Vous êtes sur la page 1sur 13

Muy buenas tardes amables amigos esta en su programa

Cristo es el Camino. hoy martes 10 de abril de 2018


iniciamos esta trasmisión. Su amigo Juan Román le envía
un saludo a todos, nuestro radio escuchas que nos
sintonizan en la oficina, en la comodidad de su hogar, a los
que trabajan en el negocio, a todos los que trabajan en
trasporte publico, a todos los que nos sintonizan en las
diferentes comunidades. A mis hnos. en Cristo Reciba un
saludo de la iglesia Cristiana la hermosa.

a través de a través de Radio Manantial 93.5 FM


Quiero aprovechar estos minutos para compartirles
un mensaje de la palabra de Dios.
1Co. 1:18 Porque la palabra de la cruz es
locura a los que se pierden; pero a los
que se salvan, esto es, a nosotros, es
poder de Dios.

Si el evangelio hablara de que Dios todo lo tolera, y de


ángeles enviados a favorecernos, cuidarnos,
protegernos, guiarnos y darnos toda clase de
comodidades y licencias; no dudo que este evangelio
tendría muchos seguidores.
“Predicamos a Cristo crucificado", dice Pablo, “para
los judíos ciertamente tropezadero, y para los
gentiles locura” (1 Co. 1.23).

1Co. 1:24 mas para los llamados, así judíos


como griegos, Cristo poder de Dios, y
sabiduría de Dios.

1Co. 10:32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a


gentiles, ni a la iglesia de Dios;
El msj. De la cruz es el problema para los que rechazan el
evangelio.
Por siglos, el mensaje de la cruz ha sido un símbolo de
tropiezo para los judíos,
Y un símbolo de locura para las demás naciones de la tierra.
La cruz es incomprensible para el hombre natural y para sus
sistemas religiosos.
Es piedra de tropiezo en el aula universitaria y en el humilde
taller de zapatero.
No importa si el hombre es budista o
musulmán, en toda religión, donde el mensaje
de cruz se le escapa de su sistema, no calza en
su teología, se le convierte en locura.

Pero nosotros, los que hemos sido


confrontados con la verdad de Dios y hemos
reconocido en Jesucristo al que es el camino, la
verdad y la vida, nos gloriamos en la cruz.
Esa cruz debemos tomar cada día, no precisamente
como un adorno o amuleto, sino como una realidad que
implica dolor, sacrificio y muerte.

La cruz tipifica algunas implicaciones del reino de Dios


La cruz son dos palos, uno es vertical y el otro horizontal.

Uno apunta hacia “los cielos de los cielos”.

El otro, brazos abiertos, apunta hacia todo el ancho del


Universo.
El Evangelio de Jesucristo incluye, muchas cosas, una
intensa y profunda búsqueda, una comunión con Dios.

La vida eterna, consiste en vivir para siempre en el cielo.

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a


ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a
quien has enviado. (Jn. 17.3).
Vida eterna es conocer a Dios. Y a Jesucristo.
Es conocer experimentalmente a Dios. Es comunión con
Dios.
En otras palabras es: vivir con Dios, caminar con Dios,
comer con Dios, trabajar con Dios.
Vida eterna es Dios en nosotros. Vida eterna es la vida
actual bajo el influjo y el compañerismo con Dios.
Vida eterna es vivir con Jesucristo bajo la dirección y
poder del Espíritu Santo. “Yo he venido para que tengan
vida, y para que la tengan en abundancia” (Jn. 10.10).
Jesucristo afirmó que él es “la vida”. Por eso tener vida
eterna es tener a Jesús.
No como crucifijo figurativo de la fe que se cuelga en el
cuello.
Sino como una persona real con la que podemos caminar
la ruta diaria de nuestro caminar.

Esto es lo que representa el palo vertical de la cruz:


relación personal e íntima con Dios.
Por otro lado, ese hermoso evangelio no puede ser
simplificado, “a una simple compra de una póliza de
seguro contra incendios en el infierno”.

El Evangelio de Dios tiene implicaciones temporales de


una magnitud asombrosa.

Jesús dijo que el Reino de Dios es como la levadura que


una mujer puso en la masa de su pan. La levadura se
reprodujo y permeó toda la masa.
Donde hay un cristiano tiene que haber buena levadura,
tiene que permear y fermentar toda su Jerusalén, Judea,
después Samaria, y así hasta lo último de la tierra.

Así es el evangelio, amigo, iguala, el estado de Guerrero


y México entero, para que tenga cambios necesita,
buena levadura, gente renovada, trasformada, con una
manera de pensar diferente,
La oración del pecador señor Jesucristo, vengo a ti a
entregarte mi vida, ven a transformarla, cámbiala hazla a
como tu quieras, hoy entrego mi vida a ti, quiero ser tu
hijo, me entrego, porque quiero ser salvo, quiero
seguirte, quiero formar parte de tu Reino,
Le invito que busque a Dios y de Dios
Si no tiene donde congregarse, le invito que nos visite en
la calle de Emiliano zapata # 97 de la Col. Centro; ahí
tenemos las instalaciones.
Reuniones los días Martes 7 viernes 7 y Dom. 9am y 6 pm

Le invito que continúe con la programación de radio


manantial
Buenas tardes y buen provecho para todos.
Que Dios los bendiga…

Hasta el próximo jueves