Vous êtes sur la page 1sur 14
%6 EL Desarfo DeEstS personas resultaran persuadidas. Tendia lugar gracias los acon tecimientos decisivos a fos que apuntaban sus grandes acciones simbélicas. La accién en el Templo hablaba de mesianismo; la ‘dima cena apuntaba a la cruz. A continuacién debemos prestar atenci6n a esta extra combinacién de ideas, mis profundamen- te signiicativa, pero mis profundamente subversiva dentro del Judafsmo del siglo 1, que todo lo que hemos visto hasta ahora. Vv EL MESIAS CRUCIFICADO. Introducei6n Hasta ahora he esbozado una imagen de Jesis de Nazaret como profeta que anunci6 el eino de Dios y que estuvo implica ‘do en una critica radical del judaisma de sa tiempo y en wna H- ‘mati radical a sus seguidores para que lo siguieran en lo que equi valia a una nueva manera de ser Ise. Desde este punto de vista ‘no porlemos evitar las dos cuestiones que nos ocuparin en este ‘capitulo, Primero, 2pensaba fests que él era el Mesias? Y, sil res- puesta es positive, Zen que sentido? Segundo, esperd o entendi Jess que la muerte formaba parte de su vocaciGn? Y, sila res- Puesta es positivs, £qué interpretaciém dio a este acontecimientof* En primer lugar es preciso notar tres puntos preliminares Jimportantes Fueron pocos ~0 tal vez ninguno- 1s judios del siglo ‘gue imaginaron que el Mesias sera en algin sentido divino, Cuando se narra que Pedro dijo: i eres ed Mesias» y que regunt6: «Eres ti el Mesias, ninguno de los dos pensuba ea la 1, Ete agumento compo en snes aN. We, Jou and he try of Gl cep 2. Em aumento resume NT: What, Jawad the Hit of Gad explo 12. © 6 BL Dasario DEyEStS dave de la teologa trintavia. Ast, tambign ls expresiones «Hijo de Dios» e «Hijo del hombre> tenfan connotaciones mesiénicas, al ‘menos en algunos eiculos, en el judaismo de este periodo, pero n0| se referian aun ser divno, La cues de si ests pensaba si ea Mesias y la cuestin —que es diferente~ acerca desi ers de hecho ef Mesias, no son lo mismo que la cuestin acerca des er, © pene saba que era, de alguna manera la encarnaién del Dios de Israel. Abordemos esas custiones una una De nuevo hay que pospo- ner la gratcacion ‘Segundo, yaes hora de abandona la reticenca ~enmascarada ‘como prudencia pero que de hecho sélo es fruto de la timidea «que ha impedido als eruits aceptar que ests ea (lo que noso- teos lamaramos) un tedlogo pensador y reflexivo, En la élima _generacin hemos descubierto que no slo Pablo, Juan y el autor de Flebreos, sino también Mateo, Marcos y Lucas fueron teblogos| dotados, reflexvos y ereadores Por qué deberfamos vernos obli- gados a vera Jess como una persona irelexva insintivay sim- plita, que nunca reflexioné detenidamente sobre so actividad de Ja manera en que pudieron hacerlo algunos de sus contempors eos y seguiores? “Texcero, podemos observar que al intentar comprender el sen {ido que Jess tenia de su propia vocacién no intentamos estudiar su psicologéa. De hecho, ya es bastante dfll conseguir una infor- smacion dara sobre el esto psicol6gico de una persona de nues- tsa propia cultura que responde a todas nuestras preguntas en nuestra propa lengua, Suponer que cabe obtener resultados con- cluyentes del estado sobre una persona de un tiempo y caltora diferentes es entrar con los ojos vendados en un cuarto oscuro para buscar un gato negro que probablemente no esté al dentro. No obstante, lo que en principio podemos hacer como historia BL MESIAS CRUCIFICADO ” doves es estudiar la conconcia que una persona tiene desu vocctin Podemos hacetlo con Pablo o Juan el Bautista. Inclaso podemos hhacerlo, hast cierto punto, con el emperador Augusto, Es ind- able que podemos hacerlo con Cicerén, que se complace en hablar de sf mismo. Un libro recientemente publicado ha intenta- do hacerlo con la oscura figura del «Maestro de justiciay, que dej6, ‘a huella en los manuscrtos del Mar Muerto’. Podemos examinar sus acciones y dchos y podemos reconstruir con un grado de er ‘cza suficiente sus objetivos ¢ intenciones. Esto no es psicoanalc ‘atlos. Es lo que normalmente hacen los hist ‘As pues, qué pensaban lo judos dl segundo Templo sobre cl Mesias? Fs importante reconocer desde e principio que en el Siglo no habia una concepcinwnificada del Mesias La idea de reilea es mis ampli que la de los textos que hublan de un “Mesias; debemos tener en cuenta las expectatvas puestas en fos reyes —ya faeran asmoneos o herodianos~ y la experiencia de Israel en aquel momento, Ali donde se alberguban esperanzas monirquicas, no era el aslamiento, sino mis bien como la Punta de lanza del esperanza dea nacién como un tod, la expe ranaa de tiberacion, de inl del dstero, de la derota del mal, Ge retomno de Vwi a Sign. ¥ el fitro rey hari dos cosas pri ciples, sein varios texts, y segin estadiamos varios supuestos imovimientos monérquics dentro de la historia. Primero, cons- dors, 3 Mh, Wi Te it Mi isa eS By Cran Fann Hapa en 19 ic dea er gree ‘Snuenncin mo ees mer pe drial wile ne oe ertoumere bl ear en Seuss den de {Sr ptr rnin go hyde elas da Seas Teale tod deco anaemia i dee Shy see ce Songer cae ‘okcches ene nome n 108 aL asario DE es0s risa o restarai lTempl, Segundo, vara a baal desisva Genital enemigo. Ei primer acto de David tas ser ungido fue char contra Goi; a dkimo acto fie proyectar el Templo judas Macabeo derot alos sro y pris et Templo, Herodes demo- 16 ales parts y reconsiuyé el Templo, Bar KokDé, el dizno supuesto Mesa del prio, se propuso derotar a los romanos y revonsr el Templo. El programa mesinico tenia como meta 8 través de ets cosas, hacer por Isl Io que os profess delve bubian delarado que debin ser hecho: rescatar a nal y evar jsticia de Dos al mando. Parte de la pregunta: Pens Jess que {ler el Messi» consist en pregunar:{Quiso en agin sentido cumple ‘aes 's improbable que los seguidores den supsesto Meas en cilcado pensaran que tal persona era el verdadero Mesias. esis no reconstuyé el Templo; no slo no demot6 alos romano sno Que murié a manos de ellos como otros Iideresrevoluionaton ffacandos. Irael no fae resctado; a injusticia pageea dominaba todavia el mundo. No obstante fa creencia en que ens er el ver~ ddadeo Mesns et arignda de una manera profindae impos- ble deeadicar ene eran me primv del que tenemos testimonis, de modo que ya en tempos de Pablo la palabra (iris aba unio al nombre de esis en varia fSrmuls die- rentea Los primers crsanoscontinuaronwsando estas palabras on os conotaciones rei, un cuando hace er peligoso Jmplcaba difcultades. La cuestin se mpone: poe que? La respuesta no puede ser simplemente «por casa dela rea seein, Dentro del mando del judaismo del segundo Terplo nisiguier la esurecin dara orgen a a erencia en que ape 2%, %4 sona que volviaa vivir era el Mesias, a no ser que el pueblo hubie- oe" RS spechaddo ya al menos qu To lems muerte Si por BLMEsias CRUCIFICADO 01 semplo, uno de los siete hermanos maririzados en 2 Macabeos T hubiera resucitado tres das después de su horrible tortura y suerte, las gentes habrian dicho que el mundo era un higar muy estrafio: no habrian dicho que era el Mesias, Asi pues, hemos de tomar en serio el hecho de que Jesis fue cruciicado como un supuesto Mess ~lcomo indica el «titulo» clavado en la eruzl- y {que la resurecei6n afirmaba ast, para los sorprendidos seguidores de Jesis, que él era después de todo Mess, aunque parecia que 4a crucifixion habia refitado esa pretensién. De este modo nos vemos obligados a preyuntar de nuevo: Zqué pruebas hay, duran ‘eel ministerio de Jess, de que l expresara en algtin sentido una pretensién mesiinica? esis y ef mesianismo La proc mj y mised se ncn soa de Js cae Tapa Estcome he nea en ceapulo son no ny que ented come un intent de ona acon og sibel ej en actn Pro aia ene ard po icicle Lael. ero ie pare de Don. La lsmaa cena un eaceny sein co Teil xin lens de connotacones og Flo eo meinen asia deeb sd retones asin dead Macabeo quai Jelena rane @ Macabos 10.7, como pate dea demo de on pagan restablecimiento del verdadero culto en el santuario. Esta fue Is be pare uel aii de ads ele una dns none ie ue dro un silo. Hay qu entender que aon de ea ‘mlicaba una pretension monrquicasemejante a La prac snbl es doco ens ima peo en mode ‘lguno esti sola. Aqui vernos una de ls grandes ventas en el trax a i Vet 1127-19,12; 123837). ° 1a EL DESAHIO DEJESOS bajo que estudia primero las acciones y después pasa alos dichos, fiente al intento de decidir primero sobre los dichos autéaticos y Aejar ls acciones para el final. La aocién mesinica de esis en el “Templo esta rodeada de varios dichos que curmplen la funci6a, por ast deci, de enigmas monnquicos que expresan a veces de modo pti, el significado de lo que acaba de suveder Entre e408 enig- s. mas monfrquicos vamos a examina aqui sl tes de ellos (Marcos Primero, ls cuestin sobre la autoridad. 4Con qué autoridad hace Jess tales coses? {Qué derecho tiene a comportarse de esta ‘manera aparentemente mesinica y de dénde recibe tal derecho? La respuesta de Jess, que pregunta a sus interlocutores qué pien- san sobre Juan el Bautista, no es simplemente una cuestin dif par sli del apuro, Es una respuesta cipticn a la pregunta, En los Bvangelios de Mateo, Marcos y Lucas, Jesis afirma que Juan el Bautista esl iltimo de los grandes profetas, Elias que ha de venir; pero si Juan es Bias, eso significa que Jess debe ser al menos el ‘Mesias. De manera més espectfica, parece que hay una referencia al bautismo de Juan como el tiempo en que Jess fse ungido con Espiritu para su nueva tarea: en otras palabras, el tempo en que asd a ser el ungido, el Mesias Esta interpretacin se ve confirmada por el enigma més com- pileto —esta vez en forma de parabola que sigue a continuacin, [Bl relato de los vinadlores homicidas es precisamente un relat sobre una serie de profetas rechazados, que eulmina en el Hijo rechazado. La parabola, como otras muchas, cuenta la historia de Israel, que culmina en eljuicio; pero también inchuye la histo- sia de Jess dentro de ell. Los vitadores que rechazan al hijo serdn merecedores del juicio a igual que Jess anunci, y reali el juicio sobre la ciudad y el Templo que haa rechazado ou men- EL MEstas cRUCIFICADO 108 sae, De este modo la paribolasirve como una explicacin ule rior dela accién de Jess, La parsbola pasa directamente a la observacién complemen- ‘aria, ue también tiene caricter de adivinanza, sobre el hijo y la Piedra: mes nice que, echazada por los constractore, ocupa el gar principal del edifcio. Los que se oponen al deseubrirsn que su régimen (y ‘1 Templo) seri destruido, mientras que el reino de él seri eta blecido, Todo el enigma sirve como una expicacion ulterior y mas ‘ca de lo que Jess habia hecho en el Templo y por qué. Extercer enigma mesinico que hemos de considerar aqut es la ‘uestin que Jess plantea a su intrlocutores, sobre ef Sefor de David e Hijo de David (Marcos 1235-37). {Cémo ~pregunta Jess puede el Mesos ser Hijo de David cuando, segtin el Salmo, 110, es también Sefor de David? Algunos han interpretado este texto como negacién del mesianismo davidico de Jess, pero esta lectura es certamente err6nea, Una sugerencia al parecer mejor es Ja que ve este texto como una redefnicién dl significado real del ‘mesianismo davidico y, de manera especiica, que Jess se oponta m EL DESAHO DE ESCs «Iss especulaciones comunes sobre la venida de un rey guerrero, Pero resultara extrafo usar el Salmo 110, un salmo de caricter ‘muy miltarista, para este propésito. Mis bien sugiero que el sig- nilfcado de Ia cueston es doble Primero, este salmoinsiste en que el rey es tambiga un esacerdote para siempre, segin el rto de ‘Melquisedecs; por tanto, tiene autoridad sobre el Templo, de ‘modo que Ia éuestion cumple la funcién de ulterior explicacién indreta de de Jens. Segundo, este salmo, patca- Jarmente ol wersiculo aga eitado, revsa la imagen mesinica de modo que inlaye una ena de entrnizacio, en la que el entroniza- do actuaré como juez. Joss afrma una vez més su derecho a anunciar la condenacin del Templo y de s elite dominante. Al plantear Ia euestin del modo en que lo hace, JesGs afrma de ‘manera erptca su pretensin de ser el verdadero Hijo de David ¥, al mismo tiempo, indica una pretensién mayor, a saber, que tiene la autoridad del Sefor de Davi, Sobre est tema profind- zaremos ene siguiente capitulo, Estos enigmas eneventran su meso natural dentro de la pro- lamacion del propio Jess. Sugiero que esto mismo se puede decir de pasaje que sigue cas inmediatamente a saber, el llama- do discarso apocaliptio de Marcos 13 y paallos al que nos ef rimos en el capitulo 2. Baste notar aqui que también este pasje tiene ares connotaciones mesinics,y que una de elas ese uso Jesuano de la expresin en referencia mismo. Ba el siglo 1 como muestan Josef, 4 Esdras y otros te ‘os, la imagen del Eo del hombre, que es justiieado después de sulr bajo ol poder de las Bestia, fue aplicada por algunos judion ‘como referencia al Rey que habia de venir. 4. Wea detales eo NT Wc, Jeu and he icy of Gp. 53518, "EL MESIAS CRUCIFICADO 105 Esto nos ayudaré también cuando consideremos el tema més controvertido, el lamado proceso judio de Jess en Marcos 14,53- 65. Durante mucho tiempo ha sido habitual, incluso tradicional, leet la escena marcana de Jets ante Cais como una sucesion de ‘varios om sepuitur que no reflea nada de la vida de Jess, sino mas bien la teologia mucho mas tarda del Iglesia primitva. En efeo- to, quien se atreve a cuestionar eto, como he descubierto en algu- ‘os crculos académicos, hace recar sobre s mismo lo anatemas «que solian estar reservados a os herejes en teologa NNo obstante, una ver que leemos el relat mas amplio de la manera que he sugerido, el pasae adquiere una nucra coherencia. Caifis pregunta a Jess sobre su accin en el Templo: éste era el Punto de partida natural, ya que poxdemos suponer que esta accion era la causa inmediata del arresto de Jess. Cuando Jess no offe- ce respuesta, Cais le pregunta directamente si es el Mesias; una vez que comprendemos el nexo entre Templo y Mess, éte es, naturalment, el sguiente paso obvio. Hay que entender la replica Sosse cece bi ctivos en us el Salmo 110 Daniel 1% Sergi al hijo del hombre sentado a la diestra del Poder> y se refer, al parecer, al destino que Jesis todavta debe suftr, al que apuntaria apropiadamente el bautismo de Juan, con st simbolis- ‘mo del Exodo. Jesis compartir el destino de Israel, afin de que tengs lugar el verdadero éxodo. Al pemntir que esis enigmas ~que he presentado aqui de la forma mas breve posible—interpreten la accin simbética central ex dl cendeulo, empieza surgir una imagen. Proce que Jess enten- {Mateo 2857-98; cas 193435, 9 Mao 103640, a8 EL DEsasio De Es0s, is que sv moet inminntefrmaba prey, de hecho, ee puto cxminans dela voacén ena ques br yl destin de Israel estaban estrechamente ligados. A la luz de ello, podemos encontrar sentido de las Tamas preiciones de a psn qi pantan los relatos de Mateo, Marco y Laces en vari lg" “Tomadas por sols, odiaiamente su utenti se pone en tla de ju peo empeeamos con la ina cena nos remon- tame aves de os eng emicatvon sa una tact en Tage enen mucho sentido ‘Adem, oe sentido encuentra su exlcain, como sugirs Albert Seeker hace un sl, dentro del contro de as eren- cis js dl segundo Templo sobre a itr eden etatc6- fice Dent del doninante raat del destroy a retain, ncontamos en vars textos bos y posto un su rama Prinspk a lberacn se prod a ais den sempo denen $9 sumo, caine ladon ayes mesons La gran Sali rump en actin y por medio de lated aaa redeni, a neva er el per de os porados Schweizer sos fave que esis pens qc et tempo de ri el eras sce ria sobre Tae y qu nnn ea carr con € Por es ode 6 a. dacpulos qe vigarany oan para qe tampoco clos totranen el mac ato age ura creda an mayor tte coniderames las ornas en que alunos grupo © ind uo jos pensiban qu se extaban conven en puntos aes {el safiniento de sat os mires maabeos guts de os pro. fans el jsto que, en Sabie 2-3, speedo yasexnado, peo stljustifedo. Ba Qumnré podetos encontrar tras anes! 10. Matos 831; 912: 931; 182-3; 104, ys pals en Mateo y Lucas 1H, Vee los dts en ca eas eo NTE WH, Jo and te try Ga, -MESIAS CRUCIFICADO us Parece que todos estos desarrollos del segundo Templo se ‘emontan a varios textos biblicos: Daniel, los Salmos, Zacarias, Ezequiel y, por puesto, las, paticularmente los pasajes del ser ‘en Issias 40-55. Yo no pienso que ls jucios del segundo Templo Inubicranidentticado ya una «figura del servo» en este éltimo libro ‘nique hubieran desarrollado una particular teologia de la expiacién ‘redencion en tomo a tal figura, sino que més bien todos sos esa tos dan testimonio del sentido sein ef cual los sufrimientos de Israel como nacion se centraran en un punto paticla. Bs deci, 20 habria lo que se pod lamar una clara creenca judi precritiana en un ssiervo de vitwit de Islas que, quizis en cuanto Mesias, sufita_y morira para expiar los pecados de Israel o del mundo. Peo ais ota cot, testguada por docenat de texts, un eeen- «ade gran aleance y dfn ala que Inti cont de mane ‘1 sstancial.cayos arial even Jo siguientes: el sumiento pe. ‘ate desc se encotraba de alguna manera contenido deato del Props dvino que se etaba read a su debido Gempo ate evlodo de slic Iegara a a fi; la explicacion del estado de oma presente tena que ver con el pedo de sacl el simiento resent aelerara de alguaa manera el momento ex qu ata. iin de ae! se completa en que alent etara pried de su pecado, de modo que elo pune fin l dese, En otras pul ‘a habit na creencia, daborada no en el debate abstaco sno et Ya través des pobreza, ln tortura, el deseo y el marti, en ue Jos sufimientos de sae podian ser no slo aad del guaem ‘empo extabecdo por vi, sa redid sno paradiamente bajo determina creunstanias yen cise vention, eta parte de los mets farlos que se realizar ex edencins®, Mi argumento es que esis, y su autocomprensién cuando iba allencuentro de la muerte, deben ser stuados en el centro de esta cosmovisién. 1D Je and te itr of Gp 59, U6 sDesasfo DE ESOS Dicho de otro modo, propongo que podemos reconstruir con credibildad un modo de pensar en el qu un judo de sgl tposia Tegra er que TW scora «tes del eufiadeno de un individuo parteuar en el que se centraran Jos sufimicatas de Inae) que este sulfimiento tendia un signifeado redentor:y gue cat individu sro props Jess Y propongo que podemos Sage- tir de manera plustble que éxte era el mado de pensar del mismo Jess, Voy a mostrar o6mo se desrella esto paso a paso. ‘esis crefa que la historia de Israel habia llegado a su punto focal, De manera més especie, eeia que el destino habia ege- do a su punto eulminane. Crea que len perona en el portador del destino de Israel en aquella epoca exten. Bra el Mesias, que cargra con ese destino y Io levaria a su punto focal. El habia snunciado el uiio de vAwit sobre su pucblo recalcitrant, que Planeaba actinarlo, como haba hecho en otto tiempo con los rots, Jets habia deddarado que el casino hacia el reino er el camino de apa, el camino del amor, el camino dela exw. Lib In batalla con ls armas del enemigo sigifeaba que uno la habia perdaya en tela, la perder, de manera verble en la pr tic, Jess determin6 que sa tarea y finci6n, su vocacién como ‘epresentante de Israel, era perder la batalla en beneficio de Israel, ‘Este seria el medio por el que Israel se convertirfa en la luz, no de si mismo ~parecia que los mértres macabeos pensaban slo en a Fberacin de Israel, sino de todo el mundo. Como aquellos méctires, Jess sui6 aquelo que vio como resultado de la comrupcin pagana de Is: lr habia Biteado on papiamo: de ste proven a ft trent, como sempre habia ede oe tires cargo con. A ili de los Jas in coma sop pegs fie hae de tacar ems Inst se habia convertido en un Saigo ei tae ms de pone ch EL MESIAS CRUCIFICADO a Imiento, de manera especie la forma de espades romanas, ‘nurs derrumbadosy sobre todo cruces cava fora dels wart as de a ciudad como represeatante dele salria al encuen tro dal suimicnto y eargra con &L Como en muchas de us par ‘oles contaria una vex mls el fimoso eat de Ise, con wt co radial ysubversivo al nal. Selo lo contra no coro un poeta, ‘que pronuneiaaforisos e a pleza del mercado sino como ele, lester fuera de a puerta de a amada cued De este modo él harfa por Israel lo que éte no podia hacer por ‘{mismo. fl realzara la vocacin de Israel, a saber, la de see puc- blo servidor, luz del mundo, ‘Sugiero que as fue como Jesisentendi su vocacion mesiini- 8. Se esperaba que el Mesias, como hemos visto, reconstruyera 0 Porificara el Templo y lbrara la gran batalla de Israel. {Cémo vio esis su propia vocacién en relacién con estas tareas? 181 no reconstrurfa el Templo en un sentido material. El se convertiia en el lugar, y el medio, por el que se hari realidad quello que el Templo representaba. Fl sera la realidad ala que el sistema sacrificial apuntaba. Durante todo st ministerio habi sctuado, regularmente, de tal modo que haba evitado el Templo '¥ 90 sistema, offeciendo el perdén a todos y eada tno basindose ‘en su propia autoridad, Ahora se encamina hacia la muerte, indie ‘ando en su stima y gran acci6n simblica que esté abriendo un ‘amino por el cual se puede obtener por medio de él lo que nor- malmente se obten‘a por el sistema sacrificial, ‘Mis coneretamente, lbraria la batalla mesifnica. Jess habsa ‘ormulado ya su ideas el que salve su vida la perders, pero el que Pierda su vida la ganar. En lugar de los insultos y amenazas que los mértres habian proferido contra sus acusadores, Jess, como -testigua toda a polifieética tradicincrstana primitva sulis en 18 dew nde Foy of Ga 596 us [BL DESABIO DE JESOS silencio, excepto cuando pronuncis palabras de perdén y espe- sanza, Esta es una innovacin tan sobresiliente en la tradicién del :martiio que s6lo se puede explicar si es fel alos hechos hist6ri- os. Jesis, conocido por su destacada compasin en todo su ‘ministerio pablic, realizé su iltimo gran acto entregindose por los demas ~y a Iglesia primitiva se reir a ello con frecuencia y con mucho respeto. En otra obra he resumido la laga y compleja argumentacién sobre las intenciones de Jests con las siguientes palabras que, segin creo, no puedo mejorar en este momento: ‘Jess, pues, no fie a Jean slo para predic, sino para mor Schweitzer eta raz6n: Jas ee que lo aye sino extaban ‘punto de precipitarse sob laaly que tenia que cargar con ellos solo. En el Templo y en el cenieulo Jess reais deberadaen- te dos simbolos, que reespitulaban toda su obra y au programa El primer sinkolo dace stem presente ex cormpto yrecacren- te: Esti maduro para uci, Paro Jos ex ol Mesias, gel at v6 del cual 7a el Dios de todo el mundo, slvad a rae y com ‘lo al mundo. Yel segundo simbolo deca es como se realizar cl verdadero éxodo. Ase como mal er demotndo,Astes como lea poeados sen perdonadoe. ess sabia ~debio saber que ea muy probable que ets acco nes yas palabeas que las acompafaban y explicben, o evaran a jco,acusado de ser un fas poten que extravia a Irely wn ‘supuesto Mesa; y qu exe proceso, menos que leonvencier ‘rua defo conta, tenia como sea inevitable la entre ‘21 los omanos y la gjeeucién como rey revoluionmio(Sacase 4o)-De hecho, pra comprener esto no hacia lta una gran dose 4e ition “sorenatral’, as como tampoco hac fl mucho ‘nd que dl eatido comin ontinario pars predeci que isl con- ‘iauaba intentando tebdare contra Roma, éta haa reser sobre Israel como nacin el castigo que habia apicad a ete exrao asp rate x Mesias, Pero en ol corazén de le acciones since de Jess, yen su nueva naracin dl relat de Ise, habia un elrnen- "BL MESIAS CRUCIFICADO to ms impontante que el pragma polio, aorta rely clonal decode la lva de! mate Habin un ans profun- damete tokio de Ise dal mindoy de papel personal en ‘eacién con ambos. Habia un profindo sentido de wean on Sanza en dos de lac que eta, nturalmente que eva Dion Fab a nquebrantable cteenia prec que Geran eto 4 Panto de saci, peo Jess comprendis que tambien es forma ‘parte dl sei, pare del batalla uel evanzaba por tat braba cota atl a larga noche del deseo de al lava foalmente paso a a curora ol nuevo dia para lu ye ‘mundo amaneoeria realmente de una vz para sempre ‘eta jusicado oatualments, esto slo quot os mires ce fan) ye destino de sel ~salvar al mundo se compl de eta saames. No allo ceafa un espacio donde podtran repr sus ‘equidores y todos lor que ae uniern a elon atrayendo sobre ‘ismo por un momento la clea de Roma y permitiendo que dios