Vous êtes sur la page 1sur 10

¿Qué es el alcoholismo?

„ El alcohol es una droga muy integrada dentro de


nuestra sociedad y vida cotidiana, de forma que
consumirla no produce un rechazo social, siempre y
cuando se consuma dentro de unos límites.
El alcoholismo en la adolescencia supone saltarse esos
límites, comenzar a consumir alcohol en cualquier
momento del día, en grandes cantidades y sin reparar
en las consecuencias negativas.
Nuestro equipo de psicólogos Bilbao cuenta con amplios
conocimientos para aplicar las terapias adecuadas a
cada individuo para combatir la adicción alcoholismo
En el caso de la adolescencia, muchas veces se niega sufrir alcoholismo
puesto que no se bebe entre semana, sin embargo, sobrepasarse todos
los fines de semana y comenzar a depender de ese hábito conlleva
también un tipo de alcoholismo, ya que crea dependencia y adicción
hacia ese tipo de bebida.
›eneralmente, las personas que acaban dependiendo, poco a poco empiezan
a beber también entre semana, y sin ningún motivo aparente o buscando los
motivos donde no los hay.

Entre las causas del consumo de alcohol en jóvenes, las más comunes son:
- Para formar parte de un grupo de amigos.
- Para divertirse más y sentirse bien.
- Para olvidar los problemas.
- Por el gusto al sabor.
- Para desinhibirse y "quitarse vergüenzas" que les permita hacer cosas que de
otra manera no harían.

Muchas veces inciden los problemas familiares (malas relaciones dentro de la


familia), sociales (necesidad de pertenecer a un grupo de iguales), escolares
(problemas en la escuela que me llevan a beber para olvidar)... en la
existencia del alcoholismo.
ë 


- Disminución de los reflejos y alteración de los sentidos.


- Excitación y pérdida de la vergüenza y control.
- Afecta al juicio y coordinación de los movimientos, del habla, etc.
- Afecta a la memoria.
- Excesivo consumo puede conllevar una intoxicación etílica (coma e
incluso muerte).
6EN QUÉ FIJARSE PARA SABER SI UN JOVEN
ES ALCOHÓLICO?
- Va borracho a clase, o a realizar sus tareas diarias.
- Cada vez que tiene un problema recurre al alcohol.
- Cada vez necesita beber más para obtener las mismas
sensaciones.
- Niega la posibilidad de que tenga un problema.

Ante una situación de alcoholismo, lo más aconsejable es contar


con el apoyo de un profesional, puesto que las causas por las
que se llega a ser alcohólico son tan variadas y personales, que
no existen recetas compartidas por todos.
©  

Personas que siempre que se encuentran en una situación social necesitan beber para
sentirse mas sueltas y divertidas. Pueden estar sin beber, pero en reuniones sociales no
limitan el consumo de alcohol.
©   
Bebedores que toman mucha cantidad de alcohol, independiente o no de las comidas y
casi todos los días de la semana. Para estos, la bebida es una parte importante de su
vida y una fuente de placer y diversión. A pesar que durante el día toman mucho
alcohol no han perdido la capacidad de controlar cuanto y hasta cuanto tomar, por lo
que rara vez llegan a tener complicaciones sociales, familiares o laborales. El bebedor
fuerte suele elegir cuando, donde y con quien beber.
 

Suelen ser grupos de ´compañerosµ con los que salir a ´festejarµ y ya antes de
comenzar la fiesta tienen intención de emborracharse.
©  


La línea que separa a este bebedor de los anteriores ´bebedor problemaµ, es la
perdida de control sobre la ingestión de alcohol. No puede elegir el momento ni la
cantidad, ni los efectos del alcohol en su organismo. En estos casos, y
progresivamente, aparecen trastornos asociados con el alcoholismo en todas las áreas
de su vida
6   
 
Sí, el alcoholismo es una enfermedad progresiva, crónica y degenerativa; con
síntomas que incluyen una fuerte necesidad de tomar a pesar de las
consecuencias negativas.
La enfermedad está caracterizada por daños físicos en todos los sistemas del
organismo, siendo los más complicados los que se relacionan con el sistema
cardiovascular, el sistema nervioso y el hígado.
Cuando el consumo de bebidas alcohólicas es exagerado o recurrente se
produce tolerancia. Es decir, el organismo requiere una mayor dosis de
alcohol para obtener las mismas sensaciones. Esta situación facilita la
adicción, la cual es acompañada de grandes dificultades por detener el
consumo cuando se empieza a beber. Al suspender la utilización de alcohol,
se desarrollan síntomas como náuseas, temblores y ansiedad.

Por otra parte, el alcohólico pierde el interés por lo que le rodea, lo cual
puede ocasionar la pérdida de su empleo y de su familia
6 ©
El abuso del alcohol se presenta cuando el bebedor llega a sentirse intoxicado
y no puede cumplir con sus obligaciones o pone en peligro su vida y la de los
demás al manejar, toma riesgos excesivos o presenta conductas violentas bajo
los efectos del alcohol. Si estos episodios en los que se bebe en exceso se
repiten con frecuencia, puede desarrollarse dependencia o alcoholismo.

6
Aun no. El alcoholismo es una enfermedad tratable y la medicación ha
llegado a estar disponible para prevenir las recaídas, pero la cura aun no ha
sido encontrada. Ello significa que es posible sostener la abstinencia por un
periodo largo de tiempo, con lo cual la salud del alcohólico mejora; sin
embargo la recaída es un riesgo permanente.
Π  
El tratamiento primario comienza con el reconocimiento del alcoholismo
como un problema que necesita atención específica, en vez de considerarlo
secundario a otro problema subyacente como se hacía antaño.
Se están desarrollando rápidamente residencias especializadas para su
tratamiento y unidades específicas en los hospitales generales y siquiátricos.
A medida que la sociedad toma conciencia de la verdadera naturaleza del
alcoholismo, disminuye su consideración como estigma social, los enfermos y
sus familias lo ocultan menos y el diagnóstico no se retrasa tanto. Los
tratamientos más precoces y mejores están produciendo unas altas y
esperanzadoras tasas de recuperación.
Además de resolver las complicaciones orgánicas y los cuadros de abstinencia,
el tratamiento pasa por los consejos y entrevistas individualizados y por las
técnicas de terapia de grupo encaminadas a conseguir una abstinencia no
forzada de alcohol y otras drogas. La abstinencia es el objetivo deseado.
La adicción a otras drogas, sobre todo tranquilizantes y sedantes, es muy
peligrosa para los alcohólicos.
El   fármaco que produce intolerancia grave al alcohol, se utiliza a
veces como adyuvante. Alcohólicos Anónimos, grupo de apoyo para enfermos
sometidos a otros tratamientos, puede servir a veces para la recuperación sin
necesidad de recurrir al tratamiento siquiátrico formal.
A pesar de los resultados esperanzadores del tratamiento actual, en Chile el
problema se presenta ubicándonos en el primer lugar del mundo,
proporcionalmente, en el número de pacientes por daño hepático por ingesta
de alcohol.
En el resto del mundo el problema no es menor. Se estima en más de 100.000
el número de muertos anuales sólo en los Estados Unidos a causa del alcohol.
En México, y según las últimas encuestas, el porcentaje de hombres
dependientes del alcohol es de 12,5 por ciento, mientras que el de las
mujeres es de 0,6 por ciento. El grupo de edad que manifestó una incidencia
más alta fue de 18 a 29 años, cifras que también se dan en Chile.