Vous êtes sur la page 1sur 37

IA-7067 HIDROLOGIA

AMBIENTAL

Clase 8: INTRODUCCION A LA
TOXICIDAD ACUATICA

Ing. Mg.Sc. Ricardo Apaclla Nalvarte


Durante su ciclo natural el agua, por diferentes razones,
puede llegar en contacto con numerosas sustancias químicas.
Estas sustancias químicas se consideran "tóxicas" cuando a
una determinada concentración y tiempo de exposición
producen efectos adversos a la especie humana o la biota
acuática (ecosistema).

Esto significa que la sola presencia de un químico en el agua


no implica la presencia de toxicidad.

La transferencia potencial del químico a los humanos puede


ocurrir básicamente por dos vías:
• La ingestión del químico directamente del sistema de
abastecimiento del agua.

• La ingestión del químico a través del consumo de


alimentos acuáticos contaminados (por ejemplo, peces,
crustáceos, etc.), o del consumo de alimentos
que usan como fuente organismos acuáticos en su
preparación.

La preocupación recae principalmente en los efectos


desconocidos de la ingestión de químicos en el cuerpo
humano en sí.
Física y fisiológicamente, se tiene certeza sobre su potencial
para producir cáncer, tumores y defectos genéticos.
En general, la presencia de sustancias tóxicas en el agua
puede interferir en usos deseables del agua tales como:

• La acumulación de metales y químicos orgánicos en los


peces impide la pesca como fuente de alimentos.

• La formación de trihalometanos en el tratamiento del agua


impide el uso del agua para consumo humano.

• La presencia en agroquímicos en las aguas de escorrentía


puede contaminar las aguas subterráneas y superficiales.

• El lixiviado producido en sitios de disposición de desechos
químicos puede contaminar las aguas subterráneas y
superficiales.
El problema de calidad del agua generado por las sustancias
químicas se puede resumir como la descarga de químicos en
los cuerpos de agua, lo cual resulta o genera concentraciones
en el agua o en la cadena alimenticia de niveles tales que
son tóxicos desde el punto de vista de salud pública
(humanos) o para el eco sistema en sí, y por lo tanto,
interfiere en el uso benéfico del agua para consumo humano
y pesca, e inestabiliza el ecosistema.
La elaboración de un inventario completo de las sustancias
químicas presentes y sus concentraciones individuales puede
resultar difícil o imposible de realizar.

En estos casos, llega a ser útil la determinación de la


toxicidad total de las descargas al cuerpo de agua y también
la del cuerpo de agua mismo.
CLASIFICACION DE LOS TOXICOS

Existen muchas formas para agrupar los tóxicos en diferentes


categorías.

Por ejemplo, se pueden agrupar de acuerdo con su función


(pesticidas, productos para el aseo, etc.). o teniendo en
cuenta su asociación con un proceso industrial (agricultura,
textil, refinería del petróleo, etc.).
La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos
(EPA) ha categorizado las sustancias químicas en lo que ha
llamado "contaminantes prioritarios".
La lista de contaminantes prioritarios o sustancias de interés
sanitario contiene 129 compuestos químicos orgánicos e
inorgánicos sin incluir las sustancias radiactivas.

Para efectos prácticos, las sustancias tóxicas se pueden


agrupar de la siguiente manera:
• Metales
• Químicos industriales
• Pesticidas
• PCB
• Fenoles
• Sustancias radiactivas
Metales. Por ejemplo mercurio, cadmio, plomo, selenio, etc.,
resultantes de actividades industriales como la manufactura
de pilas, minería, "cromado" y 'niquelado" de metales,
refinería, etc.

Químicos industriales. Se agrupan en esta categoría los miles


y miles de sustancias utilizadas en procesos industriales
como plastificadores (alquiltalatos), solventes (bencenos
clorados) y ceras (parafinas cloradas).
Pesticidas. Son hidrocarburos clorados que cuando están
presentes en el agua son rápidamente asimilados por los
animales acuáticos entrando de esta manera a hacer parte de
la cadena alimenticia. Tienen la característica de que son
persistentes en los suelos y los sedimentos. Su origen en
el agua se debe a su aplicación en la agro industria y
desechos industriales. Actualmente la EPA tiene prohibido el
uso de Aldrin, DDT, Endrin, Heptacloro, Lindano y Clorano.
Fenoles. Estos compuestos se utilizan ampliamente en varios
procesos industriales. Entre los más conocidos están: la
producción de polímeros sintéticos, industria del teñido,
pigmentos, herbicidas y pesticidas.

La toxicidad de los fenoles aumenta con el grado de cloración


de la molécula de fenol. Aún en bajas concentraciones,
causan olores y sabores al agua; son difíciles de remover y
en primates se ha comprobado que son cancerígenos.

Sustancias radiactivas. Resultan de la generación de energía


nuclear, producción de armas nucleares y fabricación de
materiales radiactivos para usos industriales. Incluye
sustancias como estroncio-90, plutonio-239/2240 y cesio-137.
BIOENSAYOS

Para el estudio de los efectos adversos de una sustancia pura


o de una mezcla compleja (efluente) sobre la biota, se han
estandarizado técnicas bajo condiciones controladas de
laboratorio. El tipo de prueba varía de acuerdo con el tiempo
de exposición y la forma de adicionar la sustancia. Los
ensayos de toxicidad buscan establecer los efectos tóxicos de
una sustancia.

A pesar de las dificultades para extrapolar los resultados de


laboratorio a los ambientes naturales, los ensayos de
toxicidad han adquirido una enorme importancia en los
últimos años debido a la necesidad de determinar los riesgos
ambientales y de proteger los recursos acuáticos y la salud
humana.
Para el estudio de los efectos adversos de una sustancia pura
o de una mezcla compleja (efluente) sobre la biota, se han
estandarizado técnicas bajo condiciones controladas de
laboratorio. El tipo de prueba varía de acuerdo con el tiempo
de exposición y la forma de adicionar la sustancia. Los
ensayos de toxicidad buscan establecer los efectos tóxicos de
una sustancia.

Los ensayos de toxicidad juegan un papel muy importante en


el manejo de los recursos naturales y más particularmente en
el estudio y control de la calidad ambiental, ya que a través
de éstos se crean las bases para legislar sobre las
concentraciones permisibles de las sustancias xenobióticas.
En términos generales, se define como un bioensayo a una
prueba en la cual un tejido viviente, un organismo o un
grupo de organismos, es usado como un reactivo para
determinar la fuerza de alguna sustancia fisiológicamente
activa. Existen numerosas clasificaciones para los diversos
tipos de bioensayos. En forma general, según el objetivo de
los bioensayos, se distinguen los siguientes tipos:

• De toxicidad (ecotoxicidad).
• De bioacumulación.
• De bioestimulación.
• Crecimiento corporal.
• Respuesta a la comunidad.
De toxicidad (ecotoxicidad). Se estudian los efectos de una
sustancia o una mezcla compleja sobre el comportamiento o
la reproducción, el crecimiento o la sobrevivencia de los
organismos indicadores .

De bioacumulación. Se evalúa el potencial de bioacumulación


de xenobióticos en los tejidos orgánicos.

De bioestimulación. Se evalúa el efecto de una sustancia


sobre el crecimiento poblacional en productores primarios.

Crecimiento corporal. Se evalúa el efecto sobre la tasa de


crecimiento individual.

Respuesta de la comunidad (in situ): Se evalúa el efecto


sobre la estructura y composición de las comunidades.
Según su duración (plazo), se clasifican en corto, mediano y
de largo tiempo . Los bioensayos de exposición corta
únicamente analizan efectos inmediatos.

Los de mediana y especialmente de larga exposición son más


realistas en la medida que evalúan alteraciones menos
visibles pero igualmente evidentes como la tasa de
reproducción, de crecimiento corporal o metabólica, así como
la esperanza de vida o anomalías de comportamiento y
genéticas, todas ellas fundamentales en la supervivencia
individual y de la especie, y que pueden manifestarse de
manera posterior a la realización de una prueba de corto
tiempo y por lo tanto, pasar desapercibidas al investigador.
La mayoría de ensayos llevados a cabo en el mundo
corresponden a zonas templadas y la utilización de sus
conclusiones hacia ecosistemas tropicales se ve restringida
porque el incremento en la temperatura aumenta la toxicidad
y la persistencia de los químicos y la tasa de respiración de
las especies acuáticas.

Paralelamente, la solubilidad del oxígeno decrece con el


incremento de la temperatura, lo que significa un efecto de
sinergismo doble de la temperatura.

Para los contaminantes que, además de su toxicidad,


generen alta demanda bioquímica de oxígeno el problema es
aún más complejo.
La relación entre la concentración de un contaminante y el
porcentaje de respuesta de un grupo de organismos de igual
especie que ha sido expuesta a él se conoce en el campo de
los bioensayos como relación dosis-respuesta, y
corresponde a un modelo estadístico sigmoidal.

Con los ensayos de bioacumulación y autodepuración se


someten organismos a concentraciones subletales durante un
determinado tiempo. Posteriormente se les mide la
concentración en algunos tejidos, lo que se conoce como
bioacumulación; se retornan a un medio libre del
contaminante y transcurrido otro lapso de tiempo se vuelve a
medir la concentración del tóxico en los organismos. Con
ello se determina si el químico persiste, se biomagnifica en la
cadena alimenticia o, por el contrario, se libera nuevamente
al medio natural.
En general los ensayos de toxicidad tienen aplicación en
casos como:

• Estudios sobre los efectos tóxicos de los contaminantes


sobre un organismo específico.
• Estudios sobre los efectos tóxicos de los contaminantes
sobre un determinado cuerpo de agua.
• El establecimiento de la máxima concentración permisible
en el agua de una sustancia tóxica.
• Determinación de la efectividad de los procesos de
tratamiento de aguas residuales.
• Establecimiento de los límites autorizados de descargas
efluentes.
• Determinación del cumplimiento de la legislación
ambiental.
Las pruebas de toxicidad aguda y crónica son las más
empleadas en estudios sobre toxicidad acuática y se
diferencian básicamente en el nivel y la duración de la
exposición.

En los ensayos de toxicidad aguda, se expone al organismo


prueba a concentraciones de la sustancia tóxica que
garanticen una respuesta en un corto tiempo en relación con
el ciclo de vida. Dado que la duración del ciclo de vida
varía según la especie, la extensión de la prueba difiere entre
48 y 96 horas o incluso se puede prolongar por dos o tres
semanas.
La toxicidad crónica hace referencia generalmente a pruebas
de mediano y largo tiempo, donde se estudian efectos
subletales de alteraciones metabólicas como respiración,
fotosíntesis, crecimiento, reproducción, comportamiento u
otros, a través de una o varias generaciones

Los estudios de toxicidad crónica incluyen, además, pruebas


de bioacumuación y autodepuración, así como de crecimiento
poblacional, lo que demuestra el amplio espectro de pruebas
que pueden ser incluidas con este nombre. Las pautas por
seguir en este tipo de bioensayos son, por lo tanto, muy
variadas, dependiendo del objetivo de la investigación.
La selección, determinación taxonómica y mantenimiento
bajo condiciones de laboratorio de las especies por probar
son aspectos fundamentales para la correcta ejecución de los
ensayos y la confiabilidad de los resultados. Adicionalmente,
la validez estadística de los datos exige la utilización de un
número de ejemplares relativamente alto, y especialmente en
peces, se emplean ejemplares de talla reducida.
EVALUACIÓN DE LOS RESULTADOS DE TOXICIDAD

La toxicidad aguda produce efectos rápidamente (48 a 96


horas). El término aguda viene referido al concepto de ser
una respuesta corta y no implica necesariamente la muerte
de la especie. Se denomina LC50 a la concentración
del efluente que produce una mortalidad del 50% de la
población del ensayo, mientras que la EC50 es la
concentración del efluente que produce efectos negativos
apreciables en el 50% de la población.
La toxicidad crónica es el efecto de la toxicidad que se
mantiene durante un período más o menos largo de tiempo,
a menudo, del orden de la décima parte de la vida media de
la especie o incluso superior. Los efectos crónicos incluyen la
muerte, la reducción en el crecimiento o la reducción en la
tasa de reproducción.

La CENO (concentración de efectos no observados) es la


mayor concentración continuada medida de un efluente para
la cual no se observa reacción crónica alguna en las especies
ensayadas.
Cuando no se dispone del valor de la CENO, sino que se
tienen solamente EC50 o LC50 , esta se estima a partir de la
relación empírica:

CENO= EC50/10
CENO= LC50/10

Los datos de toxicidad se analizan empleando procedimientos


estadísticos, básicamente. El método más simple para
encontrar la o LC50 es el método gráfico denominado Probit,
mientras que para la toxicidad crónica se emplean análisis de
varianza y la comparación de múltiples medios de Duncan.
Es importante anotar que cuando se hacen pruebas de
toxicidad a un efluente y no a una sustancia química en
particular, los valores de las concentraciones resultantes se
expresan en porcentaje (concentración en volumen). Por
ejemplo, una LC50 de 6% para un efluente significa que la
muestra fue preparada con 6 partes del efluente y
completada a un volumen de 100 partes y que para dicha
dilución se apreció la muerte del 50% de los organismos
indicadores
Ejemplo:
Determinar los valores de LC50 a 48, 60 y 96 horas, en
porcentaje en volumen, para los datos que se presentan en
el siguiente cuadro.

Concentración del No. Organismos sobrevivientes


N0.Organismos
desecho (% volumen) 24 h 60 h 96 h
12 20 8 2 0
10 20 10 5 0
8 20 13 8 0
6 20 16 11 0
4 20 20 16 5
2 20 20 20 14
Solución:
Dado que los ensayos de toxicidad siguen un modelo dosis-
respuesta sigmoidal, la LC50 se determina utilizando un papel
de probabilidad.
1. Cálculo de los porcentajes de los organismos que mueren:

Concentración del No. Organismos muertos


N0.Organismos
desecho (% volumen) 24 h 60 h 96 h
12 20 60 90 100
10 20 50 75 100
8 20 35 60 100
6 20 20 45 100
4 20 0 20 75
2 20 0 0 30
2. Se representa gráficamente la concentración de agua
residual en porcentaje de volumen (escala logarítmica) frente
al porcentaje de animales que sobrevivieron al ensayo
(escala de probabilidad).
3. Para la curva 48 h, como no se realizaron observaciones a
esta hora, se interpola la línea entre los resultados para 24 y
60 h.

4. Se calcula la concentración del agua residual empleando el


percentil 50. De acuerdo con la figura, los valores estimados
de LC50 son 8.3% para 48 h, 6.5% para 60 h y 3.5% para 96
h.
UNIDADES DE TOXICIDAD

Dado que los ensayos de toxicidad generalmente se realizan


en el laboratorio, es necesario pasar los datos de toxicidad a
las condiciones de campo o reales.

Para ello se ha implementado el concepto de unidades de


toxicidad (UT), que representa el grado de toxicidad de un
efluente o la concentración de una sustancia expresada como
una fracción de la toxicidad medida (1/LC50).
Se define como UTa (unidad tóxica aguda) a la concentración
verdadera medida o prevalente de un tóxico o sustancia en
particular dividida por el umbral LC50 de dicha sustancia (por
ejemplo, la concentración medida en un cuerpo de agua
dividida entre la LC50). Para el caso de los efluentes, esta
relación se calcula con referencia a la concentración inicial
del efluente (la concentración real equivale al 100% del
mismo)

100%
𝑈𝑇𝑎 =
𝐿𝐶50
Se define como UTc (unidad tóxica crónica) al inverso de la
dilución del efluente para la cual no se observa respuesta
alguna en ninguno de los organismos al final del período de
exposición crónica o continua.
100%
𝑈𝑇𝑐 =
𝐶𝐸𝑁𝑂

Clasificación de toxicidad basada en UTa


Toxicidad (UTa) LC50 Clasificación
>4 >25 Muy tóxico
2-4 50-25 Tóxico
1.33-1.99 75-50 Moderadamente Tóxico
<1.33 <75 Ligeramente Tóxico
Ejemplo:
Interpretar los resultados de un ensayo de toxicidad

Control de
Porcentaje de
Especie Exposición supervivencia
efluente
(%)
LC50 o EC50
Mysidopis bahía 96 h 100 18.66
Cyprinodon variegatus 96 h 100 >100
Champia parvula 48/148 h 100 2.59
CENO
Mysidopis bahía 7d 82 6
Cyprinodon variegatus 7d 98.8 15
Champia parvula 7d 100 1
Solución:
1. Unidades de toxicidad aguda y crónica

Especie UTa UTc


Mysidopis bahía 5.36 16.67
Cyprinodon variegatus No aplica 6.67
Champia parvula 38.1 100

2. Clasificación tóxica
Como las UTa son mayores de 4, el efluente estudiado se
puede considerar fuertemente o muy tóxico de acuerdo con
la clasificación anterior.
Toxicidad
El término toxicidad se refiere al daño que puede producir en
los seres vivos la presencia de determinados contaminantes en el
agua, en concentraciones que den positivo los denominados test
de toxicidad.

Concentración efectiva (CE), concentración del tóxico en el


agua que produce un determinado efecto sobre un porcentaje
dado de seres u organismos sobre los que se realiza el ensayo de
toxicidad durante un tiempo de exposición determinado.
El más utilizado es el CE50 (efecto sobre el 50% de individuos)
en 96 horas. Se expresa en mg/l o µg/l.

Concentración letal (CL), cuando el efecto al que se refiere el


ensayo es la muerte de los organismos.
Dosis letal (DL) y Dosis equivalente (DE), las mismas
definiciones que las anteriores, pero referidas a dosis en lugar
de concentraciones. Se expresa en mg o µg de tóxico por unidad
de masa del ser vivo, g o kg.

Otros resultados de toxicidad se refieren al carácter


cancerígeno.
Carcinógeno: sustancia que produce la formación de tumores.
Mutágeno: sustancia que es capaz de producir cambios
genéticos hereditarios
Teratógeno: sustancia que es capaz de producir malformaciones
en el proceso normal de reproducción, por aumento de la
mortalidad o por defectos en la descendencia.