Vous êtes sur la page 1sur 29

PARTE INTRODUCTORIA

 MURCIA BALLEN, nos ilustra indicando que


genéricamente hablando, los recursos son,
pues, los modos o maneras como se proyecta
en la practica el derecho de impugnación;
mediante ellos el litigante que se encuentra
frente a un acto jurisdiccional que estima
perjudicial para sus intereses puede
promover su revisión, a fin de que, dentro de
los precisos límites que la ley le confiera, se
corrijan las irregularidades.
 EDUARDO COUTURE, sostiene que
recurso quiere decir literalmente,
regreso al punto de partida. “Es
un re-correr, correr de nuevo, el
camino ya hecho. Jurídicamente,
la palabra denota tanto el
recorrido que se hace
nuevamente, como el medio de
impugnación por virtud del cual
se re-corre el proceso”.
 Para GUASP, dice que son recursos ordinarios
los que “se dan con cierto carácter de
normalidad dentro del ordenamiento
procesal”, teniendo como carácter extrínseco,
la mayor facilidad con que es admitido y el
mayor poder que se atribuye al juez
encargado de resolverlo. Y agrega se
caracterizan por dos notas fundamentales: la
de no exigir para su admisión causas
específicas y la de no limitar los poderes ad
quem”.
 IBÁÑEZ FROCHAM citado por MURCIA BALLEN,
observa que “resulta muy útil admitir este
hecho (la mayor o menor extensión en los
motivos con que se puede impugnar una
resolución): que para la procedencia de
ciertos recursos basta que la resolución
judicial haya sido irregularmente dada o se
pretenda que esté mal fundada; en cuanto
que otros solo son admisibles por causas
precisas señaladas en la ley y no por simple
mal juzgamiento”.
 Un verdadero ejemplo de recurso ordinario en
nuestra legislación procesal podemos
mencionar el recurso de apelación, porque
hace pasar el conocimiento del proceso a una
nueva instancia, entendida esta en su
verdadero sentido, es decir, en el sentido de
que el tribunal competente para conocer de la
misma asume la misma competencia que
tenía el Juzgado de Primera Instancia, de
modo que no existe motivos taxativamente
determinados en la ley por los cuales haya de
interponerse la apelación.
 GUASP citado por AGUIRRE
GODOY, dice que los recursos
extraordinarios, son aquellos “que
exigen causas taxativamente
fijadas en la ley y en los que se
limitan las facultades del Juez o
Tribunal que entiende del
recurso”.
 Los recursos extraordinarios son
excepcionales y se caracterizan por
ser eminentemente restringidos o
limitados, por tres aspectos:
1. La clase de providencias impugnables
con dichos recursos;
2. Los motivos o circunstancias para
atacarlos; y
3. La actividad jurisdiccional para su
conocimiento y decisión.
 AGUIRRE GODOY, afirma que es un
recurso extraordinario, porque no
basta el simple interés de la parte,
sino que se precisa de un motivo
específicamente determinado, cuyo
conjunto viene a constituir un
numerus clausus, con imposibilidad
de extenderlo con criterios analógicos;
y porque el tribunal que conoce del
recursos tiene limitada también su
actividad decisoria a cuestiones
determinadas.
 En nuestra legislación procesal
guatemalteca podemos citar como
recurso extraordinario el de casación,
tomando en cuenta que el artículo 211
de la Constitución Política de la
República de Guatemala y el artículo
59 de la Ley del Organismo Judicial
preceptúan que en ningún proceso
habrá más de dos instancias
 CARDOZO ISAZA, explica que la
casación no es una tercera
instancia sino un recurso
extraordinario que se apoya
esencialmente en un principio
dispositivo que prohíbe e impide
permitir los requisitos de forma
de la demanda.
 Y agrega, reiteradamente lo ha sostenido la
Corte: “En forma por demás exhaustiva tienen
dicho la doctrina y la jurisprudencia que para
que la casación pueda alcanzar sus fines
propios, para que le sea dado a la Corte
entrar a estudiar el recurso en el fondo, no
basta con que se haya interpuesto, concedido
y admitido, ni tampoco que se presente una
demanda a manera de alegato de conclusión,
ya que se trata de un recurso eminentemente
extraordinario y no de una tercera instancia
del proceso…
 La casación tampoco es una tercera instancia,
según la legislación positiva y la doctrina
francesa han aceptado como cierto y sin
cuestionamientos ostensibles, la veracidad de
este aserto, no sin disidencias asaz
calificadas, que desde algunos años atrás
vienen proponiendo que la casación se
convierta en una tercera instancia, o una
instancia más del proceso, se puede sin
embargo afirmar que en léxico forense
universal ocupa lugar común el aserto de que
“la casación no es instancia”.
 No obstante de presentarse como un
axioma requiere una ampliación para
hallar las razones que la
fundamentan. Y Para quienes
demandan una mayor amplitud en el
examen de las circunstancias de
hecho en la casación, para quienes
no resulta bastante el control de
situación fáctica que hoy
corresponde al tribunal de casación,
habría que contestarles:
 Si la posibilidad de traer a la casación
cuestiones sobre los hechos no fuera
de algún modo limitada la casación
se convertiría en una tercera
instancia, la que reclamaría
posiblemente otra, y así
sucesivamente hasta el infinito, es
decir, que a mas de que los pleitos
no tendrían fin, la casación no
atendería a su especifica y primordial
finalidad.
 En nuestro criterio creemos en las dos
instancias que la normativa constitucional
establece para los pleitos, ya que si la
casación se convirtiera en una tercera
instancia, como lo indica el autor citado,
estaríamos frente a procesos que se volverían
interminables y con ello se estaría perdiendo
la certeza jurídica en un sistema de justicia
que favorecería a la parte pudiente, pues la
clase media en cuanto carezca de recursos
económicos para seguir pagando los
honorarios del litigio terminará desistiendo
en forma tácita de su acción, lo que también
propicia la impunidad porque los litigios
nunca llegaría a una sentencia firme.
 Por tal razón podemos decir que la casación
es un recurso eminentemente extraordinario,
puesto que la ley prevé o determina los
específicos motivos o circunstancias no solo
para la admisión sino también para la
procedencia de este medio de impugnación.
Y además el carácter extraordinario de este
recurso produce como consecuencias ciertas
limitaciones que se proyectan en diferentes
orbitas, ya que el carácter limitado de la
casación esta reconocido por la doctrina
tradicional quien al citar a Jacques Bore que
esta vía de recurso extraordinario no le
permite al juez conocer del conjunto del
litigio, sino solamente de “certains points de
celui-ci qui sont determinés par lo loi”
 además, dicho recurso, como extraordinario
que es solamente es procedente cuando los
recursos ordinarios se hayan agotado.
 MANUEL DE LA PLAZA citado por MURCIA
BALLEN al referirse al recurso de casación
indica “que la característica de este recurso es
la de ser un medio extraordinario de
impugnación de las resoluciones judiciales
porque no es viable sin apurar previamente
los recursos ordinarios”
 Además “porque solo se autoriza
por motivos que constituyen un
numerus clausus y limitado, en
fin, porque, sólo
excepcionalmente, y por modo
muy restrictivo, autoriza la
censura de los hechos”.
 “Ahora bien en otro aspecto menos
conocido y estudiado, puede ser
calificado de extraordinario este
recurso; porque, en relación con los
demás, solo se autoriza por motivos
preestablecidos, que, como veremos
en su sazón, constituyen un numerus
clausus, y que no pueden ser
ampliados ni extendidos por
interpretaciones analógicas
 Y también en contraste con los recursos
ordinarios, limita los poderes del tribunal ad
quem, obligado a decidir dentro del circulo
que el recurso le traza y que no le es posible
rebasar”.
 El profesor español GUASP, citado MURCIA
BALLEN, al referirse a la naturaleza de la
casación dice que las partes no pueden acudir
a ella a base de su simple interés, sino que
tienen que contar con una causa legalmente
determinada, es decir, con un motivo:
 El motivo de casación precisamente; por
su parte, el órgano jurisdiccional no
puede conocer de los problemas
litigiosos en los mismos términos de
amplitud que lo hicieron los tribunales
de instancia, sino que encuentra
limitados sus poderes a temas
determinados y taxativos coincidentes
precisamente con las circunstancias
que funcionan como motivos de
casación”.
 GUAP citado por AGUIRRE GODOY, la define
como “el proceso de impugnación de una
resolución judicial, ante el grado supremo de
la jerarquía judicial, por razones inmanentes
al proceso en que dicha resolución fue
dictada. Es un proceso porque en ella
interviene un órgano jurisdiccional; y es un
proceso impugnativo, porque ataca una
determinada resolución judicial.
 Cuando un jurista pretende hallar la
naturaleza jurídica de la institución que fuere,
está buscando la categoría jurídica general (el
género) para encuadrar la especie que esta
estudiando, y su esfuerzo responde, no a un
puro deseo de jugar a las clasificaciones o
subclasificaciones, sino a una clara finalidad
practica: Se trata de determinar ante el
silencio de la ley, ante la laguna legal, que
normas son aplicables supletoriamente.
 La naturaleza jurídica de la
casación se ha discutido en la
doctrina extranjera acerca de si la
casación es un verdadero
“recurso”, o si es más bien una
acción de impugnación
desprovista de efecto devolutivo,
y cuyo objeto no es el mismo de
la relación jurídico-procesal
pendiente.
 MURCIA BALLEN, le reconoce a
dicho instituto procesal la
naturaleza jurídica de recurso, tal
cual lo hacen al unísono la
doctrina y la jurisprudencia
Colombiana, por tal razón se
puede decir que la Casación es
Recurso y no acción
independiente.
 La Casación es un RECURSO
eminentemente EXTRAORDINARIO,
que el Estado mediante las normas
procesales creó, para evitar con ello
que los yerros del juzgador puedan
convertirse en un fallo definitivo
evitando con ello la lesión al
derecho subjetivo material.
 Por tanto podemos afirmar que la naturaleza
jurídica del Recurso de Casación es
eminentemente procesal y por tanto
pertenece al Derecho Público, así lo afirma
GUASP, al indicar que la consecuencia
fundamental del carácter público del derecho
procesal consiste en la naturaleza absoluta y
no dispositiva que al mismo ha de
reconocerse.