Vous êtes sur la page 1sur 10

Elaborado por:

Jose A. Medina G
El Uróboros
El Uróboros u Ouroboros es un símbolo ancestral que muestra una
serpiente o un dragón enroscados mordiéndose la cola en forma de círculo,
está asociado al hermetismo u ocultismo representa la naturaleza cíclica de las
cosas, el tiempo y la continuidad de la vida.
Etimológicamente proviene de dos palabras griegas:
“Oyrá” = Cola
“Borá” = Alimento

La forma más especial y significativa con la


que la serpiente ha sido representada en el
mundo antiguo es formando un círculo en
el que aparece comiéndose la cola. De esta
forma se le conoce como el “Ouroboros”.

En ocasiones representado con un dragón,


este símbolo comunica varios
misterios ocultos.
Egipto
Para los egipcios, el Ouroboros representaba la dualidad entre el caos y el
orden, así como la destrucción y la creación que se mezclan e interactúan para
renovar el mundo. Las representaciones más antiguas que se tienen de este
símbolo provienen de esta cultura.

Lo podemos corrobora en los


jeroglíficos hallados en la
cámara del sarcófago de la
pirámide de Unís, en el
2300 a. C.
India
Para los hindúes, representaba la dualidad de la creación y destrucción. La
danza eterna del universo que se manifiesta a través de los opuestos:
Muerte y nacimiento, creación y destrucción, y amor y odio, entre otras
cosas.

Para hindúes y budistas, el Ouroboros


representa también la energía
Kundalini cuando se encuentra
enrollada. De acuerdo a los
Upanishads, “el poder divino, la
Kundalini, brilla como el tallo de una
flor de loto joven; como una
serpiente enrollada en sí misma, que
sostiene su cola en su boca y
descansa medio dormida en la base
del cuerpo”. Representación de Shiva Nataraja (India, 1,100
AC) con una serpiente comiéndose la
cola. Museo Británico de Londres, Inglaterra.
Gnosticismo

Para los gnósticos, el Ouroboros representaba la eternidad y el alma del


mundo. El texto conocido como la Pistis Sophia habla de un disco que rodea
al sol y que tiene forma de un dragón de doce partes, con su cola
descansando en su boca.

En Grecia, Platón decía que el Ouroboros fue el


primer ser viviente. Una criatura inmortal que
se come a sí misma y cuyo movimiento circular
permite la existencia del universo.

Gema con el Ouroboros rodeando un


escarabajo y un texto con inscripciones
gnósticas. Egipto, Siglo Primero AC).
Alquimia
En los tratados antiguos de Alquimia, el Ouroboros era uno de los símbolos
más importantes. Para los alquimistas representa lo infinito y la totalidad del
universo, así como la transformación personal que se logra como producto
de la unión e integración de los opuestos. Una serpiente tiene la dualidad de
la cabeza y cola (adelante y atrás), pero esa dualidad desaparece en el
momento en el que se unen y la primera devora la segunda.
En las antiguas tradiciones el Ouroboros
representaba también la energía del sol, ya
que todos los días nace por el Este y muere
por el Oeste, para luego repetir el mismo
ciclo un día después. Este proceso evoca el
proceso de renovación y renacimiento que
ocurre no sólo en el ser humano sino en
toda la creación. La realidad no es lineal. Es
cíclica y en ella todo nace, se desarrolla,
muere, se transforma y renace en un nuevo Ouroboros en tratado de Alquimia de
ciclo. Theodoros. Pelecanos
Crop Circles

En los Crop Circles también


ha aparecido esta símbolo,
que se encuentra ligado
ancestralmente a la
humanidad, para sintetizar la
unión de todo en uno genera
una energía de vida, capaz de
renacer eternamente, siendo
símbolo de vida, de creación
de eternidad perpetuidad,
siempre que se realice en
forma consciente en el aquí y
en el ahora.
Consideraciones Finales
 Esa persona que ves en el espejo no es todo lo que puede ser. Hay mucho
más dentro de ti que quiere salir y expresarse. Tu ser actual es tan sólo la
semilla de aquello en lo que te convertirás un día.

 Para lograrlo, hay que devorarse a uno mismo como el Ouroboros, lo cual
quiere decir que la única y verdadera transformación es la que viene de
adentro.

 Así como nadie puede comer por ti, dormir por ti, estudiar por ti, trabajar
por ti, nadie va a venir a salvarte o a transformarte. Tú eres tu propio
salvador. Tú eres la solución. Tú eres el que se renueva y se transforma.
Con la ayuda del Dios y el universo, por supuesto, pero lo tienes que
hacer tú.

 Hay que ir hacia adentro. Hay que observarse a uno mismo para atrapar
nuestros miedos, egos y resistencias, e iniciar el proceso alquímico de
transformación interior.
Consideraciones Finales
 Pero consumirse a uno mismo es algo que requiere esfuerzo, disciplina,
compromiso, constancia, paciencia y un poco de violencia. Los grandes
cambios no se dan en automático. Y devorarnos a nosotros mismos no
siempre es agradable.

 Las mordidas duelen. Hay que tragarnos nuestros propios demonios y a


veces saben horrible. Hay que sobreponerse al dolor, al aburrimiento y al
cansancio. Hay que romper creencias falsas y limitantes a las que estamos
acostumbrados y apegados.

 Puedes ver el Ouroboros en acción con alguien que esculpe su cuerpo en


un gimnasio, en un músico que llega a ser concertista o en un meditador
que desarrolla habilidades extraordinarias. Puedes verlo en cualquier
persona que logra ser mejor de lo que era antes.

 El resultado no es gratuito. El nuevo ser tuvo que comerse al viejo ser, y su


alimento fue el tiempo, el dinero, la paciencia, el esfuerzo, la dedicación y
la fe que el viejo ser dio de sí mismo.