Vous êtes sur la page 1sur 11

Empresa y persona

Contextualización

El trabajo es derecho y deber. Se tiene que trabajar para subsistir. Es un


hecho que la sociedad no puede soportar parásitos que extraigan bienes sin
dar nada a cambio, por lo tanto, también es un deber trabajar. De esa
necesidad de trabajo y de trabajadores surge el contrato laboral para producir
utilidades y obtener un salario. Esta situación plantea diversas cuestiones de
relaciones industriales, de administración y de mano de obra las cuales se
verán a continuación.

En esta sesión analizaremos el concepto de trabajo y su esencia moral,


relacionando los nexos que guarda el trabajo con la dignidad humana e
identificando los verdaderos fines del trabajo.

El contrato laboral como aquel en el cual una persona se obliga a


prestar a otra un trabajo personal subordinado, mediante el pago de
un salario.
Es un hecho que la mayoría de las personas consigue
su propiedad a través del trabajo. A través de un
contrato, las personas alquilamos nuestro trabajo a
otros por una cantidad especificada de dinero. A eso se
le llama salario o jornal. Esta situación plantea diversas
cuestiones de relaciones industriales, de administración
y de mano de obra. Situaciones todas estas que
veremos en el siguiente apartado.

No cabe duda que el trabajo expresa una realidad


pesada de los hombres. Definir, sin embargo, más
realmente la palabra “trabajo” no es fácil, pues atañe y
alude a realidades tan variadas e incluso encontradas
que su definición se hace igualmente ardua. Además,
dependiendo del enfoque que se le dé al asunto, las
definiciones pueden variar: antropológico, histórico,
paleontológico, psicológico, sociológico, etcétera.
Dimensión social del trabajo
Desde el punto de vista ético, que es la ciencia cuyo punto de vista hoy nos ocupa,
podemos decir que el trabajo es: “un ejercicio de facultades humanas cuando
se aplica sobre distintas realidades para trasmitirles valor y utilidad,
haciendo posible que quien trabaja se perfeccione, obtenga la
satisfacción de sus necesidades vitales y se contribuya a hacer este
mundo y sus estructuras más humanos”.
• El trabajo es algo exclusivamente humano. Implica que uno, conscientemente
(empleo de la inteligencia) obtenga cierto fin (empleo de la voluntad). Recursos
todos estos propios de las potencias espirituales humanas.
• El trabajo es un medio, no es un fin. Se suele decir que se trabaja para vivir, no se
vive para trabajar. Se trabaja para perfeccionarse y perfeccionar el entorno, se
trabaja para contribuir al bien común.
• El trabajo siempre nos pone bajo el riesgo de no tomarlo por lo que en realidad debe
ser. Se puede llegar a trabajar en detrimento de la propia salud, o en detrimento del
propio espíritu.
Dimensión social del trabajo
Fines del trabajo

Si pusimos atención a la definición que, líneas arriba


hicimos del trabajo, podremos deducir que los fines
del trabajo son:
• El propio perfeccionamiento del individuo que
trabaja.
• La obtención de los medios para subsistir.
• Contribuir a crear un mundo y unas estructuras
más acordes con la dignidad del hombre.

Cuando la persona trabaja expresa su dignidad como


persona y manifiesta su supremacía sobre el trabajo.
La persona, por su propia naturaleza, que la dota de
una dignidad única sobre toda creatura y sobre toda
acción, es superior al trabajo que realiza y a los
resultados que, con él, obtiene. De ahí que el
objetivo del trabajo sea el mismo hombre que
trabaja: no está el hombre supeditado al trabajo, sino
al revés.
Dimensión social del trabajo
El deber de trabajar

Es un hecho que sin trabajar los hombres no


podríamos subsistir, al menos la inmensa mayoría de
nosotros. Asimismo, hay en nuestra propia naturaleza
ese mandato implícito de hacer todo lo que esté en
nuestras manos para mantenernos en la existencia. Si
tengo el deber de mantenerme en la existencia, y el
modo ordinario de asegurarme dicho mantenimiento
es a través del trabajo, por lo tanto existe un deber de
trabajar.
Ahora bien, es un hecho que la especie humana puede
subsistir sin que todos los hombres trabajen. ¿Por qué
se habla, entonces, del trabajo humano como un
deber?
Por las siguientes razones:
Dimensión social del trabajo

• Es injusto que quien pueda trabajar no lo haga, de


modo parasitario, y viva del trabajo de otros
(entonces pasaría que vive del trabajo de otros).
• De la misma manera, sería injusto que quien no
trabaja sea mantenido por otro, pues éste último
cooperaría al mal que implica la degradación de su
persona.
• Por último, dañaría a toda la sociedad el hecho de
impedir que un elemento de la comunidad no
colaborara en hacer su parte en el bien de otros.
Dimensión social del trabajo
El derecho de trabajar
Después de lo dicho anteriormente podemos afirmar
que, si el hombre tiene el deber de trabajar, también
tiene ese mismo derecho. Ya sea que el Estado lo
entienda, lo promueva y lo incremente, el trabajo
existe como algo hundido en la naturaleza humana.
El derecho al trabajo se fundamenta en:

• El derecho que todo hombre tiene por naturaleza a


procurarse para su vida lo que necesita, lo mismo
se puede decir con vistas para su familia.
• El derecho de todo hombre de contribuir al bien
común.
• El derecho de buscar, a través del trabajo, la
manifestación y el crecimiento de su dignidad
como persona humana.
Dimensión social del trabajo
La remuneración por el trabajo

Para la gran mayoría de las personas, el trabajo


es la forma de ganarse la vida; su modo de vivir.
Esto saca a la vista dos cuestiones: qué valor se
debe asignar al trabajo que uno desempeña y
quién debe fijar el valor de dicho trabajo.

La respuesta la encontraremos en la negociación


que se debe hacer con claridad, justicia y
prudencia entre el patrón y el empleado.
El trabajo es una de las actividades que más distinguen al
hombre del resto de los seres que pueblan este planeta. El
trabajo está relacionado con el mantenimiento de la vida pues
es la herramienta práctica que el hombre emplea para
obedecer el reclamo del instinto de conservación.

La finalidad del trabajo es el hombre mismo. El trabajo no


sólo expresa la dignidad del hombre, al situarlo por encima de
todo el resto del orden físico, al cual domina, sino que,
además, ha de servir para aumentar esa dignidad,
proporcionando al individuo el medio propicio para
desplegar las potencialidades de su naturaleza humana.
1 .-¿Por qué trabajan las personas?

2- ¿Qué significa que el trabajo sea un acto humano?

3.- Menciona 2 fines del trabajo

4.-¿ Por qué es un deber trabajar?

5.- Menciona 2 razones de porqué el trabajo es un derecho.