Vous êtes sur la page 1sur 2

LA OBRA ÉPICA

El narrador puede aparecer en la obra o no. No está siempre


presente, como en el género lírico, pero tampoco desaparece por
completo, como ocurre en el género dramático. La forma que se
utiliza preferentemente en la obra literaria épica o narrativa, es la
prosa o el verso largo (hexámetro, verso alejandrino...)

DEFINICIÓN DE ÉPICO

Término épico, del latín epĭcus, se refiere a aquello perteneciente


o relativo a la epopeya o a la poesía heroica. Este género poético
presenta hechos legendarios o ficticios que se desarrollan en
un tiempo y espacio determinados.

Esto quiere decir que la épica puede basarse en hechos verídicos o


inventados. Los poetas épicos alternan la narración (en tiempo
pasado) y la descripción. Los textos pueden desarrollarse en prosa
o verso largo, con el narrador presente o ausente.
Entre los muchos autores que han ejercido como escritores del
género épico podríamos destacar, al griego Homero.

De todas sus obras realizadas podríamos destacar dos que se han


convertido en auténticos ejemplos de la épica y que han pasado a
ser referentes dentro de la Literatura universal.

Una de ellas es “Ilíada”, que se sustenta en la famosa Guerra de


Troya, y que nos cuenta, como hemos mencionado anteriormente, el
transcurso del citado conflicto bélico que tuvo como punto de
partida la fuga o secuestro de Helena de Esparta en el que jugó un
papel fundamental el príncipe París de Troya.
La segunda obra importante de Homero dentro del género épico es
“La Odisea”. En ella se nos cuenta el regreso del héroe Odiseo a su
tierra, a Ítaca.

El género épico suele presentar una extensión importante ya que


incluye elementos de otros géneros (como el drama o la lírica). Por
este motivo presenta divisiones en capítulos o similares.
Existen varios subgéneros dentro de la épica.
Las epopeyas presentan las hazañas de un héroe arquetípico que
representa los valores colectivos de una nación. El cantar de
gesta (con menos elementos fantásticos que la epopeya), las sagas,
las novelas picarescas, los libros de caballerías, el mito, el cuento
tradicional, las baladas y las leyendas también pueden incluir
elementos propios de la épica.

El héroe épico suele ser un personaje guerrero que logra superar


todo tipo de obstáculos para alcanzar sus objetivos. Su
caracterización lo convierte en un ser de gran fuerza física,
inteligente y noble.
Las principales características de la poesía épica han trascendido el
ámbito literario. En el lenguaje cotidiano, se conoce como épico a
aquello que resulta de complicada resolución. Por ejemplo: “En un
encuentro épico, el equipo argentino logró remontar tres goles de
desventaja y terminó ganando el partido sobre la hora”.