Vous êtes sur la page 1sur 18

LA CONSTRUCCIÓN DE AMERICAA PARTIR DE RELATOS

Se puede leer a América como una construcción a partir de relatos y como constructora de relatos.

Un relato lo podemos entender como la

construcción de un discurso hecho de fragmentos simbólicos, que unifican tanto los hechos

construidos como los imaginarios.

Se puede dividir en dos partes:

-Los relatos fundantes - Los encuentros

" ésta debería ser la costa del Paraíso que Dios reserva a los bienaventurados” C . Colón

"Ciertamente, si el paraíso terrestre en alguna parte de la Tierra está, estimo que no estará lejos de aquellos

países."

A. Vespucio

La idea de El Paraíso

El Paraíso terrenal remite a la idea

bíblica cristiana del Jardín del Edén original, morada del primer hombre.

Idea también manejada en

diferentes culturas y religiones

Paraísos futuros, lugar de la

salvación de los bienaventurados, de los justos, como premio a su

pasaje por la tierra

LOS RELATOS FUNDANTES…

«Plantó Dios un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre a quien

«Plantó Dios un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre a quien había formado. Y

Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles gratos a la vista y de frutos

sabrosos; y también el árbol de la vida en medio del jardín, y el árbol de la ciencia del

bien y del mal.

Salía de Edén un río para regar el jardín, y

de allí se dividía en cuatro brazos….»

Génesis 2,6-3,14 La Biblia

Representación

del Jardín del Edén bíblico

“La expulsión de Adán y Eva del Paraíso“ Masaccio - Capilla Brancacci Florencia 1425

“La expulsión de Adán y Eva del Paraíso“

Masaccio - Capilla Brancacci Florencia 1425

Concepción medieval de la naturaleza

Concepción medieval de la naturaleza

Concepción medieval de la naturaleza
Concepción medieval de la naturaleza

Jerusalén Celeste

Jerusalén Celeste
Jerusalén Celeste
“Ciudad de Dios“ – San Agustín

“Ciudad de Dios“ – San Agustín

“Ciudad de Dios“ – San Agustín
“Ciudad de Dios“ – San Agustín
EL paraíso de la Divina Comedia - "Aquí fue inocente el origen de la raza

EL paraíso de la Divina Comedia -

EL paraíso de la Divina Comedia - "Aquí fue inocente el origen de la raza humana;

"Aquí fue inocente el origen de la raza humana; aquí la primavera y los frutos son eternos; éste es el verdadero néctar de que todos

hablan" ( Purgatorio XXVIII)

E l p a r a í s o e n l a s c
E l p a r a í s o e n l a s c
E l p a r a í s o e n l a s c

El paraíso en las culturas de oriente -

Al Wasilah Edén, los jardines del paraíso. (al-Kahf:107, al-Mu'minūn:11)

Cosmogonía:

La cosmogonía es un relato del origen del cosmos y su posterior evolución. Todas las religiones poseen un cosmogonía que se puede identificar con un proceso de creación o emanación. Mitos y leyendas conforman historias en donde los dioses se

cruzan en disputas y conflictos que finalmente concluyen en la creación del universo.

Popol Wuj Libro de la Comunidad

Recopilación guatemalteca de leyendas y mitos de las culturas

precolombinas en donde se explica el origen del mundo, la civilización y los diversos fenómenos que ocurren en la naturaleza

La Creación POPOL WUJ

Ésta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado, y

vacía la extensión del cielo. Ésta es la primera relación, el primer discurso. No había todavía un hombre, ni

un animal, pájaros, peces, cangrejos, árboles, piedras, cuevas, barrancas, hierbas ni bosques: sólo el cielo

existía. No se manifestaba la faz de la tierra. Sólo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensión.

No había nada junto, que hiciera ruido, ni cosa alguna que se moviera, ni se agitara, ni hiciera ruido en el

cielo. No había nada que estuviera en pie; sólo el agua en reposo, el mar apacible, solo y tranquilo. No había nada dotado de existencia. Solamente había inmovilidad y silencio en la oscuridad, en la noche. Sólo el Creador, el Formador, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores, estaban en el agua rodeados de claridad.

Estaban ocultos bajo plumas verdes y azules. Llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gugumatz, en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí Tepeu y Gugumatz. …

….Así dijeron. Luego la tierra fue creada por ellos. Así fue en verdad como se hizo la creación de la tierra: - ¡Tierra!, dijeron, y al instante fue hecha. Como la neblina, como la nube y como una polvareda fue la

creación, cuando surgieron del agua las montañas; y al instante crecieron las montañas……

…… haremos para ser invocados para ser recordados sobre la tierra? Ya hemos probado con nuestras primeras

obras, nuestras primeras criaturas; pero no se pudo lograr que fuésemos alabados y venerados por ellos. Probemos ahora a hacer unos seres obedientes, respetuosos, que nos sustenten y alimenten. De este modo hicieron a los seres humanos que existen en la tierra.

Ya

se acercan el amanecer y la aurora; ¡hagamos al que nos sustentará y alimentará! ¿Cómo

Jardines Pre-hispánicos - XOCHITEPANYO: jardín amurallado

Jardines Pre-hispánicos

- XOCHITEPANYO: jardín amurallado

“Los jardines ornamentales, maravillaban a todo aquel que lo visitaba, contaban con una extensa variedad de flores que daban una mezcla de aromas exquisitos, estanques en los

huertos donde nadaba diversos peces y multitud de aves acuáticas, todo ordenado con gusto

y delicadeza, así también había personajes de hojas, asientos, cepillos y otros adornos. El arte

de cuidar estos jardines también era de notar, se verdeaban con cañas para evita que alguien se entrometiera, pisara o arrancara lo que era causa de sus delicias”

HEYDEN Doris, “Jardines Botánicos Prehispáicos”, Colaquio Cantos de Mesoamérica, UNAM,

México, 1995

delicias” HEYDEN Doris, “Jardines Botánicos Prehispáicos ”, Colaquio Cantos de Mesoamérica, UNAM, México, 1995

"Señor: la playa del más allá, la playa que por primera vez tocaron mis pies desnudos, era la más hermosa orilla del mundo; la playa del sueño pues sólo si la muerte era el

sueño más bello, el más deseado y, ahora, el más cumplido, ésta debería ser la costa del Paraíso que Dios reserva a los bienaventurados. Blanca playa de arenas

brillantes, negro bosque de altos tallos: reconocí los árboles del desierto, las palmeras rumorosas. Y el cielo más limpio, sin nubes, pura luz ardiente nacida de sí misma, sin

alados mensajeros entre su mirada y la mía. Hundí mis plantas mojadas en las arenas del Edén, aspiré olores novedosos, a nada parecidos, pero dulces y jugosos y

espesos. Creí en las promesas de los dioses, pues aquí eran realidades. La inmensa, ondulante, blanca, perfumada, luminosa playa del Paraíso era un vasto cofre de

arenas cuajadas con la maravillosa pedrería de las perlas: hasta donde mi recobrada y

atónita visión alcanzaba a mirar, los nacarones y aljófares cubrían la extensión de esta

playa providencial."

Carlos Fuentes: "Terra Nostra"