Vous êtes sur la page 1sur 50

Jorge Gayosso del Valle

Psiquiatra

“Patologías del
agresor
y la víctima”
Hospital Psiquiátrico
Dr. Rafael Serrano
Patologías del agresor y la víctima
La violencia en sus
distintas formas y
manifestaciones produce
efectos sobre la salud de
la población que
incluyen daños a la salud
mental, complicaciones
médicas y lesiones que
incluso pueden llevar a la
muerte.
Patologías del agresor y la víctima
En México se han realizado dos Encuestas
Nacionales sobre Violencia contra las mujeres
(ENVIM 2003 y 2006), en muestras
representativas de mujeres de 15 años y más,
usuarias de los servicios de salud del IMSS,
ISSSTE y Secretaría de Salud en las 32
entidades federativas.
Patologías del agresor y la víctima

La Encuesta de 2006
mostró prevalencias más
altas principalmente de
violencia psicológica y
física, resultando en una
prevalencia de violencia
de pareja de 33.3 %
Patologías del agresor y la víctima

Se ha documentado ampliamente que las personas


que han vivido violencia ya sea como víctimas o
testigos tienen mayor probabilidad de reproducir
patrones de violencia tanto en la crianza como en las
relaciones de pareja y las estrategias para resolución
de conflictos, por lo que la atención oportuna de la
violencia es también una forma de prevención de
casos futuros.
Patologías del agresor y la víctima

El Informe Mundial sobre la violencia y la salud


publicado en 2002 por la OMS, define la violencia
como “el uso deliberado de la fuerza física o el
poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo,
contra uno mismo, otra persona o un grupo o
comunidad, que cause o tenga muchas
probabilidades de causar lesiones, muerte, daños
psicológicos, trastornos de desarrollo o
privaciones”.
Patologías del agresor y la víctima
¿Qué es la violencia contra la mujer?

“Cualquier acción u omisión, basada en su


género, que le cause daño o sufrimiento
psicológico, físico, patrimonial, económico,
sexual, o la muerte tanto en el ámbito privado
como en el público.”
Patologías del agresor y la víctima
Qué es género?
Se refiere a las diferencias de
comportamiento, de actividades y de actitudes
de mujeres y hombres, que tienen su origen en
la educación y cultura. Dichas diferencias no
están determinadas por la biología, sino que
son resultado de las creencias sociales sobre lo
que deben ser las mujeres y los hombres.
Patologías del agresor y la víctima
El mayor valor que la
sociedad asigna a los
hombres ha originado
una posición de
desventaja para las
mujeres que se traduce
en un menor acceso a
recursos, oportunidades
y toma de decisión.
Patologías del agresor y la víctima
La ENVIM 2006 en una
muestra de 22,318
mujeres de 15 años y
más (SSA, IMSS,
ISSSTE), analizó la
frecuencia y distribución
de la violencia de pareja
con los siguientes
resultados:
Patologías del agresor y la víctima

La prevalencia de los
diferentes tipos de
violencia de pareja
actual: es psicológica
(29.07%), física (16.1%),
sexual (12.68%) y
económica (4.42%).
Patologías del agresor y la víctima

Cabe destacar que en


muchos casos el tipo de
violencia no es único, ni
exclusivo, de tal forma que
existen combinaciones de dos
o más tipos de violencia
vivida por la misma persona
al mismo tiempo.
Patologías del agresor y la víctima
-1 de cada 3 mujeres sufre de violencia de pareja
actual.
- 4 de cada 10 han sufrido violencia de pareja
alguna vez en la vida.
- 2 de cada 3 mujeres han sufrido de violencia
alguna vez en la vida.
-3 de cada 10 mujeres (29%) que habían vivido
violencia de pareja sufrieron alguna lesión o daño
como consecuencia.
Patologías del agresor y la víctima
Para algunos autores los
rasgos predisponentes a
una victimización
posterior al maltrato son
los que configuran el
perfil del “Eje de
Neuroticismo”
Patologías del agresor y la víctima
(baja estabilidad emocional y
fuerza del yo, inseguridad,
baja autoestima, tendencia a
la culpabilidad, dependencia
y conflictividad consigo
misma, poca tolerancia a la
frustración, alto nivel de
ansiedad…)
Patologías del agresor y la víctima
…el cual supone un 35%
del riesgo de que la
mujer víctima de una
agresión familiar se
instale en un proceso de
victimización más difícil
de tratar a medida que
pasa más tiempo.
Patologías del agresor y la víctima
La evaluación del nivel de ansiedad y/o
depresión en una mujer víctima, aparte de
valorarlo como daño psíquico consecutivo a la
agresión, debe ser el criterio para recomendar
tratamiento especializado ansiolítico y/o
antidepresivo, al objeto de que la mujer se
encuentre en las mejores condiciones anímicas
para superar su problema.
Patologías del agresor y la víctima
Los rasgos de
personalidad son
patrones persistentes de
formas de percibir,
relacionarse y pensar
sobre el entorno y sobre
uno mismo que se ponen
de manifiesto en una
amplia gama de
contextos sociales y
personales.
Patologías del agresor y la víctima

Los trastornos de la
personalidad están
reunidos en tres grupos
que se basan en las
similitudes de sus
características.
Patologías del agresor y la víctima

El grupo A incluye los


trastornos paranoide,
esquizoide y esquizotípico
de la personalidad.
Suelen parecer raros o
excéntricos.
Patologías del agresor y la víctima
El grupo B incluye los
trastornos antisocial,
límite, histriónico y
narcisista de la
personalidad.
Suelen parecer
dramáticos, emotivos o
inestables.
Patologías del agresor y la víctima

El grupo C incluye los


trastornos por evitación,
por dependencia y
obsesivo-compulsivo de la
personalidad.
Suelen parecer ansiosos o
temerosos.
Patologías del agresor y la víctima
La característica esencial
del trastorno antisocial de
la personalidad es un
patrón general de
desprecio y violación de
los derechos de los
demás, que comienza en
la infancia o el principio
de la adolescencia y
continúa en la edad
adulta.
Patologías del agresor y la víctima
Este patrón también ha sido denominado
psicopatía, sociopatía o trastorno disocial de la
personalidad. Puesto que el engaño y la
manipulación son características centrales de
este trastorno, puede ser especialmente útil
integrar la información obtenida en la
evaluación clínica sistemática con la
información recogida de fuentes colaterales.
Patologías del agresor y la víctima
Pueden perpetrar repetidamente actos que
son motivo de detención (que puede o no
producirse) como la destrucción de una
propiedad, hostigar o robar a otros, o
dedicarse a actividades ilegales. Personas con
este trastorno desprecian los deseos, derechos
o sentimientos de los demás.
Patologías del agresor y la víctima
Frecuentemente, engañan y manipulan con tal
de conseguir provecho o placer personales
(p. ej., para obtener dinero, sexo o poder).
Pueden mentir repetidamente, utilizar un
alias, estafar a otros o simular una
enfermedad. Se puede poner de manifiesto un
patrón de impulsividad mediante la
incapacidad para planificar el futuro.
Patologías del agresor y la víctima
Las decisiones se toman sin pensar, sin
prevenir nada y sin tener en cuenta las
consecuencias para uno mismo o para los
demás, lo que puede ocasionar cambios
repentinos de trabajo, de lugar de residencia o
de amistades.
Patologías del agresor y la víctima
Los sujetos con un
trastorno antisocial de la
personalidad tienden a
ser irritables y agresivos
y pueden tener peleas
físicas repetidas o
cometer actos de
agresión (incluidos los
malos tratos al cónyuge o
a los niños).
Patologías del agresor y la víctima
Estos individuos también muestran una
despreocupación imprudente por su seguridad
o la de los demás.
Esto puede demostrarse en su forma de
conducir (repetidos excesos de velocidad,
conducir estando intoxicado, accidentes
múltiples).
Patologías del agresor y la víctima
Pueden involucrarse en comportamientos
sexuales o consumo de sustancias que tengan
un alto riesgo de producir consecuencias
perjudiciales.
Pueden descuidar o abandonar el cuidado de
un niño de forma que puede poner a ese niño
en peligro.
Patologías del agresor y la víctima
Tienden a ser continua y extremadamente
irresponsables. El comportamiento
irresponsable en el trabajo puede indicarse
por períodos significativos de desempleo aun
teniendo oportunidades de trabajar, o por el
abandono de varios trabajos sin tener planes
realistas para conseguir otro empleo.
Patologías del agresor y la víctima
La irresponsabilidad económica viene
indicada por actos como morosidad en las
deudas y falta de mantenimiento de los hijos o
de otras personas que dependen de ellos de
forma habitual.
Tienen pocos remordimientos por las
consecuencias de sus actos.
Patologías del agresor y la víctima
Pueden ser indiferentes o
dar justificaciones
superficiales por haber
ofendido, maltratado o
robado a alguien (p. ej.,
“la vida es dura”, “el que
es perdedor es porque lo
merece” o “de todas
formas le hubiera
ocurrido”).
Patologías del agresor y la víctima

Estas personas pueden culpar a las víctimas


por ser tontos, débiles o por merecer su mala
suerte, pueden minimizar las consecuencias
desagradables de sus actos o, simplemente
mostrar una completa indiferencia.
Patologías del agresor y la víctima

Frecuentemente carecen
de empatía y tienden a
ser insensibles, cínicos y
a menospreciar los
sentimientos, derechos y
penalidades de los
demás.
Patologías del agresor y la víctima
Pueden tener un concepto de sí mismos
engreído y arrogante (pensar que el trabajo
normal no está a su altura, o no tener una
preocupación realista por sus problemas
actuales o futuros) y pueden ser
excesivamente tercos, autosuficientes o
fanfarrones.
Patologías del agresor y la víctima
Pueden mostrar labia y
encanto superficial y ser
muy volubles y de verbo
fácil (p. ej., utilizan
términos técnicos o una
jerga que puede
impresionar a alguien
que no esté familiarizado
con el tema).
Patologías del agresor y la víctima
Pueden ser
irresponsables y
explotadores en sus
relaciones sexuales, tener
una historia de muchos
acompañantes sexuales y
no haber tenido nunca
una relación monógama
duradera.
Patologías del agresor y la víctima
Pueden presentar de
forma asociada
trastornos de ansiedad,
trastornos depresivos,
trastornos relacionados
con sustancias,
trastornos de
somatización, juego
patológico y otros
trastornos del control de
los impulsos.
Patologías del agresor y la víctima
Los sujetos con trastorno
antisocial de la
personalidad también
tienen frecuentemente
rasgos de personalidad
que cumplen los criterios
para otros trastornos de
la personalidad, en
especial los trastornos
límite, histriónico y
narcisista.
Patologías del agresor y la víctima
Los antisociales y con
trastorno histriónico de la
personalidad comparten
una tendencia a ser
impulsivos, superficiales,
buscadores de
sensaciones,
imprudentes, seductores
y manipuladores.
Patologías del agresor y la víctima
El comportamiento antisocial del adulto (“Otros
problemas que pueden ser objeto de atención
clínica”) pueden utilizarse para describir el
comportamiento delictivo, agresivo u otros
comportamientos antisociales, pero que no
cumplen todos los criterios para el trastorno
antisocial de la personalidad.
Patologías del agresor y la víctima

La característica esencial del trastorno límite


de la personalidad es un patrón general de
inestabilidad en las relaciones interpersonales,
la autoimagen y la afectividad, y una notable
impulsividad que comienza al principio de la
edad adulta y se da en diversos contextos.
Patologías del agresor y la víctima
Experimentan intensos
temores a ser
abandonados y una ira
inapropiada incluso ante
una separación que en
realidad es por un
tiempo limitado o
cuando se producen
cambios inevitables en
los planes.
Patologías del agresor y la víctima
Sus frenéticos esfuerzos para evitar el
abandono pueden incluir actos impulsivos
como los comportamientos de automutilación
o suicidas. Inestabilidad afectiva, sentimientos
crónicos de vacío. Ideación paranoide
transitoria relacionada con el estrés o
síntomas disociativos graves.
Patologías del agresor y la víctima
Patologías del agresor y la víctima
Patologías del agresor y la víctima
Patologías del agresor y la víctima