Vous êtes sur la page 1sur 9

LENGUAJE VERBAL

Segundo ciclo
INTRODUCCIÓN

El lenguaje verbal, es uno de los recursos más


significativos mediante los cuales los párvulos se
comunican. Es un instrumento imprescindible para el
desarrollo del pensamiento del niño o niña
especialmente en su dimensión oral. A través del
habla, no sólo expresan sus sensaciones, necesidades,
emociones, opiniones y vivencias, sino que, además,
organizan y controlan su comportamiento e
interpretan y construyen el mundo que habitan.
Entre el nacimiento y los 6 años, la dimensión oral es la que presenta
mayor relevancia, puesto que es la primera que se desarrolla; está más
vinculada al contexto cotidiano de niñas y niños y, por tanto, más
cercana. A través de la interacción con el entorno, los párvulos van
ampliando sus posibilidades de significación y comunicación. En
tanto instrumento de comunicación, el lenguaje oral incluye
componentes no verbales, esto es, expresiones faciales, gestos
corporales, movimientos del cuerpo, entre otros; y paraverbales, es
decir, timbre, volumen, entonación y tono de voz, que contribuyen a
significar y contextualizar la comunicación.
En relación a la dimensión escrita, las niñas y los niños, si bien
están expuestos a diversos textos escritos desde temprano, la
adquieren en la medida que acceden a ambientes alfabetizados y
cuentan con procesos de mediación ajustada. Lo anterior, hace
posible que los párvulos reconozcan las particularidades y las
diferencias entre el lenguaje oral y el escrito, y que vayan
adquiriendo progresivamente la conciencia fonológica y gráfica,
incorporando los recursos y las convenciones propias del modo
escrito.
O R I E N TAC I O N E S P E DAG Ó G I C A S

Resulta fundamental generar ambientes de aprendizaje que


contemplen múltiples oportunidades para la expresión oral
de las niñas y los niños, que ofrezcan instancias para que, a
través de relatos y comentarios sobre sus vivencias,
pensamientos y emociones, puedan dar cuenta de la riqueza
de su mundo interno, y otorgarle sentido y significado a su
entorno. Esto es especialmente significativo en el marco de
proyectos y juegos colaborativos, reconociendo que estas
instancias generan oportunidades para intercambiar
opiniones, información e ideas.
Dentro de las habilidades metalingüísticas que se
requieren para iniciar el desarrollo del aprendizaje de la
lectura, es fundamental desarrollar la conciencia
fonológica cuyo elemento central, es la toma de
conciencia de que las palabras están formadas por
sonidos (fonemas y sílabas). En un sentido amplio, la
conciencia fonológica implica tomar conciencia lexical
(que las frases u oraciones están compuestas por
palabras), conciencia silábica (que las palabras están
compuestas por sílabas) y conciencia fonémica (que las
sílabas están compuestas por fonemas).
¿QUÉ ES LA CONCIENCIA FONOLÓGICA?

 En términos sencillos, se puede entender como “conciencia fonológica” a


la habilidad para reflexionar y manipular de manera consciente segmento del
lenguaje oral. existen dos niveles de conciencia fonológica: uno de ellos es la
conciencia silábica y el otro es la conciencia fonémica.
 Conciencia silábica: Es la habilidad para reflexionar y manipular las silabas
de una palabra. El desarrollo de la conciencia silábica surge en forma gradual
junto a la adquisición del lenguaje durante la etapa preescolar. Comienza desde
los tres años y a los cuatro años los niños(as) ya pueden jugar con las silabas.
 Conciencia fonémica: Es la habilidad que permite reflexionar y
manipular los fonemas que constituyen una palabra.

El desarrollo de este nivel se ve acelerado por el proceso de


aprendizaje de la lectura y escritura. A los 5 años de edad los niños y
niñas ya comienzan a jugar con los sonidos.
¿POR QUÉ ES IMPORTANTE DESARROLLAR LA
CONCIENCIA FONOLÓGICA?

 Porque cumple un rol fundamental en el proceso de adquisición de la


lectoescritura. De hecho existen numerosas investigaciones que demuestran una
relación positiva entre la habilidad del niño y la niña para discriminar los sonidos que
componen la palabra oral y su éxito en la lectura y escritura.

Al desarrollar la conciencia fonológica, el niño(a) descubren que las palabras orales


están formadas por silabas y que estas, a su vez , se conforman por fonemas(sonidos).
Es así como aprenden a discriminar los sonidos iniciales y finales de las palabras, las
secuencias de sonidos que las constituyen y a formar palabras con sonidos diferentes.
Todo ello les permite a los niños y niñas adquirir las reglas de correspondencia entre
fonema- grafema.