Vous êtes sur la page 1sur 10

CORRUPCIÓN

Corromper significa dañar, alterar, echar a perder,


viciar, pervertir. Cambiar el propósito originario de
una cosa, que deviene en algo negativamente
considerado por la moral social. Siguiendo ese
sentido la definición actual, generalizada entre los
expertos en la materia, la corrupción es el uso de
la posición y el poder públicos para fines
ilegítimos, inmorales, ilegales o diferentes a lo
formalmente establecido.
CORRUPCIÓN Y SU PROCEDIMIEN
EN NUESTRA SOCIEDAD
a)Consecuencias
 Positivas: 
1.- Que desde el punto de vista administrativo la esperanza de una suma 
extra, otorgada por los interesados en el rápido despacho de un 
expediente, impulsa al empleado público a trabajar con ahínco, 
diligencia y prontitud simplificando trámites, minimizando las 
regulaciones e incluso dedicándole horas extraordinarias al trabajo.
2.- Que las partidas de dinero en vueltas en el soborno son una especie de 
sobresueldo a favor de servidores del Estado injustamente pagados.
3.Que ese sobresueldo informal favorece la actividad económic
a de conformidad con el principio de las demandas inducidas.
4.- Que desde ese punto de vista de la libre empresa el acto 
corrupto constituye un ahorro que le aporta capital a 
inversionistas potenciales.
5.- Que enriquecimiento al vapor, aunque ilícito, es un modo de 
penetrar y ampliar, en los países en procesos de desarrollo, el 
círculo estrecho que encierra a la rancia oligarquía, activando 
en consecuencia la movilidad social.
b)Consecuencias
 Negativas: 
ORRUPCIÓN EN LA ACTUALIDAD
La corrupción es un problema nacional. De acuerdo a la reciente
encuesta realizada por Ipsos para Proética, dados los hechos del
último año como el caso Odebrecht y Lava Jato , solo por
mencionar los más mediáticos, la percepción de corrupción como
problema nacional ha aumentado .

La última encuesta nacional urbano-rural de Ipsos muestra que la


corrupción es el principal problema del país en la actualidad: un
57% de entrevistados lo considera así. Este primer lugar no se
repetía desde el 2010, durante el segundo gobierno de Alan
García.

La delincuencia y la falta de seguridad se ubican en segundo lugar


con 55%. Le siguen una educación inadecuada con 31% y el
desempleo y la falta de trabajo con 25%.
Esto por “la factura que están cobrando los recientes
escándalos del Caso Odebrecht”.
El caso involucra al prófugo ex presidente
Alejandro Toledo; a funcionarios del segundo
gobierno aprista; al ex presidente Ollanta Humala
y su esposa Nadine Heredia, ambos con prisión
preventiva; y al ex presidente Pedro Pablo
Kuczynski por las asesorías a Odebrecht, entre
otros.
ESCANDALO ODEBRECHT
El escándalo provocado por la constructora
brasileña Odebrecht ha puesto en jaque a varios
líderes latinoamericanos, pero el peruano Pedro
Pablo Kuczynski podía convertirse en el primer
presidente en ser destituido por esos vínculos.
Algo que no llegó a ocurrir porque PPK decidió
renunciar antes de que el Congreso votara el cese
de su gobierno.

la empresa brasileña develara la semana pasada


que pagó casi cinco millones de dólares por
asesoramiento a firmas vinculadas al mandatario
entre 2004 y 2013. Del total, 782.000 dólares
fueron a Westfield Capital, firma de Kuczynski,
cuando se desempeñaba como ministro de
Economía y presidente del Consejo de Ministros del
gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006). Otros
4,05 millones fueron para First Capital, empresa de
En general, ha sido como una marea
negra que poco a poco fue
arrastrando a los principales
políticos del país: tres ex
mandatarios, la lideresa de la
oposición, una ex alcaldesa de Lima,
dos ex ministros y, hasta ahora, una
docena de ex funcionarios. En
diferentes niveles, fueron
alcanzados o salpicados por pagos
de asesorías, financiamiento de
campañas, presuntos sobornos y el
registro de millonarias cuentas
bancarias en paraísos fiscales.
El origen del caso
Odebrecht es una de las empresas implicadas en el caso
Lava Jato. Esta es una operación que comenzó en junio de
2013 en Brasil y que le permitió a la Policía desmantelar
una red de sobornos montada por las constructoras más
importantes del país, que utilizaban para ganar las
principales licitaciones públicas. Estas mismas
empresas replicaron ese modus operandi en el resto de
países de América Latina, pero también en Suiza y Angola.

En el Perú, el hombre clave del caso es Jorge Barata. Este


empresario brasileño trabajó como director de Odebrecht
en el país por casi 20 años y conoce el destino de gran
parte de las coimas. Hoy es colaborador eficaz de la Justicia
de Brasil a cambio de una reducción de su condena.
También tiene un acuerdo con el Ministerio Público
peruano para contar todo lo que sabe.
LA VERDAD
La historia comenzó el 26 de diciembre de 2016 cuando
Marcelo Odebrecht admitió, ante la justicia
norteamericana, que pagó US$788 millones como
sobornos en 11 países, incluido el Perú. En aquel
momento, se revelaron supuestas coimas por US$29
millones entre los años 2005 y 2014, involucrando a ex
funcionarios de tres gobiernos. A partir de ese día, los
peruanos miraron con asombro e indignación la danza de
millones. Otro capítulo acaba de iniciarse con el testimonio
que el empresario brasileño brindó a los fiscales peruanos y
en el que, según IDL-Reporteros, afirmó: “Con certeza,
apoyamos a todos. A Toledo, Alan García, Humala, a Keiko”.