Vous êtes sur la page 1sur 94

Procedimiento Policial

bajo la vigencia del


Proceso Penal Acusatorio

Crio. Lic. Oscar MARTELUNA


Sub Crio. Dr. Luis GASAMANS
Of. Ppal. Lic. Víctor LOSTORTO
1. Fases del Accionar Policial

1.1. Observación
1.2. Prevención
1.3. Disuasión
1.4. Represión
1.5. Asistencia Médica
1. Fases del Accionar Policial
1.1. Observación
“Es la acción policial de vigilancia pasiva
que tiene por finalidad detectar, analizar, procesar
y utilizar información sobre situaciones que,
eventualmente, puedan constituir actividades
presuntamente ilícitas, incidir en la iniciación del
proceso delictivo o alterar la seguridad
ciudadana” (Art. 3°, lit. A) Ley 18.315).
1. Fases del Accionar Policial
1.2. Prevención
“Prevención policial es el conjunto de
medidas técnico operativas para incidir en forma
temprana sobre los factores que favorecen la
violencia interpersonal y social y constituyen
delitos, infracciones o faltas, disminuyendo los
riesgos y posibilidades de ocurrencia de los
mismos” (Art. 3°, lit. B) Ley 18.315).
1. Fases del Accionar Policial
1.3. Disuasión
“Disuasión es la acción policial de vigilancia activa
que ejerce la policía cuando ya se ha instalado una
situación que afecta la seguridad ciudadana que puede
derivar en acciones ilícitas que generen daños mayores.
Previo al uso de la fuerza legítima, la policía deberá
agotar los medios disuasivos adecuados que estén a su
alcance, como el diálogo y la negociación con las
personas involucradas” (Art. 3°, lit. C) Ley 18.315).
1. Fases del Accionar Policial
1.4. Represión
“Represión es la acción policial que implica el
uso de la fuerza física y las armas de fuego o
cualquier otro medio material de coacción, en forma
racional, progresiva y proporcional, a los efectos de
restablecer el estado de cosas anterior a la conducta
ilícita que lo ha alterado” (Art. 3°, lit. D) Ley 18.315).
1. Fases del Accionar Policial
1.5. Asistencia Médica
“Consumada la fase represiva, el uso de la
fuerza debe cesar de inmediato … se aplicarán las
medidas de seguridad necesarias, sin perjuicio de
brindar atención médica o de otro tipo, a quien
la necesite” (Art. 3°, lit. E) Ley 18.315).
1. Fases del Accionar Policial
1.5. Asistencia Médica
“El personal policial asegurará la plena
protección de la salud e integridad física de
quienes estén eventualmente bajo su custodia. En
particular, tomará medidas inmediatas para
proporcionar atención médica y/o psicológica
cuando sea necesario” (Art. 16° Ley 18.315).
1. Fases del Accionar Policial
1.5. Asistencia Médica
“En caso que una persona que registre
ingreso como detenida o conducida en
dependencias policiales se encuentre herida o en
presunto estado de intoxicación por alcohol u
otro tipo de sustancia, la policía deberá solicitar
apoyo médico para brindarle inmediata
atención” (Art. 51° Ley 18.315).
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial

2.1. Incumplimiento de órdenes manifiestamente ilegales


2.2. Principios que rigen el uso de la Fuerza
2.2.1. Racionalidad
2.2.2. Progresividad
2.2.3. Proporcionalidad
2.3. Uso de medios no violentos
2.4. Oportunidad para el uso de la Fuerza
2.5. Identificación y Advertencia Policial
2.6. Exento de Responsabilidad
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.1. Incumplimiento de órdenes
manifiestamente ilegales
“… El personal policial tiene especialmente
prohibido cumplir órdenes manifiestamente ilegales o
que atenten contra los derechos humanos o el sistema
republicano democrático de gobierno. En estos casos, la
obediencia a una orden superior nunca será considerada
como eximente o atenuante de responsabilidad” (Art. 8°
Ley 18.315).
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2. Principios que rigen el uso de la Fuerza
“El uso de la fuerza, incluyendo los distintos tipos
de armas, debe ser moderado, racional, progresivo y
proporcional, considerando el riesgo a enfrentar y el
objetivo legítimo que se persiga” (Art. 18° Ley 18.315).
“En toda circunstancia, el personal policial debe
actuar de forma tal que, racionalmente, evite generar un
daño mayor al que pretende impedir” (Art. 30° Ley
18.315).
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.1. Racionalidad
La racionalidad en el uso de la fuerza se
traduce a través de una serie de principios:
1) Oportunidad: se refiere a cuando es necesario
usar la fuerza, y ello se produce cuando todos los demás
medios legítimos para alcanzar ese objetivo resulten
ineficaces y el uso de la fuerza no acarree consecuencias
más lesivas que aquellas que se producirían en caso de
no recurrir a ella.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.1. Racionalidad
2) Proporcionalidad: implica saber cuánta fuerza
se debe utilizar, el personal deberá resolverlo en relación
a la gravedad del delito y al objetivo que persiga
salvaguardar.
3) Legalidad: el uso de la fuerza tiene que
adecuarse a las normas constitucionales, legales y
reglamentarias vigentes así como a los tratados
internacionales en materia de derechos humanos.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.2. Progresividad
La progresividad del uso de la fuerza
implica que el efectivo policial, al enfrentarse con
personas en el cumplimiento de su función,
encontrará como respuesta una serie de
conductas clasificadas en niveles de resistencia,
que van desde riesgo latente hasta agresión letal,
ante lo cual el policía deberá hacer un uso
diferenciado y progresivo de la fuerza.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.2. Progresividad
Podemos considerar los siguientes niveles
de resistencia:
1) Riesgo latente: Es la amenaza permanente no
visible presente en toda intervención policial.
2) Cooperador: Acata todas las indicaciones del
efectivo policial, sin resistencia manifiesta durante la
intervención.
3) No cooperador. No acata las indicaciones. No
reacciona ni agrede.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.2. Progresividad
4) Resistencia física: Se opone a su reducción,
inmovilización y/o conducción, llegando a un nivel de desafío
físico.
5) Agresión no letal: Agresión física al personal policial
o personas involucradas en la intervención, pudiendo utilizar
objetos que atenten contra la integridad física.
6) Agresión letal: Acción que pone en peligro
inminente de muerte o lesiones graves al efectivo policial o a
personas involucradas en la intervención.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.2. Progresividad
El policía debe estar concentrado en observar los
cambios de los niveles de resistencia de la persona
intervenida, para decidir qué nivel de uso de la fuerza
debe emplear, el mismo que debe ser progresivo y
diferenciado. Esta decisión se basa en el grado de
confianza alcanzado por una buena formación,
permanente capacitación, entrenamiento, evaluación,
experiencia y el equipo adecuado para cumplir la misión.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.3. Proporcionalidad
La proporcionalidad en el uso de la fuerza implica
la equivalencia o correspondencia entre la gravedad de la
amenaza y la cantidad de fuerza empleada. En otros
términos, es la respuesta del efectivo policial en relación
a la conducta del sujeto.
El uso de la fuerza es proporcional cuando existe
un equilibrio entre la gravedad de la amenaza y la
cantidad de fuerza empleada, para alcanzar el objetivo
legal deseado.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.3. Proporcionalidad
La proporcionalidad no debe considerarse desde
un punto de vista cuantitativo, tomando en cuenta como
espejo lo que va a hacer o los medios que va usar la
persona a la que estamos enfrentado, sino que debe
analizarse tomando en cuenta el caso en concreto, lo que
indefectiblemente lleva a que el funcionario policial deba
tomar decisiones en pocos segundos, en las cueles
influyen motivaciones personales y legales.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.3. Proporcionalidad
La proporcionalidad del uso de la fuerza se debe
considerar según el caso en concreto y en función de
algunos supuestos que considera la Jurisprudencia:
1) Condición Física de la Persona: existe proporcionalidad
en el uso de la fuerza, cuando la condición física del funcionario
policial es indiscutiblemente inferior a la persona a enfrentar.
En razón de este supuesto, existe proporcionalidad cuando
el funcionario policial repele una agresión con un batón policial,
respecto de una persona físicamente superior o entrenado en algún
arte de defensa personal.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.3. Proporcionalidad
2) Lugar del Hecho: es primordial considerar el lugar del
hecho para determinar la existencia de proporcionalidad en el uno
de la fuerza.
Se considera que hay proporcionalidad en el uso de la
fuerza cuando se repele con arma de fuego una agresión contra un
funcionario policial dentro de un pasillo, donde está en riesgo la
vida del mismo y la única posibilidad de salida es enfrentando al
agresor, el cual utiliza como medio de agresión un cuchillo.
En cambio no existe proporcionalidad si la misma
situación de agresión se da en la vía publica, dado que existe la
posibilidad de evitar el enfrentamiento.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.2.3. Proporcionalidad
3) Cantidad de Agresores: la Jurisprudencia toma en
consideración la cantidad de agresores con el fin de establecer si
existió proporcionalidad, por tal razón se justifica que un
funcionario policial, luego de agotar todos los medios de disuasión
suficientes, se defienda contra varias personas con bastón policial.

4) Medio Empleado: la Jurisprudencia toma en


consideración el medio empleado para repeler la agresión,
siempre en función de que el funcionario policial no cuente con
otro medio material para defenderse de una agresión ante un
riesgo inminente a su integridad física.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.3. Uso de medios no violentos
El personal policial deberá utilizar, en la medida de
lo posible, medios no violentos antes de recurrir a empleo
del uso de la fuerza, al respecto el Art. 19° de la Ley 18.315
establece que: “La policía en el desempeño de sus
funciones utilizará medios no violentos antes de recurrir al
empleo de la fuerza física, medios de coacción o armas de
fuego, los que se utilizarán solamente cuando los primeros
resulten ineficaces o no garanticen el logro del resultado
previsto mediante la acción policial”.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.4. Oportunidad para el uso de la Fuerza
Luego de agotados todos los medios disuasivos
posibles y de haber aplicado todos los medios no
violentos al alcance, se recurrirá al uso de la fuerza.
El Art. 17° Ley 18.315 establece: “El personal
policial solamente podrá usar la fuerza legítima cuando
sea estrictamente necesario y en la medida que lo
requiera el desempeño de sus tarea…”.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.4. Oportunidad para el uso de la Fuerza
Art. 20° Ley 18.315: “La policía hará uso de la
fuerza legítima para cumplir con sus cometidos cuando:
A) No sea posible proteger por otros medios los derechos
de los habitantes establecidos en la Constitución de la República.
B) Se ejerza contra el personal policial o terceras personas
violencia por la vía de los hechos o amenazas por persona armada,
poniéndose en peligro su integridad física.
C) Se oponga resistencia al accionar policial en
allanamientos, lanzamientos y otras diligencias dispuestas por las
autoridades competentes.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.4. Oportunidad para el uso de la Fuerza
D) No puedan inmovilizarse o detenerse de otra forma los
vehículos u otros medios de transporte, cuyos conductores no
obedecieren la orden de detenerse dada por un policía
uniformado o de particular debidamente identificado, o cuando se
violare una barrera o valla previamente establecida por la policía.
E) No se pueda defender de otro modo la posición que
ocupa, las instalaciones que proteja o las personas a las que deba
detener o conducir o que hayan sido confiadas a su custodia”
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.5. Identificación y Advertencia Policial
En los procedimientos policiales, que se han agotado
los medios disuasivos suficientes, se debe dar una clara
advertencia de la intención del uso de la fuerza, tal como lo
establece el Art. 21° de la ley 18.315: “En las circunstancias
establecidas en los artículos precedentes, el personal policial
se identificará como tal y dará una clara advertencia de su
intención de emplear la fuerza con tiempo suficiente para que
los involucrados depongan su actitud, salvo que exista
inminente peligro para su vida o integridad física o para la de
terceras personas”.
2. Uso de la Fuerza en al Accionar Policial
2.6. Exento de Responsabilidad
Siempre que el funcionario policial actúe
conforme a derecho estará exento de
responsabilidad penal, tal como lo dispone el Art.
31° “… el personal policial está exento de
responsabilidad cuando actúa en legítima defensa
propia o de terceros; o en cumplimiento de la
ley”. (Art. 31° Ley 18.315).
3. Uso del Arma de Fuego
3.1. Límites para el empleo de Armas de Fuego
3.2. Identificación y advertencia de la intención de
empelar el arma de fuego
3.3. Empleo de Armas de Fuego
- Actuar con Moderación
- Reducir al Mínimo los Daños
- Asistencia Médica Inmediata
- Comunicación al Superior del Servicio
- Comunicación al Fiscal de Flagrancia
- Comunicación a familiares del lesionado
3. Uso del Arma de Fuego
3.1. Límites para el empleo de Armas de Fuego
El Art. 22° de la Ley 18.315 establece que, partiendo del
Art. 20°, el uso del Arma de Fuego es una medida extrema, la
cual no se debe emplear excepto en los siguientes casos:

1) Cuando una persona ofrezca resistencia armada al accionar


policial. La resistencia armada no implica en ningún caso esperar que
una persona nos efectúe un disparo con arma de fuego. Se considera
que hay resistencia armada con el simple hecho de que una persona
nos esgrima un arma de fuego, dado que con esa simple acción, ya
hay una agresión ilegítima, inminente e inevitable.
3. Uso del Arma de Fuego
3.1. Límites para el empleo de Armas de Fuego
2) Cuando una persona ponga en peligro la integridad física o
la vida del personal policial actuante o de terceros y no se la pueda
reducir o detener utilizando medios no letales. Para esta situación, se
parte de la base de que el funcionario policial ya agotó los medios
disuasivos suficientes para detener o reducir a una persona que está
poniendo en riesgo la vida o la integridad física tanto nuestra como de
terceras personas.
En casos extremos, puede ocurrir que ni siquiera se tenga la
oportunidad de disuadir a la persona, no obstante ello, el uso del
arma de fuego estará justificada, dado que existe resistencia armada,
sumada al peligro a la vida o integridad física nuestra o de un tercero.
3. Uso del Arma de Fuego
3.2. Identificación y advertencia de la intención
de empelar el arma de fuego
En caso de que sea inevitable empleo de armas de fuego el
Art. 13º del Instructivo de Ministerio del Interior para el Uso de la
Fuerza establece que: “… los policías se identificarán como tales y
darán una clara advertencia de su intención de emplear armas de
fuego, con tiempo suficiente para que se tome en cuenta, salvo que al
dar esa advertencia se pusiera indebidamente en peligro a los policías
actuantes, se creará un riesgo de muerte o daños graves a otras
personas, o resultara evidentemente inadecuado o inútil, para el caso
concreto”.
3. Uso del Arma de Fuego
3.2. Identificación y advertencia de la intención
de empelar el arma de fuego
Este Art. 13° plantea dos situaciones:
1) Como regla general: los policías se identificarán como tales
y darán una clara advertencia de su intención de emplear armas de
fuego, con tiempo suficiente para que se tome en cuenta la misma.

2) Como excepción: si dar la advertencia provoca:


a) un peligro a los policías actuantes,
b) crea un riesgo de muerte o daños graves a otras personas,
c) resultara evidentemente inadecuado o inútil, para el caso
concreto”.
3. Uso del Arma de Fuego
3.3. Empleo de Armas de Fuego
Si se hizo uso del arma de fuego, debemos tener presente lo
regulado en los Art. 23°, 24° y 25° de la Ley 18.315, al armonizar
dichos artículos encontramos que el funcionario policial debe:

1) Al momento de utilizar el arma de fuego:


a) Actuar con moderación y en proporción a la gravedad de la
agresión o la conducta ilícita que se trate de reprimir.

b) Reducir al mínimo los daños y lesiones que pudieran


causar al agresor.
3. Uso del Arma de Fuego
3.3. Empleo de Armas de Fuego
2) Actuaciones posteriores al Uso del Arma de Fuego :
a) Garantizar que se preste de inmediato asistencia y servicio
médico a las personas heridas o afectadas.

b) Informar de inmediato al superior del servicio.

c) El superior responsable del servicio deberá enterar en


forma inmediata al Fiscal competente

d) Procurar que los familiares de las personas heridas o


afectadas tomen conocimiento de lo sucedido.
4. Legítima Defensa

4.1. Fundamentos de la Legitima Defensa


4.2. Presupuestos de la Legítima Defensa
4.2.1. Agresión ilegítima
4.2.2. Necesidad racional del medio empleado
4.2.3. Falta de provocación suficiente
4.3. Presunción de Legítima Defensa
4. Legítima Defensa
4.1. Fundamentos de la Legitima Defensa
La legítima defensa es una causa de justificación, que exime
de responsabilidad penal al autor de un delito que atenta contra la
vida o integridad física una persona, siempre y cuando se cumplan
con los presupuestos exigidos por la norma.

La persona que actúa en defensa propia, no muestra


peligrosidad, ya que inevitablemente ha reaccionado ante un acto
antisocial, buscando defender su vida y sus derechos consagrados
en el Art. 7° y 11° de la Constitución. La legítima defensa es un
contra ataque, donde la persona se defiende de un ataque no
provocado.
4. Legítima Defensa
4.1. Fundamentos de la Legitima Defensa
La legítima defensa se encuentra regulada en el Art. 26° del
Código Penal estableciendo que:
“Se hallan exentos de responsabilidad:
1. El que obra en defensa de su persona o derechos, o de la
persona o derechos de otro, siempre que concurran las circunstancias
siguientes:
a) Agresión ilegítima.
b) Necesidad racional del medio empleado para repelerla o
impedir el daño.
c) Falta de provocación suficiente por parte del que se
defiende…”.
4. Legítima Defensa
4.2. Presupuestos de la Legítima Defensa
Según el Art. 26° del Código Penal, para que exista la
causa de justificación de legítima defensa, en el caso en
concreto, se deben configurar los tres presupuestos exigidos
por la norma:
1) Agresión Ilegítima

2) Necesidad Racional del Medio Empleado

3) Falta de Provocación Suficiente


4. Legítima Defensa
4.2.1. Agresión Ilegítima
La agresión debe ser un acto que realmente ponga en peligro
la vida o lo derechos de una persona, no es suficiente que el agresor
solamente exprese palabras de amenazas como por ejemplo ¡te voy a
matar! o ¡sos un ladrón!, dado que ni las amenazas o injurias se
consideran agresiones.
Se debe tener en cuenta que existe agresión, esto es,
acometimiento o ataque, cuando aparece evidentemente el intento de
agredir, la tentativa de atacar, por ello es que se considera suficiente el
amague de agresión, por ejemplo una persona amaga esgrimir un
arma provocando un temor fundado de nuestra vida.
4. Legítima Defensa
4.2.1. Agresión Ilegítima
La agresión debe ser ilegítima, esto quiere decir, no autorizada
por ley o por ningún derecho.

Debe ser inminente, esto quiere decir actual, ahora mismo.


Para estos casos no es suficiente justificarse diciendo que dentro de
unas horas me van a matar o en unas semanas.

Por último, la agresión debe ser además inevitable, esto quiere


decir que no tengo otra opción más que enfrentar la situación, no
existe otra alternativa, o enfrento a la persona o me matan.
4. Legítima Defensa
4.2.2. Necesidad Racional del Medio Empelado
La necesidad racional del medio empleado no se debe ser
observado desde un punto de vista objetivo, que solamente
considere en forma cuantitativa la proporcionalidad de las armas
utilizadas por el agresor y la persona que se defiende.

El análisis del caso en concreto, debe partir de una


consideración esencialmente subjetiva, enfocándose en el punto de
vista de la persona que reacciona; esta reacción debe ser racional, y
el medio empleado es una consecuencia de dicha reacción
racional.
4. Legítima Defensa
4.2.2. Necesidad Racional del Medio Empelado
Para que se compruebe la racionalidad de la reacción, tanto
la Jurisprudencia como la Doctrina, considera en especial una serie
de elementos:

a) Gravedad de la Agresión
b) Condiciones del Agredido
c) Características del Agresor
d) Lugar de la Agresión
e) Cantidad de Agresores
f) Modo del Ataque
4. Legítima Defensa
4.2.3. Falta de Provocación Suficiente
La persona que se defiende de una agresión ilegítima, no
debe ser quien haya provocado la situación que dio origen a la
legítima defensa. En otras palabras, quien se defiende no debe
provocar la reacción del agresor, en caso de haber provocado una
reacción, dicha provocación no debe ser suficiente, de modo tal
que dicho provocación es singular y la agresión por parte del
agresor fue totalmente desproporcionada. A modo de ejemplo,
mirar mal a una persona, o señalarla con el dedo no son suficientes
como para provocar la ira del agresor, si lo hace, es legítimo
defenderme si la agresión es inevitable.
4. Legítima Defensa
4.3. Presunción de Legítima Defensa
Al final del numeral 1° del Art. 26° del Código Penal, se
establece la presunción de legítima defensa, estableciendo que: “Se
entenderá que concurren estas tres circunstancias respecto de aquel
que defiende la entrada de una casa habitada o de sus
dependencias, o emplea violencia contra el individuo extraño a ella
que es sorprendido dentro de la casa o de las dependencias”.
Tiene que quedar claro que solamente se trata de un
presunción, ante la cual se puede ofrecer prueba en contrario,
además se debe analizar el caso en concreto para saber en
definitiva si existió alguna forma de evitar la agresión.
4. Legítima Defensa
4.3. Presunción de Legítima Defensa
El Art. 11° de la Constitución habla de hogar, lo cual
no es lo mismo que propiedad; el hogar es donde habita la
persona o la familia, se entiende por la Jurisprudencia y
Doctrina que mientras que la propiedad puede incluir áreas
exteriores como azotea, jardín, entrada y demás, el hogar
significa el interior de la vivienda, es donde viven las
personas, donde más nadie tiene derecho a ingresar sin
autorización del jefe de familia o por orden de un juez
durante las horas del día.
5. Denuncias

5.1. Concepto de Denuncia


5.2. Consideraciones a tener en Cuenta
5.3. Tipos de Denuncias
5.4. Diferencia entre Denuncia Escrita e Instancia Penal
5.5. Verificación del hecho Denunciado
5.6. Formalización de la Denuncia
5. Denuncias
5.1. Concepto de Denuncia
El Art. 92° de la Ley 18.315 establece: “... se entenderá por
denuncia la mera toma de conocimiento por parte de la autoridad
policial, a través de cualquier medio, de un hecho que determine su
intervención...”.

El Art. 257° del Código del Proceso Penal establece:


“Cualquier persona podrá poner en conocimiento del Ministerio
Público la comisión de un presunto hecho delictivo. También podrá
formularse la denuncia ante la autoridad administrativa
competente... ”.
5. Denuncias
5.2. Consideraciones a tener en Cuenta
Al recepcionar la denuncia, el funcionario policial deberá
tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1) Cualquier persona puede realizar una denuncia, incluso si


es menor de dieciocho años de edad o no es la persona
damnificada. En caso de menores, se deberá tomar especial atención
al contenido de la denuncia, con el fin de verificar si es necesario
que se ratifique con un mayor responsable.

2) No se desestimará ninguna denuncia, aunque el hecho


denunciado no pertenezca a su jurisdicción.
5. Denuncias
5.2. Consideraciones a tener en Cuenta
3) No se puede exigir en ningún caso una denuncia escrita
como requisito previo a su actuación.

4) En caso de tratarse de un delito perseguible a instancia de


parte, se le pondrá en conocimiento al denunciante, que la
persecución penal por parte de fiscalía se hará solamente si éste
presenta instancia penal, que consiste en la manifestación inequívoca
de voluntad del ofendido por un delito de movilizar el proceso penal
para la condena de los responsables, dicha instancia penal puede
presentarse por escrito en sede policial, o de forma verbal o escrita
en el Ministerio Público.
5. Denuncias
5.2. Consideraciones a tener en Cuenta
5) El Art. 101° de la Ley 18.315 establece que no se debe dar
ningún trato discriminatorio, ni prioridad a los procedimientos
policiales sobre la base de la condición social, económica o de
cualquier otra índole de la persona denunciante.

6) Corresponde atender de forma inmediata aquellos hechos


denunciados, que por su gravedad impliquen:
a) Tomar medidas urgentes para asistir a la víctima.
b) Impedir la continuación de la actividad delictiva.
c) Preservar elementos probatorios.
d) Perseguir a los presuntos autores del ilícito.
5. Denuncias
5.2. Consideraciones a tener en Cuenta
7) En caso de denuncias, que por su naturaleza no
determinen la intervención policial, se brindará a la persona
denunciante la información necesaria respecto al organismo público
o institución privada donde puede dirigir la denuncia referida.

8) La falta de documento que permita identificar a la persona


denunciante no impedirá el accionar de la policía respecto al hecho
denunciado.

9) La policía debe extender a toda persona que realiza una


denuncia una constancia escrita de la misma.
5. Denuncias
5.3. Tipo de Denuncias
1) Denuncia Verbal: Se trata de aquellas denuncias que se
presentan en sede el Ministerio Público o que toman los
funcionarios policiales, ya sea en la vía pública o en sede policial,
donde el denunciante pone en conocimiento un hecho.

2) Denuncia Escrita: Se trata de aquella denuncia que es


confeccionada por el denunciante y es presentada en sede policial o
ante el Ministerio Público.

3) Denuncia Anónima: Se trata de la puesta en conocimiento


de un hecho que amerita la intervención policial, por parte de un
persona que no conocemos su identidad.
5. Denuncias
5.4. Diferencia entre Denuncia Escrita e
Instancia Penal
1) El denunciante puede presentar denuncia escrita respecto
de cualquier hecho delictivo, según el contenido de dicha denuncia,
la persecución penal se hará de oficio por parte del Ministerio
Público o a instancia del ofendido.

En cambio la Instancia Penal, se refiere a la manifestación de


voluntad por parte del ofendido por el delito, de movilizar el
proceso penal, con el fin de perseguir a los autores de dicho delito.
No constituye instancia penal la mera noticia de la ocurrencia del
hecho.
5. Denuncias
5.4. Diferencia entre Denuncia Escrita e
Instancia Penal
2) La denuncia escrita implica la puesta en conocimiento de
un hecho lo cual amerita la intervención policial, en cambio la
instancia penal moviliza el proceso penal.

3) Si conforme al contenido de la denuncia escrita no se


trabaja de oficio por parte del Ministerio Público, se exigirá por
parte del Fiscal actuante, si el denunciante desea presentar instancia
penal, lo cual podrá hacerse de forma verbal o escrita ante el
Ministerio Público, o por escrito en sede policial.
5. Denuncias
5.5. Verificación del hecho Denunciado
El Art. 94° de la Ley 18.315 establece que: “Basta la simple
mera puesta en conocimiento del hecho denunciado para que la
policía deba actuar”.

Dicha normativa implica que no es necesario orden fiscal


para realizar las primeras actuaciones. Se debe concurrir al lugar con
el fin de verificar en primer lugar si el hecho denunciado existe
como tal.

En caso de encontrarse en el lugar del hecho con elementos


que aportan a la investigación, se deberá comunicar de forma
inmediata al Fiscal de Flagrancia.
5. Denuncias
5.5. Formalización de la Denuncia
El Art. 94° de la Ley 18.315 establece que: “La formalidad
administrativa de la denuncia puede ser previa, simultánea o
posterior a la misma, pero nunca será un requisito imprescindible
para la inmediata actuación policial.

La policía debe actuar en forma inmediata y con la mayor


diligencia para impedir o reprimir cualquier hecho ilícito y luego
proceder a la documentación de la denuncia.

La información necesaria e imprescindible para fundamentar


la actuación primaria no debe impedir, bajo ninguna circunstancia, la
actuación policial”.
6. Flagrancia Delictual

6.1. Marco Normativo


6.2. Flagrancia Propia e Impropia
6.3. Modalidades de la Flagrancia Delictual
6.4. Procedimientos a realizar en caso de no
configurarse la Flagrancia Penal
6. Flagrancia Delictual
6.1. Marco Normativo
El Art. 15° de la Constitución establece: “Nadie puede ser
preso sino infraganti delito o habiendo semiplena prueba de él, por
orden escrita de Juez competente”.
El Art. 219° del Código del Proceso Penal y en un redacción
casi textual el Art. 47° de la Ley 18.315, reglamentan el Art. 15° de la
Constitución, estableciendo bajo que circunstancias se configura la
flagrancia delictual, al respecto regula tanto la flagrancia propia como
la impropia, estableciendo tres modalidades, que pueden interactuar
entre sí, con el fin de determinar la certeza de a quien se le privo de
libertad coincida con quien cometió el hecho delictivo.
6. Flagrancia Delictual
6.2. Flagrancia Propia e Impropia
Se entiende que existe flagrancia propia, cuando el
funcionario policial o el civil, se encuentra en forma directa con el
hecho delictivo, y en consecuencia priva de libertad al autor, en otras
palabras, el funcionario policial verifica por sí mismo la ocurrencia del
hecho delictivo.
En cambio, en la flagrancia impropia, el funcionario policial,
toma conocimiento del hecho delictivo de forma indirecta, ya sea por
un particular o a través de la comunicación radial, y la flagrancia
delictual se configurara, si además de esta noticia criminal, se
cumplen los supuestos exigidos por la norma.
6. Flagrancia Delictual
6.3. Modalidades de la Flagrancia Delictual
La flagrancia delictual en nuestra legislación se desarrolla en
base a tres modalidades que pueden interactuar entre sí.
1) Cuando una persona fuere sorprendida en el acto mismo
de cometer un delito.

Esta modalidad, se trata de una flagrancia propia, en la cual es


necesario que se cumplan dos presupuestos.

a) La verificación del hecho delictivo por parte del funcionario


policial en forma directa.

b) Que el autor este cometiendo el hecho delictivo.


6. Flagrancia Delictual
6.3. Modalidades de la Flagrancia Delictual
2) Inmediatamente después de la comisión del delito, se
encuentra una persona huyendo, ocultándose, o en cualquier otra
situación o estado que haga presumir firmemente su participación y al
mismo tiempo, fuere designada por la víctima, damnificado o testigos
presenciales hábiles como partícipe en el hecho delictivo.

Es una flagrancia impropia que exige tres presupuestos.

a) Conocimiento indirecto del hecho delictivo.

b) Que el autor este huyendo, ocultándose, estado o situación.


c) Que el autor sea designado como participe del hecho.
6. Flagrancia Delictual
6.3. Modalidades de la Flagrancia Delictual
3) En tiempo inmediato a la comisión del delito una persona
fuere hallada con efectos y objetos procedentes de él, con las armas o
instrumentos adecuados para cometerlo sin brindar explicaciones
suficientes sobre su tenencia, o presentare rastros o señales que hagan
presumir firmemente que acaba de participar en un delito.
Es una flagrancia impropia que exige dos presupuestos.

a) Conocimiento indirecto del hecho delictivo.

b) Que la persona fuere hallada con:


- Efectos o objetos procedentes del delito.
- Armas o instrumentos adecuados para cometerlo.
- Rastros o señales que hagan presumir que participó.
6. Flagrancia Delictual
6.4. Procedimientos a realizar en caso de no
configurarse la Flagrancia
En caso de no configurarse la flagrancia delictual, el personal
policial debe como mínimo identificar a la persona que se encuentra
en actitud sospechosa, en caso de negativa a la identificación, se le
deberá realizar el procedimiento regulado en los Arts. 55° y 56° del
Código del Proceso Penal.

Si la persona posee objetos que se presume que puedan


corresponder a un hecho delictivo no denunciado, se podrá solicitar
en principio que justifique la propiedad, en caso negativo, previa
autorización fiscal, se podrá incautar los objetos.
7. Procedimiento de Identificación
7.1. Cuándo se puede realizar la Identificación
7.2. Reglas para la identificación de personas
- Se realiza en lugar donde la persona se encuentra
- Por cualquier medio idóneo
- En caso de negativa conducción a sede policiales
7.3. Reglas en sede policial
- No ingresan detenidas
- Derecho a que se informe a familiares su situación
- El procedimiento tiene una duración de 2 hs
7. Procedimiento de Identificación
7.1. Cuándo se puede realizar la Identificación
El art. 55° del Código del Proceso Penal establece que la
autoridad administrativa podrá solicitar la identificación de personas
en casos fundados como por ejemplo:
1) La existencia de un indicio de que la persona:
a) haya cometido un delito.
b) haya intentado cometer un delito
c) se disponga a cometer un delito.

2) Que la persona pueda suministra información útil para la


investigación del ilícito penal.
Pueden ser otras las situaciones, se exige que sean fundadas.
7. Procedimiento de Identificación
7.2. Reglas para la identificación de personas
La identificación se debe realizar:

1) En lugar donde la persona se encuentra. Salvo que a


criterio del funcionario policial y fundado en salvaguardar su
integridad física y la de terceros, se podrá practicar en otro lugar.

2) Por cualquier medio idóneo. La idoneidad del documento


la determinará el propio funcionario policial, se deberá otorgar a la
persona facilidades para encontrar y exhibir estos documentos.
3) En caso de negativa a la identificación, se conducirá a la
sede policial más cercana, solo a fines identificatorios.
7. Procedimiento de Identificación
7.3. Reglas en sede policial
El Art. 56° del Código del Proceso Penal establece los
derechos que tiene la persona sujeta a control de identidad:

1) Derecho a que se le comunique a un familiar o a otra


persona, su permanencia en la repartición policial.

2) No podrá ser ingresado a celdas o calabozos. Salvo por


razones fundadas.
3) No puede mantener contacto con personas detenidas.
Vencido el plazo de 2 hs, se dejará en libertad a la persona.
8. Registro de Personas y Vehículos

8.1. Registro de Personas en la Vía Pública


8.2. Registro de Personas en Sede Policial
8.3. Registro de Personas de Género
8.4. Registro de Vehículos
8. Registro de Personas y Vehículos
8.1. Registro de Personas en la Vía Pública
El Art. 44° de la Ley 18.315 establece que la policía podrá
realizar registros personales únicamente cuando:
1) Exista flagrante actividad delictiva de la persona sometida
a registro.

2) En el curso de un operativo policial debidamente


dispuesto, existan motivos suficientes o fundados para dar
cumplimiento a medidas de resguardo imprescindibles para
garantizar la seguridad de cualquier persona involucrada en un
procedimiento, incluida la del personal policial interviniente o de
terceros.
8. Registro de Personas y Vehículos
8.1. Registro de Personas en la Vía Pública
Aspectos a tener en cuenta:
1) Se le debe informar a la persona el motivo por el cual se
le va a practicar el registro personal.

2) El registro no es manoseo, lo que se busca son elementos


del hecho denunciado o que puedan poner en riesgo nuestra
integridad física y la de terceros.

3) En principio debe ser practicado por personal de mismo


sexo, salvo casos excepcionales.

4) Podrá registrarse bultos, bolsos, valijas, portafolios.


8. Registro de Personas y Vehículos
8.2. Registro de Personas en Sede Policial
Los Arts. 53°, 54° y 55° de la Ley 18.315 regulan el registro
de personas detenidas realizado en la sede policial, dicho registro
tiene las siguientes reglas:
1) Registro de Valores: se le debe solicitar a la persona que
entregue sus pertenencias personales y todo aquello con lo cual se
puede causar daño físico o causarlo a terceros, como cintos,
cordones de zapato, alhajas, corbata, entre otros objetos similares.

2) Registro Personal: deberá realizarse exclusivamente en la


dependencia policial y tiene como finalidad preservar las medidas de
seguridad.
8. Registro de Personas y Vehículos
8.2. Registro de Personas en Sede Policial
3) Por persona del mismo sexo: El registro personal debe ser
practicado exclusivamente por persona del mismo sexo.

4) Prohibición de desnudar: La policía no puede desnudar a


una persona detenida o conducida ni revisar sus partes íntimas, salvo
cuando se trate de una situación excepcional en que esté en riesgo la
vida o la integridad física de la misma.
5) Personal Médico: Fuera de la hipótesis anterior el
procedimiento deberá realizarse exclusivamente por personal
médico.
8. Registro de Personas y Vehículos
8.3. Registro de Personas de Género
Dada la sensibilidad del tema, se hace necesario tener en
cuenta una serie de reglas a la hora practicar un registro personal a
un persona de género:

1) Siempre se debe tratar a la persona con respeto, conforme


a quien dice ser y al género que exterioriza.

2) Se le debe consultar, el sexo del funcionario con quien se


siente más comod@ para que se le practique el registro personal.

3) El policía no debe negarse a practicar el registro personal,


es un profesional, de hacerlo es un acto de discriminación.
8. Registro de Personas y Vehículos
8.4. Registro de Vehículos
El Art. 141° de la Ley 18.315 establece que “La policía
puede realizar los controles, registros y detención de vehículos, en
cumplimiento de sus funciones de prevención...”, por su parte el
Art. 45° regula bajo que condiciones se puede practicar el registro
estableciendo que “La policía podrá registrar cualquier tipo de
vehículo de transporte de personas o de carga... ”:

1) En procura de elementos que puedan poner en riesgo la


seguridad propia, o la de terceros.
2) En procura de objetos relacionados con la comisión de
hechos ilícitos.
8. Registro de Personas y Vehículos
8.4. Registro de Vehículos
Aspectos a tener en cuenta:

1) El registro de vehículo no implica también el registro de


personas, no obstante ello, siempre se debe identificar al conductor
y acompañantes.

2) Si luego de practicado el registro al vehículo se encuentran


elementos relacionados a hechos delictivos, se debe registrar a todos
los ocupantes.

3) Si el vehículo está requerido, se debe registrar el vehículo


y a todos los ocupantes.
9. Detención

9.1. Concepto de Detención


9.2. Medidas de Seguridad al Detenido
9.3. Derechos que le asiste al Detenido
9.4. Aspectos a tener en cuenta con el Detenido
9. Detención
9.1. Concepto de Detención
El Art. 38° de la Ley 18.315 establece que: “Por detención se
entiende privar de la libertad ambulatoria a una persona, haciéndose
responsable de ella, conforme con lo establecido en el artículo 15 de
la Constitución de la República y las leyes vigentes”.

Hay que tener en cuenta que la detención, es una privación


de libertad, que encuentra su justificación en el propio texto
constitucional, y tiene su razón de ser, en que dicha privación de
libertad, se realiza para esclarecer la vulneración de derechos de
otras personas, provocada por la comisión de hechos delictivos
realizados por parte del ahora detenido.
9. Detención
9.1. Concepto de Detención
Para que pueda practicarse una detención conforme a
derecho, debe existir flagrancia delictual o habiendo semiplena
prueba del hecho, por orden escrita del juez competente.

Por ende, si la detención no puede fundamentarse conforme


a derecho, el funcionario policial estará incurriendo en el delito de
Privación de Libertad regulado en el Art. 281° del Código Penal.

El funcionario policial que practicó la detención, es el


responsable de la misma, y será quien deberá justificar la legalidad
de la detención en una audiencia oral y publica, el guarida interna en
seccional sólo es responsable por la seguridad del detenido.
9. Detención
9.2. Medidas de Seguridad al Detenido
Según lo establecido en el Art. 39° de la Ley 18.315, son
medidas de seguridad “... aquellas que impiden o limitan la libertad
de movimientos de una persona detenida...”, estas medidas de
seguridad bajo ningún concepto afectará la integridad física o
dignidad de la persona detenida.

El Art. 39° agrega que: “... Las medidas de seguridad se


impondrán a una persona detenida exclusivamente por su propia
seguridad, la del personal policial actuante o la de terceras personas,
en forma racional, progresiva y proporcional”. La aplicación de
medidas de seguridad, se deben justificar en todos los casos, dejando
constancia en el propio parte policial.
9. Detención
9.3. Derechos que le asiste al Detenido
En el acto de la detención, y luego de aplicarle las medidas
de seguridad si correspondiere, se deberá poner en conocimiento al
detenido los derechos que le asiste conforme al Art. 65° del Código
del Proceso Penal y los Art. 49° y 50° de la Ley 18.315.

La forma de cumplir con esta obligación dependerá


exclusivamente del funcionario policial actuante, este podrá hacerlo
por escrito, a través de una filmación con la cámara GoPro o la
Tablet, solicitando a la mesa que abra canal con el Tetra a fin de que
quede grabada la comunicación de los derechos al detenido. Lo
importante es que la comunicación de los derechos al detenido,
quede documentado a través de algún medio idóneo.
9. Detención
9.3. Derechos que le asiste al Detenido
Los derechos que le asiste al detenido según el Art. 65° del
Código del Proceso Penal y los Art. 49° y 50° de la Ley 18.315 son:

1) Que se le informe de inmediato el motivo de la detención.

2) Derecho a designar libremente un abogado defensor de su


confianza, sino lo tuviera será asistido por un defensor público.

3) Derecho a entrevistarse privadamente con su defensor.

4) Derecho a que se le informe en su presencia, a la persona


que él indique, que ha sido detenido y el motivo de su detención.

5) Derecho a no declarar.
9. Detención
9.4. Aspectos a tener en cuenta con el Detenido
1) Identificar y realizarle un registro personal al detenido.
2) Conforme al Art. 51° de la Ley 18.315, se debe realizar
una constatación del estado de salud de la persona detenida.
3) Si se le incautan objetos provenientes de un hecho
delictivo, se deberá confeccionar el formulario de cadena de
custodia.
4) Derivar a la sede policial, lo recibirá el clase con la
correspondiente boleta médica y formulario de lectura de derechos
si correspondiere.
10. Escena del Hecho
Tratamiento de Indicios y Evidencias
10. 1. Concepto de Escena del Hecho
Teóricamente se define como:
“Toda aquella área, espacio físico o lugar donde se ha producido
un hecho presuntamente delictivo que va a requerir la
intervención policial y la realización de labores técnico - científicos
para su investigación.”
(Manual de Buenas Practicas de la Escena del Crimen, Academia Iberoamericana de Criminalística y Estudios Forenses - AICEF, 2010)

Legalmente se define como:


“…Lugar físico donde ha ocurrido un hecho que determine la
intervención policial”
(Artículo N° 112, Ley 18.315 - Ley de Procedimiento Policial)
10. 2. Responsabilidades en la Escena del Hecho
El personal Policial responsable de la preservación de la escena
del hecho es el primero en llegar.
(Artículo N° 115, Ley 18.315 - Ley de Procedimiento Policial)

1.Comunicar a sus superiores.


2.Solicitar apoyo.
3.Tomar nota de sus primeras observaciones.
10. 3. Preservación de la Escena del Hecho

La policía deberá disponer las medidas necesarias para la


preservación de la escena del hecho.
(Artículo N° 113, Ley 18.315 - Ley de Procedimiento Policial)

Comunicar al Ministerio Público.


(Artículo N° 54, Ley 19.293 - Código de Proceso Penal)
10. 4. Medidas en la Escena del Hecho

Regla de Oro
“No tocar, cambiar ni alterar nada, ni permitir que otro lo
haga hasta tanto la escena haya sido documentada, medida
y fotografiada”.
(Reglamento de Tratamiento de la Escena del Hecho, Policía Técnica, 2008)

ASEGURAR - La zona.
PROTEGER - La escena.
PRESERVAR - Los indicios y evidencias.
10. 5. Diligencias en la Escena del Hecho
Antes de cualquier otra diligencia se debe prestar auxilio a la víctima
en la escena del hecho.
(Artículo N° 116, Ley 18.315 - Ley de Procedimiento Policial)

El personal policial no será responsable por la fuga del presunto autor


si debe asistir a la víctima.
(Artículo N° 117, Ley 18.315 - Ley de Procedimiento Policial)

“En el caso de que la víctima cuente con auxilio de terceros o no la


necesite, sin descuidar la escena del hecho, la policía procederá a la
detención del presunto autor del ilícito a su persecución.”
(Artículo N° 118, Ley 18.315 - Ley de Procedimiento Policial)
10. 6. Cadena de custodia de indicios y evidencias
¿Que es la Cadena de custodia de indicios y evidencias?

Es el proceso técnico administrativo cuyo fin es la protección de manera


total e identidad de las evidencias e índicos ocupados en la escena del
hecho y que serán transportados para su estudio o análisis.
(Reglamento de Tratamiento de la Escena del Hecho, Policía Técnica, 2008)

La cadena se indicia en el lugar donde se obtiene o recolecta cada


indicio o evidencia.
(Reglamento de Tratamiento de la Escena del Hecho, Policía Técnica, 2008)
10. 7. Concepto de Indicio y evidencia

Indicio
Todo rastro, señal, vestigio, mancha, resto de sustancia en
estado solidó, liquido o gaseoso que tiene reilación con la escena,
con la víctima o el autor del hecho.
(Reglamento de Tratamiento de la Escena del Hecho, Policía Técnica, 2008)

Evidencia
Es cualquier objeto tangible material o físico, herramienta,
instrumento o arma cuya naturaleza es claramente determinable
por la sola observación.
(Reglamento de Tratamiento de la Escena del Hecho, Policía Técnica, 2008)
10. 8. Diferencias entre Indicios y Evidencias

El indicio requiere ser revelado


para proceder a su estudio y
análisis para determinar así su
composición.

Para la evidencia no es necesario


proceder a su revelado para
reconocer su naturaleza.

Se debe tener en cuenta que la


evidencia puede ser soporte de
indicio.
¡ ¡ ¡ Muchas Gracias ! ! !

¿ ¿ ¿ PREGUNTAS ? ? ?