Vous êtes sur la page 1sur 10

Artículo 37°

Literales k) y l)
Artículo 37.- A fin de establecer la renta neta de tercera categoría se
deducirá de la renta bruta los gastos necesarios para producirla y
mantener su fuente, en tanto la deducción no esté expresamente
prohibida por esta Ley, en consecuencia son deducibles: (…)

(…) k) Las pensiones de jubilación y montepío que paguen


las empresas a sus servidores o a sus deudos y en la parte
que no estén cubiertas por seguro aIguno. En caso de
bancos, compañías de seguros y empresas de servicios
públicos, podrán constituir provisiones de jubilación para el
pago de pensiones que establece la Ley, siempre que lo
ordene la entidad oficial encargada de su supervigilancia.
Pensión de Pensión de
Jubilación Montepío

Contraprestación que Beneficio que reciben los


recibe el trabajador cesado familiares del trabajador que
en su actividad laboral que falleció, cuyo monto depende
ha cumplido con el requisito del tiempo de servicios que
de edad y años de hubiera prestado el trabajador
aportación – este último sólo (Alva, 2016, pp.60); estas
en el caso del Sistema pensiones estuvieron destinadas
Nacional de Pensiones- al personal militar y policial

NO cubiertas por ningún seguro


Aportación de Jubilación

 Las normas laborales vigentes en 1989 disponían que como monto


total del aporte en 9%, monto que se pagaba en un 6% por el
empleador y en un 3% por el trabajador.
 La reforma laboral planteada en el año 1994 dispuso que el aporte
total del 9% sea pagado íntegramente por el trabajador; a partir de
tal momento las pensiones ya no significaron un gasto para los
empleadores.
 Medrano señala que: “(…) la deducción solo puede ser aplicada por aquellas
empresas que jubilaron a trabajadores dentro del antiguo régimen en que
correspondía al empleador el pago de las pensiones.”
 El Tribunal Fiscal ha emitido pronunciamiento en la Resolución N° 03979-1-2004:
“Que la administración reparó los gastos por pensiones de jubilación en la cuenta 62905
correspondientes a los ejercicios 1996 y 1998, toda vez que la recurrente los sustentó
como resoluciones de gerencia que constituyen documentos internos que no acreditan
la autorización de la entidad de supervigilancia a que se refiere la norma. Que, cabe
precisar que dado que el mencionado reparo se realizó a los gastos de los ejercicios
acotados y no a las provisiones de jubilación, no podía exigirse para su deducibilidad la
referida autorización, la misma que solo se requiere en este último supuesto. Que en tal
sentido, las resoluciones de gerencia presentadas por la recurrente acreditan el
otorgamiento de las pensiones de jubilación, por lo que no corresponde el
desconocimiento de su deducción, debiéndose dejar sin efecto dicho reparo.”
Artículo 37.- A fin de establecer la renta neta de tercera categoría se
deducirá de la renta bruta los gastos necesarios para producirla y
mantener su fuente, en tanto la deducción no esté expresamente
prohibida por esta Ley, en consecuencia son deducibles: (…)

(…) I) Los aguinaldos, bonificaciones, gratificaciones y retribuciones


que se acuerden al personal, incluyendo todos los pagos que por
cualquier concepto se hagan a favor de los servidores en virtud del
vínculo laboral existente y con motivo del cese. Estas retribuciones
podrán deducirse en el ejercicio comercial a que correspondan
cuando hayan sido pagadas dentro del plazo establecido por el
Reglamento para la presentación de la declaración jurada
correspondiente a dicho ejercicio.
Diferencia con el literal J)

 Los beneficios sociales son todos aquellos beneficios


establecidos por ley, como por ejemplo la compensación por
tiempo de servicios (CTS), indemnización por despido arbitrario,
seguro de vida, vacaciones, gratificaciones, participación en
utilidades y demás derechos laborales previamente
establecidos por ley.
 El literal l) hace mención a los “aguinaldos, bonificaciones,
gratificaciones y retribuciones acordados con el personal, y
cualquier otro pago que se efectué en virtud al vínculo laboral y
con motivo de su cese”, se refiere a los actos de liberalidad
determinados por el empleador; en consecuencia, dichas
retribuciones al no ser establecidas por ley no califican como
beneficios sociales
 Medrano incluso contempla que las bonificaciones extraordinarias
que se otorgan al trabajador, se puedan tratar incluso de montos
para incentivar su renuncia, indicando que pese a que antes se
consideraba a éste tipo de bonificaciones un acto de
deliberalidad que no debía ser descontado, hoy en día se
considera como un gasto, el cual debe cumplir con el principio de
generalidad. (2018, pp.92-93)
 Resolución N° 04503-52010 Tribunal Fiscal: “(…) [c]omprende las
gratificaciones y pagos extraordinarios u otros incentivos que se
pacten en forma adicional a la remuneración convenida con el
trabajador por sus servicios, es decir, aquéllas (sic) conceptos que
se realicen de manera voluntaria por el empleador, en virtud del
vínculo laboral, pues es sólo en estos casos que se estaría en el
supuesto de obligaciones que “se acuerden” al personal”.
 Podrán deducirse en el ejercicio comercial a que correspondan
cuando hayan sido pagados dentro del plazo establecido para la
presentación de la declaración jurada correspondiente a dicho
ejercicio, lo que en buena cuenta es la aplicación del criterio de lo
percibido.
 PRINCIPIO DE CAUSALIDAD
Debe ser sustentado con contratos, hojas de control de asistencia,
boletas de pago de remuneraciones, entre otros. Asimismo, si éstos
llegaran a superar el monto consignado en el artículo 3° del Decreto
Supremo N°150-2007-EF, deben ser pagados mediante los siguientes
medios de pago: Depósitos en cuentas, giros, transferencias de
fondos, órdenes de pago, tarjetas de débito expedidas en el país,
tarjetas de crédito expedidas en el país o cheques con la cláusula
de "no negociables", "intransferibles", "no a la orden" u otra
equivalente, emitidos al amparo del artículo 190° de la Ley de Títulos
Valores, los cuales se encuentran señalados en el artículo 5° de la
misma norma
Criterio de Generalidad
 Debe aplicarse de forma homogénea a todos los trabajadores. Si
existen dos trabajadores que realizan iguales tareas y uno percibe
una retribución más alta que el otro, el mayor gasto podría no ser
aceptado
 Finalidad: cubrir excesos por temas tales como la contratación de
familiares o el beneficio injustificado de sujetos vinculados al
empleador.
 Resolución del Tribunal Fiscal N° 017521-2006: el criterio de
generalidad no puede aplicarse de forma indiscriminada a todo el
personal, sino que debe valorarse que si ésta bonificación tenía la
finalidad de premiar el incremento de ventas, los agentes que no
habían colaborado para ello no podrían haberla exigido, pues se
perdería la razón de ser de tal bonificación