Vous êtes sur la page 1sur 13

UNIVERSIDAD NACIONAL FACULTAD DE ECONOMÍA Y CONTABILIDAD

SANTIAGO ANTÚNEZ DE MAYOLO ESCUELA PROFESIONAL DE CONTABILIDAD

“SECRETO BANCARIO Y RESERVA TRIBUTARIA”

CURSO : DEONTOLOGIA UNIVERSITARIA


DOCENTE : CPC CASTILLO ROMERO ABRAHAN
INTEGRANTES : Ayala Minaya Sheyla Rosali
Montes Samanes Kemmir
Ramírez Pajuelo Alexandra
Sifuentes Sanchez Gedeon
Vargas Sanchez Edwin

16/07/2018 1
ARTÍCULO 2
SECRETO BANCARIO Y RESERVA TRIBUTARIA

DERECHO A LA El secreto bancario y la reserva tributaria pueden levantarse a pedido del juez, del Fiscal
PRIVACIDAD de la Nación, o de una comisión investigadora del Congreso con arreglo a ley y siempre
ECONÓMICA que se refieran al caso investigado

Noviembre 2016

Mediante decreto legislativo que fortalece las competencias de investigación de la


Unidad de Investigación Financiera (UIF) con ello, la UIF podrá solicitar a un juez de
turno, de manera directa, que levante el secreto bancario o la reserva tributaria en caso
de que detecte alguna actividad sospechosa, en un trámite que puede durar 24 horas.
Antes solo la fiscalía tenía la potestad de hacer este pedido, el cual podía tardar en
concretarse entre seis meses y un año.

El objetivo es optimizar los medios del estado para la lucha contra el lavado de activos y
financiamiento del terrorismo.
SECRETO BANCARIO

Se trata de una obligación omisiva a cargo del banco y con él de todos sus
funcionarios o empleados, referida al impedimento de revelar cierta
información económica dimanante de las operaciones que realizan los
particulares con los bancos.

RESERVA TRIBUTARIA

Consiste en una obligación omisiva, pero por parte del Estado a través del
órgano de Administración Tributaria.

En resumen:
• Se trata de obligaciones omisivas.
• El agente pasivo en el secreto bancario es el banco,
mientras que en el caso de la reserva tributaria es el
Estado a través de su órgano de Administración
Tributaria.
• Siempre se trata de información de índole
económica.
El secreto bancario y la reserva tributaria no forman parte de la
intimidad de la persona sino de su privacidad económica, pues la
intimidad corresponde al núcleo duro de los derechos
fundamentales.

La importancia de la privacidad económica ha sido reconocida por


nuestro sistema legal elevándola a estatus de derecho
constitucional a través de la reserva tributaria y el secreto
bancario.

Sin embargo, el conocimiento de la información económica de los


particulares puede llegar a ser esencial para la buena marcha del
mercado y para la lucha contra la delincuencia que suele
ampararse en estas figuras legales para ocultar sus fortunas mal
habidas.

Debido también al creciente desarrollo del crimen organizado y al


surgimiento de fortunas injustificadas.
Lo público y lo privado

Lo público es o debe ser El concepto de lo privado


sinónimo de transparencia, de supone necesariamente la
asunto colectivo que involucra exclusión de lo ajeno a él, una
el interés de todos y del que separación de lo público, una
nadie puede ser excluido. frontera que impide el
conocimiento de los demás.
Diferencia entre el derecho a la intimidad y el derecho a la privacidad

Derecho a la intimidad Derecho a la privacidad

Se trata de aspectos, Para el derecho no solo se encuentra protegido todo


experiencias, características del aquello que constituye el núcleo de intimidad, también lo
núcleo espiritual y material del están ciertos datos, que si bien no tan sensibles como los
individuo. referidos a la intimidad, se consideran igualmente
Una zona a la que nadie puede importantes, estos constituyen la esfera de la privacidad,
tener acceso sin su un ámbito más dilatado que el de la intimidad, y por lo
consentimiento tanto, menos protegido.

Datos como nuestra edad, estado civil, dirección, número


telefónico, lugar de nacimiento, récord de notas de la
universidad u otro tipo de información.

Lo cual no quiere decir que estos datos sean secretos,


pues muchos de ellos configuran en registros públicos,
como el RENIEC, y se puede tener acceso a ellos en caso
de mediar algún asunto de interés general.

Por lo tanto cuando se habla del derecho al secreto bancario o a la reserva tributaria debe
advertirse que el bien protegido es siempre la privacidad y no la intimidad.
El tribunal Constitucional no hace diferenciación entre intimidad y privacidad
económica; así por ejemplo, el secreto bancario ha venido recibiendo un
tratamiento equívoco y confuso por parte de este órgano, lo cual se comprueba
en una jurisprudencia publicada en abril 2003, en la que expresa que, no obstante
ser el derecho a la información una libertad preferida, el secreto bancario es una
limitación a dicha libertad y que su ejercicio debe armonizar con el de otros
derechos de la misma clase. Hasta aquí ningún problema; sin embargo, en el
desarrollo de su argumentación el tribunal considera que el secreto bancario
tiene como fundamento jurídico el derecho a la intimidad con que toda persona:
“el secreto bancario forma parte del contenido constitucionalmente protegido del
derecho a la intimidad, y su titular es siempre el individuo o la persona jurídica de
derecho privado que realiza tales operaciones bancarias o financieras”

Y más adelante agrega: “como antes ha sostenido, mediante el secreto bancario


se garantiza la intimidad en materia financiera, es decir que las operaciones
realizadas por los clientes de una empresa financiera bancaria sea manejadas con
discreción y confidencialidad”.

Discrepancia
El secreto bancario, así como la reserva tributaria, no forman parte de la
intimidad de la persona sino de su privacidad económica.
Información pública y privada

Información pública

La Ley de acceso a la información pública ha intentado definir lo que ha de


entenderse por este tipo de información: “se considera como información
pública cualquier tipo de documentación financiada por presupuesto
público que sirve de base a una decisión de naturaleza administrativa, así
como las actas de reuniones estatales ”

El hecho de que el Estado se encuentre en posesión de la información,


cualquiera sea la razón de esa circunstancia no lo convierte en su titular.

Igual sucede con la información económica de las personas naturales e


incluso jurídicas, pues gran parte de ella se encuentra en manos del estado.

No toda esta información, pese a estar en manos del estado, es pública, el


estado es solo su poseedor y hace uso de ella solo en el ámbito de la
autorización legal.
El derecho de privacidad económica es un derecho vigente de todo
momento para su titular. En este sentido, no obstante que eventualmente se
halla levantado el secreto bancario o la reserva tributaria, esto no hace que
la información se convierta en pública; el derecho a la privacidad económica
acompaña esa información y la protege, de suerte que cualquier persona,
funcionario público o no, que conoce esa información se convierte en
agente pasivo de la obligación de guardar sigilo, pero tal obligación ya no se
basaría en las figuras aludidas sino en el derecho a la privacidad económica.
Si bien es cierto que nuestra legislación ha regulado la privacidad económica
a través de esas figuras, no ha definido propiamente sus alcances, lo cual
puede generar en la práctica una indefensión de este derecho, no se ha
establecido un procedimiento para levantar la privacidad económica,
tampoco se ha conferido a su titular el derecho de conocer que se está
procediendo a su levantamiento.

Conocer que la información que compone la privacidad económica va a ser


trasladada a un funcionario público es un mínimo derecho que podemos
exigir si se reconoce que somos titulares de dicha información.

Por último no se ha reconocido de modo expreso el derecho del titular de la


información económica a oponerse a la acción del levamiento de tal reserva.

No se conoce aún en qué circunstancia dichos funcionarios pueden ejercer


esa facultad, tampoco sabemos cual es el procedimiento para hacerlo.
Alejandro Toledo: Levantan secreto bancario de cuenta suiza por Ecoteva

El 16° juzgado penal de Lima busca establecer el real origen del dinero (más de
US$5 millones usados por la suegra del exmandatario).

Para establecer el real origen del dinero en el caso Ecoteva, el juez Abel Concha
dispuso el levantamiento del secreto bancario de la 'cuenta madre' de la firma
panameña Confiado International – en el LGT Bank de Suiza–, de propiedad del
empresario Josef Maiman, de la cual proceden los más de US$5 millones usados
por la suegra de Alejandro Toledo en la compra de inmuebles en Lima, según
fuentes de Perú21.

Esa medida forma parte de las diligencias ordenadas por el 16° Juzgado Penal al
iniciar el proceso judicial por lavado de activos, el jueves pasado.

"No solo se dispuso que se levante la reserva bancaria en el país, sino también en
el extranjero vía la cooperación internacional", indicó la fuente.

Esto aplica para Alejandro Toledo, la ex primera dama Eliane Karp, Eva Fernenbug
–madre de la esposa del ex presidente–, y Maiman, así como al ex jefe de
seguridad palaciego Avi Dan On, su hijo Sha Dan On y al abogado David Eskenazi.
Gracias
por su atención