Vous êtes sur la page 1sur 21

LITURGIA

INTRODUCCIÓN A LA LITURGIA
1. ¿QUÉ ES LA LITURGIA?
 Etimología: Laos = Pueblo; Ergos =
Acción. Acción del pueblo y en favor del
pueblo

 Es el ejercicio del oficio sacerdotal de


Cristo por medio de signos sensibles
que realiza de una manera propia la
santificación del hombre . (SC. n. 7) (Cf.
Heb 10,5; 9,15; 5,5; 7,25)
La liturgia se desenvuelve totalmente en el
ámbito de la fe. Es por la fe que el hombre
recibe la salvación que Cristo ha realizado en su
Misterio Pascual y que se actualiza en la
liturgia.

Los fines de la liturgia son:


• La glorificación de Dios
• La santificación del hombre

Acciones litúrgicas:
• Los Eucaristía
• Los sacramentos
• La Liturgia de las Horas
La liturgia cumple una función pedagógica,
pues mediante signos y ritos se nos revela los
misterios de la fe (Mistagógica de la liturgia)

La liturgia es simultáneamente la cima hacia


la cual se encamina la acción de la Iglesia y
la fuente de donde proviene toda su fuerza.
(SC, n.10)
2. ¿QUIÉN CELEBRA?
 Las acciones litúrgicas no son acciones
privadas, sino acciones de la Iglesia unida
a su cabeza que es Cristo. La liturgia es la
acción del Cristo total, Cabeza y Cuerpo.
Cristo sumo y eterno Sacerdote: Cristo es
el Pontífice y el Mediador (Heb 10,5; 9,15)
El sumo sacerdote (Heb 5,5;9,11) Siempre
está vivo para interceder por nosotros (Hb
7,25) Cristo rinde al Padre el verdadero
culto de amor y obediencia filial durante su
vida
La Iglesia. La asamblea litúrgica está compuesta por
todos los cristianos, que por el bautismo participamos en
el único sacerdocio de Cristo. (1 Pe 2, 5. 9 ; Ap ) los
cuales, convocados por Dios e instruidos por su Palabra,
actualizamos el Misterio Pascual de Cristo y, unidos a
nuestra Cabeza, ofrecemos al Padre un culto en Espíritu y
Verdad.
Por ello hay que corregir algunas expresiones
como Voy a escuchar misa, asistir a misa, etc. Lo correcto
es decir voy a celebrar la misa, pues toda la asamblea de
fieles es celebrante de la liturgia.
Dentro de la asamblea, algunos son llamados por
Dios y por la Iglesia para un servicio especial (1Co 12 ):
El sacerdocio ministerial: Es recibido mediante el sacramento del
Orden sacerdotal.

• El Obispo.
• El Presbítero
• El Diácono

El ministro ordenado es como el icono del Cristo Sacerdote, y actúan


en representación de Cristo – Cabeza, para el servicio de todos los
miembros de la Iglesia.

Ministerios litúrgicos instituidos: Son conferidos en una celebración


de institución, por medio de la cual reciben la encomienda de ejercer
ciertas funciones dentro de la liturgia.

• El lector
• El acólito
• El ministro extraordinario de la Eucaristía
3.2.3 Otros ministerios no instituidos:

• El recepcionista: Acoge a las personas cuando llegan y se preocupa del orden


durante la celebración.

• El monitor: Hace las explicaciones y avisos a los fieles para introducirlos en la


celebración y disponerlos a entender mejor.

• El lector: debe ser apto y cuidadosamente preparado parar que los fieles lleguen a
adquirir una estima suave y viva de la Sagrada Escritura

• El salmista: Le corresponde proclamar o cantar el salmo u otro canto bíblico


ineterleccional. Es preciso que posea el arte de salmodiar, y tenga dotes para emitir
bien y pronunciar con claridad.

• El acólito: ayuda y sirve al sacerdote en lo que necesita para una digna celebración

• El coro: Promueve la participación activa de los fieles en el canto.

• El director del canto: Anima a la asamblea al canto.

• El sacristán: cuida del mantenimiento del templo y de los ornamentos sagrados


necesarios para la celebración.
3. ¿CÓMO CELEBRAR?
•Símbolos y signos: a través de los signos y
símbolos materiales, expresamos y percibimos
realidades espirituales. Así como usamos de
signos y símbolos para comunicarnos con los
demás, también en nuestra relación con Dios
usamos signos y símbolos que tienen su raíz en
la obra de la creación y en la cultura humana.

•Palabras y acciones: La palabra de Dios y la


respuesta humana, vivifican las acciones
litúrgicas, y a su vez las acciones liturgias
significan lo que expresa la Palabra de Dios.
•Canto y música: el canto sagrado, unido a la
palabra de Dios, constituye una parte necesaria
en la liturgia. “El que canta ora dos veces” (San
Agustín)

•Imágenes sagradas: La iconografía cristiana


transcribe mediante la imagen el mensaje
evangélico que la sagrada escritura transmite
mediante la palabra.
4. ¿CUÁNDO CELEBRAR?
•El tiempo litúrgico: El tiempo del cristiano es “Kairos”
tiempo propicio, tiempo de salvación.

•El día del Señor: El domingo, primer día de la semana,


es el día de la resurrección de Cristo, día por excelencia
en el que la asamblea cristiana se reúne para escuchar
la palabra de Dios y participar en la Eucaristía.

•El año litúrgico: Es el desarrollo de los diversos


aspectos del único misterio pascual: Adviento, Navidad,
Cuaresma, Pascua y Tiempo Ordinario.

•La liturgia de las horas: Es la oración del pueblo de


Dios por la que santificamos toda la jornada.
5. ¿DÓNDE CELEBRAR?
•El culto en espíritu y en verdad de la nueva alianza
no está ligado a un lugar exclusivo. Toda la tierra es
santa y ha sido confiada a los hijos de los hombres.
Cuando los fieles se reúnen en un mismo lugar lo
fundamental es que ellos son las piedras vivas reunidas
para la edificación de un edificio espiritual. Somos
templos del Dios vivo. (1 Pe 2,4-5; 2Co 6,16)

•El templo. Es un edificio destinado al culto divino. El


templo material significa y manifiesta a la Iglesia que
vive en ese lugar, morada de Dios con los hombres
reconciliados y unidos a Cristo. En esta casa de Dios,
los signos que la constituyen deben manifestar a Cristo
que está presente y actúa en este lugar.
El altar de la nueva alianza es la cruz de Cristo.
Sobre el altar, que es el centro de la Iglesia se
hace presente el sacrificio de la cruz bajo los
signos sacramentales. El altar es también la
mesa del Señor a la que el pueblo de Dios es
invitado.

El tabernáculo esta situado en el lugar de más


honor dentro de la Iglesia. La nobleza, la
dispocisión y la seguridad del tabernáculo deben
favorecer la adoración del Señor, presente de
forma real en el sacramento de la eucaristía.
La sede es el sitio reservado al obispo o sacerdote y
debe significar su oficio de presidente de la asamblea y
director de la oración.

El ambón es el lugar reservado para el anuncio y


proclamación de la palabra de Dios.

El baptisterio es el lugar donde los catecúmenos son


bautizados y entran a formar parte del pueblo de Dios

El confesionario es el lugar donde se celebra la


reconciliación con Dios y con la Iglesia.