page 1sur 24

EL EMPIRISMO

DAVID HUME (1711- 1776)

El conocimiento procede de la
experiencia. Todo nuestro
conocimiento proviene directa
o indirectamente de las
impresiones
Su estudio parte del análisis de los
hechos de experiencia: los hechos
psíquicos.

Percepción del espíritu: cualquier


estado del espíritu
Impresiones:
oído, tacto,
vista, etc. Son
más vivaces.

Percepciones:

De la reflexión:
provienen de
la interioridad.
Son
• Hay una gran diferencia entre
las sensaciones directas
impresiones de la reflexión.

• El recuerdo no es un estado de
la impresión, sino un derivado
de la impresión.
Todas las ideas como las
impresiones pueden ser simples o
complejas

Todo nuestro conocimiento, los


más simples como los más
complejos provienen de las
impresiones.
Leyes de asociación de ideas:

• Asociación por semejanza

• Asociación por contigüidad en


el tiempo y en el espacio

• Asociación por causa y efecto


Ciencia física moderna:

1. El mundo material se reduce


a unidades últimas (átomos)
que por combinaciones y
separaciones producen la
totalidad del mundo físico.
2. Todos los cambios son
producidos por la ley de gravedad,
descubierta por Newton
Traslada este esquema al
ámbito humano:
Toda la multiplicidad y
variedad de los estados
anímicos se reducen a
impresiones simples que se
combinan por medio de leyes
de asociación para formar
nuestras ideas
Todos los materiales del pensar se
derivan de nuestras sensaciones
externas o internas. La mezcla y
composición corresponde al
espíritu y a la voluntad. Nuestras
impresiones débiles provienen de
nuestras impresiones más vivaces.
La idea de Dios, infinitamente
sabio, bueno, poderoso, bueno, etc.
La reflexión le permite que ver que
tienen algunos conocimientos, los
eleva al infinito e imagina un ser
infinitamente sabio y continua así
el análisis de los otros conceptos.
Toda idea proviene del alguna
sensación. Para que una idea
tenga un valor objetivo es
necesario que le corresponda
alguna impresión con el mismo
significado que posee la idea.
Si falta la impresión significa
que es una idea no válida, no es
objetiva, es carente de
significación real.
Distingue dos tipos de
conocimientos propios de dos
ciencias:
 El objeto de conocimiento se
constituye por relaciones de
ideas. Da lugar la matemática:
ciencia demostrativa, verdades
necesarias, es a priori.
Conocimiento de hechos, de cosas
existentes. Son siempre
afirmaciones contingentes. Este
tipo de conocimiento no
representa problema en la
medida que se constituya
solamente por impresiones
Crítica de la idea de causalidad

Empleamos constantemente la
idea de causalidad, por medio de
ella establecemos una relación
causa-efecto entre dos hechos
contiguos.
Idea compleja que contiene cuatro
elementos:

 Un primer hecho llamado causa


 Un segundo hecho llamado
efecto
 Una relación temporal
 El primer hecho produce al
segundo
Hume se pregunta

¿Cómo es que pasamos de los


casos observados a los caso
futuros?

¿ De dónde nos viene esa


seguridad de que seguirá
sucediendo lo que ocurrió hasta
ahora?
La experiencia, la observación
permite notar que dos hechos se
dan siempre ayuntados,
acompañados…
Dado un hecho el espíritu
anticipa lo que va a suceder
El principio que permite la
inferencia es el hábito, la
costumbre
La noción de fuerza o conexión
necesaria no proviene ni de la
razón, ni de las impresiones: es el
resultado del hábito, de la
costumbre.
La crítica de Hume quita valor
teórico a la noción de causalidad
Es una idea útil para la vida
práctica.
Es una creencia, por sólida que
parezca, es una convicción
subjetiva
Crítica de la idea de substancia

Unifica los accidentes variados y


cambiantes, constituye su
fundamento permanente.
¿Hay una impresión de substancia?
Por repetición constante de un
conjunto de impresiones
contiguas, el hábito nos lleva a
creer que esas impresiones
contiguas, no se acompañan
solamente unas a otras, sino que
están necesariamente unidas por
algo… la substancia.
Crítica de la idea de alma
La idea de alma es paralela a la
idea de substancia material

Lo que llamamos «alma» o «yo» no


es otra cosa que el conjunto de mis
percepciones o estados anímicos