Vous êtes sur la page 1sur 48

LOS ÁNGELES

• Mencionados muchas veces en la biblia


• El antagonista de la vida es un “querubín”
• Nuestra lucha es contra angeles caidos.
• “Porque
• no tenemos lucha contra sangre y carne, sino
contra principados, contra potestades, contra los
gobernadores
• de las tinieblas de este siglo, contra huestes
espirituales de maldad en las regiones celestes” (Ef.
6:12).
• Numero no cambia
• Extraterrestres pueden ser angeles.
• Angeles con sentimientos (ausencia de algo)
INTRODUCCION
Los ángeles son criaturas de Dios, seres espirituales,
incorpóreos, que fueron creados para servir de
diferentes maneras a Dios y a los hombres. En la
economía divina, estos seres cumplen con un
ministerio claramente asignado por el creador en
beneficio de su plan sabiamente diseñado.
INTRODUCCION
La angeleología, al igual que las otras ramas de la
Teología Sistemática, es una síntesis inductiva de
todos los versículos que hacen referencia a este
tema. En este caso particular estamos hablando de
273 menciones, según el Prof. Lewis CHAFER, que se
hacen en el Texto Sagrado.
DEFINICION
• La Escritura revela que existe un orden de seres
celestiales muy distinto al de los seres humanos y a la
deidad misma. Personas incorpóreas que han sido
creados por Dios con un propósito muy específico. En
primer término, consideremos la etimología del vocablo
Ángel se deriva de la palabra hebrea mal' ak y de la
palabra griega aggelos que significa mensajero. Los
ángeles son pues, seres que ejecutan las órdenes de
Dios a quien sirven.
LA CREACIÓN Y NÚMERO DE ÁNGELES
• Los ángeles al igual que el hombre son criaturas de Dios,
creados con un propósito y para la gloria de Dios. Respecto a
estos seres se puede afirmar que todos los ángeles fueron
creados simultáneamente (cf. CoL 1:16-17) y que ellos no
están sujetos a la muerte u otra forma final de existencia, por
lo cual su número no varía. Esto marca algunas diferencias
importantes con la creación humana que tiene que
reproducirse y que está sujeta a muerte y que su número
constantemente cambia.
• Este hecho nos lleva a otro, no sabemos el número exacto de
ángeles, empero por las escrituras sabemos que son millares
de millares, máxime que después de la caída de Satanás, se
dividieron en ángeles buenos y demonios y éstos últimos
representan un ejército que gobierna a la humanidad
incrédula.
LA HABITACIÓN DE LOS ÁNGELES
• Los ángeles viven en las esferas celestes y no hay cifras
humanas para contar su cantidad, aunque se afirma que
ellos tienen interés en lo que pasa sobre la tierra pues
fácilmente se relacionan con el universo entero. Los
ángeles son en verdad seres vivos del más alto rango,
seres libres y morales que en siglos pasados, por lo
menos, tenían el poder de determinar su propio destino.
• Los seres angelicales tienen habitaciones fijas y centros
para sus actividades en los lugares celestiales.
Necesariamente poseen una existencia incorpórea,
aunque gozan de una constitución distinta a la humana,
con una forma localizada y determinada especial.
PERSONALIDAD DE LOS ÁNGELES
• Cuando hablamos de los ángeles hablamos de personas,
aunque incorpóreas, pero personas. Ellos tienen todos los
elementos que conforman la personalidad: En el campo
sentimental, experimentan emociones, en el campo
intelectual, rinden culto inteligente, contemplan la faz del
Padre con debida comprensión, saben sus limitaciones y
su inferioridad al Hijo de Dios y en el campo volitivo,
toman decisiones, como la de aquellos que decidieron
seguir los lineamientos del Arcángel de maldad.
• Por todos estos elementos enunciados anteriormente,
afirmamos que los ángeles son personas.
LA HABITACIÓN DE LOS ÁNGELES
• Los ángeles viven en las esferas celestes y no hay cifras
humanas para contar su cantidad, aunque se afirma que
ellos tienen interés en lo que pasa sobre la tierra pues
fácilmente se relacionan con el universo entero. Los
ángeles son en verdad seres vivos del más alto rango,
seres libres y morales que en siglos pasados, por lo
menos, tenían el poder de determinar su propio destino.
• Los seres angelicales tienen habitaciones fijas y centros
para sus actividades en los lugares celestiales.
Necesariamente poseen una existencia incorpórea,
aunque gozan de una constitución distinta a la humana,
con una forma localizada y determinada especial.
LA NATURALEZA DE LOS ANGELES
1. No son corpóreos
1. Son espiritus
2. No deben ser adorados
3. Los angeles han asumido forma de cuerpos humanos
4. El Angel de Jehova
• La expresión “el Angel de Jehová”, que es usada a través de todo el
Antiguo Testamento, parece tener un significado muy especial en
relación con la presencia de Dios. Parecería que esta persona es la
segunda persona de la deidad, Cristo mismo en presencia preencarnada.
5. Los angeles son una compañía, no una raza
6. Son vastos en numero
EL MINISTERIO DE LOS ANGELES
BUENOS
1. En relación con Dios
1. Dar alabanza y adoracion
2. Traer la ley de Dios a su pueblo
3. Ejecutar los juicios de Dios sobre sus enemigos
4. Justar a los elegidos en la segunda venida de Cristo
5. Asistir en el dia de juicio

2. En relación con Cristo


3. En relación con los creyentes
EL PROPOSITO DE LOS
DEMONIOS
Parece ser doble: buscan estorbar los propósitos de Dios, y extender el poder de
Satanás. El deseo de Satanás de gobernar y ser “semejante al Altísimo”, no ha
cambiado desde su expresión inicial en Isaías 14:13, 14.
Su conducta en la tentación de Jesús en el desierto es una evidencia positiva de
este espíritu arrogante, ya que trató hasta de influir en Cristo para que lo
adorara (Mt. 4:9). Bajo su control los ejércitos de demonios están interesados
en nutrir este mismo plan.
EL PROPOSITO DE LOS
DEMONIOS
Parece ser doble: buscan estorbar los propósitos de Dios, y extender el poder de
Satanás. El deseo de Satanás de gobernar y ser “semejante al Altísimo”, no ha
cambiado desde su expresión inicial en Isaías 14:13, 14.
Su conducta en la tentación de Jesús en el desierto es una evidencia positiva de
este espíritu arrogante, ya que trató hasta de influir en Cristo para que lo
adorara (Mt. 4:9). Bajo su control los ejércitos de demonios están interesados
en nutrir este mismo plan.
LAS ACTIVIDADES DE LOS DEMONIOS
Oponerse a los santos.
• “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,
sino contra principados, contra potestades, contra
los gobernadores de las tinieblas de este siglo,
contra huestes espirituales de maldad en las
regiones celestes” (Ef. 6:12).
• “Por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo
ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos
estorbó.” (I Tes. 2:18).
• Debido a que Satanás no es omnipresente,
muchas de las actividades del diablo deben ser
llevadas a cabo por demonios.
LAS ACTIVIDADES DE LOS DEMONIOS

Inducir el alejamiento de la fe.


• Pero el Espíritu dice claramente que en los
postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,
escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas
de demonios … (I Ti. 4:1).
Animar al formalismo y al ascetismo como el
resultado de falsa enseñanza
• Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos
algunos apostatarán la fe, escuchando a espíritus engañadores y a
doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que,
teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y
mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con
acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han
conocido la verdad (I Ti. 4:1–3).
LAS ACTIVIDADES DE LOS DEMONIOS

Apoyar toda adoración a ídolos.


• ¿Qué digo pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea
algo lo que se sacrifica a los ídolos? Antes digo
que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios
la sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros
os hagáis partícipes con los demonios. No podéis
beber la copa del Señor, y la copa de los
demonios; no podéis participar de la mesa del
Señor, y de la mesa de los demonios (I Cor. 10:19–
21)
LAS ACTIVIDADES DE LOS DEMONIOS

Apoyar toda adoración a ídolos.


• ¿Qué digo pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo
que se sacrifica a los ídolos? Antes digo que lo que los
gentiles sacrifican, a los demonios la sacrifican, y no a
Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con
los demonios. No podéis beber la copa del Señor, y la
copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del
Señor, y de la mesa de los demonios (I Cor. 10:19–21)
• Apocalipsis 9:20 “Y los otros hombres que no fueron
muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de
las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los
demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce,
de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni
andar.”
LAS ACTIVIDADES DE LOS DEMONIOS

Apoyar toda adoración a ídolos.


• Está dentro del poder de los demonios el causar: mudez
(Mt. 9:32, 33), ceguera (Mt. 12:22), locura (Lc. 8:26–35),
manía suicida (Mr. 9:22), heridas personales (Mr. 9:18), y
varios defectos y deformidades (Lc. 13:11–17).
LAS ACTIVIDADES DE LOS DEMONIOS

Lograr a veces los propósitos de Dios


Los demonios son los instrumentos para ejecutar los
planes de castigo de Dios para los impíos (Sal. 78:49). El
malvado Acab fue castigado por sus crímenes por un
“espíritu de mentira” que Jehová puso en la boca de todos
sus profetas para llevarlos al desastre en Ramot de Galaad
(I Reyes 22:23). Los demonios incitan a los ejércitos
resistentes a Dios de Armagedón a una catástrofe similar
(Ap. 16:13–16). Satanás y sus ministros también efectúan
los planes de Dios para disciplinar a los justos. A través de
Satanás zarandear a alguien, Dios cumple su propósito de
cosechar el fruto como en el caso de Pedro (Lc. 22:31).
POSESION DEMONIACA
Como se ve en el ministerio de Jesús.
• Personas poseídas por demonios eran traídas a Él. Jesús
trató con ellas echando fuera a los demonios: Y cuando
llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con
la palabra echó fuera a los demonios (Mt. 8:16).
• Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su
encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu
inmundo … y saliendo aquellos espíritus inmundos,
entraron en los cerdos … y el hato se precipitó en el mar
por un despeñadero … (Mr. 5:2–13).
POSESION DEMONIACA
Vista en el ministerio de la iglesia primitiva.
• “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda
criatura… Y estas señales seguirán a los que creen. En mi
nombre echarán fuera demonios …” (Mr. 16:15–17).
• Los primeros apóstoles.
• Esto fue cumplido en el ministerio de los primeros apóstoles: “Y
aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén,
trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y
todos eran sanados” (Hch. 5:16).
• Felipe el evangelista.
• “Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que
decía Felipe; oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de
muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando
grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados” (Hch.
8:6, 7).
POSESION DEMONIACA
La posesión demoníaca en contraste con la
influencia demoníaca.
• No toda actividad demoníaca resulta en posesión
demoníaca. Hay una vasta diferencia entre la
posesión demoníaca y la influencia demoníaca. En
el primero, el cuerpo es invadido y un control
dominante es logrado; mientras que en el último,
se lleva a cabo desde afuera una guerra por
sugerencia, tentación e influencia. Estos deben
ser “los dardos de fuego del maligno” (Ef. 6:16).
POSESION DEMONIACA
Contrastada con la enfermedad.
La escritura hace muy claro que toda enfermedad, aunque
originalmente es el resultado del pecado y Satanás, no es
causada por posesión demoníaca, y no es una indicación
de que uno está poseído. Por lo tanto, la práctica de
algunos, quienes al ministrar a los enfermos siempre
tratan de echar fuera un demonio, no es un procedimiento
bíblico. Tome nota de cómo la palabra de Dios distingue
entre los dos, tanto en la causa como en el método de
liberación. En el ministerio de Jesús: “… con la palabra
echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos …”
(Mt. 8:16).
POSESION DEMONIACA
Contrastada con la enfermedad.
• De nuevo se hace una clara distinción en el mensaje de
Jesús a Herodes, “Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He
aquí echo fuera demonios y hago curaciones hoy y
mañana …” (Lc. 13:32). “Al ponerse el sol, todos los que
tenían enfermos de diversas enfermedades los traían a él;
y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los
sanaba. También salían demonios de muchos, dando
voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los
reprendía y no les dejaba hablar …” (Lc. 4:40, 41).
EL ECHAR FUERA DEMONIOS
Un culto (o servicio) cristiano no es necesariamente un
fracaso cuando no son echados fuera demonios como
algunos sugieren, lo cual puede indicar una obsesión sobre
un pequeño aspecto de la actividad satánica. No obstante,
Jesús insiste que el echar fuera demonios es parte de la gran
comisión (Marcos 16:15–20; Lucas 9:1, 2; 10:1, 17; Mateo
10:8). Sorprendentemente, no se dice nada sobre esto en el
Evangelio de Juan ni en ninguna de las cartas apostólicas,
aunque frecuentemente se urge la predicación del evangelio
como una continuación de la obra propia de Cristo. Él fue
manifestado “para destruir las obras del diablo” (I Juan 3:8),
y “anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos
por el diablo” (Hch. 10:38), como debiéramos nosotros.
POSESION DEMONIACA
• En el Nuevo Testamento no se dan instrucciones precisas
para el trato de espíritus inmundos, por eso es que la
manera en que actuaron Cristo y los apóstoles debe ser
nuestra guía. De lo anterior hacemos los siguientes
puntos.
• El nombre de Jesús es el secreto principal … La gran
comisión de Cristo dice, “En mi nombre echarán fuera
demonios” (Marcos 16:17). Pablo reprendió a un espíritu
con las palabras: “Te mando en el nombre de Jesucristo,
que salgas de ella” (Hch. 16:18), al igual que Pedro,
cuando sanó al hombre cojo, dijo, “En el nombre de
Jesucristo de Nazaret, levántate y anda” (Hechos 3:6, vea
3:16; 4:10).
POSESION DEMONIACA
• En ese caso, la fórmula no es quizá tan importante. La
pronunciación del nombre sobre la persona poseída era
en parte un testimonio para aquellos que observaban lo
que estaba ocurriendo. Los hijos de Israel echaban fuera
demonios por varios nombres, así que, cuando fue
curado el hombre cojo, las autoridades en seguida fueron
movidas por la curiosidad en cuanto a qué nombre había
sido usado (Hechos 4:7). El hecho es que a veces vemos
en el Nuevo Testamento que los demonios dejaban a las
personas cuando no era mencionado el nombre de Jesús
(Hechos 5:15, 16; 19:11, 12). Pedro levantó a Dorcas de
los muertos sin mencionar a Jesús
.
POSESION DEMONIACA
• (Hechos 9:40), al igual que Pablo trajo la ceguera sobre
Elimas el mago sin invocar el nombre (Hechos 13:9– 11),
y así mismo [p 528] sanó al cojo en Listra (Hechos 14:9,
10). Cristo nos ha dado un cierto “poder de abogado”,
para actuar en su favor, o “en su nombre”, sin
necesariamente citar constantemente su nombre.
Ciertamente se nos dice, “Y todo lo que hacéis, sea de
palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor
Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.”
Obviamente, esto no significa que debemos estar
mencionando constantemente su nombre para cada
hecho.
POSESION DEMONIACA
• Actuamos para Él, en su favor “A Cristo el Señor servís.”
De la misma manera, bautizamos en el nombre de Jesús,
eso es con su autoridad. La verdadera fórmula para usar
está clara en Mateo 28:19. El echar fuera demonios no
requiere mucha palabrería con voluminosas repeticiones
de la palabra “Jesús” o “Cristo.” Tenemos autoridad, y
podemos usarla, como “embajadores” (II Cor. 5:20), pero
debemos evitar tratarlo como a un conjuro “mágico”,
como parte de un abracadabra o un hechizo. Cuando
decimos “Señor Jesucristo” indica que El es el Señor del
que habla, de otra manera somos como los hijos de
Esceva, desconocidos a los espíritus.
POSESION DEMONIACA
• El “método” particular es de muy poca consecuencia.
Algunos pueden poner las manos sobre el enfermo;
algunos sienten que no deben. No hay un verdadero
registro de liberación de demonios por la imposición de
manos, pero la mayoría de las instancias no hacen
ninguna mención de lo que en realidad fue hecho. Si
fuera de alguna importancia, tendríamos claras
instancias o algunas instrucciones al respecto.
POSESION DEMONIACA
• En un caso, Jesús preguntó a los espíritus su nombre y
respondieron “Legión” (Marcos 5:9). De esto, algunos han
dicho que es necesario hacerlo siempre, pero esta regla no
fue seguida por Pablo en los casos ya citados. Uno se
pregunta, ¿de qué sirve si los espíritus son espíritus de
mentira? Podrían mentir sobre su identidad para
esquivarnos. Tampoco hay nada en la Escritura sobre el
arrojar fuera a los demonios a través de toser o escupir. Un
demonio es un espíritu y como tal es invisible. No se nos da
ningún incentivo para sostener conversaciones con
demonios. Una vez que se sabe que están, se les debe decir
que se vayan. Jesús “no dejaba hablar a los demonios,
porque le conocían.” Y reprendía a los espíritus inmundos
“para que no le descubriesen” (Marcos 1:34; 3:11, 12).
Ciertamente, los espíritus sufren de egoísmo y nada los
complace más que ser el centro de atención.
POSESION DEMONIACA
• Con relación a esto, a nadie se le dio jamás un
don especial para el “exorcismo”, sólo para
discernimiento, como parte de la protección de la
iglesia, principalmente en contra de los falsos
maestros con doctrinas mentirosas y engañosas
de demonios. Nadie ha manifestado un ministerio
para tratar exclusivamente con demonios. Esto
atraería la atención a Satanás más que a Cristo. La
preocupación con esta esfera de cosas es una
clase de tributo al poder de Satanás.
POSESION DEMONIACA
El discernimiento debería no solamente detectar demonios,
sino también detectar donde no hay demonios. Es bastante
común que la gente tenga tendencias hipocondríacas.
Insisten en que tienen una enfermedad, pero en realidad
están bastante bien y viven hasta una edad bastante
avanzada. Pueden presentarse motivos psicológicos de los
cuales el paciente mismo está inconsciente, tales como
utilizar la enfermedad para sus propios fines o para atraer la
atención o lástima. Es obviamente posible que la condición
se extiende a una simulada posesión demoníaca. Donde hay
un ministerio a los atormentados por demonios, algunos
llegan automáticamente pensando que tienen tal condición.
Su temor puede traer pseudo-síntomas, especialmente si se
les dice que pueden estar poseídos.
POSESION DEMONIACA
Por esta razón es extremadamente peligroso decirles
a las personas que son víctimas. Es mucho más fácil
crear la idea que deshacerse de ella. Algunos van de
sanador en sanador queriendo liberación pero sin
mejorarse, simplemente porque no se les ha hecho
consciente de que no están poseídos, sino que son
víctimas de autosugestión o de una sugestión
impuesta por otra persona. Esto nuevamente
demanda un asesoramiento cuidadoso. Si la persona
tiene suficiente confianza en el consejero, puede
lograrse sanidad diciendo directamente, “Usted no
tiene un demonio.”
POSESION DEMONIACA
• Los demonios se agradan en que se les preste
atención, y tienden a aparecer donde se habla
bastante de ellos. Los cazadores de demonios
también, exhibiendo sus poderes figurados con
algún orgullo, pueden enojar a Satanás. Él a cambio
oprime a aquellos que lo provocan por sus
esfuerzos de exorcismo. Esta es quizá la lección
moderna que podemos aprender de la advertencia
de Judas. Advertencia de la cual aún el arcángel
POSESION DEMONIACA
• Los poderes del infierno no deberían ser
provocados ni deberíamos juguetear con ellos.
Debería ordenárseles que se vayan si nos
confrontan, y, si creemos en Dios, eso debería ser el
fin del asunto. Puede ser probable que a la iglesia
se le reclame más y más para limpiar a personas de
espíritus inmundos, pero la predicación del
evangelio es el medio principal, y ésta debería ser la
actividad primordial de todos los siervos de Dios.
EL OCULTISMO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA
• Satanás se ha puesto muy audaz en años recientes
y el ocultismo ha estado recibiendo gran cantidad
de atención pública. Parece casi increíble que, aún
en las llamadas tierras cristianas, la adoración a
espíritus (animismo) sea tan común. Información
sobre tales cosas está disponible en cualquier
librería. En la introducción de su libro, “I Believe in
Satan’s Downfall”, (“Yo Creo en la Caída de
Satanás”,) Miguel Green, rector de San Aldate,
Oxford, dice:
EL OCULTISMO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA
• La adoración satánica, fascinación por lo oculto,
magia negra y blanca, astrología, horóscopos, las
sesiones con espiritistas y las cartas de tarot se han
convertido en la moda. Las tablas güija (que
adivinan la suerte) y la levitación pueden ser
halladas en muchas escuelas. A pesar de nuestra
sofisticación, hoy en día hay en el Oeste un mayor
interés en estas prácticas que el que ha habido
durante tres siglos
EL OCULTISMO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA
• Todas estas prácticas fueron severamente condenadas en
la Biblia: “No os volváis a los encantadores ni a los adivinos;
no los consultéis, contaminándoos con ellos” (Lv. 19:31). “Y
la persona que atendiere a encantadores o adivinos, para
prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra tal
persona, y la cortaré de entre su pueblo” (Lv. 20:6). “No sea
hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el
fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni
sortilegio, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago,
ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación
para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por
estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de
delante de ti” (Dt. 18:10–12). “Y si os dijeren: Preguntad a
los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando,
responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios?
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Se ha dicho y escrito mucho sobre la posibilidad de que
cristianos lleguen a estar poseídos por demonios. Aunque
uno no debe estar ciego a la presencia y el poder de las
fuerzas demoníacas en el mundo, ni ser ignorante de los
instrumentos de Satanás (II Cor. 2:11), no se debe
subestimar la gran salvación y liberación que Dios ha
logrado para el creyente en Cristo Jesús. Debe siempre
alentarse y tomar fuerzas en el hecho de que Cristo ha
“despojado a los principados y potestades”, y “los exhibió
públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Col.
2:15).
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Cuando el Señor llamó a Saulo de Tarso en el camino a
Damasco, lo envió a judíos y gentiles por igual, “para que
abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la
luz, y de la potestad de Satanás a Dios” (Hch. 26:18). Se
describe el efecto del evangelio: “el cual nos ha librado de
la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su
amado Hijo” (Col. 1:13).
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Juan dice que si un hombre ha nacido de Dios, “el maligno
no le toca” (I Jn. 5:18). Jesús dijo, “He aquí os doy potestad
de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del
enemigo, y nada os dañará” (Lc. 10:19). El arrepentimiento
“para conocer la verdad”, significa, dice Pablo, que
escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a
voluntad de él” (II Ti. 2:25, 26).
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Pablo pregunta: “¿Y qué concordia Cristo con Belial? … ¿Y
qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?
“Luego nos asegura: “Porque vosotros sois el templo del
Dios viviente …” (II Cor. 6:15, 16). La declaración es que el
creyente es su templo. ¿Va a permitir Dios que aquello que
es suyo, y aquello en que Él habita, sea ocupado por
Satanás? Si el cuerpo de un cristiano es “templo del Espíritu
Santo, el cual está en vosotros” (I Cor. 6:19), ¿pueden un
demonio y el Espíritu Santo habitar en la misma casa? ¿Lo
permitiría Dios? ¿Ha provisto Cristo una gran liberación
para nosotros, o no? En casos donde se menciona que
enfermedades fueron causadas por demonios (Mt. 4:24;
9:32, 33; 10:1; Mr. 1:32; 3:15; Lc. 6:17, 18; 9:1; etc.), no
hay ningún tipo de indicación que estos individuos
estuvieran en una relación correcta con Dios.
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Esto no significa que un hijo de Dios sea totalmente
inmune al poder de Satanás. Tenemos liberación de
Satanás en tanto vivamos en la victoria de Cristo sobre él.
Esto lo hacemos por fe y obediencia. Cuando Jesús le dijo a
Pedro, “Satanás os ha pedido para zarandearos como a
trigo”, El no oró que no se le permitiera hacerlo, sino que
oró que la fe de Pedro no le faltara (Lc. 22:31, 32). La
desobediencia y petulancia persistente proveen territorio
al enemigo en el cual puede atacar e influir al cristiano. Se
nos exhorta, “ni deis lugar al diablo” (Ef. 4:7). Ananías y
Safira son solemnes ejemplos de aquellos que permitieron
que Satanás llenase sus corazones de tal manera que
mintiesen “al Espíritu Santo” (Hch. 5:3).
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Hay casi 300 referencias a ángeles en la palabra de Dios y
sólo aproximadamente ochenta (80) a diablos y demonios.
En otras palabras, las referencias a ángeles en la Biblia
triplican las que hay sobre demonios. ¿Por qué, entonces,
se pasan algunas personas tres veces más tiempo hablando
de demonios que de ángeles? Los ángeles son nuestros
amigos. Pensemos y hablemos más bien de ellos, que de
nuestros enemigos los demonios.
• Los demonios son inmundos e impuros. Pablo nos exhorta:
“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo
honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo
que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno
de alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8).
EL CRISTIANO Y LA POSESIÓN
DEMONÍACA.
• Hay casi 300 referencias a ángeles en la palabra de Dios y
sólo aproximadamente ochenta (80) a diablos y demonios.
En otras palabras, las referencias a ángeles en la Biblia
triplican las que hay sobre demonios. ¿Por qué, entonces,
se pasan algunas personas tres veces más tiempo hablando
de demonios que de ángeles? Los ángeles son nuestros
amigos. Pensemos y hablemos más bien de ellos, que de
nuestros enemigos los demonios.
• Los demonios son inmundos e impuros. Pablo nos exhorta:
“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo
honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo
que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno
de alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8).